martes, 21 de agosto de 2012

La brecha entre ricos y pobres en áreas rurales de China se acerca a nivel de alerta

XINHUA

Los ingresos medios de las familias rurales de China han crecido en los últimos tres años, pero aun así la desigualdad económica en las áreas rurales ha llegado casi a un nivel de alerta, según una investigación llevada a cabo por el Centro de Estudios Rurales de China de la Universidad Pedagógica Central de China.

Los ingresos en efectivo de las familias rurales aumentaron en un 14,13 por ciento interanual hasta situarse en un promedio de 38.894,4 yuanes (6.173,7 dólares) en 2011, mientras que los ingresos al contado per cápita en el campo subieron un 11,95 por ciento hasta los 9.260,6 yuanes, indica la encuesta, dada a conocer hoy martes.

El estudio se puso en marcha en 2009 y ha cubierto a más de 6.000 familias rurales a lo largo del país. Las cifras no han sido ajustadas para reflejar la inflación.

Los líderes consideran los asuntos rurales como prioritarios en su agenda, en un país en que los certificados de residencia de la mayor parte de la gente están registrados en regiones rurales bajo un sistema que clasifica a 1.300 millones de personas en dos grupos, campesinos y no campesinos.

Según el estudio, el crecimiento en los ingresos se debe al aumento en los salarios de los campesinos que han abandonado la vida rural para ir a emplearse fuera de su pueblo natal, principalmente en las ciudades.

Los salarios pagados a los trabajadores migratorios representaron un 65,7 por ciento del total de los ingresos de las familias rurales, de acuerdo con la investigación.

China está experimentando en la actualidad la mayor emigración demográfica desde el campo hacia las regiones rurales de su historia. El número de trabajadores migratorios llegó a 253 millones a finales de 2011, 10,55 millones más que la cifra registrada el año anterior, según datos oficiales.

La desigualdad económica entre las familias rurales se está ampliando. El coeficiente Gini, un indicador que refleja la brecha entre ricos y pobres, se situó en las zonas rurales chinas en 0,3949 en 2011, muy cerca del nivel de alerta de 0,4 establecido por la Organización de las Naciones Unidas.

El instituto dijo además que los ingresos totales del primer 20 por ciento de las familias rurales eran 10,19 veces más elevados que aquellos del último 20 por ciento, y que la brecha entre ricos y pobres en el oeste de China era mayor que en el este del país.

"Creemos que la situación general del país supera ampliamente el 0,4, porque la diferencia es grande entre las áreas rurales y urbanas", dijo Deng Dacai, profesor y subdirector del instituto. "Aunque como institución de estudios rurales no poseemos datos referentes a las zonas urbanas", añadió.

El índice Gini, que mide la distribución de ingresos en una escala entre cero y uno, indica una diferencia relativamente razonable de ingresos si el número se encuentra entre 0,3 y 0,4. Si la cifra llega a entre 0,4 y 0,5 significa que la distancia de ingresos es amplia.

La última vez que el gobierno chino publicó el índice Gini para la nación fue en 2000, cuando la cifra se situó en 0,412.

La causa por la cual existe la brecha es que los trabajadores migratorios empleados en regiones urbanas ganan dos veces más que los que cultivan la tierra para ganarse la vida, dijo el instituto. Solamente el 11,1 por ciento de los más ricos y el 82,5 por ciento de los más pobres viven de la agricultura.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.