martes, 21 de agosto de 2012

Paraguay convoca comicios de 2013 con gobierno aislado regionalmente

Javier Rodriguez Roque (PL)

Paraguay convocó hoy elecciones generales para el 21 de abril del próximo año sin haber logrado a nivel regional el reconocimiento de su actual gobierno, surgido de la destitución del mandatario constitucional, Fernando Lugo.

El llamado oficial a comicios está a cargo del Tribunal Superior de Justicia Electoral y abarca no sólo a la elección de presidente y vicepresidente de la República, sino también a gobernadores departamentales y congresistas.

El calendario electoral se encontraba preestablecido antes del juicio político seguido contra Lugo por parte del Parlamento, evento que lo sacó del cargo para el cual había sido electo, apenas a 10 meses de las votaciones.

Ese hecho afectó seriamente, tanto desde el punto de vista nacional como internacional, la credibilidad de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial del país, así como de los partidos políticos tradicionales, pues todos participaron en la operación expedita contra Lugo y le brindaron aprobación.

La situación se agravó inmediatamente por las sanciones y críticas acumuladas por el país a nivel internacional, al quedar suspendido Paraguay de Mercosur y Unasur, los dos grandes bloques integracionistas de la región y registrarse la retirada masiva de embajadores acreditados en Asunción.

Esta soledad hizo que el gobierno intente lograr la presencia desde ahora de observadores de la OEA y la Unión Europea, algo aún por concretarse, ante la ausencia del lógico acompañamiento latinoamericano para la certificación de la limpieza de las elecciones.

El estatuto electoral establece que hasta el mes de noviembre partidos y movimientos no pueden iniciar su campaña proselitista, pero las organizaciones políticas de derecha abundan ya en pronunciamientos y declaraciones de prensa relacionadas con ella, en busca de ventajas.

De todas formas, por el momento, habrá que esperar para ver en cual medida esta convocatoria de hoy puede, en el futuro, considerarse como inicio de la restauración del proceso democrático interrumpido en la nación, algo exigido en forma indeclinable por la comunidad internacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.