martes, 21 de agosto de 2012

Regalo de panistas para Calderón

Eduardo Ibarra Aguirre (FORUMENLINEA)
En la víspera de su cumpleaños número 50, Felipe Calderón recibió el primer regalo de voz y manos de José Luis Luege, consistente en el reclamo airado por imponer a Acción Nacional la candidatura de Isabel Miranda Torres para el Gobierno del Distrito Federal.

El director de la Comisión Nacional del Agua que aterrorizó a los capitalinos con la “inundación inminente” de la ciudad en virtud de la incompetencia en materia hidráulica del GDF, no anda por las ramas con su jefe institucional y político (después de Vicente Fox) y le asesta con todo y moño blanquiazul: “Fue una estupidez absoluta de quien tomó la decisión… Fue un error muy grave, y yo lo califico como el más grave”.

El autor intelectual de la “estupidez absoluta” es el michoacano de Morelia que convocó a 400 comensales para festejar su medio siglo de vida, a cargo del presupuesto, fiesta que disfrutó lo mismo Pedro Joaquín Coldwell, que Diego Fernández y Rubén Moreira, de la dinastía que endeudó a Coahuila.

Es la desgracia de estar a 102 días de entregar la banda presidencial –la que recibió en San Lázaro rodeado de militares y con francotiradores dispuestos a todo–, pero Miranda es agradecida y sale en su defensa: “Jamás me entrevisté con el presidente de la república. Si (Demetrio) Sodi tiene pruebas que las aporte”, jura esta señora que supone que el rechazado primer panista del país requiere estar presente para que se materialicen sus decisiones.

La pieza oratoria de José Luis Luege –ingeniero químico que confunde a Río Bravo, Tamaulipas, con Valle de Bravo, estado de México–, no pudo pronunciarla en el cónclave panista del 11-12 de agosto “por falta de tiempo”, y en carta enviada a la Comisión de Evaluación del PAN acusa que la “candidata ciudadana” logró la nominación por dedazo presidencial y con base en la encuesta realizada por la Secretaría de Gobernación. Ésta rechazó enseguida el hecho, pero los otrora precandidatos panistas coinciden en la intromisión gubernamental.

Si Fernando Gómez-Mont acordó con Enrique Peña que su partido no haría alianza con el de la Revolución Democrática para disputarle al Revolucionario la gubernatura mexiquense, a cambio del apoyo al proyecto de presupuesto de Calderón, a razón de qué el secretario del Palacio de Covián no va operar asuntos electorales del panismo.

Establecer como lo hacen Luege Tamargo y Sodi de la Tijera que sólo Calderón Hinojosa “es el responsable de los resultados” por imponer a su aliada Miranda, es simplificar la debacle que significa perder más de un millón de sufragios en la capital, la votación más baja desde 1997. “La señora Wallace echó abajo toda la votación que había tenido el PAN en el DF y cualquier otro de los candidatos que sonaba: Gabriela Cuevas, Mariana Gómez del Campo, Luege, Orvañanos, o yo hubiéramos estado arriba”, jura Sodi, el político que ya recorrió las filas del PRI, del PRD y del PAN, donde termina su ciclo.

Para Cuevas, actual diputada federal y próxima senadora, como excelente premio, sí cuenta la imposición de Isabel Miranda. “La realidad del PAN en el DF es que ha venido desmoronándose en los últimos años debido al alejamiento de la ciudadanía y a que ha estado cooptado por tres grupos que se reparten, por decirlo de forma burda, un pastel que cada vez es más chico”.

Mariana Gómez del Campo, a punto de ser también premiada como senadora, estima que la encuesta de “popularidad” con la que eligieron a la candidata no fue suficiente, pues la ciudadanía al rechazarla mandó un mensaje, quiere ver a políticos como candidatos. Del papel jugado por su tío político, Felipe del Sagrado Corazón de Jesús, evita cualquier comentario.

Por las ramas del problema andan los autores de la debacle electoral panista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.