miércoles, 22 de agosto de 2012

Rusia se convierte en el 156º miembro de la OMC tras 18 años de negociaciones

RIA NOVOSTI (especial para ARGENPRESS.info)

Tras 18 años de difíciles negociaciones, Rusia se convirtió hoy oficialmente en el miembro 156º de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que sumará así un gran mercado emergente de más 140 millones consumidores.

Las reacciones no se han dejado esperar. Así, los banqueros y empresarios de la City londinense, uno de los principales centros financieros del mundo, saludaron en un comunicado el ingreso de Rusia en la OMC y expresaron confianza en que favorezca el comercio libre entre Rusia y otros países.

El protocolo de adhesión, promulgado hace un mes por el presidente ruso Vladímir Putin, establece que el país tendrá un plazo de entre dos o tres años para liberalizar el mercado, a excepción de los sectores más sensibles como el automovilístico o el agrícola en los que este proceso podrá tardar de 5 a 7 años.

Según el responsable del Comité senatorial de Asuntos Internacionales, Mijaíl Marguélov, sólo a partir de esos siete años se verá qué sectores de la producción nacional han pasado la prueba del mercado mundial tras el ingreso de Rusia en la OMC.

Maxim Medvédkov, encargado de las negociaciones con el organismo internacional, destacó como las principales ventajas de la adhesión de Rusia a la OMC la “estabilidad de las condiciones del comercio exterior, la disminución de las barreras aduaneras y la posibilidad de participar en la elaboración de las pautas de cooperación económica”.

En cambio, las mayores amenazas serían, según Medvédkov, la “disminución de los aranceles de importación, la restricción del apoyo público a los sectores y el aumento de la competitividad de las mercancías importadas”.

Según estimaciones del Banco Mundial, en los tres primeros años tras el ingreso en la OMC Rusia obtendrá unos beneficios anuales de un 3,3% del PIB, cifra que podría aumentar al 11% (unos 162.000 millones de dólares) dentro de una década.

El Ministerio ruso de Desarrollo Económico prevé a su vez que sólo la eliminación de las barreras para las exportaciones rusas genere hasta 40.000 nuevos puestos de trabajo.

Por otro lado, las pérdidas directas de la adhesión a la OMC podrían rondar los 6.000 millones de dólares en 2013 y los 8.000 millones de dólares un año después. No obstante, el Ministerio asegura que su cifra real será menor gracias al crecimiento del comercio exterior.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.