miércoles, 22 de agosto de 2012

Un lugar muy bajo para Rusia en la lista de países más sanos del mundo

Anna Kurskaya (RIA NOVOSTI, especial para ARGENPRESS.info)

Rusia ocupa el lugar 97 de los 145 en la lista del estado de la salud de la población, elaborada por la agencia Bloomberg a partir de los datos proporcionados por la Organización Mundial de Salud, la ONU y el Banco Mundial.

La alarmante situación de la sanidad rusa es originada por la falta persistente de la financiación del sector y las reformas ineficaces, según expertos.

El primer lugar en el ranking de Bloomberg lo ocupa Singapur. En el segundo puesto los expertos de la agencia estadounidense colocaron a Italia, seguida de Australia. En el ‘top 10’ también se encuentran Suecia, Japón, Israel, España, Países Bajos, Suiza y Alemania.

Los expertos analizaron la esperanza de vida, la mortalidad infantil, la cantidad de ancianos y la esperanza de vida de grupos de personas mayores de 65 años, entre otros datos. También fueron considerados tales factores de riesgo como el tabaquismo, el alcoholismo, la cantidad de personas con tensión arterial alta y el colesterol alto, además del número de enfermos de VIH en grupos de población entre 15 y 49 años de edad.

Los analistas extranjeros no son los únicos que valoran negativamente el estado de salud de los rusos. Los resultados del sondeo realizado en julio pasado por el Centro Nacional de Estudios de la Opinión Pública (VTsIOM) revela que el 40% de los ciudadanos de nuestro país cree que la mala situación de la sanidad es uno de los mayores problemas nacionales. La razón principal de ello es la crónica falta de la financiación y unas reformas insuficientes, señalan los expertos rusos.

Rusia adelanta a Ucrania pero se queda por detrás de Bielorrusia

Los vecinos más cercanos a Rusia en la lista son Timor Oriental (96º puesto), Irak (98º puesto) y Ucrania (99º puesto), mientras que Bielorrusia adelantó a la Federación Rusa colocándose en el puesto 91. Sin embargo, el hecho de que dos ex repúblicas de la URSS se encuentren en una situación parecida difícilmente puede servir de consuelo para los rusos.

El informe de Bloomberg pone de manifiesto la deplorable situación en la que se encuentra la sanidad rusa, afirma el presidente de la Agencia Nacional de Seguridad de los Pacientes, Alexei Stárchenko. “Esto significa que no somos capaces de garantizar a la población una asistencia sanitaria satisfactoria”.

La razón principal de ello es la falta persistente de la financiación en el sector, opina el economista en jefe de la consultora rusa Uralsib Capital, Alexei Deviátov.

“Rusia gasta en asistencia sanitaria menos del 3% del PIB anualmente, mientras el gasto general en sanidad apenas supera el 4% del PIB”, explicó el experto. “Es muy poco, incluso los países de Europa del Este gastan más, por no hablar de Europa Occidental”.

La falta de financiación es causa de numerosos problemas de diferente índole, empezando por las enormes colas en los centros de salud y terminando por el descenso del nivel de preparación profesional del personal sanitario. Los bajos sueldos en el sector hacen que la juventud bien formada y con talento se niegue a trabajar en la sanidad pública.

El proyecto nacional ‘Salud’ consiguió corregir en parte la situación pero no es suficiente, señala Alexei Deviátov.

“Existen ciertos avances de la reforma del sistema de gestión sanitaria, del sistema de financiación, pero desgraciadamente, la reforma avanza muy lentamente”, explica el economista.

Según sus cálculos, Rusia debería gastar el doble de lo que desembolsa actualmente en asistencia sanitaria para que los resultados se hagan notables. Además, el aumento de la financiación tiene que realizarse al mismo tiempo que una reforma general del sector, incluido el sistema de formación del personal.

El alto sueldo en el horizonte

Desde hace varios meses las autoridades rusas vienen prometiendo aumentar los sueldos de los médicos. A finales de julio la ministra rusa de Sanidad confirmó las palabras del presidente Vladimir Putin, que había asegurado que el salario medio del personal sanitario para el año 2018 aumentará en un 200%, ascendiendo a unos 90.000 rublos (unos 3.000 dólares) mensuales.

Esta medida contribuiría a resolver parte de los problemas del sector ya que atraería a los jóvenes profesionales y mantendría un nivel de calidad satisfactorio de la asistencia médica en el país.

Sin embargo, los expertos califican de poco realistas las promesas del gobierno: su cumplimiento requiere un gran gasto presupuestario mientras existen otras partidas prioritarias del gasto público. Basta recordar que los maestros rusos, que son mucho más numerosos que los médicos, también esperan un aumento del sueldo prometido por las autoridades.

Al mismo tiempo, el gobierno hoy en día se ve obligado no solo a buscar fuentes de financiación para cumplir con las promesas contraídas con los ciudadanos, sino a recortar el gasto público.

“El proyecto de presupuesto para 2013 establece un gasto público de 13,4 billones de rublos (unos 466.000 millones de dólares) que tendrá que ser reducido al menos en un billón de rublos (unos 33.000 millones de dólares) si queremos partir de un precio medio del petróleo en los años anteriores”, señala Alexei Deviátov.

Además, según Deviátov, actualmente es difícil pronosticar qué situación económica vivirá Rusia en el año 2018. Eso dependerá de muchos factores, entre ellos el precio del “oro negro”, el crecimiento de la economía nacional y los avances de las reformas económica e institucional.

“Por desgracia, de momento todas las declaraciones sobre un aumento de sueldo en un 200% suenan como promesas que tal vez se cumplan o tal vez no. Yo personalmente creo que es muy poco probable que suceda”, subraya el experto.

¿De qué depende la salud de la nación?

Para elevar el nivel de la asistencia sanitaria en el país no basta con aumentar la financiación estatal, opina Alexei Stárchenko. Según el experto, las leyes recientemente aprobadas en materia de seguros médicos obligatorios y protección de la salud no crean mecanismos que estimulen a los médicos a atender a un número mayor de pacientes y hacerlo bien.

“Los mecanismos del mercado tienen que funcionar de forma automática: si el cirujano realiza 100 operaciones, se le pagan las 100. Si realiza 200, se le pagan las 200. Ahora no funciona así, ya que existen restricciones de financiación. Pero si el médico no ve resultados materiales de su trabajo, la calidad del servicio va en descenso”, explica él.

Al mismo tiempo es necesario establecer un sistema de control de calidad de los servicios médicos que establezca multas por fallos e infracciones del reglamento, cree el presidente de la Agencia Nacional de Seguridad de los Pacientes.

“En cuanto obliguemos a los centros médicos a devolver al paciente el dinero por un servicio de mala calidad, la situación cambiará radicalmente. El médico sabrá que podrá ser multado por su mal trabajo y estará interesado en ofrecer al paciente un servicio de calidad”, explicó Alexei Stárchenko.

Quizás en este caso Rusia suba posiciones en las listas internacionales ya que, a fin de cuentas, la salud de la nación depende de la relación entre el médico y el paciente, subrayó el experto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.