miércoles, 5 de septiembre de 2012

Niños gitanos sufren discriminación en Eslovaquia

Yveta Kasalicka (ANSA)

Los niños gitanos de la etnia rom son discriminados en las escuelas de Eslovaquia, y suelen ser derivados a clases "especiales" destinadas a los que presentan discapacidades mentales leves, denunció Amnistía Internacional, que desde hace tiempo estudia la situación.

Los niños rom son separados de sus coetáneos para recibir una educación simplificada y reducida que condena a los hijos de estos pueblos nómades a vivir de manera marginal dentro de la sociedad, replicando el modelo de sus progenitores, según la denuncia. Se trata del caso de Jakub, un joven de 16 años, que vive en Plavecky Stvrtok, una localidad situada a 20 kilómetros al norte de Bratislava, la capital del país. Hasta el quinto grado de la escuela elemental concurría a la clase normal, mixta. Sus notas eran excelentes, al punto de recibir por ellas una beca de estudio. Pese a esto Jakub debió finalizar la escuela elemental en una clase especial para niños con "leve discapacidad mental", a la que fue derivado tras mantener una discusión con una docente.

"Lo que me hicieron es injusto. Era uno de los mejores alumnos hasta cuarto grado. Hicieron de mí un idiota", cuenta el joven al denunciar su experiencia.

El suyo no se trata de un caso aislado. En Eslovaquia se cuentan por miles los niños rom discriminados, separados de sus pares no gitanos. Los docentes justifican en muchos casos que los rom "necesitan una asistencia particular y un procedimiento educativo distinto".

Lo que subyace, a juicio de Amnistía, es un fuerte prejuicio anti-rom en la sociedad eslovaca, de hecho la integración de niños gitanos le quita incentivo a los padres de los otros niños para mandar a sus hijos a las mismas clases. La mayoría de los niños rom proceden de barriadas pobres y de comunidades socialmente excluidas, con desempleo crónico, bajos niveles educativos y severos problemas sociales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.