miércoles, 17 de octubre de 2012

Adiós de la marina militar rusa a acorazado Aurora

ANSA

La última tripulación de la Marina militar rusa abandonó hoy definitivamente el Aurora, el legendario acorazado que el 25 de octubre de 1917 disparó el primer cañonazo que dio la señal de inicio de la Revolución bolchevique con el asalto al Palacio de Invierno.

Al alba de hoy, los 14 marineros descendieron y confiaron la nave a una tripulación civil, refirió una fuente militar a la agencia de noticias RIA NOVOSTI.

Hace tres años el comando de la marina federal había decidido quitarle al acorazado el estatus de "nave militar", dejándole sólo su labor de museo, después del escándalo en el que se vio involucrado entre el 5 y el 6 de junio de 2009. En esa ocasión, durante el Forum económico internacional de San Petersburgo, a bordo del Aurora el oligarca Mijail Projorov había organizado una mega-fiesta para personalidades "vip" con la actuación de "showgirl" para una noche inolvidable.

Algunos hombres de negocios rusos, en evidente estado de ebriedad, se lanzaron a las aguas del río Neva, y fueron rescatados poco después por una embarcación que los llevó de regreso al acorazado.

El escándalo fue mayúsculo. Los comunistas de San Petersburgo solicitaron una investigación y calificaron la fiesta llevada a cabo a bordo del Aurora como un "vilipendio monstruoso" de uno de los símbolos más importantes de la historia de Rusia.

La fiscalía del distrito militar local había puesto bajo investigación a algunos altos oficiales por haber autorizado la fiesta, violando el estatuto de la marina.

En octubre pasado, el Aurora sufrió otra "profanación": el "blitz" de un grupo de jóvenes que izó la bandera pirata sobre el palo mayor, permaneciendo allí durante horas. La acción fue reivindicada por el movimiento "Comida, no bombas" en el ámbito de una campaña contra la guerra y la pobreza.

El acorazado Aurora, aun siendo desde 1957 un Museo visitado por millones de turistas, fue hasta hoy una nave de la Marina rusa con su tripulación regular a bordo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.