miércoles, 17 de octubre de 2012

Panorama económico de China

XINHUA

Consumo eléctrico de China sube 2,9% en septiembre aunque sigue ralentizándose / China, lejos de guerra comercial / China inaugura vía férrea de alta velocidad.

Consumo eléctrico de China sube 2,9% en septiembre aunque sigue ralentizándose
El consumo total de electricidad en China creció apenas un 2,9 por ciento interanual en el mes pasado de septiembre, para ubicarse en 405.100 millones de kilovatios/hora (kWh), derivado de que la actividad de las fábricas y la producción industrial registra unos incrementos más débiles como consecuencia de la recesión económica del país, informó hoy la Administración Nacional de Energía (ANE).
La subida fue 0,7 puntos porcentuales inferior a la del mes de agosto y 9,3 puntos menor a la de septiembre de 2011, según datos de la ANE.
Con la suma de los datos de septiembre, el consumo eléctrico de los primeros nueve meses sumó 3,69 billones de kWh, con un alza del 4,8 por ciento interanual, lo que supone una reducción con respecto al 5,1 por ciento registrado durante los primeros ocho meses, según las estadísticas de la ANE.
"El crecimiento ralentizado del consumo eléctrico es el resultado de la desaceleración en las industrias que necesitan electricidad, como son el sector inmobiliario y el de construcción de infraestructuras, en medio de la tendencia a la baja de la economía", dijo Zhou Dadi, vicepresidente ejecutivo de la Sociedad de Investigación Energética de China.
Los datos que maneja la ANE también muestran que el consumo eléctrico en los sectores industrial y manufacturero continuó reduciéndose. En septiembre, supusieron el 73 por ciento del consumo eléctrico total del país, con las industrias intensivas en el consumo representando una gran parte.
Desde julio hasta septiembre, el consumo eléctrico de los sectores industrial y manufacturero continuó bajando, lo que indica que la economía china sigue afrontando una tendencia a la baja.
Además, el clima fresco y las lluvias continuas de septiembre también contribuyeron a la caída, explicaron los expertos.
Zhu dijo que la disminución del consumo eléctrico también se atribuye a la reestructuración económica de la nación.
El consumo eléctrico del sector agrícola perdió un 0,3 por ciento interanual, hasta los 79,500 millones de kWh, mientras que el consumo eléctrico de los sectores industrial y manufacturero creció un 2,9 porciento interanual, hasta los 2,7 billones de kWh.
El consumo eléctrico del sector de servicios y el de las familias creció más rápido que el de los sectores agrícola e industrial durante el mismo periodo, según los datos de la ANE.
El consumo eléctrico del sector de servicios se incrementó un 11,3 por ciento interanual, hasta los 428.500 millones de kWh, mientras que el consumo eléctrico familiar sumó 477.900 millones de kWh, lo que representa un aumento del 11,6 por ciento frente al del año anterior.
"Con la reestructuración de la economía china, el consumo eléctrico de los sectores de servicios y el de las familias se incrementará de una forma gradual", auguró Zhou.
A pesar de los descensos recientes, el consumo eléctrico en China se incrementará en un 7 por ciento, hasta llegar a los 5,1 billones de kWh este año, pues la economía nacional se está estabilizando, según las previsiones de la Comisión Reguladora Estatal de Electricidad.

China, lejos de guerra comercial
China no desea una guerra comercial con nadie, dijo hoy en Bruselas el viceministro de Relaciones Exteriores de China, Cui Tiankai.
"Consideramos que un sistema comercial abierto favorece los intereses de todos, sobre todo en este momento difícil de la economía global", dijo Cui a los medios internacionales con sede en Bruselas. "Si se produce una guerra comercial entre los principales países comerciantes del mundo, nadie estará en una situación mejor".
"En este momento existe una gran incertidumbre en la economía mundial", dijo Cui. "Es crucial que todos los miembros de la comunidad internacional tengan una mejor coordinación de sus políticas microeconómicas y trabajaremos juntos para resistir la tentación del proteccionismo".
Cui señaló que esto también es aplicable a los países europeos y describió la actual investigación antidumping de la Unión Europea (UE) sobre los paneles solares chinos como un "caso típico" de proteccionismo.
Sobre la actual crisis de deuda soberana europea, Cui dijo que "nos está afectando a todos" y China está siguiendo el caso "muy de cerca".
El viceministro señaló que los europeos primero se tienen que salvar a sí mismos para poder superar las actuales dificultades y dijo que China tiene confianza en la "capacidad de los países europeos para manejar este asunto, para superar de manera gradual las dificultades".
China, que comprometió 43 millones de dólares para el FMI con el fin de unirse a los esfuerzos internacionales para combatir la crisis de deuda europea y que ha estado trabajando a nivel bilateral con tantos países de la UE, seguirá trabajando con los países europeos como socio, tanto en el G20 como en términos bilaterales", dijo Cui.
"Creo que en el mundo de hoy este tipo de ayuda siempre es mutua", señaló. "Estamos dispuestos a ayudar a los países europeos a responder a sus actuales dificultades y los países europeos nos han ayudado en los últimos 30 años durante la reforma y apertura de China. Esperamos que continúen con este enfoque constructivo".
Con respecto a las dudas de la UE para reconocer el estatus de China como una economía de mercado plena, Cui señaló que esto "va más allá de su comprensión". "¿Por qué sigue siendo esto una interrogante después de más de una década de China en la OMC y de más de tres décadas de reforma y apertura?" preguntó. "Es un hecho que China está siguiendo un enfoque de mercado. La economía de China ya está orientada hacia el mercado", afirmó Cui.
Cui señaló que en el futuro habrá una economía china incluso más orientada hacia el mercado y expresó la esperanza de que sus socios europeos puedan tomar una decisión oportuna sobre este tema.

China inaugura vía férrea de alta velocidad
Una nueva vía férrea de alta velocidad fue puesta en operación hoy en el oriente de China, con lo que se integra a las ciudades locales a la red de vías férreas de alta velocidad que abarca a las regiones costeras desarrolladas.
La línea de 132 kilómetros conecta a Hefei con Bengbu, dos ciudades de la provincia interior de Anhui, lo que reduce el tiempo de viaje de una hora a 38 minutos en el tren que viaja a una velocidad máxima de 350 kilómetros por hora.
La sección también se conecta con la vía férrea de alta velocidad entre Beijing y Shanghai, y es parte de las líneas especiales de pasajeros que enlazan a Shanghai, Wuhan y Chengdu, y conectan Beijing y a la costera Fuzhou.
La integración reduce considerablemente el tiempo de recorrido de las ciudades de Hefei, Bengbu y Huainan en la provincia de Anhui, hacia el Delta del Yangtse en el oriente, el Delta del Río Perla en el sur y la cuenca del Mar de Bohai en el norte, todos ellos motores económicos nacionales.
El recorrido más corto de Hefei a la capital Beijing se ha reducido a menos de cuatro horas luego de que entró en servicio la nueva línea. Anteriormente, viajar por tren de la capital de Anhui hacia Beijing tomaba alrededor de 10 hora, por lo menos.
Anhui fue incorporada al plan nacional para fomentar el desarrollo de las provincias centrales interiores en 2006 debido a que China busca el desarrollo regional equilibrado después de tener un acelerado crecimiento en la región oriental.
China tiene actualmente más de 6.800 kilómetros de vías férreas de alta velocidad que circulan a una velocidad superior a los 200 kilómetros por hora. China proyecta que la longitud total de estas vías llegará a 18.000 kilómetros para el año 2015, dijo el Ministerio de Ferrocarriles.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.