lunes, 12 de noviembre de 2012

Argentina: Boletín de CORREPI

Walter Robles y Leandro Pérez: Triunfo de la conciencia / La tercerización de la represión: una política de Estado / Un año sin Daniel Solano: Organización, lucha y persecución en Choele Choel.
.

Walter Robles y Leandro Pérez: Triunfo de la conciencia
El 26 de septiembre de 2010, en Villa Fiorito, provincia de Buenos Aires, el policía federal Maximiliano Germán Ledezma fusiló de tres y cuatro tiros en la espalda a Leandro Pérez (18) y Walter Robles (19). Como siempre, el verdugo en cuestión alegó que temía ser asaltado.
Las familias de los dos chicos inmediatamente empezaron a movilizar para exigir justicia, cortaron en reiteradas oportunidades el Puente La Noria y luego, organizados en CORREPI, continuaron con la lucha a través de las actividades de agite que llevamos adelante periódicamente.
Así, logramos que la causa avanzara y se procesara al policía federal. Pero el estado, en su intento de dividir las aguas, planteó, a través del juez de garantías y la cámara de apelaciones de Lomas de Zamora, que el policía debía ser llevado a juicio sólo por el asesinato de Leandro, pues, como junto al cuerpo de Walter apareció un arma, en su caso se trató de legítima defensa, resultando irrelevante que recibiera los disparos por la espalda.
Desde CORREPI insistimos con que la lucha no es por la condena, la lucha siempre es por la conciencia. La conciencia de que el estado nos mata un pibe por día con el gatillo fácil y las torturas en lugares de detención, que ésta es una política a nivel nacional sistemática, y que es así por una razón: porque para que la gente en los barrios no se organice para luchar por lo que le corresponde, se tiene que imponer la idea de que el que manda en la calle es la policía.
Nely, la mamá de Leandro, comprendiendo esto y solidarizándose con Marcela, la mamá de Walter, decidió que fuéramos por todo: Ledezma fusiló a los dos chicos, tiene que pagar por los dos. Corriendo el riesgo de que se sobreseyera al policía por ambos homicidios, recurrimos al tribunal de casación provincial, para exigir juicio y castigo por ambos.
En los últimos días supimos que nuestra posición triunfó, y Ledezma será juzgado por los dos homicidios, sin hacer distinciones entre los pibes. Hay fecha probable de juicio para principios de 2013. Este verdugo, que espera el juicio en su casa, beneficiado por el arresto domiciliario, va a tener que rendir cuentas por las dos vidas que tomó. El 12 de marzo del 2013 estaremos en los tribunales de Lomas de Zamora para llevar a juicio a Ledezma, asesino de Walter Robles y Leandro Pérez.

La tercerización de la represión: una política de Estado
“En la noche de ayer una patota identificándose como "La banda de Cuca Alcucero" (dirigente de SUTECBA) ingresó con armas de fuego violenta e impunemente a la base operativa del Programa BAP, Hogar Hospital Rawson ubicado en Amancio Alcorta y Caseros, Pabellón Olivera, Piso 3º. La patota entró a los gritos, rompiendo vidrios y puertas en el lugar de trabajo de más de 200 trabajadorxs del BAP, pidiendo nombres de quienes participan en el reclamo de sus derechos y amenazando a quienes están organizando la movilización que el próximo viernes 02/11 se llevará adelante exigiendo la reincorporación de los compañerxs despedidxs. Los mafiosos tenían claras instrucciones de identificar a las trabajadoras que impulsaban con volantes la movilización, y que vienen siendo referentes de la organización. La misma Patota, además, mantuvo a lxs trabajadorxs encerradxs suspendiendo el normal funcionamiento del servicio, y ante la gravedad de la situación, se acudió a la intervención policial.”
Reproducimos un fragmento del comunicado que difundieron los trabajadores del Programa BAP (Buenos Aires Presente) a raíz de las amenazas que sufrieron la noche del 1º de noviembre. Estas amenazas fueron la continuación del despido de cuatro trabajadores y de un constante hostigamiento por parte del gobierno y su gestión en el programa frente a la lucha y organización de los trabajadores reclamando por la precaria situación laboral en la que se encuentran.
Unos pocos días antes, uno de los delegados de la línea 60, sufrió un fuerte ataque de la patota de la UTA, que incendió su auto y lo golpeó fuertemente en una asamblea en el lugar de trabajo.
Estos hechos se suman a una práctica constante: la tercerización de la represión. Al mejor estilo del aparato represivo paraestatal de los 70, hoy cumplen ese rol patotas sindicales o barra bravas de fútbol que intervienen en los conflictos gremiales para dirimirlos en favor de las empresas y salvan al gobierno de su responsabilidad de reprimir.
Así lo vimos con la UOCRA en el sur, atacando a los docentes, y en Buenos Aires, a los trabajadores que intentan organizarse de manera independiente como el SITRAIC; lo vimos con la Unión Ferroviaria asesinando a Mariano Ferreyra, lo vimos con los barra bravas que intervinieron en el conflicto de los docentes frente a la legislatura porteña.
Como vemos, no es nueva esta modalidad. Es un perfeccionamiento de una política represiva que intenta eludir la responsabilidad del gobierno defendiendo los intereses de los empresarios.

Un año sin Daniel Solano: Organización, lucha y persecución en Choele Choel
Daniel Solano fue secuestrado, torturado y desaparecido por fuerzas de seguridad de Choele Choel, y es de los 197 desaparecidos por el aparato represivo del estado en democracia. Daniel, trabajador de la fruta, viajó desde Salta hasta Choele Choel, Rio Negro, contratado por la multinacional Agrocosecha Argentina SRL para trabajar en su planta local, Expofrut. Fue elegido por sus compañeros como delegado de su cuadrilla, para reclamar ante la patronal por las condiciones de superexplotación en la que trabajan y viven, y por el correcto pago de salarios. Cuando la patronal fracasó en su intento de comprarlo para que actuara de buchón de sus propios compañeros, comenzó el plan para eliminarlo y darle una clara lección a cualquiera que quiera emprender la lucha por sus derechos laborales en Expofrut. El 5 de noviembre de 2011, Daniel fue a bailar al boliche Macuba Megadisco, donde fue secuestrado por policías que lo golpearon y lo subieron a un patrullero, del que luego lo transfirieron a un auto no identificable con policías de civil. Y nunca más se supo algo de Daniel Solano.
Este hecho represivo en el pueblo de Choele Choel derivó, contra todo lo que podían pensar quienes desaparecieron a Daniel Solano, en organización y lucha, conformándose la Comisión de solidaridad y apoyo a la familia Solano.
La Comisión ha sido la única organización en Choele Choel que impulsó e impulsa la lucha por el esclarecimiento y la justicia en torno a la desaparición de Daniel. Organizando marchas, exigiendo justicia y dándole difusión al caso de Daniel, han logrado movilizar a todo un pueblo que dejó de estar acostumbrado a las políticas represivas que se despliegan de Norte a Sur en todo nuestro país, gobierne quien gobierne.
En una causa donde hay 7 policías imputados por el asesinato de Daniel, 33 policías desplazados de sus cargos por encubrimiento, una jueza y un fiscal denunciados por contaminar la causa, no quedan dudas que Daniel fue víctima del aparato represivo estatal, sino que además, la justicia actúa en beneficio de los policías y las empresas, fiel a sus intereses y formando parte del mismo aparato represivo que mató a Daniel.
CORREPI acompañó las jornadas organizadas en Choele el pasado 4 y 5 de noviembre, con un festival al que concurrieron más de 400 personas; una marcha con más de 300 personas, donde se exigió justicia por Daniel y el todas las personas asesinadas por la policía, y se denunció, además, la participación necesaria del dueño del boliche Macuba en la desaparición de Daniel.
El empresario, Carlos García, dueño de los boliches de Choele, la confitería y de la concesión de la terminal, tiene para sí el monopolio de la noche. También, tiene a su disposición a la policía, quien, cumpliendo su función social, trabaja para el empresario cuidando sus negociados y sacando del boliche a quien se señale como “sospechoso” o “borracho”, para luego golpearlo . Por supuesto, García no actúa solo, cuenta con el aval de la municipalidad de Choele Choel, quien le da las licencias y las concesiones. No es tema menor para su negocio verse implicado en la desaparición de Daniel.
El estado, a través de sus fuerzas de seguridad, la patronal de Expofruit y los empresarios de la noche, se organizan para mantener en condiciones precarias explotando más y mejor a los trabajadores. También se ocupan de perseguir a los que luchan. Así es que los militantes de la Comisión vienen sufriendo amenazas y hostigamientos de todas las partes.
El 7 de noviembre, Lucas García, hijo del empresario Carlos García, emprendió una persecución que duró más de una hora hacia compañeros de la Comisión, donde los amenazó e insultó. No sólo los persiguió, sino que se hizo presente en la casa de uno de ellos, demostrando que bien sabe donde viven los compañeros, para seguir hostigándolos. No es la primera vez que los militantes de la comisión se ven amenazados. Sin ir más lejos, el lunes 5 de noviembre, en el aniversario de la desaparición de Daniel, dispararon con un arma de aire comprimido hacia el auto de Pedro, militante de la Comisión, uno de los que fue perseguido por Lucas García días después. Esta es la segunda vez que disparan contra autos de los compañeros de la Comisión. Estos son sólo dos hechos de una cadena de amenazas y hostigamientos.
Denunciamos la clara alianza entre el estado (con su policía y con sus funcionarios, en este caso de Choele Choel, que avalan, protegen y trabajan para empresarios) y las patronales para perseguir a los que luchan, y los responsabilizamos por cualquier daño que puedan sufrir los compañeros de la Comisión de solidaridad y apoyo a la familia Solano.
El lunes 12 de noviembre a las 10:30 de la mañana, los compañeros de la Comisión realizarán una conferencia para denunciar esta situación. No podrán detener la organización de los que luchan día a día. Sabemos que la única forma de enfrentar a quienes persiguen y matan a los trabajadores y el pueblo es con más organización y lucha..

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.