miércoles, 14 de noviembre de 2012

Argentina: “No somos soldados, queremos pensar, cuestionar, construir en libertad”

Carlos Saglul (ACTA)

Ana Cúneo secretaria de Juventud de la CTA, caracteriza el momento por el que pasa su sector como de reorganización. Dice que se nota mucha movilización y debate en el ámbito educativo y territorial. "Nuestra Central, la Constituyente se abren a los jóvenes como espacios de construcción de un país mejor. No somos ni queremos ser soldados, que esperan directivas, o se tragan religiosamente el relato del poder".

-¿Me decías que están en una etapa de reorganización?

Sí, en esta etapa es fundamental reforzar la comunicación y la organización de la propia fuerza. El 17 de noviembre realizaremos en Chubut un encuentro de toda la Patagonia. Estarán entre otros los compañeros de Neuquén, Tierra del Fuego, Río Negro y por supuesto, Chubut.

-Es interesante ver como en estos años la cultura, desde la música al teatro, el deporte, han servido a los jóvenes para agruparse en tribus que están por todas partes, dispersas…

Yo creo que desde la murga a la peña del barrio son ámbitos de solidaridad, también de debate. Por eso creo que es muy importante nuestra propuesta estratégica de la Constituyente Social. Hay que articular todas esas formas de organización popular.

-Los encuentros, asambleas sirven para hacer una radiografía de los principales problemas de los jóvenes.

Hay dos problemas centrales. El primero es la falta de trabajo junto a la precarización laboral. En el primer empleo te explotan de todas las maneras posibles, y como no tenés experiencia, no te queda otra que bancarlo. Obvio, el Estado no existe a la hora de resguardar tus derechos.

El otro tema es el de la seguridad, pero no el temor a los chorros sino a la Policía. En todas las provincias es abrumadora la cantidad de jóvenes asesinados, especialmente si son morochos o responden al prototipo que la sociedad tiene del pobre.

-Un gran sector de la juventud se identifica cada vez más con las luchas de los ’70, ¿el problema es el relato desde el que se arriba a esa historia?

Sí, lo que no se plantea nunca desde el relato oficial es porqué modelo de país luchaban esos pibes y que justamente no es éste. Y por otro lado, están esas historia grotescas de que los mataron por tratar de viajar gratis en colectivo. Yo creo que la CTA y su Juventud deben ser un ámbito de debate donde en la medida en que los jóvenes nos construimos un futuro, mediante la lucha presente vamos reconociéndonos en nuestra verdadera historia. No queremos una república sojera, un país entregado a las mineras para que los conviertan en un desierto, las mentiras del INDEC y el paraíso mentiroso de un relato falso. Los jóvenes no somos boludos.

-Si hay algo que el poder -porque hace a su esencia- siempre intenta, es que no se tenga pensamiento propio.

Eso es lo que más jode, los chicos que se asumen como soldados, la falta de capacidad de cuestionar. Cualquier cosa que les discutís hace que te pongan en la vereda del enemigo y se cierren. No me banco el pensamiento único. Creo que esa polarización que se intenta desde el poder es embrutecedora, especialmente para los jóvenes porque trata de quitarles la capacidad de discernimiento. No somos ni queremos ser soldados que esperan órdenes. Queremos poder pensar, construir con libertad, rebelarnos cuando es necesario.

-El voto a los 16, ¿respaldaron ese proyecto?.

A nivel personal, no puedo decir que estoy en contra del voto a los 16 cuando milito desde que tengo catorce años. Pero por otra parte, tampoco me chupo el dedo. Esta ley un año antes de las elecciones junto a una amplía campaña dirigida a los jóvenes tiene claros fines electorales. A la par, como ya te decía, hay mucho debate entre los jóvenes, hay que estar en ese debate con nuestra propuesta de país, hablar con unos y otros, hacer que los soldados dejen de esperar órdenes y piensen y actúen por un nuevo proyecto de país donde quepamos todos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.