miércoles, 14 de noviembre de 2012

Continúa el acuerdo PRO-K

Nicolás De Mestico (ANRED)

El pacto entre el PRO y el kirchnerismo en la Legislatura porteña parece no tener fin. A la batería de leyes tratadas hace menos de dos semanas, ahora se suman el traspaso del subte, la urbanización de los parques de la Comuna 8, de las villas 31 y 31 bis, y la construcción de la “Dubái de la costanera”; y la lista puede continuar.

En la madrugada del viernes 2 de noviembre, en el Parlamento de la Ciudad de Buenos Aires, el interbloque K y el macrismo aprobaron, en tiempo récord, 11 leyes. A cambio de la construcción de 4500 viviendas sociales, se votó por los negociados para las grandes empresas -en especial para IRSA, el mayor grupo inmobiliario del país-, en detrimento de los espacios públicos y terrenos del Hospital Borda.

Aunque, tal como se había adelantado hace una semana, el acuerdo no quedó ahí.

Enhorabuena, Macri aceptó el traspaso

Tuvo que darse un acuerdo bochornoso para que, luego de 10 meses de tensión entre el Ejecutivo porteño y nacional -con los usuarios y trabajadores como rehenes-, el conflicto por el traspaso del subte, al parecer, haya llegado a su fin.

En el día de ayer, Mauricio Macri anunció que enviará un proyecto de ley a la Legislatura para que el traspaso se haga efectivo a partir del 1 de enero de 2013.

A pesar de que el Jefe de gobierno no escatimó en críticas hacia la gestión kirchnerista en materia de transportes, este hecho entraría en el acuerdo PRO-K. Además, hay que sumarle un proyecto de ley que podría ser votado el jueves 15, en donde se aprobará un préstamo por 216 millones de dólares para adquirir 120 coches para la línea H del subterráneo.

La Dubái de la costanera

El lunes de esta semana, se trató en una reunión conjunta de las comisiones de Planeamiento Urbano y Presupuesto, el proyecto para construir el barrio “Santa María del Plata”. En el predio, que está ubicado entre la reserva ecológica de la Costanera Sur y el barrio Rodrigo Bueno, se propone la creación de una especie de extensión de Puerto Madero pero con embarcadero propio, lagunas artificiales y edificios de 160 metros de altura.

Durante dicha reunión de comisiones, se vivieron algunos incidentes fuera de la Legislatura, que incluyeron golpes por parte de efectivos de la Polícía Metropolitana y el impedimento de ingreso a casi todos los vecinos de los barrios afectados, de los cuales sólo lograron entrar al recinto en una pequeña comitiva. Estas situaciones favorecieron a que se llame a cuarto intermedio. El tratamiento de este proyecto se continuará este miércoles 14 de noviembre, desde las 12 hs.

El proyecto es presentado conjuntamente entre la empresa IRSA, dueña del predio, y Mauricio Macri. Es la tercera vez que pasa por la Legislatura: anteriormente no había tenido los votos suficientes, pero ahora confían obtener los votos del interbloque K.

La novedad es el artículo 8: en contraparte de las ganancias millonarias -que se estiman en 1000 millones de dólares-, IRSA aportará, al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la módica suma de 15 millones dólares en tres cuotas. A pesar de que el oficialismo prometió que el dinero se destinaría a la urbanización de la villa, esto no está especificado en el proyecto.

Los vecinos del barrio Rodrigo Bueno que se acercaron a la reunión de las comisiones denunciaron que no existe un estudio sobre el impacto ambiental que generaría la construcción del barrio, y afirman que existiría riesgo de inundaciones porque se efectuarían trabajos de calado sobre el curso del agua. Además, se expresaron en contra de la cláusula que restringiría su ingreso al centro urbano y, por último, alertaron sobre la posible relocalización de algunas familias del barrio.

El Plan Maestro

Otros de los proyectos que habría entrado en el acuerdo entre el kirchnerismo y el PRO, y que se planea tratar el 22 de noviembre en la Legislatura, es “El Plan Maestro para la Comuna 8”. El mismo, rezonifica una veintena de predios de Soldati, Lugano y Villa Riachuelo que actualmente están catalogados como “urbanización parque”, que impiden construcciones.

Con este proyecto, no sólo se permiten las construcciones, sino que también se contempla un beneficio a las empresas que allí radiquen su domicilio, con exenciones a los impuestos de Ingreso Brutos, Sellos e Inmobiliarios.

A cambio de la concesión de los parques, el macrismo propone la urbanización de la villa 31 y 31 bis. Sin embargo, en vez de trabajar con el proyecto de 3 años de trabajo de los vecinos, y con la asistencia técnica de la Facultad de Arquitectura (UBA), lo hicieron con uno propio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.