lunes, 19 de noviembre de 2012

Crece en Paraguay temor por vida de campesinos en huelga de hambre

PL

El destituido presidente constitucional paraguayo, Fernando Lugo, expresó el temor generalizado aquí por un desenlace fatal en el caso de los campesinos paraguayos presos y en huelga de hambre hace más de 50 días.

El planteamiento de Lugo ante el Fiscal General, Javier Díaz, constituyó hoy parte de la importante movilización en la misma dirección de familiares, organizaciones sociales e incluso la iglesia católica, con repercusión en medios de prensa locales.

Una docena de labriegos están detenidos hace casi cinco meses tras el sangriento desalojo efectuado en Curuguaty, a unos 240 kilómetros de esta capital, con el saldo de 11 campesinos y seis policías muertos, sin que se aprecie un avance del proceso judicial sobre los hechos.

Lugo entregó al fiscal los resultados de una amplia investigación paralela hecha por una organización independiente con la ayuda de un jurista español, la cual apunta a que todo fue parte de una operación política para derrocar al gobierno de Lugo.

El informe reseña que tiradores especializados, con armas automáticas que nunca tuvieron los campesinos, iniciaron el enfrentamiento, mientras que la represión posterior incluyó muertes extrajudiciales, detenciones arbitrarias y maltratos.

Tanto Lugo como las organizaciones populares y la Pastoral Social de la Iglesia Católica pidieron la destitución o renuncia del juez y el fiscal distrital que llevan la causa, acusados de vinculación con el latifundista propietario de los terrenos donde se perpetró la tragedia.

Varios de los campesinos se encuentran ingresados en un hospital por su grave estado, pero siguen negándose a ingerir alimentos como parte de una huelga con la cual reclaman, fundamentalmente, su liberación inmediata y el cese de la violación de sus derechos procesales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.