miércoles, 14 de noviembre de 2012

Escudo antimisiles, un escollo en relaciones con Estados Unidos, dice Medvedev

PL

El primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, constató que existen asignaturas pendientes en las relaciones con Estados Unidos como el emplazamiento de componentes estratégicos del sistema antimisiles norteamericanos en Europa, contrario a los intereses de seguridad de Moscú.

Al recapitular el desarrollo de los vínculos ruso-estadounidenses, Medvedev afirmó que el tema del escudo (DAM, por sus siglas en inglés) debe ser objeto de análisis con la nueva administración del presidente Barack Obama, tras su reelección el pasado 6 de noviembre.

Remarcó la coincidencia con el Kremlin, de que existen una gama de asuntos bilaterales en la agenda pendientes por resolver, en primer lugar las discrepancias en torno a los planes del DAM, que Rusia percibe como amenaza a su potencial disuasivo y a la seguridad nacional.

Moscú propuso a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) cooperación en el diseño de un esquema de seguridad colectiva para Europa, en igualdad de condiciones y en consideración a los intereses comunes, durante la cumbre del bloque en Lisboa, en 2010, sin ningún avance concreto en esa dirección.

Tampoco las autoridades rusas han recibido las garantías jurídicas reclamadas a la Casa Blanca de que el escudo "no apunta a Rusia", al menos como asegura Washington.

Las declaraciones del jefe de gobierno fueron formuladas poco antes de iniciar este miércoles su visita oficial a Finlandia.

En una entrevista a medios de prensa finlandeses, Medvedev consideró que las relaciones entre Moscú y Washington constituyen un momento importante en la política internacional, al recordar que Rusia y Estados Unidos son dos grandes potencias nucleares.

Saludó, de otro lado, que ambos países "hayan logrado determinados resultados en el tema de reducción de los armamentos estratégicos".

Como resultado del nuevo tratado suscrito (Start-III, en abril de 2010) el nivel de confrontación bilateral se redujo y algunos temas fueron resueltos, apreció Medvedev.

El jefe de gobierno ruso opinó a modo de conclusión que no es necesario "un reseteo" de las relaciones, como ocurrió en 2009, con la vista de Obama a Moscú, sino simplemente lograr un progreso en los vínculos bilaterales, aseguró.

Ayer el presidente Vladimir Putin felicitó a Obama por su reelección durante una conversación telefónica.

De acuerdo con el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, los gobernantes ratificaron el interés de desarrollar los nexos hacia un nivel ascendente.

Putin, según Peskov, reiteró la invitación a Obama a visitar Moscú el próximo año, a lo que su par estadounidense aceptó como perspectiva, en dependencia de la fecha que sea acordada por los canales diplomáticos, trasladó el vocero presidencial.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.