viernes, 23 de noviembre de 2012

Sandra Ramírez: ¡“Mi familia es las FARC”! (Parte II - Final)

Dick Emanuelsson (ANNCOL, especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista exclusiva a la guerrillera Sandra Ramírez, viuda de Manuel Marulanda, pero sobre todo, mujer combatiente de las FARC-EP.

Cámara: Fabiola González (ANNCOL)
Trascripción y revisión de texto: Ingrid Storgen
Edición de video: Mirian Emanuelsson

La “Puñalada” del presidente César Gaviria

DE: El 9 de diciembre de 1990 el bombardeo de Casa Verde, al mismo tiempo, se fue el pueblo colombiano a las urnas para elegir una constituyente, al mismo día ordenó el presidente César Gaviria bombardear Casa Verde. ¿Cómo fue eso? ¿Fuiste herida alguna vez en esos combates? Cuéntanos un poco porque hay pocos relatos de eso.

SR: El 9 de diciembre de 1990 traicioneramente César Gaviria ataca a Casa Verde. Se estaba realizando también la votación para elegir la Asamblea Nacional Constituyente y le había ofrecido a la insurgencia dos puestos para que la insurgencia aceptara la entrega de las armas, lo cual no fue aceptado porque era una grosería, una desfachatez del presidente una propuesta semejante. Solo daba dos cupos para la insurgencia; como no se aceptó el 9 de diciembre viene el ataque a Casa Verde y fue un ataque violento contra todas las instalaciones de lo que era el campamento inmenso de Casa Verde. Eso constituía varios campamentos y fueron bombardeados varios puntos. Tuvimos heridos y muertos, fueron 8 días de bombardeos continuos todos los días. Estábamos ahí con el camarada Marulanda y el camarada organizó lo que fueron las líneas de combate, se fueron evacuando heridos que por supuesto en los ataques hay heridos y el compañero Marulanda estaba al frente del sitio y retirada, ese fue el despliegue que se hizo en ese momento.

DE: ¿Ahí se notaba, realmente, su capacidad de dirigir la tropa guerrillera?

SR: Por supuesto, ahí sí se veía quien era el jefe porque él ordenaba por donde se retiraban, que hacer en los momentos difíciles. El camarada permanecía en constante comunicación con los compañeros que estaban en la línea de combate, con los compañeros que estaban aún en los campamentos nuestros que estaban siendo bombardeados por el enemigo. El camarada estaba al frente en permanente comunicación para orientarlos sobre que debían hacer, adonde, hacía toda esa actividad.

DE: Se dice que estaban peleando durante 3 meses contra el ejército y la aviación y que hicieron un repliegue táctico. Duró 10 años hasta el próximo proceso de paz en San Vicente del Caguán, en toda esa zona del despeje. Ahí la prensa colombiana notó tu presencia y mostró cuando tú cubriste, al camarada Manuel, con una chaqueta de invierno contra la lluvia porque estaba lloviendo torrencialmente.

Como periodista uno se da cuenta de que te trataron (los medios) con mucho respeto, en todo caso, ahí, haciendo ese gesto al compañero.

SR: Si, eso fue un día que fue el presidente Pastrana a hablar con las FARC en la zona del despeje. Bueno, después de 10 años de recrudecimiento de la confrontación, vienen de nuevo conversaciones con el gobierno de Andrés Pastrana y se da el despeje de los 42 mil kilómetros cuadrados.

En todo este ir y venir, el presidente va a hablar con la dirección nacional, entre ellos con el comandante Marulanda y de pronto empezó a llover y yo fui y le coloqué una capa para que se protegiera de la lluvia y no se mojara. (risas).


Foto: Alfonso Cano recibe en los Posos, Mikael Fruhling, Alto Comisionado de la ONU en Bogotá. El diplomático sueco fue "chuzado" por el grupo ilegal DAS-G3 durante el gobierno de Álvaro Uribe. Hoy es embajador de Suecia en Guatemala.

El gobierno nuevamente rompe el proceso de paz y comienza la guerra

DE: De ahí el 20 de febrero de 2002 otra vez llegaron las bombas.

SR: Bueno, con el gobierno de Pastrana se hizo acuerdos, se firmó una agenda, no se llegó a cumplir esa agenda porque esta oligarquía colombiana lo que busca es la paz romana, busca la paz del sepulcro, busca la entrega de la insurgencia, no busca transformaciones, no deja que haya participación política, busca que no haya un desarrollo social con equidad. No quiere nada de esto.

Entonces, de nuevo utiliza la zona de despeje (el tiempo de proceso de paz), para reingenierar las Fuerzas militares, para aprovisionarlas, para crecerlas, para aumentar el pie de fuerzas. Con la ayuda de los Estados Unidos preparan a las fuerzas, las pertrechan a las fuerzas militares, con cualquier pretexto se levantan de la mesa, cortan el proceso que había y de nuevo se vienen con la confrontación que hemos tenido durante todo este tiempo con el gobierno de Uribe y con lo que se lleva a cabo durante este gobierno de Juan Manuel Santos.

El tiempo que llevamos que es un promedio de 11 ó 12 años y luego de nuevo vienen conversaciones con Juan Manuel Santos.

El pueblo tenia tribuna y voz en Caguán

Pero el proceso del Caguán fue muy importante para las FARC, porque se hicieron logros. Fundamos, por ejemplo, el Movimiento Bolivariano, que ese fue un logro importantísimo haber podido fundarlo. También hemos podido hablar con muchísimas organizaciones sociales, con muchísima gente que fue allá a conocer, a hablar como querían ellos el país, qué querían ellos de Colombia, como querían ver a Colombia que es muy importante escuchar los compañeros que saben que es lo que está pasando; nosotros proponemos esto, venga, concertemos qué se puede hacer en esta región.

Es muy importante para las FARC el contacto con las diferentes organizaciones sociales que hay en el país porque están pidiendo que se ayude, que se cambie este sistema político que hay, ese modelo económico que hay en el país.

DE: Hicieron más de 29 mil intervenciones por parte de las organizaciones populares, sociales, que llegaron a San Vicente del Caguán y cuando uno escucha la prensa colombiana y le dice ¡”Que no, que no hay que repetir jamás ese experiencia del Caguán”! ¿Es que tienen tanto temor que cuando habla el pueblo?

SR: Bastante, se nota porque en el Caguán fue mucha la gente que fue y el Caguán empezó a representar un peligro, ellos vieron en el Caguán para ellos en que era toda la gente unida, toda la gente cercana.

DE: ¿El pueblo fue protagonista?

SR: El pueblo fue protagonista, el pueblo siente que las FARC lo representamos, que hablamos y que realmente somos así, nosotros somos pueblo. Pueblo en armas, la resistencia en armas, entonces, todas estas conversaciones que se dieron en audiencias públicas, que estuvieron allá presentes, empezó a hacerles a ellos mucho daño porque todo el mundo quería estar allá. Hablar, concertar, proponer, sobre todo proponer como querían ellos ver a Colombia, qué esperaban de Colombia, Como querían que fuera Colombia un país para todos los colombianos, hacer de Colombia un país con equidad, un país sociable, un país sin falsos positivos, un país sin desplazamientos como es el grave problema que ahora estamos afrontando con los desplazamientos, donde hay casi 6 millones de desplazados. Qué hacen estas personas sin sus fincas, sin empleo, sin techo, aumenta la miseria una enorme miseria que hay en el país, eso hace polarizar, eso hace que reviente todo.

Y que la gente se encauce, proteste y reclame. Reclame por sus justos derechos.



Líderes populares fueron asesinados en su regreso

DE: Muchos representantes que llegaron a expresarse en San Vicente del Caguán en las audiencias públicas, fueron asesinados cuando llegaron a su corregimiento, a su ciudad, a su universidad, sindicatos. ¿El estado tiene tanto temor que hasta tiene que silenciar físicamente a la gente que quiere ser partícipe de la construcción de la Nueva Colombia?

SR: Te digo una cosa, siempre la historia de este país ha sido con esta oligarquía. Una oligarquía violenta, corrupta y asesina, es una oligarquía que no ha dado paso a otros movimientos, a otras personas progresistas para compartir. Ni siquiera para compartir el poder.

Desde siempre hemos tenido una oligarquía así, en 1948 a Jorge Eliécer Gaitán lo asesinan, de ahí viene esa violencia bipartidista que es quién la dirige, los partidos liberal y conservador. De ahí nacemos las FARC. Ese es el punto de partida para las FARC.

Sin negar que antes haya habido procesos revolucionarios en Colombia, sino que el punto de partida de las FARC lo tomamos desde ahí, desde 1948 empiezan a originarse las guerrillas y en 1964 ya está el germen de lo que estamos viviendo hoy, la guerrilla colombiana.

¿Qué tenemos en todo este tiempo? Siempre hemos tenido eso, que la oligarquía colombiana a todo el que se opone, a todo el que es opositor, a todo el que pide participación política a todo el que pida garantías es asesinado, es liquidado físicamente.

El nacimiento de la Unión Patriótica

En 1984 cuando se instalan las conversaciones con Belisario Betancourt y uno de los propósitos que se llevó a cabo en ésas, es formar un movimiento político. Y efectivamente, nació la Unión Patriótica.

La UP fue una experiencia para las FARC porque era un movimiento político diferente, era el pueblo representado en un gran movimiento. Pero ¿qué pasó con este movimiento? Lo barrieron a tiros. La oligarquía colombiana lo barrió a tiros, no aceptó que en ese régimen político hubiera personas que criticaran, que protestaran que hablaran por la gente, que hablaran por sus regiones, que pidieran progreso para sus regiones; las fueron barriendo.

Esto nos ha obligado a continuar la lucha por otros medios, nos cierran esas puertas. Después en el proceso del Caguán logramos adelantar la agenda muy importante, creamos el movimiento político bolivariano, que lo tenemos que hacer ya, de otra forma, tiene que ser clandestino, no puede ser público porque la experiencia democrática fue muy dolorosa para el movimiento revolucionario, fue liquidado, se perdieron muchos cuadros valiosos que había.

Leonardo Posada, los candidatos a la presidencia como fue Bernardo Jaramillo, Jaime Pardo Leal, y otros cuadros muy importantes del movimiento revolucionario que formaban parte de la UP. Ahora estamos en todo este proceso, quiero decir que la oligarquía colombiana no da paso, es violenta, asesina.

Cortando la cabeza al campesino como advertencia



DE: yo escuché de un campesino en el departamento de Cundinamarca (con la capital, Bogota, como centro) que en la década del ’50, ’60 el campesino que expresaba la palabra reforma agraria le cortaron la cabeza. Le colocaron la cabeza en un palo de los potreros como advertencia a todo el campesinado de no luchar por una reforma agraria y por eso Marulanda y Jacobo Arenas decían que las FARC fueron fundadas como una autodefensa campesina, para proteger la vida contra la violencia del estado colombiano y de la oligarquía y los terratenientes. ¿Así es?

SR: Es claro que si. A raíz del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán viene la violencia bipartidista que es la violencia entre liberales y conservadores. Suben al poder los conservadores y por el hecho de ser liberal serían asesinados. Es la violencia ejercida desde lo alto para acallar al pueblo, en esa etapa hubo más de 300 mil muertos. Hubo en Colombia esa etapa feroz de asesinarse los vecinos, los compañeros de trabajo y es el surgimiento de la guerrilla porque la gente empieza a formar núcleos guerrilleros para defender su vida. De ahí empieza a salir los liberales limpios, los comunistas, otra fracción que se llamaba 26 de septiembre.

Ellos se unen en un campamento famoso, el campamento. Se unen todos y ya también por misma cizaña del partido liberal viene la descomposición de la guerrilla. En ese momento, el camarada Marulanda se une a los guerrilleros comunistas, porque el era un guerrillero liberal, se une a los comunistas. Luego hay un indulto en el que ellos salen, no entregan las armas sino que se establecen en una región y se crean las autodefensas.

Ahí en esa región que es Marquetalia crean una organización, establecen normas de convivencia, piden al gobierno vías de comunicación.

Piden al gobierno escuelas, puestos de salud, y la respuesta es que en el Congreso hay un señor que se llama Álvaro Gómez Hurtado y empieza una campaña sistemática contra esa zona de Marquetalia, contra la zona de Río Chiquito, contra la zona de El Pato y de Guayabero.

Que eran las zonas donde se habían establecido puestos guerrilleros, que tenían una vida normal de comunidad, de vecinos solidarios, de vecinos que compartían todo, que se cuidaban la casa unos a otros.

El ataque a Marquetalia

Con estas normas que había en estas zonas, el senador Gómez Hurtado empieza una campaña, diciendo que eran zonas pro-comunistas, que eran zonas de influencia soviética, que eran Repúblicas Independientes.

Fue creando condiciones para que el gobierno tomara medidas fuertes contra esas zonas. Es así, que en 1964 ayudados por los Estados Unidos, asesoría militar, asesoría técnica, asesoría en personal, es atacada Marquetalia.

A raíz del ataque a Marquetalia con 16 mil hombres, hay familias enteras que tienen que ser evacuadas, es allí cuando viene la creación de las FARC, a raíz de eso se conforma lo que con 48 hombres y a la cabeza el camarada Marulanda, se forman las FARC.

Empieza una nueva etapa de la guerra, entonces, las FARC ya no se convierten en un movimiento en que salimos de aquí y estamos asentados con nuestras familias sino que viene la etapa de guerra de guerrillas móviles.

Que tienen que ser móviles porque si se está en una región, con su familia, uno es fácilmente cercado y atacado por el enemigo. Empieza el surgimiento, el desarrollo y la evolución de las FARC con una concepción y un programa.

Una concepción de guerra de guerrillas móviles y el Programa Agrario, que el 20 de julio 1964, es firmado y donde ya decimos que la lucha de las FARC es por la tierra que le ha sido arrebatada al campesino, que ha sido y hasta el día de hoy sigue siendo nuestra lucha.

La lucha por darle la tierra al campesino para que la trabaje, que la cultive, para que no se pierda en esta población inmensa que hay, su vocación campesina

Lo que nunca lograron Uribe & Santos con Marulanda


Foto: Manuel Marulanda acompañado por los comandantes de ELN y EPL, Manuel Pérez y Francisco Caraballo, respectivamente.

DE: Es como en el año 1964 en Marquetalia, la “Operación Laso”, que se llamaba la operación dibujada por el Pentágono, el ataque de los 16 mil soldados colombianos. Como se repite esa operación en 2008 cuando Juan Manuel Santos, como ministro de defensa en el gobierno de Uribe mandaba decenas de miles de soldados en un tipo de cacería de brujas contra el comandante Manuel Marulanda y todos los guerrilleros que constituían los anillos de seguridad del compañero. Cuéntanos, porque tú también estabas presente en esa resistencia para defenderse y también defender al compañero Manuel Marulanda, se decía en la prensa colombiana cuando yo llegué en el año ’88 a Casa Verde, que Marulanda había sido dado de baja 1200 veces por la prensa colombiana y nunca lograron darle de baja. Murió de un infarto en el mes de marzo de 2008. Cuéntanos un poco sobre esa resistencia heroica de los guerrilleros contra la embestida de Santos.

SR: Desde que se fundaron las FARC su vocación ha sido la paz, la salida política al conflicto social y armado que vivimos los colombianos. Pero los distintos gobiernos que ha habido, siempre han dicho y han creído que a las FARC hay que acabarlas barriéndolas a tiros.

Que las FARC con un bombardeo ya, listo. Piensan que, piensan no, es la concepción de ellos porque tras eso hay jugosas cantidades de dinero, detrás de eso hay intereses perversos, que creer que esta resistencia no es del pueblo, que esta resistencia es de un momento, esta resistencia que viene de muchísimos años de muchas generaciones.

Y efectivamente hemos sufrido intensos bombardeos con el camarada Marulanda a los que hemos enfrentado y hemos salido airosos, hemos sabido enfrentarlos

¿Traumas de guerra en la guerrilla?

DE: Los soldados gringos que estuvieron en Iraq, en Afganistán, cuántos miles de veteranos de guerra no se han suicidado por el trauma de la guerra. Tú llevas ya 30 años en la montaña haciendo resistencia armada contra un estado de genocidio político. ¿Qué tipo de secuela psicológica causa, por ejemplo, ante esos bombardeos, combates? Yo nunca he visto guerrilleros con ese trauma de guerra que es muy común entre los soldados que son mandados al frente como carne de cañón porque ellos saben que no es la guerra de ellos, a diferencia está ahí.

SR: Si, claro, nosotros nos enfrentamos, a nosotros nos han obligado, hacemos conciencia del porqué estamos aquí, nuestra lucha es justa, nuestra lucha tiene un fin, tiene propósitos claros y esto nos ha hecho tener conciencia.



A nosotros aquí no nos pagan, no recibimos un salario, nosotros damos nuestra vida por una causa justa. Una causa por la que se sufre por las injusticias que hay en el país, hay pobreza, hay miseria, hay desocupación, hay muchísimas familias incluso de combatientes guerrilleros que han sido desplazadas, que han sido asesinadas por los paramilitares solo por tener un familiar dentro de la guerrilla. Mientras que las tropas del ejército tienen el cerebro lavado, les pagan un salario, a ellos les lavan el cerebro dentro de los batallones de que lo peor que hay en Colombia y lo que hay que combatir, es la guerrilla, cuando somos hermanos. Nosotros somos hermanos, somos un pueblo pero a ellos los obligan a que tengan que venir a enfrentarnos. Entonces ese combate no lo resisten porque no hacen conciencia, lo hacen por dinero, lo hacen por una libreta, lo hacen por tener bien a su familia, lo hacen por necesidad económica. Sobre todo por una necesidad económica, eso los obliga a ser parte de las fuerzas militares, los obligan también cuando son reclutados forzadamente.

Luego viene dentro de los batallones un lavado de cerebro con respecto a lo que es, que la insurgencia se embista con el ejército.

Expectativa en el Diálogo de Paz en al Habana

DE: Ahora estamos en La Habana que es el lugar para las conversaciones de paz de las FARC y del gobierno. ¿Qué expectativa tienes tú sobre esto? Y leemos tanto en los comunicados que ha sacado la delegación de las FARC acá en La Habana, como declaraciones del Secretariado de que este proceso tiene que llenarse también de pueblo, el pueblo tiene que tener participación.

¿Te gustaría que vinieran muchas mujeres colombianas, no las mujeres colombianas que vimos en las telenovelas que hoy en casi un 90% son narconovelas y están glorificando a los asesinos del cartel de Medellín, Pablo Escobar, sino mujeres colombianas en común?

Por que si uno ve esas telenovelas parece que la mujer está convertida a una presa de carne, carne explotada en todas sus formas cuando es una persona que tiene sus propios sentimientos, decisiones, como vemos por ejemplo en las guerrilleras.

¿Qué piensas tú, en la Nueva Colombia, qué papel tendría la mujer colombiana en ese Nuevo Estado?

SR: El papel de la mujer es muy importante, la mujer hace parte desde siempre en la lucha de los pueblos por su liberación. Al lograr la liberación de los pueblos la mujer está logrando su liberación, porque el capitalismo convirtió a la mujer en un objeto.

Un objeto que se muestra, un objeto al que se le dice desde que nace: “Usted hace esto, esto y esto. Usted se prepara para que sea modelo y mostrarle a las demás mujeres que tiene que ser esa mujer”, y no lo que somos realmente.

Que tenemos que ser altas, que tenemos que ser delgadas, vestirnos de tal manera. Esa no es la mujer, la mujer tiene que ser parte activa integrante de la sociedad, la mujer tiene que decidir, participar, ser activa como está pasando con muchas que si las hay y están participando en sus hogares.

Mujeres jefes de hogar, mujeres de fundaciones como por ejemplo las Madres de Soacha que están reclamando por sus hijos que fueron secuestrados y que luego fueron asesinados y presentados ante la prensa como guerrilleros para que unos pobres generales y coroneles ganaran y ascendieran y ganaran beneplácitos con su gente. Solo por eso la vida de unos compatriotas, la vida de unos jóvenes que trabajaban, eran los mejores hijos, fueran asesinados para que se engrandezcan otros que no tienen valores humanos, no tienen valores éticos.

Entonces, por supuesto que en la Mesa, la mujer del pueblo ha sido muy activa en todos los procesos,


Foto: Carmen Alicia Florián, con unos de sus diez niños en la localidad El Bosque, en el Usme, sur de Bogotá, en donde reina la miseria. ¿Tendrá derecho a tribuna y voz en La Habana?

Si nos referimos a la historia tenemos el caso de La Gaitana, Policarpa Salavarrieta, Manuelita Sáenz, Manuela Beltrán, María Cano. De todo proceso revolucionario que ha habido en el país la mujer ha hecho parte.

Y ahora en este momento también, porque dentro de las FARC hay mujeres muy valiosas, mujeres que se enfrentan al enemigo, que se enfrentan en el combate, que se enfrentan en la vida diaria de dirigir, de mandar. Son mujeres muy valientes que sobresalen peleando, reclamando por sus hijos, por sus derechos que han sido arrebatados. Cuando por ejemplo tienen que abandonar sus tierras, que son desplazadas, a las que les matan a sus esposos, a sus hijos.

Mujeres que tienen que hacerse en el frente, que son mujeres líderes que se hacen cargo de una comunidad.

Aquí en la mesa de negociaciones que ahora, el 15 de noviembre, empieza sesiones, también queremos que todas esas mujeres estén presentes, que hagan sentir su voz así conjuntamente con la insurgencia armada.

¡“Mi familia es las FARC”!

DE: ¿Que quisieras tener tú, si logran alcanzar la paz con justicia social, en la vida civil? ¿Qué te ha corrido por la cabeza pensar en eso?

SR: De ninguna manera, mi familia es las FARC y en las FARC he encontrado una familia que me ha apoyado hasta en los momentos mas difíciles que he tenido, ellos siempre han sido mi apoyo. Mi vida es las FARC y ahí voy a estar, donde los camaradas, los compañeros, la dirección, digan Sandra se va a hacer tal cosa, allí estaré. Mi vida son las FARC.

Dick Emanuelsson es sub director de ANNCOL.

Ver también:
- Sandra Ramírez: ¡“Mi familia es las FARC”! (Parte I)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.