martes, 11 de diciembre de 2012

Al borde del colapso suministro de electricidad a población paraguaya

PL

La Administración Nacional de Electricidad de Paraguay anunció hoy que el sistema de suministro a la población se encuentra al borde del colapso y ordenó intensificar los cortes selectivos en todas las zonas residenciales del país.

La empresa estatal pidió a los usuarios un sacrificio extra para evitar el colapso total, al alegar el record histórico de consumo a causa de altas temperaturas que llegan a superar los 41 grados centígrados.

Esta situación irregular que se presenta aún sin haber comenzado oficialmente el verano austral provocó ya numerosos apagones de larga duración en las últimas semanas, tanto en el interior como en zonas de la propia capital.

Ello se unió a los daños causados por recientes tormentas en la infraestructura eléctrica, los cuales aún persisten en barriadas populares especialmente.

El ente encargado de suministrar la electricidad advirtió que la proliferación de los cortes ahora anunciados será apenas un alivio y se activarán automáticamente para evitar la paralización absoluta del servicio.

Teresio Medina, gerente de distribución, señaló como las que más sufrirán a las áreas residenciales, en un esfuerzo para tratar de mantener el servicio a los hospitales, comercios e industrias y agregó se necesitan dos mil 500 millones de dólares para aumentar la potencia de alimentadores.

Algo realmente llamativo es que Paraguay consume apenas un por ciento minoritario de la enorme producción de energía eléctrica producida por las hidroeléctricas Itaipú, la segunda mayor del mundo, y Yaciretá, cuyas propiedades comparte con Brasil y Argentina, respectivamente.

El 50 por ciento de la energía lograda con dichas grandes usinas corresponde a la nación guaraní, afectada para su utilización en el país por la escasa infraestructura necesaria, entre ella, las líneas de transmisión correspondientes.

Ello se agravará con la anunciada cesión de un importante potencial energético producido por las hidroeléctricas, en forma subsidiada, a la multinacional canadiense Río Tinto Alcán, operación rechazada por las organizaciones sociales y partidos de izquierda del país.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.