viernes, 14 de diciembre de 2012

Conflictos de prensa: Oficialistas y opositores, la misma patronal

EL SALTIMBANQUI - ANRED

Los conflictos gremiales al interior de los medios continúan. El pasado martes 11 alrededor del mediodía, en Avenida Garay 140 (sede de Editorial Sarmiento, de Crónica Diario) fue la cita para que se efectúe la reincorporación de Esteban Salcedo, electricista de la empresa periodística despedido tras notificar su candidatura a delegado. A su vez, al día siguiente, miércoles 12, trabajadores de Diario Perfil, Clarín, Página/12, Infonews y otros, realizaron una marcha en reclamo a una serie de demandas que tuvo como argumento urgente la defensa de los puestos de trabajo de los asalariados del matutino de Jorge Fontevechia.

En el marco de descongelamiento y recomposición de la actividad gremial de los trabajadores de prensa, la investida patronal parece hacer oídos sordos a los reclamos y reivindicaciones que exigen periodistas, fotógrafos, correctores, mantenimiento y todos aquellos que conforman la fuerza de trabajo aplicada a la producción mediática.

Postulante despedido

Esteban Salcedo, congresal gráfico por la Lista Naranja, había sido despedido injustamente a partir de su intención de presentar su postulación como delegado. De inmediato la lucha se hizo presente. Por su parte y ante la sistemática negación sobre la reincorporación del despedido, el Dr. Horacio Brignole, titular a cargo del Juzgado 78 del Fuero Laboral Nacional, decidió librar un mandamiento de reinstalación del despedido. Esteban Salcedo, acompañado por una Oficial de Justicia a fines de mediar como testigo para que la patronal cumpla con la disposición legal, debía ser nuevamente incorporado.

En primer lugar, el candidato a delegado, junto con su abogada y la Oficial de Justicia fueron puntuales a la cita, cosa que no sucedió, llamativamente, con las autoridades pertinentes al caso del Grupo Olmos - titulares del Diario Crónica - puesto que la reunión debía hacerse en la propia sede patronal. Mientras sucedía el dislate, un "acto-aguante" en la puerta de la empresa, que agrupó a un puñado de participantes pertenecientes a distintas agrupaciones como La Naranja de prensa, Trabajadores de Clarín, la Federación Universitaria de Buenos Aires, delegados de prensa de Crónica Diario y la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), entre otros, dejaron en claro cuál era la situación que se instalaba.

"Todo esto es muy bizarro, ahora van a llamar a la fuerza pública" , exclamó Pablo Viñas, delegado del Sindicato de la Federación Gráfica Bonaerense, desde el micrófono.

Efectivamente, la Oficial de Justicia solicitó que concurra la fuerza pública para que garantizara con el cumplimiento dispuesto. De todos modos, haciendo oídos sordos, la policía presente no colaboró con la funcionaria, demostrando una rotunda connivencia con la empresa.

Ante esta escandalosa negativa, la oficial se comunicó telefónicamente con el juez. Éste ordenó, en consecuencia, que se tomara acta de lo sucedido, más los datos de los policías aliados con la empresa. Cabe aclarar que ante esta determinación judicial, los policías cómplices serán pasibles de que les quepa una denuncia penal por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Salcedo, por su parte, agradeció el apoyo y llamó "a reclamar al Ministerio de Trabajo a que imponga multas como en el pasado ha hecho contra medios no oficialistas, para así garantizar mi reingreso y los derechos sindicales de todos los trabajadores del Grupo Olmos".

Marcha al Ministerio de trabajo

El miércoles 12 a las 14, en las puertas del Diario Perfil, se dio continuidad al plan de lucha que aunó una serie de demandas a partir de una marcha que recorrió el centro porteño para pasar, en primer término, por la Asociación de Editores de Diarios de la ciudad de Buenos Aires (AEDBA) y desembocar, por último, en avenida Alem al 600, sobre las puertas del Ministerio de Trabajo.

Además de la lamentable situación a la que son sometidos los/as trabajadores/as del Diario Perfil, en donde está instalada la intención indisimulada de despedir a 21 empleados todavía no efectuada dado que el conflicto se encuentra en proceso de conciliación obligatoria hasta fines de este mes, la serie de demandas se extendió "por la estabilidad laboral para todos los trabajadores de Miradas al Sur; la defensa de todos los compañeros precarizados a través del empleo de la figura de colaborador; el respeto de los derechos laborales de los trabajadores de prensa consagrados en los Estatutos y Convenio; la plena vigencia de la paritaria de prensa, hoy incumplida en Clarín, que adeuda retroactivos, las sumas fijas y parte de los incrementos salariales pactados; y La Nación y Perfil, que se niegan a otorgar los aumentos a los colaboradores y jefes y la reapertura de la paritaria: el acuerdo salarial de 2012 no incluyó una gran cantidad de demandas de los trabajadores de prensa y que formaban parte de nuestro pliego antes de la paritaria ".

Más allá de la realidad coyuntural inmersa en la pelea del Gobierno nacional y el Grupo Noble, en dónde para despejar sospechas, el Ministro de Trabajo Carlos Tomada había asegurado públicamente la conservación de los puestos de trabajo tras las readecuaciones que contempla la Ley de Medios, la conflictividad laboral, sumergida en la precarización, convenios truchos, falsos puestos de trabajo, amenazas de despidos y sospechas de cierre de medios gráficos, aflora y se instala rotunda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.