lunes, 30 de enero de 2012

¿Acaso alguien sobra en el mundo? La miseria es violencia

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

La invocación a la paz es algo tan viejo como el mundo; nadie en su sano juicio la puede desechar o rechazar abiertamente. Nadie deja de hablar de ella como un bien positivo en sí mismo. La historia, por cierto, muestra una interminable sucesión de invocaciones a la paz… pero al mismo tiempo, la historia también es una interminable sucesión de guerras, de negación sistemática de la paz, de situaciones donde lo que prima es el más descarnado enfrentamiento con su secuela de sufrimiento y pérdida de la dignidad.

Extraer de todo ello la conclusión que habría una “esencia guerrera” en lo humano que nos condena fatalmente al conflicto violento (“el hombre como lobo del propio hombre”), pue-de ser apresurado. O, en todo caso, habría que matizarla: la convivencia pacífica sigue siendo una aspiración, por lo que se ve, siempre bastante lejana, ¡pero sin dudas válida! ¿Es quimérico pensar y buscar un mundo menos violento que el que conocemos? No lo sabe-mos. No importa incluso. Lo que debe impulsarnos es una ética de la justicia. Esas búsque-das son como las estrellas: inalcanzables en un sentido, pero nos marcan el camino.

Por cierto, la discusión en torno a estos temas está abierta desde hace largo tiempo; la filo-sofía, la política, el arte en sus diferentes expresiones, las ciencias sociales vienen pregun-tándose todo esto incansablemente desde el inicio de los tiempos.

No hay ninguna duda que la sola constatación de la vida cotidiana o de la historia, en cual-quier momento y en cualquier punto del planeta, nos muestra que la guerra y la conflictivi-dad en sentido amplio son un molde de las relaciones humanas. “Si quieres la paz prepára-te para la guerra”, alertaban los romanos del Imperio hace más de dos milenios; quizá con demasiado cinismo, quizá con profundo conocimiento de la condición humana, la invoca-ción no parece descabellada. Esa “preparación”, que no es sino el desarrollo del componen-te bélico en cualquiera de sus innumerables aristas, ha sido y continúa siendo el sector más acrecentado, dinámico –y hoy día: lucrativo– de los seres humanos.

Se dijo mordazmente que lo primero que hizo el ser humano cuando sus ancestros bajaron de los árboles y comenzaron a caminar erguidos fue un arma: una piedra afilada. Lo cierto es que desde ese primer Homo Habilis hace dos millones y medio de años hasta la increíble parafernalia armamentística actual (que implica un gasto de 30.000 dólares por segundo), la industria de la guerra no se ha detenido nunca. Hoy disponemos de los medios técnicos para hacer volar el planeta varias veces, provocando una onda expansiva que llegaría hasta la órbita de Plutón (portento técnico que, sin embargo, no impide que siga muriendo gente de hambre o que haya enormes cantidades de seres humanos en la miseria). Es evidente que la paz se resiste, que la violencia no nos es ajena.

Las relaciones entre los seres humanos no siempre son necesariamente armónicas. La pre-tensión iluminista de “igualdad” y “fraternidad” muchas veces no pasa de aspiración. Por otro lado, el llamado al amor, a la paz y la concordia que encontramos en diversas formula-ciones, bienintencionadas sin dudas, se estrella con una realidad donde la violencia juega un papel preponderante. La realidad humana está marcada –esto es innegable– por el con-flicto. Diversos autores, en diferentes momentos históricos y con distintos contextos, han expresado esta verdad. A modo de síntesis de muchas de esas elucubraciones podría decir-se, citando una entre tantas de esas referencias, que “la violencia es la partera de la histo-ria”.

La realidad nos enseña, a sangre y fuego, que a veces hay paz, pero que la tensión está siempre presente. El paraíso bucólico del que nos hablan los pacifismos hace parte muy relativamente de nuestro mundo. El conflicto, en cualquiera de sus manifestaciones, no es externo a la constitución humana sino, por el contrario, estructural. Si algún humano no tomara parte en él, no participaría del todo social.

La marginalidad

Las sociedades se protegen a sí mismas; la cultura reproduce semejantes. Por tanto lo ex-traño, lo extemporáneo tiende a ser neutralizado. El mecanismo para ello es la segregación, la exclusión. Minuciosamente nos enseña Michel Foucault (“Historia de la locura en la época clásica”) que en la modernidad occidental (capitalismo industrial) se perfeccionó el espacio de marginación de la irracionalidad desarrollándose para ello los dispositivos “cien-tíficos” pertinentes: el asilo y el médico alienista. La locura no es sólo la enfermedad men-tal; es todo aquello que “sobra” en la lógica dominante. Así, describiendo la Salpêtrière –el mayor asilo de Europa en el siglo XVIII–, Thénon dice: “acoge a mujeres y muchachas embarazadas, amas de leche con sus niños; niños varones desde la edad de 7 u 8 meses hasta 4 o 5 años; niñas de todas las edades; ancianos y ancianas, locos furiosos, imbéciles, epilépticos, paralíticos, ciegos, lisiados, tiñosos, incurables de toda clase, etc.”. Marginal, entonces, puede ser cualquier cosa.

La sociedad “produce” sus marginales. En la cosmovisión occidental (hoy día impuesta globalmente) la razón matemática y mercantil es la pauta que guía la marginación; las di-vergencias respecto a ella son sancionadas como insensatas, inservibles. Por cierto puede entrar en esa divergencia todo lo que se desee (el amplio “etcétera” de la enumeración de Thénon). Toda sociedad mantiene un cúmulo de pautas que constituyen su normalidad; la sociedad industrial, más que ninguna otra (seguramente debido a lo intrincado de su fun-cionamiento) preserva su normalidad apartando severamente los “cuerpos extraños”. En sociedades menos complejas es menor el espacio para la marginalidad; en un mundo super especializado, con una marcada división del trabajo, hondamente competitivo, es más posi-ble que alguien quede “fuera” en el complejo camino de la integración. En un mundo tan polifacético hay más campo para los así llamados “sub-mundos”. Así es que encontramos los diversos sub-mundos del hampa, de la mendicidad, de las drogas, de la vida en las calles (¿habrá que agregar de los “incurables de toda clase” como en aquella lista?)

La solidaridad, la tolerancia, el altruismo en su sentido más amplio no son, precisamente, lo que más abunda en la experiencia humana. La tendencia a segregar sale con demasiada facilidad. Lo extraño, ante todo, produce rechazo. De ahí a su estigmatización sólo hay un paso. Hoy día no se queman en la hoguera a los poseídos (“incurables de toda clase” y “et-céteras” varios) sino que se los margina con mayor refinamiento: se los confina (asilos de las más diversas categorías: manicomios, cárceles, reformatorios, geriátricos, casas de cari-dad). Sin ironía: eso es un mejoramiento histórico en la condición humana (“En el Medioe-vo me hubieran quemado a mí; hoy día, los nazis queman mis libros. ¡Hemos progresado!” dijo Sigmund Freud cuando la anexión de Austria por la tropas alemanas). Pero el discor-dante sigue siendo el leproso de antaño: encapuchado y con campana para anunciar su pa-so. Son los menos los países cuyas constituciones (y luego la práctica cotidiana) aseguran la no discriminación de las minorías en desventaja. Ante ello, la beneficencia puede ser tam-bién una forma de segregación, pues ratifica al excluido en su condición de tal.

Podríamos concluirse así que la marginación es un proceso “natural” de la sociedad com-plejizada que apoya en características propias de lo humano. Asusta, y por tanto se margi-na, tanto a un vagabundo como a un delirante o a un débil mental, a un homosexual cuanto a un seropositivo, a una prostituta o a un delincuente.

Hacia una nueva marginalidad

No son marginales un soldado que regresa de la guerra o un desocupado; ellos tienen la posibilidad de volver a integrarse al tejido social del que, por razones diversas, se han dis-tanciado. Y en sentido estricto, tampoco lo es el ermitaño que eligió la vida solitaria y ale-jada. La marginalidad conlleva la marca de lo reprochable moralmente, de lo anatematiza-do. De ahí que se la aísle, incluso físicamente confinándola.

Desde hace algunos años el mundo va tomando tales características que hacen que el fenó-meno de la marginalidad deje de ser algo circunstancial para devenir ya estructural. Hoy día asistimos a la marginación no sólo del harapiento, del mendigo en la puerta de la iglesia, sino de poblaciones completas. Se habla de “áreas marginales”. Si bien nadie lo dice en voz alta, la lógica que cimenta esta nueva exclusión parte del supuesto de “gente que sobra”. El temor malthusiano del siglo XIX parece tomar cuerpo en políticas concretas que prescriben no más gente en el planeta (y si se puede menos, mejor). La tendencia en marcha pareciera ser un mundo dual: uno oficial, el integrado, y otro que sobra.

El proceso por el que se llega a esta situación seguramente está ligado al especial desarrollo de la actual productividad: una técnica deslumbrante que termina prescindiendo del sujeto que la concibe y la aprovecha, y para quien debería estar destinada. El ser humano comien-za a sobrar. Existe un sexo cibernético en el que el otro de carne y hueso no es necesario; la imagen virtual va reemplazando al sujeto corpóreo. ¿La robótica prescindirá de la gente? Pero ¿es ese el “desarrollo” que queremos?

El peso relativo de los países pobres es cada vez menor en el concierto internacional. Las materias primas pierden valor aceleradamente ante los productos con alta tecnología incor-porada. Los pobres son cada vez más pobres; y cada vez quedan más confinados a las “áreas marginales”. ¿Sobran entonces? La pobreza va quedando más delimitada y ubicada en ghettos (quizá nueva forma de asilo). En la ciudad de Guatemala, por ejemplo, con una población total en el área metropolitana de cuatro millones y medio de personas, un 25% vive en zonas llamadas “marginales”. ¿Sobran acaso? ¿Es acaso que alguien puede “so-brar”?

Trágicamente, esos bolsones no son minorías discordantes sino que van pasando a ser lo dominante. En las grandes urbes del Sur (y también, aunque en menor medida, en el Norte) las zonas marginales crecen imparablemente. En algunos casos albergan una cuarta parte de sus habitantes, o más. Evidentemente, entonces, el fenómeno no es marginal. Valga el dato: uno de cada dos nacimientos en el mundo tiene lugar en asentamientos urbano-marginales; ¡y hay tres nacimientos por segundo!

El Banco Mundial define la pobreza como “la inhabilidad para obtener un nivel mínimo de vida”. Probablemente pueda ser inhábil un impedido (un no-vidente, un parapléjico). Pero no lo son poblaciones completas. La imposibilidad de conseguir un nivel mínimo de subsis-tencia radica, en todo caso, en condiciones que trascienden lo personal. La pobreza crecien-te que agobia a sectores cada vez mayores en el mundo, la miseria absoluta en que tanta gente vive, no es sólo falta de habilidad para procurarse el sustento; habla, más bien, de un nuevo estilo de marginalidad, consecuencia de estructuras injustas. Habla de relaciones de poder que marginan, que violentan a otros seres humanos.

Es ahí cuando se hace palmariamente evidente que la miseria es una forma de violencia, cruel, despiadada. En Guatemala –país considerado muy violento, que está saliendo de una terrible guerra civil que dejó 245.000 muertos y desaparecidos– se habla hoy día de la ola de violencia que lo asola, con 15 muertes violentas por día debidas básicamente a la crimi-nalidad. Pero no se habla de las 18 muertes diarias debido a la desnutrición crónica. ¿No es eso violencia acaso? La miseria es violencia, sin dudas, y produce más daño que la peor delincuencia.

¿Qué nos espera?

La forma que ha ido tomando el desarrollo del mundo en la actual era post industrial es curiosa, y al mismo tiempo alarmante. Asistimos a una revolución científico-técnica mo-numental, que se despliega a una velocidad vertiginosa, pero donde lo que debería ser el centro de todo: el ser humano concreto, queda de lado. Era de las comunicaciones satelita-les y de la inteligencia artificial, pero mucha gente no tiene ni para comer…, mientras algu-nos prefieren hablar por Facebook y no cara a cara; auge de la informática, pero una buena parte de la humanidad no tiene siquiera acceso a energía eléctrica. Se gastan 30.000 dólares por segundo en armamentos mientras muchos no alcanzan la dieta mínima para sobrevivir (lo repito: 18 muertos diarios en Guatemala ¡por hambre!). Algo falla en la idea de progre-so. Algo anda mal si se puede llegar a aceptar naturalmente la existencia de áreas margina-les (barrios, poblaciones, quizá países, ¿continentes?) ¿O es que acaso alguien sobra de verdad?

Cada vez más gente queda marginada de la riqueza que la Humanidad genera. La margina-ción del nuevo estilo produce islas de esplendor resguardadas celosamente de mayorías “excedentes”. Por supuesto que mientras cada vez más gente quede al margen del festín, más serán las posibilidades de inestabilidad y eventuales estallidos.

Desde hace ya algunos años se ha establecido como parte del discurso “políticamente co-rrecto” en todo el mundo hablar de la lucha contra la pobreza. La iniciativa, por cierto, es loable, altamente meritoria, con la cual nadie podría estar en desacuerdo. Los más diversos sectores, de izquierda y derecha, desde quienes sufren las exclusiones más humillantes has-ta los magnates de los listados de la revista Forbes, todos coinciden en que la pobreza es algo contra lo que debe actuarse. Incluso instancias como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, organismos que se encargan de manejar los grandes capitales glo-bales, levantan airados su voz contra este flagelo, y desde hace algún tiempo basan sus ini-ciativas de asistencia a los países más necesitados en sus “estrategias de lucha contra la pobreza”.

Podríamos decir que todo esto es cierto, que efectivamente hay, desde los poderes que rigen en muy buena medida la marcha de la humanidad, una marcada preocupación por terminar con esta lacra de la pobreza y la pobreza extrema. Pero algo sucede que las cosas de base no cambian: los pobres más pobres crecen en número y en distancia en relación a los que no lo son. Y no sólo eso: la pobreza ¡se criminaliza! ¿Pero no es acaso la pobreza una for-ma infinitamente grosera de violencia? ¿Por qué, entonces, más allá de una declaración bienintencionada, las cosas cuestan tanto que cambien? ¿Por qué el discurso oficial, la con-ciencia dominante se indigna tanto y actúa contra, por ejemplo, el siempre mal definido “terrorismo” –que produce infinitamente menos víctimas que el SIDA– y no repara en la miseria en que vive buena parte de la humanidad?

Como siempre en las experiencias humanas no hay negros y blancos absolutos; hay, en todo caso, luces y sombras interconectadas. La realidad es más multicolor, más plena de matices contradictorios, y por tanto, compleja que un simple maniqueísmo de “buenos” y “malos”. Habrá quien honestamente luche día a día contra este mal en sí mismo que repre-senta la pobreza, o su expresión más descarnada: la pobreza extrema, la miseria. Habrá también quien pueda hacer negocio de estas causas, ¿por qué no? Sólo quienes atraviesan efectivamente esa situación de exclusión podrán saber a profundidad de qué se trata el asunto, puesto que lo viven cotidianamente en carne propia. La cuestión es que la margina-ción vergonzosa de mucha gente continúa, y no es fácil ver la luz al final del túnel.

Según datos de Naciones Unidas, hoy día en nuestro planeta 1.300 millones de personas viven con menos de un dólar diario; hay 1.000 millones de analfabetos; 1.200 millones vi-ven sin agua potable. El hambre sigue siendo la principal causa de muerte: come en prome-dio más carne roja un perrito hogareño del Norte que un habitante del Sur. En la sociedad de la información, ahora que pasó a ser una frase casi obligada aquello de “el internet está cambiando nuestras vidas”, 1.000 millones están sin acceso, no ya a internet, sino a energía eléctrica. Hay alrededor de 200 millones de desempleados y ocho de cada diez trabajadores no gozan de protección adecuada y suficiente. Lacras como la esclavitud (¡esclavitud!, en pleno siglo XXI… se habla de casi 30 millones de personas a nivel global), la explotación infantil o el turismo sexual continúan siendo algo frecuente. El derecho sindical ha pasado a ser rémora del pasado. La situación de las mujeres trabajadoras es peor aún: además de to-das las explotaciones mencionadas sufren más por su condición de género, siempre expues-tas al acoso sexual, con más carga laboral (jornadas fuera y dentro de sus casas), eterna-mente desvalorizadas. Pero lo más trágico es que, según esos datos, puede verse que el pa-trimonio de las 358 personas cuyos activos sobrepasan los 1.000 millones de dólares –selecto grupo que cabe en un Boeing 747, bien alimentados y probablemente también pre-ocupados por esa “lucha contra la pobreza” para la que destinan algunos millones de dóla-res desde sus fundaciones– supera el ingreso anual combinado de países en los que vive el 45% de la población mundial. Con esos datos en la mano no pueden caber dudas que la situación actual es tremendamente injusta y que la pobreza no tiene más explicación que la mala distribución de la riqueza. No es un destino “instintivo”, definitivamente. Y aunque algunos (Onassis o Maradona, por dar unos ejemplos) hayan salido de pobres proviniendo de estratos humildes, eso no es la regla sino la más radical excepción.

La cuestión, entonces, pasa por ver cómo se combate ese flagelo de la pobreza, y más aún su expresión descarnada: la miseria. ¿Cómo se da esa lucha?

Ahí está la cuestión de fondo: la pobreza no es sino el síntoma visible de una situación de injusticia social de base. En ese sentido “pobreza” significa no ser capaz de controlar la propia vida, ser absolutamente vulnerable a la voluntad de otros, rebajarse para conseguir sus fines propios, empezando por el más elemental de sobrevivir. Junto a ello, la pobreza significa no tener la oportunidad de una vida mejor en el futuro, estar condenado a seguir siendo pobre, con lo que la vida no tiene mayor atractivo más allá de poder asegurar la animalesca sobrevivencia, si es que se logra.

La miseria en que vive tanta gente no es sino la expresión descarnada de la injustica de fondo en que está basada nuestra sociedad planetaria. Por tanto, luchar contra la pobreza y contra la miseria debe ser una acción dirigida a modificar esa injusticia. No es la miseria el objetivo final de esta lucha, como no lo podrían ser, por ejemplo, los niños de la calle, o la delincuencia juvenil, que son los efectos, las consecuencias. Esos son los síntomas visibles de fenómenos complejos. La lucha ha sido y continúa siendo la lucha por la justicia. Como dijo Joseph Wresinski: “Allí donde hay hombres condenados a vivir en la miseria, los de-rechos humanos son violados. Unirse para hacerlos respetar es un deber sagrado”.

Ponencia presentada en el Coloquio Internacional “La miseria es violencia”, de la Asociación Cuarto Mundo / UNESCO. París, Francia, enero de 2012.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ecuador: Ahora todos son alfaristas

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

De creerles, ahora todos son “alfaristas” (de Eloy Alfaro) o se han declarado tales. Resulta que ha sido necesario que lleguemos a los cien años de la “Hoguera Bárbara” para que todos se declaren seguidores y admiradores del “Viejo Luchador” así llamado en propia época, a pesar de que para estos tiempos, era joven aún (60 años).

¿Qué recordamos el 28 de enero de cada año, los ecuatorianos? Pues que Eloy Alfaro y cinco de sus hombres de confianza (entre ellos, un hermano y un sobrino) fueron asesinados en los calabozos del Penal que se llamó García Moreno (en honor y recuerdo de quien fue su hacedor y a quien se le identifica como uno de los presidentes más retrógrados –pero ilustrado- que ha tenido el país) y luego arrastrados por las calles de Quito, hasta terminar en lo que hoy es el céntrico parque de El Ejido De ahí el nombre que le puso un escritor e historiador (ya fallecido) Alfredo Pareja Diescanseco: la Hoguera Bárbara.

Pero, ¿por qué les asesinaron y les arrastraron a don Eloy y sus hombres? Pues porque Eloy Alfaro fue, a finales del siglo 19 y primeros del 20 (1895-1911) el que impuso en este pequeño país el liberalismo de esos tiempos, que era como ser marxista- leninista, en estos. Impuso la separación de la Iglesia Católica del Estado y creó la educación laica (crímenes imperdonables para curas, monjas y no pocos “cristianos”, de la época) reconoció la libertad religiosa, impuso las primeras pautas de lo que más tarde serían los derechos esenciales de la mujer, estableció algunos colegios fiscales y militares, que hasta hoy duran, y hasta liberó a los indios ecuatorianos de un tributo que debían pagar, por ser indios. Y otras tantas conquistas (el ferrocarril Guayaquil-Quito) que le valió el odio no solo de la clerecía sino de los grupos de poder ecuatorianos, comenzando por los propios liberales “tibios” (tipo Gonzalo Zaldumbide, que estaba encargado del poder político). La historia nos dice que fueron lugartenientes del propio Alfaro (como Leonidas Plaza Gutiérrez) los que “hicieron las pases” con los terratenientes serranos y traicionaron al viejo luchador, que quería imponer un liberalismo que, para esos tiempos, era duro y radical (“machetero”).

Ese triste episodio, lo recordamos los ecuatorianos, cada año. Pero las simpatías por Eloy Alfaro se han despertado, con motivo de este primer centenario. Y de lo que se escucha y se ve, pues no hay ecuatoriano que no sea hoy en día “alfarista”. Lo cual es bueno ya que por lo menos la vieja oligarquía ha tenido que aceptar, primero, que es un crimen imperdonable el que cometieron hace 100 años; y, lo más importante, que el liberalismo, convertido en neo, les es sumamente favorable y cómodo. Y contra eso es que estamos muchos. Entre ellos, el actual Presidente (Rafael) Correa, cuando dice e insiste en que su “revolución ciudadana” es para enterrar, de una vez por todas, la triste noche neoliberal. Y si Alfaro viviera, en estos tiempos, sería todo un socialista siglo 21. Este es un supuesto, desde luego.

Personalmente, aporto con un recuerdo de los tiempos de periodista andariego, que no ha sido dicho ni mencionado. Alfaro, recién salido victorioso de la batalla de Gatazo, se entrevistó, en el centro del país, con un ejército de indios (20.000) y que nombró coronel de los ejércitos indios, a Ambrosio Lasso, un indio rebelde (ya fallecido) que dio candela hasta el día de su muerte. Lasso conoció el exilio y la cárcel; fue enviado a las islas Galápagos (unas islas ecuatorianas del Pacífico, que son patrimonio de la humanidad) cuando en estas todavía regía una especie de “exilio” policial, y que murió, un tanto trastornado, en sus antiguas tierras del viejo cantón de Guamote (centro de la sierra ecuatoriana).

Ambrosio Lasso murió muy orgulloso de haber sido nombrado coronel por Eloy Alfaro y tenía la pena amarga de que no supo o no quiso utilizar la fuerza de semejante ejército de indios. No sería sino al final del siglo 20 que la CONAIE (cuando era izquierdista) logró reivindicar su esclavitud, a la que fueron sometidas las comunas indígenas por la “democracia” imperial de España. Y hasta promediar el siglo 20, se vendían, en la sierra ecuatoriana, grandes latifundios “con indios y todo”

Yo sostengo que el Ecuador le debe a Eloy Alfaro y al liberalismo que logró anidar, algo de lo mucho que ha conseguido, en estos tiempos. Sin ir muy lejos, Alfaro fue el primer internacionalista latinoamericano de esos tiempos. Estuvo por la independencia de Cuba, fue amigo de Martí, de Sandino, de Rubén Darío. Y en Ecuador se le decía el “viejo luchador” porque fue actor de mil batallas hasta que triunfó en Guayaquil, allá por 1895. De paso, ensayó en este pequeño país, las montoneras, que serían un ensayo de las guerrillas revolucionarias, de todos los tiempos.

Muchos años después, a una revista de carácter nacional, se le ocurrió lanzar una campaña nacional para saber quién era el personaje de todos los tiempos, que los ecuatorianos teníamos en mientes. No tengo pruebas pero presumo que la revista puso en el candelabro a distintos personajes (el citado García Moreno, Velasco Ibarra, el medallista olímpico Jefferson Pérez, etc) con la secreta esperanza de que uno de estos sea el escogido, por los y las ecuatorianas. Pero, ¡oh sorpresa! el escogido fue Eloy Alfaro. Por eso se dice hoy, de él, que es el ecuatoriano mas grande de todos los tiempos (de la era republicana - 1830-2012).

Y yo sostengo (sin prueba alguna) que la actitud que hemos guardado en este país, en el siglo pasado (siglo 20) y lo que va del 21, se lo debemos a Alfaro y las conquistas liberales que dejó establecidas, antes de ser asesinado y arrastrado en Quito, por una turba conservadora fundamentalista y borracha. Los ecuatorianos no hemos conocido dictaduras tan bestiales, como las de Rojas Pinilla (Colombia) o las de Pérez Jiménez (Venezuela) o Pinochet (Chile) o la del Flaco Videla (Argentina) Hemos sufrido dictaduras pero ninguna como las nombradas y muchas otras (en El Salvador, en Guatemala, etc.) Y eso que Ecuador no fue muy ajeno al proyecto Cóndor. Tenemos cóndores, en nuestra bandera y en los cerros andinos.

Las dictaduras militares, en Ecuador, no han sido tales sino dictablandas. ¿Tiene Alfaro y su creación, la Escuela Militar, algo que ver? Yo creo que si. En 1925, se dio una especie de revolución de los jóvenes oficiales del ejército ecuatoriano, que terminó quitándole a la bancocracia guayaquileña, el poder que tenía. Se creó el Banco Central del Ecuador y se ensayó una especie de gobierno colectivo. En 1938, otra dictadura militar (comandada por el General Alberto Enríquez Gallo) dictó el primer Código del Trabajo de América Latina y convocó a una Asamblea Nacional Constituyente tripartita; conformada, por partes iguales, por conservadores, liberales y socialistas.

Por si esto fuera poco, una reaccionaria dictadura de los años 60, dictó la primera y única Ley de Reforma Agraria, que hemos conocido. Claro que esta Ley fue hecha para favorecer a los latifundistas serranos, en especial; pero fue una dictadura militar la que la dictó por “consejo” de USA, naturalmente. Y en los años 1972-1975 tenemos la dictadura del General Guillermo Rodríguez Lara, que sus mismos enemigos políticos, la tildaban de dictablanda. Hasta la llegada de (Rafael) Correa a la Presidencia del Ecuador, la dictadura de Rodríguez Lara era considerada como la más adelantada y liberal de los últimos tiempos.

¿Pesó en algo los principios liberales que aplicó, en este pequeño país, don Eloy Alfaro? Es muy posible. Solo hay que ver los gobiernos (militares y civiles) que han pasado por los dos países vecinos, en especial Colombia y el señor Álvaro Uribe. Nosotros, los ecuatorianos, no hemos conocido, en ningún tiempo, ni a los chulavitas, ni a los pájaros, ni las autodefensas, los narcotraficantes, etc. A pesar que, en los últimos tiempos, como que de Colombia nos han mandado algunos “sicarios” (asesinos a sueldo) que por allá se quedaron sin pega. Digo yo.

En fin, lo cierto es que este Ecuador y sus militares, como que son diferentes a sus pares vecinos y de América Latina. Y hasta, por elecciones directas y populares, fue elegido Presidente un militar (Lucio Gutiérrez) quien no supo (o no quiso, o no le dejaron) ser un demócrata a carta cabal Y lo primero que hizo fue arrodillarse ante el señor Bush hijo y declararse como el “mejor aliado de los EE.UU”. Fue defenestrado pacíficamente en abril del 2005. Se dio el caso, sui géneris, que, una Comisión de la Verdad estableció que el gobierno “democrático y libre” del ingeniero León Febres Cordero (que en paz descanse, aunque lo dudo) fue el régimen más tiránico y violento de los últimos tiempos; mientras que algunas dictaduras militares y gobiernos civiles (como el de Correa) se caracterizan por un elemental respeto a los derechos fundamentales de los y las ecuatorianas. Tanto como que en Montecristi (el cantón manabita donde nació don Eloy) le devolvieron a Correa, las espadas de Pedro J. Montero (que fue asesinado en Guayaquil, el 25 de enero de 1912) y del propio Eloy Alfaro, por el grupo que en los años 80 se declaró guerrillero (Alfaro Vive Carajo)

Me complace enormemente que todos (tirios y troyanos) seamos, un siglo después de este múltiple asesinato y consecuente arrastre por las calles de Quito, “alfaristas” aunque sea de boca para afuera. El diario sipiano El Comercio, por ejemplo, le ha dedicado a don Eloy páginas y más páginas, alabando y reconociendo su obra, a pesar de que José Peralta (un canciller de Alfaro, liberal radical de esos tiempos) dejó para la memoria histórica del país, que fue precisamente ese periódico el que, editorialmente, fue uno de los “propulsores” de ese asesinato y posterior arrastre. Igual, la Iglesia Católica, que siempre ha venerado al Arzobispo de Quito e historiador, Federico González Suárez, como un hombre justo y santo, pero que “se hizo el loco” cuando el asesinato y el arrastre de los Alfaro; aunque, un día después, salió a “pacificar” a una belicosa procesión de fieles católicos, sin que le pase absolutamente nada.

Me alegro también que se reconozca, un siglo después, que Alfaro y su liberalismo dejó huellas imborrables en el país. Que se reconozca que no fue el pueblo quiteño el autor de semejante barbarie sino una turba debidamente preparada y borracha, la que ejecutó tan bárbaro crimen. Y que ahora (en el siglo 21) se reconozca que se trató de introducir en este país, el liberalismo de esos tiempos, que tanto bien le ha hecho al país. Solo que el liberalismo que finalmente triunfó es, ahora, el que tratamos de enterrar y que tantas injusticias (sobre todo sociales) ha causado. Y que se impone un socialismo siglo 21, que comienza a operar en otras latitudes latinoamericanas, ya que el liberalismo machetero de don Eloy y su equipo, sigue tendiendo validez en nuestras tierras; y en Estados Unidos y en Europa, también.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sin Beatriz y sin OEA

Jorge Capelán (RLP- TCS)

La congresista gusano-estadounidense Ileana Ros-Lehtinen está loca de atar.

Según una nota de su corresponsal en Miami que publica este viernes el diario local La Pren-CIA S.A. (1), la tristemente célebre agitadora en favor de las causas más reaccionarias confía en que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, algún día "entre en razón" y se pliegue a la campaña contra Nicaragua que promueve ese atajo de esperpentos ideológicos que en la Unai llaman Partido Republicano.

Ros-Lehtinen le dijo a La Pren-CIA que es muy importante que líderes de Latinoamérica no reconozcan al gobierno de Nicaragua, a pesar de que todos lo han hecho ya.

Por ejemplo -líderes- como la Presidenta de Brasil, -Dilma Rousseff- que es una persona que tiene mucho peso internacional, adopte esta actitud -reconocer que en Nicaragua- no existe un gobierno legítimo que le arrebata los poderes al pueblo, estoy optimista que ya han cambiado un poco el tono y que hay convencimiento que en Nicaragua hubo fraude, dijo Ros-Lehtinen.

Parece que la Ros-Lehtinen no sale mucho, por lo menos no más allá de Miami. Si no se hubiese dado cuenta de que la presidenta de Brasil, sexta economía mundial, ahora por delante de Gran Bretaña, esta misma semana decidió ignorar olímpicamente la reunión del club capitalista mundial de Davos para presidir un Foro Social en la ciudad de Sao Paulo. ¿Para qué visitar un barco que se hunde? debe haber razonado la mandataria brasileña.

Parafraseando a Chávez, Rousseff le respondería a Lehtinen: "Águila no come mosca, diputada".

La Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC), en la que, a diferencia de la enferma terminal OEA, no participan ni los Estados Unidos ni Canadá, en su Comunicado Especial sobre la lucha contra el terrorismo dice con todas las letras que los Estados Miembros condenan el atentado cometido en 1976 por Luis Posada Carriles que costó la vida a 73 civiles cubanos y demandan a los Estados Unidos que extraditen a ese terrorista, el más notorio del hemisferio occidental.

Sería divertido ver a la reaccionaria congresista dirigirse a la CELAC para tocar el tema de las "fraudulentas elecciones en Nicaragua" y en lugar de ello tener que responder incómodas preguntas acerca de su papel como Presidenta de honor del club que recauda fondos para pagar gastos legales de Luis Posada Carriles. Cuidado y hasta le preguntan por su apoyo al Golpe de Estado en Honduras, en especial al hoy cadáver político y golpista Roberto Micheletti.

Ros-Lehtinen no es sino una más de esas moscas (eso sí, gordas) que enfurecidas presionan a la maltrecha administración Obama en las direcciones más reaccionarias dentro y fuera de los Estados Unidos. A pesar de todo, no ganarán la Casa Blanca, ya que una mayoría de los estadounidenses prefieren el desastre de Obama a los republicanos. Obama y Clinton saben que juegan con fuego al ceder a las presiones de gente como Lehtinen. Se podrían quedar "sin Beatriz y sin OEA".`

Nota:
1) http://www.laprensa.com.ni/2012/01/27/ambito/88628

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Venezuela: ¿Y qué pasa con las demandas que siguen ante el CIADI?

Luis Britto García

.

1

Con orgullo, con satisfacción, con renovada fe en el futuro de Venezuela leemos el Comunicado del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de 25 de enero de 2012 donde se denuncia de manera irrevocable ante el Banco Mundial el "Convenio sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones entre Estados y Nacionales de Otros Estados". Durante años Fermín Toro Jiménez y quien suscribe sostuvimos que caímos en el Ciadi por presión de las transnacionales y violando la inmunidad de jurisdicción que consagran nuestras constituciones, específicamente el artículo 151 de la vigente. El Ministerio proclama que “Venezuela se adhirió a este Convenio en 1993, por decisión de un gobierno provisional débil y desprovisto de legitimidad popular, presionado por sectores económicos transnacionales que participaban del desmantelamiento de la soberanía nacional venezolana”. Añade el Ministerio que “La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999 invalida, en su espíritu y en su letra, las disposiciones del mencionado Convenio, cuando reza en su Artículo 151 que ‘en los contratos de interés público, si no fuere improcedente de acuerdo con la naturaleza de los mismos, se considerará incorporada, aun cuando no estuviere expresa, una cláusula según la cual las dudas y controversias que puedan suscitarse sobre dichos contratos y que no llegaren a ser resueltas amigablemente por las partes contratantes, serán decididas por los tribunales competentes de la República, de conformidad con sus leyes, sin que por ningún motivo ni causa puedan dar origen a reclamaciones extranjeras". Cuando acudimos ante el Tribunal Supremo de Justicia para solicitar la aplicación de dicho artículo 151, en sentencia del 17 de diciembre de 2008 éste consideró que los ciudadanos no teníamos capacidad ni interés para defender la soberanía de Venezuela, y que la inmunidad de jurisdicción que consagra el artículo 1 de nuestra Carta Fundamental no vale porque que para nuestro país “resulta imposible sostener una teoría de la inmunidad absoluta” pues “se acogió al sistema de inmunidad relativa”. Pero el 28 de enero de 2011 el Presidente declara que "No hay ni podrá haber ni habrá ninguna instrucción de ningún centro económico político por encima de la Constitución". Relativos eran los jueces que pretendieron derogar la Constitución de un plumazo. Ellos sí que no tenían capacidad ni interés.

2

El Comunicado confirma, por otro lado, que existe la democracia participativa. Cuando ciudadanos sin cargo oficial ni militancia partidista ni dominio sobre los medios asumimos la misión aparentemente imposible de ejercer las acciones y el llamamiento a la opinión pública que nuestra conciencia nos exigen, terminamos por obtener resultados. En 2006 denunciamos una Ley Orgánica de Hacienda Estadal que permitía privatizar ríos, lagos y lagunas, establecer contratos para inmunizar a los ricos contra las alzas de impuestos y en general desintegrar el país, y el ciudadano Presidente de la República la vetó en uso de la potestad que le confiere la Constitución. Cuando la Exxon intentó embargar las reservas internacionales de nuestro país, aportamos a todas las autoridades competentes las normas en virtud de las cuales dichas reservas eran inembargables, y dicho criterio prevaleció. Todavía más, vemos con satisfacción que Venezuela repatria sus reservas en oro y metales preciosos, inmunizándolas contra medidas de saqueo como las que recayeron contra los depósitos en el exterior de Libia. El camino de la participación está erizado de retardos, aparentes reveses, postergaciones, e incluso de amenazas por parte de los enemigos de la soberanía. Pero basta tener tesón y razón para que una causa válida triunfe.

3

Justamente los enemigos de la soberanía han saludado la restauración de ésta con profecías apocalípticas. Que si nadie contratará con Venezuela. Que si nos perderemos la ventaja de ser arrastrados ante un tribunal de linchamiento que en 234 sentencias sólo ha favorecido a los países demandados en dos casos. Bolivia y Ecuador se retiraron del Ciadi, y nada les ha pasado. Brasil no pertenece al Ciadi, es potencia emergente, la sexta economía del planeta, y todo el mundo contrata con él. Que si de todos modos quedan contra Venezuela una veintena de demandas ante árbitros internacionales.

4

Los enemigos de la soberanía no sólo no conocen la Constitución que pretenden derogar: tampoco las normas extranjeras con las que pretenden sustituirla. En la Ley Modelo de la Comisión de Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional sobre Arbitraje Comercial Internacional, el artículo 34 dispone que el laudo arbitral es nulo cuando “ i) según la ley de este Estado, el objeto de la controversia no es susceptible de arbitraje; o ii) el laudo es contrario al orden público de este Estado”. Según vimos, de acuerdo con el artículo 151 de la Constitución las controversias sobre contratos de interés público “serán decididas por los tribunales competentes de la República, de conformidad con sus leyes” y no por árbitros extranjeros, y además dichos contratos son materia de orden público, que como sabe cualquier jurista digno de tal nombre, no puede ser negociada ni transada por acuerdos arbitrales, ni en términos de nuestras leyes ni de las extranjeras.

5

Por otra parte, es oportuno informar que ante demanda de la British Gas contra Argentina, el Tribunal de Apelaciones de Washington decidió que “de acuerdo con el tratado bilateral de inversiones argentino-británico, las disputas entre inversores deben ventilarse, en una primera instancia, en los tribunales del país demandado y esperar, luego, 18 meses antes de llevar el caso a una Corte arbitral”. Añade el comentarista de Página 12 que “El fallo puede convertirse en un antecedente para las causas que se tramitan en el Ciadi, el tribunal que depende del Banco Mundial, donde hasta el momento se ha ignorado la jurisdicción nacional” (Página 12, 19-1-2012). Ni en una sola de las demandas contra Venezuela se ha agotado la jurisdicción nacional: lo que buscan los enemigos de la soberanía y las transnacionales es aniquilarla a favor de la extranjera.

6

No concluye aquí la labor de la recuperación de la soberanía ante cortes foráneas. Contra Venezuela avanza una granizada de denuncias ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos en Washington y la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, órganos de la OEA que prejuiciadamente fallan casi siempre contra nuestro país. Hace poco pretendieron habilitar para participar en elecciones a un corrupto inhabilitado por las autoridades venezolanas. Por ese camino, pretenderán decidir quién no puede participar en ellas, y quién las ganó. Para invadir Libia se utilizaron como pretexto supuestas violaciones de los Derechos Humanos que no pasaron de ser un fraude informativo. Los infames Tratados contra la Doble Tributación pretenden someternos también a árbitros extranjeros. De esas trampas jurídicas debemos salirnos para recuperar plenamente nuestra soberanía. Para ello basta con cumplir con la Constitución.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las Malvinas son argentinas, ¿la Argentina también?

Carlos Saglul (ACTA)

Desde pibe escuché la consigna “las Malvinas son Argentinas”. Cuando más sonó fue cuando la dictadura militar trató de perpetuarse recuperando militarmente las islas. Los soldados-niños, esos "héroes" que la gente victoreaba en la calle a cada “éxito militar argentino” se convirtieron en nuevos desaparecidos.

Los sobrevivientes de Malvinas fueron invisibilizados por años. Por decenas se suicidaron, muchos terminaron con serios problemas psiquiátricos, la mayoría sin trabajo.

Se fueron los milicos, pero la causa de Malvinas siguió en boca de los políticos. El ex presidente y actual senador Carlos Menem apelaba a la nobleza de esa causa, mientras entregaba YPF y el petróleo argentino, mediante la “provincialización” del recurso.

Venían por nuestras reservas, por lo cual se terminó la inversión, especialmente las tareas de exploración que son las más costosas. Sí, en cambio, se aprovecharon de los trabajos de prospección que había realizado YPF y ahora, ya se están terminado de llevar las últimas gotas.

En un reportaje, el secretario general de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina, José Rigane, nos decía: “Vengo del sur y si bien ya lo sabemos todos, no te deja de dar indignación. Los barcos haciendo cola para llevarse nuestro petróleo, el mismo petróleo que después nos traen refinado, claro que con otro precio”.

Ahora dicen que Hugo Chávez nos instalaría una refinería, pero caramba, ¿dónde están las refinerías estatales argentinas? ¿Hay que preguntarle a ’Mandrake’?, ¿En qué despacho atiende? ¿Qué se espera para hacer lo que hicieron Venezuela, Bolivia, Brasil y el resto del continente para volver a tener una compañía estatal de petróleo? ¿O acaso el recurso energético no es también soberanía?

Los sobreprecios sobre los que se discute hoy, son un problema menor si caemos en la cuenta que saquearon y aún tienen en su poder la empresa que supo ser la principal fuente de recursos públicos de este país, YPF, una herramienta central para el desarrollo nacional.

Dicen en el campo que el tero nunca grita en el lugar donde pone los huevos. Como el tero, el ministro británico, David Cameron, grita: ¡Malvinas!. En medio de la peor crisis capitalista, con miles de desocupados que en cualquier momento van a ir a golpearle la puerta, se acuerda de las islas, manda tropas, nos provoca. Una opereta burda para consumo interno. Desde aquí, se le responde.

El entredicho intenta dejar en un segundo plano el conflicto por Famatina, que en realidad es sólo un emergente de los miles de proyectos mineros vigentes o todavía, en carpeta. Soja y megaminería contaminante a cielo abierto, ése es el lugar que nos han dado en el reparto internacional del trabajo los grupos económicos más concentrados, los que verdaderamente gobiernan detrás del Grupo de los 20.

Parece bien que el Poder Ejecutivo proteste por el petróleo que se siguen llevando los ingleses -por más que tengan que cambiar la bandera de sus barcos- pero también deberían preocuparnos otros recursos, más a mano inclusive de resguardar. Por ejemplo, los minerales que se llevan algunas compañías como la Barrick Gold por sus propios puertos, bajo una simple declaración jurada.

Y por último, no habría que olvidar que la principal riqueza de una Nación es su gente, no las ganancias de los grupos empresarios.

Alguna vez tuvimos un gobierno que pensó de esa forma: Estatizó los trenes, puso a Aerolíneas Argentinas entre las primeras compañías de aviación internacionales, financió una de las principales flotas mercantes del mundo. ENTEL colocó más teléfonos que en toda su historia, el Gas fue nacionalizado y pasó a costar un treinta por ciento menos mientras se duplicaban los usuarios. Insistentemente los trabajadores de Metrovías insisten en que los subsidios son el gran negocio empresario y parece perfecto que se revisen. Lo que no parece correcto es que en la transferencia de los subterráneos lo único que se garantizó fue las ganancias empresarias, ya que lo que antes financiaba el Estado Nacional, ahora lo pagamos vía tarjeta SUBE (otro negocio de las privadas). Hasta ahora, la parte privada solo gestiona y cobra. Lo demás corre por cuenta del Estado.

¿Cuánto nos costaría el Subte si los usuarios recuperamos la ganancia que se llevan los empresarios? Pero bueno, mejor hablemos de otra cosa: “¡Las Malvinas son Argentinas!”.

Como diría mi tío Sancho, “nunca busques el huevo donde canta el tero”.

Carlos Saglul es periodista. Equipo de Comunicación de la CTA Nacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La gran mordida en Malvinas

Luis Moro (TMO)

Con la aparición de Anadarko en la escena de Malvinas, queda claro que la declaración diplomática norteamericana instando a Argentina y Gran Bretaña a negociar la soberanía de las islas no pasó de ser un elemento de presión que, utilizado en una situación propicia, (tras la posición de la Unasur a favor de nuestro país), preparó el terreno para que los ingleses cedan una parte del negocio petrolero malvinense a manos norteamericanas. No es la primera vez que la política muestra los dientes para posteriormente repartir las cartas en el terreno de los negocios, como sucedió en 2006 en Argentina, con el ingreso de Eskenazi a Repsol.

Hace escasos días la diplomacia norteamericana hizo una declaración sobre el tema Malvinas. USA “reconoció la administración de las islas Malvinas por parte de Gran Bretaña, pero eludió posicionarse en cuanto a su soberanía, instando a que el problema se resuelva con diálogo entre los dos países en conflicto”. A los pocos días, sugestivamente y tras la alarma que ocasionó en algunos medios británicos, la jugada política norteamericana asimilando el lenguaje de la UNASUR parece haber dado sus frutos. El virtual ingreso de una petrolera yanki al negocio de la exploración de recursos naturales en las islas Malvinas (Anadarko, vinculada al Pentágono), revela que la jugada diplomática sólo tuvo como finalidad presionar a Gran Bretaña para obtener una tajada en el gran negocio de la exploración de los hidrocarburos en la plataforma continental argentina por parte de capital imperialista.

El pasado 21 de enero, el propio canciller Héctor Timerman aseguraba que “el gobierno argentino recibió con entusiasmo la declaración sobre la necesidad de un acuerdo pacífico por la cuestión Malvinas entre Argentina y Gran Bretaña realizada por la administración Obama”, alentando a que ambas partes resuelvan sus diferencias a través del diálogo diplomático. Como algunos medios y sectores políticos de Inglaterra, se comieron el amague de los norteamericanos, que una vez más, como tantas veces a lo largo de la historia de los países latinoamericanos, buscan seguir aspirando los recursos naturales de nuestras naciones a través de un acuerdo entre la Anadarko y Rockhopper, empresa inglesa que está explorando en Malvinas.

En un momento de gran incertidumbre internacional por la crisis económica que todavía no termina de desarrollarse, perfilando un futuro inestable para las distintas naciones, las grandes potencias tienen certidumbres muy firmes sobre sus intereses económicos y siguen avanzando sobre los recursos naturales, especialmente los energéticos. En medio oriente, utilizando la fuerza bruta para despojar a naciones de su petróleo y gas (Irak, Libia), pero sin perder pisada a las posibilidades de apropiación en otras regiones del mundo, como en el caso de Malvinas, donde la birlada soberanía argentina, no parece ser un obstáculo importante para que el imperialismo siga aspirando nuestros recursos.

Con la aparición de Anadarko en la escena de Malvinas, queda claro que la declaración diplomática norteamericana instando a Argentina y Gran Bretaña a negociar la soberanía de las islas no pasó de ser un elemento de presión que, utilizado en una situación propicia, (tras la posición de la Unasur a favor de nuestro país), preparó el terreno para que los ingleses cedan una parte del negocio petrolero malvinense a manos norteamericanas.

Saber entender cuál es el momento propicio para presionar forma parte del “arte de la política”, de la capacidad de lectura del momento histórico que puedan tener los hombres que conducen formal e informalmente los destinos de las naciones y sus intereses. Esto dicho sin analizar que intereses defienden quienes llevan a cabo tales jugadas, que no necesariamente son en beneficio de un país.

La estrategia de “mostrar los dientes para luego negociar” no es nueva y en el tema energético ha sido muy utilizada en nuestro país, incluso recientemente. Tras la década del ’90, en toda América Latina comenzaban a correr con fuerza vientos nacionalistas, empujados por la Venezuela de Chávez, Bolivia y Ecuador, que estatizaban servicios públicos y sectores estratégicos de sus economías, llegando incluso a denunciar la deuda externa fraudulenta (el gobierno de Correa lo hizo en Ecuador, con asesoramiento de técnicos argentinos). Allá por el 2006, cuando Evo Morales comenzaba a estatizar recursos naturales en Bolivia (estatizar, es decir que el estado se apropie de los recursos), sucedió algo similar en la política argentina en relación al petróleo.

Tras los anuncios de Morales, a principios de ese año, el propio Néstor Kirchner citó en sus despachos a un histórico defensor de los recursos naturales argentinos, Pino Solanas, entonces titular del MORENO (Movimiento por la Recuperación de la Energía Nacional Orientadora), junto a Hebe de Bonafini, que fue la encargada de organizar la reunión. También estuvo en la cita el ministro Julio De Vido. Solanas contó al tiempo detalles de la reunión, que trascendieron en los medios: “(Kirchner) reconoció que había sido un error la privatización (de YPF), que había sido un error el voto en la reforma constitucional (de 1994, para provincializar el petróleo). Se dijo que se iba a formar una comisión que, por supuesto, nunca se formó. Estaban los periodistas y piden que hagamos unas declaraciones, y salió en todos los diarios. Una reunión con una fuerte declaración política, en la que se reclamaba la nacionalización del petróleo”.

Lo cierto es que tiempo después, quince días solamente, Kirchner viaja a Europa y cierra en la España de Zapatero un acuerdo para que Repsol, que se había quedado con la YPF estatal en épocas de Menem, ceda finalmente una parte del negocio a los banqueros Eskenazi. Como en el caso antecitado de la declaración diplomática norteamericana sobre Malvinas, la jugada de Kirchner fue mostrar los dientes a los ibéricos, que desde entonces permitieron que un empresario ligado a los Kirchner se hiciera de una parte del negocio petrolero argentino. No hubo estatización: la reunión con Solanas y Bonafini fue parte del operativo para que Eskenazi entrara en YPF, la promocionada “argentinización” cuyos resultados (falta de inversión, manejos monopólicos de los precios del gasoil diferencial para el transporte, etc) son cuestionados por la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su primera aparición mediática tras la operación a la que fuera sometida en enero de 2012.

La historia sigue. El pasado martes 24 de enero de 2012, Evo Morales volvió a anunciar otra estatización en el área energética en Bolivia, quedándose la nación boliviana con una participación del 25% de PAE (Pan American Energy, del empresario argentino Carlos Bulgheroni) en el proyecto de gas Caipipendi, vital para el bombeo del combustible al mercado argentino, con el argumento de que la firma había incumplido su compromiso de inversión. Ayer, Cristina Fernández sostuvo que “las empresas petroleras (en argentina) son apenas concesionarias”, luego de arremeter contra esas compañías. Les reprochó que le cobren más caro el gasoil a granel al transporte y que no produzcan lo necesario. “El subsuelo es de los argentinos y está concesionado”, repitió CFK, ampliando a “los argentinos” lo que primero había identificado como de las provincias. “Por lo tanto –siguió– no se puede volver a la época del Virreinato, donde se llevaban todo y no dejaban nada”, les dedicó con crudeza. “Creo que es bueno que sepan que han pasado esas épocas y que es necesario reinvertir en el país”, completó. “El combustible es algo que atraviesa a toda la sociedad, a todos los sectores de la vida económica”, destacó luego, en referencia a la denuncia por sobreprecios en el gasoil. “Analizamos sector por sector y descubrimos que pasaba esto”, explicó.

Hechos y declaraciones, la historia continúa. Veremos como se escriben los próximos capítulos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: ¿Solamente existen los Derechos Humanos del ayer?

Prof. Juan Carlos Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

Mientras el Gobierno Nacional se ufana de ser el "gobierno de los Derechos Humanos", tras promover el juicio y castigo a los genocidas y represores de la última dictadura cívico - militar - eclesiástica, arrebatando las banderas de los organismos de Derechos Humanos y de la misma izquierda, aún atomizada, insiste en su paradigma del pasado y desconoce el presente y el futuro de esta categoría de derechos.

Si algo ha caracterizado al kirchnerismo desde el comienzo de su gestión en el 2003 es, precisamente, la construcción de un paradigma acerca de los derechos fundamentales del hombre, centrado en las históricas reivindicaciones de los organismos de Derechos Humanos y con una clara mirada hacia la dictadura de 1976. Fue ello, lo que permitió alimentar su legitimidad tras la escasa legalidad del inicio de su mandato debido a la escasa diferencia en las elecciones de dicho año, la cual obligó al hoy Senador Nacional Carlos Menem a declinar a su posibilidad al ballotage.
Legalidad de origen y legitimidad en la construcción política van tomadas de la mano. El escaso colchón electoral los obligó a la búsqueda de un consenso, por un lado y por otro, a buscar banderas para que ellas no pudieran ser ensalzadas por la oposición a su izquierda. Por otra parte, fue concentrando el poder mediante la cooptación sistemática de los organismos históricos de Derechos Humanos y de aquellas instituciones que pudieran comprometer su ejercicio del poder mediante cuestionamientos.
Hoy nos encontramos que continúan el paradigma del ayer. Por eso, la pregunta que titula esta nota y que cobra relevancia a partir de los acontecimientos de este enero particularmente caluroso a nivel político, con la pueblada en Famatina y en Belén. Desde luego, ello sin desdeñar la actualidad del gatillo fácil, la continuidad de la metodología represiva en las cárceles, el ninguneo sobre los colectivos vulnerables, como los pueblos originarios, cuyo emblema es el pueblo qom y las personas con discapacidad, y la sanción y promulgación de una ley antiterrorista en previsión del incremento de la protesta social en un contexto socioeconómico donde se prevee un ajuste, con otro maquillaje, al igual que durante los ' 90.
Para el Gobierno Nacional, de acuerdo a sus declaraciones y acciones públicas, solamente existen los Derechos Humanos del ayer. Es el caballito de batalla sobre el cual gira su política interna y la ejecución de la política exterior. Ocurre que el capitalismo "en serio" necesita desconocer los derechos económicos, sociales y culturales para continuar la ejecución de una política económica que todavía no ha removido los cimientos establecidos por la dictadura y el menemismo, su continuación en democracia.
Podemos afirmar, no obstante, que existe una ruptura parcial con el pasado. Aún quedan dos patas de la mesa de los Derechos Humanos del ayer: la complicidad del poder económico y de algunos integrantes del Poder Judicial, quienes colaboraron con los genocidas para llevar a cabo el exterminio sistemático.
Bien lo explica José Schulman en su artículo "¿Quién está matando a los militantes populares en la Argentina?…", "El gobierno de los Kirchner tenía como misión histórica terminar con el menemismo, como expresión del neoliberalismo fundamentalista y garantía de la impunidad para los genocidas del Terrorismo de Estado". En el medio de la gestión kirchnerista, está la mancha de la segunda desaparición de Jorge Julio López y la desaparición de Luciano Arruga. Y el análisis del Secretario de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre nos brinda herramientas para seguir pensando: "Desde la lógica oficialismo / oposición se construyen dos diagnósticos opuestos que podríamos sintetizar / esquematizar del siguiente modo: a) desde la perspectiva oficialista: ' el gobierno nacional no reprime y los crímenes cometidos en Formosa, Rosario y el interior son responsabilidad de los gobiernos provinciales; los crímenes de la Capital Federal y el gran Buenos Aires, la desaparición de Julio López y otras situaciones similares, efecto residual de fuerzas en retirada, derrotadas políticamente y que no tienen capacidad de afectar seriamente la gobernabilidad ' y b) desde la perspectiva de oposición sistemática se sostiene la idea de ' la tercerización ', es decir que detrás de los crímenes de la Bonaerense, las Policías de Formosa, Jujuy, Neuquén, Santa Fe y otras, de las bandas bravas y las patotas sindicales, de los secuestradores de Julio López, etc. hay una decisión política del gobierno nacional que -como el tero- afirma que no reprime ni reprimirá mientras manda asesinar a otros”.
Sin embargo, podríamos concluir como el compañero lo expresara: "ambos ocultan un personaje indispensable para entender este nuevo ciclo represivo: al Poder Económico; uno de esos poderes permanentes que no se someten al voto de nadie, que viene del fondo de la historia del capitalismo argentino (ya dijimos, por lo menos desde finales del siglo XIX) y que se reforzó, concentró y multiplicó con el Terrorismo de Estado de los 70". Y aquí corresponde hacer una digresión, entre continuidades y rupturas de la economía argentina, podemos afirmar que el poder económico alcanza su mayor influencia sobre el poder político a partir del programa económico lanzado el 2 de abril de 1976 por Martínez de Hoz, el cual se consolida con la convertibilidad de Cavallo y Dromi en 1989.
Acierta con la notoria participación del poder económico y olvida la pata judicial. Y no es un dato menor. La justicia también cumplió un rol relevante en el pasado reciente. La destitución de Otilio Romano constituye la mejor evidencia de ello. Similares casos existen a nivel nacional y provincial, como el caso de Alfredo Bisordi, exintegrante de la Cámara de Casación y defensor de genocidas. Desde la negación de hábeas corpus a la participación sistemática en el genocidio, unos cuantos magistrados deberían dar muchas explicaciones.
La defensa del derecho al medio ambiente sano, el derecho a la vida y a la dignidad humana y la preexistencia de los pueblos originarios están en la agenda de los Derechos Humanos de hoy, mientras se pretende continuar blandiendo un paradigma que se olvida de ellos.
Sucede que la violación de derechos fundamentales ocurre cuando el Estado omite garantizarlos por acción u omisión. Es lo que acontece en La Rioja y Catamarca, con los emprendimientos mineros de la Osisko Mining Corporation y de Minera Alumbrera Argentina; en Formosa, con la Comunidad La Primavera, integrada por el pueblo qom; en Chaco, con los wichíes y a nivel nacional, con las personas con discapacidad, a las cuales solamente se les ofrece la ganga de la "pensión", como se ufanaba la Dra. Alicia Kirchner, Ministra de Desarrollo Social de la Nación, durante la campaña electoral del año pasado mientras el PROFE continúa con sus históricas demoras en las prestaciones y las Obras Sociales siguen denegando las debidas prestaciones establecidas por la Ley Nacional Nº 22.431.
La burguesía necesita excluídos. Esa es la verdad de la milanesa. Pero la resistencia popular y la difusión de la violación a los Derechos Humanos del hoy está permitiendo que continúe la lucha por esos derechos que no están contemplados en las políticas estatales. Ocurre que también se terceriza el incumplimiento estatal. De allí, el apoyo a las gobernaciones provinciales que se encuentran en conflicto con sus pueblos debido a las cuestiones medioambientales para, luego, aparecer el Gobierno Nacional como "garante de los Derechos Humanos" en caso de agravarse la conflictividad.
La estrategia es simple. Derivar. Como siempre lo ha hecho. Los conflictos son cuestiones provinciales y no, de la Nación. Y ello constituye un cinismo inaceptable porque el Estado Nacional es tan responsable como los provinciales.
Mientras continúe la política sesgada en materia de Derechos Humanos, no habrá lugar para los que se violan actualmente. Pareciera que los Derechos Humanos solamente se pueden circunscribir al ayer. Sin embargo, también existen los de hoy y los del futuro.
Si realmente existiera una política de defensa de los Derechos Humanos, ésta debiera contemplar la intervención del Gobierno Nacional en todos y cada uno de los derechos que hoy se violan. Pero ello no será posible si continúa la alianza con el poder económico y si no se efectúa una ruptura con la estructura pergueñada por el menemismo.
De allí que ello condiciona la resolución de los diversos conflictos existentes. Desde lo medioambiental a la discapacidad, se requiere responder a la pregunta que titula esta nota. Porque no existe un límite o un encuadre temporal para los derechos fundamentales del hombre.
Que ello ocurra dependerá de la voluntad política del kirchnerismo que, hasta ahora, está dispuesto a continuar defendiendo los privilegios del capital. Mientras ello suceda, todo quedará en el ayer mientras que la lucha continuará hasta que cambie el paradigma instalado por el Gobierno Nacional.
Con un capitalismo "en serio" no hay Derechos Humanos. Porque él mismo necesita violentarlos a cada instante. Necesita de la exclusión permanente. Si el precio a pagar por ese capitalismo es la vida y la dignidad humana de los pueblos, indudablemente los gobiernos eligieron estar al lado del poder económico con la bendición del poder judicial.
Y los pueblos no olvidan. Antes bien, se autoimpone la resistencia popular. Tal vez, sea ella la que ponga a esta categoría de derechos en su lugar. Los Derechos Humanos son los de ayer, los de hoy, y para siempre...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Viviendas rosarinas, importaciones y neofeudalismo del tercer milenio

Carlos del Frade (ACTA)

El negocio inmobiliario y las necesidades existenciales en la geografía rosarina muestran los altísimos precios de las construcciones, por un lado, mientras que por el otro se repiten tomas de tierras por desesperados.

A nivel nacional, la mayoría de las importaciones demuestran el talón de Aquiles del modelo: continuidad de la extranjerización de las principales energías del país y poco desarrollo de una industria nacional que nutra la producción y el mercado interno.

Y a escala planetaria, el intento de grandes y pocas corporaciones de limitar los alcances de internet muestran los deseos de las minorías de instalar, definitivamente, el neofeudalismo del tercer milenio. Tres números pensar tres temas de esta semana.

5 mil dólares

La publicación especializada en temas económicos de la ciudad de Rosario, “On 24”, informó la semana pasada que el precio del metro cuadrado edificado a pocos metros del río Paraná es de 5 mil dólares. El mismo valor que tiene idéntica superficie en Punta del Este. La mención realizada por una especialista en el tema es saludada como uno de los tantos símbolos del “progreso” económico de la ciudad, otrora considerada obrera, portuaria, industrial y ferroviaria. Hoy, Rosario, es definida desde su propia administración como “turística”. De tal forma, semejante valor inmobiliario es una postal a presentar para los negocios de muy pocos. Una ciudad que promete ganancias suculentas para los que están en la cuestión inmobiliarias.

Pero del otro lado de esta postal de la opulencia, la segunda quincena de enero entregó tres ocupaciones de tierra de casi un millar de familias desesperadas que andan buscando un lugar para intentar saber qué significa tener una vivienda digna.

Síntomas de un negocio inmobiliario que sigue su propia ruta pero que todavía exhibe indiferencia y casi desprecio por las necesidades básicas populares como el techo propio para los que deciden insistir en tener un futuro parecido a sus sueños.

Y un dato más: durante 2011, el diario “El Ciudadano” informó que había alrededor de 40 mil departamentos vacíos en la ciudad. Si se contrasta esa cifra que equivale a cuatro ciudades porque en la provincia de Santa Fe una comuna de transforma en municipio cuando alcanza los 10 mil habitantes, si se la opone a la urgencia habitacional de otras 50 mil familias, el sabor agrio que deja la comparación exige una decisión política a favor de los que son más y que, por ahora, no está.

Lo que si se confirma es que en la ciudad turística el metro cuadrado edificado en cercanías del Paraná es de 5 mil dólares. Una obscenidad.

52 por ciento

La información oficial es precisa: el año 2011 terminó con un superávit comercial de 10.347 millones de dólares, por debajo de los 11.632 millones de dólares de 2010.

Es la diferencia entre lo que se exportó (84.269 millones de dólares) y lo que se importó (73.922 millones de dólares). Esas compras al exterior fueron un 31 por ciento más grandes que durante el año del bicentenario.

Al analizar la composición de las importaciones aparecen algunas ideas para pensar el actual modelo vigente en la Argentina.

El 20 por ciento de las importaciones fueron bienes de capital, máquinas y otros elementos indispensables para la fabricación de otros bienes; el 13 por ciento, combustibles y lubricantes; y otro 19 por ciento en piezas para bienes de capital, es decir, herramientas destinadas a las maquinarias.

Estos tres rubros suman el 52 por ciento de las importaciones. Las tres áreas están demostrando los límites de la actual política económica: a pesar del alto nivel de crecimiento no se ha verificado un desarrollo industrial que comience a producir lo necesario para la fabricación de maquinarias de base o, como se decía en los años cincuenta, la industria pesada.

Y, por otro lado, en medio del contexto latinoamericano donde la nacionalización de los recursos estratégicos es algo común, resulta indispensable proclamar la urgencia de recuperar el petróleo y el gas a manos del estado argentino.

No tiene demasiado lógica comprar combustibles derivados del subsuelo argentino pero a precios internacionales porque la mayoría accionaria de YPF o los restos de Gas del Estado están en manos extranjeras.

Ese 52 por ciento de las importaciones marcan los límites del desarrollo argentino pero, de manera cotidiana y concreta, las fronteras del trabajo legal y estable en la realidad del tercer milenio.

142 corporaciones

En la edad media, los señores feudales y la iglesia eran los dueños de las tierras, los cuerpos, la salud y la educación.

La mejor síntesis está en la película “El nombre de la rosa”, basada en la genial novela de Umberto Ecco.

Los castillos de los señores feudales, por un lado, y del otro lado de las murallas, los desesperados, los que eran más.

La caída del imperio carolingio, como alguna vez estudiamos en la escuela secundaria, trajo el surgimiento de las ciudades, los burgos y el nacimiento de una nueva clase social, la burguesía y, por ende, el modo de producción que devastaría el reinado de los feudos, el mercantilismo como base del capitalismo.

Las minorías generaban las condiciones que la desplazarían. Con internet sucedió algo parecido: una herramienta pensada como arma militar terminó siendo utilizada por millones y millones de habitantes del planeta.

Ahora, 142 grandes multinacionales decidieron volver a levantar los muros, consolidar el neofeudalismo de tercer milenio al impulsar las leyes SOPA y PIPA que intenta censurar el tránsito de información por la web.

Una clara demostración de las minorías por volver al viejo orden feudal. Una intención que, seguramente, será derrotada por las mayorías del mundo, a pesar de los pesares multiplicados del capitalismo.

Carlos del Frade es periodista. Agencia de Noticias Pelota de Trapo (APE).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Previsión social: Reclaman aumento de emergencia para jubilados y pensionados

ATE - ACTA

Organizaciones sociales y gremiales, entre ellas ATE y CTA, dieron a conocer un plan de lucha para exigir un aumento de emergencia para jubilados y pensionados que establezca el haber mínimo en 2.300 pesos, equivalente al salario mínimo, vital y móvil. El anuncio tuvo lugar en la sede de la Defensoría de la Tercera Edad de la Ciudad de Buenos Aires durante una conferencia de prensa encabezada por el director del organismo.

Estuvieron presentes en el acto Hugo Godoy, Secretario Adjunto del Consejo Directivo Nacional de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA) y Lidia Meza, Secretaria de Previsión Social de la CTA y Vicepresidenta del Centro Nacional de Jubilados y Pensionados de ATE.

Las organizaciones que convocaron a la conferencia de prensa fueron las siguientes: el Consejo Directivo Nacional de ATE, con la presencia de su Secretario Adjunto, Hugo Godoy, y la vicepresidenta del Centro Nacional de Jubilados y Pensionados, Lidia Meza; la Defensoría de la Tercera Edad de la Ciudad de Buenos Aires, que encabeza Eugenio Semino; la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones de Jubilados y Pensionados; FETRAJUB (Federación de Trabajadores Jubilados); Agrupación Social 8 de febrero; APEDEFA; ADEMyS; CTA Capital y CTA Nacional.

Durante la jornada, el defensor de la Tercera Edad porteño, Eugenio Semino, y referentes gremiales, plantearon la necesidad de que se establezca un haber mínimo de 2.300 pesos a partir de febrero, equivalente al salario mínimo, vital y móvil. “Hoy estamos acompañando este reclamo porque es inadmisible que las autoridades reconozcan que el salario mínimo, vital y móvil es de tanto dinero, mientras se le está pagando al 76 por ciento de los pensionados una jubilación de 1400 pesos”, aseguró Hugo Godoy, quien agregó: “es absolutamente legítimo, valido y factible que el piso de la jubilación no sea inferior al mínimo, vital y móvil. Este reclamo que encara la CTA y diversas organizaciones es digno de ser acompañado y sostenido con medidas de lucha que tenemos que encarar tanto los trabajadores activos como los jubilados”.

“Nosotros venimos con la propuesta de una jubilación mínima de 2300 pesos para comenzar. Esta es una cifra que salió en diciembre del año pasado. En marzo posiblemente nos den otro aumento de los dos anuales que se dispusieron en los últimos años”, informó Lidia Meza.Según Eugenio Semino, las diferentes organizaciones de jubilados, sindicales, sociales y de derechos humanos “consideran de imperiosa necesidad y urgencia tal equiparación, tanto desde el punto de vista legal como de la contingencia social y económica”.

Tras una interrupción, en la que un grupo de jubilados tomó la palabra para hacer pública su discrepancia con el plan de lucha, la vicepresidenta del Centro de Jubilados y Pensionados de ATE y Secretaria de Previsión Social de la CTA Nacional, opinó que “de las reuniones siempre hay algo positivo. Ojalá todos pensáramos igual, sería una maravilla. Lo que pasa es que la gente se exalta y quiere decir cosas que le interesan”, y luego agregó: “tenemos que ver cuántos somos los que queremos luchar por los derechos de los jubilados y trabajar juntos”.

En tanto, Hugo Godoy consideró que “la pelea por una jubilación digna no es solo una pelea de hoy. Porque hay que entender que los activos de hoy somos los jubilados del mañana”. El Secretario Adjunto de ATE también resaltó la importancia que tiene el apoyo de la CTA y de ATE a esta causa: “tanto ATE, como todas las organizaciones que formamos parte de la CTA, hemos hecho de la pelea por un sistema previsional, público y universal una bandera fundamental. Por eso es que fuimos motor en la construcción de un modelo sindical que incorporó a los jubilados orgánicamente en la Central”.

Finalmente, Godoy hizo referencia a las deficiencias estructurales que existen en el sistema previsional: “hoy para garantizar la sustentabilidad del sistema previsional hay que volver a los aportes tradicionales que en otro momento Cavallo redujo a una tercera parte de lo que aportaban las patronales”, e instó a las autoridades a “recuperar los aportes patronales para que no se siga mintiendo con la excusa de que no hay recursos para cumplir con el legítimo reclamo del 82 por ciento móvil para las jubilaciones”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Libertad y democracia sindical: "El Ingenio Ledesma mete miedo a los compañeros"

ACTA

El Sindicato de Obreros y Empleados del Ingenio Ledesma (SOEIL-CTA) decidió optar por un nuevo camino, la lucha para que se respeten los derechos de los trabajadores, enfrentándose a una de las corporaciones más poderosas del Noroeste Argentino: el Ingenio Ledesma.

Nadie desconoce la influencia económica que ejerce la familia Blaquier en la provincia de Jujuy, la que atraviesa los ámbitos político, social y mediático ya que se muestra generosa con funcionarios políticos, autoridades de la iglesia católica y medios de comunicación quienes, en nombre de sus propios intereses, se muestran como férreos defensores de la empresa.

Rafael Vargas, Secretario General del Sindicato de Obreros y Empleados del Ingenio Ledesma, expresa en una entrevista cómo se produjo la histórica recuperación del gremio que por décadas se había mantenido con una actitud servil hacia los intereses de la empresa por parte de los dirigentes que estaban al frente.

Después de la recuperación del Sindicato ¿cómo ha sido la participación de los trabajadores en las asambleas y en las jornadas de lucha?

Es tremendo lo que está pasando teniendo en cuenta que yo he sido delegado, teniendo en cuenta que el sindicato estaba siempre vacío. Hoy la gente se esta sumando en este corto lapso de tiempo, nosotros ganamos el 10 de junio de 2011 las elecciones y asumimos el 17 que fue cuando nos pusimos en funcionamiento, la convocatoria sigue siendo masiva.

La nueva situación se hace notar.

La concurrencia de la gente se está haciendo notar, están participando más, se están interesando por sus problemas porque nosotros le estamos dando el espacio que hace muchísimo tiempo tendría que haber tenido, como todo gremio, pero lamentablemente se han encargado de mantenernos sumisos a través de dirigencias patronales que lo único que quieren es llenarse los bolsillos, vaciar la institución. Hoy tenemos que afrontar un problema económico serio que tenemos acá en la obra social y que lamentablemente tendrán que desfilar por tribunales mas de uno.

¿Cómo actúa la empresa Ledesma con los trabajadores?

La empresa Ledesma aprieta, mete miedo a los compañeros, mientras que por otra parte le dice a los medios que respeta los derechos humanos, que respeta los derechos del trabajador. Por dentro los trabajadores sienten la presión por su estabilidad laboral, es una burda mentira que se encargan de poner de manifiesto a la sociedad pero desde adentro sabemos que no es así y causa indignación que tengan la caradurez de salir a decir esas cosas por los medios mientras por dentro aprietan y juegan con la estabilidad del trabajador.

Desde el Sindicato ¿Cuáles son las reivindicaciones puntuales que se persiguen?

Nosotros más que nada, como primer paso queremos que la empresa en lugar de estar apretando amenazando y metiéndole miedo a la gente, busque la manera de ser creativa en su propuesta de mejoras salariales y condiciones de trabajo. Es una denuncia que estamos haciendo a todos los medios de comunicación, que el personal jerárquico de la Empresa Ledesma aprieta.

Tienen que empezar a tener gestos de grandeza, de humildad para resolver los problemas y que en lugar de perseguir, en lugar de que su gente siga infundiéndole miedo al personal use todo ese esfuerzo y esa creatividad para poderle dar la solución a los problemas y podamos seguir trabajando tranquilos y que ellos tengan la superproducción que tengan que tener.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Ocurrió hace 35 años: Reflotan investigación por muerte de ex presidente brasilero en Corrientes

MOMARANDU

El Gobierno de Dilma Rouseff, Brasil, anunció su apoyo para reactivar la investigación por la muerte del ex presidente de ese país, João Goulart, quien murió en 1979 en extrañas circunstancias durante su exilio en la provincia de Corrientes.

Según consigna la prensa brasilera, la familia de Goulart tiene el pleno apoyo del Gobierno de Dilma Rousseff en búsqueda para aclarar las circunstancias en las que dio la muerte del ex presidente hace 35 años, en diciembre de 1976.

Los familiares quieren saber si João Goulart murió o no envenenado, en el marco de la la operación Cóndor, durante las dictaduras de países de la Alianza del Cono Sur para

eliminar a opositores de los militares en los años 1970.

El Gobierno brasilero admitió incluso la exhumación de los restos del ex Presidente si se requiere necesario.

De acuerdo con información, la titular de la Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia de la República de Brasil, Maria Rosario dijo que su Secretaría se ha asociado con el Ministerio Público Federal y apoya todas las iniciativas de los abogados que trabajan en la investigación de la muerte del ex presidente.

Para la funcionaria, el caso Goulart debe ser uno de los temas principales de la Comisión de la verdad, que se instalará este año.

"La aclaración de lo sucedido con el Presidente João Goulart es uno de los retos de la Comisión de la verdad. Estamos al lado de su familia y nos esforzaremos asegurar que todo esté aclarado, dijo Rosario.

La posible exhumación de restos de Goulart, que está enterrado en Sao Borja (RS), contará con el apoyo de técnicos y expertos del Gobierno, la Policía Federal, que ya trabajan en casos de identificación de los huesos de los desaparecidos políticos.

En el caso del ex Presidente, el objetivo será identificar si es posible aún hallar productos químicos pueden han causado la muerte de Jango

Goulart murió el 6 de diciembre de 1976, en la localidad de Mercedes, Corrientes. Su cuerpo fue depositado apresuradamente en un ataúd. La versión oficial es que João Goulart murió de causas naturales.

Sin embargo muchas sospechas existen que fue envenenado o muerto por otras causas.

El pasado 6 de diciembre, coincidente con el cumpleaños de 35 años de la muerte del ex Presidente, la justicia de Paso de Los Libres, Corrientes, estableció el procedimiento para investigar el caso Goulart.

La solicitud fue hecha por el fiscal brasileño Iván Claudio Marx de Uruguayana, que opera en el área de los derechos humanos e integra el grupo de Gobierno como representante del Ministerio Público buscando los huesos de los desaparecidos de la guerrilla en zonas de Brasil.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Chaco: “Cuando de Chagas se trata, sabemos de que hablamos”

CHACO DIA POR DIA

Así lo señaló el director investigador del Instituto de Patología Regional de la UNNE, Jorge Yanovsky, en una carta enviada a las autoridades provinciales que cuestionaron la difusión de datos preliminares sobre Mal de Chagas en el Chaco.

La difusión de datos preliminares sobre la cantidad de infectados por Mal de Chagas en la provincia del Chaco sigue generando polémicas. Fue el Defensor del Pueblo del Chaco, Gustavo Corregido, quién puso otra vez sobre el tapete la discusión advirtiendo sobre la gran cantidad de casos de personas infectadas en distintas localidades del interior del Chaco. Posteriormente, la Asociación Civil Carlos Chagas sumó datos a la preocupación del Ombudsman provincial. Desde el Ministerio de Salud Pública y el InSSSeP –la obra social provincial- cuestionaron la difusión de los datos sin antes ser “aprobados” por las instancias gubernamentales.

Ante esa polémica desatada, el médico y profesor Jorge Yanosvky, director e investigador del Instituto de Patología Regional de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) envió una carta a las autoridades que reproducimos textualmente:

“Compañeros ¡¡¡como en la dictadura no!!!

A comienzos de 1982 la dictadura me llevó detenido a disposición del juez federal en Resistencia, el Dr. Córdoba. Este me anunció que se me había apresado por subversivo. Estaba acusado, me dijo, de agitar a los chacareros pobres, contra el gobierno provincial, usando la enfermedad de Chagas como arma propagandística de la subversión.

No es concebible ni tolerable que las ideas y conductas de la dictadura se instalen entre los hombres de la democracia. Poner en evidencia, destacar, difundir y exaltar la existencia del mal de Chagas que hace estragos entre la población chaqueña, no puede ni debe ser tomada como subversiva o amarillista. Todo lo contrario, estamos convencidos que es una contribución militante a los esfuerzos de las autoridades para la puesta en primer plano del drama oculto del “Mal”. Es el único modo de que todos estemos alerta y actuemos en consecuencia. Por todo esto nos hemos sumado a la batalla que inició el defensor del pueblo Dr. Gustavo Corregido.

Somos hombres del campo popular y también de la ciencia. Hace mas de 40 años que venimos batallando para ayudar a desarrollar herramientas contra la agresión infecciosa. Hemos descubierto, producido y distribuido casi todos los medios en uso para poner en evidencia la enfermedad. Nuestros inventos permitieron que se evitara en 25 años, la transfusión de mas de 1.000.000 (un millón) de sangres contaminadas. Por eso con humildad entendemos que cuando de Chagas se trata, sabemos de que hablamos. No somos unos improvisados ignorantes en la materia.

No estamos en la dictadura, nadie debe ni puede sentirse afectado porque sostengamos que el panorama es grave. Las autoridades médicas y sanitarias en lugar de enojarse, deberían convocar a una movida popular para derrotar entre todos a este invisible asesino del pueblo chaqueño”.

Prof. Dr. Jorge F. Yanovsky
Director Investigador del
Instituto de Patología Regional UNNE
Expulsado por la dictadura en 1976.
Nunca convocado para ser repuesto en su cargo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Santa Fe. Masacre de barrio Moreno: “Seguiremos en la calle para que se haga justicia”

REDACCION ROSARIO

La Comisión investigadora independiente por el triple crimen de barrio Moreno, formada por familiares de las víctimas, distintas personalidades y organizaciones sociales, gremiales y de derechos humanos de la ciudad, se reunió este viernes con el juez Luis María Caterina, para solicitar informes sobre el accionar de la justicia hasta el momento, donde se investiga el asesinato de Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrián Rodríguez. Desde el Frente Popular Darío Santillán informaron que el miércoles 1 de febrero, a un mes del asesinato se realizará una jornada cultural en Balcarce y Pellegrini, frente a los Tribunales Provinciales de Rosario.

El Juez Caterina quién está a cargo de llevar adelante la causa durante la feria judicial que termina en el mes de febrero, celebró una reunión “formal”, “informativa”, según indicaron los partícipes del encuentro en las escalinatas de Tribunales provinciales.

Según los compañeros y familiares de los jóvenes asesinados en el encuentro “no se habló sobre el expediente, puntualmente, pero se llevó tranquilidad a los familiares sobre el encarrilamiento de cuestiones relacionadas con la causa, la protección para los testigos y demás acciones para llegar a la justicia”.

Pedro Salinas, integrante del Movimiento 26 de junio, del Frente Darío Santillán, compañero de militancia de los jóvenes, comentó que “de la causa no pudimos hablar mucho, fue una reunión introductoria donde pudimos comunicar la conformación formal de la Comisión y sobre todo hacer un fuerte hincapié en insistir en la seguridad en el territorio de los testigos, de los vecinos y de los compañeros de militancia de los pibes. Planteamos al juez la necesidad de tener una copia del expediente y así poder trabajar prolijamente una estrategia de cara al futuro”.

Por otra parte se conoció que una de las testigos por la causa del triple crimen de villa Moreno, después de declarar ante el juez Luis María Caterina, fue amenazada en la puerta de su casa por gente armada que le tomó fotos y le dijo "que no hable".

Según publicó el matutino local Rosario 12, Eduardo Trasante, padre de Jeremías, lamentó que una de las testigos fue amenazada en la puerta de su casa tras brindar su testimonio, que es "de gran importancia para la causa porque trae mayor claridad a todos los argumentos que se vienen manejando". Los familiares informaron que le preguntaron al juez quiénes estuvieron presentes durante la declaración de la testigo. "Me respondió que estuvo él, el secretario del juzgado, el fiscal Aníbal Vescobo, el abogado de nuestra parte y el defensor de Rodríguez. Hago una rápida lectura y sin adivinar entiendo que hay datos que se pasan y que rápidamente movilizan a la gente de Rodríguez", agregó.

En el acto frente al palacio de justicia provincial, hablaron diferentes referentes que integran la Comisión independiente. El Padre Daniel Siñeriz reclamó “celeridad a la justicia” y recordó que “en el día de la fecha (por este viernes) se cumplen 8 años del asesinato de la dirigente meretriz Sandra Cabrera “y todavía reina la impunidad”. Por su parte el abogado representante de familiares de los chicos asesinados, Norberto Olivares, comentó que “Caterina manifestó la intención de avanzar lo más posible”. El periodista Carlos Del Frade recordó los numerosos elementos que plantean la vinculación policial con lo sucedido.

Lo objetivos de la reunión fueron explicitados en un comunicado de la comisión independiente: “Con el convencimiento ‒dice el texto‒de que pudimos lograr que caiga preso Sergio “El Quemado” Rodríguez gracias a la movilización de familiares, amigos y compañeros del Mono, el Jere y el Patón y organizaciones sociales y políticas de todo el país, seguiremos en las calles para que se haga justicia. Para que vayan a la cárcel todos los involucrados en el asesinato, para que se terminen los negocios entre barras, narcos, policía y diversos sectores del poder político. Para que no sigan matando pibes y pibas en los barrios. Para que podamos tener una vida digna”.

El miércoles 1 de febrero, a un mes del Triple asesinato de Barrio Moreno familiares y compañeros de los tres militantes asesinados realizarán una jornada cultural a partir de las 18 en Balcarce y Pellegrini, frente a los Tribunales Provinciales de Rosario.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Bolivia anuncia erradicación de semi esclavitud de guaraníes

XINHUA

El presidente Evo Morales anunció la ejecución de una serie de políticas gubernamentales efectivas para acabar con la semi esclavitud de familias del pueblo guaraní, que habitan en el sureste de Bolivia.

"Vino conmigo la ministra de Justicia, Cecilia Ayllón, para que pueda garantizar la liberación de los hermanos indígenas guaraníes, es decir que acabe con las familias cautivas y que acabe con la esclavitud o semi esclavitud con una serie de políticas. Esa será la tarea de la ministra de Justicia", afirmó el jefe de estado boliviano.

Además, Morales garantizó que su gobierno implementará la autonomía, el modelo de desarrollo y producción, de seguridad laboral para los pueblos indígenas a fin de consolidar la "liberación" de ese pueblo cautivo.

Estas declaraciones las realizó en una ceremonia de celebración de los 119 años de la gesta del municipio de Kuruyuki de la provincia Cordillera de Santa Cruz, en un acto en el que estuvo acompañado de la ministra de Justicia; la ministra de Autonomías, Claudia Peña; la ministra de Desarrollo, Nemesia Achacollo; el ministro de Trabajo, Daniel Santalla y el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

Por su parte, el ministro Romero dijo que desde 1995 supo que en las áreas guaraníes, en el Chaco cruceño y chuquisaqueño, existían familias de esta nación originaria que vivían en situación de esclavitud.

Según el ministro, se trabajó en un plan entre el gobierno y la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG) con el fin de acabar con las comunidades prisioneras con la dotación de tierras.

Pese a este trabajo, fue evidente que aún existen comunidades guaraníes que se encuentran en situación de esclavitud.

Unas 600 familias guaraníes de la región boliviana del Chaco son sometidas a servidumbre y trabajos forzosos.

Un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) difundido en 2011 instó al Estado de Bolivia a "prevenir, investigar y sancionar estas formas contemporáneas de esclavitud".

Según la investigación de la CIDH, en el Chaco boliviano, una región fronteriza con Argentina y Paraguay, persiste el fenómeno conocido como 'comunidades cautivas', grupos de personas, en los que también hay menores y discapacitados, sometidos a servidumbre por supuestas deudas y a trabajo forzoso en haciendas.

El informe refleja que estos indígenas viven en una situación de "excesivo trabajo físico", con jornadas laborales de más de doce horas al día y bajo amenaza de aplicación de castigos corporales.

Para la Comisión, esto representa "indudablemente una forma contemporánea de esclavitud que debe ser erradicada".

En 2008, el intento del gobierno boliviano de aplicar un proceso de titulación de tierras en la zona provocó choques entre funcionarios e indígenas guaraníes con terratenientes de la zona.

El gobierno de Morales, en coordinación con la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG), trabajó un plan involucrando algunos ministerios para dotar de tierras a las comunidades guaraníes destinado a liberar a las comunidades cautivas que se encontraban en situación de esclavitud.

El ministro Romero aseveró que el plan se implementó con el financiamiento del Fondo Indígena y con las regalías del petróleo, que "sirvieron" para liberar comunidades que se encontraban en situación de esclavitud, aunque insistió que aún existen familias guaraníes sometidas y que se continuará trabajando en su liberación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Payés asegura que niños se han vuelto sicarios en el occidente de El Salvador

Beatriz Castillo (COLATINO)

Las estructuras delincuenciales de pandillas siguen alimentando sus filas con niños entre las edades de 13 a 17 años, ahora ya no sólo son utilizados para extorsionar, sino también para asesinar, expresó ayer el ministro de Justicia y Seguridad, el general David Munguía Payés.

De acuerdo al funcionario, la institución tiene en su poder un estudio que revela que en la zona occidental del país, un 30% de los integrantes de las pandillas son jóvenes entre esa rango de edad y son los que están utilizando para asesinar.

El funcionario habló de esté nuevo fenómeno ayer durante su ponencia ante los miembros consultivos y pastores de la Alianza Evangélica de El Salvador, con quienes se reunió para brindarles un panorama de la situación de inseguridad en el país y de las iniciativas para erradicarlo.

El funcionario explicó a los miembros de la Alianza, que la institución ejecuta un plan estratégico que incluye un “abordaje integral” con medidas de represión y control del delito, penas y leyes, atención a víctimas y la parte preventiva, con el fin de erradicar los índices delincuenciales.

Payés aceptó que existe una crisis en el tema de seguridad y los delitos que más aquejan a la población son las extorsiones y los homicidios que se concentran en un 74% en Santa Ana, Sonsonate, La Libertad, San Miguel y Sonsonate.

Según las cifras de Payés, el 90% de los crímenes son cometidos por pandilleros y el 80% están vinculados a estas estructuras.

A criterio del funcionario, los pandilleros se están “matando” entre si por varias causas: porque están tratando de monopolizar el mercado de la droga, porque alguien no vende la cantidad de droga que se pidió, se quedó con el dinero de la droga, por no querer integrar una pandillas y en el caso de las mujeres por “infidelidad”.

Ante esos datos, el ministro recalcó que dentro de un mes y medio se lanzará una “ofensiva” contra las pandillas, con el fin de detener las “matanzas” en la calle. Esta ofensiva contará con el trabajo en la calle de la nueva unidad policial antipandillas, una estructura de jueces y fiscales denominada “subsistema” y una reorganización en las filas de la PNC con el nuevo director al mando el general Francisco Salinas.

Antes de la ponencia de Payés, la Alianza Evangélica, a través de su líder Jorge Cervantes, sentaron postura ante la situación de violencia. Además, de forma privada, recomendaron algunas iniciativas que pueden ser adoptadas por las autoridades. Asimismo, son de la idea que las iglesias y los ministerios deben de articularse para sumar esfuerzos, cuando realizan tareas en centros penales de rehabilitación y en centros escolares de prevención. Las iglesias, en la vía de la prevención, han impulsado la campaña “No más violencia, un mensaje de Dios” en centros escolares de La Libertad y Mejicanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...