lunes, 6 de febrero de 2012

La primera solución: Trabajar por la paz

Nora Fernández (especial para ARGENPRESS.info)

Por todos lados nos golpean situaciones graves, guerras, crisis ecológica, financiera, económica. Para la gente en general el problema central es el subempleo y la falta de empleo -en todas partes el endeudamiento es alto y preocupa la incapacidad de pagar, ya sea básicos diarios o hipotecas-. Pero es la gente en zonas ocupadas o en guerra, la que enfrenta los desafíos más serios. El asunto allí es sobrevivir -bombardeados y ocupados, o bajo gobiernos impuestos por los invasores, nadie atiende al bien común-. La situación mundial es compleja y agota. ¿Quién puede culparnos de tratar de escapar a o de no querernos enterar de lo que pasa? Es tentador huir de la realidad cuando la complejidad nos deja aparentemente sin soluciones. Pero la solución está implícita: hay que terminar con estas guerras imperiales y trabajar por la Paz.

La globalización se nos ha impuesto sin pedirla. Muchos que quizás pensamos en el valor de alentar un proyecto global de liberación, uno que contribuyera a la humanización favoreciendo los derechos humanos y económicos de todos, despertamos de un golpe a la hipnótica emergencia de la globalización corporativa. Trabajar en pos de derechos humanos y económicos desafía la opresión reinante y favorece a la gente en todas partes. Pero el proyecto global que se nos vino encima no es el de los pueblos, ni requiere ni respeta consulta popular alguna, se impone desde arriba y con picana, aguijoneándonos como si fuéramos vacas…Se cumple así la dorada ambición de los más ricos ya no de manejar los estados desde atrás de las bambalinas sino de directamente ocupar las estructuras políticas para integrar a los estados del mundo bajo un mando único. Se trata de una dictadura global y la Casa Central parece estará en donde la Banca quiera.

El problema de los pueblos, la satisfacción de necesidades básicas -de alimentación, vivienda, salud, educación, no es el problema que este proyecto viene a atender. La dictadura global se preocupa de consolidar el poder de los más ricos e implementar su obsesión fundamental de controlar el crecimiento de la población. Este miedo, un miedo viejo y quizás “natural” para una minoría tan absoluta como esta -muchos menos que el 1 por ciento de la población, pasa a dominar la agenda. La exterminación, natural (dejarlos morirse de hambre, ser presa de infecciones prevenibles o curables, no atender necesidades sanitarias básicas) o artificial (transformarlos en daños colaterales de la Guerra) de poblaciones “menos valiosas” se vuelve la meta no publicitada de este proceso globalizador.

Un periodista canadiense que generalmente leo, Murphy Dobbin, usa una frase explicatoria de lo que hoy sucede en el “mundo rico” y dice: “the chickens are coming home to roost” -o sea ha llegado la hora de que el Primer Mundo sufra lo que hasta ahora ha venido sufriendo el Tercer Mundo. Es un mensaje que el Primer Mundo se niega a escuchar: “a nosotros no” -tenemos otros recursos, educación y hasta tradición democrática. Olvidan que “quien a hierro mata, a hierro muere,” un poco la traducción no literal de la expresión que Dobbin usa. Esos prejuicios de que a nosotros no puede pasarnos esto bloquean la visión de la gente en el Primer Mundo, no ven lo que es muy obvio. Esos prejuicios, además, se unen a otros prejuicios como el de de que la Banca es “justa” y vuelven todo lo que sabemos sobre sus confabulaciones y robos es “teorías de conspiración.” Es tan grande el mito de la “Banca justa y conocedora” en el Primer Mundo, que cuando cursaba cursos en la Universidad de Alberta, recuerdo que una instructora, que no era otra que la jefa de nuestro departamento, durante un momento informal en una de sus clases compartió que la economía canadiense funcionaría mejor si dejaran eso en manos de los bancos, que al fin saben de economía mucho más que nadie. Creyendo que su comentario era una broma, me reí con muchas ganas, pero ella no estaba bromeando, esa era su perspectiva y ella era una investigadora seria canadiense y su foco era la realidad de las familias rurales.

Para los más ricos, cada vez más centrados en las altas esferas financieras y en la Banca, la guerra mata varios pájaros de un tiro: es un negocio enorme de por sí, y un medio medianamente efectivo de apropiación de los recursos de otros, además elimina poblaciones percibidas como redundantes y/o problemáticas para esa élite, encima se puede transformar en un método “ejemplarizante” efectivo para otras poblaciones problemáticas y además puede re-establecer el control afuera de un imperio económicamente debilitado, quebrado incluso, y la fe adentro de ese imperio de sus ciudadanos que ya sufren directamente los efectos de la debilidad económica en casa.

Guerras imperiales: negocio, distancia y muerte…

La guerra es atroz. Las guerras que vivimos son imperiales y evitables. Deberían de estar prohibidas y bastaría con que la comunidad de naciones detuviera, en vez de promoviera o afianzara a los agresores. Estos buscan constantemente, y a hasta ahora encuentran, la forma de encaminarnos por esa senda que lleva al asalto de un país debilitado y a la degradación general no sólo del atacado sino de todos nosotros. El asalto, que puede usar muchas excusas, es generalmente un asalto para la apropiación de los recursos del otro, pero además favorece el negocio de la guerra y promueve la imagen del matón que se impone sobre toda lógica. La guerra es una experiencia destructiva y traumática, una que marcan a los sobrevivientes de por vida.

En la guerra, atacantes y atacados sufren, aunque no sufren igual, siempre sufren ambos, incluso aunque no siempre lo saben. Y sufrimos también los que ni participamos de ella, porque nos deshumanizamos al presenciar o recibir su herencia, es un descenso general de la humanidad. El ciclo de destrucción de cualquier guerra no termina simplemente con la firma de acuerdos de paz, o con la desocupación por parte de las fuerzas invasoras, la sociedad golpeada desciende entera al infierno y a veces se queda simplemente allí. Y nosotros con ellos, aunque pensemos estar a salvo, porque lo que “por allí anda, por aquí llega,” más tarde o más temprano.

Que el mundo está en guerra es obvio para mí y sin embargo, cuando hablo semanalmente con mi madre ella, inocente total, me dice siempre que debemos agradecer no sufrir una guerra. Quizás porque ella no entiende claramente lo conectado que todos estamos. Hoy, la guerra es una realidad para millones de habitantes del planeta, pero los medios hablan poco y muy sesgadamente de ellas y se focalizan en algunos conflictos convenientes, enfocándolos siempre desde una perspectiva occidental y blanca.

Las intervenciones de occidente, como la invasión de Libia, presentadas como “acciones humanitarias” o actos en defensa propia transmiten una perspectiva favorable al agresor, pero no debemos engañarnos, sospechamos que las razones de todos estos asaltos son totalmente otras, por eso no estamos libres del pecado que en nuestro nombre se comete diariamente. Entre nosotros, occidentales, se ha hecho común que los ataques a otros usen el cuento de que nos estamos defendiendo ya no de un ataque dado sino de la “posibilidad” de uno. Nos gusta demasiado ser siempre los “buenos de la película” y culpar a los otros de nuestras acciones de muy mala fe. Ellos son los “malos” porque nosotros buenos como somos no podemos imaginarnos haciendo ninguna maldad. Pero si nos detenemos un poco nos podemos más que reconocer que los agresores usan la mentira de la autodefensa para golpear duro al otro sin tomar responsabilidad por su agresión.

Detrás de la guerra, o delante quizás, están las armas. Nadie ha invertido en armas tanto como occidente, y hemos dedicado bastante esfuerzo a la creación de sofisticadas formas de matar, y de torturar también. En 1934 el “eje del mal” de productores de armas era totalmente europeo: Krupp en Alemania, Schneider en Francia y Vickers en Inglaterra. Hoy Estados Unidos va a la cabeza. En lo que va del 2012 ha exportado 8641 millones de dólares, segunda está la Unión Europea con 6950 (incluyendo a Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España y Suecia) y luego está Rusia con 6039 millones de dólares, bastante lejos está China con 1423 millones de dólares y luego Israel con 627 millones de dólares. (1)

Los equipos de guerra son bien caros, el costo de un F22 raptor es de 133 millones de dólares y el de un B2 bombardero de 2.200 millones de dólares. El desarrollo de tecnologías de armas es costoso: el costo de desarrollo y producción del F35 para la población de los Estados Unidos se estima en 382 000 millones de dólares. Es un monto suficientemente grande como para cubrir los gastos de educación de los Estados Unidos por los próximos cinco años. Con inversiones de tal magnitud como puede sorprendernos ese afán por guerrear, la guerra se ha tornado un modo de vida, y no sólo para los militares, también para los civiles que trabajan en la industria. Si prestamos atención a quienes son los principales vendedores de armas notamos que el mercado de ventas de armas de los Estados Unidos ha venido aumentando desde, en el 2006, cuando vendía casi un tercio de las armas del mundo, al 2010 cuando el monto había aumentado hasta ser el 52.7 por ciento del total -más de 40 000 millones de dólares. El 2011 la suma alcanzó los 46 000 millones de dólares. La guerra se transforma en una plataforma de exposición, digamos que una especie de pasarela de modas del armamento mundial, el que no tiene armas efectivas las desea porque el precio de no tenerlas es muy caro. Es obvio que nadie ataca a los mejores armados. La venta de armas continúa y recientemente el presidente Obama anunció que venderá armas a Iraq por un valor de 11 mil millones de dólares y aviones a Arabia Saudita por 30 mil millones más. (2)

El mundo se sigue armando. Una de esas terribles guerras de las que escuchamos poco ha sido la Guerra de la República Democrática del Congo (RDC). Esto aunque se estima que han muerto en ella casi 5 millones de personas desde 1998, y algunos hablan de incluso más. Ha sido el conflicto más letal desde la Segunda Guerra Mundial. Ahora, convencionalmente la Guerra de la RDC ha terminado, pero eso no quiere decir que la muerte se haya retirado a descansar. El ejército ha llevado adelante ejecuciones y ha arrasado poblados enteros en tiempos de “paz.” La RDC, asediada por malas condiciones sanitarias y peor nutrición y sufriendo desplazamientos poblacionales, sucumbe ante enfermedades tratables. Para el 2006 morían 1250 congoleses por día; el corazón de África, dicen algunos poéticamente, ha sido quebrado. (3)

La conexión entre la guerra brutal y los fabricantes de armas clara. Entre 1950 y 1989 los Estados Unidos le vendió a África armas y entrenamiento por 1500 millones de dólares; y, entre 1991 y 1998 el monto fue de 227 millones de dólares. Al mismo tiempo le continuó cortando la asistencia para el desarrollo. Armada y pobre África se ha vuelto un polvorín. Los países africanos receptores entre 1950 y 1989 de esas armas y entrenamientos norteamericanos, Liberia, Somalia, Sudán, y Zaire -hoy República Democrática del Congo, son justamente los involucrados en conflictos. Estados Unidos ha ayudado a construir los arsenales y a entrenar las fuerzas militares de ocho de los nueve países envueltos en la Guerra del Congo. Le vendió armas al dictador Mobutu (armas y entrenamiento por 400 millones de dólares) y este las usó contra la población para postergar la caída de su régimen y cuando Mobutu cayó, la Administración Clinton le ofreció armas y entrenamiento a Laurent Kabila, el jefe al mando de las fuerzas que en el 97 voltearon a Mobutu. (4)

Como la guerra es cruel y la venta de armas no es un negocio como para pavonearse se silencian muchas cosas, o se distorsiona la verdad. El presidente Obama pretende que no hace la guerra, dice Ford (Black Agenda Report), él habla de acciones humanitarias para la paz pero no es diferente de Clinton o de Bush: “El primer presidente negro es totalmente compatible con la vieja escuela imperialista de Europa, ahora renacida y rejuvenecida a través de la OTAN como los amos, sin desafiantes, de África.” El reinado europeo-americano vuelve a Libia, argumenta Ford, pero no gracias a la guerra sino a una “intervención humanitaria.” (5)

Tampoco todas las guerras son definidas como tal, reciben el título de “guerras” solamente aquellas por las que occidente paga un precio. Ford lo explica así: “…el robo sin piedad y la despoblación de las Américas y de África fueron vendidas como Cristianización o misión “civilizadora” -pero no como guerras. El medio milenio del gran estado de sitio a Norte América, durante el cual el 95 por ciento de la población aborigen muere, fue un proyecto de “asentamiento” para “domar” al continente - no una serie de guerras de ocupación y aniquilación.” Sólo unos pocos encuentros armados con los colonizadores blancos, explica, son definidos como “guerra:” -las Guerras Seminolas y las de los Indios de las Praderas- y esto, dice, porque los blancos perdieron algunas batallas y sufrieron algunos muertos y heridos. “Son las muertes de los blancos las que santificaron las guerras como tales.” (6)

Igual que para Teddy Roosevelt, explica Ford, para Obama si no mueren europeos no hay guerra. “La muerte de millones de pueblos aborígenes fue una ocurrencia natural, una extinción “inevitable” por el contacto con la “superior raza blanca” decía Roosevelt (quien también recibió un Premio Nobel de la Paz).” La guerra es entendida como una actividad entre “iguales” -europeos o americanos, por lo que es guerra sólo si afecta a los blancos. “Cuando los europeos pelearon uno con otro sobre los despojos de África y Asia -o sea, sobre el derecho de seguir ocupando y expropiando la tierra, y explotando y asesinando a los nativos del Mundo No-Blanco a su antojo, esas si fueron consideradas guerras. Pero, cuando los nativos murieron por millones -posiblemente diez millones en el Congo bajo el reinado belga del Rey Leopoldo- era por su propia falla por no asimilarse a las demandas de la “civilización,” no era guerra.” (7)

La guerra es un negocio jugoso, oportunidad de quedarse con recursos y construir imperio. Tiempo después de la invasión a Iraq, en mayo del 2003, Paul Wolfowitz declaraba en Singapur que en realidad “la diferencia entre Corea del Norte e Irak es que, económicamente, en Irak no teníamos alternativa. El país nada en un mar de petróleo.” Y más tarde Alan Greenspan, ex presidente del Banco Central de los Estados Unidos o Reserva Federal, aseguraba en su libro de memorias que el verdadero motivo para invadir Iraq era la captura del petróleo y no las razones expresadas públicamente respecto a las supuestas armas de destrucción masiva que tuviera, o a la liberación del pueblo iraquí de la dictadura de Saddam Hussein y el establecimiento de una democracia. (8)

Las guerras son una actividad imperialista rentable porque es difícil perder cuando uno le vende a los dos lados, y, de paso, no sólo se debilitan ambos contrincantes mientras obtenemos pingües ganancias sino que además es posible quedarnos con los recursos de los dos. Las armas son, además, crecientemente destructivas y unilaterales. Por lo que cuando occidente las usa corre pocos riesgos: es bastante seguro para quien dispara hacerlo desde Arizona y con aviones sin piloto que destruyen infraestructura y gente al otro lado del planeta. Implementada de esta forma la guerra puede verse casi como un juego para el agresor, uno no tan diferente de los que nuestros propios hijos juegan en sus computadores -preparación, quizás, para la aceptación de las crecientemente guerras robóticas del futuro. El costo de terminar con uno, o varios seres humanos, no se hace demasiado evidente para quien dispara de lejos, lo que contribuye a deshumanizar al otro y a la propia deshumanización. Para el país agresor hay además maneras de limitar complicaciones en casa, por eso cuando se requieren acciones en terreno y costosas en hombres se usan mercenarios -gentes sin derecho a patalear porque van voluntariamente y reciben buena paga. Los romanos tampoco querían dejar Roma para ir a guerrear y en los finales del imperio hasta sus generales eran bárbaros germanos. Además se “ablanda” al contrario antes de ir a terreno bombardeándolo desde cielo y tierra, particularmente de noche cuando la gente duerme lo que crea substantivos “daños colaterales” (civiles muertos) que contribuyen a “desestabilizar” al contrario, todo pretendiendo que el asalto es “quirúrgico” (vale recordar aquellas mortecinas luces verdes sobre Iraq).

A lo que el precio de la guerra para los agresores disminuye se hace crecientemente dificultoso crear frentes por la paz en casa del o los agresores, cuesta que florezca un movimiento anti-guerra porque no llegan a casa ni heridos ni afectados en masa desde el frente. Pero los costos para los agredidos son enormes. Cuesta mucho crear un nivel de consciencia pública, esta puede emerger años después de que el mal está hecho. Por ejemplo, recién ahora estamos entendiendo más masivamente los resultados que sobre la población civil ha tenido la invasión a Iraq -la destrucción reinante, la miseria, el nivel de mortalidad, el número creciente de abortos, malformaciones, leucemia y cáncer. (9)

Con una prensa domesticada, o directamente en manos de quienes se benefician de la guerra, el internet se ha vuelto quizás un medio donde encontrar información alternativa en favor del trabajo por la paz. La guerra no es, en general, promovida directamente sino que se usa un discurso centrado en la necesidad de “protegernos” de los ataques de los otros y en el miedo a supuestos ataques. Esto aunque el agresor fundamental resida en casa. En esto hay elementos comunes entre los intrigantes promotores de guerras y quienes usan violencia en casa contra mujeres y niños. El agresor impone o trata de imponer el aislamiento de sus víctimas, para que los argumentos que usa en controlar su casa no sean quebrados por el cuestionamiento de otros. Es fundamental cuestionar los mitos creados sobre esos “otros” que los agresores definen como el “enemigo” y mostrarlos y verlos como lo que son, gentes que como nosotros quieren vivir en paz, y trabajan en pos de proveer las necesidades básicas de sus familias. Debemos analizar y cuestionar el papel y la ideología de occidente. Dejarnos de dividir el mundo entre buenos y malos y entender que de ambos todos tenemos un poco. Focalizarnos en la creación y mantenimiento de la paz. El mundo hierve y nosotros con él, se nos ha impuesto la maldad y la locura. Podemos aún dar vuelta la globalización y transformarla en globalización para la gente, a favor del respeto de los derechos humanos y económicos de nosotros, los habitantes del planeta. Es tiempo de unirnos para exigir la paz, y el fin de los negocios de la guerra y la producción de armamentos crecientemente dañinos y eficaces en exterminarnos.

Notas:
1) http://www.youtube.com/watch?v=n5B8v_Dfm0Q
2) William J Astore, Weapons “R” Us (http://www.huffingtonpost.com/william-j-astore/weapons-r-us_b_1228748.html).
3) Simon Robinson, The deadliest War in the World (http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,1198921,00.html).
4) Report: US Arms to Africa and the Congo War –World Policy Institute Research Project (http://www.worldpolicy.org/projects/arms/reports/congo.htm).
5) Glen Ford, Imperial President Obama Pretends not to Wage War (http://www.commondreams.org/view/2011/06/22-10).
6) Glen Ford, Imperial President Obama Pretends not to Wage War (http://www.commondreams.org/view/2011/06/22-10).
7) Glen Ford, Imperial President Obama Pretends not to Wage War, (http://www.commondreams.org/view/2011/06/22-10).
8) Comentarios de Wolfowitz y Greenspan sobre la Guerra de Iraq (http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Irak).
9) Fallujah babies under a new kind of siege ( http://www.uruknet.info/?p=m84580&hd=&size=1&l=e)
Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

De cómo botan el voto los estadounidenses

Manuel E. Yepe (especial para ARGENPRESS.info)

El pensamiento y la acción de un destacado político socialista norteamericano que vivió de 1855 a 1926, Eugene Victor Debs, inspiró un sustancial artículo sobre el sistema electoral de Estados Unidos recién aparecido en la Black Agenda Report, de Marietta, Georgia, con la firma de Bruce A. Dixon, editor gerente de esa publicación y miembro de Comité Estadual del Partido Verde de Georgia, Estados Unidos Eugene Debs fue un destacado líder obrero estadounidense, fundador de la Unión Obrera Internacional y la Industrial Workers of the World (IWW) así como varias veces candidato a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Socialista de América, lo que le convirtió en uno de los dirigentes progresistas más conocidos de la nación.

Debs descartaba toda posibilidad de triunfo de una causa popular en los procesos electorales de su país por la forma en que éstos estaban concebidos y rechazaba los pactos políticos para lograr cargos en las administraciones locales. Daba mucho valor, sin embargo, a la organización de los obreros en sindicatos. Veía a la clase obrera como una clase que debía organizarse, educarse y emanciparse por sí misma.

Siendo dirigente de la American Railway Union (ARU) fue apresado durante el gobierno del presidente Grover Cleveland que utilizó fuerzas del ejército para aplacar una gran huelga de la Pullman Palace Car Company contra rebajas salariales. En prisión, Debs se hizo socialista y, al salir de ella, emergió como el más prominente socialista de las primeras décadas del siglo XX en su país. Fue candidato a la presidencia en 1900, 1904, 1908, 1912 y 1920, en esta última ocasión desde una celda en prisión. Luego de cumplir su sentencia, dedicó los últimos años de su vida a hacer proselitismo por la causa socialista.

Decía Debs que era “preferible emitir un voto con sentido por lo que se quiere y no lograrlo, que emitir uno falso y vació por lo que no se quiere, aunque se logre”.

En su artículo, Bruce A. Dixon señala que, aunque los votantes negros históricamente han sido más opuestos a guerras en el extranjero y a las intervenciones militares, sus votos para estas próximas elecciones están comprometidos con un presidente que formuló un discurso de guerra cuando recibía un premio de paz, que invadió países árabes y africanos con aviones no tripulados y fuerzas especiales, y que apoya de todo corazón el apartheid israelí.

Dixon sostiene que la brecha entre el poder legal y simbólico del voto y su capacidad real de cambiar las cosas para bien es enorme porque las autoridades temen grandemente a la voz del pueblo y por ello han construido leyes y costumbres que aseguran que ésta sea rara vez escuchada y casi nunca atendida.

“Nos permitirán escoger entre un republicano ignorante, racista y maniático que promete dar carta abierta a banqueros bandidos, contaminadores y criminales corporativos, y un liberal demócrata íntegro, talentoso y ecuánime partidario del libre mercado que haga exactamente eso mismo, independientemente de que haya prometido otra cosa”.

“Los poderes que dirigen nuestra economía, nuestros medios y nuestro sistema político –escribe Dixon- no nos dejan votar acerca del regreso a casa de nuestras tropas en 140 países y en los siete mares, o si debemos continuar gastando más en armas letales de destrucción que lo que gasta el restante 95% de la humanidad. Jamás nos permitirían votar respecto al precio de la gasolina, los alimentos, la vivienda, el crédito o la matrícula en la enseñanza superior. Pero no les quita el sueño que escojamos entre candidatos republicanos financiados por las corporaciones y demócratas igualmente financiados por las corporaciones... ni que escojamos entre un blanco y un negro, siempre y cuando el blanco y el negro sean gente de ellos.

Afirma Dixon que “la imposición de elecciones falsas y sin sentido en Estados Unidos es la manera de reprimir nuestras voces, para que nuestros votos se pierden y se hagan irrelevantes. Es así como se secuestra la autoridad legal y simbólica de millones de nuestros inútiles votos en cada ciclo electoral, para hacer posibles esas guerras que no apoyamos, ratificar políticas que nunca hemos querido y formular promesas que sabemos, o debíamos saber, que nunca serán cumplidas”.

Concluye aseverando que “si queremos que nuestros votos tengan algún significado, es hora de rechazar la falsa opción entre dos partidos corporativos. Es tiempo de despertar, crecer y, como adultos que somos, mirar más allá de las golosinas del postre, o de las próximas dos o tres elecciones”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La industria derechohumanitaria y la libertad de expresión en Nicaragua

Jorge Capelán - Octavio Corea - Toni Solo (TORTILLA CON SAL, especial para ARGENPRESS.info)

En los últimos 30 ó 40 años la legítima preocupación de velar por los derechos humanos se ha explotado con motivos políticos hasta crear una verdadera industria de organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales al servicio de los gobiernos de los países de la OTAN. La agresión neocolonial contra Libia demostró que un pequeño grupo de organizaciones desleales y anti-democráticas pueden montar una campaña de desinformación en el sistema de las Naciones Unidas para provocar una agresión devastadora contra un país y su pueblo.1

La organización internacional protagonista de esa campaña contra Libia fue la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH)2, financiada por diversos gobiernos europeos y el National Endowment for Democracy (NED)3, notoria herramienta estadounidense de la desestabilización. Los miembros del FIDH son organizaciones muy heterogéneas. Sin embargo, su orientación general como institución no deja la menor duda de que es otra herramienta importante de la maquinaria de represión y control de los gobiernos de los países norteamericanos y europeos de la OTAN.

Una función estratégica de organismos como la FIDH es la de extender la desinformación desde el campo mediático al campo del derecho internacional. Lo hacen por medio del sistema del Consejo de Derechos Humanos en las Naciones Unidas. Ocupan su espuria autoridad moral como organización de derechos humanos para difundir información falsa sabiendo que es poco probable que sus mentiras y distorsiones lleguen a ser contrastadas por fuentes veraces y verdaderamente independientes.

Por otro lado, organizaciones como la FIDH, que a veces publican informes muy críticos sobre gobiernos que no son objeto de planes de intervención por parte de las potencias de la OTAN, generalmente debido a que siguen una línea de comportamiento deseable a los ojos de las potencias occidentales, participan en el uso político selectivo que se hace de esos informes en el sistema de Naciones Unidas. Nunca se ha visto a la FIDH, a Amnistía Internacional o a Human Rights Watch protestar por el hecho de que sus afirmaciones acerca de un gobierno hayan sido utilizadas como justificación de una guerra de agresión de la OTAN, mucho menos hacerse la autocrítica por haberse prestado al juego de intereses de conquista que nada tienen que ver con los derechos humanos.

Otra función estratégica de organizaciones como la FIDH es la de alimentar a los medios corporativos occidentales con el material requerido para desatar despiadadas y cínicas campañas de desinformación. Con este material se extiende masivamente la capacidad de guerra psicológica de las élites occidentales contra los gobiernos y movimientos que resisten su voluntad. Por supuesto, de vez en cuando, entre la extensa cantidad de desinformación que producen esas organizaciones denominadas de “derechos humanos” hay información acertada que sirve para disfrazar el verdadero propósito de su despliegue mediático general.

En el caso de la FIDH y América Latina, por ejemplo, se puede notar que la organización expulsó a Ramón Custodio López4 por haber colaborado con el golpe militar contra el gobierno legítimo del Presidente Manuel Zelaya en Honduras. También se puede observar que, en relación a Colombia, la FIDH incluye como miembro al Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo5. Pero en el caso de Libia, la FIDH permitió que la Liga Libia de Derechos Humanos definiera su política en base de información falsa sin el menor intento de averiguarla6. Lo mismo está haciendo ahora en el caso de Siria por medio del Observatorio Sirio de Derechos Humanos y el Damascus Center for Human Rights Studies, las dos financiadas por la NED.7

La operación ideológica de ocultación de los verdaderos intereses imperiales tras motivos de apariencia noble no es difícil de entender:

Primero, en las áreas en las que el propio accionar del imperio y sus fuerzas clientelares desde el poder del Estado producen cantidades masivas de violaciones contra los derechos humanos, se normalizan las prácticas del terrorismo de estado desplazando su responsabilidad a algún actor local supuestamente fuera de la influencia de la OTAN, al tiempo que se construye a un oponente que, por haber sido previamente definido como portador del “virus del mal”, está de antemano descalificado para cumplir con el más insignificante rol de interlocutor político. De esta manera, la violencia y las violaciones de los derechos humanos cometidas por las fuerzas del Estado o por las fuerzas de ocupación son vistas como aberraciones de un sistema esencialmente bueno o deseable – es decir, de acuerdo al ideal de los “derechos humanos”. Esto crea una estructura que permite la resignación total de la opinión pública y una aceptación de hecho, de la situación de ocupación/intervención/dominación imperantes.

Segundo, en las áreas en las que existe un interés de parte de las potencias atlantistas en alcanzar lo que denominan un “cambio de régimen”, se procede a construir o apoyar una quinta columna de actores internos que, denunciando violaciones reales o inventadas, den credibilidad a una imagen totalitaria de la sociedad en cuestión al mismo tiempo que se construye una “sociedad civil” víctima de los abusos del estado al que se pretende desestabilizar y conquistar. La aceptación de esa versión por parte del público, en especial en los propios países de la OTAN, neutraliza toda oposición eficaz a las intervenciones político-militares en los países imperiales aun cuando sus objetivos sean aparentes para millones de ciudadanos, ya que ”si el río suena piedras trae”, y algo de la propaganda sobre los supuestos abusos del enemigo debe al fin y al cabo ser cierto como para que éste merezca cualquier tipo de solidaridad eficaz.

La ”teoría de los dos demonios” (”Sí, nuestros muchachos o sus aliados cometen atrocidades, pero el enemigo es también sórdido y malo” o ”sólo porque detestas al imperialismo no te vas a ir a abrazar al gobierno x o y”) ha sido siempre un efectivo método para neutralizar la oposición doméstica a los crímenes cometidos en nombre del colonialismo y el imperialismo. Tiene la ventaja de construir relatos de apariencia realista sobre el mundo y además ofrece fuertes incentivos morales para que la opinión de Occidente apoye, tolere o no se oponga con mayor tenacidad a las intervenciones y al mismo tiempo mantenga vivas las ilusiones acerca de la superioridad moral 'en ultima instancia” de la propia sociedad (”Al menos en Occidente somos libres de protestar”, etcétera).

En el caso de Nicaragua, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos es miembro del FIDH y actúa a nivel internacional de precisamente la misma manera falsa y políticamente sesgada que han hecho la Liga Libia de Derechos Humanos y sus homólogos sirios. CENIDH está plenamente identificada con la oposición de “centro-derecha” (en realidad, de ultraderecha8) en Nicaragua.9 Su financiamiento depende principalmente de los gobiernos europeos de la OTAN. Su sesgo político es notorio.

La directora del CENIDH es Vilma Nuñez de Escorcia. De familia conservadora, ella fue una jueza bajo el sistema politizado de justicia de la dictadura somocista. En esa época, los magistrados liberales se reunían con los “opositores” conservadores y elegían a los jueces, proporcionalmente a razón de un conservador por cada tres liberales a partir de una lista previamente elaborada por cada partido. En nuestros días, Núñez ha llegado a afirmar que en esos tiempos “la justicia no estaba politizada”.10

Más tarde, Núñez pasaría a convertirse en valiosa (y valiente) abogada defensora de los guerrilleros sandinistas, razón por la cual el “no-politizado” sistema judicial somocista la mandó a la cárcel.

Durante la revolución de los 1980s, Vilma Núñez fue nombrada magistrada de la Corte Suprema de Justicia y también fue directora de la Comisión Nicaragüense de la Protección y Defensa de los Derechos Humanos.

En 1990 ella y sus colegas formaron el CENIDH11. Durante la primera mitad de esa década la organización se ganó un amplio respeto, al criticar los abusos cometidos por todos los actores políticos del país. Sin embargo, a mediados de esa década, un grupo de sandinistas, principalmente miembros de la bancada del FSLN así como ex altos funcionarios estatales e intelectuales, decidió ir en contra de la voluntad del congreso del partido y más tarde formó una escisión de orientación socialdemócrata conocida como Movimiento Renovador Sandinista (MRS). Vilma Núñez desde entonces se ha identificado con dicha facción política. Actualmente se ha alineado con sus compañeros del MRS apoyando las filas de la oposición derechista de la Alianza PLI.

Desde su puesto como vicepresidenta de la FIDH12, Vilma Núñez ha avanzado en la práctica una política fanáticamente anti-FSLN bajo la cobertura de los "derechos humanos" que en lo fundamental sigue la línea de la Unión Europea y de los Estados Unidos de boicot permanente al sandinismo.

Por ejemplo, el 7 de noviembre de 2011, la FIDH publicó un comunicado con el título “Campaña de desprestigio llamando al odio contra la Presidenta del CENIDH”13 en el cual se condenan supuestas “declaraciones llamando al odio contra la Doctora Vilma Núñez de Escorcia”. En el texto se asegura que “a lo largo del presente año, el Gobierno de Nicaragua ha difundido periódicamente publicaciones orientadas a descalificar y deslegitimar a la Dra. Vilma Núñez”.

El comunicado de la FIDH menciona un artículo publicado en la página web de la Nueva Radio Ya el 1 de noviembre en el que se vertían unas declaraciones dadas a esa emisora en una entrevista unos días antes por uno de los autores del presente artículo.14

En la entrevista se llamó a Núñez “deshonesta e inmoral" por escudarse en el discurso de los derechos humanos para en la práctica promover la desestabilización de un gobierno que goza de una amplio respaldo popular. Además, se le acusó de “promover la muerte y la inestabilidad de gobiernos legítimos” a propósito del papel desempeñado por la FIDH en Libia y otros lugares y se denunció al CENIDH como una organización “malinchista y colaboracionista con fuerzas extranjeras”, calificando a la Dra. Vilma Núñez, de “mercenaria" al servicio de los fondos de potencias extranjeras. Cabe decir que todas estas acusaciones están fundamentadas y documentadas en profusos estudios sobre el tema.15

Claramente, la FIDH llama "campaña de desprestigio e incitación al odio" lo que no es más que un debate ideológico – aún uno sostenido en términos muy ásperos. En realidad, Vilma Núñez, el CENIDH y la FIDH producen persecuciones y campañas de desprestigio de lo que no son más que respuestas a ataques verbales sumamente violentos proferidos repetidamente desde los dos únicos periódicos de circulación nacional y de algunas radioemisoras cercanas a la Alianza PLI-MRS con la que Núñez se ha alineado.

A continuación, citas de declaraciones de Vilma Núñez sobre el presidente Daniel Ortega tomadas de una selección aleatoria de artículos publicados por El Nuevo Diario (END) de Managua durante el año 2011. La selección es muy pequeña, ya que tanto END como La Prensa han publicado las vociferantes declaraciones de Núñez varias veces a la semana desde hace varios años.

En una entrevista a END el 15 de noviembre de 201116, luego de las elecciones17, Vilma Núñez llama al mandatario “una persona sin escrúpulos, sin ética, sin moral”. “Aquí se ha consumado el fraude más sucio, más rebuscado, que mafia alguna en la historia de un país puede haber cometido”, agregó.

Acusando al presidente de llevar adelante una "escalada de represión", Núñez asegura que "la Policía está completamente desacreditada, ya se convirtió en un instrumento de represión de un régimen corrupto y dictatorial".

“Me arriesgo a que esta gente, como es ignorante del tema de los derechos humanos, mal interprete lo siguiente, pero existe en el preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos el reconocimiento a la rebelión, que cuando todos los espacios legales se te cierran para reclamar tus derechos, la gente se ve obligada a recurrir a rebelarse, a luchar, a protestar”, manifestó Núñez a END en esa ocasión. Este, en realidad es un leit motif en la agresiva retórica de Núñez.18

Por ejemplo, ya el 16 de agosto19 de ese mismo año había dicho a END: “Hay un artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que dice que estos derechos deben respetarse para que la gente no se vea forzada a hacer uso legítimo de la rebelión”.

En esa misma nota asegura a los periodistas que una denuncia del partido PLC en el sentido de que miembros de esa organización se habían pasado como candidatos por la Alianza PLI-MRS sin antes haber renunciado oficialmente a su antiguo partido fue “una maniobra concertada entre el PLC y el FSLN y al Frente Sandinista le interesa tener a sus aliados en el pacto como segunda fuerza en la Asamblea Nacional”. Recordemos que las elecciones del 6 de noviembre resultaron en un desplome del PLC, con un 6% de los votos mientras que la coalición apoyada por Núñez sacó más del 30 por ciento. Vilma Núñez denuncia que hubo un fraude "sucio", "rebuscado" y "mafioso" el 6 de noviembre, pero jamás ha explicado cómo pudo ser posible que el PLC no quedase en segundo lugar, tal y como había profetizado antes de las elecciones. Parece – y para cualquiera que viva en Nicaragua, efectivamente, es así – que esta persona se considera libre de decir cualquier cosa sin tener que responsabilizarse por ello.

“Si Daniel Ortega quiere mantener por otro período a la primera comisionada (de la Policía Aminta) Granera tendría que reformar la Ley, y para eso solo necesita 47 votos, y si no lo hace será solo otra más de las irregularidades del mandatario”, cuestionó Núñez en una nota de END del 21 de julio de ese año.20

A propósito de la salida al exterior de un funcionario señalado por actos de corrupción, Núñez dice el 26 de abril a END21 que “queda en evidencia que Daniel Ortega está usando a determinados funcionarios para obtener (ilícitamente) recursos del Estado, y considero que aquí hay una responsabilidad al más alto nivel”. Si este hecho hubiese sido tan evidente, su deber era denunciar legalmente al mandatario, pero no lo hizo. ¿Por qué?

El 20 de febrero, END publica una entrevista22 con motivo de que Núñez recibió la Orden Legión de Honor del Gobierno de Francia, al cual, dijo al diario, “no voy a fallar”. ¿Cómo puede Núñez llamar desprestigio al hecho de que se la señale por malinchismo?

En esa misma entrevista, asegura que "al presidente Ortega, pienso, le interesa mantener a la gente en pobreza porque es la única forma de mantenerlos como clientes de sus migajas". Agrega que Ortega "no admite cuestionamientos y la crítica está amordazada" (¡?). Al mismo tiempo, afirma que en el gobierno "hay una serie de vicios que van desde el nepotismo, la centralización de poder hasta la corrupción". Dice que el presidente "concentra poder para defender sus riquezas, él y su familia son partes importantes de la nueva clase rica en el país" y concluye constatando que "esta es una dictadura envuelta en un ropaje de legalidad que ha destruido la institucionalidad del país y se mantiene instrumentalizada a las instancias gubernamentales".

En resumen, la doctora Vilma Núñez es una persona que cotidianamente se puede dar el lujo de decir en los medios de mayor circulación nacional cosas como que el presidente Ortega carece de escrúpulos, ética y moral; que hace uso del nepotismo, la centralización de poder y la corrupción; que el mandatario y los que le apoyan son ignorantes del tema de los derechos humanos; que el presidente es capaz de hacer los fraudes más sucios, rebuscados y mafiosos de la historia universal; que lleva adelante escaladas de represión; que se apropia indebidamente de los recursos del Estado para sí y para su familia para dirigir un régimen corrupto y dictatorial, y que todo esto hace que la gente se vea forzada a hacer uso legítimo de la rebelión.

Ni Núñez ni miembro alguno de su organización han sido encarcelados por el gobierno del Presidente Ortega. Tampoco han sido enjuiciados por injurias y calumnias, aunque una aplicación mínimamente estricta de las leyes vigentes en el país, y en la mayoría de los países, lo permitiría. Por ejemplo, el comportamiento de una figura pública como la doctora Núñez jamás sería tolerado en un país europeo.

En Ecuador, el Presidente Rafael Correa ha llevado a los juzgados del país al periódico El Universo por haberle calumniado a él y su gobierno. Esta acción legítima de parte del mandatario ecuatoriano resulta del implícito aprobación del periódico del intento de golpe de estado contra Correa en 2010. El proceso judicial contra el periódico El Universo en Ecuador pone de manifiesto la extrema tolerancia del Presidente Daniel Ortega frente a las constantes calumnias contra él y su gobierno. Además pone en cuestión la buena fe de organizaciones como el CENIDH que no tienen ningún fundamento para acusar al gobierno sandinista en Nicaragua de ser una dictadura cuando ese mismo gobierno se apega minuciosamente en su quehacer a la Constitución de la República frente a serios intentos de desestabilización de parte de los sectores de la oposición política en el país.

Por más que se quiera tener una visión crítica del Gobierno de Nicaragua, un hecho evidente para cualquier visitante es el clima de tranquilidad que se respira en el país. No hay huelgas que lo paralicen; no hay manifestaciones multitudinarias excepto las que apoyan al gobierno o las abundantes fiestas populares; los sectores que reclaman un “escandaloso fraude” en los comicios del 6 de noviembre apenas llegan a juntar a un par de miles de seguidores, por lo común, sólo decenas23; Nicaragua tiene las fuerzas de defensa y seguridad más pequeñas del istmo y el trabajo de la policía – un hecho reconocido internacionalmente – no se basa en la represión sino en la prevención del delito; no hay casos de ejecuciones extrajudiciales ni hay casos de tortura a menos que se pretenda banalizar el significado de tales prácticas atroces. Evidentemente, la doctora Núñez exagera (por lo menos).

Sin embargo, la FIDH acepta al CENIDH como un legítimo y confiable interlocutor sobre el tema de los derechos humanos en Nicaragua. El sitio web del FIDH reproduce reportajes en base de la información descaradamente sesgada del CENIDH sin el menor esfuerzo de confirmar su contenido. La FIDH es poco más que otro medio al servicio de los gobiernos de la OTAN de la misma manera que los medios corporativos de guerra psicológica al servicio de las élites de esos países.


La única diferencia entre los informes de la FIDH y la cobertura sesgada de los medios corporativos de los países de la OTAN es que los reportes de la FIDH alimentan directamente el sistema de derecho internacional por medio del sistema de derechos humanos de la ONU. Un ejemplo de este hecho es el informe publicado en el sitio web de la FIDH sobre la fracasada marcha de la oposición nicaragüense en Managua del sábado 2 de abril 2011. El reporte incluye las siguientes mentiras descaradas:

Mentira #1:“El 2 de abril de 2011, miembros de la brigada antimotines de la Policía Nacional impidieron el acceso a la marcha convocada en Managua por varias organizaciones de la sociedad civil contra la candidatura del Presidente Ortega a la reelección en los comicios previstos para noviembre de 2011.”

De hecho la policía no impidió el derecho a marchar de nadie. Los pocos cientos de manifestantes de la oposición rehusaron seguir la ruta que se les había asignado por el gobierno local y deliberadamente intentaron cruzar la ruta de una multitudinaria marcha de manifestantes simpatizantes del gobierno con la clara intención de provocar violencia.

Mentira #2: “Al intentar llegar al punto de inicio de la marcha, Norwin Solano Mairena, Georgina del Socorro Ruiz, Marlin Sierra Palma, Maria José Escobar y Brenda Rojas, integrantes del CENIDH, fueron agredidos por miembros de las fuerzas especiales que obstaculizaban la vía de acceso. También fueron reprimidos por la fuerza policial Byron Rivas y Jairo Contreras de la Resistencia Juvenil por la Dignidad Nacional así como la Diputada Mónica Baltodano, David Campos, Glenda Orozco y Olivia Delgado Flores.....También resultaron lesionados varios policías.”

Nadie impidió la llegada al punto de inicio de la marcha opositora. Las personas mencionadas rehusaron cumplir con la ruta asignada por la Alcaldía de Managua y la Policía Nacional con el fin de evitar un choque con la marcha a favor del gobierno. Ningún manifestante fue detenido más que brevemente y ninguno fue seriamente herido. En cambio los manifestantes agredieron seriamente a numerosos oficiales de la policía, incluyendo policías mujeres desarmadas.

Un total de 18 policías, 13 mujeres y 5 hombres, fueron hospitalizados algunos con lesiones muy graves, entre estos traumas cráneo-encefálicos y traumas en extremidades y tórax. Dos fueron puestos en cuidados intensivos. La FIDH resume esta violenta agresión de parte de los manifestantes apoyados por la CENIDH anotando sucintamente: “También resultaron lesionados varios policías.”

En cambio, la polícia se restringió a usar la mínima fuerza necesaria para mantener el orden público que los manifestantes, con quienes CENIDH claramente simpatiza, intentaban romper. Ningún manifestante fue agredido con uso de violencia desmedida.

La prueba de ello es que ningún manifestante acabó gravemente herido en el hospital. El Cenidh no ha presentado la menor evidencia de lesiones causadas a sus integrantes. No hay vídeos, no hay grabaciones de audio, no hay fotos, en suma, no hay material probatorio de las alegaciones que CENIDH ha hecho de graves incidentes de agresión física de parte de la policía, que ese organismo ha reportado como ejemplos de la represión policial. La FIDH encubre esta realidad con su sesgado reportaje.

Mentira #3: “Esta represión resulta particularmente preocupante en el contexto electoral actual, pues evidencia la ausencia de voluntad de diálogo por parte de las autoridades con los sectores de oposición y su afán de acallar las voces críticas.”

La represión a que se refiere la FIDH no ocurrió. La policía en los países europeos o norteamericanos jamás habría tolerado sufrir violencia pasivamente de parte de un grupo de manifestantes que la agredieran. Lo que pasó el 2 de abril 2011 demuestra que Nicaragua tiene una Policía Nacional ejemplar, mucho más profesional y tolerante que sus homólogos en los países de la OTAN.

Aparte de la falsa invocación de una represión fantasma, lo que la FIDH encubre es el cínico y siniestro apoyo de CENDIH a políticos opositores que han amenazado repetidamente con recurrir a la violencia. Aun la misión de observadores de la OEA conducida por Dante Caputo notó esto en su sesgado informe sobre las elecciones del 6 de noviembre 2011. Fue un tema constante de la oposición política en Nicaragua el que se iba a provocar actos de violencia.

De hecho, lo hicieron el día de las elecciones en acontecimientos también confirmados por las misiones de acompañamiento electoral. Fueron simpatizantes de la oposición con los que el CENIDH se alinea políticamente que quemaron varias escuelas, que saquearon las oficinas locales del Consejo Supremo Electoral, y que quemaron vehículos oficiales. El CENIDH sistemáticamente esconde este aspecto violento de las organizaciones políticas con las que simpatiza.24 Entre los hechos violentos del día de las elecciones, dos secretarios políticos del FSLN fueron asesinados, uno de ellos acribillado a balazos por un grupo armado que lo fue a buscar a su domicilio y el otro linchado por un grupo de la Alianza PLI-MRS.

Por otro lado, 46 policías de ambos sexos fueron heridos, seis de ellos de gravedad a causa de disparos con arma de fuego por grupos de la Alianza PLI-MRS. Fue en este contexto de violentas provocaciones por partidarios del PLI-MRS que tres personas murieron en San José de Cusmapa. Como resultado de ese incidente dos policías, un oficial electoral y un secretario político del FSLN han sido condenados y enfrentan entre 15 y 20 años de prisión. El resultado de este juicio demuestra la falsedad de las constantes acusaciones de CENIDH de que el sistema de justicia se maneja de manera políticamente parcializada.

En cambio, CENIDH exagera e inventa para crear la falsa impresión que es una organización perseguida que apoya a víctimas inocentes de una despiadada dictadura. De hecho, el gobierno del Presidente Daniel Ortega ha abierto el diálogo con todos los sectores dispuestos a plantear sus puntos de vista de una manera positiva y razonable. Son precisamente sectores de la fracasada oposición política en Nicaragua que han sido incapaces de reconocer su estatus como minoría y trabajar para convencer la población del país que merecen su confianza y apoyo electoral. Prefieren acudir a la injerencia extranjera porque, evidentemente, es lucrativo y fácil de hacer.

Así que la FIDH recoge el discurso deshonesto del CENIDH y lo regurgita con toda su espuria autoridad moral para alimentar la campaña de odio y desprestigio de los gobiernos de la OTAN contra Presidente Daniel Ortega y el gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional. La FIDH no es un interlocutor de buena fe a favor de los derechos humanos de las personas. Es un organismo altamente politizado al servicio de los gobiernos de la OTAN y sus aliados.

Por su parte la Presidenta de Cenidh, Vilma Nuñez de Escorcia, manipula su cargo en la FIDH para presentarse una y otra vez a nivel internacional como víctima de una campaña de desprestigio y amenazas como en el caso del comunicado analizado al inicio de este texto sobre una inexistente campaña de desprestigio contra Núñez. Ese reportaje cita dos artículos publicados en medios sandinistas que critican a Vilma Nuñez de Escorcia en base de los mismos hechos mencionados en el presente artículo.

Lo que el reportaje publicado por la FIDH no dice es que las acusaciones vertidas en uno de aquellos artículos, el que hace referencia a una entrevista concedida a Nueva Radio Ya por Jorge Capelán, fueron elaboradas mucho antes, no en medios oficiales del FSLN, sino en numerosos artículos publicados en nuestro sitio web Tortilla con Sal25 y en el de Radio La Primerísima26. Radio La Primerisima es un medio independiente de tendencia sandinista en el que el mismo CENIDH y otras ONGs afines políticamente difunden sus propios programas sin la menor censura, frecuentemente atacando el FSLN y el gobierno del Presidente Daniel Ortega en los términos más agresivos y de una manera muy deshonesta.

Entonces, no se trata de una campaña orquestada por el gobierno o el partido del Frente Sandinista. Se trata de la legítima expresión de las opiniones de escritores con una larga trayectoria de escribir y publicar artículos sobre América Latina y el mundo desde una perspectiva completamente independiente. Este mismo hecho demuestra la falsedad del título usado por la FIDH en su reportaje. Lo que hace la FIDH es difamarnos, tildándonos de lacayos serviles partidarios incapaces de pensar por nosotros mismos.

De hecho, la verdad es que la ultraderecha y sus aliados en la oposición política en Nicaragua no aceptan la democracia y la crítica legítima. Son ellos los autoritarios incapaces de aguantar comentario adverso sin gritar que se les reprime. Y tenemos experiencia personal de eso en relación a Vilma Nuñez de Escorcia en el caso de toni solo, ciudadano irlandés que ocupa ese seudónimo para diferenciar sus escritos políticos de su trabajo comunitario.

Hace tres años, Vilma Núñez de Escorcia se encontró en el Aeropuerto Augusto C. Sandino de Managua con un compañero de una ONG que ejecuta programas de desarrollo comunitario con los que toni colabora. El compañero relata en un e-mail:“Yo me encontraba en el aeropuerto y en él estaba Vilma Núñez, Presidente del Cenidh....ella comentó que toni solo la estaba desprestigiando en Internet con sus escritos que (se) referían el trabajo del Cenidh y (a) su reputación en especial, y que ella tenía el derecho de demandarlo cuando lo considerara.”

La hipocresía de Núñez no pudo ser más clara. Con eso, la "defensora de los derechos humanos" mostró su lado oscuro de naturaleza autoritaria y antidemocrática. Ese incidente trivial también confirma lo que todos sabemos del mundo hipócrita de las ONGs. Predican la transparencia, la democracia y la participación, mientras que en la práctica actúan de la manera más opaca, antidemocrática y exclusiva que se podría imaginar.27

Mucho más grave que las arbitrarias amenazas a escondidas contra la libertad de expresión de algún individuo es la activa y deliberada participación en la maquinaria nefasta de la represión imperial. Cuando el CENIDH o la FIDH opinan arbitraria y sesgadamente que en Nicaragua hay algo que se aproxima de alguna manera a una dictadura hay que notar que lo hacen con total impunidad y libertad. En este sentido, el veredicto del escritor y muy respetado educador Mario Fulvio Espinoza es oportuno. En su artículo “Derechos humanos polarizados”,28 escribe:

“Con tanta alharaca política el CENIDH pretende hacer creer a la ciudadanía que el gobierno y los sandinistas violentan a cada momento la libertad de expresión, sin tomar en cuenta que con sus continuados exabruptos lanzados a los cuatro vientos y cuando les viene en gana, se dan con una piedra en los dientes pues solo reafirman el derecho a la libertad de expresión que protege el estado sandinista.

La falsedad de la afirmación los pone en ridículo cuando, además, la misma presidenta del CENIDH va y viene por donde le da la gana diciendo, aquí y allá, pestes contra nuestro país y su gobierno.”

El justo veredicto final de Mario Fulvio es compartido por mucha gente en Nicaragua, tanto sandinistas como no sandinistas:

“La defensa maniquea de los derechos humanos que practica el CENIDH violenta desde sus cimientos la misma declaración universal de Derechos Humanos de la ONU que ordenan que ningún ser humano será discriminado o preterido por sus creencias religiosas, opción política, raza, clase social, condición económica o cultural, y que todos los seres humanos tenemos derechos iguales ante la ley.


Lo anterior, en otras palabras, señala la finalidad ecuménica que debe ser fundamental para la defensa de los derechos humanos, sin embargo el CENIDH ha hecho de esa causa una bandera política que segrega a su clientela humana. Si el cliente es antisandinista es bien recibido y si no, lo es mejor que busque otro asidero.

Nadie le exige al CENIDH ser sandinista. Pero es lastimoso que un organismo que nació para ser libre, ecuménico, justo, ecuánime, ponderado y sabio, sea ahora un adefesio político que defiende los antivalores de los sectores más retrógrados y corruptos del pensamiento nacional e internacional.”

El 15 de octubre de 2011, el candidato presidencial por el partido derechista Alianza Liberal Nigaragüense (ALN), Enrique Quiñónez, denunció que el parlamentario y candidato por su partido Víctor Boitano promovió la idea de atentar contra el hijo o la hija del presidente Daniel Ortega y de cometer otros actos terroristas con el fin de acusar al Frente Sandinista y empañar su imagen, lo que motivó su expulsión de la organización. Boitano estaba siendo juzgado por haber disparado contra un jóven durante una actividad política meses atrás.

"Se le dejó clarísimo, yo tuve una discusión con él, porque me dijo que estaba planificando, y quería planificar, un atentado, y le dejé clarísimo que nosotros no nos prestábamos a ese tipo de cobardías, mucho menos de que, después del 10 de agosto, hizo disparos, según testigos y luego puso el arma en la camioneta de Álvaro Somoza para implicar a nuestro jefe nacional de campaña", dijo Quiñónez.

Semanas más tarde, el 20 de noviembre, Boitano daba lectura a una carta en la que denunciaba un plan instigado por la Embajada de los Estados Unidos y la dirigencia de la Alianza PLI-MRS antes, durante y después de los comicios del 6 de noviembre con el fin de lograr una anulación de la voluntad popular expresada en las urnas.

En la carta, Boitano denunció que las “actividades de desestabilización política del PLI-MRS es la plataforma impulsada por los funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos de Norteamérica, DalierSpat, Arthur Nat, entre otros, que operan en el país y que dan atención a los señores Hugo Torres Jiménez, Carlos Brenes, Eduardo Montealegre, Fabio Gadea Mantilla, Irving Dávila, Víctor Hugo Tinoco, Eliseo Núñez, Edmundo Jarquín, Roberto Sancan, Maximino Rodríguez y Santiago Aburto, entre otros”.

Sigue la denuncia de Boitano:

“Estos señores norteamericanos y la dirigencia del PLI-MRS articularon acciones que obedecían a un plan único de desestabilización, consistiendo en desestabilizar el país, desacreditar y desprestigiar al Consejo Supremo Electoral (CSE) y a sus funcionarios, promover actos de violencia, principalmente saboteando la cedulación y torpedeando a los organismos electorales en los territorios, dirigiendo sus acciones principalmente en la zona norte del país, en los poblados de San Fernando, Siuna, Waslala, Rosita, Mulukuku, Río Blanco y Matiguas, etc.

Durante las elecciones bloquearon e impidieron el traslado de materiales electorales, reteniendo las rutas con personal y documentación e incendiando muchas de las boletas electorales, crearon ante la población la confusión sobre los resultados electorales, una vez concluida la votación establecieron malversaciones y movilizaciones violentas con el objetivo de movilizar a gran cantidad de sus seguidores y población manipulada, todo en contra de las instalaciones del CSE, Policía y Ejército.

Las orientaciones que dieron estos funcionarios norteamericanos a sus líderes del PLI –MRS fue transmitida para que hubiera una sensación de desconocimiento de los resultados electorales, cuando los mismos favorecieran al FSLN.

Estos funcionarios han realizado estas acciones con el propósito de convencer, de manera muy manipulada, a los sectores nicaragüenses de las acciones del PLI-MRS. Me han propuesto, dichos funcionarios, sacarme de Nicaragua con mi familia e irme a los Estados Unidos de Norteamérica a denunciar al Gobierno del Presidente Daniel Ortega Saavedra y a denunciar el proceso electoral para que sea desconocido por la comunidad internacional.

Para nadie es un secreto que yo siempre he dicho que soy un patriota, que soy un soldado, que creo en mi país y que creo en mi nación y que no me voy a prestar nunca a abandonar mi país para ir a hablar en contra del pueblo y del Estado Nicaragüense.

El financiamiento de estos planes desestabilizadores en contra del Estado de Nicaragua, se han hecho a través de los siguientes organismos norteamericanos: el NED, Fundación Nacional para la Democracia, que han utilizado al IRI (Instituto Republicano) y también al Instituto Democrático (NDI).

Estos organismos han manejado fondos de aproximadamente 30 millones de dólares anuales, utilizándolo principalmente en Nicaragua para financiar a supuestos organismos de la sociedad civil y al PLI-MRS.

Yo espero que con esta denuncia y desenmascaramiento de estos planes de desestabilización, las autoridades competentes nicaragüenses y los organismos internacionales establecidos puedan intervenir para que cesen todas estas intervenciones y patrañas en contra del pueblo nicaragüense, que democráticamente ha electo a sus representantes.

No es justo que se siga saboteando este esfuerzo del pueblo nicaragüense, que ha venido cosechando Paz y Estabilidad y ha venido apostando por la democracia, la prosperidad y la reconciliación.

Le pido a las autoridades nicaragüenses su protección, dado que me he sentido amenazado al denunciar todos estos planes de desestabilización de miembros del PLI-MRS y de los funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos de Norteamérica.

Muchas gracias y que Dios bendiga a Nicaragua.”

Las autoridades nicaragüenses están dando seguimiento a estas acusaciones y más temprano que tarde toda la verdad sobre lo sucedido en las elecciones del 6 de noviembre saldrá a la luz.

No toda la derecha en Nicaragua está comprometida con la agenda fascista de los dirigentes del PLI-MRS al servicio de la OTAN. Ni siquiera todos los diputados de ese partido que lograron escaños a la Asamblea Nacional, y mucho menos la gran mayoría de sus electores, desean provocar una guerra en el país. La inmensa mayoría de los nicaragüenses entiende que una cosa es adversar al gobierno y otra el violar la voluntad de la mayoría ahogándola en sangre. Si el gobierno de Nicaragua no ha metido tras las rejas a esos falsos dirigentes políticos - lo que la mayoría de los gobiernos del mundo en todo su derecho harían - es precisamente porque está comprometido con una agenda de reconciliación en la que el diálogo reemplace a las armas.

Como en el caso de Libia y Siria, la industria “derechohumanitaria” de propaganda y extorsión al servicio de la OTAN muestra en Nicaragua su verdadero rostro.

Notas:
1) Ver los siguientes videos que demuestran como el caso contra el gonierno de Libia fue fabricado de la nada por grupos de derechos humanos sin ningún fundamento real:
http://www.youtube.com/v/acEedYLMZLc
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=j4evwAMIh4Y
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=MmahzMfw6T4
2) http://www.fidh.org/-espanol-
3) El Fondo Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés), dependiente del Departamento de Estado y financiado en su casi totalidad por fondos del gobierno estadounidense, es el encargado de promover movimientos que sigan los lineamientos de los EE.UU en el globo. Según la investigadora Eva Golinger, en total, la NED destinó 6.4 millones de dólares a grupos de oposición en países ALBA en 2009. Venezuela encabezó la lista ese año con 1.8 millones de dólares (más que el doble del año anterior) seguida por Cuba con más de 1.5 millones, Bolivia con 1.36 millones, Ecuador con 1.1 millones y Nicaragua, con más de 600 mil dólares. En 2009, dedicó un total de 623 mil 180 dólares (unos 13,1 millones de córdobas) a unos 9 grupos de la denominada "sociedad civil" opositora al gobierno sandinista de Nicaragua. Esto fue apenas un poco más de los 620 mil 300 dólares que dedicó a ese mismo fin en 2008 y considerablemente más de los 330 mil 735 dólares dispensados a los grupos opositores en 2007. Entre los receptores de fondos de la organización los últimos años se encuentran el COSEP, el Instituto Nicaragüense de Estudios Humanísticos (INEH), el grupo político Movimiento por Nicaragua (MpN) y su organización de fachada Fundación Iberoamericana de la Cultura, el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), la Asociación Hagamos Democracia (Hagamos), la Federación Red Nicaragüense por la Democracia y el Desarrollo Local (Red Local), la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua (CPDH), el Grupo FUNDEMOS (Fundemos) del multimillonario Manuel Ignacio Lacayo y el Grupo ProJusticia (otro socio del MpN). Los datos son tomados de los informes anuales publicados en la web de la organización http://ned.org
4) En julio de 2009, la FIDH expulsó al Doctor Ramón Custodio Lopez, entonces Comisionado Nacional de los Derechos de Honduras. El motivo de la expulsión fue el apoyo de Custodio López al golpe de estado contra el presidente Manuel Zelaya. Este funcionario, que en la década de los ochenta era reconocido como una de las pocas voces que se levantaban para denunciar las violaciones y abusos cometidos por las fuerzas armadas hondureñas, actuó en el mes posterior al golpe de forma totalmente opuesta llegando a participar en el equipo de gobierno del golpista Roberto Micheletti.
5) El Colectivo de Abogados "José Alvear Restrepo" es una Organización No Gubernamental de derechos humanos de Colombia que desde hace más de 30 años ha denunciado el terrorismo de Estado en ese país. Las investigaciones del colectivo han conducido a la sanción disciplinaria o penal de miembros de la Fuerza Pública por este tipo de crímenes.
6) Ver el documental "La Guerre Humanitaire" (2011), de Julien Teil, que demuestra lo absurdo de los argumentos y la manera fraudulenta en la que se manipuló la carta de los derechos humanos para sacar adelante la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas contra Libia basada en la doctrina de la "Responsabilidad de Proteger". http://laguerrehumanitaire.fr/
7) http://laguerrehumanitaire-lefilm.tumblr.com/Syria
8) Las denominaciones políticas son engañosas cuando se refieren a un movimiento inserto dentro de una estrategia de cambio de régimen. Estando los objetivos últimos de la operación fuera del control de esos movimientos, su actividad no está puesta en función de la construcción de un proyecto sino de la destrucción de las instituciones de la sociedad objeto de intervención. Esto es especialmente evidente en el caso de la Alianza PLI-MRS, el movimiento político con el que se identifica el CENIDH. Una característica de este grupo es la de mantener un doble discurso: Hacia los medios europeos y estadounidenses, se presenta como de “centroderecha”, pero dentro de Nicaragua muestra otra cara.
El candidato presidencial de esa organización para las elecciones del 6 de noviembre de 2011 fue el empresario radial Fabio Gadea, ex miembro del Directorio de la Contra en los años 80s y ex presidente del Partido de la Resistencia. Desde hace 30 años, la radio de Gadea se ha caracterizado por ser un órgano de propaganda ultraderechista apoyando las causas más reaccionarias en todos los campos. El propio Fabio Gadea es un homófobo confeso, lo que ha hecho constar en mútiples crónicas y artículos de opinión publicados en diarios locales como La Prensa. La última vez, en agosto de 2011, provocó la justificada ira de la comunidad gay de Nicaragua al decir en el programa televisivo Esta Semana de Canal 12: “No me gusta ver a dos hombres en la calle agarrados de la mano, no me gusta” finalizando su comentario y dirigiéndose al presentador, Carlos Fernando Chamorro, con otra pregunta “¿decime algo a vos te gustaría? Contéstame Carlos ¿Te gustaría?” Por su parte, el banquero Eduardo Montealegre, ex ministro liberal, candidato y operador tras la Alianza PLI-MRS, en 2009 se convirtió en el primer político a nivel mundial, junto con la congresista anticubana Ileana Ros-Lehtinen, que reconoció el gobierno golpista y de facto de Roberto Micheletti en Honduras. Por último, el compañero de fórmula de Gadea en las elecciones del 6 de noviembre, el dirigente del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Edmundo Jarquín, se presenta como progresista a los ojos occidentales, sobre todo en temas como la lucha por el derecho al aborto, del que se dice promotor (a pesar de que su camarada Gadea es de la opinión contraria). Sin embargo, el propio MRS, que se dice cercano a la socialdemocracia, no critica al neoliberalismo. El propio Jarquín hizo carrera en los 90s como funcionario del BID. En términos políticos, su organización recomendó al pueblo salvadoreño en las últimas elecciones votar por el ultraderechista ARENA (el partido de los Escuadrones de la Muerte en la guerra de los 80s) para evitar una victoria del FMLN, aliado del Frente Sandinista. En agosto de 2010, Jarquín argumentaba desde las páginas de El Nuevo Diario que "hay dictaduras y dictaduras", la de Ortega siendo la peor de todas, inclusive la de Roberto Micheletti en Honduras. Para Jarquín, el ambiente que se respiraba en su país debía ser tan opresivo que la semana anterior, entre el 21 y el 24 de julio, tuvo que irse a tomar un poco de aire fresco a Tegucigalpa, a participar en un seminario sobre "transparencia y gobernabilidad" organizado por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) entonces militarizada para reprimir las protestas de los estudiantes y profesores. La actuación de este tipo de oposición desafía la noción de oportunismo y más bien la acerca al fascismo, teniendo en cuenta que dicha actuación no está orientada a lograr las condiciones para una competencia entre planteamientos políticos diferentes, sino a subvertir las instituciones que la hacen posible e imponer un proyecto de élite basado en intereses puramente personales – todo ello, paradójicamente, en nombre de la democracia, la transparencia, la legalidad y …. los derechos humanos.
9) La hipocresía de los derechos humanos en la era del ”poder inteligente” 22 de febrero 2010 - http://tortillaconsal.com/tortilla/node/5359
10) La Prensa, Suplemento dominical del 7 de febrero de 2010.
11) El CENIDH fue fundado en mayo de 1990, según la propia organización.
12) Núñez fue electa para ese cargo durante el 34 congreso de la FIDH a inicios del año 2001. Entonces declaró a El Nuevo Diario que "una de sus primeras gestiones" sería la de "proponer una de estas misiones para la observación de la elecciones presidenciales en Nicaragua". Fuente: El Nuevo Diario, 18 de enero de 2001.
http://archivo.elnuevodiario.com.ni/2001/enero/18-enero-2001/nacional/nacional10.html
13) http://www.fidh.org/Campana-de-desprestigio-llamando
14) El artículo en cuestión desapareció luego de una remodelación total del sitio de la Nueva Radio Ya (http://www.nuevaya.com.ni/) a fines de 2011. Sin embargo, éste no es esencial para la argumentación que se hace en el presente texto.
15) Por ejemplo: "...Pero la ONG de derechos humanos más beneficiada por los suecos ha sido el antisandinista CENIDH de Vilma Núñez. Según la ONG 'paraguas' sueca ForumSyd, el CENIDH recibió de la organización un total de 6,4 millones de coronas (unos 19 millones de córdobas) de ayuda entre 2000 y 2006 para un promedio anual de más de 3 millones de córdobas. Suecia fue sólo una de las fuentes de financiamiento de una ONG vinculada al MRS y últimamente al ultraderechista Eduardo Montealegre. Según Oxfam, el CENIDH recibe, además de ASDI/Forumsyd, financiamiento de organizaciones como Hivos (Holanda), Pan para el Mundo (EEUU), NORAD (Noruega), PRODENI, Iniciativa Cristiana Oscar Arnulfo Romero (Alemania), INKOTA (Alemania), CAFOD y Ayuda Popular Noruega.
Entre enero de 2005 y junio de 2008 Suecia canalizó al CENIDH a través de ForumSyd (código 62000340, también 15150 y 15162) un total de tres millones 68 mil coronas (unos 8 millones 929 mil córdobas) con la motivación de que la ONG de Núñez 'ha desarrollado un eficiente modelo multidimensional para defender y promover los derechos humanos'. La ayuda de ForumSyd al CENIDH siguió a un ritmo de unas 300 mil coronas suecas (casi 900 mil córdobas) al año hasta 2009, un año después de su expiración oficial, y es de sospechar que ésta ayuda continuará hasta 2011 que es el año programado para la finalización definitiva de la cooperación sueca en Nicaragua. O sea que desde enero de 2007 a la fecha, la distribución de la ayuda sueca en el terreno de los Derechos Humanos de acuerdo a la base de datos de la Unión Europea ha sido la siguiente: CPDH, 172 mil coronas; CENIDH, 1 millón 606 mil coronas; Procuraduría de los Derechos Humanos, cero".
Jorge Capelán, Sopa de Siglas y Letras para la Subversión Antisandinista, en Revista Correo #9 abril - mayo de 2010, Managua.
16) http://www.elnuevodiario.com.ni/politica/233289
17) Los resultados de las elecciones del 6 de noviembre fueron reconocidos por los observadores del Protocolo de Tikal, así como por cientos de observadores independientes. Recientemente, el jefe de misión de la OEA en Nicaragua reveló que el conteo rápido realizado por los observadores de la organización se acercaba al resultado final del Consejo Supremo Electoral que dio la victoria al FSLN por 62.4 por ciento de los votos. Para, Raúl Obregón, Gerente General de M&R Consultores, una firma independiente de encuestas, todas las encuestadoras reflejaron la misma tendencia general hacia un apoyo masivo al partido sandinista. (Sobre esto, ver “Entrevista a Raúl Obregón Gerente General de M&R Consultores” en http://tortillaconsal.com/tortilla/node/10259)
18) El derecho a la rebelión ante la tiranía está consagrado, primero, en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de la Revolución Francesa, en la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos y en la Carta Fundacional de las Naciones Unidas, que además explicita que que las partes en conflicto se deben someter a las decisiones del Consejo de Seguridad y reconoce. Acerca de este derecho, la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 establece que es "esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión". Nótese que Vilma Núñez hace de juez y parte. Acusa al gobierno de ser "un régimen corrupto y dictatorial" y acto seguido amenaza con una rebelión, algo a lo que le asiste todo el derecho en su cualidad de persona y ciudadana. Pero al tomar una posición de esa naturaleza, también debería estar dispuesta a aceptar las responsabilidades que ello implica como dirigente política. Para Núñez, los derechos humanos son claramente un medio de impunidad política, lo que en realidad erosiona y destruye las bases mismas de cualquier estado de derecho.
19) http://www.elnuevodiario.com.ni/politica/110836
20) http://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/108373
21) http://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/100464_porras-sali%C3%B3-con-la-protecci%C3%B3n-de-ortega
22) http://www.elnuevodiario.com.ni/politica/95187
23) La situación surgida antes, durante y después de los comicios del 6 de noviembre en Nicaragua, es radicalmente diferente, por ejemplo, de la acontecida en las cuestionadas elecciones del año 2006 en México que resultaron en la victoria del actual presidente Felipe Calderón. En México, cientos de miles, millones de ciudadanos llenaron plazas como la del Zócalo, en el Distrito Federal, durante semanas y meses de protestas contra lo que consideran fueron unas elecciones fraudulentas. En Nicaragua, nada de eso ha ocurrido. Los actos de violencia que se han presentado han estado focalizados en zonas rurales específicas del país y llevan la marca de haber sido instigados durante largo tiempo con un trabajo consciente y premeditado.
24) Según el informe que entregó el Ministerio de Educación (Mined) a la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), los daños causados en 65 escuelas de 24 municipios del país por los grupos violentos de la Alianza PLI-MRS durante los comicios del 6 de noviembre asecendieron a más de un millón de córdobas, un hecho que fue calificado por el Procurador Omar Cabezas como “una vergüenza nacional”.
25) http://tortillaconsal.com
26) http://rlp.com.ni
27) Un ejemplo de ello es que desde hace por lo menos dos años y medio, en la página titulada “Quienes nos apoyan?”, en el sitio web del Cenidh, no aparece lista alguna de benefactores de la organización. ¿Es esta la forma de actuar de una organización seria? ¿Es esta la forma de actuar de una organización que dice velar por la transparencia? (ver http://www.cenidh.org/apoyan.php )
28) “Derechos humanos polarizados”, 17 de diciembre 2011 - http://tortillaconsal.com/tortilla/node/10505

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El nuevo colonialismo se expande

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

Siento mucho que haya acertado; ha nacido al mundo el nuevo colonialismo. Y, de lo que se ve, se propone establecerse en cualquier país de esta tierra. El mundo creía que nunca más ese monstruo podría establecerse, una vez que se constituyeron las Naciones Unidas (NNUU) Ahora - a comienzo del siglo 21- podemos ver a ciencia cierta lo que significa la prepotencia del llamado unipolismo. Que, en palabras más nuestras, quiere decir que hay una solo imperio que manda, con o sin el respaldo de los imperitos; los demás, obedecen. Y si no obedecen, pues ahí les va el “bombardeo humanitario” tipo Libia.

Y siento aún más que haya predicho que el próximo objetivo de tan “humanitarios y democráticos” imperios, son Siria, paso obligado a Irán, que es el verdadero propósito del gran imperio (Estados Unidos) No porque no entienda que hay un plano de venganza (el secuestro del personal diplomático norteamericano que estaba en lo que fue su sede diplomática, cuando fue derrocado el Sha de Irán) sino porque tiene petróleo. Ya lo dijo Eduardo Galeano: si esos países sembraran solo rabanitos, el imperio y los imperitos, ni caso que les harían. El problema es que tienen petróleo; y bastante. Pregunto: ¿será el mismo destino de Venezuela y la franja del Orinoco? No tanto porque es “díscolo” y quiere establecer el socialismo siglo 21; y eso, para el gran imperio es pasado de moda, cuanto porque tiene las reservas petroleras más grandes del mundo, a tres días de viaje de los petroleros.

Desde luego, “mis visiones” nada tenían de adivino o de oráculo. Voces más autorizadas y más documentadas que la mía, han sido coincidentes en las dos proyecciones. Y la gran pregunta es: ¿y ahora quién podrá defendernos? Porque de lo que se ve, el gran imperio y los imperitos se reservan todos los derechos; ellos son los que dicen esto está bien y esto está mal. Por supuesto, en todos nuestros países existen los corifeos; es decir aquellos que, sin pensar dos veces, dicen esto está bien o está mal, según.

Excepto Irak, ya no es tiempo de invasiones, sin los respectivos permisos, que para eso están el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, o el Tribunal Penal Internacional de La Haya, o la Interpool, o la Comisión de Derechos Humanos, etc. El nuevo colonialismo -de lo que se ve y se lee- se caracteriza porque hay que prodigar en los países “díscolos” una especie de resistencia ciudadana, que para eso han quedado los llamados mercenarios (sicarios) Con la ayuda de las grandes redes comunicacionales y los principales medios de comunicación del mundo, lo primero que hay que hacer es divulgar que en tal o cual país, la oposición “libre y democrática” está batallando y es objeto de asesinatos masivos. Entonces, hay que salvar a esa población, hay que armarla, hay que darles recursos (no importa si tienen que bloquear sus propios fondos) y hay que “restablecer” la democracia y la libertad, a sangre y fuego.

Mucho de eso se aplicó en Libia. El mundo entero recordará que, de pronto, los grandes medios y sus redes informáticas comenzaron a divulgar que, en una ciudad petrolera del norte de Libia, se había constituido un frente de resistencia y que se daban grandes manifestaciones contra el estrafalario coronel Kadaffi., Por supuesto, ya se habían producido miles de muertos de entre los “rebeldes”. Una cadena del tercer mundo (Telesur) llegó, sin problemas, a Trípoli (la capital de Libia) y no solo que no encontró un solo muerto (de los miles que hablaban) sino manifestaciones populares a favor de ese gobierno. Todo el mundo sabe que Kadaffi fue detenido en su tierra natal, arrastrado por los mercenarios y asesinado en plena calle. Cesaron los bombardeos “humanitarios” de la OTAN y se impuso una verdadera dictadura, patrocinada, desde luego, por el gran imperio y los imperitos. Todavía no sabemos qué va a pasar en ese país y solo se ha filtrado que la verdadera oposición a la invasión ha comenzado; y que ya hay una ciudad que ha sido rescatada de los ”rebeldes” (mercenarios) De lo cual dicen nada o muy poco esos mismos medios, que para eso son muy “democráticos y libres”

A lo que voy. El carácter “humanitario y civilista” del gran imperio y de los imperitos no podía quedarse ni callado ni quieto. De pronto, hallaron una manera “más civilizada” de colonialismo “más humanitario y moderno” Con mayor razón si el país “a salvarse” tiene petróleo; y del bueno. Y “más mejor todavía” (como diría nuestro pueblo) si el país ofrecía un mar de agua dulce, cristalina y pura, en tierras que pintaban desérticas. Lo cual “encontraron” (¡Oh casualidad!) en Libia

Y con Siria se está aplicando la misma receta. Como una especie de continuación de la llamada “primavera árabe”, de pronto, aparecieron unos rebeldes “sirianos” (¿así se les dice?) que comenzaron a matar civiles sirios; entre ellos, no pocos niños, mujeres, ancianos. !Qué cosa tan terrible! Y, por supuesto, los “humanitarios” cristianos de este lado (occidental y cristiano) ya quieren ir a salvar a esos pueblos que, según sus cuentas, ya pasan de 5.000. Eso sin contar los soldados y civiles del lado del señor Asaad, que también han muerto.

Sin pensarlo dos veces, los occidentales y cristianos “salvadores” presentaron una resolución, según la cual, el Consejo de Seguridad de las NNUU daba a la vieja y corrompida OTAN y, desde luego, al gran imperio, permiso para nuevas franjas aéreas y bombardeos humanitarios. Solo que, esta vez, Rusia y China, que tienen derecho al veto, no quisieron correr los riesgos que asumieron en el caso Libia, y que dieron campo abierto para que la vieja y corrompida OTAN programara los “bombardeos humanitarios” y la invasión de ese país, sobre la base de “rebeldes” (mercenarios)

Siria, desde luego, por esta negativa, no está libre de una invasión “democrática y libre” Seguirá el desangre y los mercenarios continuarán su acción. El imperio y los imperitos se reservan el derecho a invadir cualquier país (Siria es uno) si aquello les sirve a sus propósitos. Y, en este caso, matarían dos pájaros de un solo tiro. Le sacarían un clavo al gran dog del Medio Oriente (Israel de Metanyahu y de los lobbys nortamericanos) y podrían estar más cerca de Irán, que es el objetivo final del gran imperio y de los imperitos. Ojalá no adivine otra vez.

En esta parte, una aclaración obligada. No hay datos (ni cercanos, peor lejanos) que estos países hayan tenido o ensayado alguna vez la democracia occidental y cristiana. Los mismos aliados del gran imperio y de los imperitos (Jordania. Arabia Saudi, Bairet, etc.) tienen monarquías (satrapías) o gobiernos dictatoriales, desde hace décadas. ¿Cuántos años gobernaba Egipto el señor Mubarak? ¿Cuántos el de Túnez? ¿Cuántos va el señor del Yemen que está atendiéndose en Estados Unidos? Es decir, no es ni exclusivo ni nuevo que en Siria haya un gobierno hereditario, como el del señor Asaad. Tampoco estamos defendiendo ese estilo. Y tampoco creemos en la democracia occidental y cristiana (de antaño) que solo garantizaba que la gran oligarquía y sus diversos sectores (importadores y exportadores, banqueros, principalmente) se turnen en el poder político (el económico ya lo tienen y lo disfrutan) a fin de que todo siga igual que siempre; que haya pocos millonarios y muchos pobres, que “Taita Dios” así lo ha querido (tesis de la nueva CONAIE y del MPD).

Lo que en verdad preocupa a muchos es que el gran imperio y los imperitos sigan aplicando en el mundo del siglo 21 la ley del embudo. Esta ley (según los viejos ecuatorianos) es para los de poncho; es decir para los más pobres. En este caso, para los países que pretendan ser soberanos y dignos. ¡Que eso dice la declaración de las Naciones Unidas! Cierto, muy cierto; pero, cuando los imperios y los imperitos les da la gana, pues invaden cualquier país, con armas de última tecnología (inteligentes, dicen) Por citar un caso: Irak. Por citar otro: Libia. ¿Quién será el próximo? Eperemos que no le toque a América Latina.

Puedo estar equivocado; pero ¿alguien me puede informar si la Corte Penal Internacional ha dictado ya una orden de captura contra el señor Bush hijo, por haber invadido Irak con una mentira? ¿Alguien me puede informar si la Comisión de Derechos Humanos de la OEA ya ha pedido el enjuiciamiento del Presidente yanqui y los militares que invadieron y mataron muchos civiles en Panamá, en Granada, en República Dominicana? ¿A quién le toca esta salvación “libre y democrática?

Razón tiene el Presidente de Venezuela (Hugo Chávez) cuando denuncia que hace poco un acorazado de esos que tiene solo el imperio, espiaba en agua territoriales venezolanas y huyó, presuroso, a aguas internacionales, cuando fue detectado por la Marina venezolana. Y razón tiene el Presidente Chávez, de dudar de esos grupos de venezolanos que, en Miami arman jaleo cada vez y cuando. ¿No estarán preparando un nuevo capítulo de “rebeldes venezolanos” que demandan ayuda a los Estados Unidos para nuevos “bombardeos humanitarios” pero sobre este país?

Me da hasta risa (sin quitarle nada del dramatismo que tiene) que le critiquen al Juez español Garzón, que las oficia de gran veedor del nombramiento de la nueva Corte Nacional de Justicia en Ecuador, solo porque sus pares españoles le hayan enjuiciado por pretender juzgar a los asesinos y criminales, de la era del generalísimo Francisco Franco. Yo encuentro que es lógico que, en estos tiempos, se lleve a juicio al Juez Garzón ya que ha pretendido revolver la historia reciente (Franco murió en 1975) con mayor razón si los auténticos herederos de Franco han vuelto al gobierno político de ese país “tan culto y tan cristiano”

Los latinoamericanos, en cambio, no podemos olvidar “las bondades” de 5 siglos de colonia española y que los españoles (inclusive los curas españoles) se pasaron décadas discutiendo si nuestros indios tenían o no alma, eran seres humanos o no. Y pensar que haya izquierdistas ecuatorianos que estén junto a semejantes herederos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: El ajuste de cuentas

Andrés Figueroa Cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

.

Uno.

¿Por qué, con fatalidad abstracta y atávica y como si la historia no fuera un movimiento permanente y contradictorio, en Argentina hay quienes homologan “lo popular” con “peronismo”, inexorablemente? ¿Por qué hay gente de buen corazón, que aspira a la justicia social, la igualdad y la libertad, el fin de la explotación, el gobierno planetario de una sociedad sin inequidades ni discriminaciones de ninguna especie, profundamente humanista, que piensa que el capitalismo expansionista chino es mucho mejor y una alternativa al imperialismo capitalista norteamericano o europeo? ¿Por qué muchas personas que quieren cambiar el mundo se concentran en los fenómenos y los síntomas, la fachada y la anécdota, y no en las relaciones sociales, de clase y de poder, que organizan la infamia?

Dos.

Unilateralmente, el pre candidato a la presidencia de Argentina para el 2015, el ultraliberal y millonario gobernador de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio “Veto” Macri, dictó la no realización del Congreso Pedagógico porteño que debía debatir, puertas abiertas a la sociedad, los aspectos más relevantes de la enseñanza en la metrópolis. Macri -admirador del políticamente fallecido primer mandatario chileno, Sebastián Piñera-, sujeto de discutible capacidad neurolingüística, mediante un decreto intentó argumentar que discutir para corregir el proceso educativo democráticamente, “atenta contra la agenda educativa y el cumplimiento de los 190 días de clases previstos”. Si incluso ese pretexto fuera cierto, de todos modos Macri privilegia peregrinamente la contabilidad administrativa sobre el mejoramiento real de la enseñanza. ¿Olvida el señor gobernador que los docentes son, además de formadores estratégicos de mujeres y hombres, líderes de opinión de la comunidad? ¿Cuánto gasta en asesorías que le agujerean los pies con municiones imborrables?

Tres.

El sistema financiero que opera en Argentina (representante del “anarco-capitalismo”), obtuvo utilidades por casi 3 mil millones de dólares entre enero y noviembre de 2011 (21 % más que en el mismo período de 2010).

En tanto, la Presidenta de Argentina realizó una alocución pública para referirse a su visión de las cosas. Ante la ocurrencia y advenimiento de las paritarias o negociaciones colectivas por sector económico entre dueños y trabajadores, desmintió que el gobierno haya colocado un límite a los reajustes salariales de un 18 %, toda vez que ministros del Ejecutivo (como el de Educación) así lo afirmaron a fines de enero. Al respecto, CFK dijo que “”Quiero que sepan todos, empresarios y trabajadores, que van a poder negociar libremente sus paritarias, pero según la rentabilidad de cada sector”. Lamentablemente, Salomón dirimía casos particulares entre iguales y contaba con la inspiración divina. La inflación –de acuerdo a diversos estudios no gubernamentales- se encuentra en alrededor de un 30 %. Ello impacta en todos los índices macroeconómicos, en todas las cifras oficiales que se ofrecen opaca y nominalmente, y, más que nada, en la vida real de los alrededor de 17 millones de trabajadores activos (donde la mitad se desempeña informalmente o “en negro” –sin vínculo contractual, sin seguridad social, precaria e infrahumanamente-, obteniendo mucho menos del salario mínimo (que para buena parte de la fuerza de trabajo formal, es el máximo) y donde también tiene su lugar un territorio no establecido del más de un millón y medio de niños y adolescentes que realizan labores de adulto). La fórmula gubernamental –que poco tiene que envidiarle a la voceada por el peronista de derecha, peón de los que mandan y líder inestable de la Central General de Trabajadores, Hugo Moyano, que habla de “repartición de utilidades”- resulta de un corporativismo peligroso. Si se lograran superar los escollos contables de los propietarios y sus clásicos “lavados” para sortear impuestos, empleo y remuneraciones según sus ingentes tasas de ganancia; de cualquier forma un método de esa naturaleza simplemente consolidaría las desigualdades no sólo entre capital y trabajo, sino también entre los propios trabajadores. Y, en general, no sobre un mejoramiento de la base salarial.

Los obreros textiles ya alcanzaron un 28 % de reajuste y a mitad de año van por más; mientras los educadores a nivel nacional demandan un 32 %, es decir, 700 dólares. Un arriendo habitacional, aun más barato que el promedio, cuesta 350 dólares (en los barrios exclusivos de Buenos Aires, el precio del metro cuadrado de vivienda es de 3 mil a 4 mil dólares). Las paritarias docentes se han postergado por parte del gobierno con el fin de que al borde del inicio del año lectivo, los profesores se vean arrojados a la eventualidad de una huelga. Y las huelgas del magisterio son el argumento tradicional que usa la enseñanza privada para liquidar a la pública ante las madres, padres y apoderados.

Lo anterior es sólo una parte del programa de ajustes económicos post electoral del gobierno, frente a la propia inflación, el déficit fiscal y la colección de divisas. La retirada de subsidios al capital, lejos de los discursos, paulatinamente ha liberalizado al alza las tarifas de los servicios públicos, la telefonía, el transporte. Porque en el capitalismo, independientemente de sus variantes –que desde abajo apenas se distinguen-, el Estado se encuentra al servicio del capital y su reproducción ampliada. Y Por más fútbol y carreras de autos que compre para ser transmitidas por televisión abierta; haga bravatas patrióticas, o reajuste las pensiones de miseria bajo los números de la inflación (17 %). En el marco de una crisis económica global, cuando nunca antes en la historia del trabajo asalariado, el capital había estado más transnacionalizado, más mundializado y sus flujos financieros y especulativos fueron más hegemónicos, el Ejecutivo adopta medidas pseudo autárquicas en vez de impulsar decidida y no
sólo teatralmente la relación complementaria sur-sur, a escala continental, para empezar. Porque la contradicción esencial de la actual fase no es capitalismo nacional versus capitalismo mundial. Es simplemente capitalismo versus proyectos de sociedad no capitalistas; capital versus trabajo, capitalismo versus humanidad.

Desde la Casa Rosada se dice que se creará una comisión “para que evalúen la competitividad de cada área. Porque para nosotros la competitividad lo es sólo con respecto a la inclusión social, si no no lo es. En ese caso es explotación”. Pero donde se afirma “inclusión social”, debe ir pacto social de intereses irreconciliables de los pocos que concentran privadamente el excedente que produce la mayoría. ¿O sentar a la servidumbre mal pagada en la misma mesa de su propietario resuelve la falsa conciencia del que administra la opresión? ¿Y la explotación del hombre por el hombre, el despojo de los recursos naturales, la destrucción de los pueblos originarios, el patriarcado y las relaciones de poder se acaban con la capacidad de endeudamiento de los empobrecidos? Lo trabajadores y el pueblo son objeto de explotación o sujeto protagónico de la historia. Subordinados o hegemonía libertaria. En el trance dinámico y complejo de ese combate antiguo se dirime el porvenir.

Los nudos de lucha anticapitalista no pueden distraerse con el corporativismo ni el cooperativismo funcional o “de mercado”. El anticapitalismo y su organización nuclear, hace su día en el continente del pueblo trabajador. Desde las luchas espontáneas, primeramente económicas; desde el ambientalismo consecuente y las demandas genuinas de la mayoría; desde la resistencia de los originarios, la emancipación de la mujer, los migrantes expoliados. Así adquiere su forma y su táctica, multiplica sus fuerzas y precipita, como una alternativa proveniente del movimiento real y no desde afuera, la convicción de poder político sin mediaciones de las clases subalternas y sus particularidades. De lo contrario se transforma en puro decorado que legitima el orden impuesto por arriba. En el “niño terrible” que testimonia la injusticia, pero no la trueca; que se emborracha con manuales inútiles, pero es impotente cuando se trata de rimar y remar junto a los tiempos y modos de los desheredados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...