lunes, 13 de febrero de 2012

Un mundo en llamas

Nora Fernández (especial para ARGENPRESS.info)

La Tierra es nuestro hogar pero no la respetamos, en parte porque desarrollamos una cultura que respeta la fuerza pero no el balance, ni la paz, ni lo sustentable. Avasallar, oprimir, reprimir, consumir y destruir sin mayores miramientos son componentes esenciales de esa cultura, que es de usar y tirar. Favorecemos, por otra parte, una buena imagen de nosotros mismos, nos cuesta aceptarnos como consumidores, opresores y depredadores, por eso perfeccionamos una perspectiva bífida de nosotros y de nuestra forma de vivir, acostumbramos a lidiar con lo desagradable obviándolo. Entonces, aunque la creciente contaminación nos pone en serio peligro evitamos, generalmente, pensar en eso. Bloqueamos lo inconveniente tanto como los pensamientos inquietantes y nos dedicarnos al asunto de vivir “en el hoy,” sin pensar demasiado ni en el ayer ni en el mañana. Olvidando que las gentes sin historia generalmente son gentes sin futuro.

El futuro es imposible de predecir, dicen muchos, y pienso que sin duda es cierto pero que no hay que confundir tampoco. Predecir es un asunto difícil, pero la evaluación crítica de futuros posibles no lo es, si atendemos un poco notamos que ella nos guía en nuestra vida diaria. Es la razón por la que los más cuerdos no manejamos borrachos ni bajo la influencia de otras drogas, y por la que no testeamos la ley de gravedad tirándonos de un sexto piso. Todos usamos un nivel de evaluación crítica de futuros posibles, aunque no seamos tan conscientes de ello.
La prensa colabora en este asunto de convencernos de vivir sin mirar más allá y optimistamente focalizados en el hoy, imaginando que eventualmente la ciencia o la tecnología han de sacarnos la “olla hirviente” del medio ambiente del fuego, justo antes de que se nos queme totalmente. Pero es crecientemente obvio que la contaminación amenaza con dejarnos parias en un planeta desertificado, inundado, contaminado, con una biosfera destruida o en vías de destrucción. Y esto ya no parece pesimista sino mirar la situación con la seriedad que merece. Si hacemos pública nuestra seriedad, sin embargo, se nos mira mal o se nos deja como a Juan el Bautista predicando en el desierto. De allí que aprendamos a callar, a hablar solo lo aceptable, imponiéndonos la auto censura, que es muy eficiente.
Entiendo perfectamente que no estoy sola en esto de decir o no lo que pienso, o de edulcorarlo a gusto para que me escuchen. Oradores mucho más importantes se sienten sujetos a estas limitaciones; Fidel, sin ir más lejos, decidió posponer sus comentarios sobre el peligro de una tercera guerra mundial hasta bien pasadas las fiestas, explicando, que no quería arruinarlas haciendo pública su perspectiva de que el mundo vive una gran amenaza. Aparentemente, vivimos la dictadura del optimismo pueril, basado en “nada.” Muchos y muchas caminan con sus lentes rosados alegremente hacia el cadalso, confiando quizás que “alguien” solucionara las cosas. Para los “optimistas porque si nomás” los demás somos cargosos y quisieran callarnos; se niegan al cuestionamiento de su perspectiva ilusoria porque les arruina el día, prefieren quizás quedarse sin hogar y sin reservas, sin agua, sin alimentos, sin abrigo en un planeta en ruinas, antes de abrir los ojos a esa posibilidad que los atemoriza.
Las conversaciones con mi madre, no optimista, terminan casi siempre con un santo y seña, “siempre que llovió paró.” Ella por no querer asustarme y yo a ella, y ambas por no pinchar el globo de los optimistas que nos rodean y que no pueden enfrentar la realidad. Calladamente de acuerdo llevamos la conversación hasta ese final predecible, no por fe en el fin de la lluvia, sino al entender que los cambios necesarios no se están dando y que pocos quieren escuchar. Claro que existen recursos de energía sustentable (la energía del viento, del sol, del mar) y que se usan alternativas de reciclado, pero no son suficientes. Hace falta mucho más. Se trata de transformar la forma en que vivimos, nuestros valores y nuestros deseos, se trata de un cambio civilizatorio. El santo y seña nos marca el fin del tema pero somos conscientes del dudoso privilegio de estar entre ese 20 por ciento que se lo está comiendo todo y de la necesidad de cambiar el modelo imperante. ¿Qué hacer?
Los efectos del desastre ambiental se presentan impredecibles, no hay Arca de Noé ni Refugio contra Holocaustos que nos salven de un invierno nuclear o de un desastre ecológico. De seguro los más ricos han de tener sus planes para salvarse. Pero el resto ha de enfrentar la calamidad sin plan alguno. Y me cuesta entender, dada la creciente evidencia de la seriedad de la situación, que se haga tan difícil motivar a que la humanidad entera cuestione el paradigma individualista, desarrollista y expansionista que nos rige y que ignora que vivimos en un sistema cerrado e interconectado, uno que como nosotros mismos e interdependiente y que incluye balances frágiles y necesarios.
Aunque “pesimista” no pierdo la esperanza de que la iluminación general se dé en algún momento y cada mañana me intereso por ver si acaso el despertar haya llegado, me lo imagino concreto y emocionante. Entiendo que algunos lo vean imposible o posible sólo demasiado tarde o que incluso argumenten que no será total sino dividido en pequeñitos despertares, con soluciones parciales lidiando problema por problema de la compleja realidad. Prefiero la gran transformación porque imagino los costos personales y comunales que seguir esperando implica. Ser partidaria de la “iluminación total” habla también de las limitaciones propias, y del lente que uso.
Las consecuencias de la contaminación, ya visibles, van desde las sequías a las inundaciones, que miradas en números como al poder le gusta se transforman en daños medibles en dinero. Una sequía reciente en Texas causó daños por más de 5 mil millones de dólares en la agricultura; el huracán Irene -que llegó a New York menos violento de lo que se esperaba, causó daños por montos superiores a los que causó Katrina. Esta historia se repite a lo largo y ancho del planeta: incendios consumiendo parques nacionales en Chile, inundaciones que afectan la mitad del territorio de Colombia, sequías en Brasil, inundaciones en la capital de Tailandia (Bangkok) con costos estimados en 45 mil millones de dólares.
La desertificación cubre un tercio de la superficie de la tierra y avanza debido a la deforestación, la escasez de agua, el deterioro de los suelos y las alteraciones climáticas. Las áreas secas cubren más del 40 por ciento de la superficie de la Tierra –y en esas tierras viven 1700 millones de personas, la mayoría de los pobres del mundo. La desertificación resulta de una combinación de factores sociales y biofísicos, con causas climáticas y naturales y raíces en actividades humanas de deforestación, intensificación de la agricultura, sobrepastoreo, salinización, urbanización, polución y conflictos. Es un problema grave. La guerra no ayuda: cuando una bomba explota se generan temperaturas muy altas que aniquilan flora, fauna y gente, pero también destruye la estructura y composición de los suelos.
Los cambios climáticos, el efecto invernadero, el derretimiento de los polos y la contaminación de océanos, mares, ríos, lagos, recursos de agua potable y subterránea, se suman a la contaminación del aire, a la realidad del agotamiento de los metales, a la continua tala de árboles, bosques y junglas, a la destrucción de humedales, al agotamiento y desaparición de ríos, lagos y otras fuentes de agua. Son temas interconectados que requieren una transformación enorme en nuestra forma de vivir, tan grande que se nos presenta abrumadora. Pero es un 20 por ciento de la población la que consume el 80 por ciento de los recursos y entre los que tienen menos acceso están los mil millones que sufren hambre. A pesar del hambre, el 50 por ciento del grano comercializado se usa para alimentar el ganado y en la producción de biocombustibles. Teniendo en cuenta que el 40 por ciento de la tierra arable está deteriorada. Sabemos que cada año desaparecen trece millones de hectáreas forestales; que un mamífero de cada cuatro, un pájaro de cada ocho, un anfibio de cada tres, está en vías de extinción -un ritmo 1000 veces más rápido del natural. Sabemos que tres cuartos de los lugares de pesca están agotados y que las capas heladas de los polos son un 40 por ciento más delgadas que hace 40 años. No nos asusta parece que se estime en 200 millones el número de refugiados climáticos para el 2050, algunos piensan que antes.
El mundo arde como si sufriera una reacción inflamatoria: la enfermedad somos nosotros y nuestra forma de vivir. No podemos, o no queremos, detener esa inflamación. Nuestras actividades se enmarcan en una ideología que opone “civilización y cultura” a “naturaleza y barbarie.” Le quita mérito a lo material en favor de una espiritualidad superficial que nos ayuda a desatender las necesidades materiales básicas de todos los seres humanos para atender los caprichos consumistas de los menos. El planeta, disfrazado de “madre naturaleza” sufre el destino de las madres todas: amadas y menospreciadas, encargadas de atender la necesidad fundamental de conexión y de satisfacer necesidades humanas básicas, ignoradas con respecto al valor de su fundamental contribución. Loadas como santas, tratadas sin respeto.
La relación maternal elevada y deprimida al mismo tiempo se visibiliza en la imagen que Jake Sully, soldado invasor unido a la lucha del pueblo aborigen en Avatar, explica sobre su propia cultura que es la nuestra: llegan de un mundo donde ya no queda verde porque “asesinaron a su madre, y van a hacer lo mismo aquí.” La dualidad que opone civilización y naturaleza favorece la explotación de esta última por la primera y nos lleva al exterminio. Una civilización que destruye a su propia madre, ensucia su hogar que es su nido, favorece el consumo, el negocio y la guerra, tiene los días contados, aunque no lo sepa o no lo quiera saber.
Y aunque la mayoría de los habitantes del planeta no se beneficien de esto, la mayor parte de los humanos aspiramos, sin embargo, a “desarrollarnos” siguiendo ese mismo modelo destructor. Un modelo que funciona muy bien para enriquecer a menos del uno por ciento de la población, y para ultra enriquecer a un porcentaje mucho menor entre ellos, unas decenas de miles de personas que son: los verdaderos dueños del mundo.
Las élites dominantes enriquecidas brutalmente no se conforman y aspiran a cada vez más, quieren ser dueñas del patrimonio de la humanidad, apropiarse del planeta. Es obvio que no tienen en mente compartir ni pagar el precio que les corresponde por su consumo desmedido y su abuso del bien común. No está en sus planes solidarizar ni les preocupa construir un mundo sostenible, igualitario, mejor. Entienden el problema fundamentalmente desde un ángulo propio, les preocupa el “exceso de población.” Ancestralmente, temen a las hordas hambrientas y numerosas que pueden hacer tastabillar su poder y quitarles el control. Su plan es someterlas, obligarlas a conformarse con vivir apenas o que sucumban al hambre, la sed, la enfermedad, la falta de sanidad, la angustia o la violencia.
De allí la conexión importante con la guerra, esos “puntos calientes” creados artificialmente, que contribuyen a incendiar el planeta en llamas, y con los fraudes de las finanzas y los bancos. La guerra no es sino un método de apropiación de los recursos ajenos, uno que incluye violación, invasión, robo y crimen, pero que se une a este otro método efectivo para lo mismo que son los fraudes financieros. Juntos ambos fabrican el Nuevo Orden bajo nuestros pies, tejen y tejen mientras dormimos.
Las explosiones e incendios que destruyen la vida y los suelos y liberan energía y contaminantes, se unen a los daños que las bombas de la guerra causan al destruir complejos industriales que liberan contaminantes adicionales a la atmósfera -dioxinas y tóxicos en la destrucción de una fábrica de plásticos, amoníaco u otros químicos. En esto se ha transformado la forma de vida de la civilización occidental en sus últimos tiempos. El agredido, que responde con lo que tiene, hace escalar el precio para todos también. En Iraq la quema de pozos petroleros causó grave contaminación atmosférica, terrestre y de aguas superficiales y subterráneas -500 pozos de petróleo ardiendo produjeron 3 millones de toneladas de humos contaminantes que provocaron enfermedades respiratorias, muerte de aves marinas, la ruina de la pesca y la contaminación de manglares. Según el Instituto de Recursos Mundiales (World Resource Institute) los residuos tóxicos de esa guerra afectarán la industria pesquera por más de 100 años.
Las armas modernas son, además, “exquisitamente” contaminantes y sus efectos sobre la vida y el planeta han sido poco estudiadas porque el mundo de las armas es muy reservado. EEUU usó uranio empobrecido en aviones, tanques, cañones antiminas y minas terrestres durante la Guerra del Golfo. Estas municiones contaminan químicamente a los seres humanos y al ambiente. Recién se están haciendo públicos los resultados en Iraq en términos del aumento del número de abortos, malformaciones, leucemia y cáncer, particularmente cerca de Basora, pero también en otras áreas del país.
Un mundo en guerra, una guerra continua y una economía de guerra. Guerra y finanzas incluyen la toma de países enteros, que de la esfera pública se mueven a la privada, privatizando ganancias y bienes, haciendo públicas pérdidas y costos. Países enteros supeditados al poder privado de la Banca Mundial -puñado de hombres ricos. Países “enemigos” invadidos y destruidos y transformados en “aliados” a prepo. Una civilización que avasalla “diferencias” usando la excusa del proyecto Ilustrado y en nombre del progreso. Iguales todos, esclavos en un mundo único y global, Un mundo de comida chatarra, entretenimiento chatarra, prensa chatarra, filosofía chatarra, sicología chatarra, sentimientos chatarra. Un mundo de seres humanos chatarra que viven vidas chatarra también.
El mundo arde, entre guerras y finanzas fraudulentas, pocos tratan de apagarlo, quienes lo intentan reciben el odio de occidente que con lenguaje bífido distorsiona lo que dice o directamente miente. Falsedades que no son simplemente reflejo del momento en que vivimos, sino que son la esencia de una civilización guerrerista que llega a su fin, pero que continúa queriendo acapararlo todo y puede, en un holocausto global, inmolarnos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

A propósito de Las Malvinas. El clima de confrontación internacional y la degradación de los estados

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

El reflotado diferendo argentino-británico sobre la posesión de las Islas Malvinas encaja cómodamente en el actual clima de confrontación internacional.

Algunos rasgos políticos en esta disputa alcanzan a revelar la degradación de los estados, como si fueran dos repúblicas de menor calibre. Esta vez, el “gesto bananero” ha sido más pronunciado en el Reino Unido de David Cameron con una agresividad emulando a la Argentina de Galtieri de 1982, agregando un ingrediente más grotesco -tipo Entertainment Channel- con la visita a las islas del Príncipe William.

Cuesta creer que todo esto hay que tomarlo en serio y precisamente hay que darle toda la seriedad posible porque se trata de políticos ultra neoconservadores como el Primer Ministro Británico puestos en el ápice de la toma decisiones para el uso de poderío bélico nuclear.

Desde el desbande la Ex URSS y aún más atrás, desde la Segunda Guerra, muy poco se ha avanzado en hacer de este mundo una entidad más estable y de menos confrontación.

Mientras el centro argumental en la confrontación de la guerra fría clásica (1945-1990), se sustentaba sobre dos ejes antípodas como paz y hecatombe nuclear, en la supuesta nueva era estos ejes han sido reemplazados por democracia y libre mercado, dos entes en apariencia complementarios.

A pesar de esta complementariedad la situación global es más inestable que antes. El casi medio siglo de tensión y el fin de la amenaza soviética al capitalismo han servido poco para modificar la naturaleza perversa del poder (internacional en este caso) en donde prima la ley del más fuerte y con la carta bélica nuclear si fuera posible.

Por el contrario, esta ley de facto se ha exacerbado hasta límites inconcebibles como se comprueba desde la intervención de la OTAN en los Balcanes, pasando por las guerras en Afganistán e Irak hasta la actual situación de confrontación que involucra a EEUU, Israel, Siria e Irán, y a la cual se le agrega este “viejo pastelito” británico en Las Malvinas de su sempiterna alcurnia imperial.

El episodio ha servido además para constatar una vez más que el nivel actual de intervencionismo (colonial) o de alineamiento por una u otra potencia no difiere del que existía durante la guerra fría del período 1945- 1991. Los estados de menor potencia son incapaces de recuperar y mantener grados superiores de autonomía.

Ante esta situación, el cuadro de degradación de los estados no se identifica porque no hay un “espejo” donde mirarse. Los sistemas políticos que sustentan a los estados y sus administradores muestran síntomas del desgaste por las décadas de funcionamiento poco ético.

Es así que el grado de confrontación interna en las naciones o entre naciones, se muestra como el punto más álgido de la crisis del modelo de estado liberal concebido en las democracias occidentales y al cual la mayor parte de las naciones del mundo dicen adscribir bajo distintas formas de gobernanza.

En la actualidad, los conflictos de beligerancia extrema o violencia armada dentro de las naciones o entre naciones que estallaron al finalizar la guerra fría, bordean el medio centenar. EEUU ha estado en guerra 14 de los 21 años desde el fin de la guerra fría.

Treinta de ellos estallaron al finalizar la guerra fría y cerca de 20 en el nuevo milenio (GlobalSecurity.org ). Las cifras oficiales de la OTAN son más conservadoras. Por guerra mayor la ONU define conflictos militares o armados que producen 1.000 víctimas fatales por año en batallas.

El clima de confrontación no es solo en el plano de integridad territorial o soberanía, es también en el económico y cultural. La idea es prevalecer sobre el otro estado-nación y si fuera posible aplastarlo o someterlo como si fuera una colonia. La postura de Alemania para someter a Grecia con el expediente comunitario revela un neocolonialismo envuelto en una pátina de sofisticación política. Es un paradigma para observar.

Frente al cuadro de inestabilidad internacional se cruzan temas como la incesante pobreza, la destrucción del eco sistema con el calentamiento del planeta y el exacerbado bilateralismo en las relaciones comerciales, particularmente en ámbitos regionales con menores posibilidades de integración.

La forma fragmentada de cómo están siendo colocados estos temas en las naciones, impide establecer agendas que aborden el cuadro mayor de los desequilibrios a nivel de las relaciones internacionales que inciden en la generación de los conflictos.

En el proceso, emerge con nitidez que el objetivo central en esta fase de la globalización ha sido determinado por la sustentación económica de los regímenes políticos amparados por el modelo liberal que conocemos, y queda claro que para establecer un nuevo orden de equilibrio internacional y asegurar la paz mundial este expediente ha sido unilateral e insuficiente.

Este clima de confrontación expone a una clase política dominante – posicionada por el gran capital internacional- que ha demostrado por los resultados hasta ahora, tener una destreza inferior a la que estaba llamada a ofrecer para intermediar en estas crisis. Como que fueran constructores o mantenedores de empresas más que de naciones.

Las crisis repartidas desde Mindanao en Filipinas, Assam en India pasando por la caldera en la franja del Sur del Asia Central hasta el norte de África y que ahora penetran en el Hemisferio Occidental Sur con la disputa por la Islas Malvinas, llevan todas el sello de una degradación y crisis en los estados.

El impacto político de las futuras tragedias en el caso de decantarse situaciones como el bombardeo israelí a Irán para desmontar su programa nuclear, el apoyo de la OTAN a los rebeldes para derribar el régimen en Siria, así como la existencia de una base de la OTAN en las Islas Malvinas, puede gravitar más que la necesidad de indagar las causas subyacentes de los conflictos, el tema verdadero.

Con los actuales procesos de cambio de régimen en diversas partes del planeta sucede algo parecido. El ojo se concentra en el impacto hacia donde se inclina la balanza del poder, sobre quién o quiénes se hacen cargo. Con este enfoque se extravía el problema remanente del colonialismo que no se supera como síndrome, ni en el Occidente colonizador – el ejemplo de Gran Bretaña de mantener Las Malvinas bajo su posesión- ni en las zonas alteradas por las intervenciones coloniales del pasado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: "La forma que tiene de negociar la CTERA es nefasta para algunas provincias..."

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

.

Entrevista a Raúl López, Secretario General del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación -SUTEBA- Bahía Blanca, dialogamos sobre las paritarias docentes nacionales, la CTERA pro-kirchnerista, las reformas educativas, el secundario obligatorio y la Asignación Universal por Hijo, la evaluación docente neoliberal que se avecina, y la indispensable tarea de la construcción colectiva de una alternativa ética, política y pedagógica.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Belén, Santa María, Tinogasta: Represión y después

LAVACA

Catamarca, ruta Nacional 40.La policía provincial, el grupo especial de operaciones Kuntur y presunta seguridad privada de las mineras golpearon y detuvieron a más de 40 vecinos que mantenían un corte selectivo a camiones que proveen de insumos y herramientas al mega emprendimiento minero La Alumbrera, en dos jornadas separadas por menos de quince días. Una fue el resultado de la otra: tras la detención e imputación de nueve vecinos el 27 de enero pasado, brotaron más de cinco bloqueos en la región, uno de ellos reprimido violentamente y con treinta detenidos este miércoles 8 de febrero.

Mariano Cervantes integra la Asamblea de Belén por la vida y tuvo el extraño privilegio de ser detenido en una persecución por el cerro, al intentar escapar de las manos policiales y sus perros entrenados. Recientemente puesto en libertad, cuenta que grupos pro-mineros montaron una escena de tensión, con otro corte que realizaron a pocos metros: “Ese fue el pie para que el fiscal le ordene a la policía que desaloje y detenga a los vecinos para evitar un `mal mayor´, pero nosotros ya habíamos decidido en asamblea levantar el corte. Incluso lastimaron a una compañera que está embarazada”.



El estreno de la ley de terror

El primer desalojo violento tuvo lugar en la localidad de Santa María, el 26 de enero, también sobre la ruta 40, y dejó 7 vecinos detenidos. En diálogo con lavaca, la abogada defensora Nidia Gauthier cuenta que fueron liberados apenas se pidió la incompetencia de la medida. El corte selectivo siguió. Día más tarde, viernes 27, por presunta presión de La Alumbrera, la policía tomó revancha y detuvo esta vez a nueve asambleístas: “A un señor, Rodolfo Chayle, lo detuvieron saliendo de una almacén al lado de una escuela, que está a 6 km de la sentada. A Marta Vargas, con su nene de 3 años, el fiscal amenazó con poner a disposición de los tribunales de menores a su nene”, cuenta Gauthier.

El fiscal interviniente, Julio Landívar, llevó a su secretario y un escribiente para labrar la imputación en la propia comisaria: “Están imputados por el artículo 213 bis del Código Penal, que es de competencia federal y habla de daños a bienes públicos y de causar terror o peligro a las personas”, afirmaba días atrás la abogada, confirmando el estreno de la ley anti-terrorista en el país. El propio Ministro de Justicia y Derechos Humanos Julio Alak salió a desmentir esa versión que circulaba por portales medioambientales: “Es absolutamente falso, están imputados por presunta violación al artículo 194 del Código Penal, que habla del entorpecimiento del transporte”, dijo. Gauthier responde: “Que me disculpe el ministro Alak, pero él no estuvo en la imputación, y yo sí”. El testimonio de la abogada no excluye la versión del Ministro de Justicia de La Nación: confirma que tanto el artículo 194 como el 213 bis del Código Penal les fueron imputados a los nueve vecinos. De inmediato Gauthier pidió la inconstitucionalidad de la medida incluso para el cargo del artículo 194: “El corte en la ruta 40 era parcial e informativo, y el tránsito no estaba entorpecido sino sólo se bloqueaban los camiones de la empresa”.

¿Qué dice el Artículo 213 bis?:

“Será reprimido con reclusión o prisión de tres a ocho años el que organizare o tomare parte en agrupaciones permanentes o transitorias que, sin estar comprendidas en el artículo 210 de este código, tuvieren por objeto principal o accesorios imponer sus ideas o combatir las ajenas por la fuerza o el temor, por el solo hecho de ser miembro de la asociación”. Sic.


En búsqueda de la copia perdida

La diferencia entre las informaciones del ministro Alak y la abogada defensora encuentran su explicación gracias al propio fiscal Landívar: nunca entregó una copia de la imputación.”Me dijeron que no me iban a dar copia hasta dentro de siete días, pero nosotros las necesitamos para plantear formalmente la nulidad del caso y pedir la inhibición de estos juzgados”, explica la abogada.Trece días después,el jueves 9 de febrero, Gauthier reitera su pedido al juzgado: “Ahora el expediente está en manos del juez titular, Marcelo González, que debe observar los recaudos procesales pertinentes para un juzgamiento justo. Si es así, la causa está cayéndose”. La lectura de Gauthier: confía en la inconstitucionalidad de las medidas del fiscal Landívar, a quien ya labró una denuncia.

Eso sí condice con las declaraciones del ministro Alak: “Si las autoridades judiciales de la provincia hubieran avanzado en la investigación de hechos susceptibles de ser encuadrados en algunas de las figuras con finalidad terrorista previstas en el artículo 41, hubiesen tenido que declararse incompetentes de inmediato”.

Presiones

La abogada Gauthier denuncia a lavaca: “Estoy recibiendo una serie de persecuciones laborales. Es que siempre que alguien se levanta y hace los reclamos que corresponden, hay alguien que quiere que no hables. Voy a ir hasta el final”.

Como sea, la flamante reforma del Código Penal impulsada por el Ejecutivo ya tiene un ejemplo sobre la arbitrariedad en su aplicación. El fiscal Julio Landívar consideró pertinente usarlo para favorecer la circulación de los camiones de la empresa minera La Alumbrera, fomentando un accionar policial desmedido y apurando la imputación en la propia comisaría. Landívar acusó a los nueve asambleístas de formar parte de una agrupación que tiene “por objeto principal o accesorios imponer sus ideas o combatir las ajenas por la fuerza o el temor.

El amanecer de los vivos y el terrorismo de los muertos

Lejos de amedrentar las protestas, la presunta aplicación de la ley anti-terrorista, las detenciones y la coordinación policial y judicial a favor de las mineras devino en múltiples cortes a lo largo de las rutas nacionales 40 y 60, bloqueando la circulación a camiones con destino a La Alumbrera y al proyecto de Barrick Gold en San Juan. Hay cortes, al menos, en las localidades de Fuerte Quemado, Amaicha del Valle, Belén y Tinogasta. Marcos Pastrana, cacique de la comunidad diaguita en la región, habló con lavaca y contó en primera persona las reacciones: “La actitud del fiscal provocó más bloqueos, se generaron debates, salieron a la luz un montón de cosas, la unión de los diaguitas dio un alto respaldo al movimiento. En lugar de aplacar los ánimos esto ha producido un exacerbamiento: si van por uno, vienen por todos. La ley no se condice con la imagen de paz social, de bienestar y alivio de la sociedad argentina; no creo que estén dadas las condiciones para que se dicte una ley de esta naturaleza. No se trata de una controversia mediática, acá no estamos peronistas y radicales, aquí no estamos a favor del campo o de… Aquí estamos por el agua, por la vida, por nuestros hijos. El estado está haciendo terrorismo, está dando legalidad a acciones prohibidas, están violando derechos humanos”.


Cómo montar una detención

Las recientes detenciones en Belén comenzaron cuando cerca de cuarenta supuestos empleados de minera La Alumbrera cortaron la ruta “porque les habían dicho que los echarían sin pagarles”, cuenta el detenido Cervantes. Los vecinos de la asamblea emitieron entonces un comunicado en solidaridad con los trabajadores. Sigue Mariano: “En eso se acerca un fiscal y nos dice que este grupo de trabajadores iba a venir hasta donde estábamos. Nos reunimos en asamblea y decidimos levantar el corte, para evitar problemas, y nos trasladamos hacia un predio al costado de la ruta 40”. A las 19 horas, llega el momento de una nueva maniobra de la in-justicia: ante la denuncia de un tercero por “usurpación”, la policía avanza y comienza las detenciones. Cervantes, cuenta, escapa por el cerro y es perseguido por los canes de la policía provincial: “Me detuvieron y me hicieron desnudar ahí mismo”.

La doctora Gauthier relata otra información que llegó a Santa María: “Detuvieron a un niño de 13 años y lo pusieron a disposición de un juez de menores. Una locura. Y a la madre no le dijeron dónde estaba”. Las mujeres fueron trasladadas a la comisaría de Belén; los hombres a la seccional vecina de la ciudad de Londres. Todos estuvieron incomunicados hasta las cinco de la mañana del 9 de febrero en que fueron liberados, horas luego que una movilización espontánea de 400 personas en la plaza central de Belén clamara justicia.

Mientras tanto, en Tinogasta…

El currículum de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Tinogasta cuenta que cumplió 3 años de lucha y ya logró detener un proyecto de exploración de Uranio ubicado a 7 km de la plaza principal de la Ciudad. Además, desde el domingo 29 de enero – 2 días después de lo que pasó en Santa María- mantiene un corte selectivo e informativo en la entrada del pueblo. Luis Taborda: “Ya vino un fiscal a ver qué estamos haciendo, pero no pueden hacer lo que hicieron en Belén porque acá todo el pueblo está en alerta. Estamos abiertos al diálogo, pero no cederemos”. En Tinogasta hay una sede de Aduana Nacional y todo vehículo que entra tiene que declarar qué lleva. Sigue Luis: “Hay camiones detenidos con químicos, sustancias inflamables y equipos que van para Veladero, a cargo de la Barrick Gold”.

Los vecinos fueron reprimidos hoy a la mañana con balas de gomas y gases lacrimógenos. El ministro de Gobierno y Justicia de Catamarca, Francisco Gordillo, justificó la represión en la ruta 60, argumentando: “había que dejar pasar a los camiones” del yacimiento Bajo de la Alumbrera, porque cargaban “explosivos” que representaban un “peligro para la sociedad”.

Repercusiones

Las últimas detenciones en Belén desencadenaron que el jueves 9 de febrero, en repudio a la represión y en el marco de una jornada nacional que incluyó radios abiertas y comunicaciones telefónicas con el lugar de conflicto, hubo actividades en las provincias de Chubut, Catamarca, Río Negro, Buenos Aires, La Rioja y Córdoba.

En Buenos Aires, 200 personas se concentraron frente a la casa de Catamarca, prudentemente rodeada por efectivos policiales. En comunicación desde Belén, habló Juanjo, periodista de la radio catamarqueña El Algarrobo y uno de los detenidos el miércoles 8: “Los medios locales no están difundiendo nada”, denunció. Y recordó el 25 de mayo de 2011, cuando el mismo bloqueo selectivo fue desplazado por un cordón policial para permitir el paso a los camiones: “Pensamos que esta vez iban a hacer lo mismo, pero avanzaron y reprimieron”.

Continuará…

Cervantes, desde Belén. Son las 18 horas del 9 de febrero.Ya pasaron 13 horas desde que recuperó su libertad. Está en la plaza principal y nos cuenta que siguen rodeados de efectivos y camiones policiales. Pensarse en esa plaza, en esa situación, puede darnos una pista para comprender lo que nos transmite: luego de recuperar la libertad debe seguir luchando por ella.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Carta abierta al kirchnerismo

Prof. Juan Carlos Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

Si algo le está haciendo un flaco favor a la democracia y al Estado de Derecho, sin dudas, es la represión al pueblo catamarqueño, riojano y tucumano por el simple hecho de reclamar por su derecho a un medioambiente sano, de acuerdo a lo que establece el Art. 41 de nuestra Constitución Nacional.

Peor aún, es la clara y abierta complicidad con las empresas mineras transnacionales. Y no cabe duda que es así. Los hechos lo vienen demostrando, a pesar de un Ejecutivo Nacional que amaga a "debatir" y pretende seguir erigiéndose en un gobierno "nacional y popular".
No hay debate, desde el mismo momento que se considera a la minería como una política de Estado, continuadora de la implementada por Carlos Menem, su no casual aliado electoral en La Rioja, en una abierta línea continuista de la entrega de la dictadura militar del ' 76.
Tampoco lo hay, cuando las gobernaciones provinciales prefirieron la represión al diálogo; cuando los intendentes, en vez de estar junto a su pueblo, salvo el de Famatina, huyen como ratas ante el temor de la ira popular; cuando la justicia provincial se arroga facultades para las cuales no es competente o la misma justicia federal ensaya excusas pueriles para no recibir las denuncias de las y los vecinos, y cuando la policía reprime sin piedad a mujeres y niños como ha ocurrido en todos los casos.
Menos aún, cuando estas acciones solamente pretenden asegurar el derecho a la propiedad de empresas extranjeras que, tan sólo, buscan su propio beneficio a costa de las actuales y futuras discapacidades y muertes que ocasiona el uso de químicos y de cianuro.
No puede considerarse un gobierno "nacional" aquel que colabora con dichas transnacionales y no es "popular", aquel que no escucha la voz del pueblo en aras de ese supuesto "desarrollo".
Ayer, fue Famatina, Belén, Tinogasta y Amaicha del Valle; hoy, es Andalgalá. ¿Qué están esperando para parar esta masacre?. ¿Vale más el oro que la vida? ¿O pretenden condenar a estos pueblos a la discapacidad como forma de arrojarlos a la pobreza extrema para llevarlos al voto cautivo por una medicación o una mera pensión? ¿No sera qué el paso anterior sea el camino directo a una muerte segura para pobladores y trabajadores?.
Lo que hoy sucede en Andalgalá ha superado todos los límites. Permitir que las patotas pagadas por Minera Alumbrera sean las dueñas del acceso a la ciudad es un insulto a la voluntad popular. Nadie responde. Todos se escapan.
¿Otra vez una Triple A en nuestro país? ¿otra vez los grupos de tareas?. No hay diferencia entre el accionar de estas patotas y el que se realizaba hace 36 años atrás. Como diría la extinta compañera Adriana Calvo, el Estado es responsable.
No son cuatro gatos locos, y perdonen la expresión poco académica, los que reclaman. No minimicen el reclamo de los pueblos. No mientan descaradamente. No eludan sus responsabilidades.
Ya que son el "gobierno de los Derechos Humanos", como bien les gusta llamarse, respeten esta categoría de derechos. Hasta ahora, solamente se acordaron del pasado pero se olvidan del hoy y del mañana.
Hay otras vías para el desarrollo. Desde el turismo, conocida como la industria sin chimeneas, a la agricultura; de las artesanías a los productos regionales, para ello. Solamente ocurre que estas actividades no les dejan ningún 20% como decía Tato Bores en sus monólogos, los cuales no perdieron actualidad.
El Estado es responsable. Y la historia no los absolverá. La pueblada está en camino. Pero esta vez no podrá reciclarse como ocurrió en el 2001. Lamento decirles que, si se continúa en la senda represiva estatal o paraestatal, se los llevará puestos.
Es hora de parar esta escalada de terror impuesta por las mineras y avaladas por el Estado. Como inquilinos del poder, no pueden sentarse sobre los votos. Más temprano que tarde, la legitimidad obtenida puede diluírse en poco tiempo más y de esa forma, se afecta aún más a esta democracia renga y que tiene demasiadas deudas sociales.
La solución a este clima depende de ustedes, porque el pueblo ya habló: no a la megaminería contaminante.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: El grotesco sainete del “operario minero” y la represión de la protesta social

Estela Knez (IPODAGUA)

Cristina Fernández de Kirchner no cesa de asombrar a los argentinos.

El pasado 9 de febrero, en una de sus casi cotidianas apariciones televisivas, en esta ocasión mediante un video conferencia desde la Casa Rosada efectuada con motivo de la inauguración de obras de una empresa cementera de Olavarría, mantuvo una amena conversación con el Sr. Vicepresidente Boudou. Dado que el locutor oficial, tras anunciar a los funcionarios públicos y autoridades de la empresa presentes, omitió mencionar a un señor parado junto a ellos, camuflado de minero con un simpático casco amarillo, Boudou hizo una pausa en su afición por sonreír con desmesura y aplaudir vehementemente ante cualquier expresión de la Sra. Presidenta, y presentó a este personaje, definiéndolo como “un trabajador de la empresa”. Sobre la verdadera identidad de, según la Presidenta, “Antonio”, que en realidad se llama Armando César Domínguez, ya numerosos medios, incontables páginas de Internet y miles de usuarios de redes sociales se han ocupado de aclarar, con no poca ironía, que es un encumbrado dirigente del PJ de la mencionada localidad, y del sindicato AOMA (Asociación Obrera Minera Argentina).

En uno de los pasajes de esta bufonada montada por autoridades nacionales, Cristina dijo que nadie puede acusar a Domínguez “de ser hombre de la Barrick”, ocultando que AOMA, cuya conducción nacional integra el nombrado, solicitó –en conjunto (o mejor, en complicidad) con la Cámara Minera de San Juan, y otras entidades privadas relacionadas con la minería- y obtuvo un fallo judicial que ordena la suspensión parcial de la ley de protección de glaciares (n º 26.639) en la provincia de San Juan, resolución que –por curiosa coincidencia- beneficia directamente a los emprendimientos mineros Pascua Lama y Veladero de propiedad de Barrick Gold Corporation. Por su parte, al concluir su guión en esta opereta, Domínguez pidió a la jefa de estado, mostrando aquí lo mas ruin de su infame actuación, que no permitiera que se corte el paso a los camiones que van a las mineras, porque, según él, no llevan explosivos y cianuro que van a arrasar con glaciares, montañas, contaminar cursos de agua y comprometer la salud y la vida de miles de personas, sino “alimentos y medicamentos”.

Evidentemente, todo resultó una puesta en escena, que podría calificarse de comedia si no fuera que se montó en momentos en que multitudes de pobladores de provincias cordilleranas, apoyados solidariamente por mucha gente en otras provincias, están resistiendo pacíficamente y manifestando que no quieren megaminería en sus pueblos. Esta verdadera canallada que armó el estado nacional, constituyó lamentablemente un aval anticipado a una de las represiones recientes más feroces, que la policía del gobierno kirchnerista de Catamarca desató, al día siguiente, contra una muchedumbre de pobladores en la localidad de Tinogasta que impedían sin violencia el paso de camiones mineros, y ha dado carta blanca para que por estas horas, Andalgalá se encuentre sitiada por patotas promineras armadas que, con la inconcebible indiferencia de la policía y de toda autoridad gubernamental, está amenazando a la gente del lugar, agrediendo a medios de prensa no oficialistas, e imposibilitando que nadie pueda entrar o salir de la ciudad. En el fondo, aunque significó un auténtico papelón, el sainete “del operario Antonio”, no fue sino una demostración mas de que el gobierno nacional está comprometido hasta el hueso con el modelo extractivista megaminero, cueste las libertades y las vidas que cueste, aunque los medios oficiales se empeñen en aparentar que es ejecutado por exclusiva decisión de los gobiernos provinciales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Minería o derechos humanos

Darío Aranda (COPENOA)

Bajo la Alumbrera es el caso testigo de las promesas mineras incumplidas y, también, de la represión para imponer un modelo.

Octubre de 1994. Cine de la capital catamarqueña. El presidente Carlos Menem, el gobernador Arnoldo Castillo y el secretario de Minería, Angel Maza protagonizaron el lanzamiento de las obras del yacimiento Mina Bajo la Alumbrera. “Esta es la Argentina que necesitamos, que se abre al mundo, que recibe inversiones, que promete un futuro”, afirmó Menem. Tres años después, el 31 de octubre de 1997, se iniciaba la etapa extractiva: una enorme olla de dos kilómetros de diámetro y seis cuadras de profundidad es el espacio donde explosivos, 36 enormes camiones mineros y monumentales palas mecánicas remueven 300.000 toneladas de roca por día. Alumbrera cuenta con un permiso de extracción de 1.100 litros por segundo. Que es lo mismo a 66.000 litros por minuto: casi cuatro millones de litros por hora en una zona semidesértica.

El yacimiento de oro y cobre están en manos de la suiza Xstrata y las canadienses Goldcorp y Yamana Gold. Bajo la Alumbrera se encuentra entre los diez grandes emprendimientos de cobre del mundo y entre los 15 de oro. Por cada tonelada de roca se obtienen seis gramos de oro y seis kilogramos de cobre. Los especialistas advierten que la remoción de las montañas acelera la producción de sulfuros, que con el aire y el agua producen drenajes y lluvias ácidas, con su contaminación a cuestas.

La campaña publicitaria de la empresa y los políticos de turno prometía la construcción de un barrio para cinco mil personas, nuevas escuelas, un hospital de alta complejidad, rutas asfaltadas, 6000 puestos de empleo. Ninguna de esas obras se plasmó. La compañía asegura, aún hoy, que emplea a 1800 personas del lugar y, de forma indirecta, creó 8200 puestos laborales. Los vecinos lo desmienten: afirman que en la mina no trabajan más de 90 personas de Andalgalá.

A quince años del comienzo de las obras existe una decena de acusaciones: las familias de Juana Flores y de Manuel Casas vivían a dos kilómetros del dique de colas, a la vera del río Vis Vis. Tuvieron que abandonar sus tierras por la contaminación del agua y están en juicio con Alumbrera. El Defensor del Pueblo de Santiago del Estero y la Justicia de Tucumán acusan a la empresa de contaminar con metales pesados el río Salí-Dulce (que comparten ambas provincias). La justicia de Rosario investiga el presunto tráfico documental y exportación ilegal de metales. Pobladores de Villa Vil, en Catamarca, denunciaron a la empresa por derrames tóxicos del mineraloducuto. Sólo un puñado de las acusaciones que tiene en su contra Minera Alumbrera.

El fiscal general de Cámara de Tucumán, Antonio Gómez, denunció una catarata de excesos por parte de la empresa: valores de arsénico hasta veinte mil veces por sobre los permitidos por la ley nacional, hasta cinco mil veces en cadmio, veinte veces en cobre, diez mil en mercurio, sesenta en plomo y mil en selenio.

Hubo al menos cuatro derrames del mineraloducto: el 17 de septiembre de 2004. El 10 de junio de 2006 y, dos días después, el 12 de junio. Los tres en Villa Vil. El cuarto y último: en diciembre de 2008 en el paraje de Ampujaco, límite entre Andalgalá y el departamento de Belén.

Alumbrera cuenta con un permiso de extracción de 1.100 litros por segundo. Tiene permiso para extraer hasta 69 millones de litro por día. Un informe interno del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), sede Andalgalá, fechado el 6 de septiembre de 2006, resalta dos cuestiones: el agua y el papel de la minería. “Se debe solicitar una reunión urgente con el Gobernador a los fines de debatir la gravísima situación de los sistemas hídricos existentes, que pone en serios riesgos el desarrollo económico sustentable y demás actividades humanas locales”. Y remarca que “los ejes estratégicos de desarrollo del INTA, basados en sustentabilidad, competitividad y equidad social se contradicen con una actividad económica meramente extractiva y contaminante (la minería)”.

—–

Alumbrera es el caso testigo de que las promesas mineras no se cumplen. Con un agravante: en 2009 el gobierno provincial dio luz verde a Agua Rica, un proyecto minero publicitado como tres veces más grande que Alumbrera y a sólo 17 kilómetros del centro urbano de Andalgalá, donde nacen los ríos que alimentan a la región.

El pueblo de Andalgalá, Santa María y Belén (entre otros) ya no creen en las promesas mineras.

En diciembre de 2009 cortaron el camino de acceso a Agua Rica. El 15 de febrero de 2010 sufrieron una dura represión por parte de la policía provincial. Niños, adolescentes, mujeres y hombres recibieron balazos de goma, palos y prisión. El objetivo: que la maquinaria de Yamana Gold pudiera avanzar con Agua Rica. El Poder Judicial frenó el proyecto.

En enero de este año, en paralelo a la pueblada riojana contra la megaminería, las asambleas catamarqueñas cortaron los caminos hacia Alumbrera.

El 26 de enero fueron detenidos cuatro asambleístas.

Al día siguiente, 27 de enero, hubo 18 detenidos y represión.

El 8 de febrero fue destruido el acampe de Belén y detenidas veinte personas (entre ellas un chico de 13 años).

Los cortes de rutas y caminos se mantuvieron.

——

La Secretaría de Minería de Nación emitió el 13 de enero un comunicado: “Histórica inversión (minera)”. Aumentó la exploración un 664 por ciento en los últimos ocho años. El comunicado remarcó que “el récord histórico ratifica a la Argentina como uno de los países con mayor dinámica en esta actividad” y explicó que ”el fuerte aumento de la actividad exploratoria generó la aparición de nuevos emprendimientos, el país ya cuenta con más de 600, en todo concepto”. Y detalló que las principales provincias con proyectos mineros son Santa Cruz, San Juan, Salta, Catamarca, Jujuy, Mendoza, Neuquén y La Rioja.

Siempre según datos oficiales (del informe 2009 “La minería en números”), en 2003 había sólo 40 proyectos mineros. En 2009 ya eran 336 (840 por ciento) y en 2012 llegan a 600: un 1500 por ciento más que en 2003.

Nunca antes la minería había crecido tanto.

El jueves 9, en un discurso público, la Presidenta hizo una puesta en escena con un trabajador minero (que reivindicó la actividad y cuestionó a los ambientalistas) y reconoció la necesidad de “una discusión en serio” respecto a la minería.

—–

El viernes 10, a las 3.45, la policía de Tucumán desalojó el corte de Amaicha del Valle, donde también se frenaba el avance de camiones de Alumbrera.

El mismo día, a las 9 de la mañana, un centenar de efectivos reprimió violentamente a hombres, mujeres y niños. Todo registrado por el canal TN y relatado por Radio El Algarrobo (comunitaria de Andalgalá). Balazos de goma en rostros, patadas a mujeres, gases lacrimógenos para todos.

La Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC, que reúne a asambleas de todo el país) declaró el estado de altera y movilización. “La respuesta de los gobiernos cómplices de las transnacionales ha sido la represión (…) Las amenazas y los maltratos hacia las resistencias populares a la brutal megaminería no finalizan (…) La brutalidad y las amenazas provenientes del Estado nacional y los estados provinciales, no cesa. Las empresas mineras pretenden avanzar sin más, imponiendo su política de ganancias y destrucción”.

—–

Megaminería y agronegocios (con la soja como estandarte) son parte de un modelo extractivo. La ingeniería legal data de los 90. El geométrico avance territorial: a la última década. Nunca antes la soja y la megaminería habían avanzando tanto. Y, cuando existen resistencias, imponen la represión (privada y/o estatal).

Ningún funcionario de primera línea del gobierno nacional se refirió (al menos hoy) a la represión en Catamarca. Como tampoco sucedió cuando asesinaron al qom Roberto López en Formosa ni cuando asesinaron al campesino santiagueño Cristian Ferreyra. En Catamarca (por suerte) falló la puntería.

Sostener el modelo extractivo tiene costos ambientales, sociales y, sobre todo, humanos. Formosa, Santiago y, ahora, Catamarca, son sólo una muestra de los “daños colaterales” que los gobiernos están dispuestos a pagar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Los versos del colonialismo: Depredación con represión

PRENSA RED

La cobertura progresista que la retórica oficialista otorga al proceso no alcanza a disimular ni soslayar la intensidad de las violencias que los imperativos del extractivismo neocolonial ejercen en carne viva sobre cuerpos y territorios.

Como ya reiteradamente venimos denunciando[1] el nuevo ciclo de extractivismo neocolonial que se cierne sobre nuestro país (y que con sus matices, se extiende por toda nuestra América), se sostiene a su vez sobre la perversa articulación sistemática entre depredación y represión.

La cobertura progresista que la retórica oficialista otorga al proceso no alcanza a disimular ni soslayar la intensidad de las violencias que los imperativos del extractivismo neocolonial ejercen en carne viva sobre cuerpos y territorios.

De un lado, la siempre necesaria reivindicación de la memoria y los actos de estricta Justicia que se impulsan revisando y abriendo las causas de las víctimas del terrorismo de estado en los ’70, se tornan peligrosos recortes manipulatorios cuando el 'enfoque de los Derechos Humanos’ soslaya las violaciones del presente, no sólo desamparando a sus actuales víctimas sino también ocluyendo la continuidad histórico-estructural entre las violaciones de los ’70 con las violaciones del presente.

Las aludidas victimas del presente se multiplican en las comunidades campesinas y en pueblos originarios; las poblaciones fumigadas y/o ‘cianuradas’, laceradas por el avance tanto del agronegocio, la especulación inmobiliaria como por la voracidad hidro-energética de pasteras y de mega-explotaciones mineras que son objeto de permanente silenciamiento, segregación clasista y expulsión racializante: unas y otras muestran la complementariedad estructural que articula represión con expropiación.

Del otro lado, la retórica progresista se cubre con el manto legitimatorio del crecimiento y el distribucionismo en tanto ensoñación y fantasía social; las políticas oficiales de ‘redistribución del ingreso’/asistencialización de la población, que se tornan en una perversa maquinaria anestésica que ocluye la expropiación estructural sobre la que se funda.

Como fase superior del neoliberalismo, el extractivismo neocolonial precisa legitimarse aduciendo la necesidad de la entrega sacrificial de nuestras fuentes de vida y energía como ‘condición’ para financiar las ‘políticas de inclusión social’.

A inicios de 2012 todo este andamiaje ha sido desnudado en su cinismo y en su violencia estructural con la irrupción de la digna rebelión de los pueblos cordilleranos del NOA. Primero en La Rioja; luego extendiéndose en consonancia y simultaneidad cronológica y política por Catamarca, Tucumán, Chubut, Río Negro, Mendoza, etc., entre un sinfín más de comunidades cordilleranas afectadas y/o amenazadas por la mega-minería transnacional a gran escala, se levantaron para decir ¡Basta! La Cordillera, en sus múltiples localizaciones, ¡No se tocan!

Una vez más las interdicciones colectivas rayaron la cancha, pintaron los límites, establecieron sus propias fronteras. Con férrea decisión, el No al extractivismo minero puso coto a la voracidad colonial, en sus actores transnacionales y sus cómplices locales.

Sendos bloqueos están parando desde los primeros días de este nuevo año proyectos de exploración y/o de explotación minera: En Alto Carrizal, Famatina, parando a la Osisko Mining Corp.; en Belén, Santa María, Amaicha del Valle, y Tinogasta vecina/os agricultores, docentes, miembros de pueblos originarios, artesanos están parando los camiones con insumos a Minera Alumbrera, maquinarias para el proyecto Agua Rica y hasta provisiones de explosivos destinados a la Barrick Gold en San Juan.

Esta saludable rebeldía colonial de los pueblos puso al desnudo las múltiples violencias que tejen el orden de dominación vigente: el aparato represivo del Estado, a través de policías provinciales, gendarmería, fiscales y oficiales de Justicia, mostraron sus reflejos cipayos ordenando detenciones, acciones de amedrentamiento y acoso judicial, hasta que, en su punto más álgido, ejecutaron el violento desalojo y la detención de 20 manifestantes en el bloqueo antiminero de Santa María.

El Fiscal Landívar, interviniente en el caso, apeló según su propia interpretación a la flamante aplicación de la Ley Antiterrorista recientemente sancionada, imputándolos por el art. 213 bis del Código Penal.

Los acontecimientos, esta batalla que es en concreto contra el extractivismo minero y que es en el fondo contra el colonialismo y la colonialidad, siguen su curso, en las calles, las rutas, los calabozos y los juzgados.

Más allá de cómo sigan, lo fundamental ha sido desnudado: el carácter estructuralmente necesario que articula, en el estado actual, la violencia represiva con la violencia depredatoria. Represión y depredación son las caras ocultas del progresismo del siglo XXI; progresismo que, como tal, siempre ha sido irredimiblemente colonial.

Desde este espacio, saludamos con alegría y esperanza las medidas de los pueblos que se plantan y reclaman frente a los personeros del ‘destino colonial’. Enviamos nuestra adhesión y apoyo a estas luchas, que son también propias.

Repudiamos enérgicamente el lamentable accionar de las fuerzas represivas del estado; a todos aquellos que, más allá de las ‘exigencias de sus roles’ se prestan a ejercer la violencia material contra su propio pueblo. Desde este espacio, nos sumamos al grito de

¡EL FAMATINA NO SE TOCA! ¡EL ACONQUIJA NO SE TOCA! ¡LA CORIDLLERA NO SE TOCA! ¡EL AGUA NO SE VENDE!

CENTRO DE ESTUDIOS SOCIOLOGICOS

Nota:
[1] Sobre el avance y significado de la represión, judicialización y criminalización de la protesta; así como sobre la caracterización del extractivismos y su relación con el régimen neo-colonial, puede encontrarse distintos materiales y pronunciamientos públicos en los sitios web: www.accioncolectiva.com.ar y www.estudiosociologicos.com.ar
Fuentes y Documentos de interés:
Fiscal Federal Antonio Gustavo Gómez. Audio: Javier Astrada / Indymedia Córdoba / RNMA
http://www.ivoox.com/antonio-gustavo-gomez-opina-audios-mp3_rf_1024703_1.html
- Marcha en la ciudad de La Rioja en defensa del Famatina. Nota del sitio No a la Mina (Esquel) http://www.noalamina.org/mineria-argentina/mineria-la-rioja/famatina-convoca-a-qjornada-nacional-de-luchaq-para-el-proximo-lunes
- Comunicado de la Asamblea de Vecinos por la Vida, Tinogasta. http://tinogastacatamarca.blogspot.com/2012/02/se-cumple-el-cuarto-dia-de-bloqueo.html
- Comunicado de Asamblea El Algarrobo “Los Pueblos Organizados defendemos la Vida”. http://prensaelalgarrobo.blogspot.com/2012/02/los-pueblos-organizados-defendemos-la.html
- Testimonio de Mariano Cervantes (Asamblea El Chañar) desde el bloqueo selectivo en Ruta Nacional N° 40, Belén. Bloqueo "selectivo" contra Minera Alumbrera. http://ocrn.info/2012/Mariano-Cervantes
- La ley anti-terrorista impide el ejercicio de la democracia. Comunicado de las abogadas defensoras de los manifestantes detenidos en Santa María. http://prensaelalgarrobo.blogspot.com/2012/02/la-ley-antiterrorista-impide-el.html
- Comunicado de las Asambleas Riojanas desde el corte en Alto Carrizal. http://www.noalamina.org/mineria-argentina/mineria-la-rioja/compartimos-el-ultimo-comunicado-desde-el-corte-en-alto-carrizal-famatina
- “El Contramapa de la megaminería”, por Darío Aranda. http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-186665-2012-02-01.html

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Exigimos a las autoridades el cese inmediato de las interferencias y el levantamiento del sitio en Andalgalá

RNMA - INDYMEDIA

La Red Nacional de Medios Alternativos denuncia que desde el sábado 11 de febrero la patota contratada por minera La Alumbrera, mantiene cortada la ruta de ingreso al pueblo, sitiando el lugar, deteniendo a los micros que pretenden ingresar desde cualquier punto del país para que la policía ingrese, los revise y pida documentos a los pasajeros, en total apoyo a la ilegal medida prominera.

Prohiben el ingreso de la prensa y de organismos de Derechos Humanos

La Red Nacional de Medios Alternativos denuncia que desde el sábado 11 de febrero la patota contratada por minera La Alumbrera, mantiene cortada la ruta de ingreso al pueblo, sitiando el lugar, deteniendo a los micros que pretenden ingresar desde cualquier punto del país para que la policía ingrese, los revise y pida documentos a los pasajeros, en total apoyo a la ilegal medida prominera.

En ese marco, no dejan pasar a los periodistas que se acercan hasta Andalgalá en un claro acto de censura contra quienes intentamos cubrir la tensa situación que se está viviendo en el lugar, atentando contra la libertad de expresión y el derecho a la comunicación. Idéntica metodología utilizaron con integrantes del SERPAJ, que preside Adolfo Pérez Esquivel: cuando intentaron llegar al lugar por las denuncias, no se les permitió hacerlo.

Además, miembros de La Asamblea El Algarrobo denunciaron que estos grupos pro-mineros amenazaron a Radio El Algarrobo, diciéndoles que sería el siguiente punto de desalojo en la escalada de represión. Recordemos que la radio de la asamblea se encuentra interferida desde la noche del jueves 9 de febrero. La RNMA denunció ante la AFSCA esta gravísima situación, pero aún no se ha modificado.

A pocos días de cumplirse, el 15 de febrero, dos años de la represión en Andalgalá, reaparece el fantasma: Andalgalá está sitiada y la policía se ha retirado del lugar para dejar que la minera actúe libremente contra los pobladores.

Exigimos a las autoridades el cese inmediato de las interferencias y el levantamiento del sitio en Andalgalá

Basta de represión a los que luchan.

Que el Estado garantice la plena vigencia de las libertades y derechos individuales que tanto nos ha costado conseguir.

RED NACIONAL DE MEDIOS ALTERNATIVOS

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

No a la manipulación y la mentira: Abrazo al INDEC a cinco años de la intervención

ATE - ACTA

Los trabajadores del INDEC realizaron un nuevo abrazo simbólico al organismo de estadísticas para denunciar la persecución laboral y la intervención que viene sufriendo el instituto durante los últimos cinco años. “Repudiamos la manipulación de los números y la mentira”, aseguró Julio Fuentes, Secretario General de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA).

A cinco años de la intervención, a pocos meses del injusto despido de la compañera Nancy Príncipe, y con un nuevo índice de precios del mes de enero manipulado, tuvo lugar este abrazó simbólico que se repite mes a mes en la puerta del INDEC.

El acto, al que concurrieron cientos de compañeros, tuvo lugar el viernes en la entrada del organismo (Diagonal Sur y Perú, Capital Federal). Allí hablaron y se hicieron presentes distintos referentes sociales y sindicales de ATE y CTA como Julio Fuentes, Secretario General de ATE; Hugo Godoy, Secretario Adjunto de ATE; José Luis Matassa, Secretario General de ATE Capital Federal; Alejandro Garzón y Marta Galante, ambos integrantes del Consejo Directivo Nacional de ATE; Carlos Chile, Secretario General de la CTA Capital; el diputado nacional Claudio Lozano; el legislador de la ciudad Fabio Basteiro; Marcelo Rosenzveig, Secretario General Junta interna ATE INDEC; Nancy Príncipe, empleada cesanteada; entre otros dirigentes y afiliados.

El mismo Secretario General, Julio Fuentes, habló sobre la importancia de la convocatoria: “desde ATE agradecemos la presencia de todos, porque no se puede resistir aislado durante cinco años. Si los compañeros de ATE INDEC hubieran estado solos, sin duda hubiésemos sido derrotados”.

Al respecto, Carlos Chile, de CTA Capital, expresó que “aquellos que han intervenido el INDEC, que han buscado destruir todas las formas de construir un método de estadística, han intentado ignorar y ningunear la resistencia del pueblo y los trabajadores, que es grande y a la vez nos llena de orgullo”.

“Además de la persecución a los trabajadores y la pérdida de credibilidad social, el INDEC manipula los números que luego el gobierna intenta utilizar en las negociaciones paritarias”, aseguró José Luis Matassa. En el día de hoy se dio a conocer el índice oficial de precios del mes de enero, el cual expresa una inflación del 0,9 por ciento (menos de la mitad del 1,9 que calculan las consultoras privadas).

Respecto de este tema, Marcelo Rosenzveig, Secretario General Junta interna ATE INDEC, se preguntó: “¿Vamos a ir los trabajadores a negociar un 10 por ciento es te año?”, a lo que él mismo respondió: “es irrisorio y ridículo cuando la inflación real es por encima del 20 por ciento”.

Si bien las críticas al sistema de medición de precios y otros índices se dieron desde el primer momento de la intervención (enero de 2007), fue en el transcurso del año 2008 en que se reconoce la gravedad del problema. A partir de este momento han llegado incluso a utilizarse grupos de choques o patotas para disolver cualquier tipo de manifestación pacífica realizada por los trabajadores. El INDEC se había convertido en la vergüenza de este gobierno: manipulación de números, cesanteos de trabajadores con años de experiencia, descreimiento a nivel social.

Debido a la pérdida de credibilidad, el entonces ministro de economía Amado Boudou conformó un Consejo Académico de Monitoreo y Seguimiento del INDEC con cinco Universidades Nacionales en julio de 2009. Pero las universidades denunciaron poco después que el INDEC les negaba información necesaria para hacer el informe y, luego de anunciar el resultado del monitoreo, no obtuvieron respuesta sobre el mismo.

“Las universidades hicieron el informe y fue lapidario con respecto a la intervención. Hoy, el actual vicepresidente de la república tuvo que cajonear ese informe”, aseguró Matassa, quien añadió que “la batalla política la hemos ganado, entre todos los trabajadores. Hoy no hay nadie en este país que crea en estos índices, sino que todos los ciudadanos, al hablar de la inflación, referencian al supermercado”.

Durante su discurso, Marcelo Rosenzveig explicó el porqué de la lucha en el INDEC y la trascendencia que implica el buen funcionamiento del instituto en todo el país: “en este país hay que tener estadísticas confiables para tener políticas económicas y sociales acordes a la realidad. Nosotros no estamos para hacer oposición a cualquier color político, estamos acá para discutir el rol del INDEC en el Estado”. En coincidencia con Rosenzveig.

Julio Fuentes sostuvo que “esta lucha es para defender la verdad y para defender los intereses del pueblo argentino y con el objetivo de seguir peleando para recuperar un INDEC creíble”.

Un enorme aparato propagandístico y gran cantidad de recursos han sido empleados por la intervención para intentar hacer creer a la sociedad que el problema del INDEC ha quedado definitivamente resuelto. Amparada por el silencio de las voces públicas, la intervención ha tratado de instalar una versión de normalidad: aquí hubo “cambios metodológicos”, “apoyo del personal” a la gestión, y “logros” importantes en términos de autonomía y defensa de los intereses nacionales.

Los trabajadores del INDEC alertan sobre la falsedad de esta versión y argumentan que los supuestos cambios metodológicos siguen siendo lisa y llana manipulación de la información. Así también como el “apoyo” de los trabajadores consiste en haberse reclutado más de 600 personas para trabajar en el organismo bajo el supuesto de “lealtad” y haber expulsado, por despido o por hostigamiento hasta la renuncia o la enfermedad, a más de 200 trabajadores que resistieron el desmantelamiento de las estadísticas públicas, además de la instauración de un sistema feroz de premios y castigos.

Al mismo tiempo, la insólita sujeción a consultores del FMI que se instalaron en el organismo, se muestra a las claras como la máxima expresión de pérdida de la autonomía técnica e institucional. “Nos decían que con nuestra lucha íbamos a colaborar con el FMI y los bonistas. Pero fue este gobierno el que metió a los consultores del Fondo Monetario adentro del INDEC. Esa es otra de las contradicciones y mentiras que se han venido sosteniendo en estos últimos años”, afirmó Matassa.

Los compañeros reiteran que, a cinco años de intervención, los trabajadores del INDEC siguen denunciando estos hechos en todos los ámbitos y en el abrazo de cada mes.

Solidaridad con la brutal represión en Tinogasta

Durante el acto frente al INDEC, dirigentes y militantes de distintas agrupaciones sociales y gremiales expresaron su solidaridad y apoyo con el pueblo de Tinogasta, Catamarca, luego de la brutal represión sufrida el viernes.

“Queremos enviar nuestra solidaridad con los compañeros que han sido brutalmente reprimidos. Y expresar la tristeza y la vergüenza que sentimos como argentinos, al ver que gobiernos elegidos por el voto popular apalean a su pueblo para defender empresas extranjeras”, aseguró Julio Fuentes, quien agregó que “como repudiamos el accionar policial allí, también rechazamos el Estado que miente, como pasa en el INDEC”.

Al respecto, Carlos Chile añadió que “lo de los trabajadores del INDEC, el Famatina y los pobladores de Tinogasta son una demostración de la extraordinaria capacidad de resistencia del pueblo argentino”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Mendoza: Ni justicia por mano propia, ni gatillo fácil política de Estado para la seguridad pública

Lic. Roberto Vélez (especial para ARGENPRESS.info)

La muerte de dos personas que intentaban robar y murieron a consecuencia de la reacción del comerciante atacado, vuelve a poner dramáticamente sobre el tapete la problemática de la inseguridad pública.

Si nos ponemos en la situación del ferretero, victima de otros robos y amenazado con su familia por conductas delictuales que atentaban no solo contra sus propiedades sino contra sus propias vidas, la solidaridad nos posiciona frente a la victima.

Sin embargo, se impone la reflexión.

En nuestro ordenamiento, no hay pena de muerte. Mucho menos podríamos tolerar que civiles o uniformados hagan justicia por mano propia. Siempre de la mano de los remanidos argumentos: “las leyes son muy blandas”, “los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra”, los “honestos vivimos enrejados”.

Y mucho más grave aún, aquello de que “la policía tiene las manos atadas”. En verdad, algunos cuantos, quieren hacer lo que les plazca sin control alguno: como en los viejos tiempos.

Estas frases y conceptos, forman parte del decálogo del autoritarismo de la mano dura y el gatillo fácil.

Invariablemente, frente a una grave situación no resuelta y a las críticas de la sociedad, son los propios uniformados, (que justificando su ineficiencia que deviene de un poder político consecuentemente inepto) los que repiten las mismas muletillas.

Lo cierto es que además, el monopolio de la fuerza pública lo tiene el Estado

Sin embargo, si los gobiernos de distinto signo que lo administran nada de fondo resuelven, la perspectiva no es nada halagüeña. Hace unos años realizamos un relevamiento casa por casa en el Barrio UJEMVI. De sus 650 viviendas muchas han sido objeto de asaltos y robos. En muchos casos, en varias ocasiones. En ninguna se esclareció nada.

Con ese cuadro de situación, la indefensión es la norma.

Y se comprenden actitudes como la que nos ocupa.

Pero cuando a renglón seguido además aparecen dogos argentinos, (perros prohibidos en varios países), prácticas sistemáticas de tiro, caza, etc. la situación es mas grave de lo que imaginábamos.

Con la apertura democrática aparecieron organizados en Las Heras Los Valientes Vigías Vecinales. Frustrada la intencionalidad por el debate publico, apareció la estrecha relación de alguno de sus mentores con la dictadura. Y con concepciones y prácticas fascistas.

Un poco más acá, apareció en los foros vecinales lasherinos, la exhortación de un referente a que los vecinos se armaran.

De modo que este hecho que nos ocupa se inscribe, alertándonos, en la puesta en practica de lo que solo estaba en el plano de los delirios antidemocráticos.

Si por otro lado en la cúpula política-policial no resulta despreciable sostener que el poder esta en la punta de la pistola, (como alardean algunos en reuniones no tan reservadas), consecuentemente los atropellos y vejámenes policiales persisten (un policía acaba de ser condenado por torturar solo a prisión en suspenso) y no existe política de Estado para la seguridad publica, los ladrones de guante blanco sueltos todos están, el panorama no es nada alentador.

Ni gatillo fácil, ni justicia por mano propia.

Los Gobiernos deben actuar atados rigurosamente a la ley y actuar efectivamente desde una política de estado elaborada pluralmente y aprobada por consenso social y político. No hay otro camino.

La seguridad no es incompatible con los derechos y libertades del pueblo.

Lo de hoy, como lo que se viene implementando desde hace varios años desde gobiernos de distinto signo, es improvisación pura.

Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Reflexiones criminológicas

Martín Lozada (RIO NEGRO ON LINE)

Que la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) esté dictando una Licenciatura en Criminología y Ciencias Forenses en Cipolletti y que la Universidad Nacional del Comahue (UNC) imparta una Maestría en Criminología en General Roca resultan circunstancias muy auspiciosas para generar en lo sucesivo nuevos debates criminológicos, así como para elevar la altura de los ya existentes en la región.

Esos marcos académicos constituyen un pilar fundamental para arriesgar renovadas hipótesis en torno a los problemas que aquejan a nuestras sociedades, aunque sin perder de vista que por su propia naturaleza éstos suelen exceder los particularismos regionales precisos.

Entre tanto, es posible advertir que una recurrente fascinación colectiva en torno a las formas más manifiestas de la violencia subjetiva, interpersonal y tangible en su resultado impide adentrarnos en los aspectos nucleares de otras modalidades menos evidentes.

Como si se tratase de una hipnosis colectiva, sólo rondamos alrededor de la sangre derramada sin percibir que ella puede tratarse del último eslabón de una cadena fenomenológica más larga y compleja.

La corrupción estatal y corporativa, el incumplimiento sistemático de las autoridades gubernamentales en torno a los derechos básicos de la población, el crimen de "cuello blanco", todos ellos invisibilizados por las torpezas habituales de los mecanismos de persecución penal, guardan una razonable vinculación con el hecho criminal que veremos esta noche por televisión o mañana por la mañana en el periódico de lectura escogida.

¿No hay algo sospechoso y sintomático en este enfoque único centrado en la violencia subjetiva, es decir, en la violencia de los agentes sociales, de los individuos, de los aparatos disciplinados de represión o de las multitudes fanáticas?

¿No llama la atención que todas las intervenciones sociales se dirijan exclusivamente a ellas, omitiendo cualquier referencia o acción respecto de las violencias estructurales, vertebrales, propias del ordinario funcionamiento de nuestras sociedades?

Slaboj Zizek propone historiar a fondo la noción de violencia objetiva, que adoptó una nueva forma con el capitalismo, a punto tal que el destino de un estrato completo de la población, o incluso países enteros, puede ser determinado por la danza especulativa del capital, que persigue su meta del beneficio con total indiferencia sobre cómo afectará dicho movimiento la realidad social.

Zaffaroni, por su parte, suele recordar que las técnicas de perpetración de los homicidios masivos se teorizan a alto nivel político, incluso por agencias académicas o de reproducción, y se glorifican por los medios de comunicación social, circunstancia que ha venido siendo omitida por los estudios criminológicos debido a que ese saber social no suele ocuparse de esos crímenes. Hacerlo efectivamente, afirma, supondría "abandonar su pretendida e imposible neutralidad ideológica".

Para dicho autor es evidente que las disciplinas penales no tienen otra opción que "desprenderse de su increíble pretensión aséptica si es que pretenden encarar seriamente la cuestión de los crímenes más graves". Y ello por cuanto tal cometido tan sólo puede ser realizado mediante la crítica de las ideologías, lo que conduce a descubrir aquellas cuya finalidad es la de preparar homicidios masivos mediante discursos vindicativos, incluso penales y criminológicos.

La verdadera prevención que el saber jurídico penal y la criminología pueden ofrecer ante esa modalidad criminal perpetrada desde las estructuras de poder estatal consiste "en el ejercicio de la crítica y el rechazo frontal de las técnicas de neutralización de valores, elaboradas finamente por teóricos y groseramente por la instigación pública o mediática a la venganza".

El pensamiento criminológico crítico y capaz de develar algunos de los entramados ideológicos que proponen las narrativas demagógicas o mediáticas de la cuestión criminal resulta indispensable en contextos como el actual. Se trata de reconquistar espacios cognitivos que han sido cedidos a las manipulaciones electoralistas y, cuándo no, a los vendedores de una seguridad ilusoria.

Martín Lozada es Juez penal. Catedrático Unesco.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Hume, Dios y el puma de Vicente López

Dra. Roxana Kreimer (especial para ARGENPRESS.info)

¿Cómo puede ayudarnos Hume a saber si Dios o el puma de Vicente López existen?.

Cuando un interlocutor hace afirmaciones que contradicen nuestra experiencia inmediata, debemos pedirle que aporte pruebas más creíbles que el mero relato de lo vivido. En estos días los medios de difusión comunican la presunta aparición de un puma que mantiene en vilo al barrio de Vicente López, donde algunos vecinos se recluyen en sus casas por miedo a que el animal los ataque por sorpresa.

¿Qué evidencias se ofrecen a favor y en contra de la existencia del puma? Los medios señalan que “una mujer aseguró que vio al puma trepado a un árbol de la casa de un vecino”. En la televisión la mujer declara que en realidad lo que divisó fueron dos ojos en un árbol, “más separados que lo normal”, y luego oyó un grito. Sostiene que siete personas han visto al puma, pero ninguna testimonia en los medios. Habla de la aparición de marcas de garras en algunas paredes, y cuenta que hubo gatos y palomas muertas. También menciona a un vecino que años atrás habría criado animales salvajes.

Los artículos periodísticos y la televisión muestran fotos de pumas, pero ninguno es el puma de Vicente López.

Como las consecuencias de la aparición de un puma podrían ser peores que las de su inexistencia, resulta sensato apoyar la medida tomada por el secretario de Seguridad, que ordenó revisar las imágenes de las cámaras instaladas en las calles. La Dirección de Zoonosis, por su parte, instaló jaulas con carne como señuelo.

Los medios no entrevistan a especialistas en el tema que puedan analizar las evidencias presentadas. La excepción fue un sitio de internet de escasa difusión, que formuló algunas preguntas al curador general del bioparque Temaikén. El veterinario expresó sus dudas respecto a la presunta existencia del puma. En condiciones normales, señaló, el animal suele “afilarse las garras en los arboles para marcar su territorio, pero las marcas nunca son muy visibles, y definitivamente no las deja en las paredes”. Agregó también que sería muy raro que se pueda esconder en una zona tan poblada. En un sitio de internet una persona deja otro comentario escéptico: “Es raro que un felino que mata a una paloma la deje sin comer”.

Los medios hablan del miedo de los vecinos y de los peligros que podrían correr los niños. Se embarcan en especulaciones interminables sobre el supuesto comportamiento del puma, revelan el temor que hace que algunos vecinos se encierren en sus casas todo el día o la iniciativa de una mujer que suspendió la fiesta de cumpleaños de su hijo, por miedo a que el puma se meta en su jardín y ataque a los niños.

De acuerdo a lo planteado, ¿tenemos buenas razones para creer que hay un puma merodeando el barrio de Vicente López? Hume nos propone una guía para aceptar o rechazar opiniones, y su valor radica en que puede servirnos para determinar si es razonable o no adoptar creencias de lo más diversas. A su entender la solución es preguntar al proponente de la opinión: ¿qué argumentos puede ofrecerme para afirmar que es más racional creer lo que usted me dice, en lugar de suponer que se equivoca, o me engaña, o ha sido engañado? Por ejemplo, si nunca hemos visto un milagro (es la situación más común) y sólo lo conocemos indirectamente (porque, por ejemplo, de él habla la Biblia), ¿es razonable creer en él? Podemos formular la misma pregunta en relación al puma. Si nunca lo hemos visto y sólo lo conocemos indirectamente (porque una vecina entrevistada por los medios nos habla de él), ¿es razonable creer que existe? Hume responde que no, dado que hay otras hipótesis más plausibles: sabemos por experiencia personal que se generan ilusiones, errores y engaños en los relatos de terceros, mientras que no tenemos ninguna experiencia personal de un milagro. En consecuencia, es más racional creer que el relato de un milagro se explica por engaño o error, en lugar de aceptar que el milagro realmente ocurrió. El fenómeno que es necesario explicar no es el milagro, sino el relato del milagro. Y la hipótesis más plausible es que quienes afirman el milagro se equivoquen, o pretendan engañar, o hayan sido engañados por otras personas.

Hume no dice que sólo debamos creer en lo que percibimos directamente. Lo que dice es que necesitamos más evidencias que el mero relato de la experiencia.

De manera análoga, el fenómeno que es necesario explicar no es la existencia del puma en Vicente López, sino el relato de la existencia del puma en Vicente López. Así como tenemos “sensación de inseguridad”, sería oportuno investigar cómo se genera la “sensación de puma”en Vicente López. Porque ese relato que hacen los medios se impone a través de diversos mecanismos: la repetición, el atractivo de lo novedoso, la aparición de un tema acerca del cual es posible conversar, el miedo, la posibilidad de vender una noticia, los chistes que suscita la idea de un puma circulando por un barrio , el resentimiento social (en un foro alguien escribió: “Si encuentran realmente a ese puma que se lo metan en el orto estos chetos de mierda de la zona norte”), la adopción de diversos formatos (fotos de pumas, relatos televisivos de vecinos, reportajes). Del mismo modo, nuestra cultura nos ha presentado la existencia de Dios bajo diversos formatos (el musical, el arquitectónico, el pictórico, el literario, etc), lo que vuelve mucho más persuasiva la hipótesis religiosa. El ateísmo carece de esta variedad, sólo presenta razones y carece de la resonancia emocional que suscita una música religiosa. No tiene arte, arquitectura ni rituales que congreguen a sus adeptos. Tal vez esto explique (en parte) su escasa eficacia persuasiva.

Si cuando eramos niños nuestros padres hubiesen afirmado que un puma merodeaba el barrio de Vicente López, probablemente nosotros habríamos adoptado la misma creencia, del mismo modo que la mayoría de las personas adoptan la religión que se profesa en su hogar de origen. Pero si en algún momento deseamos averiguar si esa creencia es adecuada, podemos considerar los siguientes argumentos, que también sirven para evaluar la existencia de dios.

Argumento de la carga de la prueba: No hay forma de probar la inexistencia de algo, mientras que sí hay forma de probar su existencia, por tanto es lógico que la carga de la prueba caiga en el proponente de existencia de Dios o de la existencia de un puma que merodea el barrio de Vicente López.

Argumento de la falta de evidencia. Si la hipótesis X es cierta, es esperable la evidencia Y. Si no puede hallarse evidencia Y en un tiempo razonable, es sensato concluir que la hipótesis X probablemente (dentro de un margen de duda razonable) no sea cierta. Por ejemplo, si buscamos petróleo en una zona, durante muchos años y en forma infructuosa, no sería razonable seguir sosteniendo que hay petróleo allí: sería más razonable decir que “probablemente no lo haya, aunque podemos equivocarnos”. Lo mismo podríamos predicar de Dios o del puma de Vicente López.

Argumento contra la credibilidad de las fuentes. Las fuentes por las cuales nos enteramos de la existencia del Dios judeocristiano (la Biblia y otros textos religiosos) suelen abundar en historias implausibles, contradictorias, metafóricas, o manifiestamente falsas. Del mismo modo, los medios por los que nos enteramos de la supuesta existencia de un puma en Vicente López a menudo publican cosas que no son ciertas. ¿Por qué habríamos de dar crédito a esas fuentes? Y si esas fuentes no son fiables, y nuestra experiencia no nos ofrece evidencias, ¿por qué habríamos de creerlo?

Argumento de la ilusión deseable. Cuanto más deseable es una creencia, tanto más en guardia debemos estar en torno a la posibilidad de un autoengaño. Dios se adecua tan bien a nuestros mayores deseos (un garante de que sobreviviremos a la muerte y de que nuestra vida tiene sentido) que es lógico sospechar que ha sido inventado para satisfacerlos. Lo mismo podría decirse del miedo. Cuando algo se adecua a nuestros temores previos, es lógico sospechar que tal vez se trate de una falsa alarma que surge a partir de una distorsión que crean nuestras emociones.

Descartes pretendió probar la existencia de Dios con el siguiente argumento, palabras más, palabras menos: “Dios es todopoderoso, por tanto, no le puede faltar el rasgo de la existencia”. De este modo, no diferencia a Dios de la idea de Dios. Algo así como suponer que pensar en tener una noche ardiente con Scarlett Johansson equivale a haber pasado una noche ardiente con Scarlett Johansson. Lo mismo cabe decir del puma de Vicente López. Podemos creer que nos persigue cuando en realidad sólo nos acosan nuestras propias ideas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...