lunes, 16 de abril de 2012

Cumbre de las Américas: El rostro del fracaso y la incertidumbre política

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

La Cumbre de las Américas celebrada recientemente en Cartagena, Colombia adquiere el rostro del fracaso y deja una estela de incertidumbre política.

Fue otra cumbre de las bilaterales, como ha sido el acento en las restantes cumbres celebradas a diferentes niveles, incluyendo las de la ONU, porque las agendas evitan debatir los temas centrales candentes, por ejemplo, los desequilibrios de poder.


Sin la participación de Cuba, Ecuador, Venezuela y Nicaragua, con una Bolivia asistiendo como contrapunto, sumado a esto la arremetida de Argentina hacia la transnacional española REPSOL y la recuperación de Las Malvinas, y todavía más, con la posición distante de Brasil respecto a la política intervencionista de EEUU en Siria e Irán, el debate en esta cumbe fue el gran ausente.

El evento ofrece un claro indicador de que el multilateralismo atraviesa uno de sus períodos de mayor debilidad en su historial, y de que el debate y las resoluciones internacionales están confinados a espacios reducidos y estrechos de poder.

Nunca antes en este período post Segunda Guerra Mundial se había visto, a juzgar por una reunión cumbre como ésta, una región más desarticulada y desmembrada en su organicidad política más básica. Y, precisamente lo que podría ser el foco aglutinador de una agenda continental relevante a solucionar los problemas pendientes como es el actual modelo económico, se le evita y se le aborda con la acostumbrada circunvalación a través de temas como pobreza, educación, drogas, seguridad, innovación.

En virtud de soslayar el tema central y que desnuda el fracaso de esta cumbre, se vislumbra también que, ni los gobiernos de centro derecha ni los de social democracia tradicional que han asumido en los últimos 30 años al sur del Río Grande, han podido entregar una solución (o una sustentación) política al domino económico del capital transnacional.

La descomposición social y ética que se palpa en muchos ámbitos de los países de la región no es de exclusiva responsabilidad del subdesarrollo inherente sino que es el corolario de la prolongación del poder de ese capital que en el fondo ha hecho trizas los sistemas políticos de esos países.

Al concebir los partidos políticos como brazos operacionales de los intereses transnacionales, el esquema de control del capital trasnacional de los últimos 30 años no es diferente del que fue a mediados del siglo pasado. Hay una rigurosa línea de continuidad en conservar el patrón de que las decisiones para las estrategias de desarrollo en los países subdesarrollados son adoptadas, sino externamente, al menos con una gran injerencia de las grandes fuentes del capital extranjero proveniente de las economías desarrolladas y las potencias tradicionales.

Este fenómeno que es de la naturaleza del capitalismo moderno es sabido y a pesar de la crítica abundante los países no han construido capacidad política para revertirlo.

Con todo, dos “grandes” como Brasil y Argentina por tamaño e historia han logrado grados respetables de autonomía en esa esfera. Las rutas diversas señaladas por las actuales administraciones en Bolivia, Ecuador, Venezuela cada una en su medida forman parte del construir esa capacidad política local para contener el avasallamiento del eje transnacional sustentado por el interés hegemónico de la Alianza Transatlántica.

Cuba en su propia dimensión, con los argumentos concretos y el apasionamiento ideológico a favor o en contra incluidos, es una clara demostración de autonomía que en la perspectiva histórica adquiere más valor del que se le asigna en la actual coyuntura.

Este fenómeno de estrategias de desarrollo concebidas por el capital transnacional que pudiera aparecer como absolutamente normal desde el punto del capitalismo moderno, tarde o temprano produce una trampa porque no contribuye a regenerar o a formar el tejido político que lo sustente y le otorgue legitimidad local.

Más allá de que ese capital transnacional genere crecimiento y empleo, ese diseño de dominio desde afuera supone que el crecimiento económico y el progreso derivado de ello, genere también, en complicidad con las elites locales procesos políticos facilitadores de esa gestión del capital.

Como que la propia inercia del progreso y la modernidad estuviera acompañada del modelo político correspondiente. Por eso que el vaivén del populismo por una parte y los virajes hacia el centro político por otra, han servido para sustentar regímenes que acaban siendo procesos políticos inconclusos y generadores de más incertidumbre.

Si se desprenden algunas señales de esta Cumbre de las Américas en Cartagena, una es que la social democracia es una pieza clave para el rearme político del capital transnacional que se ha quedado sin sistema político que lo sustente.

Frente al poderío omnipresente del capital transnacional que destruye tejidos sociales e identidades territoriales y que incuban las doctrinas insurgentes, considerando los fracasos sucesivos de los gobiernos de centro derecha en la región para administrar con mayor justicia, la social democracia quizás sea la alternativa mas viable para administrar el modelo neoliberal con los grados de transformación que apunten a una indispensable desconcentración del poder económico y político, antes de que estalle una bomba social de consecuencias imprevisibles.

El tema es si en las esferas del poder del capital transnacional existe la sensibilidad política suficiente y con las lecciones aprendidas para soltar un poco la manija.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Cuba. Reflexiones del compañero Fidel Castro: Realidades edulcoradas que se alejan

Me asombró hoy escuchar el discurso de José Miguel Insulza en Cartagena. Pensaba que quien hablaba en nombre de la OEA, se ocuparía al menos de reclamar el respeto a la soberanía de los países de este hemisferio que a lo largo de siglos fueron colonizados y cruelmente explotados por las potencias coloniales.

.

¿Por qué no dijo una sola palabra sobre las Islas Malvinas, ni exigió el respeto de los derechos soberanos de la hermana nación Argentina?

La Cumbre de Cartagena tiene escenas que no serán fáciles de olvidar. Es cierto que la misma implicó un enorme esfuerzo. A pesar de las horas transcurridas no tenemos idea de lo ocurrido en el almuerzo con que Santos intentó reponer el colosal desgaste de energía que los participantes invirtieron en esa cita.

Para quien resulte entretenido, pocas veces en su vida tendrá oportunidad de ver los rostros de más de 30 líderes políticos enfrentados a las cámaras de televisión, desde que se bajaban del carro hasta que, en un heroico esfuerzo final tras vencer el largo y alfombrado pasillo, ascendían los diez o doce escaloncitos a la altura del escenario donde sonriente y feliz los esperaba el anfitrión. En eso no valía juventud, edad, pies planos, rótulas operadas o dificultades en una o las dos piernas. Estaban obligados a seguir hasta la cúspide. Ricos o pobres debían cumplir el ceremonial.

Curiosamente Obama fue el único que aprovechó ese trayecto para hacer un entrenamiento deportivo. Como iba solo le resultó más fácil: adoptó una pose deportiva y subió los escalones trotando.

Las mujeres, como acompañantes o Jefes de Estado, son las que mejor lo hicieron. Una vez más demostraron que las cosas en el mundo marcharían mejor si ellas se ocuparan de los asuntos políticos. Tal vez habría menos guerra, aunque nadie puede estar seguro de eso.

Cualquiera diría que, por obvias razones políticas, la figura que peor impresión me causaría sería Obama. Sin embargo no fue así. Lo observé pensativo y a veces bastante ausente. Era como si durmiera con los ojos abiertos. No se conoce cuánto descansó antes de llegar a Cartagena, con qué generales habló, qué problemas ocupaban su mente. Si estaría pensando en Siria, Afganistán, Irak, Corea del Norte o Irán. Con seguridad, desde luego, en las elecciones, las jugadas del Tea Party y los planes tenebrosos de Mitt Romney. A última hora, poco antes de la Cumbre, decidió que las contribuciones de los más ricos deben alcanzar por lo menos el 30% de sus ingresos, como ocurría antes de Bush hijo. Desde luego que eso le permite presentarse frente a la derecha republicana con una imagen más diáfana de su sentido de justicia.

Pero el problema es otro: la enorme deuda acumulada por el gobierno Federal que rebasa los 15 millones de millones de dólares, lo cual demanda recursos que suman no menos de 5 millones de millones de dólares. El impuesto a los más ricos aportará alrededor de 50 000 millones de dólares en diez años, mientras la necesidad de dinero se eleva a 5 millones de millones. Recibiría por tanto un dólar por cada 100 de los que necesita. El cálculo está al alcance de un alumno con 8 grados de escolaridad.

Recordemos bien lo que reclamó Dilma Rousseff: “relaciones ‘de igual a igual’ con Brasil y el resto de América Latina”.
“La zona euro ha reaccionado a la crisis económica a través de una expansión monetaria, provocando un ‘tsunami’ que aprecia la moneda brasileña y afecta la competitividad de la industria nacional”, declaró.

A Dilma Rousseff, una mujer capaz e inteligente, no se le escapan esas realidades y sabe plantearlas con autoridad y dignidad.

Obama, acostumbrado a decir la última palabra, sabe que la economía de Brasil surge con impresionante fuerza, que asociada a las economías como las de Venezuela, Argentina, China, Rusia, Sudáfrica y otras de América Latina y el mundo, trazarían el futuro del desarrollo mundial.

El problema de los problemas es la tarea de preservar la paz de los riesgos crecientes de una guerra que con el poder destructivo de las armas modernas ponen la humanidad al borde del abismo.

Veo que las reuniones en Cartagena se prolongan y las realidades edulcoradas se alejan. De las guayaberas obsequiadas a Obama no se habló. Alguien tendrá que encargarse de indemnizar al diseñador de Cartagena, Edgar Gómez.

Fidel Castro Ruz
Abril 14 de 2012
9 y 58 p.m.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Cumbre de las Américas, foro agónico

Néstor Núñez (AIN, especial para ARGENPRESS.info)

Lo acontecido apenas horas atrás en Cartagena de Indias, no podrá ser edulcorado por Washington ni por los grandes poderes mediáticos acostumbrados a trucar cualquier suceso.

Y es que la Sexta Cumbre de las Américas, el foro creado por los Estados Unidos en 2004 como pretendida “ventana de integración” con sus vecinos del hemisferio -vistos siempre en calidad de segundones- no fue capaz de aprobar una declaración final en medio de severas contradicciones entre la mayoría de los países latinoamericanos y caribeños, y el coloso del Norte más las autoridades de Canadá.

Lo tremendo y significativo es que los desacuerdos no fueron sobre materias “suaves” o por meros matices. El pique, que dicho sea de paso, podría comprometer definitivamente el futuro de semejante convocatoria Made in USA, radica en que el Sur del Continente ha reclamado la insoslayable presencia de Cuba en el foro, junto a una posición única que reconozca y se solidarice con el derecho de Argentina sobre las Islas Malvinas, usurpadas por Gran Bretaña desde 1833.

De manera que el mecanismo exclusivista con el que la Casa Blanca intentó, entre otras cosas, imponer al Sur de la región su neocolonial Acuerdo de Libre Comercio de las Américas, ALCA, o presentarse en el rostro de Barack Obama como un ente liberal y dado a la flexibilidad, hace agua aceleradamente, al punto que a estas alturas muy pocos se inclinan a dar siquiera unos centavos por su continuidad.

Y son trascendentes los factores que están contribuyendo a esta nueva y positiva ejecutoria latinoamericana y caribeña.

Hay que decir que los cambios políticos registrados en nuestra zona geográfica en los últimos años con el surgimiento de gobiernos progresistas y populares, y la propia perpetuación de la desidia oficial estadounidense ante los problemas y las realidades de su Sur inmediato, son elementos esenciales de tan significativo giro.

En ese contexto, la creación y expansión de entidades como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA, y de la ulterior Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, sobre bases estrictas de convergencia respetuosa y solidaria, resultan también claves para que, aún en medio de innegables diferencias ideológicas vigentes, se hayan impuesto en nuestro escenario geográfico la madurez, la sensatez, el apego a las realidades, y un espíritu de unidad que este abril, en Cartagena de Indias, ha pasado con todo éxito una estricta prueba de fuego.

Quienes conocen la nefasta historia de dependencia y servilismo que durante decenios debió vivir el Sur del hemisferio con relación a la primera potencia imperialista, no pueden menos que admirarse y felicitarse por lo acontecido en esa ciudad del Caribe colombiano.

Por tanto, la frase “no hay acuerdo”, es una noticia que implica, por primera vez en mucho tiempo, el triunfo de la autodeterminación regional en toda la extensión de la palabra, con más valor cuando ha sido expresada abiertamente ante el actual jefe de la administración estadounidense, y frente al muro de exclusión y unilateralidad que llevó en su cartera.

¿Consecuencias? O las tituladas Cumbres de las Américas asumen con seriedad y equilibrio los nuevos tiempos regionales, y los poderosos se inclinan a oír y negociar a la par con sus restantes interlocutores; o los latinoamericanos y caribeños siguen su propio camino y se dedican a tiempo completo a fortalecer sus prometedores vínculos y entidades autóctonas.

La bola, por tanto, está en el campo de los recalcitrantes auto-excluidos en esta vigorizada parte del mundo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Critica secretismo y censura a los pueblos durante mal llamada Cumbre de las Américas: Daniel Ortega, ¡No más cumbres sin Cuba!

EL 19 DIGITAL

El presidente de Nicaragua, comandante Daniel Ortega Saavedra, denunció la exclusión de la Hermana República de Cuba de la mal llamada Cumbre de las Américas que se lleva a cabo en Cartagena de Indias, Colombia.

Así mismo criticó el secretismo y la censura que se ha impuesto durante el desarrollo de la misma. “No podemos llamarle Cumbre de las Américas, en todo caso estamos frente a un encuentro que podemos llamar Cumbre de Cartagena”, expresó el mandatario nicaragüense durante una sesión especial del Encuentro de Solidaridad con Cuba en la Plaza de la Revolución, Managua, donde reiteró la solidaridad de Nicaragua hacia la Revolución Cubana.

Foto: En un acto de masas esta noche (sábado 14 de abril) en la Plaza de la Revolución en Managua, el comandante de la Revolución Sandinista y presidente de Nicaragua Daniel Ortega, explicó porqué él, como jefe de estado, no estuve presente en la Cumbre de las Américas, versión estadounidense, organizado por el mejor aliado de Obama en el continente americano, Juan Manuel Santos.

El líder sandinista manifestó que el secretismo y la censura que se ha impuesto sobre esta Cumbre es con el fin de no poner en evidencia la pérdida de hegemonía de Estados Unidos en América Latina y el Caribe.

Foto: Daniel Ortega, presidente de Nicaragua.

“Esta es la primera cumbre que se convierte en una cumbre secreta, censurada para los pueblos, censurada para el mundo, porque la decisión ahí fue impuesta, lógicamente, porque se iban a tratar temas en donde se iba a poner en evidencia que la aislada no es Cuba, sino que es el imperio el que está aislado”, expresó Daniel.

Recordó Daniel que ahí también se discute el tema de las Islas Malvinas, “un territorio ocupado por el Imperio Británico”, lo cual no es extraño en un imperio, ya que “aquí mismo tenemos a Puerto Rico ocupado”.

El mandatario señaló que todos los pueblos latinoamericanos se encuentran en la Cumbre “manifestándose a favor de la participación de Cuba, que al final de cuentas no es ningún favor a Cuba, sino un derecho arrebatado que se la estaría reconociendo” a esta nación.

El comandante destacó la posición de distintos países de América Latina y el Caribe, que han manifestado que esta debe ser la última Cumbre sin la participación de Cuba, ya que de lo contrario no habrían más cumbres de este tipo en el futuro.

Daniel recordó que las mal llamadas Cumbres de las Américas se constituyeron durante una etapa en la que la correlación de fuerzas en América Latina era favorable a los intereses de los Estados Unidos, “donde se proponían amarrar de pies y manos a pueblos latinoamericanos a través de sus gobernantes”.

Advirtió, sin embargo, que la constitución recientemente de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), ha venido a representar un duro golpe a la Doctrina Monroe que es la que pretende imponer Estados Unidos.

En este sentido, señaló que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se encuentra anclado en ese pasado de la Doctrina Monroe, pretendiendo “dictar quién llega y quién no llega (a la Cumbre), queriendo dictar quién es democrático y quién no lo es... es decir, no vemos un cambio, eso quedó bien claro hoy escuchando al presidente Obama”, refirió Daniel.

Destacó igualmente la postura de los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), quienes cerraron fila en relación al derecho de Cuba a asistir a este encuentro regional.

Indicó que por los países del Alba el único asistente fue el mandatario de Bolivia Evo Morales, “a quien le ha tocado la tarea más difícil” como es asistir a la Cumbre para defender el derecho del pueblo cubano.

Foto: Médicos y enfermeras cubanos en Nicaragua, llegando al municipio de Tipitapa.

Daniel subrayó que su no asistencia a la mal llamada Cumbre de las Américas va en consonancia con lo que ya había dicho en la anterior Cumbre llevada a cabo en Trinidad y Tobago, en 2009, donde dejó plasmada claramente que no asistiría mientras no estuviera presente Cuba, cuyo único delito ha sido “luchar por la independencia” y “soberanía”, y por prestar solidaridad a los demás pueblos.

“Yo no me siento cómodo en esta cumbre. No puedo sentirme cómodo en esta cumbre, siento vergüenza de estar participando en esta cumbre con la ausencia de Cuba”, recordó Daniel que dijo en ese entonces, de tal manera que no tiene porqué en esta ocasión asistir a un encuentro donde nuevamente se está excluyendo a la revolución cubana.

El líder sandinista manifestó que en la cumbre que se realiza en Colombia en estos momentos Estados Unidos estará escuchando a América Latina y el Caribe unida, ello a pesar de las diferentes ideologías políticas que hay en la región.

“Todos están coincidiendo en que Cuba tiene que estar presente en estas reuniones o no habrán próximas cumbres”, reiteró, señalando que solo Estados Unidos y Canadá se niegan a aceptarla, aún a pesar de que sus mismos pueblos no estén de acuerdo en que se siga negándole este derecho al pueblo cubano.

Foto: Una médica cubana de la Brigada Todos con Vos visitaron desde el 12 de septiembre 2011 hasta el 14 de noviembre más de 137 mil hogares y atendieron a más de 107 mil personas con capacidades diferentes, de acuerdo con informes de prensa. De las personas reevaluadas, 31 082 tienen discapacidad intelectual y 74 351 tienen otras capacidades diferentes. Los cubanos han operado más de 80.000 pobres nicaragüenses de catarata.

El comandante Daniel durante su intervención, envió un saludo al comandante Tomás Borge Martínez, quien se encuentra delicado de salud en el Hospital-Militar “Alejandro Dávila Bolaños” de la capital.

“Hasta el Hospital-Militar 'Alejandro Dávila Bolaños' le hacemos llegar a Tomás, a su familia ese amor, ese cariño que le tiene este pueblo y que le tienen en particular la Juventud Sandinista 19 de Julio”, indicó Daniel.

Durante esta sesión especial del Encuentro de Solidaridad con Cuba, realizado en la Plaza de la Revolución, Daniel que este coincide un aniversario más de la Victoria de Playa Girón, en donde la sangre nicaragüense se unió con la sangre de Cuba, derrotando al imperio.

Recordó que el imperio usó Guatemala y Nicaragua para invadir Cuba. En el caso de Nicaragua el dictador Anastasio Somoza, facilitó a los mercenarios la Costa Caribe para su entrenamiento.

Esta fecha coincide también, de acuerdo a Daniel con un aniversario más de la revolución Bolivariana del 13 de Abril, cuando el pueblo y el ejercito de Venezuela salieron a las calles para restituir en la presidencia al Comandante Hugo Chávez Frías.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Cuba frente a los desafíos del siglo XXI (Parte III - Final): Entrevista a Ricardo Alarcón, Presidente del Parlamento cubano

Salim Lamrani (CENTER FOR INTERNATIONAL POLICY, especial para ARGENPRESS.info)

.

Presidente del Parlamento cubano desde 1992 y miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, Ricardo Alarcón de Quesada es la tercera figura del gobierno cubano, después del Presidente Raúl Castro y del Primer Vicepresidente Antonio Machado Ventura. Profesor de Filosofía y diplomático de carrera, estuvo cerca de 12 años en Estados Unidos como embajador de Cuba en las Naciones Unidas. Alarcón se ha convertido, con el paso del tiempo, el portavoz del gobierno de La Habana. En esta larga entrevista de casi dos horas, Alarcón no rehúye ningún tema. Habla del papel de Fidel Castro desde su retiro de la vida política y explica la presencia de Raúl Castro en el poder. Evoca también la reforma del modelo económico y social cubano así como los desafíos que esperan a la nación. Después, Alarcón aborda la cuestión migratoria y las relaciones con Estados Unidos bajo la administración Obama. Diserta también sobre la espinosa problemática de los derechos humanos y los presos políticos. Tampoco vacila en abordar el caso Alan Gross, contratista estadounidense encarcelado en Cuba, así como el caso de los cinco agentes cubanos encarcelados en Estados Unidos. La entrevista evoca el descubrimiento de importantes yacimientos petroleros en la zona económica exclusiva de Cuba del Golfo de México y sus posibles consecuencias. Finalmente la conversación termina con las relaciones con la Iglesia Católica y el Vaticano, la próxima visita del Papa Benedicto XVI, las relaciones con la Unión Europea, los vínculos con la nueva América Latina y el futuro de Cuba después de Fidel y Raúl Castro.

El caso de los “Cinco”

SL: Evoquemos ahora el caso de los Cinco. Cuatro de ellos siguen detenidos y el último se encuentra en libertad condicional. Están en prisión desde 1998 por “conspiración con el fin de cometer actos de espionaje” y recibieron severas condenas, desde 15 años a cadena perpetua. ¿Cuáles son las perspectivas futuras?

RAQ: En el caso de René González, que se encuentra en libertad condicional, su abogado intentará persuadir a la jueza de que lo deje cumplir su sanción de tres años en Cuba. Del mismo modo, tratamos de conseguir una autorización de visita par su esposa que no ha podido verlo en más de una década, pues Washington le negó sistemáticamente todas las solicitudes de visa.
Creo que cada uno puede evaluar la diferencia de trato entre Cuba y Estados Unidos en cuanto a las visitas familiares de los presos. Cuba aceptó sistemáticamente todas las solicitudes de visa de la esposa de Gross. Washington negó sistemáticamente todas las solicitudes de visa de Olga Salanueva, esposa de René González, y de Adriana Pérez, esposa de Gerardo Hernández.
Del mismo modo, René González hará una solicitud de visita a Cuba para ver a su familia, pues la libertad condicional, según la ley, permite esa posibilidad. También le es posible cumplir su pena fuera del territorio de Estados Unidos.
Para los otros cuatro presos, los procesos de hábeas corpus siguen vigentes. Los tres trámites administrativos –una moción de la defensa, una respuesta de la fiscalía y una réplica de la defensa– casi se han terminado para Antonio Guerrero y Gerardo Hernández. En cuanto a Ramón Labañino y Fernando González, estamos esperando la respuesta de la fiscalía, es decir del gobierno de Estados Unidos. A principios de 2012, la defensa se expresará de nuevo y responderá al gobierno

SL: ¿Por qué los casos se estudian de modo separado?

RAQ: En realidad, este procedimiento extraordinario de hábeas corpus sólo es posible si el juicio llega a su término, lo que es el caso para Gerardo Hernández y René González, tras el rechazo de la Corte Suprema a estudiar el asunto. En cuanto a Antonio, Ramón y Fernando, el juicio se acabó cuando el tribunal fijó nuevas sentencias tras el proceso en apelación. Esas decisiones ocurrieron en dos momentos diferentes, y por eso se estudian los casos de modo separado.

SL: Sin embargo la solución parece más política que jurídica.

RAQ: Es efectivamente el caso, de ahí la necesidad de convencer al presidente Obama de liberarlos. Se trata, a mi parecer, de una obligación moral de su parte, que puede realizar con una simple decisión ejecutiva que le permite la Constitución de Estados Unidos. Esta decisión la puede tomar en cualquier momento, poco importa el desarrollo del juicio.

SL: ¿Por qué tendría que tomar Obama semejante decisión?

RAQ: Simplemente porque son personas inocentes. Le recuerdo que su presencia en Estados Unidos tenía como objetivo impedir la realización de atentados terroristas contra Cuba, infiltrando no entidades gubernamentales –lo que hubiera podido justificar el cargo de espionaje– sino grupúsculos violentos de la extrema derecha del exilio cubano implicado en actos de terrorismo contra Cuba. Su misión era necesaria en la medida en que esos grupos siempre actuaron con total impunidad. Le recuerdo que Luis Posada Carriles, antiguo agente de la CIA, autor intelectual de más de un centenar de asesinatos –no lo afirmo yo sino él mismo en una entrevista el New York Times el 12 de julio de 1998; es también lo que afirman dos informes de la CIA y del FBI desclasificados en 2004 y 2005– se encuentra todavía en libertad y jamás fue juzgado por sus crímenes.
Le recuerdo también que en 1998 invitamos a dos importantes directores del FBI para entregarles un voluminoso informe, recopilado por nuestros agentes, sobre las actividades terroristas de grupos de Miami. Nos prometieron neutralizarlos, y cuando llegaron a Miami en vez de cumplir con su deber, arrestaron a los Cinco.
Esta realidad del terrorismo contra Cuba vuelve a salir a plena luz con la salida de René González.

SL: Explíquese.

RAQ: La fiscalía rechazó categóricamente que René González cumpliera su pena de libertad supervisada en Cuba. La jueza aceptó la petición de la fiscalía y declaró que, de momento, tenía que cumplir su pena en Estados Unidos. En la declaración escrita, la jueza mencionó de nuevo, tres veces, la “condición especial adicional”, que le había impuesto durante du condena en 2001, y que debe respetar.

SL: ¿En qué consiste esta “condición especial adicional”?

RAQ: Esta “condición especial adicional a la libertad supervisada” estipula que “al acusado se le prohíbe asociarse o visitar lugares específicos donde se conoce que están, o frecuentan, individuos o grupos tales como terroristas, miembros de organizaciones que promueven la violencia y figuras del crimen organizado”. Se trata de una cita textual que se puede encontrar en la Transcripción de la Audiencia para las Sentencias ante la Honorable Joan A. Lenard, 12 de diciembre de 2001, páginas 45-46.
Se trata aquí de un reconocimiento explícito de que las autoridades de Estados Unidos han identificado a grupos o individuos a quienes consideran terroristas, miembros de organización que promueven la violencia o figuras del crimen organizado. Saben quiénes son y dónde se encuentran, pero no hacen nada para neutralizarlos. Al mismo tiempo prohíben que un ciudadano americano, René González –pues nació en Estados Unidos– los visite o intente actuar contra esos grupos.

SL: Eso es bastante sorprendente. Es una declaración asombrosa.

RAQ: Encontrará esta declaración en la transcripción del juicio y en la declaración reciente de la fiscalía y de la jueza, cuando René González solicitó la autorización para cumplir su condena en Cuba. El objetivo de esta condición es evidentemente proteger a esas tres categorías de individuos. Si tiene una mejor explicación, me la da por favor.
Ello supone que las autoridades, que saben donde se encuentran estos individuos, vigilan constantemente a René González para asegurarse de que no viola su libertad supervisada. Si por desgracia René González se acercase a esos lugares para frustrar sus planes, regresaría inmediatamente a la cárcel.

SL: Esta situación parece bastante surrealista

RAQ: Sin embargo es la realidad, aunque es por lo menos insólita. Encontrará, repito, esta declaración a lo largo del juicio. La fiscalía insistió ampliamente en ello. La jueza dictó las sentencias, en el memorándum de sentencias, en que el gobierno propone las penas –es inútil recordarle que el gobierno pidió las penas máximas por cada cargo-. La fiscalía incluso cometió graves errores, de ahí la decisión de la Corte de Apelación de Atlanta de dictar nuevas sentencias para Antonio Guerrero, Ramón Labañino y Fernando González. Esa misma fiscalía, en ese mismo memorándum de sentencias, ante el Tribunal, oralmente, insistió en el hecho de que para el gobierno de Estados Unidos eran tan importante aplicar las penas máximas como garantizar la incapacidad del acusado a retomar las actividades por las cuales fue condenando –es decir infiltrar a grupos terroristas pero de modo pacífico, sin armas ni violencia para luego informar a Cuba–, de ahí la necesidad de imponer esa “condición especial adicional”. Esa “condición especial adicional” se impuso a los Cinco, incluso a Gerardo Hernández que fue condenado a dos cadenas perpetuas más quince años. Cado uno de ellos, cuando cumpla su sentencia –para Gerardo será durante su tercera vida– tendrá que mantenerse alejado de esos grupos terroristas y le tocará al gobierno asegurarse de que sea así para que no retomen las actividades que los llevaron a la cárcel.
Para Gerardo, Ramón y Fernando, la fiscalía subrayó que será el caso pues se prevé que sean expulsados del territorio americano. Todo esto está escrito en el memorándum de sentencias. René y Antonio –ambos ciudadanos americanos– no pueden ser expulsados y por eso se les impuso esa “condición especial adicional”. René tendrá que respetarla incluso después de su libertad supervisada, lo mismo que Antonio, si acaso se beneficiase de ella.
En otras palabras, las autoridades de Estados Unidos reconocen que en la ciudad de Miami existen grupos terroristas, violentos y mafiosos. Saben quiénes son y dónde están, pero les garantiza una total impunidad. Le prohíben así a un ciudadano americano libre hacer cualquier cosa para neutralizarlos.

SL: ¿Según usted qué demuestra eso?

RAQ: Eso demuestra claramente la inocencia de los Cinco, pues lo que hacían en Estados Unidos no era un delito. No es un delito impedir la realización de un acto de terrorismo. Luchar contra la violencia, los delitos y el terrorismo no es un crimen en ninguna parte. Lamentablemente, esta historia surrealista ha perdurado por la dictadura mediática. Si este caso hubiese tenido la cobertura debida, habría suscitado una indignación tan grande entre la opinión pública americana que la posición del gobierno habría sido insostenible. ¿Qué diría la opinión pública estadounidense si se enterara de que el gobierno protege a los terroristas y encarcela a los que luchan contra la violencia?
Imagínese si mañana el gobierno decidiera arrestar a René González por acercarse a un grupo terrorista. ¿Por qué el gobierno americano puede actuar así? Simplemente porque la opinión pública no lo sabe por la complicidad mediática en este asunto. Si se supiera, los Cinco estarían en Cuba desde hace rato.
Fíjese, René salió de prisión en octubre de 2011 y se le impone esta condición no para protegerlo sino para proteger a los grupúsculos terroristas. ¿No es un colmo?
Repito, el presidente Obama tiene el deber de liberar a los Cinco, sin dilación alguna. También es el interés de Estados Unidos. Este caso ilustra cada día el carácter profundamente hipócrita de la política antiterrorista de Estados Unidos, que de un lado pretende llevar una lucha global contra esta plaga y del otro protege a criminales en su territorio encarcelando a los que intentan desbaratar sus planes.
En este momento, el gobierno federal incluso dedica recursos para vigilar a René González y protegerlos. René cumplió una pena de trece años de prisión por tratar de impedir la realización de actos terroristas contra Cuba. Igual que los demás. Se trata del primer caso de “espionaje” en la historia de Estados Unidos en que no se violó ni un solo documento secreto. Por ello, la Corte de Apelación de Atlanta reconoció que no se trataba de un caso de espionaje.

El petróleo

SL: Otro tema ahora. Cuba dispone de importantes yacimientos petroleros que se explotarán próximamente. ¿Piensa usted que el petróleo será el elemento clave que contribuirá a la normalización de las relaciones con Estados Unidos?

RAQ: Tenemos en efecto mucha esperanza de que las próximas prospecciones que se realizarán en plena mar en la zona exclusiva de Cuba sean fructíferas. Todos los análisis lo indican, incluso los estudios que realizaron especialistas de Estados Unidos. Las reservas son relativamente importantes y contribuirán sustancialmente al desarrollo económico de Cuba.
En cambio, creo que lo que nos llevará a la normalización de nuestras relaciones, más que el petróleo, serán la historia y la geografía. Los dirigentes de Washington deben aceptar de una vez que Cuba es una entidad separada de Estados Unidos, que históricamente no les pertenece. Por consiguiente, deben intentar establecer una relación normal basada en el respeto de la soberanía y de la independencia.
Claro que el petróleo cambiará las cosas a medida que la extracción se amplíe. El mundo de los negocios de Estados Unidos desea tener relaciones normales con Cuba.

Los presos políticos

SL: En 2010, tras un diálogo con la Iglesia Católica y España, Cuba decidió liberar a todos los presos denominados políticos. ¿Cómo se explicaba su presencia en la cárcel?

RAQ: Todas las personas de las cuales me habla fueron declaradas culpables por nuestros tribunales de asociación con una potencia extranjera, a saber Estados Unidos. Aceptaron ser financiadas por Washington para promover un cambio de régimen en Cuba. Es una grave violación del código penal cubano. Le recuerdo que los códigos penales del mundo entero clasifican como delito este tipo de actuación. Por ejemplo, está terminantemente prohibido en Francia ser financiado por una potencia extranjera con el objetivo de atentar contra los intereses fundamentales de la nación. Es exactamente lo mismo en Estados Unidos.

SL: Se trata aquí del punto de vista cubano.

RAQ: Permítame decirle que existe una manera relativamente fácil de confirmar nuestra versión. Basta consultar los documentos oficiales de Estados Unidos, que son públicos y están disponibles, en los cuales se reconoce que uno de los pilares fundamentales de la política exterior de Washington hacia Cuba consiste en financiar a una oposición interna. No sólo Estados Unidos no niega nuestra versión, sino que la reivindican en informes y leyes oficiales. Observará usted también que las personas a quienes califica de presos políticos nunca negaron el hecho de que eran estipendiadas por Estados Unidos. Fueron condenadas a penas establecidas en nuestro código penal por formar parte de un plan destinado a subvertir el orden establecido, y no por delito de opinión.

SL: ¿Por qué fueron liberados?

RAQ: La Iglesia Católica y las autoridades españolas demostraron que se podía encontrar una solución con las autoridades cubanas si las relaciones se basaban en el diálogo respetuoso. Se trata aquí de un tema humanitario y demostramos que Cuba sabía mostrarse magnánima y generosa, pues le recuerdo que la finalidad de Estados Unidos es acabar con la independencia de Cuba. Si los proyectos subversivos que elaboraron las personas a las que liberamos hubiesen funcionado, Cuba habría dejado de ser una entidad soberana e independiente. Se cometieron graves delitos y no hay que olvidarlo.
Recordemos que algunas de esas personas fueron liberadas en el pasado por razones de salud, mucho antes del diálogo con el cardenal Jaime Ortega. Ese diálogo fue positivo para beneficio de todos y debemos reconocer que la cooperación del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero fue importante.

Las relaciones con la Iglesia Católica y el Vaticano

SL: ¿A qué se debe el acercamiento a las autoridades religiosas? ¿Cuál es el estado de las relaciones con el Vaticano?

RAQ: Las relaciones con la Iglesia Cubana son muy buenas. Los católicos forman parte de la sociedad cubana. Disponen de un espacio que ocupan plenamente. Lo más importante para Cuba es la unidad de la nación en toda su diversidad.
Al inicio de la Revolución hubo tensiones y desacuerdos con algunos sectores de la Iglesia, particularmente los sectores extranjeros de la Iglesia, muy ligados a la Falange Española y al régimen franquista de la época, quienes se opusieron al proceso revolucionario. Conviene recordar que esos sectores implementaron la Operación Pedro Pan y sacaron del país a 14.000 niños, separándolos irremediablemente de sus padres.
Las cosas son diferentes ahora. La Iglesia Católica es cubana y patriótica. El Cardenal Jaime Ortega pronunció un discurso pastoral exhortando a los creyentes a que participaran en el debate sobre la actualización del modelo económico y social y expresaran sus opiniones.
En cuanto a las relaciones con el Vaticano son cordiales, pues nunca hubo un problema entre ambos Estados, Cuba y el Vaticano.

SL: ¿Qué representa para Cuba la próxima visita del Papa Benedicto XVI en marzo de 2012?

RAQ: Le damos a esta visita mucha importancia pues permitirá desarrollar más nuestras relaciones con el Vaticano. Estamos convencidos de que esta visita, como la de Su Santidad Juan Pablo II en enero de 1998, tendrá un impacto positivo en la sociedad cubana y permitirá reforzar la unidad nacional.
En 2012, celebramos el 400 aniversario de la aparición de la Virgen en la Bahía de Nipe. Es un evento muy importante. Hubo muchas procesiones religiosas a través de la isla en 2011. Es un símbolo fundamental para el catolicismo cubano, pero va más allá de este sector, poco importan las creencias religiosas pues se trata también de un símbolo nacional. Forma parte de los valores nacionales cubanos y contribuye a la cohesión del país. Muchos cubanos que no son católicos rinden culto a la Virgen de la Caridad. Este aniversario es tan importante que lo conmemoramos en eventos masivos en todo el territorio nacional, con la Virgen, las autoridades eclesiásticas, el poder civil, el Partido Comunista, los sindicatos, los creyentes, los ateos, aunque se ignore esta realidad en el exterior.
Saludaremos entonces con mucho agradecimiento la visita de Su Santidad.

La Unión Europea

SL: Una palabra sobre las relaciones con la Unión Europea. ¿Sigue siendo el levantamiento de la Posición Común en vigor desde 1996 una condición necesaria para el restablecimiento de relaciones diplomáticas normales?

RAQ: La Posición Común sigue siendo el principal obstáculo a la plena normalización de las relaciones bilaterales con Bruselas. No obstante hemos mantenido buenas relaciones con varios países europeos que no han seguido las recomendaciones de la Posición Común.
La Posición Común, que limita las relaciones políticas, diplomáticas y culturales, simboliza el alineamiento de la política exterior europea sobre la de Washington, con la retórica habitual de la democracia y los derechos humanos. Bruselas aceptó la política de Estados Unidos hacia Cuba, y hay que subrayar que se trata de una política antieuropea.

SL: ¿Cómo es eso?

RAQ: Volvamos al origen de la Posición Común. En 1996, el Congreso de Estados Unidos adoptó la ley Helms-Burton que aumenta las sanciones económicas contra Cuba. Ese voto provocó una confrontación con la Unión Europea por el carácter extraterritorial de la legislación. En una palabra, las empresas europeas que invertían en Cuba se arriesgaban a ver sus haberes confiscados en Estados Unidos. La Unión Europea llevó el caso a la Organización Mundial del Comercio. Se concluyó un acuerdo entre Estados Unidos y la Unión Europea en un documento titulado “memorándum de acuerdo”, si mal no recuerdo. Washington aceptaba suspender el Título III de la Ley Helms-Burton que perjudicaba los intereses europeos, y a cambio Bruselas se comprometía a alinear su política exterior con la de Estados Unidos y a apoyar los objetivos estratégicos de Estados Unidos en Cuba, es decir un cambio de régimen. Usted puede encontrar todo eso en el memorándum que redactaron Stuart Eizenstat, entonces subsecretario de Estado, y su homólogo europeo.
La Unión Europea respetó religiosamente su parte del contrato e impuso la Posición Común en 1996, que calificamos de anacrónica, discriminatoria, ilegítima y contradictoria. Esta Posición se ha mantenido a pesar del hecho de que todas las administraciones americanas, Clinton, Bush y Obama, se han burlado del acuerdo firmado y lo han violado repetidas veces.

SL: ¿De qué modo?

RAQ: Ninguna administración ha consentido a modificar la ley Helms-Burton, a pesar de la suspensión del Título III. No hay ningún documento escrito al respecto, ni de Clinton, ni de Bush, ni de Obama, que pida al Congreso que ajuste la ley al acuerdo firmado con Bruselas, eliminando simplemente los aspectos extraterritoriales, como la suspensión de visas a los inversionistas europeos que tienen intereses en Cuba o la posibilidad de demandas legales en Estados Unidos.
Desde 1996, Estados Unidos ha impuesto multas de varios millones de dólares a bancos y empresas europeas, la más alta alcanzó la suma de 100 millones de dólares a un banco suizo. Europa aceptó esas sanciones sin chistar. A pesar del memorándum de acuerdo y su respeto escrupuloso por parte de la Unión Europea, Washington ha sancionado regularmente a la Unión Europea sin que ésta proteste. Hace quince años que Washington se burla singularmente de Bruselas.
Para que Cuba pueda tener una relación normal con la Unión Europea, es indispensable que Bruselas reafirme su soberanía y se comporte como una entidad independiente no subordinada a la política de Washington hacia La Habana. Algunos Estados europeos, repito, fueron lo suficientemente sagaces como para entender que esta situación era a la vez insostenible e inaceptable y decidieron adoptar una política autónoma hacia Cuba.
La Posición Común, por lo que representa, constituye un obstáculo fundamental al establecimiento de relaciones bilaterales sanas. Pensamos que es de interés de la Unión Europea disponer de una política independiente hacia Cuba. Es particularmente vergonzoso ver la manera en que Estados Unidos ha utilizado a la Unión Europea y el modo en que se ha burlado de ella al no respetar el acuerdo firmado.

América Latina

SL: Desde la elección de Hugo Chávez en 1998, Venezuela se ha convertido en un socio estratégico de Cuba. ¿Cómo vivió Cuba la grave enfermedad del Presidente Chávez, víctima de un cáncer? ¿Cómo se encuentra de salud?

RAQ: Chávez logró librarse de su grave enfermedad, según nuestras informaciones. El cáncer es una enfermedad seria pero que se puede curar, con una atención adecuada.
Con Venezuela tenemos las mejores relaciones posibles en un contexto de una América Latina nueva, emancipada. Tenemos excelentes relaciones con muchos otros Estados latinoamericanos, como Brasil, o del mundo, como Rusia, China, Argelia o Angola, entre otros. Como lo puede constatar, no nos encontramos aislados.
Chávez sufrió una pequeña transformación física debido a la enfermedad. El cáncer, como sabe usted, provoca la caída del cabello. Aumentó unas libras, pero afortunadamente, el peligro ya pasó.
Lula, el ex presidente de Brasil, también tuvo un problema similar y está fuera de peligro, y nos alegramos de ello.

El futuro de Cuba

SL: Última pregunta. ¿Cuál será el destino de Cuba después de Fidel Castro y de Raúl Castro?

RAQ: No soy muy bueno para las predicciones. Nosotros pensamos que Fidel y Raúl Castro tienen el mérito de dedicar su vida para asegurar que Cuba sea una nación independiente, libre y socialista, más allá de la generación histórica que hizo la Revolución, más allá de su propia existencia. Es verdad sin embargo que su desaparición ocasionará un vacío enorme, lo que es natural por el papel que han desempeñado en la historia.
En vez de especular sobre el futuro, ¿por qué no miramos al presente? Pensamos que Cuba seguirá avanzado, desarrollándose, perfeccionando su sistema de sociedad. Echemos un ojo al relevo. Las autoridades cubanas actuales, del nivel central al nivel municipal, las instancias del gobierno, el Partido Comunista Cubano –del Comité Central hasta los núcleos de base–, las organizaciones sociales –desde la dirección hasta la militancia–, por todas partes, la inmensa mayoría de los cuadros dirigentes y de los principales responsables son personas que nacieron después del triunfo de la Revolución en 1959.
La sociedad cubana está lejos de que la dirija la generación del Moncada (1953). Hace rato que los antiguos combatientes de la Revolución fueron sustituidos por cuadros más jóvenes, por razones biológicas evidentes. El hecho de que una parte de la generación histórica esté viva y activa no es un problema, al contrario. Cuba tiene la suerte de poder contar con sus líderes históricos. ¿Cómo sería el mundo si Lenin hubiera vivido más tiempo, si hubiera podido alcanzar la edad de Fidel o de Raúl, si hubiera podido dirigir la Unión Soviética en vez de Stalin y los que siguieron? ¿Habría sido negativo para la Unión Soviética? Estoy convencido de lo contrario. Si esa generación hubiera podido sobrevivir, el mundo sería diferente. Esa es precisamente la característica de la Revolución Cubana, que ha podido contar con sus líderes históricos durante varias décadas.
Fidel y Raúl Castro no han dirigido Cuba de modo vertical como podrían pensar algunos. No se puede imaginar hasta qué punto han sido los promotores de la ascensión de los jóvenes cuadros que ocupan actualmente puestos importantes en el poder a todos los niveles. Un ejemplo concreto: el secretario del Partido de la Provincia de La Habana, es decir la más importante del país, es una mujer negra menor de cincuenta años. Es precisamente eso lo que explica la Cuba de hoy. Le decía que las decisiones se tomaban de modo colegiado, y no se trata de reuniones de viejos combatientes, al contrario. La mayoría de nuestros cuadros dirigentes podrían ser los hijos o los nietos de la generación histórica por su edad, es decir, entre 25 y 55 años. Son la garantía de que después de Fidel y Raúl Castro y de la generación histórica, Cuba seguirá siendo una nación independiente, libre y soberana, con un socialismo renovado. Estamos convencidos que no habrá un regreso al pasado pues se trata de la tendencia histórica del continente latinoamericano.

Ver también:

Salim Lamrani es Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor encargado de cursos en la Universidad Paris-Sorbonne-Paris IV y en la Universidad Paris-Est Marne-la-Vallée y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su último libro se titula Etat de siège. Les sanctions économiques des Etats-Unis contre Cuba, París, Ediciones Estrella, 2011, con un prólogo de Wayne S. Smith y un prefacio de Paul Estrade.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Inserción de Argentina en el mundo. (Cumbre en Cartagena y caso YPF)

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

El debate en la coyuntura se concentra en la inserción internacional de la Argentina.

De un lado es la discusión sobre qué hacer con YPF, la política hidrocarburífera y la presión del Estado español y las autoridades de la Unión Europea.

De otro, los debates en Cartagena sobre las cumbres presidenciales de los países de América que excluyen a Cuba, y donde la Argentina intenta un pronunciamiento solidario con la causa Malvinas en el sentido en que lo viene haciendo nuestramérica.

La cuestión petrolera tiene sus bemoles, pues existen muchas hipótesis puestas a rodar por informaciones de prensa y no fehacientes políticas comunicadas por el gobierno para su discusión al conjunto de la sociedad, o por lo menos al Parlamento. Desde esas hipótesis es que voceros del gobierno español anticiparon probables sanciones a la Argentina. Es el mismo camino asumido por EEUU y otros países sobre medidas proteccionistas aplicadas por Argentina.

El dato concreto es la quita de concesiones petroleras a Repsol y otras compañías, por parte de los gobiernos provinciales, los que ejercen la gestión de la propiedad provincial de los recursos naturales en la Argentina. ¿Esas quitas suponen un cambio de política en materia de hidrocarburos? Hasta donde sabemos, los pazos se ofertan en licitaciones para ser explotados por otras empresas transnacionales, en todo caso asociadas a nuevas empresas estatales provinciales sin recursos, tecnología o experiencia, algo similar a lo que nacionalmente se lleva adelante con Enarsa asociada a emprendimientos económicos con otras empresas extranjeras.

Tal como venimos sosteniendo, falta un debate sobre qué hacer con YPF, y la ecuación no se agota en re estatización o re privatización. El fracaso de la privatización es el resultado actual luego de 20 años de iniciativa privada (todo bajo periodos constitucionales); y esa política ganó consenso ante el deliberado debilitamiento de la experiencia estatal, sea por subordinación de la burocracia que gestionaba la empresa, vendiendo petróleo subsidiado a la ESSO o la SHELL, o endeudando la empresa pública en momentos de alza internacional de los precios del petróleo. El estatismo y el privatismo fracasaron, por lo que se abre paso la “socialización” lo que supone la intervención del Estado, los trabajadores y la sociedad en su conjunto, desde que la energía es un derecho y no una mercancía.

En paralelo, ello implica una discusión sobre la forma de ejecución del proyecto, donde lo que se discute es la expropiación o la indemnización, tema que no puede atenderse al margen de la recurrente remisión de utilidades al exterior, que para el caso Repsol supuso la transferencia del 97% de sus ganancias, cubriendo así la crisis en España con excedentes generados en la Argentina. Claro que a la hora de pagar o cobrar, los gobernadores reclaman lo propio, y eso nos lleva a sugerir que no puede abordarse la cuestión petrolera sin una reforma fiscal que asegure recursos para las Provincias, especialmente en gasto social, al tiempo que se revierta la propiedad de los recursos naturales al Estado Nacional.

Respecto de la Cumbre de las Américas, no solo se trata de dejar de excluir a Cuba de esas reuniones, y de la solidaridad para con Argentina y su reclamo sobre la soberanía en las Malvinas, sino de reconocer los cambios ocurridos en la región luego de 18 años de “cumbres”.

Cuando las cumbres se iniciaron el 1994, con Clinton en la administración estadounidense existía un auge de las políticas neoliberales que bregaban por la liberalización de la economía, y por ello el principal proyecto de las cumbres presidenciales era el ALCA.

La situación es hoy muy distinta. Por un lado, la realidad es la crisis mundial del capitalismo y la crítica a las políticas hegemónicas en nuestra región en los 80´ y en los 90´. Por el otro, hoy existen propuestas de integración regional que excluyen a Norteamérica en su configuración, tal el caso de la CELAC o Unasur, que teniendo en su seno disputas de rumbos estratégicos sobre el modelo de desarrollo, suponen una mirada centrada en respuestas desde la propia región.

Un tema específico en el cónclave en Colombia lo constituye la bilateral entre el Presidente de EEUU y la mandataria Argentina. En ese encuentro se supone que Obama reclamará por pagos a sentencias contra la Argentina en el CIADI y sobre los efectos de las restricciones a las importaciones.

Es un dato que la inserción subordinada de la Argentina con Europa y EEUU supone mayor dependencia y presión imperialista sobre el país, mientras que la creciente vinculación con la región nuestramericana y otros países del sur del mundo implica transitar el rumbo de la potencial independencia, claro que ello no es considerado sin beneficio de inventario por aquellos que hegemonizan el sistema mundial del capitalismo.

Foto: Colombia - La presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su par estadounidense Barack Obama dialogan durante la reunión bilateral que mantuvieron en Cartagena.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“En Argentina la mafia es directamente la clase política”

Andrés Figueroa Cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista con Carlos Chile, Secretario General de la Central de Trabajadores de Argentina de la Ciudad de Buenos Aires y líder del Movimiento Territorial de Liberación.

“Eres los Estados Unidos,
eres el futuro invasor…

Crees que la vida es incendio,
que el progreso es erupción;
en donde pones la bala
el porvenir pones.
No.”

Rubén Darío, fragmento del poema ‘A Roosevelt’.

La Central de Trabajadores de Argentina, dirigida por Pablo Micheli a escala nacional, enfrenta el desafío de edificar una agrupación capaz de dar cuenta de los actuales modos de la acumulación del capital y la organización del trabajo. Es decir, la CTA quiere ser una herramienta al servicio de los intereses históricos de los trabajadores, a años luz del sindicalismo tradicional, ineficaz, impotente ante las nuevas formas de explotación, obsecuente con los que mandan. La CTA quiere ser la organización de lo trabajadores del siglo XXI en Argentina.

El Secretario General de la CTA de la Ciudad de Buenos Aires proviene del movimiento social no sindical, y aunque es porteño de nacimiento y se llama Juan Carlos Huerta, todo el mundo lo conoce como Carlos Chile. “Mi nombre sintetiza mi vida”, dice el líder del Movimiento Territorial de Liberación –inspirado en la construcción creativa del poder popular- que de muchacho, antes del triunfo de la Unidad Popular en Chile, conoció a Salvador Allende en 1969 en un fundo tomado por los pobladores entre las comunas de San Bernardo y La Cisterna, el entonces, Campamento Venceremos, “en un acto sobre dos tambores de 200 litros y un tablón”, hoy Población Las Acacias. Fue militante del Partido Comunista, participó de la resistencia luego del golpe de Estado de 1973. En 1985, cumpliendo tareas militantes a propósito del denominado “Caso Degollados” (http://www.youtube.com/watch?v=N80y3hWOEUo), fue hecho prisionero y estuvo en los cuarteles de la siniestra Central Nacional de Informaciones (CNI) de Pinochet, administrada entonces por Humberto Gordon Rubio (http://www.memoriaviva.com/culpables/criminales_g/Gordon.htm). Allí Carlos Chile estuvo un mes desaparecido, sufriendo interrogatorios y torturas, acusado por la supuesta autoría en la colocación de dos explosivos en la municipalidad de Las Condes. Fue liberado luego de duras gestiones del pueblo argentino hacía poco fuera del circuito de las dictaduras militares que, como peste, fueron impuestas por el imperialismo norteamericano en América Latina desde 1964 (Brasil), y que cobraron 250 mil desaparecidos en todo el Continente. Fue expulsado por la dictadura de Pinochet, pero también el primer presidente civil post tiranía, el demócrata cristiano Patricio Aylwin (golpista), mantuvo la prohibición de su ingreso al país andino. Ahora bien, sólo la semana pasada estuvo de visita en la región alzada popularmente de Aysén.

A comienzos del milenio “formamos el Movimiento Territorial de Liberación (MTL) con el objetivo de que se convirtiera en un referente político-social”, recuerda Carlos, “y a poco de crearlo, se fue llenando de pobres y de hambrientos, de gente sin casa, y fue volviéndose lo que más tarde se llamó movimiento piquetero. Actualmente el MTL goza de experiencias de trabajo autogestionado, vivienda autogestionada, barrio propio, como el de Monteagudo en Buenos Aires donde funciona la radio Sur (http://www.radiosur1027.org.ar/)”.

“Desdeño de los manuales, los dogmas y las verdades reveladas”

“La CTA intenta polemizar con la idea tradicional de que el trabajador sólo es aquel que tiene esa condición cuando labora. Pero para nosotros, trabajador es todo aquel que trabaja, que quiere trabajar y que trabajó. Por lo tanto, el universo es mucho más vasto que el convencional”, expresa Carlos Chile.

-¿Cuál es la diferencia entre el movimiento social y los partidos políticos y los propios sindicatos clásicos?

“Cuando uno es parte del movimiento social se convierte en parte de la familia. En los partidos, los compañeros hacen visitas un par de veces por semana, haciendo elocuentes discursos sobre la revolución y se retiran. Cumplen con pagar las cotizaciones y vender la prensa, y en privado pueden ser unos bandidos que golpean a su mujer. Sin embargo, en los movimientos sociales no se puede mentir. Nos conocemos demasiado, porque convivimos. En todo caso, no conspiro contra los partidos: que cada cual haga su experiencia. Y estimo que la década de los 80’ es el período de mayor debate y producción intelectual de los movimientos sociales, con la educación popular, los Sin Tierra de Brasil, etc. Esto es, se originaron nuevos paradigmas desde Nuestra América. Aquí el aporte sustantivo del peruano Juan Carlos Mariátegui es sustantivo (“ni calco ni copia, sino creación heroica”). Uno de los resultados políticos más visibles es la Presidencia del originario Evo Morales en Bolivia. Considero que los 80 fueron más ricos en los 60 y 70, excepto por la aparición de la Teología de la Liberación.”

-¿Cuál es tu concepción ideológica, entonces?

“Yo creo en la teoría práctica del ensayo y desdeño de los manuales, los dogmas y las verdades reveladas.”

-¿Cuál es tu lectura de la actual fase del capitalismo mundializado?

“En la década de los 80’ el capitalismo dio un salto de calidad bañado de sangre. La nueva táctica capitalista para garantizar su tasa de ganancia, destruye capital productivo, multiplica la exclusión social respecto del consumo. El liberalismo que hizo crisis en los 30’, se modificó luego de la desaparición de la URSS. Pero los que hicieron fiesta cuando cayó el muro de Berlín, olvidaron que los ladrillos se desplomaron para ambos lados. Por tanto, en medio del delirio exitista, el capitalismo imaginó que podría mantener sus privilegios incluso con la desaparición del trabajo. Como si el valor y la riqueza no emanaran justamente del trabajo. Se habló hasta del fin de la historia y las ideologías. De allí a la hegemonía del capital especulativo y su crisis en curso, sólo pasó poco tiempo.”

“Argentina tiene un gobierno ‘gestual’: Como el violín, lo toma con la izquierda y lo toca con la derecha”

-En Argentina resulta impresionante la opacidad de las cifras, la oscuridad respecto de la realidad que padecen las grandes mayorías, la reivindicación obscena del denominado “relato” –en el colmo del post modernismo, la manipulación a todo nivel, tanto del oficialismo como de la oposición burguesa; el discurso resuelto en una composición literaria de intereses de clase y de facciones de clase…

“Aquí existe un país virtual y otro real. Si la historia la cuentan los que ganan, entonces hay otra historia verdadera. Esa realidad se verifica en los ingenios azucareros, en el tabacal, en la disputa por la industria del petróleo, la megaminería, los pueblos originarios, la de los luchan por la soberanía de la flota fluvial argentina y de los puertos. Entre las visiones de Página 12 y La Nación (periódicos del oficialismo y de la oposición, respectivamente) existe la coincidencia de negar la realidad de las grandes mayorías. Nosotros no somos gobiernistas ni anti gobiernistas. No nos interesa discutir con quien administra el modelo en Argentina. Queremos polemizar con el modelo. Más allá de las diferencias nominales, los gobiernos de las provincias aplican el modelo a rajatabla, indiferenciadamente. Plantan soja, transfieren recursos naturales inconsultamente e hipotecan el futuro de todos mediante políticas que sólo benefician a corporaciones transnacionales y a la mafia política.”

-¿A qué te refieres con ‘mafia política’?

“En Estados Unidos existe una mafia siciliana, una china, una rusa, etc., que sostienen vínculos con la policía y con los políticos. En Argentina no hay mafias así. La mafia es directamente la clase política. Se trata de una asociación ilícita que gobierna el país. Y esa mafia matrimoniada con las multinacionales mediante una corrupción reconocida mundialmente, no tiene nada que ver con una Argentina anterior históricamente.”

-En el extranjero se vende una Argentina súper titán de los derechos humanos…

“Es innegable que Argentina es el único lugar de Latinoamérica donde se ha juzgado a un buen número de genocidas de la dictadura. Es un proceso fuertemente gestual, porque la mayoría sigue en libertad. De todos modos, no fue el Ejecutivo el que logró encarcelar criminales. Fue la fuerza y el clamor del pueblo. En ello no hay que equivocarse.”

-Sin embargo, las violaciones a los DDHH no terminaron con la dictadura militar y la ‘Triple A’ de algunos años antes (73’, 76’, hasta 1982)…

“Desde el gobierno se manifiesta un esfuerzo insostenible de acotar las violaciones a los DDHH a la época de la tiranía. Pero ocurre que durante los últimos 20 meses ya van 18 muertos en “democracia”, en manos de ‘patotas’ financiadas por la burocracia sindical, que, en rigor, actúan como sicarios de las multinacionales, como el caso de Ferrocarriles, del Indoamericano, en Ledesma, entre muchos.”

-¿Qué hay tras estos métodos?

“Eso está registrado en los documentos de Santa Fe I y II de Henry Kissinger, en la estrategia de las democracias tuteladas y restringidas de ‘tercerizar’ la represión a través del paramilitarismo que azota a Colombia, por ejemplo, pero que recorre todo el Continente.”

-¿Y qué papel juega el ejecutivo de turno?

“Es puramente gestual. Parte a Isla Margarita y firma un acuerdo con los gobiernos de Ecuador, Bolivia, Venezuela, donde todos van con sus empresas petroleras estatales mientras Argentina representa a la corporación española Repsol, donde se conviene que la energía es un bien social e inmediatamente después la delegación argentina vuelve al país y otorga una concesión por 40 años más a la multinacional British Petroleum. Aquí el gobierno pone los huevos en un lugar y grita en otro lado. Esta gente cree que el gobierno es un violín: se toma con la izquierda y se toca con la derecha.”

“Nuestra resistencia centenaria habilita la esperanza de la ofensiva popular”

-¿Qué busca la CTA?

“Como el sistema capitalista evoluciona, necesariamente la organización de los trabajadores debe hacerlo también. El sindicalismo paraestatal no ha evolucionado. Continúa con prácticas bandoleristas, economicistas. Es parte del problema ya. Si el capitalismo cierra las fábricas, las fábricas serán los barrios. Desde allí resistiremos. Si nos echan de las fábricas, ahora sabemos que existen nuevas formas de detener la economía.”

-¿Y la lucha de clases?

“Hace escaramuzas permanentemente. Solapada o explícitamente, dependiendo del contexto, y según los atributos del campo popular hasta convertirse abiertamente en guerra de clases. Mientras no se recompone el pueblo trabajador, el poder aplica la violencia con toda libertad, e incluso con el consenso de buena parte de la sociedad.”

-¿Quiénes pueden ingresar a la CTA, en un país donde, para beneficio del capital, más de la mitad de la fuerza de trabajo labora ilegalmente, ‘en negro’, sin derechos de ninguna especie, con salarios de hambre?

“Tenemos afiliación directa. Cualquier trabajador que pase por la vereda puede entrar y afiliarse libremente. Tiene derecho a voto y a ser electo por sufragio directo. No existe otra central de trabajadores así en el país. Las demás destacan a sus representantes en congresos, mediante delegados, indirectamente. Y a la CTA puede asociarse cualquier trabajador que no haya colaborado con la represión dictatorial, ni nadie que sea probadamente corrupto y haya atentado contra los intereses de la clase.”

-¿Cuáles son los principios básicos de la CTA?

“Los trabajadores debemos autogobernarnos donde las prioridades están organizadas por las necesidades. La primera tarea es terminar con el hambre y la pobreza en Argentina. Es retribuir a nuestros viejos lo que aportaron al país. Retornar la dignidad a los jubilados. Por supuesto, realizar la reforma agraria. Por otra parte, los compañeros de Misiones no quieren represas; pero los que viven rodeados de predios y necesitan agua requieren represas. Las represas no son malas en sí. La cuestión es para qué, para quién, dónde y cómo. Combatimos para industrializar el país y cautelar la soberanía popular de nuestros recursos naturales (bienes comunes). Aquí crece la macroeconomía con retraso tecnológico, concentración capitalista y desigualdad social. Debemos liberarnos de la dependencia científica, y estamos en condiciones de hacerlo. Aquí sólo se está vendiendo la fertilidad del suelo y el agua. Queremos recuperar la economía agraria, las tierras de los pueblos originarios. Nosotros luchamos por una democracia de nuevo tipo; por forjar una nueva hegemonía social y construir masa crítica. Cuando decimos ‘trabajadores al poder’, significamos que nosotros debemos ser los sujetos protagónicos en la toma de las decisiones de nuestro presente y futuro.”

-¿Y cómo se pasa de la resistencia a la ofensiva?

“Sin resistencia no habría perspectiva de triunfo. Nuestra resistencia centenaria habilita la esperanza de la ofensiva popular.”

“Continuamos sosteniendo la convicción de que la superación del capitalismo es el socialismo”

-Las fronteras no son una invención de los pueblos…

“Debemos terminar con las luchas encapsuladas de los pueblos de América Latina. Nosotros somos guevaristas, bolivarianos. Muchos y yo mismo, peleamos en Chile como en Centroamérica. Es urgente el encuentro de los movimientos sociales en el ALBA.”

-¿Se puede pensar en la emancipación y bienestar de nuestros pueblos sin una nueva conducción que supere los límites nacionales?

“Antes que todo, hay que habilitar un nuevo pensamiento. Nosotros nos reafirmamos en que sólo los trabajadores, como clase social ampliada, pueden asumir los desafíos del porvenir de la humanidad. Y nos referimos a todos aquellos que viven de su trabajo y no del trabajo ajeno. En ese sentido, creemos que se están ofreciendo ensayos continentales que es preciso aquilatar en su diversidad. Hoy nuestra visión no es la de la década de los 70’. Continuamos sosteniendo la convicción de que la superación del capitalismo es el socialismo. Pero, aprendiendo de las derrotas, no estamos con la visión de un ‘socialismo estatista y súper centralizado’. Por eso la importancia del poder popular, de la pluriculturalidad, del antipatriarcalismo. Y es posible sintetizar, como tarea que camina, las experiencias actuales de América Latina. Y soy un convencido de que nosotros, los trabajadores y el pueblo, hacemos historia cuando perdemos y cuando ganamos. La clase trabajadora tiene que estar a la cabeza de las transformaciones liberadoras, pero no es la fuerza social exclusiva de la emancipación humana”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sobre Poloseky y los mundos marginales

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

.

En medio de una vorágine hipermediática que multiplica programas "prefabricados" vale recordar a Fabián Poloseky y su curiosidad de la pregunta justo a tiempo. Con Hugo Montero (uno de los realizadores de Polo, el buscador) retratamos a quien supo describir los mundos marginales que habitan estas tierras de plutócratas y periodismo acomodaticio.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Qué hacer con YPF?

José Rigane (ACTA)

Llevamos dos décadas de política de privatización de la energía, como parte de una estrategia asentada en la promoción de la iniciativa privada. No agregamos nada al debate si afirmamos que ese rumbo terminó en el fracaso actual.

La sobreexplotación de los pozos concesionados, sin nuevas exploraciones, para exportar nuestros recursos hidrocarburíferos, devino en cuantiosas ganancias remitidas por la transnacional Repsol y otras a su casa matriz, la expansión empresarial a otros países de la región, y la brutal caída de las reservas de petróleo y gas.

En ese camino, el país perdió su capacidad de autoabastecimiento y dilapidó sus reservas de petróleo y gas, para convertirse en importador neto de combustible (gas natural, fueloil y gasoil), nada menos que por US$ 9.300 millones en 2011, el doble que en 2010. Es un tema asociado a la crisis actual del sector externo. ¡Faltan dólares para pagar la deuda externa y las importaciones energéticas! Por eso las restricciones en el mercado de divisas y el cierre de las importaciones necesarias para la producción de insumos y bienes de capital. El resultado de este modelo energético basado en la privatización y extranjerización es la pérdida de soberanía energética para profundizar el atraso.

Podríamos gritar que “ya lo habíamos dicho” y no ganamos mucho, porque nuestra voz fue deliberadamente acallada, y nuestra razón suena a victoria pírrica. Sale la pena denunciar a los privatizadores de la primera hora, que ahora escamotean su responsabilidad. Son parte de los mismos que coincidieron con la estrategia de transferir a las provincias la gestión soberana de los recursos naturales. No olvidemos que ello fue producto de una reforma constitucional sellada con el Pacto de Olivos en 1994. No sólo fueron responsables los Menem y los Cavallo, los neoliberales consumados, y a quien le caiga el sayo que se lo ponga. Son nombres personales e instituciones del régimen constitucional los que definen el dominio de la República, en el Poder Ejecutivo, en el Legislativo y en el Judicial.

Ante el fracaso de la privatización corresponde la socialización de YPF y la política energética. La venta de YPF se justificó por la corrupción y la ineficiente gestión, la que favoreció inmensos negocios para las petroleras privadas; al tiempo que la estatal por excelencia fue abanderada del endeudamiento externo que condicionó la política económica en las últimas décadas. No alcanza con volver hacia atrás y “nacionalizar”, mucho menos “argentinizar”, un camino recorrido con las facilidades para ganancia espuria al grupo Eskenazi. Es tiempo de socializar, lo que supone transformar el “Estado bobo” e incorporar a los trabajadores y a la sociedad en la gestión de un programa de soberanía energética, que recupere el patrimonio energético a manos del pueblo encabezado por la recuperación de YPF a la soberanía nacional y popular.

Esa socialización debe operar sin indemnización, sustentado en la cuantiosa remisión de utilidades al exterior en este tiempo y en la depredación realizada en los pozos concesionados. Se trata de transformar la realidad, anulando las concesiones, volviendo la propiedad de los recursos naturales a la nación, y realizando la reforma fiscal necesaria que asegure recursos suficientes a las provincias para su gasto social. Lo que está en juego es el derecho a la energía. Hay que terminar con el ciclo histórico que trató todo como una mercancía.

La educación, la salud, la alimentación, la energía son derechos de la población. No importa quién amenace ni cuánto despotriquen. La región americana vive su tiempo histórico de recuperación de un proyecto emancipador. Es hora de que el país asuma el compromiso de protagonizar esa tarea en defensa de la soberanía y la integración regional, con un modelo donde la energía sea considerada un valor estratégico, tratada como un bien social y un derecho humano al que todos deben tener acceso.

José Rigane es Secretario Adjunto de la CTA; Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“YPF, 100 % pública y con control social”

Fernando Pino Solanas (INFOSUR)

Martín Fierro: “Algún día habremos de llegar/ después sabremos adonde”.

El debate abierto en torno a la recuperación de YPF, y aún sin conocer el proyecto oficial, lo celebro como el triunfo de los que venimos instalando en la opinión pública la necesidad de recuperar nuestro petróleo y la soberanía energética. Han pasado veinte solitarios años desde aquel atentado que sufriera por denunciar la escandalosa privatización de YPF y Gas del Estado con sobornos y falsos diputados. Advertíamos que el modelo privatista nos llevaba al vaciamiento y al endeudamiento. No le erramos. Menem prometió multiplicar las reservas petroleras y desde el 2007 perdimos el autoabastecimiento: Este año importaremos por mas de U$S 11.000 millones. No fue todo: Néstor Kirchner posibilitó la prorroga de las concesiones de Menem por 30 años y el vaciamiento de YPF al permitir que girara a Repsol el 90% de sus utilidades con la llamada “argentinización”.

En buena hora se quiera cambiar el rumbo, pero exige plantearnos para qué y cómo lo haremos. Somos el único país del mundo que sigue con un modelo privatizador que nos costó la mayor descapitalización de nuestra historia. ¿Qué se propone hacer el gobierno: un negocio para beneficios de nuevos Eskenazi o un acto soberano y responsable que le aporte al conjunto de la Nación? Cuando los consejeros del gobierno son los que destruyeron YPF -como Roberto Dromi- y los salvadores los beneficiados privados, parece cierto lo que afirmaba el gobernador Buzzi, de Chubut: “no se quiere estatizar sino recuperar las áreas para volver a privatizar” . Está licitando las áreas que le rescindió a Repsol y seguramente pasarán a Pan American, Techpetrol u Oil, de Cristóbal López. No nos asusta que se cancelen concesiones: todos los contratos tienen cláusulas de rescisión por incumplimiento o daño ambiental. Ningún gobierno le exigió a las petroleras que cumplieran con las inversiones para reponer las reservas extraídas.

Con el remanido argumento de que “hace falta mucha inversión y se necesitan socios” se quiere hacer de YPF una empresa mixta. Recordemos la penosa experiencia de las privatizaciones de los años 90 que incluyeron a los grupos económicos locales: la inversión y las pérdidas fueron para el Estado y los beneficios para las empresas. Hace falta invertir para mantener el nivel de reservas, pero es un mito que para hacerla haya que llamar a los privados o al capital extranjero. Los márgenes de ganancia de nuestra industria petrolera son holgados: YPF -según su balance- produce el barril a un costo de 6 a 7 u$s, lo vende a las refinerías a u$s 50 y el precio internacional supera los u$s 100.

De la nada, Argentina desarrolló la primera industria petrolera del hemisferio sur sin recurrir a la inversión extranjera: Mosconi invertía lo que ganaba o lanzaba un bono público, como lo hace hoy Petrobrás. Cuando Lula necesitó mas inversión para explotar la cuenca marítima, asoció a bancos públicos y los fondos de inversión de los jubilados y obras sociales. YPF puede comprarse de varias formas: 1) con un bono publico con aval del BCRA: el valor de mercado de YPF hoy es de u$s 9.000 millones; 2) tomando un crédito bancario con aval de las reservas, tal como lo hicieron los Eskenazi para comprar sin plata. Entre los proyectos de ley que presentamos en la HCDN esta un fondo de desarrollo con aportes el BCRA y la creación de Yacimientos Petrolíferos Federales, una empresa 100% pública con la participación de las provincias.

La nueva petrolera debe protegerse de la politiquería y las corruptelas: junto a los controles públicos, debe incorporarse el control social de los consumidores, trabajadores y técnicos. Hemos perdido 20 años: en la plataforma del Atlántico Sur, Argentina tiene una de las mayores reservas petroleras del mundo: ¿la seguiremos regalando?¿No basta el ejemplo de Brasil o Noruega que explotando las áreas marítimas con sus petroleras públicas, produjeron un extraordinario desarrollo y bienestar para sus países? La creación de una nueva YPF es un asunto estratégico que debe surgir de una gran política de Estado para beneficio del conjunto del pueblo argentino.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La soberanía alimentaria: Entre la ecología de saberes y los organismos internacionales

GRR

En los últimos tiempos ha cobrado relevancia la utilización de la bandera de la Soberanía Alimentaria en diferentes contextos de las luchas contra el Paradigma Civilizatorio dominante. Se trata de una matriz de sabidurías profundamente imbricadas en el imaginario y experiencia acumulada de muchos pueblos del mundo, que han venido desde siempre dando forma a las culturas del arraigo y del respeto por la Naturaleza y que ahora amenaza con ser definitivamente desvirtuada.

A su vez, la acelerada expansión de la Globalización sobre los ecosistemas planetarios y el dominio cada vez más acentuado de las Corporaciones Trasnacionales sobre los Organismos Internacionales y los Estados Nacionales, determina la construcción de complejas sistematizaciones conceptuales, que van incorporando a los relatos de la Modernidad, es decir, sumando como propiedad intelectual del Sistema, algunas de las más sentidas creaciones culturales de los pueblos y de sus resistencias.

Esta construcción de simulacros avanza también sobre la Soberanía Alimentaria, un imaginario colectivo, un horizonte simbólico de confluencias ecológicas y sociales, pero también una bandera política que encarna las nuevas expresiones antiglobales y autonómicas de gran parte de la Humanidad, a la que se intenta anexar al canon del Pensamiento Único y de la llamada Sociedad del Conocimiento.

Como resultado de ello se incorporan al discurso oficial de quienes se presentan como los amos de la Tierra, las experiencias de muchísimos Pueblos, hechos Cosmovisión en la Soberanía Alimentaria, pero esta vez apenas como una marca registrada comercial desprovista de su núcleo político y filosófico, que se agrega al ya agobiante diccionario de las categorías que intentan justificar las nuevas formas de la dominación y los subsiguientes negocios de “mitigación”.
La Soberanía Alimentaria viene acompañada ahora, de este modo, por genéricas reclamaciones sobre “Derecho” a la Alimentación que, como tantos otros derechos promulgados en las últimas décadas, implican presuntas cesiones del poder de algunos, una forma de convertirlos en leyes sin contenido propio, o pasar a ser declaraciones de Principio que han olvidado el Fundamento. Es decir: nos abruman de formalismos declaratorios, en el mismo momento y espacio en el que se está consumando la catástrofe.

Peor aún: no son pocas las veces que incorporan la crítica de supuestos "adversarios" y "críticos" en su propia escenografía. Que la FAO (organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación) incorpore a su discurso la Soberanía Alimentaria, como una variante de la proclamada Seguridad Alimentaria, nos parece poco menos que una burla, un intento institucionalizado de contener y re-direccionar el clamor de los oprimidos, una concesión menor a los indignados de la ruralidad, las economías regionales autónomas y a los que trabajan la Tierra con sus propias manos. Si con la Seguridad nos tranquilizaban diciendo que habrá comida para todos, falacia que desmienten los más de mil millones de hambrientos actuales del Planeta y muchos más, limitados a elegir entre marcas de comida chatarra; con la Soberanía nos están diciendo que podríamos decidir con qué y cómo nos alimentamos, tratando de ocultar el dominio de las Transnacionales sobre las producciones agrícolas, las mejores tierras de cultivo, las semillas y el agua, la ganadería y la pesca, sin olvidar el absurdo costo ambiental de su transporte a enormes distancias y el estratégico control sobre los precios.

Estamos asistiendo una vez más, a un gigantesco simulacro, simulacro que en nuestra región, sólo puede realizarse con la complicidad de los gobiernos progresistas y de las organizaciones campesinas funcionales al Modelo. Pretender que hemos forzado las puertas de la rigidez conceptual de la FAO, nos parece lamentable. La reproducción infinita del Capitalismo Global necesita, no sólo las condiciones materiales, sino también, la apropiación consecuente de los imaginarios de las propias resistencias, para acomodarlos ordenadamente en su matriz epistemológica.

La Soberanía Alimentaria no puede tomarse como un concepto aislado, integra por lo contrario, un conjunto de experiencias culturales y políticas ligada a la historia profunda de los pueblos y a la memoria milenaria de las sociedades que han vivido siempre en comunidad con la Naturaleza. Es la expresión de un Paradigma enfrentado al Paradigma de la Modernidad y del Crecimiento por acumulación. Es un horizonte de símbolos, creencias, costumbres y modos de estar en el mundo, que acompañan a las comunidades humanas desde el mismo momento de su constitución. El Alimento está profundamente imbricado con las condiciones de existencia de las culturas mismas y por lo tanto, es inseparable de los ecosistemas que se habitan. La maravillosa diversidad de pueblos y comunidades que aún resisten, da razón de las tantas maneras de “estar en el mundo” y de la identidad y autonomía de los agricultores, pastores y pescadores. Pero así también, los Estados Nacionales, en su necesaria complejidad, deben reconocer un modo propio de existencia ligado a las condiciones de producción de sus alimentos, así como deberían respetar los patrimonios alimentarios de sus Pueblos.
Con la consolidación de las sociedades industriales, asociadas al urbanismo y a las lógicas de mercantilización y de consumo, se produce un cambio abrupto en los modos de Alimentación, que afecta de manera irreversible las relaciones de los pueblos con los ecosistemas, ello expresado en lo que denominamos Agroindustria o Agronegocios. De hecho, la actual expansión del Capitalismo Financiero sobre la producción de Alimentos es la mayor amenaza a la Soberanía Alimentaria y representa el último eslabón en la reproducción sistémica sobre la vida y los bienes naturales. Por lo tanto, estamos enfrentando el socavamiento de la Soberanía Política de los Pueblos y Naciones y de las autonomías territoriales, y en este sentido no se puede separar la Soberanía Alimentaria de aquellas otras, políticas, económicas, culturales, sociales, sino que son una y la misma Soberanía.

Por ello afirmamos que en la Soberanía Alimentaria se expresa el conjunto de las resistencias ecológicas y sociales, frente a la expansión de los cultivos industriales, las semillas transgénicas, los agrocombustibles y la apropiación de tierras, que junto al uso intensivo de agentes químicos, caracteriza el modelo predominante de producción de alimentos.
No debe sorprendernos que, en el actual contexto mundial, y próximos al lanzamiento de la “Economía Verde” en la Conferencia Río + 20, pero también en la adopción lisa y llana de los lineamientos del IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana. ) a cargo de UNASUR y la Cepal ( Comisión Económica para América Latina, organismo de la ONU) en connivencia con los gobiernos neodesarrollistas y neoextractivistas para los proyectos de desarrollo regional, se intensifiquen estas maniobras distractivas de conceder algo en el discurso para obtener la totalidad en los hechos, es decir, para mantener la hegemonía del poder transnacionalizado.
Es el caso de la Argentina, sometida a su condición de productor de materias primas, laboratorio de las manipulaciones genéticas y exportador de forrajes y biocombustibles; donde los mismos que lanzaron un Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial para los próximos años, que no es más que la expansión del modelo extractivo sobre millones de hectáreas de selvas y de montes, avalan esta peculiar generosidad de la FAO. La FAO, el mismo organismo que desde hace años fomenta la expansión de los monocultivos transgénicos y el acaparamiento de tierras, en una operatoria triangular y concertada con los Gobiernos y con ese “tercer sector” que son las grandes organizaciones campesinas para-estatales y las ONG del internacionalismo verde. Todo ello, más que un "menage a trois" resulta un terrible menaje atroz, o sea un atroz asunto de familia…
No podemos hablar de Soberanía Alimentaria en un país sometido a las Corporaciones, donde el Gobierno Nacional depende fundamentalmente de los excedentes de la renta sojera, donde los Agronegocios son la contracara del asistencialismo, donde la precariedad de las instituciones depende de los vaivenes de la bolsa de Chicago o de Shanghai.
La Soberanía Alimentaria no tiene lugar en el actual Modelo Productivo. Ella es o debería ser parte fundante de un Proyecto Nacional que considere volver a producir alimentos para nuestro Pueblo en la variedad y calidad que hemos extraviado. Es decir, recuperar los antiguos saberes rurales de la Argentina perdidos en décadas de neoliberalismo y neodesarrollismo. Volver a la Tierra desarmando lentamente los mecanismos impuestos por los Agronegocios y, sin ninguna duda, recuperar la infraestructura energética y de transportes, revirtiendo esa terrible urbanización y hacinamiento a que se ha sometido a nuestras poblaciones.
Para nosotros la Soberanía Alimentaria sólo será realidad efectiva en un auténtico Proyecto de Liberación Nacional que retome los caminos de una Argentina, Libre, Justa y Soberana.
GRR: Grupo de Reflexión Rural

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...