lunes, 23 de abril de 2012

Mientras la derecha se une la izquierda se fragmenta

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

Es difícil precisar con exactitud qué significa hoy ser de izquierda. Después de los terribles golpes sufridos con la caída del campo socialista hacia los 90 del siglo pasado, con la imposición de las políticas neoliberales que hicieron retroceder enormemente muchas conquistas sociales, con el fin de la Guerra Fría, hoy por hoy es complicado entender exactamente qué es “la izquierda”. De todos modos, aunque hay una variación enorme y pueden entrar ahí planteos incluso antitéticos, está claro que es lo que se enfrenta a las posiciones conservadoras que buscan mantener la regularidad del sistema. Lo que se opone a esto, es la izquierda (izquierda parlamentaria, movimientos armados, organizaciones campesinas, sindicatos combativos, partidos que vienen del estalinismo histórico, nuevos movimientos urbanos como los desocupados, estudiantes movilizados, intelectuales y artistas críticos, etc., etc. La lista es larga). Por el contrario, lo que defiende al sistema, es la derecha.

En ese amplio e impreciso campo de “la derecha” también puede entrar de todo, desde el actual pensamiento neoconservador de los grandes capitales globales al Opus Dei, de los medios de comunicación comerciales a los empresariados nacionalistas del Tercer Mundo, etc., etc. Pero cuando le suenan señales de alarma, la derecha -siempre y en cualquier parte del mundo- cierra inmediatamente sus filas y actúa como bloque monolítico. En definitiva, cuando vive un ataque está en juego su supervivencia como sector privilegiado; y eso, por lo que se ve, no admite dudas: o se une o la expropian, o depone diferencias y actúa como bloque o desaparece. La experiencia nos enseña que siempre, a cara de perro, opta sin titubeos por la primera opción.

Pero no sucede lo mismo en la izquierda. ¿Por qué? La derecha tiene mucho que perder (sus privilegios de clase justamente), por eso sabe unirse. La izquierda, en tanto expresión de los sectores explotados y excluidos, “no tiene nada que perder, más que sus cadenas”, para expresarlo con una frase épica.

Como se ha dicho con cierta malicia, pero no sin una cuota de verdad: si algo define a las izquierdas políticas es su “manía” de estar siempre dividiéndose, peleándose por minucias, fragmentándose. Ese es un mal presente siempre y en cualquier parte del mundo, al igual que en la derecha su intuición de clase para unirse.

La cuestión es ¿por qué?, pero más importante aún: ¿qué hacer al respecto?

Sabido es que la izquierda política es siempre un sector bastante marginal en las sociedades; implica una toma de posición que, si bien tiene algo, o mucho, de afectiva, es ante todo intelectual. Ser de izquierda significa ir contra la corriente. Para decirlo descriptivamente: es más fácil no “complicarse la vida” y no pensar en forma contestataria, lo cual sirve, antes que nada, “para meterse en problemas”. Quien decide incorporar esas categorías de pensamiento en su vida da un salto racional nada desdeñable: se tiene que desembarazar de todos los valores que el peso de la tradición le confiere. Ello implica un profundo paso racional. Luego -no siempre, pero sí en muchas ocasiones- puede venir un cambio sustantivo en la vida cotidiana, en la práctica concreta: un pensamiento “de izquierda” no implica necesariamente una actuación revolucionaria; pero es ya un gran paso.

Dado ese paso, es muy probable que se abran nuevos horizontes conceptuales: al empezar a ver el mundo con nuevas categorías, al comenzar la “crítica implacable de todo lo existente” -tal como reclamaba el fundador del marxismo- se descubren cantidad de mentiras sociales coaguladas, normalizadas, aceptadas desde siempre como naturales. No hay dudas que un pensamiento de izquierda es progresista y no se escandaliza ante ningún cambio positivo; se supone que es abierto, tolerante, no racista, no sexista, no discriminatorio, no enfermizamente consumista.

Pero sigue estando en juego el tema del poder. No es ninguna novedad que dentro del campo de las izquierdas políticas (que no es lo mismo que las protestas de los pueblos: las movilizaciones espontáneas, las reacciones ante injusticias, la pasión por no dejarse doblegar), los miembros que la componen viven muchas veces peleando entre sí, discutiendo y fragmentándose. En las fuerzas de la derecha esto no sorprende, porque para nada hay ahí un ideario de solidaridad, de igualdad. Allí, claramente, se trata de la supremacía del más fuerte. En la izquierda no: el ideal es la equidad. Pero la experiencia enseña otra cosa: grupos pequeños, de cincuenta militantes quizá, con frecuencia se separan, se fragmentan. Las asambleas políticas, los intercambios teóricos, los debates a veces pueden ser patéticos, con discusiones interminables -y bizantinas- que no llevan a ningún lado, donde lo que está en juego es, en definitiva, ver “quién es más revolucionario”, en tanto las transformaciones reales siguen esperando.

¿Cómo entenderlo? ¿Luchas de poder? También se da en la izquierda, por supuesto. Lo preocupante es la fragmentación interminable que pareciera ser su cáncer; en vez de unirse, vive dividiéndose. La consigna pareciera consistir en “quién lo dice mejor”, “quién es más de izquierda”. Y en esa dinámica, en ese principismo… se van no pocas energías que debilitan la lucha política.

Entendiendo que estas luchas de reconocimiento son humanas, o “humanas” tal como ha sido entendido esto hasta ahora en la historia de las sociedades basadas en la división de clases y patriarcales donde uno “triunfa” y otro “pierde”, entendiendo que, hoy por hoy, esa es una matriz dominante, también en los que pretenden un cambio están presentes estas estructuras. También en la izquierda estamos llenos eso, que no son precisamente “vicios”. ¿Por qué no iba a ser así? ¿No se es también machista o racista en la izquierda muchas veces? Cuando se discute por la “pureza teórica”, ¿realmente se discute por eso, o hay más en juego? ¿No hay figuraciones y pavoneos también ahí?

Ante esta situación, la cuestión básica es ver si existe “vacuna preventiva”. ¿Por qué vivimos peleándonos por pequeñeces que terminan distrayéndonos? Más allá de ser ridículo (ni más ni menos que aquel que se pavonea con un automóvil de lujo o con una joya), la cuestión es que todo ello nos paraliza como propuesta de cambio real. Pelearse por una palabra en la declaración, por ejemplo, es un puro ejercicio intelectual, académico, no muy distinto de las discusiones de los teólogos medievales que debatían sobre el sexo de los ángeles. “Izquierdismo” lo llamó Lenin; “enfermedad infantil del comunismo”. Quizá no es una enfermedad en sentido estricto; es una condición humana, o una condición de lo que hoy es el ser humano (a veces ridículo espécimen guiado por el fantasma de la lucha de reconocimiento, por imponerse al otro; cuestión que remite finalmente al sentido último del ejercicio del poder: es una aspiración a superar los límites, a la perduración, un desafío a la finitud. El poder nos transforma en dioses).

Es más fácil dividir que sumar, más cómodo criticar (al modo destructivo, casi como sinónimo de “chisme”) que construir. Infinidad de ejemplos ratifican que la izquierda -no siempre, claro, pero sí en muchas ocasiones- cuando tiene que sumar, se fragmenta, cuando tiene que estar con las masas en un momento de calor revolucionario, se queda discutiendo sobre un concepto.

Tragicómica condición: pensar en forma crítica es buenísimo, es un paso adelante en el progreso humano. Pero a veces puede dar lugar a payasadas inconducentes: el sexo de los ángeles o la palabra “correcta” en la declaración. Tal vez si de vacuna contra todo ello se trata, podríamos decir que… no hay vacuna específica (quizá no es una “patología” como decía Lenin). Lo que debemos abrir es una crítica sobre el poder, y buscarle los antídotos a eso. ¿Por qué es tan fácil que nos fascine? Algunos se pavonean con el automóvil de lujo o la joya de oro; otros, quizá, con un principismo que por tan puro puede llevar a lo inconducente.

En definitiva, la producción intelectual es así: no tiene garantías. De miles de libros que se publican, alguno trascenderá, y la inmensa mayoría está condenada a ser regalada por compromiso entre los amigos. Pero ese es el desafío: de entre tantos intrascendentes, alguno vale. De entre tantas y tantas discusiones bizantinas e intrascendentes, alguna dará luz. Eso es la verdadera democracia, genuina, de base. La izquierda muchas veces se agota en estas discusiones, y eso no es malo. La cuestión es no perder de vista que muchas veces es el puro espejismo del poder el que nos guía -manifestado aquí no con la joya lujosa sino en la posición más “principista”, más “revolucionaria”-. Pero en definitiva, motorizados también por la recurrente cuestión de la imposición sobre el otro.

La derecha es pragmática. Cuando tiene que unirse no se equivoca: se une y le pasa por encima a los intentos de cambio que buscan sacarla de su sitial de privilegio. La izquierda no. Sin caer en un ciego pragmatismo donde el fin justifica los medios, y siendo realistas, si tomamos en serio eso de construir una nueva sociedad, debe partirse por abrir una crítica implacable de nuestra condición y apuntar a poder reírnos sana y productivamente de nuestros propios límites. ¿Interesa cambiar algo o interesa quién lo dice “mejor”?.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La expropiación de YPF y los debates habilitados

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

El pasado lunes 16/04/2012 la presidente Cristina Fernández anunció la expropiación del paquete mayoritario de YPF (en manos de Repsol), lo que supone la transferencia de un 51% del capital accionario a manos del Estado, distribuido entre el Estado nacional con 26% y los Estados provinciales petroleros con 25%. Se asegura así el control estatal de la gestión de la empresa que lidera el mercado nacional de hidrocarburos (un tercio aproximadamente).

Conviene aclarar, que en el anuncio presidencial se manifestó que no se trata de una estatización. Que la forma jurídica continua siendo una sociedad anónima, con capital abierto a inversores locales o externos. De hecho, Repsol continúa con tenencias de capital por el 6%, el Grupo Petersen (familia Eskenazi, de origen local) seguirá con poco más del 25%, transformándose en el segundo inversor detrás del Estado nacional. De hecho, la propiedad quedará del siguiente modo: con el 26,03% el Estado nacional; con el 25,46% el Grupo Petersen; con el 24,99% los Estados provinciales; con el 6,43% Repsol y un remanente del 17,09% de circulación vía bolsas.

Junto a la presentación del proyecto de expropiación en trámite parlamentario, se decidió la intervención de la empresa, desplazando a la actual gestión con un equipo de funcionarios del poder ejecutivo que incluye al Ministro de Planificación, al Vice ministro de Economía y al Secretario de Energía.

Apoyos y críticas

La medida generó hasta ahora un amplio apoyo en el sistema político y en ámbito sociales, con las lógicas críticas de un arco opositor en una perspectiva de “derecha” y privatista por principios ideológicos; y una airada respuesta del gobierno español, que intenta tapar su propia crisis identificando a la transnacional petrolera con los intereses de España. Esa misma posición fue asumida por la mayoría del parlamento europeo, con la excepción de verdes y rojos. Varias organizaciones y personalidades del movimiento popular, los indignados y la izquierda española y europea se manifestaron en solidaridad con las decisiones soberanas de la Argentina y contra la transnacional petrolera y las manifestaciones de sus Estados.

Uno de los argumentos principales de la crítica ideológica alude a la “seguridad jurídica” de los inversores y a las potenciales demandas en tribunales internacionales, caso del CIADI. El país queda así condicionado por el chantaje de la institucionalidad neoliberal suscripta en los 90´, sean los tratados bilaterales de inversión, o la adhesión al CIADI. Son varios los países que denunciaron su pertenencia al ámbito litigioso del Banco mundial, tal como ocurrió con Venezuela, Bolivia o Ecuador; o que nunca ingresaron, tal el caso de Brasil. Si bien debieron denunciarse previamente esos acuerdos de fomento de la dependencia, las amenazas actuales exigen la denuncia de los tratados en tiempo perentorio.

Está previsto un Comité de gestión compartido entre el Estado nacional y los Estados provinciales, lo que habilitó la demanda de otras provincias no petroleras para receptar los beneficios de la producción. Existen provincias que sin tener reservas en su territorio, procesan combustibles, tal caso emblemático de Buenos Aires, a la sazón el Estado provincial más extenso y de mayor asentamiento poblacional que acredita el mayor volumen en destilación del crudo y procesamiento del gas. El argumento esgrimido por algunos gobernadores remite a la distribución extendida del fondo sojero entre los municipios de todo el país, con independencia del territorio de plantación de la oleaginosa.

Más allá de los apoyos y críticas a la cuestión esencial: la expropiación parcial, se abrió un debate sobre los alcances de la medida. Entre muchos interrogantes se discute el porqué se limita la medida solo del 51% del capital y no el 100%. En ese sentido también se considera que no alcanza con la estatización como propuesta y se interroga si lo que corresponde no debe pasar por la socialización, involucrando en la gestión de la empresa a los trabajadores y a la sociedad, en su calidad de consumidores y usuarios con derecho a la energía.

No solo se analiza la cuantía del capital, sino también si corresponde o no la indemnización, un tema relegado en el proyecto al dictamen del Tribunal de Tasación. En el asunto interviene desde el valor de contabilidad hasta la valuación de las acciones en el mercado bursátil. Son valores mediados por el daño ambiental y el deterioro de la infraestructura; incluso la consideración de la inversión originaria y la nula reinversión, especialmente con el hecho verificado de la remisión de utilidades por casi el 100% de lo obtenido por la YPF.

Política energética en discusión

Un aspecto central para el presente y el futuro es la política energética, ya que la expropiación supone la crítica a lo acontecido en las últimas dos décadas. No solo se trata de baja de la producción de YPF, sino que es una situación que involucra al conjunto del sector productor de hidrocarburos. En la cuenta negativa se registran la disminución de las reservas de petróleo y gas, que explica el gasto de 9.300 millones de dólares en importaciones de combustibles durante el 2011, más del doble que en el 2010, y menos de lo previsto hasta ahora para el año 2012.

El balance sobre la política energética es negativo y no solo se adjudica a la cuenta de la iniciativa privada, sino al descontrol oficial, desde la presencia del poder ejecutivo en el directorio (avalando la gestión), sino desde todos los ámbitos de contralor, sean nacionales o provinciales.

La intervención ya habilitó conversaciones con otras petroleras para asociarse en el aumento de la producción. Es quizá una señal de continuidad en la gestión favorable a la iniciativa privada, especialmente extranjera.

El camino a transitar tiene que privilegiar una auditoría a fondo, sobre la gestión y la producción, para en ese camino transitar nuevos rumbos, aprovechando el carácter excedentario de YPF para una reinversión productiva y considerar la utilización de otros recursos propios del Estado, lo que supone una amplia discusión en dos sentidos. Uno remite al origen de esos fondos; y otra al destino de la producción, ya que es tiempo de discutir el para qué de la producción de hidrocarburos. La indicación de un objetivo por el auto sostenimiento, contenido en el proyecto del poder ejecutivo significa la continuidad de un modelo productivo y de desarrollo que también debe analizarse.

¿Hay que continuar con el uso de hidrocarburos para un modelo productivo que favorece la dependencia tecnológica, productiva, económica y financiera? ¿Es posible otro destino para los hidrocarburos?

En ese sentido, puede pensarse otra inserción productiva mundial del país, pensando en la soberanía energética ampliada a nuestramérica, integrando esfuerzos económicos y tecnológicos para un modelo productivo y de desarrollo que asegure soberanía alimentaria y se sostenga desde la soberanía financiera. Lo que se discute es la soberanía y la integración. Son dimensiones del problema que cuentan en el marco de la crisis energética, en tanto parte de la crisis de la economía mundial.

Con la expropiación parcial de YPF son diversos los aspectos que se involucran en el debate nacional y mundial. La respuesta neocolonial o imperialista proveniente de España y de Europa da cuenta que no existen temas específicamente nacionales, y que el debate confluye recurrentemente a la discusión del orden mundial.

Julio C. Gambina es Doctor en Ciencias Sociales de la UBA. Profesor de Economía Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario. Profesor de posgrado sobre Economía Política en diversas Universidades de Argentina y América Latina. Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP. Miembro del Comité Directivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Sobre YPF y los Kirchner "durante años"

Andrés M. Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

.

La conversación con el Lic. en Ciencias Políticas e integrante del Observatorio Petrolero Sur (OPS), Diego Pérez Roig, acerca de las medidas gubernamentales de "recuperar" YPF apunta a la sencilla tarea que el periodismo de hoy parece olvidar: informar. Y si información y archivo dan cuenta de una trama oscura y que merece desconfianza... cabe en la ética periodística saber que hacer de aquí en más. El breve comentario después de la entrevista trata de correrse de la algarabía colectiva que produjo la "medida (¿u operación?) gubernamental K"...


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“Argentinización” del petróleo: Las cosas en su sitio

Andrés Figueroa Cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

1. Si el contenido del Estado es síntesis de la hegemonía de la minoría capitalista, entonces sus políticas económicas, estratégicamente, expresan sus intereses. Incluso si el Estado siempre es representación -como en menor escala, cualquier territorio de relaciones de poder de una sociedad en un momento dado- de un campo en permanente disputa mientras existan clases sociales de intereses irreconciliables.

Es decir, existe Estado porque existen clases sociales de intereses antagónicos. Que un buen día no haya Estado es síntoma simplemente de que no hay clases sociales. La maldición de que las grandes mayorías tengan que hacerse del Estado para implementar provisoriamente las tareas de planificación racional, orden y defensa, y promoción cultural, política y económica de sus intereses, es el trago amargo y tránsito hacia una sociedad gobernada directa y creativamente por la propia sociedad. Así y todo, ese Estado que todavía no existe, dada la acumulación histórica de los trabajadores y el pueblo, ya debe contener las formas de la democracia más radical y su control colectivo necesario para evitar, a como dé lugar, la formación de una casta privilegiada que haga y diga a nombre de los intereses de las clases subalternas devenidas en hegemonía. No vale la pena recordar los males de las experiencias no capitalistas del siglo XX; como en su momento, sí tiene sentido recordar sus aciertos respecto del capitalismo.
En general, bajo el capitalismo en su fase imperialista y para mantener su tasa de ganancia sobre el movimiento objetivo de la acumulación concentrada del valor socialmente producido versus la desigualdad realmente existente; del capitalismo gobernado por el momento financiero y especulativo sobre el resto de los momentos del capital; de la intensificación de la explotación del trabajo asalariado y la acumulación originaria incesante mediante el despojo de los recursos naturales y derechos sociales obtenidos en su fase anterior por la propia lucha de clases y relaciones de fuerza mundiales; el Estado funciona como arma, escudo y aval de las clases propietarias. Si las grandes mayorías tuvieran la organización y fuerzas suficientes, no sólo podrían arrancar superiores beneficios sociales del excedente de su propio trabajo acumulado por el Estado de los que mandan aún, sino que por dinámica objetiva -de la cual es parte sustantiva la voluntad y naturaleza de su propia conducción política, o conciencia resumida- tendrían que destruir el actual Estado, y construir otro en vistas a su extinción definitiva.
2. En Argentina y más allá, para los de arriba, la fiebre bipolar, maniquea, de caricatura de alto contraste, tiene como forma coyuntural la compra del 51 % de YPF por el Estado argentino. Por un lado, está el discurso multiplicado de un capitalismo acuartelado en sus fundamentos más primitivos y representado por el diario La Nación y su área de producción mediática de contenidos, que pone de modo delirante una medida política-económica casi a la altura de lo que significó la Revolución Cubana para los intereses de las clases dominantes. Soterradamente invoca a los cuarteles, dibuja a la versión peronista y pequeño burguesa del gobierno de turno como si fuera el Caballo de Troya de sus terrores y aleona a la oligarquía contra la iniciativa de la administración CFK. Es decir, sin contexto, sobreideologizadamente, sobreactuando, la conciencia más integrista de la clase mandante en Argentina -siempre dependiente, rentista y subordinada al gran capital sin patria-, excéntricamente, procura cautelar el programa abstracto, sin táctica y maximalista de los peores manuales del ultraliberalismo garabateados luego de la implosión de la URSS.
Por otra parte, el gobierno argentino, desde sus propios dispositivos mediáticos, transforma la compra y conversión en propiedad mixta de los recursos petroleros del país, en un acto soberanista también súper explotado en términos propagandísticos, cargado de emotividad “nacional” y argentinidad abstracta, sin sujeto. No importan tanto las causas, los procedimientos y los efectos que tendrá la medida de media recompra de lo que se privatizó en los 90’, sino más bien, su dramatización para un público infantilizado políticamente.
3. Independientemente de las maneras -aunque son inseparables de los contenidos salvo en su momento analítico-, desde los intereses históricos del pueblo trabajador, resulta un contrasentido situarse contra la medida del Ejecutivo, refrendada a veces clientelar y oportunistamente por el Legislativo entero ante los eventuales réditos electorales provenientes de la popularidad de la iniciativa. En términos inmediatos, ella era necesaria frente a la rapacidad de Repsol y la crisis energética del país que situaban sus intereses privados contra un capítulo delicado de la gobernabilidad y el mistificado “pacto social” por arriba. Asimismo, la readquisición del 51 % del petróleo a nivel nacional y provincial, avivan nuevamente el mito de la desconexión y la autarquía económica de Argentina en la época de la mundialización del capitalismo. La medida de alto impacto mediático, esperanza a un costado de la llamada izquierda nacionalista y de paso, opaca problemas cruciales como el trabajo informalizado y precario de la mayoría de la fuerza laboral, la profundización del modelo soyero y primario extractivo, la transnacionalización pura y dura de la economía argentina, la crisis educacional y sanitaria, la corrupción y la relación social desigual del 80 / 20, donde el 80 % de los argentinos sobrevive al día, y el 20 % goza del trabajo ajeno, entre otras tragedias propias del capitalismo.
Resulta infantil que el anticapitalismo esté contra la medida. Como resulta infantil que algunos crean que existe una agenda secreta de horizonte socialista en la cabeza del grupo de interés que administra coyunturalmente el Estado. La ‘argentinización’ del petróleo es el límite del programa de gobierno, no su punto de partida hacia una sociedad post capitalista. Las transformaciones estructurales en beneficio de las clases expoliadas son un desafío de las propias clases expoliadas. No caen verticalmente desde la ocurrencia, buena voluntad, filantropía o conspiración propopular de una administración gubernativa sin pueblo. Las fronteras de la democracia representativa, formal, caudillista, palaciega, resultan acotadas por muy populistas que sean o parezcan ser.
Ocurre que como la hegemonía precaria de los dueños de todo no ha tenido contratiempo alguno desde hace mucho tiempo, hasta una iniciativa que en rigor, no modifica el movimiento capitalista, resulta ‘peligrosa’. Y más por su ejemplo en otras latitudes que por lo que pierde en lo inmediato. Sin contar siquiera con los efectos de la crisis económica en curso y que en la actualidad hinca uno de sus centros en Europa y en España en particular. Efectivamente, existe una lógica de alarma y reacción del estatismo corporativo o del corporativismo y sus propios Estados ante cualquier ademán que pudiera eventualmente dañar sus intereses estructurales. La burguesía no teme el gesto de la reapropiación del 51 % de YPF. Teme un nuevo ciclo de luchas sociales y recomposición política de los trabajadores y empobrecidos del mundo. Teme a la revolución social, no a un impuesto a la lucha de clases. Teme que de la disputa y competencia destructiva intercapitalista se pase abiertamente a un período de combate político entre explotados y explotadores.
Por ello las fuerzas anticapitalistas, su amplitud obligatoriamente generosa, unitaria, abarcadora, con proyecto para el siglo XXI, vocación de mayorías y no lo contrario, deben saludar sobriamente la ‘argentinización’ del petróleo. Que nadie estime que las ruedas de la historia caminan por inercia hacia la felicidad humana y que un gobierno práctica y declarativamente capitalista realizará las tareas que le corresponden por necesidad y sin atajos a la voluntad de los populares. Tácticamente es conveniente para los pueblos la medida de CFK.
En cuanto el movimiento real de las clases subalternas en pugna y organización ante el capital cobre vigor, la iniciativa parcial, absolutamente insuficiente de la presente administración política argentina, será un precedente para cambiar radicalmente la vida.
4. En otro contexto, bajo otras relaciones de fuerza, en el Chile de los años 60’ y la ‘Alianza para el Progreso’ impulsada por el imperialismo norteamericano a través del demócratacristiano Eduardo Frei Montalva, se sindicalizó al campesinado, se realizó una reforma agraria, hubo una reforma educacional que amplió la cobertura de la enseñanza pública y se ‘chilenizó’ el cobre. Es decir, Frei Montalva -años después colaborador del golpe de Estado de 1973 y paladín de los intereses imperialistas en Chile-, compró el 51 % del cobre o ‘sueldo de Chile’. Ello facilitó con creces la nacionalización plena (casi el 100 %) del metal rojo cuando el gobierno de Salvador Allende y la Unidad Popular. Es cierto, lo descrito arriba no es transferible mecánicamente a lo que ocurre en el mundo y en la Argentina de 2012. Pero sí enseña al menos, que una medida que tenía como fin domesticar la lucha social mediante un proyecto desarrollista imposible bajo la dependencia de los polos imperialistas y la ausencia de una ‘burguesía nacional revolucionaria’, sí puede facilitar -desde una alternativa política proveniente del pueblo concreto y en movimiento, y bajo una conducción política que exprese sus intereses genuinos- transformaciones que apunten a la descalcificación del orden de la minoría, y la creación de poder de la hegemonía multidimensional de los más, de los todos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La presidenta reconoció el desastre que generó la privatización de YPF, pero sólo expropió el 51%: ¿Por qué no el 100%?

Gustavo Robles (especial para ARGENPRESS.info)

Después del anuncio de la presidenta sobre la intención de expropiar el 51% de la empresa YPF SA, muchos han creído ver “la vuelta” de la posesión total del país sobre su patrimonio de hidrocarburos. La barra camisa parda-futbolera de los “camporitas” cantaba eso de que son “soldados de Cristina para la Liberación” ¿No estarán exagerando un poco estos muchachitos?.

* La mismísima “señora” dejó bien en claro que esto "No es una estatización".

* Que sólo el 51% administrarán el Estado nacional y las provincias petroleras.

* Que la empresa va a seguir cotizando en Bolsa, y que a Eskenazi y demás buitres no les tocará un pelo en YPF.

* Que seguirá siendo una Sociedad Anónima (SA) que se seguirá rigiendo bajo las reglas del mercado.

* Y que a REPSOL se le pagará por “quitarles lo que es nuestro” (y conservará un 6%).

Por lo tanto, no sé de que "liberación" hablan los camporitas y demás conciliadores (con los explotadores y saqueadores). Claro, ellos pueden estar de acuerdo con "esto". Pero que no nos vengan con el cuento de que es "soberanía popular", porque somos varios los que no comemos gato por liebre.

Aquellos que festejan esta caricatura de “nacionalización”, deberían preguntarse: “¿por qué no el 100%?”.

Y ya que estamos, espero ahora algún reconocimiento a la izquierda de este país, que se la ha pasado denunciando el desastre que provocó la privatización de nuestra empresa de bandera hidrocarburífera. la "señora" utilizó argumentos que nosotros (los militantes de izquierda) esgrimimos desde hace años: los casi 20 años de s-a-q-u-e-o, de los cuales, nueve fueron de este gobierno entreguista ¿qué pasó, tan lentos son, recién se dieron cuenta? ¿no tienen ninguna responsabilidad el matrimonio k y sus secuaces, cuando la misma presidenta reconoció que se estaba vaciando la empresa y saqueando nuestros recursos, "y se calló la boca"? A confesión de parte...

Y ni que hablar de la complicidad y protagonismo que tuvieron en la privatización durante los '90.

Se olvidó esta buena señora, al historiar la entrega y el saqueo de nuestro petróleo, de mencionar la responsabilidad que a ella y a su esposo les cabe en esta historia nefasta.

Todo ese desastre la izquierda lo denunció por años. Pero los mismos que hoy festejan que el caballo haya quedado a medio camino de cruzar el río, no se cansaron de acusarnos de gorilas-antipueblo cuando exigíamos la reestatización de nuestros hidrocarburos bajo control de los trabajadores.

¿Quiénes eran los antipueblo entonces?

Para terminar, pregunto:

Si la privatización fue tan nefasta (según los dichos de la señora Fernández de Kirchner): ¿por qué no estatizar el 100% de los hidrocarburos?

Siguen operando otras empresas extranjeras y privadas que abarcan el 70% del mercado de combustibles en argentina y que también son cómplices del saqueo de nuestros recursos.

Entonces, el 100% de los hidrocarburos, no solamente de una empresa, debieran estatizarse.

Y sin pagar un sólo peso.
Ya bastante nos han saqueado.

Eso, joven k, estaría cerca de ser "liberación" no el gatopardismo al que nos tienen acostumbrados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Fractura expuesta: Yacimientos no convencionales en Argentina

OPSUR

¿Novedad o el horror potenciado?

La voracidad energética del capitalismo continúa haciendo de las suyas. Diversos gobiernos y empresas están dando un fuerte impulso al desarrollo de los denominados yacimientos no convencionales -arenas bituminosas, petróleo y gas de pizarra o esquisto (shale gas y shale oil) y gas de arenas profundas/ compactas (tight gas)- a pesar de que requiere una ocupación más extensa e intensa del territorio, la utilización de grandes cantidades de agua y químicos de alta toxicidad, y que las tecnologías empleadas para su extracción redoblan el impacto generado por las explotaciones tradicionales.

La “revolución energética” que los no convencionales iniciaron en Estados Unidos a principios de milenio ha sido exportada al resto del mundo por las autoridades de la potencia del Norte a partir de la Iniciativa Global de Gas de Esquisto (Global Shale Gas Iniciative). De la noche a la mañana, Argentina se convirtió en la tercera reserva mundial de shale gas detrás de Estados Unidos y China, generando un verdadero frenesí en las provincias con mayores dotaciones del recurso. En las cuencas tradicionales y hasta en ¡Entre Ríos! ha comenzado una carrera similar a la que se vive en otras regiones de América, Europa, Asia, África y Oceanía.

El mapa regional

En nuestro continente la Iniciativa Global de Gas de Esquisto -en la que participan Argentina, Chile, Colombia, Perú y Uruguay-, se potencia con el programa Alianza de Energía y Clima de las Américas (Energy and Climate Partnetship of the Americas), comandado por el Departamento de Estado norteamericano, y secundado por la Organización de Estados Americanos, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Organización Latinoamericana de Energía, el Banco Mundial, entre otros.

Hasta el momento, los siderales “descubrimientos” de reservas que Repsol-YPF y otras empresas menores vienen anunciando desde finales de 2010, se extienden por buena parte de la geografía neuquina. Así, al ultra-contaminado yacimiento de Loma de La Lata podría sumársele la región de Zapala, donde una multisectorial en defensa del acuífero rechaza el proyecto, y la comunidad mapuche Gelay Ko -en cuyo territorio se realizó el primer pozo multifractura de Sudamérica- ocupó las instalaciones de la petrolera Apache para denunciar la contaminación y escasez de agua.

Estas señales favorables para el desarrollo de la actividad en la Patagonia alientan los intereses petroleros tanto en otras provincias como en otros países del Cono Sur. Desde la austral región chilena de Magallanes, donde la empresa estatal ENAP anunció su intención de realizar exploraciones, hasta la cuenca Chacoparanaense, que cubre casi la totalidad de Paraguay, el norte de Uruguay -que ya anunció exploraciones junto a Repsol-YPF-, el oriente boliviano, importantes regiones del sur de Brasil y la Mesopotamia y el noreste argentino.

Resistencias globales a una revolución planetaria

La experiencia contaminante en Estados Unidos -donde el 30% del gas que se consume proviene de yacimientos no convencionales- no sólo está impulsando el surgimiento de grupos de resistencia a nivel local sino también en el resto del mundo. En Canadá, pionera en la explotación de arenas bituminosas, el Estado de Quebec declaró una moratoria para en la aplicación del sistema de fracking o fractura hidráulica -utilizado necesariamente en los celebrados yacimientos.

En Francia una masiva movilización popular en 2011 logró que se aprobara una ley que prohíbe la técnica de fractura hidráulica. Si bien diversas organizaciones plantean reparos por el alcance de la medida, fue la primera de ese tenor a nivel mundial. En enero de 2012, y también por la presión popular, Bulgaria se sumó al país galo. Por su parte, en Inglaterra -donde se toma en cuenta la moratoria aprobada por la vecina Irlanda del Norte-, colectivos socio-ambientales persiguen el mismo objetivo, y en Suiza, el cantón Vaud prohibió la exploración de yacimientos no convencionales luego de accidentes ocurridos por perforaciones en el lago Léman.

Las licitaciones para exploración y explotación de no convencionales en el norte de España, principalmente en Cantabria y el País Vasco, genera fuertes resistencias. Lo mismo sucede en Polonia, principal reservorio en la Unión Europea, denominado “el cielo del fracking”.

En Australia, el Estado de Gales del Sur, declaró una moratoria para la fractura hidráulica hasta tanto se establezcan los riesgos ambientales y sanitarios de la técnica. Y en Nueva Zelanda los partidos Laborista, Verde y Mana llamaron a una moratoria sobre la fractura hidráulica. Mientras que Sudáfrica reglamentó un cese de la explotación de yacimientos no convencionales de gas en el desierto de Karoo, hasta que se realicen las consultas pertinentes y se garantice la no afectación de los escasos recursos hídricos existentes en la región. Las moratorias conseguidas sirven de aliento, ya que si la revolución de los hidrocarburos es global, también lo es la resistencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: ¿Malvinas jurídicas, “corralito 2” y guerra del gas?

Alfredo Jalife-Rahme (LA JORNADA, especial para ARGENPRESS.info)

Antecedentes: desde hace casi cinco años adelanté la expulsión de Argentina de Repsol, una de las peores empresas privadas del mundo, en similitud a su destitución en Estados Unidos (¡supersic!), Argelia, Bolivia, Venezuela, etcétera: La retirada de Repsol de América Latina (AL) parece haber iniciado (Bajo la Lupa, 26/12/07). Once días antes de la renacionalización comenté: España, en defensa de Repsol, está dispuesta a entablar un juicio en contra del gobierno argentino en las cortes internacionales, algo así como unas Malvinas jurídicas. ¿Y quién defiende a los argentinos? (Bajo La Lupa, 4/4/12).

Hechos: Repsol y el gobierno español de Mariano Rajoy se encuentran a la caza de Argentina como si fuera elefante, en similitud al barbárico aniquilamiento de paquidermos africanos por su anacrónico rey.

John Gapper, de The Financial Times (19/4/12), desestima las fanfarronadas de Antonio Brufau, director de Repsol, y de Calderón: Argentina sabe que tales desplantes probablemente son falsos (sic), ya que la probabilidad de que sea castigada son mínimas. Gapper vaticinó erróneamente que “ninguna (¡supersic!) petrolera occidental importante (sic) aportará capital y tecnología para desarrollar el pletórico descubrimiento de gas bituminoso (shale gas) en Vaca Muerta”: la tercera reserva más grande del mundo detrás de las de China y Estados Unidos.

¿Detrás de la renacionalización se encuentra la guerra del gas (Forbes, 17/4/12), por la captura de los riquísimos yacimientos de Vaca Muerta?

La reacción de Estados Unidos ha sido discreta en comparación a las jeremiadas de Calderón, quien parecía grotescamente el dueño victimizado de Repsol.

La diatriba de The Economist (20/4/12) expone la vulnerabilidad geofinanciera y el peligro de fuga de capitales de Argentina. Las opciones de la Unión Europea (UE) son limitadas (The Financial Times, 19/4/12).

A España se le pasa por alto que se encuentra al borde del precipicio financiero. Con o sin la renacionalización de YPF, los capitales españoles en AL han emprendido la nada graciosa fuga para rellenar los agujeros negros de su atribulada banca y su desfalleciente economía.

También España soslaya que los BRICS pueden acudir al rescate de Argentina, muy vulnerable en geofinanzas, cuando hasta ahora la empresa china Sinopec y la brasileña Petrobras están interesadas en llenar el lugar vacante de Repsol en YPF.

No hay que menospreciar el poder de represalias de Argentina, que puede renacionalizar bancos, telecomunicaciones y otras firmas energéticas españolas.

De las exportaciones de Argentina (50.7 por ciento en productos agrícolas) 21.2 por ciento está destinado a Brasil, 16.4 a la UE-27, 8.5 a China, 6.6 a Chile y 5.4 a Estados Unidos. La salida de la UE-27 puede ser compensada por los BRICS (y en un descuido hasta por Irán y los países árabes, debido a sus necesidades agrícolas apremiantes).

De las importaciones de Argentina (84.3 por ciento manufactura) 31.3 por ciento proviene de Brasil, 17.3 de la UE-27, 13.5 de China, 10.8 de Estados Unidos, y 32 de México (¡supersic!). Aquí la UE-27 se flagelaría y México saldría dañado, lo cual beneficiaría a Brasil y a China.

No cundirá la iranización de Argentina ni un “segundo corralito” (cuyas consecuencias del primero perduran 11 años después) ni una segunda Guerra de las Malvinas en nombre de Repsol y de España.

No existe mucha solidaridad con Repsol y España cuando las tres principales petroleras de Estados Unidos -Chevron, ExxonMobil y ConocoPhilips- es probable que sustituyan a Repsol, al unísono de Petrobras (Bloomberg, 20/4/12).

Tampoco del lado europeo existe mucha cohesión cuando la francesa Total y las inglesas Andes Energía y President Petroleum “anunciaron incrementar sus inversiones (Tiempo, 19/4/12). Dudo que las depredadoras Schlumberger y Halliburton se salgan de Argentina.

Aun quien solamente le faltó privatizar el aire de Argentina, el hoy senador Carlos Menem, vilipendiado entreguista de YPF, aplaudió su renacionalización 20 años después: Estamos en otra época totalmente distinta. Los tiempos cambian. Cambió el escenario. ¡Tesis de Bajo la Lupa!

Esto no es un capricho, sino una tendencia estructural en el globo. No es lo mismo xeno-privatizar en el paroxismo de la globalización financierista del caduco orden unipolar que restatizar durante la decadencia del G-7 y del inicio del nuevo orden multipolar.

¿No estará España involuntariamente abriendo a sus aliadas petroleras anglosajonas y a los BRICS las puertas de par en par de Argentina, tercera economía de AL, superpotencia agrícola y miembro del G-20?

Conclusión: la bondad y/o malignidad, según el caso, entre la xeno-privatización (extranjera) y la estatización de los hidrocarburos es un falso debate vulgarmente maniqueo y lineal. La privatización nacional puede ser exitosa en Estados Unidos y Gran Bretaña -medible en superlativos ingresos y en control geopolítico global- donde existe una circularidad histórica entre lo público y lo privado: consustancial a la cultura de los fundadores cuáqueros y del calvinismo individualista de Estados Unidos que exige una responsabilidad social empresarial con una exagerada aversión al socialismo (equiparable a un exorcismo).

AL exhibe una cultura católico/guadalupana, donde la xeno-privatización (y/o nacional y/o mixta con prestanombres triangulados), equiparada a la etapa de saqueo colonial, no goza de resultados plausibles ni de buena fama y cuyos excesos depredadores suelen ser atemperados por la regulación estatal que evocan el bien común y la solidaridad. En forma anómala, Pemex, en apariencia una empresa paraestatal (hoy socia esquizofrénica de Repsol), desde hace mucho se encuentra bajo el control geopolítico/geofinanciero ajeno.

En síntesis: en los países anglosajones lo privado y lo público van de la mano, sin soslayar el control geopolítico de los hidrocarburos, mientras que en AL existe una fractura histórica entre lo privado y lo público cuando las xeno-privatizaciones la han privado de su control geopolítico. De allí que la implementación de la xeno-privatización (maquillada de nacional o mixta; menos cuando se carece de una banca nacional) en AL no signifique lo mismo que en los países anglosajones, quienes fomentan el modelo neoliberal más acorde a sus beneficios geopolíticos: lo contrario de AL donde el neoliberalismo le controla geopolítica y geofinancieramente de facto. Lo trascendente radica en el control geopolítico de los hidrocarburos, más allá de su xeno-privatización y su estatización. El gravísimo error de Argentina no fue la privatización per se (aberrantemente autoflagelante y catastrófica), sino su falta de control geopolítico y su desacoplamiento tanto con sus necesidades energéticas domésticas (que le obligaron absurdamente a convertirse de exportador a importador, pese a sus pletóricas reservas) como con su planeación estratégica, cuando Repsol operó durante 20 años en forma centrífuga a los intereses nacionales de Argentina que se volvieron contrarios a los de España. De igual manera, la restatización de YPF no resolverá nada si no concreta el control geopolítico de sus hidrocarburos acoplado a una planeación estratégica para el bien común. That is the name of game.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: 41 años

Prof. Juan Carlos Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

1971. Año turbulento donde la resistencia hacia la Revolución Argentina iba en aumento, al igual que la violencia política en nuestro país. Gobernaba Lanusse, mientras se esperaba el regreso del General Perón. Jóvenes rebeldes en el Vieytes egresaban del colegio sin su diploma, mientras nos sacudían los hechos de Trelew.

Militaban por un sistema más justo. También, en algunos casos, por el regreso del anciano líder. Quien esto escribe tenía 8 años en esa etapa histórica, pero la avidez lectora pudo más para conocer de cerca lo acontecido. De ayer a hoy, la perspectiva nos indica que dicho período es el marco en el cual se inscriben los hechos posteriores a 1976.
Tuvieron que pasar 41 años para que esos jóvenes, hoy en plena adultez, recibieran lo que correspondía por derecho: su diploma de egresado del Vieytes. Pero también para el sentido homenaje a quienes el Terrorismo de Estado secuestró, mató y desapareció por sus ideas distintas, por oponerse a la injusticia y por buscar un mundo diferente.
Sin embargo, las consecuencias de la dictadura cívico - militar de 1976 están a la vista. Sobreviven a una actualidad candente. Tal como enfatizara "Taty" Almeida durante el acto de homenaje a los compañeros desaparecidos en el comercial de Caballito, al "Por algo será" debe oponerse que ellos están presentes porque militaban por un proyecto político y social. Como diría Osvaldo Bayer, triunfó la Ética.
Ocurre que la historia tiene sus caminos. Y ellos no desaparecieron. Están presentes entre nosotras y nosotros. Hasta ahora, son 20 compañeros. Pero seguramente, debe haber muchos más que no conocemos. Ocurre que el Vieytes jamás tomó la iniciativa para reconstruir su pasado. No fue casualidad. Se encontraban muchos de los protagonistas de aquella época. Y como lo destacó Hugo Soriani, periodista de Página 12, hubo "directivos, profesores y preceptores" que denunciaban a los compañeros ante los genocidas, además de las amonestaciones. De eso también hay que hacerse cargo.
Este cronista vivió su adolescencia en aquel colegio donde, como recordó un egresado de la Promoción 1982, medían el cabello a ver si estaba a 2 cm. del cuello de la camisa. Cabello corto, el rastro represivo que algunos, podemos recordarlo, esquivaban a fuerza de pinzas y gomina.
Triunfó la Ética. La historia se hizo carne en el "Hipólito Vieytes", con este acto calificado de "pedagógico" por el colega Darío Balvidares en su alocución durante el acto. Nada podrá borrar a esos compañeros que hoy están en el mástil del patio, del mismo que supo albergar sueños e ilusiones como también tristezas.
Pese al oscurantismo puesto de relieve durante años, y a punto de jubilarse este cronista, la satisfacción es enorme. Porque se hizo memoria. Solamente falta terminar de conocer la verdad y hacer justicia.
Sin embargo, aún hay fantasmas. Todavía rondan algunos de aquella época. Otros se jubilaron. Pero gracias a la Promoción 1971 pudimos vencer a algunos. Será cuestión de seguir bregando por la memoria histórica, la misma por la cual tildan de loco a este cronista. Sucede que es necesario saber nuestro pasado para conocer nuestro presente. Y por supuesto, avizorar el futuro para que no ocurra nunca más.
Y también debemos reconocer que la actual etapa política por la cual transita nuestro país, más allá de los lógicos disensos, contribuyó a que hoy podamos decir que el Vieytes tiene desaparecidos. Ayer decíamos que era posible, porque solamente se había hallado a uno.
Pero también nos encontramos con una sorpresa. Más aún, para quienes ejercemos el periodismo. Y no lo sabíamos: Raymundo Gleyzer era uno de ellos. Precisamente, el creador del Cine de la Base, quien afirmó que "nosotros no hacemos films para morir, sino para vivir, para vivir mejor. Y si se nos va la vida en ello, vendrán otros que continuarán" en 1974.
Sin desmerecer al resto, fue quien supo retratar esa etapa histórica tan problemática y febril a través de documentales como "La tierra quema", "Cuba", "La revolución congelada", "Ni olvido ni perdón" y "Me matan si no trabajo y si trabajo me matan".
41 años. No es poca cosa. Tal vez, demasiado tiempo de espera para hacer memoria. Pero todo llega. Y el Vieytes comenzó a recuperar lo olvidado. Pero todavía falta recorrer mucho camino aunque, como bien expresa Antonio Machado, "caminante no hay camino, se hace camino al andar" y eso, precisamente, ha comenzado...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Un país en tres historias

Hugo Godoy (ACTA)

Hoy se conmemora el 35 aniversario de la desaparición de Irma Laciar de Carrica, una trabajadora de la Salud, enfermera, delegada y dirigente de la Asociación Trabajadores del Estado.

Ejerció la condición de docente en 1947, en la Escuela de Enfermería que creó Ramón Carrillo y también ejerció posteriormente, en 1973, la Dirección de la Escuela de auxiliares de Enfermería del Ministerio de Salud Pública de la Nación. Fue docente en la Universidad de Buenos Aires de la carrera de enfermería que ella alentó a crear en ese año. Irma fue desaparecida por la dictadura luego de haber sido despedida de su trabajo, un día como hoy hace 35 años.

Fue un símbolo de la política de Salud que instauró Carrillo en los años ’40 y que la dictadura militar y el menemismo se encargaron de destruir. En ese momento, además, Irma ejercía la solidaridad enorme de atender presos políticos y familiares en los años de la dictadura militar, allá por 1977. Una historia, y un símbolo de un presente en el que está presente.

El lunes, los argentinos nos desayunamos con dos noticias muy importantes. Una muy impactante, muy fuerte: el anuncio gubernamental de un proyecto de ley para reestatizar parte de YPF, la que fuera Yacimientos Petrolíferos Fiscales, y que a partir de esta medida se da un paso trascendente en la perspectiva de que vuelva serlo.

Pensé, apenas recibí la noticia, en una persona: Carlos Guanciarossa, ex trabajador de YPF. Fue secretario general del Sindicato petroquímico de la ciudad de La Plata, era trabajador de la Petroquímica, empresa que años antes de su privatización fue unificada con YPF. Un luchador fundamental contra la entrega de YPF, y que no cejó un sólo minuto, ya desde cuando era trabajador y dirigente, y posteriormente cuando fue despedido, de pelear contra esa entrega, por la recuperación de YPF y por la recuperación de los derechos de los trabajadores que todavía está pendiente de materializarse.

Hoy Carlos Guanciarossa es uno de los principales querellantes en el juicio que le demanda a la empresa y al Estado argentino se ejerzan las mediadas necesarias para que se recupere el patrimonio y se le devuelvan a los trabajadores sus derechos indemnizatorios plenos. Desde su condición de ex ypefiano, miembro de la Agrupación que lleva el nombre del coronel Mosconi, creador de la primera empresa petrolera estatal del mundo, es dirigente de la Central de Trabajadores de la Argentina.

Y ese mismo día, lunes 16 de abril, se produjo un hecho trascendental en la vida de otra persona, un trabajador del correo argentino, despedido hace tres años de la empresa reestatizada por el gobierno nacional, a partir de lo cual los trabajadores empezaron a organizarse en su viejo sindicato, ATE. Razón por la que fueron despedidos, y recién luego de tres años se ha alcanzado la posibilidad de que se les restituya el derecho al trabajo.

Ricardo Brindisi tiene 53 años, o sea que no solamente se le restituye un derecho sino que ese derecho conlleva la posibilidad de vivir dignamente. Porque un trabajador despedido a los 53 años significa condenar a una persona a la desaparición social, a enajenar cualquier posibilidad de futuro digno. La decisión del juzgado laboral nº4 no solamente obliga a la empresa reestatizada, pero todavía no puesta al servicio de todos los argentinos, a reincorporar a un trabajador con 30 años de antigüedad; sino que también significa devolverle la perspectiva de vida digna a Ricardo Brindisi. Todavía están pendientes los 60 trabajadores que fueron junto con Ricardo, despedidos tres años atrás.

Una semana con tres historias de vida que de alguna manera se tocan. Porque Irma fue parte de una lucha para construir un modelo de país del cual, sin ninguna duda, YPF fue parte fundamental. YPF creó pueblos, educó y promovió la ciencia, el desarrollo científico, el desarrollo humano, el conocimiento de los trabajadores. Un tiempo de Carrillo como símbolo de una política de Salud, de Yacimientos Petrolíferos Fiscales como símbolo de soberanía y desarrollo de los pueblos en todo el territorio nacional. Son parte de una historia donde todo un pueblo fue protagonista de una perspectiva de sociedad diferente.

Reconstituir un estado soberano es un tema pendiente en nuestra Argentina hoy. Como está pendiente volver a Carrillo en la integración del sistema de salud nacional. Como está pendiente que en el Correo argentino, reestatizado, se respeten plenamente los derechos de los trabajadores y sea puesto al servicio de un proyecto de Nación. Como está pendiente la recuperación plena de los derechos de los trabajadores despedidos de YPF, que son querellantes en la causa por la cual se demuestra que puede ser reestatizada sin reintegro alguno, pues su privatización fue una estafa a la Nación.

Como así también la reestatización parcial de YPF significa un paso adelante en la pendiente y plena recuperación de la soberanía energética. Para lo cual la derogación de los decretos que instauró el menemismo, que posibilitan la desregulación del mercado petrolero, y la modificación de la Ley de Hidrocarburos, serían fundamentales.

Pero es muy importante tener en cuenta que toda acción de gobierno conlleva historias de vida. Conlleva la perspectiva de un futuro más pleno, más digno, para decenas, miles, millones de argentinos. En estas historias de vida que de alguna manera recuperamos hoy, en esta semana tan intensa, está también inserta en cada uno de nosotros la confianza que tenía Irma cuando en la última carta que escribe, dirigida a su hijo, le dice: “Sé que al tiempo hay que darle tiempo para tomar impulso. Y hay un tiempo que será el tiempo de nuestra gente, de nuestro pueblo. Nosotros seguiremos adelante si respetamos el tiempo colectivo, todos tendremos un lugar”.

Hugo Godoy es Secretario General de la Agrupación Germán Abdala de la CTA de la provincia de Buenos Aires. Secretario Adjunto de ATE Nacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Cuando empezamos a nacer

Miguel A. Semán (APE)

Doce agentes del servicio secreto norteamericano llegaron demasiado temprano a Cartagena de Indias y para matar el tiempo antes de la Cumbre se hicieron llevar algunas mujeres al hotel. Se divirtieron un rato, el tiempo les resucitó y las echaron sin pagarles un peso. Las mujeres se enojaron, llamaron a la policía y la noche acabó en un escándalo que puso en riesgo los esfuerzos de Estados Unidos por mejorar los vínculos comerciales con Latinoamérica. El incidente fue confirmado por el vocero de la Casa Blanca quien aseguró que Obama mantiene plena confianza en el servicio secreto.

Acá, en Argentina, el intendente de Comodoro Rivadavia, quiere llamar arrendamiento de servicios a una actividad ejercida por mujeres secuestradas y otras que si no fueron secuestradas llegaron al oficio a fuerza de golpes, violaciones y cruzando miserias. El proyecto de legalización y blanqueo de la prostitución apunta, según los funcionarios a la protección sanitaria de las mujeres y los consumidores por un lado, y por otro, a la promoción del turismo.

Es una idea tan vieja que no puede sacudirse el olor de su propia ruina. No existen datos oficiales. Nunca los habrá y si los hubiera no resultarían confiables. Pero se estima que siete menores explotadas sexualmente pueden producir 80.000 dólares al mes. No es novedad que en Argentina y casi toda Latinoamérica la trata de blancas es un crimen tan organizado y rentable como el tráfico de drogas. La miseria, la violencia doméstica y el desamparo se convierten en las fuentes de alimentación de la red. Catamarca, Chaco, Salta, Misiones y Jujuy se encumbran como las principales proveedoras de materia prima. Sin contar los chicos y chicas que viven en las calles de las grandes ciudades, tan portátiles y fáciles de llevar y vender.

La situación es muy difícil de revertir, entre otras cosas, debido a los prejuicios, cuando no la complicidad, de algunos gobernantes. En febrero de 2012 el ministro de seguridad de Salta calificó de imprudentes a dos turistas francesas que denunciaron violaciones, acusó de exceso de confianza a una japonesa abusada por un guía de turismo y llamó arrepentida sexual a una norteamericana. ¿Cómo llamará a las salteñas que corran una suerte parecida?

Después de las declaraciones del senador Sanz y del cómico Del Sel, el responsable de la salud en Corrientes atribuyó a la asignación por hijo la virtud de incrementar los embarazos adolescentes. Ninguno se refiere explícitamente a la prostitución, pero todos la merodean. La idea de la venta de sexo tiene arraigo en concepciones políticas y filosóficas atrincheradas en la desigualdad.

La iniciativa del Municipio de Comodoro Rivadavia tampoco escapa a la regla. El subsecretario de salud de la comuna justificó la legalización con el argumento de que el Estado no puede desentenderse de la salud de la población. Verdad irrefutable. Lástima que de algunas cosas hay que ocuparse cuando empezamos a nacer y no cuando ya casi todo está perdido. Hace 20 años, en 1992, cuando se privatizaba el cielo, nacían en medio del infierno las pibas que hoy hacen la calle o agonizan en los prostíbulos que corren a lo largo de la ruta del petróleo.

Otra funcionaria confesó la intención de convertir el polo prostibulario del sur en un atractivo turístico, tal como Holanda hizo con la zona roja de Amsterdam. Lo dijo como si prostituirse fuera una vocación y comprarse por un rato el cuerpo de otro un derecho inalienable. No es una cuestión de moral abstracta sino de dignidades concretas. No se elige la esclavitud. Y los esclavos seguirán siendo esclavos aunque se reglamente el control de calidad de los latigazos.

Es posible que Comodoro Rivadavia deba conformarse con un poco menos que Holanda, y mucho menos aún que una Cartagena de Indias fría y ventosa, a donde los agentes del servicio secreto norteamericano nunca vendrán a divertirse.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Embarazo infantil: Fenómeno social, no espectacularidad noticiosa

MOMARANDU

La especialista en periodismo social, Alicia Citryblum habla sobre el tratamiento periodístico e impacto mediático que tuvieron recientemente los casos de embarazo infantil.


En los últimos meses, Corrientes registró la cobertura nacional sobre los concurrentes casos de embarazo infantil en la provincia.

Los datos oficiales del Ministerio de Salud de la Nación, de hecho, hablan de un crecimiento de casi el 10% en embarazos infantiles, en el cual Formosa está primera en la lista triplicando la media nacional, y coloca a Corrientes también muy cerca, duplicando esas cifras junto con Catamarca, Misiones, Chaco y Santiago del Estero. Se habla de casi 10 mil embarazos anuales.

La licenciada Graciela Santos, presidenta de la Fundación 9 Mujeres, especializada en violencia de género, habla de la necesidad imperiosa de buscar las articulaciones y el trabajo necesario para crear espacios de abordaje integral sobre este fenómeno. “Si bien está estrechamente ligado a la violencia y opresión contra la mujer, se ha convertido en un flagelo aparte que, a pesar de su magnitud y complejidad, aún está huérfano en su tratamiento”.

Sin embargo la cobertura mediática se centró en la visibilidad de casos particulares. En el mes pasado, en sólo dos días, se conoció la situación de dos niñas embarazadas. Una de 10 años, de un paraje en la localidad de San Miguel y otro de 12 del barrio Esperanza en Capital.

Títulos como “Corrientes registra un nuevo embarazo infantil” u “otra menor embarazada”, plegaron los diarios locales y nacionales. Detrás de los índices, los testimonios y el encadenamiento de casos bajo correlaciones dudosas o forzadas, nace la pregunta ¿cuál es la cobertura recomendada para este tipo de fenómenos? ¿Cómo podemos mejorarla para lograr una visión integral y no una espectacularidad o moda mediática?

Alicia Cytryblum, periodista especializada en temas sociales, es directora de la fundación Periodismo Social, que promueve un periodismo de con perspectiva de Derechos Humanos y la instalación en la agenda de temas sociales, habló con Momarandu sobre la forma más idónea de tratar estos temas en los medios.

Cytryblum habla de que en ese tipo de fenómenos, y en todo en fenómeno social, es necesario aplicar una perspectiva de Derecho Humanos en la producción de noticias. Este nueva forma de abordaje implica antes que nada “la responsabilidad social y la ética del periodista”, que asegure el conocimiento profundo del tema, sumando la contextualización y las causas que llevaron a esa situación.

Se trata de romper con toda una mitificación que degrada a la ciudadanía, “tenemos una forma de abordar en la que vemos a la población como objeto/víctimas/necesitados de políticas públicas y no como sujetos de derecho”, explica.

Según Cytryblum, la ciudadana o el ciudadano que se encuentra en estado de vulnerabilidad e irrupción de sus derechos, es nuevamente sesgada/a y revictimizada/o en el discurso mediático.

“Antes que nada hay que tener en claro y ser muy precisos de que cuando hablamos de embarazo infantil estamos hablando de abuso”, resalta. Esta es una de las grandes deudas de la cobertura, que jerarquizó declaraciones de familiares o descripciones personales, pero con la ausencia de esta especificación necesaria.

Además, dejar en claro, que si hay abuso hay violación y entonces “tienen derecho al aborto no punible en la Corte Suprema” y que desde esa perspectiva debe ser tratado en la prensa.

Dejar en claro la vulneración de los derechos de las niñas y los niños, que conlleva su libertad como ciudadanos y sobre sus cuerpos, acceso a la educación, respesto de su identidad y dignidad, entre otros, aspectos que generalmente quedan invisibilizados en el minuto a minuto de la prensa.

Pueden haber grupo, dice Cytryblum, que estén en contra, pero que “nosotros como periodistas tenemos que abordarlo desde la ley y desde lo que asiste al derecho a la víctima”.

Desde ese lugar una niña es siempre una niña abusada, porque no hay otra manera en la que pueda quedar embarazada, destaca reiterativamente este aspecto puesto que dice que mediante la omisión que conlleva hablar sólo “embarazo infantil” se pierde e incluso se justifica todos los derechos vulnerado de esa niña.

Con respecto a las declaraciones y fuentes oficiales, Cytryblum recomienda no dejar de tomarlas, en tanto se respete su opinión y se los tome como declaraciones personales entre comillas, pero el trabajo periodístico obliga a contrastar con explicaciones legales y humanitarias en el caso de que esas posturas representen lo contrario.

“Hay que buscar siempre otras fuentes que protejan y representen a la víctima y que estén autorizadas”, es decir no sólo la madre o la vecina. Destaca la participación como fuentes legitimadas a la sociedad civil representadas por organizaciones y organismos.

También es necesaria la voz gubernamental, como el Ministerio de Salud, “si sabemos que en la Provincia los representantes son conservadores o no tienen una visión recomendada, buscar en la Nación o algún otro Ministerio u organismo”.

“El diario o medio tiene que tener una editorialización que suponga a la víctima y a la ley”. Se trata de poner en contexto las condiciones de las familias y la niña pero tampoco de estigmatizar a la pobreza, por ejemplo, ver en qué cosas el Estado no se está haciendo cargo de esta situación, qué derechos no están siendo restituidos.

“No revictimizar a la familia, pero sí hacer hincapié sobre los derechos que el Estado debería estar restituyendo y no lo hace, y que encima desde los poderes públicos locales muchas veces se acentúa y justifica, diciendo por ejemplo que hubo consentimiento por parte de la niña, etc.”, concluyó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Informe del Observatorio Jurídico de la CTA: Boletín de seguimiento de precios, remuneraciones y negociación salarial

ACTA

El Observatorio Jurídico de la CTA elaboró un informe sobre seguimiento de precios, remuneraciones y negociación salarial que ACTA publica íntegramente.

"El informe que acompañamos constituye un insumo para la planificación de estrategias de cara a la negociación salarial. Para ello, sistematizamos la información disponible sobre precios, remuneraciones y resultados de la negociación salarial a lo largo de la última década", explican los integrantes del Observatorio.

Principales observaciones

El salario real del conjunto de los trabajadores percibido en el mes de diciembre de 2011, era similar al salario percibido en el último trimestre de 2001 (entre ambos períodos se experimentó un incremento del 1,8%). En el mismo período, el PBI experimentó un incremento del 90,6%.

El promedio de ingresos del conjunto de los ocupados, provenientes de su ocupación principal, al cuarto trimestre de 2011, ascendía a $ 3.198 mensuales. A su vez, el 80% de los ocupados percibe ingresos de su ocupación principal, inferiores a $ 4.500 mensuales. A su vez, en 17 aglomerados urbanos (Santa Fe, Paraná, Resistencia, Mendoza, Corrientes, Córdoba, Concordia, Formosa, Santiago del Estero, Jujuy, Catamarca, Salta, La Rioja, San Luis, San Juan, Tucumán y Río Cuarto) el 90% de los ocupados perciben ingresos inferiores a los $ 5.000 mensuales.

• La estructura distributiva del total de ocupados, de acuerdo al ingreso de la ocupación principal (cuarto trimestre de 2011), es la siguiente:

- El 10% de los ocupados percibe ingresos por debajo de los $ 800 mensuales

- El 25% de los ocupados percibe ingresos por debajo de los $ 1.500 mensuales

- El 50% de los ocupados percibe ingresos por debajo de los $ 2.700 mensuales

- El 75% de los ocupados percibe ingresos por debajo de los $ 4.000 mensuales

- El 90% de los ocupados percibe ingresos por debajo de los $ 6.000 mensuales

- El ingreso percibido por el 10% que recibe más ingresos equivale a 18,5 veces el ingreso del 10% que recibe menos ingresos

• El promedio salarial de los trabajadores registrados del sector privado al tercer trimestre de 2011 (última información disponible) ascendía a $ 4.509 mensuales. Sin embargo, ello esconde fuertes disparidades geográficas. En efecto, los trabajadores de algunas provincias patagónicas (Santa Cruz, Tierra del Fuego, Chubut y Neuquén) perciben salarios superiores a los $ 7.000 mensuales, en gran medida influenciados por los salarios percibidos en la industria petrolera. Por el contrario, en 15 provincias el promedio salarial de los trabajadores registrados del sector privado se encuentra por debajo de los $ 4.000 mensuales.

• El salario de los trabajadores del sector privado también presenta fuertes disparidades sectoriales. Los salarios más elevados se registran en la explotación de minas y petróleo, la industria química, automotriz, el transporte y telecomunicaciones, y la intermediación financiera (en todos los casos, con promedios superiores a los $ 7.000 mensuales). Por el contrario, los salarios más bajos, inferiores a $ 4.000 en promedio, se registran en el sector agrícola, la industria textil, la construcción, los servicios sociales y la hotelería y gastronomía.

• La variación de los salarios convencionales presenta en los últimos años importantes disparidades. Entre los años 2006 y 2011 los mayores incrementos en términos reales, en torno al 34%, se registraron en las negociaciones colectivas correspondientes al comercio y al transporte de carga y logística (“camioneros”). Por el contrario, en actividades como el transporte terrestre de pasajeros, las telecomunicaciones y la industria metalúrgica, el incremento real de los salarios de convenio se encuentra en torno al 5%.

Estas observaciones surgen del conjunto de información estadística contenida en el informa, que aborda las siguientes dimensiones:

• Evolución nominal y real de los salarios de convenio en los sectores de producción de bienes y servicios. En este caso, hemos considerado el período 2006 – 2011, ya que a partir del año 2006 se generalizó la negociación colectiva salarial, mientras que hasta el año anterior ella había estado fuertemente condicionada por los aumentos de suma fija decididos por el gobierno nacional.

• Evolución nominal y real de los salarios del conjunto de los trabajadores en el período 2001 – 2011

• Promedio salarial nominal y real de los trabajadores del sector privado desagregado por provincias y por actividad económica

• A los fines de determinar los salarios reales, hemos utilizado el índice IPC City, que permite sortear las dificultades derivadas de la intervención del INDEC a partir del año 2006".

Observatorio del Derecho Social Taller de Estudios Laborales de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Bolivia: Una ola de huelgas desafía al gobierno de Evo Morales

Agencias

Más de 4.000 los trabajadores en huelga de hambre. Son en su mayoría del gremio de la sanidad que protestan contra un aumento de los horarios de trabajo. Pero también hay otros numerosos conflictos en demanda de mejoras de salarios entre otras reivindicaciones. La Central Obrera Boliviana (COB) llamó a un paro nacional de 48 horas.

Más de 4.000 trabajadores de la salud están hoy en huelga de hambre en Bolivia por un conflicto de horarios con el gobierno que autorizó contratar nuevo personal para reabrir los hospitales públicos en paro desde hace 20 días. Es el emergente de una oleada de paros y huelgas que cuestionan el discurso de retórica socialista del presidente Evo Morales pero que no ha podido resolver las contradicciones sociales.

Más de 36.000 trabajadores de la salud mantienen su rechazo a que se les aumenten de 6 a 8 horas su jornada laboral, y muchos de los que respaldan el ayuno voluntario, insólito por lo masivo, amenazan con dejar de ingerir también líquidos. El gobierno, por su parte, declaró emergencia sanitaria lo que habilita la contratación de nuevo personal y en varias regiones del país comenzó el despido de los huelguistas, 600 hasta el viernes según denuncias del colegio médico.

Luis Larrea, presidente del colegio médico de La Paz, denunció que "el gobierno está jugando sucio" pues está despidiendo y contratando médicos de nacionalidad cubana, pese a que están en curso las negociaciones. Estudiantes de Medicina de la universidad de El Alto, ciudad vecina a La Paz y bastión político del presidente Evo Morales, quemaron en la víspera una bandera de Cuba y advirtieron que "no permitirán" que médicos cubanos sustituyan a los bolivianos.

Los sindicatos de la salud están en huelga desde el 28 de marzo en rechazo a un decreto que sube de 6 a 8 horas su jornada laboral y en demanda de ser incorporados a la ley general del trabajo pues no tienen beneficios sociales. Según los médicos, el problema no se resuelve con más horas de trabajo pues faltan hospitales, equipos, instrumental y medicamentos y personal para atenderlos. En algunos centros de salud pública, los pacientes compran insumos desechables.

Subirles de 6 a 8 horas la carga laboral a los médicos haría que dejen de cumplir la tarea de docentes pues la ley dice que todo profesional que trabaja a tiempo completo no puede recibir otra remuneración de otra entidad pública. La Central Obrera Boliviana apoya la huelga y emplazó al gobierno a resolverla el lunes, cuando vence también el plazo que le dio para que responda a su pliego de demandas salariales, tras rechazar la última oferta oficial.

La organziación sindical convocó a un paro de 48 horas para esta semana si sigue el conflicto con la salud y no se eleva de 815 a 8.125 (115 a 1.250 dólares) el salario mínimo nacional, que el gobierno ofreció subir a 925 bolivianos diez veces menos de lo que se necesita para pagar los gastos mínimos familiares. Para la semana próxima está en pie, también, una amenaza de paro del transporte urbano, cuyos choferes rechazan una ley de reordenamiento del tránsito que dictó el alcalde de La Paz.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Plebiscito nacional por la salud pública en Chile

PL

Organizaciones sociales de Chile convocaron a un plebiscito nacional de salud desde hoy y hasta el próximo 6 de mayo con el fin de exigirle al gobierno mejoras sustanciales y cambios radicales en el sector.

Así lo dio a conocer la Mesa Social por la Salud que integran una veintena de agrupaciones de trabajadores de la salud y de usuarios del sistema público que favorecen un sistema de salud pública, gratuita y de calidad.

Nos hemos empeñado en la acción de demandar y de exigirle al Estado de Chile un compromiso con la salud de su gente, comentó en relación con la consulta ciudadana la presidenta de la Confederación de Funcionarios de la Salud Municipalizada, Carolina Espinoza.

Queremos a través del plebiscito saber la salud qué tenemos y la que queremos, subrayó la líder gremial.

Añadió que se pretende reivindicar también el derecho a una sociedad más democrática en la que los plebiscitos tengan un carácter vinculante y con ello el Estado pueda tomar la opinión de la gente.

Las cinco preguntas que contempla el referendo son: ¿Considera Ud. que la salud debe ser un derecho garantizado por la Constitución?, ¿Piensa que se debe fortalecer el sistema público de salud mediante la entrega de financiamiento y recursos humanos y materiales?

Asimismo, ¿Cómo debe ser financiada la salud pública chilena?, ¿Cree usted que las instituciones de salud deben ser sin fines de lucro? y por último ¿Piensa usted que los usuarios y los trabajadores de la salud deben participar en la toma de decisiones en temas de salud?

Los organizadores de la consulta informaron que se podrá sufragar a través de la plataforma electrónica www.votociudadano.cl y en mesas electorales que estarán instaladas en hospitales, consultorios, universidades, colegios y otros lugares públicos.

Además, el 1 de mayo, en ocasión del Día Internacional de los Trabajadores, se instalarán mesas en los principales lugares de concentración, dijo a Prensa Latina Rossana Dresdner.

Mario Villanueva, vicepresidente de Federación Nacional de Profesionales Universitarios de la Salud, destacó que los resultados y conclusiones de la consulta se harán públicos y serán entregados a las autoridades del gobierno y de otros poderes del Estado, así como a las organizaciones y a la ciudadanía en general.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

México: Candidatos usan derechos de las mujeres como moneda de cambio

Guadalupe Cruz Jaimes (CIMAC)

En plena campaña electoral, preocupa que Josefina Vázquez Mota, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, principales aspirantes a la Presidencia se “arrodillen” ante la jerarquía católica para “rendirles cuentas” sobre sus posturas en temas como el derecho al aborto, las uniones de parejas del mismo sexo, y la libertad religiosa.

En busca de la aprobación del alto clero, la y los candidatos presidenciales, ante la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), colocaron como moneda de cambio los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y los derechos civiles de las personas homosexuales en busca del “voto católico”, denunciaron organizaciones civiles.

Ante la “fragilidad del Estado laico” alarma que quienes pretenden gobernar el país “se arrodillen” frente a la cúpula clerical, que insiste en mirar a las mujeres como incapaces de decidir sobre sus cuerpos y vidas para mantenerlas en “cautiverio”, acusó María de la Luz Estrada, coordinadora del Programa de Violencia de Género y Derechos Humanos de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD).

La activista añadió que con sus pronunciamientos en la CEM, Vázquez Mota, Peña Nieto y López Obrador olvidaron que “gobernar va más allá de sus creencias”.

A puerta cerrada, ante más de un centenar de obispos y arzobispos, Josefina Vázquez Mota, candidata del Partido Acción Nacional (PAN), sin tapujos, rechazó el aborto legal, las uniones entre personas del mismo sexo, y se pronunció a favor de la libertad religiosa, coincidiendo plenamente con la agenda moral que pretende imponer la Iglesia como política pública en el país.

En el pleno de la CEM, la panista enunció categórica: “Estoy en contra del aborto” y “yo vengo de un matrimonio conformado por un padre y una madre, por un hombre y una mujer. Es el único matrimonio que conozco y el único que defenderé”.

La imposición de una “moral única” (la católica) en un Estado plural y diverso, como México, representa un acto violatorio a los Derechos Humanos (DH) de la ciudadanía que no comparte tales dogmas religiosos, a pesar de profesar esa religión, advirtió en conferencia de prensa Julián Cruzalta, teólogo asesor de CDD.

Y es que de acuerdo con la Encuesta de Opinión Católica realizada en 2010, el 64 por ciento de la feligresía rechaza la intervención de la Iglesia en políticas públicas, particularmente las relacionadas con los derechos de las mujeres.

Sin embargo, la abanderada del albiazul parece ignorar la opinión de las mayorías y el respeto a los DH. Su posición se asemeja a la que ayer adoptó Enrique Peña Nieto, candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al pronunciarse sobre estos temas en la CEM.

El representante del tricolor, alineado, se pronunció en contra del aborto legal y a favor de la libertad religiosa, y omitió su posición acerca del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Contradicciones

Otra coincidencia fueron los discursos contradictorios de los presidenciables, ya que Vázquez Mota y Peña Nieto luego de rechazar que las mujeres accedan al aborto legal en condiciones seguras, dijeron que se oponían a que fueran criminalizadas.

Su oposición al aborto no sorprende luego de que la mancuerna PRI-PAN posibilitó la penalización del aborto en 17 entidades federativas entre 2008 y 2010, con el argumento de “la defensa de la vida desde la concepción-fecundación”.

Lo inquietante es que simultáneamente rechacen la criminalización de las mujeres, cuando las reformas a las constituciones locales que aprobaron mantienen presas a ciudadanas por interrumpir un embarazo en al menos 11 estados del país, según datos de la organización guanajuatense Las Libres.

“Yo estoy a favor de la vida. Pero eso sí, también estoy en contra de que se criminalice a las mujeres sólo por el hecho de que decidieron interrumpir sus embarazos”, refirió el candidato del tricolor.

Pese a sus divergencias, PRI y PAN nuevamente coincidieron en su apoyo a la libertad religiosa, la cual implicaría cambios constitucionales que permitirían la instrucción religiosa en las escuelas públicas, que la cúpula clerical adquiera medios masivos de comunicación, y que sus representantes ocupen cargos públicos.

Contrario al respaldo expresado por Vázquez Mota y Peña Nieto a esta iniciativa, 70 por ciento de las y los feligreses no están de acuerdo en que ministros de culto ocupen cargos de elección popular, 67 por ciento se opone a que opinen de asuntos políticos, y 66 por ciento rechaza que tengan medios de comunicación.

Izquierda a modo

En tanto, el candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, mantuvo una cómoda posición y guardó silencio ante un escenario de violación a los DH de las mujeres y de las parejas del mismo sexo, así como de la transgresión de la laicidad del Estado mediante la “creciente” injerencia de la jerarquía católica en política.

“De convertirme en jefe de Estado yo no voy a ser autoritario, no voy a imponer nada. Estos temas delicados los someteré a consulta popular”, dijo el representante del Movimiento Progresista el miércoles pasado durante su intervención ante la CEM.

Y abundó: “Yo seré muy respetuoso del Poder Legislativo y del marco legal. Para llevar a cabo esas reformas en materia de libertad religiosa es necesario realizar antes las consultas pertinentes”.

Con ello, López Obrador “olvidó” que los DH se reconocen y se respetan, no se ponen a consulta ciudadana, señaló el ex legislador Alfonso Suárez del Real, integrante de la organización República Laica.

Criticó que la comparecencia de la y los candidatos presidenciales ante el Episcopado Mexicano, se da luego de que Felipe Calderón y los aspirantes se postraron ante el Cristo Rey del Cubilete, en Guanajuato, a propósito de la visita del papa Benedicto XVI, a quien también rindieron pleitesía.

Edgar Cortez, investigador del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, llamó a quienes aspiran a gobernar el país a tener presente la reforma constitucional que garantiza en la constitución la progresividad de los DH.

Por lo que su compromiso debe estar encaminado a garantizar plenamente los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y de las parejas del mismo sexo. En este sentido, la y los candidatos a la silla presidencial deben responder “¿Qué van a hacer para cerrar la desventaja que afrontan estos grupos?”, cuestionó el activista.

En principio, abundó, están obligados a respetar la laicidad del Estado, ya que “sólo en un Estado laico son posibles los Derechos Humanos”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...