viernes, 4 de mayo de 2012

Pasos hacía una solución política en el País Vasco (II): “Seguiremos luchando por un estado socialista vasco”

Dick Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Transcripción y revisión Ingrid Storgen

Exclusiva entrevista a Joseba Álvarez, dirigente de de Batasuna de Euskal Herria.

Presentamos una serie de reportajes de Euskal Herria (País Vasco), penetrando el tema político con mayor profundidad, contrariamente a lo que realizan muchos analistas de diferentes espacios que en la mayoría de los casos conocen muy por arriba uno de los conflictos más antiguos que se desarrolla en el continente europeo.

Foto: 20 de octubre de 2011; Tres representantes de ETA informan al pueblo vasco y el resto del mundo el cese definitivo de sus acciones armadas en la lucha por un Estado vasco.

Muchas veces las opiniones que se publican carecen de veracidad justamente por estar cargadas de subjetividades, basta con observar que son contadas las veces que se le permite a los vascos hablar sobre su problemática, siendo siempre seleccionados con anterioridad como para que la verdadera historia no tenga alcance público internacional. Esta situación produce que no se pueda llegar al fondo del problema.

En esta oportunidad y con el fin de brindar la otra versión, la invisibilizada, dimos lugar a los “estigmatizados” para que opinen, comenten y nos hablen de su conflicto y la situación que están atravesando en estos momentos, cuando por medio del voto popular el mundo ha podido observar otra realidad hasta ahora negada.

Realidad que por otra parte, se convirtió en una pesadilla política para el gobierno neo franquista del presidente Mariano Rajoy, del PP, ya que se redujo notablemente el espacio como para poder seguir negando la libertad y conciencia política del pueblo vasco, luego que ETA declarara el cese definitivo de la lucha armada.

El pueblo vasco luchó incansablemente por un estado independiente y soberano, entendiéndose por soberanía el poder del pueblo y no el del centralismo madrileño.

Foto: El pueblo más antiguo del continente europeo representa una rica cultura y tradiciones.

Marzo 2012 / Donostia (en español San Sebastián)/Confieso que no tenía conocimiento que el pueblo vasco es el más antiguo de Europa, así como tampoco sabía que tiene su origen en el continente africano. Desde hace mucho tiempo sentí deseos de realizar una gira por ese país, cosa vedada por cuestiones monetarias, pero a raíz de un viaje laboral a Suecia, el periódico para el que trabajo dio el permiso para que hiciera un desvío desde Madrid a Euskal Herria, antes de mi regreso a Honduras.

En el trayecto entre Bilbo (Bilbao) y Donostia (San Sebastián) iba observando las cadenas montañosas a los lados del camino. Montañas que, muchas veces durante la guerra y luego en la etapa de la dictadura franquista, fueron la retaguardia donde se refugiaban los antifranquistas republicanos y los milicianos nacionalistas.

Desde que ETA, o “Euskadi Ta Askatasuna”, Patria Vasca y Libertad, declaró un cese al fuego definitivo el 20 de octubre de 2011, anuncio de carácter político ya que la lucha se entablaría, en lo sucesivo, desde la contienda electoral- pudimos observar el crecimiento descomunal de la izquierda vasca en las dos elecciones del año pasado.

Foto: Donostia, en idioma vasco, San Sebastián, en castellano.

Con Joseba Álvarez Forcada conversamos sobre posibilidades y perspectivas de cumplir el sueño del pueblo vasco basado en la construcción de un estado soberano e independiente que para la izquierda sería de carácter socialista.

Joseba es sindicado de ser portavoz internacional de la organización política Batasuna y por ende de ETA. Nació en Donostia en 1959, el mismo año en que fue creada la organización armada ETA. Fue parlamentario entre los años 2001-2005 por la coalición independentista Euskal Herritarrok y posteriormente dirigente de Herri Batasuna que luego se convirtió en Batasuna lo que lo condujo a prisión en varias oportunidades.

En Wikipedia se puede leer lo siguiente sobre Joseba Álvarez:

“Unos pocos días después de que cesara de su cargo de parlamentario vasco al agotarse la legislatura, el 28 de febrero de 2005, el juez Baltasar Garzón le procesó por un delito de integración en organización terrorista, al igual que otros muchos dirigentes de Batasuna. Según palabras textuales del procesamiento Álvarez es uno de los dirigentes que han formado o forman parte de la dirección de Batasuna con perfecto conocimiento y alcance de la integración de ésta en el marco del complejo terrorista liderado por ETA. Además el juez le acusó de haber viajado en 2002 a Uruguay para interesarse por la situación del colectivo de militantes de ETA allí existente y que en 2004 participó en una manifestación de solidaridad con los presos de ETA y en el homenaje a una etarra [1]. Posteriormente sería de nuevo encausado como responsable de los incidentes ocurridos en una huelga convocada por la muerte de dos presos de ETA, el 9 de marzo de 2006. En esta ocasión, sin embargo, el juez Fernando Grande-Marlaska decretaría que no procedía encausarle por estos hechos [2]. En mayo de 2006 sería contratado como asesor del Partido Comunista de las Tierras Vascas en el Parlamento Vasco. Algunos medios de comunicación aludieron a este hecho como prueba de los vínculos existentes ente el PCTV y la ilegalizada Batasuna [3]. Joseba Álvarez es uno de los dirigentes de la ilegalizada Batasuna que suele realizar declaraciones públicas como portavoz de la misma.”

Cuando terminamos la entrevista en la bahía soleada, uno de los más hermosos lugares que conocí, me hizo seña como para que notara que estábamos siendo observados por un hombre con todas las características de ser un agente de organismo de seguridad. Joseba no se inmutó, apenas sacudió sus hombros ya que para él la situación no era sino una más entre tantas vividas a lo largo de su historia política como dirigente de la organización más perseguida en el estado español.

Y ésta es la entrevista con Joseba Álvarez realizada el 9 de marzo 2012.

Foto: Joseba Álvarez, veterano líder de la lucha de Batasuna, que ha sido elegido concejal en el ayuntamiento de Donostia y diputado por Batasuna al parlamento vasco.

Dick Emanuelsson (DE): Estamos en una ciudad hermosa y en un momento crucial de avance participativo del pueblo vasco. Hace poco ETA anunció el fin de la lucha armada ¿cómo podemos interpretar esto y que análisis haces sobre la coyuntura en general?

Joseba Álvarez (JA): Hay que decir que el pueblo vasco viene llevando un proceso de lucha desde hace un montón de años, desde lo que fue la dictadura, siguiendo luego con lo que fue el estado de transición que tenía por objetivo acabar, terminar con las autonomías y con el proceso de liberación nacional que tenía el pueblo vasco.

Foto: La transición de dictadura al sistema antidemocrático reino.

- Hoy, a treinta años de muerto Franco podemos decir que ese objetivo político del estado ha fracasado, que hay cada vez más sectores socialistas, independentistas en toda la sociedad vasca que aspiran a tener un estado propio para poder subsistir como pueblo.

- Nosotros somos el pueblo mas viejo de Europa, tenemos una lengua propia y no estamos resignados a perder nuestra identidad, nuestra cultura.

- Necesitamos reivindicar nuestro estado desde la apuesta independentista. El capitalismo no nos ha ofrecido ninguna opción válida. Es verdad que desde los años ’50 tenemos una estrategia político-militar que ha seguido funcionando hasta prácticamente hace un año y pico en el cual tras una reflexión de la izquierda independentista, tener que pasar de la resistencia a la construcción Nacional y al cambio social, pues tomó una reflexión.

- Fue tanto vista desde el análisis internacional, como desde la crisis de Europa y hasta hizo falta el análisis de la crisis de los estados y hemos visto que a través de estos 30 años se han acumulado, a nivel de la sociedad vasca, suficientes elementos como para poder encauzar el proceso de liberación nacional y cambio social por vías exclusivamente políticas a través de una movilización social, popular, sindical, institucional.


Cese definitivo de la movilización armada

- Y como fruto de esa reflexión, se inició un proceso que se llamó Cambio Estratégico Zutik Euskal Herria con el objetivo de superar la expresión político-militar y avanzar por la vía política, lucha ideológica y lucha institucional. El proceso se comenzó hace dos años y se ratificó hace un año por parte de ETA, que declaró ya un cese definitivo de la movilización armada.

- Desde hace dos años hasta aquí, se está intentando establecer las bases para esta nueva fase que se denomina una política de alianzas, en la cual ya estamos reagrupados tres fuerzas políticas a la izquierda del partido nacionalista vasco, un poco representante de la burguesía vasca, una izquierda apoyada por una mayoría sindical y el movimiento estudiantil muy fuerte en medio de una crisis que está entrando al galope.

- Pues, efectivamente, el neoliberalismo, el capitalismo aquí no nos ha ofrecido ninguna solución valida. Estos son los sectores más amplios que reivindican otro escenario, otra competencia. Incluso hay sectores de la pequeña y mediana burguesía que se están sumando porque definitivamente el modelo español, el modelo europeo, no ofrece ninguna solución.

- Es así que estamos en la encrucijada esa, de superar la estrategia político-militar por la vía política. Se han restablecido procesos de estudio, se analizaron otros que se están practicando en el mundo sobre todo, para nosotros, los sudafricanos e irlandeses.

- Se hizo una cumbre aquí en San Sebastián donde hubo una participación muy importante de personalidades como Kofi Annan, gente cercana a Tony Blair, presidentes con la intención de establecer un dialogo político que lleve a una resolución sobre las consecuencias del conflicto como al reconocimiento del pueblo y al derecho de la autodeterminación.

Foto: Jonathan Powell, Gerry Adams, Bertie Ahern, Kofi Annan, Gro Harlem Brundtland y Pierre Joxe.

Los cinco puntos para resolver políticamente el conflicto

DE: Cuando uno lee la prensa española, sobre todo la de Madrid, uno lee que es “el fin de ETA”. Pero ¿podemos interpretar que esto es el comienzo de algo nuevo, sobre todo al decir de ETA que se cesó la lucha armada?

JA: - La declaración tiene cinco puntos concatenados que pueden llevar a la resolución del conflicto. Los observadores internacionales establecieron esos puntos:

1. Cese al fuego, definitivo. Si eso se produjese los estados francés y español tenían que entrar en conversación con ETA para resolver las consecuencias del conflicto.

2. Estas serían: Los presos políticos, actualmente 700 vascos, el tema de las víctimas dado que ha habido muchas en 50 años de lucha, está el tema de la desmilitarización, la entrega de armas, el fin de la propia ETA, ya no como organización armada sino como organización propia. Hay un carril que nosotros llamamos el carril mas técnico que es el segundo punto de la Declaración de ETA, que antes debía entrar España a negociar con ETA.

3. Reconocimiento de las víctimas.

4. Restablecimiento de acuerdos políticos de las fuerzas democráticas y políticas para establecer los acuerdos políticos.

5. Creación de una comisión de seguimiento de los acuerdos, desde el momento que ETA ha dado el alto al fuego definitivo.

- Todo el mundo lo sabe, todo el mundo lo da por bueno aunque en Madrid todavía no terminan de situarse en el nuevo escenario. A renglón seguido debería haber un reposicionamiento de los gobiernos a nivel español y francés para abrir una negociación no tanto para hablar de los contenidos políticos ya que eso le corresponde a los partidos políticos, sindicatos y movimientos sociales, sino para encauzar y resolver las consecuencias del conflicto. En ese punto también hoy se ha dado un gran paso.

- El tercer punto, el de las víctimas, nosotros hace diez días hicimos un documento donde decimos que hay un mapa del sufrimiento, hay victimas de ambas partes y hay que resolverlas todas y exigimos su reparación.

- En el punto cuarto, que es el acuerdo político, la garantía para que no se vuelva otra vez a este escenario, debe existir un acuerdo de carácter democrático donde todas las fuerzas políticas reconocen la existencia al País Vasco, lo cual es una obviedad y por lo tanto tiene el derecho a decidir.

- Y la comisión de grupo de contacto que hace el trabajo de los acuerdos políticos. A la cabeza está Brian Currin, sudafricano, que hizo los acuerdos políticos que ha presentado la Comisión de verificación de alto al fuego. También podría ser un poco el órgano que se ocupase de todo el aspecto técnico.

Foto: Manifestación del sector sindical del comercio que junto con los pequeños comerciantes protestan por la decisión de la alcaldía de Bilbao de permitir al comercio, es decir las grandes cadenas, de tener abierto los domingos, el día de descanso.

Movilización y recesión económica

- Esas dos comisiones internacionales están en marcha, ETA está dando el alto al fuego, nosotros reconocemos las victimas y también pedimos que se cree una comisión para el acuerdo, precisamente en el parlamento de Victoria, que es uno de los parlamentos vascos, porque Navarra esta dividida por la acción de la dictadura y ayer (8 de marzo 2012) también hubo un debate para la creación de una plataforma, ya que estamos metidos en una dinámica y en esa dinámica hay elecciones a la vuelta de la esquina y la alianza (de izquierda vasca) es la primera fuerza política y la segunda en votos.

- Hay mucha fuerza detrás y está la crisis económica. El 29 de marzo hemos convocado a una huelga general, primero en el País Vasco y ahora se han sumado en el resto de España también. Hay una mayoría sindical que apuesta por ello. También hay todo un entramado de orden social, económico, cultural, es un proceso que empieza a andar. De todos modos sigue habiendo obstáculos de partidos que se niegan a respaldar lo que el pueblo pide.

La legalización de Batasuna y la receta de Bush.

DE: Si uno se pone a ver y a estudiar las declaraciones del gobierno del PP, uno piensa que este proceso que ha comenzado pende de un hilo. La legalización de la coalición de Bildu (expresión electoral de la izquierda vasca en las elecciones municipales y regionales), fue un hecho con 6 votos a favor y 5 en contra la corte constitucional solo unos meses antes de las elecciones en el mes de mayo 2011. Y Bildu fue la primera fuerza política en cargos y la segunda más votada en el País Vasco. Y esa victoria se repitió en el mes de noviembre en las elecciones al parlamento español. Pero en el Parlamento Vasco la izquierda es excluida como ponente, y el Partido Popular dice “la democracia o los terroristas”.

JA: - Sí, es que cuando Felipe González pierde las elecciones, entre otras cosas, porque le estalla papelea del discurso de la guerra sucia, González pierde en el ‘96 mientras que nosotros (Batasuna) fuimos legales hasta que hubo un atentado. José María Aznar no puede recurrir al discurso del terrorismo porque el pueblo vasco culpabiliza directamente al estado o a los servicios.

Foto: GAL era un grupo para-estatal ordenado por Felípe González que asesinaba a la oposición vasca armada y no-armada.

- Entonces la declaración de Aznar va a ser la de la ilegalización de todo, no olvidemos que nosotros fuimos legales durante el período de Felipe González y también lo fuimos en el primer mandato de Aznar. El problema es que hubo un atentado el 11 de setiembre y Bush le declaró la guerra al mundo, declarando terroristas a todos los que le aparecían en la agenda y todos los compañeros de Bush, sobre todo Blair y Aznar, se dedicaron a aplicar la receta de Bush en sus países

- Así fue como en Colombia todo el mundo pasó a ser terrorista y así en España nosotros somos generalizados desde esa óptica aplicada por el señor Bush. Cinco años atrás habíamos sido legalizados con Aznar en el gobierno. En el parlamento (Vasco) no existe una mayoría porque no estamos nosotros. Esas mayorías actuales que no representan ni siquiera la opinión publica, habiendo una parte de la sociedad que no esta legalizada, están tomando decisiones económicas, de orden institucional, de reformas económicas. Todo eso se está tomando gracias a que hay una mayoría falsa y digo falsa por no estar todo el pueblo representado.

- En el parlamente de ayer hay un representante que concentra a la fuerza que fue la mas votada en el país. Ahora estamos en colación, esa coalición fue la fuerza más votada hace 6 meses. Por todo esto, la parte de la sociedad que apuesta a una resolución del conflicto, por la democratización del escenario político pide a gritos que se legalice la Izquierda Abertzale. También pide por los presos políticos, porque es algo que realmente hay que hacer y piden a los gobiernos que se pongan a hablar.

- Una gran parte de la población dice que hay que sacar a los presos y pide al gobierno que tenga conversaciones con ETA, la mayoría sindical y social del país está por el cambio y mientras tanto, el parlamento de Victoria intenta proponer una solución donde no estemos nosotros.

El cambio de estrategia político-militar a la política

- Nosotros dijimos que no hay solución posible sin la presencia de todas las partes, nunca dijimos que la otra parte no tenga que estar. Si hay que plantear la mesa desde el parlamento nosotros estamos, pero el marco parlamentario no sirve mientras no estemos. Para el parlamento de Victoria es para 3 de las 7 provincias del país.

- Una cosa es decir que las autoridades actuales tienen que cumplir un rol en la solución del conflicto y si tenemos un país dividido en dos estados y en tres regiones tendrán que sentar el conflicto entre las partes para el conjunto del territorio. No se puede plantear la resolución de ningún conflicto cuando todas las partes no están presentes. De todos modos hay que recordar que las resoluciones nunca salieron porque en realidad no se entienden entre ellos y eso se lo dijimos ayer.

- El PP dijo que tenían que elegir pero sin que estemos nosotros, y nosotros decimos; “Bueno legalícennos y seguimos trabajando”!

- De todos modos lo que está pasando es que el cambio de estrategia político-militar a la política, a nosotros nos ha dado muchísima fuerza porque realmente había mimbre para poderlo hacer. Tenemos que visibilizar también que todo el problema al estado le servia como para no tener que hablar de economía, de terrorismo y claro, ahora se encuentran que tienen que hacerlo.

Foto: Ellos o yo, dice Mariano Rajoy, presidente del gobierno neofranquista Partido Popular.

DE: Por eso el discurso que establece el PP; ¡”Nosotros o la ETA”!

JA: - Claro, el propio PP sabe que es absurdo.

DE: ¿Puede haber una connivencia del pueblo vasco si no hay presencia de todos los sectores?

JA: - Tenemos que pensar que nosotros estamos aquí pero esto no es Irlanda, acá no hay una cuestión religiosa, tampoco diferencia de clase, eso aquí no existe. Tampoco existe un fenómeno como el apartheid sudafricano, aquí la sociedad esta unida.

- Yo he sido cuatro años concejal y estuve cuatro años en el parlamento. Nosotros vamos a seguir viviendo juntos, no tenemos una sociedad fraccionada sea por barrios ni por razas, cada uno tiene su proyecto político y consideramos que todos deben ser no solo legales, sino realizables.

El dilema del PSOE y el PP

- Es fácil decir ustedes tienen derecho a ser independentistas pero eso no entra en la constitución y eso en España no sirve. En España se impuso un monarca después de la dictadura, se le exigió meterse en la OTAN, eso fue la constitución del ‘78. Hoy, si 20 años mas tarde eso no funciona hace falta un cambio, no solo aquí sino del estado también y sabemos que el estado está en crisis, la receta neoliberal es lo que hay que cambiar.

- El problema es que el PSOE y el PP no saben como ubicarse, se les ha acabado la receta de que es terrorismo y punto. Eso se les acabó entonces se tienen que reubicar, pero es allí cuando la sociedad les pide que se muevan porque ya no funciona.

- Lo que funciona es que hay que cambiar pero no saben situarse en el movimiento político que se está creando en Euskal y la mayoría de la gente piensa seguir viviendo aquí. España no es la primera fila que tiene el mundo pero es un país con un buen nivel económico, ha habido un servicio social que funcionó bien. Pero ahora se esta privatizando todo y la gente sigue viviendo aquí, educan a sus hijos y se les enseña la lengua vasca también, manteniendo su cultura, entonces el PSOE y el PP tienen que saber que este pueblo tiene su propia base. Se ha trabajado 40 años en una dirección y ahora cambiarla lógicamente les resulta complicado.

- Nosotros seguimos acumulando fuerzas. Seguiremos acumulando y poco a poco iremos creando las condiciones para ese cambio sin intervención armada. Al seguir creando las mayorías, ellos deberán decir que es lo que van a hacer.

Foto: Manifestación sindical. En la espalda el banco BBVA, hoy capital transnacional.

Pactos con la pequeña burguesía

DE: Se nota que también hay preocupaciones por parte del partido de Zapatero porque la próxima elección podría ser otra derrota del bipartidismo español.

JA: Claro, porque aquí ya no funciona. Por ejemplo, aquí la mayoría sindical es vasca y en el país no. Cuando se plantean situaciones en el País Vasco, hay otras realidades con respecto a las mismas situaciones desde el estado. No es que seamos diferentes sino que en el País Vasco se da otra forma de resolver las situaciones. En España hasta hace poco no había habido una revolución industrial, hubo zonas donde sí existió y otras en que no, donde es otro el tejido económico, otro tejido social, totalmente diferente y eso ha hecho que la mayoría política sea diferente a la del estado.

- No sólo aquí el PP está preocupado, sino en Cataluña también porque las situaciones son tan diversas. El partido gobernante ya no encuentra soluciones no sólo en el orden económico sino también las hay en el orden territorial, comunal. Poco a poco se va a ir articulando un espacio que responda a una mayoría estructurada

- Nosotros también sabemos que tenemos que hacer los pactos con la pequeña burguesía y ellos saben que nosotros somos socialistas. Pero bueno, acá tampoco se ven las condiciones para hacer una revolución socialista, mañana. Habrá que acumular lo que será un proceso un poco mas arduo y en todo caso tendremos que analizar si hacemos, por ejemplo, un solar o un chalet de lujo.

- Hoy no tenemos ni siquiera solar y tenemos que ir a construirlo, tenemos esa situación, si tuviéramos otra, no tenemos ninguna duda que tendríamos mucho más y si tuviéramos medios construiríamos de cara a la crisis económica, de cara a la lengua, la situación de los inmigrantes y otras cuestiones. Hoy por hoy estamos trabajando en un marco totalmente difícil pero seguimos intentando construir.

- Razones para preocuparse tienen y no sólo por los vascos sino porque además tienen un real problema de estado. Los catalanes, vascos y gallegos estamos prácticamente excluidos y, o se entra al reconocimiento de esos pueblos o no se soluciona el problema estructural de fondo que es muy importante.

Foto: Vecinos saludan a una manifestación en la calle y muestra su posición, exigiendo la libertad de los 700 presos políticos vascos.

El sujeto del cambio

DE: ¿Es posible sostener esa alianza de la izquierda, reforzarla y ampliarla?

JA: - Si, si, si, estamos abocados a ello. Ahora tenemos un acuerdo estratégico “A3”, nuestra proyección es que en ese acuerdo se vaya ampliando, eso que en su momento fue una alianza electoral se está convirtiendo en el sujeto del cambio.

- Estuvimos juntos en la manifestación que se hizo por los presos, todo el espacio que esté a la izquierda de la derecha vasca donde hay federalistas también está en esa construcción.

- Aquí Franco trajo inmigrantes españoles que a la burguesía le vino muy bien y ahora le vine muy bien al PP, esa gente. O sea, la base social es muy trabajadora también. Entonces nosotros articulamos esas luchas y sabemos que hay espacio para seguir articulando.

- La unidad sindical, no así, la de los trabajadores, está en un momento de crisis porque los sindicatos ven que esto está creciendo pero algunos anteponen la sigla sindical a la unidad de los trabajadores. De todos modos la huelga va a salir (y fue prácticamente total en el País Vasco).

- Nosotros también hemos tenido que cambiar de siglas por lo menos tres o cuatro veces por la cuestión legal. Pero ahora la mayoría social no mira tanto la sigla sino lo que haces y como lo haces.

- La gente nos ha votado porque hemos hecho un acuerdo por la paz y también porque la gente esta aburrida de los proyectos electorales y sabe que nosotros, pese a haber sido criticados por tener una cierta connivencia con ETA, o por ser independentistas, sabe que por lo menos corruptos no somos.

- Quizás no les guste que seamos independentistas socialistas, pero saben que corruptos no somos. Entonces nuestro trabajo se va a centrar en ir cambiando cosas. La gente que nos ve en los ayuntamientos sabe que no vamos a hacer corrupción, que podemos meter la pata, como dicen algunos pero lo que no vamos a hacer es meter la mano.

Foto: BILDU, la coalición de izquierda ante de las elecciones municipales en mayo de 2011, celebra su legalización como partido en el País Vasco. Fue el partido mayoritario en las elecciones. De la ilegalidad en el mes de febrero hasta ser el partido con más concejales en mayo.

“Seguir el proyecto independentista, socialista”

- Lo que vamos a hacer por cuatro años es ganar por convencimiento, seremos capaces de seguir el proyecto independentista, socialista, articulando política social y mayorías.

- Si la lucha armada genera mas problemas que soluciones pues, se quita. Después de 35 años o 50 de lucha por la paz la gente está aburrida. Cada proceso de lucha es diferente, hay países que han tenido muchos años de lucha armada pero la han dejado. Nosotros tratamos de seguir avanzando, no de ir a casa, por eso evaluamos sí esa lucha de tantos años genera mas problemas que beneficios, hay que quitarla.

- Esa es la reflexión que ha hecho la izquierda abertzale, si no hemos sido asimilados en tantos años, debemos modificar la estrategia. Cada realidad tiene la suya, ni el socialismo es exportable ni los métodos tampoco. Izquierda Abertzale llegó a la conclusión que hay que pasar a otro escenario para la construcción social y el cambio social y estamos en esa situación.

- Vamos a tener problemas, contradicciones pero pensamos seguir avanzándola porque la alianza es a la izquierda de la social democracia, de los comunistas, de los anarquistas. Y quien piensa lo contrario es porque no lo ha vivido. Sabemos que hay que jugar de otra manera, crear alianzas, aunque tengan contradicciones secundarias toca no ahogarse en ellas.

- Hay que hablar más con la gente, los movimientos populares tienen que ser mucho más amplios, el problema del sistema es que adormece a la sociedad y va aniquilando a los movimientos populares.

- En Europa han liquidado a los movimientos populares y por eso la dirigencia política es lo que es. Si los movimientos no tienen un proyecto claro eso se apaga y si tenemos un movimiento social que no tiene base popular, social ni sindical pues entonces es una página web. Cada país se adapta según su propia condición y aquí tomamos nuestro rumbo y hemos visto que nuestro análisis era el correcto.

¿Y la izquierda del estado español y el País Vasco?

DE: ¿Qué lectura hace la izquierda española en general sobre los procesos y los avances en el País Vasco? ¿Cómo ve la Izquierda Unida (IU) este proceso?

JA: - La Izquierda Unida es un conglomerado donde puede estar el PCE y también otros. Hay dos o tres aspectos diferentes. Hay fuerzas con proyectos distintos, algunos comunistas, otros no. La izquierda extra parlamentaria con la Izquierda Abertzale no ha tenido problemas.

- Se respeta el marco de la lucha de clases y tampoco piensan organizarse aquí. No es que en la Izquierda Abertzale exista un proyecto político que cubra toda la expectativa.

- La izquierda española no tuvo la efectividad para combatir los grandes problemas. Hasta ahora nos veían a los vascos como el diablo hasta que se dieron cuenta que no teníamos cola ni cuernos.

- Si no te metes en el fondo del problema nada se resuelve. Se puede hacer gestos como en el caso de defensa de los matrimonios homosexuales, está bien. Pero eso no tapa el problema de fondo. Nosotros los hemos defendido también pero concientes de que no es el tema central, sino que lo que hay que producir es un cambio sustancial que es el que va a combatir todos los problemas incluido el de los jóvenes sin trabajo, el que de fin las agresiones contra las mujeres. Que es imprescindible el cambio cuando hay ayuntamientos endeudados, proyectos que rompen la naturaleza, precariedad, crisis.

- En España hoy no existe la izquierda como sujeto político capaz de canalizar esos problemas. A los vascos nos ven en la izquierda institucional como el diablo. En el 1992 fuimos a Madrid y fuimos el único grupo que votó contra el proyecto de Maastricht (de la Unión Europea al servicio del gran capital). No lo hicieron el PCE ni Izquierda Unida. Fuimos los únicos. La izquierda parlamentaria tiene mucho que cambiar, nosotros también estamos cambiando mucho, pero los otros también lo tienen que hacer.

Foto: La campaña en contra el derecho del pueblo vasco de decidir si quiere crear su propio estado o no, pasa por cerrar todos los caminos legales y pacíficas del pueblo de Euskal Herria. Los medios de comunicación del estado español da en su gran mayoría su aporte a esa campaña.

La selección de noticias de la gran prensa

DE: El cubrimiento de noticias del País Vasco, en la prensa internacional siempre se refiere a que ETA mató a un oficial de la guardia civil, ETA puso una bomba, pero casi nunca recibimos información sobre los diferentes actores. ¿Qué tipo de expresiones tomó sobre el terrorismo de estado respecto a los presos? Existió una movilización de más de 110 mil de vascos exigiendo la repatriación de los compatriotas regados en Canarias, en Málaga. Tu mismo fuiste encarcelado, el estado español legaliza o ilegaliza a su antojo.

JA: - Los vascos somos tres millones, somos muy pocos y parece que los derechos no van según el número de habitantes, con las noticias la gente de afuera se queda descolocada.

- Es un país de 20 mil metros cuadrados, decimos que hubo 110 mil personas que denunciaron torturas. Dentro de los pocos que somos tenemos una gran cantidad de presos, nos ven como una comunidad autónoma sin peso.

- Hay muchas maneras de intentar que desaparezca un país, nosotros fuimos una organización armada con base política. Han aplicado todo lo que les dio la gana, cuando nos dieron la posibilidad de ir a elecciones obtuvimos una gran mayoría.

DE: Y 110 mil vascos en la calle ya es una advertencia para el estado español, ¿demostró que el pueblo no olvidó a sus presos políticos?

JA: - Claro que no, es que además los que no están a favor de la lucha armada saben que no vale la misma receta para el escenario político. La sociedad española y la vasca antes decían “bueno, que haya presos, ese es el precio”. Ahora cambió el paradigma hay muchísimo mas de 110 mil personas que dicen que esto tiene que cambiar, y no es gente que esta a favor de ETA, ni de la lucha armada, son gente que dice la situación política ha cambiado, hay una oportunidad y si el estado español no se mueve entonces, hace falta presión social.

Foto: 110 000 vascos en las calles el 7 de enero 2012 exigiendo derechos humanos para los 700 presos de ETA que son repartidos por todo el estado español en vez de estar concentrados en su tierra.

- Eso es lo que pasó en Bilbao (el 7 de enero 2012), pero claro, como la decisión la tienen que tomar los políticos y los que antes no se atrevían a decirlo saben que los que están presos tienen que estar en la calle, el hecho de que estén a mas de mil kilómetros de aquí no tiene sentido, ya no hay ninguno en Canarias pero hay en otros lados. Eso se entiende en el marco de la lucha armada. Pero si cambia el paradigma la gente dice que no se puede aplicar la misma receta.

- Aunque no simpaticen con ETA es clarísimo que al cambiar ese paradigma debe cambiar la receta, mucho mas que antes la aceptara o no. Los políticos tienen que pensar hacia donde quieren ir, más cuando tienen una base social importante.

- Esa gente quiere vivir en paz, tener trabajo, seguro social, servicios buenos, quiere vivir en el marco de un proyecto social avanzado. El PP va a tener que moverse y eso lo puede hacer sólo con presión popular.

DE: ¿La lucha por el proyecto socialista sigue?

JA: - Si, nosotros sabemos lo que es un estado, ideológicamente sabemos lo que ha sido y lo que es y somos independentistas. Pero también consideramos que el estado puede ser un instrumento muy útil a la hora del cambio social, de las transformaciones. Nosotros seguimos la lucha por construir un estado socialista vasco mientras no exista a nivel internacional una figura que sustituya. Si somos capaces de crear un mundo sin estados y el reconocimiento de los pueblos, nosotros no tendríamos ningún problema

- Como esto no existe seguiremos bregando por un estado socialista vasco.

DE: ¿Quieres dar un saludo para el mundo que siempre escuchó otras cosas de ETA?

JA: - Un saludo a todos desde este País Vasco que es nuestra trinchera, cada país tendrá la suya, sabemos que podemos crear un proyecto y que entre todos seamos capaces de crear un mundo de otro calibre, no de éste.

Video:
Vimeo (mejor calidad): https://vimeo.com/41183934
Audio: https://www.box.com/s/688a3370bfa9aee06963

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La lucha por el poder que encubre YPF

Daniel Cadabón (especial para ARGENPRESS.info)

La cuestión de YPF transciende una compra de acciones por parte del Estado Nacional para la formación de una Sociedad Anónima y apunta a una cuestión de poder.

La solidaridad de grupos tan divergentes, desde los destituyentes de antaño hasta corrientes que se reivindican de izquierda, con esta medida del gobierno, generan un cuadro de confusión política que hace necesario un debate profundo, sobre todo, porque las posturas opuestas a la comercialización de acciones de Repsol que se escuchan y se generalizan por los medios son fundamentalmente cipayas. Los defensores de la seguridad jurídica no hacen otra cosa que defender el pago de indemnizaciones abultadas a la banca internacional. Seguridad jurídica, país serio, conservar las formas son conceptos viejos usados para salvaguardar y profundizar el estado colonial de nuestro país- la oposición a la “forma” en que se ha realizado esta compra accionaria, y no a la compra en sí misma, por considerarla una “violación de derechos de propiedad” es una defensa incondicional del saqueo de nuestras reservas, una vuelta a las relaciones carnales que profundice nuestra dependencia, manteniéndonos como un país confiable para las potencias imperiales. La derecha radical, el macrismo, la CC de Carrió y otros grupos parlamentarios que sostienen esta tesis son un anacronismo entreguista. No hay que soslayar tampoco que en el cuadro de situación actual existen otros elementos de confusión entre lo que se considera derecha, progresismo de centro izquierda y diversas modalidades de camarillas mas ¿o acaso Menem no fue expulsado de la foto “nacionalizadora” cuando el oficialismo ya sabía que contaba con el quórum suficiente para que la ley pasará por el senado? Los reacomodamientos constantes de las camarillas ligadas al poder forman parte también de un proceso de confusión popular, pero demuestran sin lugar a dudas la pudrición y decadencia oportunista que rodea al régimen de dominación.

Mientras tanto el 90 % de los partidos de la burguesía se muestran de acuerdo con esta medida sea por razones de “corazón” o por defender abiertamente el negocio de la reprivatización y de un nuevo vaciamiento de YPF en condiciones diferentes a las actuales. La ley votada por el 90% de ambas cámaras, permite al capital extranjero intervenir hasta los tuétanos en la nueva YPF y sin esperar que fueran desplazados los capitales de Repsol, las multinacionales yanquis, chinas y brasileñas, empezaron a afilar sus dientes. YPY “nacional” sociedad anónima se ha transformado en un negocio tentador ya que los organismos de control del Estado argentino no tendrán ningún poder contralor sobre las maniobras evasoras y de fuga de capitales vía bolsa de valores, compra y recompra de acciones y especulación financiera pura. Lo dice la ley votada por los nacionalistas, y esto. mientras el precio en el surtidor llevará a la producción de YPF a los precios internacionales tanto en combustibles líquidos como en el gas; lo cual aliviará los recursos de caja del oficialismo –haciéndolo viable- pero alentará el costo inflacionario que pagaremos trabajadores y jubilados y el pueblo todo.

El acuerdo crítico con esta maniobra kirchnerista, que le han dado todo el arco de partidos abarca desde el alfonsinismo a los varones del conurbano pejotista (entre ellos al ex gobernador Solá, otro entusiasta privatista de los 90) hasta Solanas y FAP binnerista, es decir, todos; aun el centro izquierda y a la izquierda no revolucionaria. Semejante nivel contradictorio de adhesiones, forman un bloqueo poderoso a la toma de conciencia de lo que está disputa en toda esta cuestión “nacionalista” y por sobre todo bloquea una cuestión de entendimiento crucial en este momento de crisis. Cual es la función histórica de cada clase social sobre quién debe ejercer el poder y las tareas reales que saquen a nuestro país del atraso. Este debate sobre el poder se encubre para el conjunto de fuerzas adherentes al modelo K. Y, al transformar una batalla comercial en una decisiva cuestión nacional, de lo que se trata es de reforzar el rol arbitral del kirchnerismo para la aplicación de sus políticas de ajuste señaladas como “sintonía fina”.

Los que se sientan a devanar el nacionalismo populista detrás del uso de esta maniobra “nacionalizadora” no consideran en sí mismo el mecanismo de análisis sincrético que los subordina y los desborda, provocado por esa ideología colonizada de nuestro progresismo e izquierdismo nacional que, históricamente, ha practicado un seguidismo sin principios a la burguesía nacionalista.

Como detrás de YPF se opera una cuestión de poder, este seguidismo, aun con las críticas más reservadas o abiertas, no hace más que arrodillarse ante un hecho estratégico para la lucha nacional: el de que la dominación burguesa se transforma en la dirección exclusiva para la lucha antiimperialista.

Todo cobra un carácter simbólico desde el triple circulo embanderado que rodea la siglas ypefieanas, hasta nuestra propia versión nac&pop de un Rocki Balboa corriendo por Puerto Argentino, en Malvinas, y subiendo – al atleta, le falta levantar los brazos y saltar de alegría al llegar a la cúspide para reproducir el desafío de Stallonne - al Monte Longdon(¿?), patética copia cargada emotivamente de psicología efectista, por el cual dentro de poco recibiremos un nuevo juicio internacional de los agentes de Hollywood por no pagar copyright.

La compra de acciones de YPF es, en si misma, una operación de transacción capitalista en términos comerciales desventajosos ´para el país porque se realizan desde una posición de emergencia. En realidad todo se resuelve, por ley como el pasaje de una sociedad anónima a otra, pero responde a una crisis más general del régimen de dominación, es decir, detrás de la compulsiva “expropiación” de YPF de lo que se trata es de un operativo político de rescate del gobierno, de su manejo de una nueva caja y de incrementar su influencia entre las masas populares, derrumbado después de la catástrofe ferroviaria, la represión directa a la movilización popular y la sanción de leyes antiterroristas.

Los juicios de Repsol por la “expropiación” se resolverán entre el Ciadi y el Banco mundial con los cuales el kirchnerismo no ha roto en función de conservar la famosa “seguridad jurídica” que demanda la derecha y que vienen laudando sistemáticamente en contra de los intereses nacionales y a favor de los fondos buitres y los capitalistas internacionales expoliadores de nuestras riquezas

El apoyo de sectores progres y izquierdistas a esta maniobra nacionalizadora, deja de lado los intereses históricos y la misión impostergable del movimiento obrero en los países semicoloniales como el nuestro y, de esta manera, actúa como un factor de bloqueo para la comprensión de las experiencias clasistas, a las cuales son tan afectos a mencionar desde el discurso.

Poco importa para este pensamiento que agrupa de acuerdo a como soplen los vientos de las modas, que finalmente los trabajadores tengamos que pagar los costos de la demagogia y de las operaciones comerciales reprivatizadoras.

“Positivo pero insuficiente” es como se puede traducir esta posición política, un seguidismo sin principios y la partida de defunción de todo un sector de la izquierda nacionalista.

El sincretismo de esta posición no sólo hace olvidar que hablamos del gobierno de las megamineras, de los acuerdos con el Club de París, del pago de deuda con reservas, de los topes salariales, del impuesto al salario, de 5 mil procesados por luchar, de la sospechas sobre el vice Boudou, de las provincias que colocan corralitos alrededor de los sueldos de los empleados provinciales, etc.

Este llamamiento patriótico trucho, olvidar sobretodo las tareas históricas necesarias para sacar a nuestro país del atraso y del protagonista que debe lideraran esas tareas.

Reformar la propiedad de la tierra y distribuirla entre los trabajadores agrarios para expropiar a los monopolios terratenientes; desarrollar un plan de obras públicas que conduzca a una plena ocupación con salarios iguales a la canasta familiar; reparar el colapso energético provocado por una lluvia de abril, que condeno a la miseria material a miles de familias trabajadoras; nacionalizar los bancos y el comercio exterior, vehículos de la fuga del ahorro nacional; democratizar las organizaciones obreras y establecer su control sobre los actos de gobierno y de voracidad capitalista, no se compensan con la compra del 51% de las acciones de una empresa, es más ni siquiera con la compra del 100%,

Tanto en Argentina como en Bolivia las operaciones de compra o recompra de acciones de empresas consideradas estratégicas por los respectivos gobiernos han recibido el aval de las potencias imperialistas. Y forman parte de un proceso de recapitalización sobre la base de la reprivatización y de la exacción vía aumento de tarifas al pueblo.

El acuerdo con las principales multinacionales está en marcha, tanto en Argentina, un poco más retrasado debido a que se procuró por ley del parlamento, como en Bolivia donde fue saludado por el propio Repsol-Brufau.

Evo Morales sitiado por la lucha obrera campesina recurre en Bolivia a una maniobra similar en demagógica “nacionalización” cristinista y con los mismos costos para el pueblo boliviano.

El gran problema de este proceso, es que en definitiva los gobiernos se hacen cargo de suculentas deudas con vencimiento en un futuro inmediato, en el caso de YPF superan los 9000 millones de dólares de la propia Repsol, suma todavía sometida a una auditoria, más los 3000 millones de Esquenazi que funcionó como testaferro del kirchnerismo en épocas recientes y que se transformó en un verdadero dólarducto de fuga de capitales en base al giro de utilidades de la empresa. Además de los miles de millones necesarios (cerca de 13mil millones) por pagos para la importación de combustibles. Una masa de dinero infernal.

Que YPF es una empresa vaciada y descapitalizada, tanto desde el punto de vista estructural como financiero, no le quedan dudas a nadie; el monto de deudas que se heredan con la formación de una sociedad anónima del estado pasa directamente al conjunto social y será pagada con el hambre la sangre y el sudor de los argentinos. Sin embargo, el gobierno consideró que sin esta compra accionaria el país se “volvía inviable”. Las deudas acumuladas pasan de este modo a computarse como pasivo estatal haciendo que el crecimiento deficitario se cubra con la caja de organismos como el AnSes, las obras sociales o la reserva nacional.

Los que apoyan esta comercialización accionaria deberían pensar que la viabilidad del kirchnerismo torna inviable la vida de los trabajadores con jornales de 20 a 50 pesos por día.

El triste espectáculo de una izquierda entregada a estas maniobras avasallantes del modismo del “vamos por todo” tiene un contraste digno en las declaraciones del Frente de Izquierda el único agrupamiento que utilizo la tribuna obrera del Primero de Mayo para denunciar sin cortapisas el carácter antipopular de ceder el poder a un nacionalismo decadente de asociados multimillonarios.

No es casual que en este Primero de Mayo tanto la burocracia sindical como el kirchnerismo hicieran mutis por el foro.

La presidenta extorsionó a los trabajadores diciendo que cuiden el trabajo porque se viene tiempos difíciles y que es preferible ganar poco que no ganar nada. La presidenta apela al fantasma de la desocupación para disciplinar a la clase obrera; no entiende que justamente la desocupación fue lo que dio lugar a la huelga del Primero De Mayo y que las ocho horas de trabajo reivindicadas en 1886 son el equivalente actual al reparto de horas trabajo, sin bajar el salario, que haga frente a los despidos y las suspensiones.

La burocracia esta enredada en sus propias disputas, mientras las paritarias decretan aumentos de menos del 18 % cuando la inflación es el doble que eso; cuando crecen los despidos y las suspensiones.

La burocracia no está en condiciones de conmemorar el Día Internacional los trabajadores, no sólo como dicen los diarios por sus propias disputas patronales, sino y fundamentalmente porque no tiene ninguna respuesta para las bases obreras. El nivel de descomposición de esta gente se hace patente cuando Gerardo Martínez, secretario general de la UOCRA, acusa a sus propias bases de drogones o cuando un Yasky se presenta en un acto oficialista junto a la presidenta que acusó de vagos a los docentes. Mientras Moyano grita y grita…

Los trabajadores en tanto buscan su salida. La manifestación obrera en Plaza de mayo, el primer día de mayo, es la expresión de que la lucha por el poder está planteada en los términos de una realidad que supera a las maniobras.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La disyuntiva entre lo que cree el pueblo y la "Realidad": ¿Estatización qué?

Gustavo Robles (especial para ARGENPRESS.info)

Cuando uno ve la aprobación que ha cosechado en la sociedad la supuesta "estatización" de YPF, no puede más que ceder a la tentación de preguntarse: "pero entonces.. ¿por qué no estatizar ya no sólo la totalidad de la empresa, sino directamente los hidrocarburos?".

Porque, parece, algunos se han dado cuenta después de casi 20 años, que la gestión privada sólo busca llenarle los bolsillos a los empresarios, violando derechos fundamentales de la población ¿Entonces? ¿de verdad los que tienen la función pública en sus manos han hecho ahora las cosas como debían hacerse, o sólo las han hecho para que "parezca" que se hizo lo que se debía hacer?

Claro, uno lo piensa desde la perspectiva ideológica que busca, lucha y persigue un mundo sin explotación. Entonces dice "las riquezas de la tierra deben ser de todos los seres humanos, y por lo tanto las empresas no pueden estar en manos privadas, sino de la sociedad toda". Hoy, lo más cercano a eso es estatizar propiciando algún tipo de control por parte de las mayorías populares. Sin embargo, la presidenta se ha encargado de dejar bien en claro que YPF no se ha estatizado. A pesar de ello, todos los actores del oficialismo (y de la oposición burguesa también) han logrado instalar en la población esa idea. No inocentemente, la propaganda gubernamental machaca permanentemente señalando que YPF "es tuya", o "nuestra", lo que concretamente no es cierto. La expropiación del paquete accionario de Repsol, pergeñada por el kirchnerismo, deja bien lejos de cualquier atisbo de control popular la dirección de la empresa, y, a cambio, la deposita en la casta canalla que propició la privatización y el saqueo desde los '90 hasta la actualidad.

¿En serio podemos confiar ya no sólo en un gobierno compuesto por una presidenta que se enriqueció exponencialmente en la función pública, en Aníbal Fernández, De Vido o Boudou, sino en los caciques provinciales como Buzzi, Urtubey, Insfran, Fellner o Sapag?

¿"Nuestra" dónde?.

Entonces, si bien la medida va en el sentido que corresponde, lejos está de ser lo que corresponde.

Es más: lejos está de ser lo necesario.

Y en las manos en las que se encuentra... mejor ni hablar.

Éstas son verdades incontrastables: ¿está mal que lo digamos?.

Cuando nos ponemos a pensar en las consignas que proclamaba el pueblo luego de las jornadas del 19 y 20 de diciembre del 2001, vemos qué lejos de ellas ha acomodado las cosas el kirchnerismo: once años después de la masiva exigencia reestatizadora, hoy nos conforman con la mitad de las acciones de una empresa que maneja el 30% del mercado de nuestro país, y cuyos nuevos "directores" dicen sin tapujos "necesitar del financiamiento externo" para funcionar.

Para eso, sin vueltas, ha actuado la corriente dirigida por el matrimonio pingüino: para tergiversar las cosas de tal manera, que el pueblo crea que las cosas son suyas, cuando en realidad se las están entregando todas a los dueños del capital.

Tal política ha tenido tanto éxito, que a muchos oportunistas que se hacen llamar "de izquierda" se les ha olvidado todo postulado revolucionario, para pasarse a las filas del posibilismo y la conciliación de clases, es decir, se han transformado en defensores del sistema de explotación. Y entonces se hacen cómplices del engaño. En el caso de YPF, salen a hablar de "estatización", "soberanía energética" y toda una sarta de pavadas que lo único que hace es venderle espejitos de colores al pueblo.

¿Qué debemos hacer aquellos que soñamos con un mundo sin las miserias del capitalismo? ¿Podemos callarnos la boca ante estos desquicios, sólo porque parezca "impopular" o "políticamente incorrecto" denunciarlos?

Por supuesto, la respuesta correcta es decir siempre la verdad.

Podemos y debemos estar preparados para ser minoría.

Lo que no debemos nunca es convertirnos en cómplices de lo que decimos combatir

YPF no es ni de Pedro y María, ni de Juan, ni de José le aseguro que es de un gringo, o un dueño de este país.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Un cheque en blanco para los vaciadores

PRENSA OBRERA (especial para ARGENPRESS.info)

No es cierto que el Congreso esté votando una ley de expropiación parcial de YPF. Está votando un cheque en blanco para los mismos que toleraron y respaldaron el vaciamiento energético.

Es precisamente por esto que el Frente para la Victoria no aceptó ninguna modificación al proyecto de ley, al que los llamados opositores votarán a pesar de todo.

Una vez votada la ley, YPF seguirá sustraída al control del poder público, porque seguirá en su condición de sociedad anónima.

Esa sociedad anónima estará piloteada por funcionarios que participaron del vaciamiento en complicidad con Repsol.

Esta sociedad anónima podrá convocar a asociaciones empresarias con otros pulpos internacionales -como Exxon, Chevron, Total o Petrobras- para explotar los pozos que Repsol dejó inactivos.

Esta misma sociedad anónima podrá vaciar la propia empresa, tomando a su cargo la factura por importación de gas licuado y fuel-oil, la que alcanza a 12 mil millones de dólares.

No se vota una ley: se vota un cheque, un cheque en blanco.

Para reconocerle una indemnización a los vaciadores, así como la fraudulenta deuda de 9.000 millones de dólares que le dejaron a YPF.

Para seguir admitiendo a los tribunales del Banco Mundial como árbitros de los futuros juicios que encare Repsol.

La ley ni siquiera obliga al Estado a conservar la mayoría en YPF; puede ampliar el capital y dejar esa mayoría en los capitales que operan en la Bolsa.

La ficción de que se vota una ley le sirve a Alfonsín, a Binner y a Solanas para decir que se trata de “un paso adelante” o “un cambio de rumbo”; los vaciadores conseguirán así doscientos votos para poder presentar al cheque en blanco como una expresión de la soberanía popular.

El tarifazo que permita reducir la diferencia entre el precio de importación y el precio interno -la que va a ser cubierta con subsidios- será presentado como “la voz del pueblo”.

Es el mismo tarifazo que reclamaba Repsol y que reclaman los pulpos que han sido invitados a asociarse con la ‘nueva’ YPF.

Denunciamos este nuevo atropello y reclamamos la nacionalización integral de los hidrocarburos y las privatizadas, sin compensación alguna, bajo gestión de los trabajadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

José Rigane: "Una oportunidad de ser energéticamente soberanos"

ACTA

José Rigane, Secretario Adjunto de la CTA, participó en el Anexo de Diputados de una audiencia pública, convocada por el interbloque del Frente Amplio Progresista, con la idea de debatir el proyecto de expropiación del 51 por ciento de la empresa YPF de manos de la firma española Repsol.

“Para nosotros, que formamos parte de los sectores del movimiento obrero, sociales y políticos que confrontamos con el proceso de privatización desde antes de que ésta se produjera, la decisión del Gobierno Nacional respecto de lo que la expropiación de YPF ha significado, en principio, lo vemos como un paso positivo. En primer lugar porque significa tomar un giro diferente después de más de 20 años de tener políticas energéticas que han estado supeditadas a las políticas de privatización y fundamentalmente de extranjerización.

“Si hay algo que hay que destacar de este modelo energético es la extranjerización, precisamente de nuestra riqueza, que son nuestros recursos. Esto habilita la posibilidad, no sólo de debatir, sino también de poder establecer políticas e iniciativas políticas que nos permitan avanzar sobre un tema que hasta ahora parecía que estaba sensiblemente negado al interés del conjunto del pueblo argentino. Y creo que esto también se debe precisamente a que todos estos sectores, de los que formamos parte, tuvieran la iniciativa de bregar por esa recuperación del patrimonio nacional a manos del pueblo argentino. “Por eso nos parece que hay una oportunidad, que hay que aprovecharla y esa oportunidad tiene que ver con la necesidad de cambiar todo el modelo energético. No sólo no alcanza con el 51% de las acciones de YPF, sino que tampoco hay que pensar que acá la única que se portó mal es Repsol. Acá se portan mal Petrobras, Chevron, Panamerican Energy, Total, etc. y en ese sentido a nosotros nos parece que hay que avanzar y cambiar este modelo energético, modelo energético que ha llevado al fracaso y a necesidades de crisis energética al pueblo argentino pero que ha sido un modelo exitoso para los grupos multinacionales que no sólo extrajeron la riqueza de nuestro país sino que además obtuvieron ganancias espectaculares a través de dividendos y otras iniciativas. No es una cuestión menor porque con esto también tenemos la posibilidad de confrontar y desarrollar una iniciativa que lleve a la cultura de entender que la energía no es insignificante, precisamente, ante los problemas económicos, sociales y políticos que tiene este país.

Debemos tener un modelo energético que contemple a la energía como un bien social, un bien de todos los argentinos, un bien que está en el subsuelo. Además, que es un derecho humano al que todos tenemos que tener acceso como a la electricidad, al gas y al agua, para poder vivir con dignidad, si no somos capaces de entender de esa posibilidad vamos a tener las mismas dificultades de ahora, pero agravadas. Porque esta iniciativa de expropiar, pero que deja jurídicamente establecida la empresa como una sociedad anónima, o en una sociedad mixta con apertura a los capitales, sean capitales de amigos o sean multinacionales, como se está buscando ahora para invertir, estamos en la misma situación con una modificación de carácter parcial, saludable pero parcial. Esta cuestión también tiene que ir acompañada con un concepto que nosotros entendemos como nacionalización del Estado. Necesitamos un Estado fuerte, un Estado que participe de la planificación, de la regulación, no un Estado que es bobo y socio de los grupos multinacionales. Y por eso planteamos entonces, una empresa 100% pública, 100% nacional, federal y socializada. Que en su conducción intervengan los sectores que representan los intereses de los usuarios, del medio ambiente, a los trabajadores y obviamente al Estado nacional. No queremos volver al pasado, por eso hacemos este planteo y además tampoco queremos quedarnos con la mirada del éxito pírrico, diciendo que teníamos razón, porque de alguna manera no alcanza y además demuestra nuestra incapacidad, porque esa razón no la supimos convertir en organización, en movilización para que la privatización no pasara. Es así entonces que nos parece que en esta dirección se hace imprescindible adoptar decisiones políticas que habiliten a que Argentina no se presente más en el ámbito regional, cuando hay reuniones con el resto de los países de la región para hacer una integración energética, representando a los grupos multinacionales que es lo que ha sucedido en los últimos 20 años. Porque Argentina no tiene una empresa de bandera, no tiene una empresa nacional, no tiene una sociedad del Estado. Y si nosotros tenemos todavía un capítulo no resuelto en el ámbito de Argentina, es precisamente éste, el de la energía, el modelo energético. Y si nosotros queremos formar parte de la región y precisamente integrar, en función de la cuestión energética, política, económica y social, defendiendo los intereses y las necesidades de los pueblos, necesitamos entonces revertir este modelo energético. Podemos transitar el camino de Venezuela, el de Bolivia, el de Brasil, el de Nicaragua, el de Ecuador, el de Uruguay o el propio, pero lo que no podemos, si queremos tener un modelo que represente las necesidades diferentes de los argentinos precisamente, es seguir sosteniendo esta política energética que ha depredado la reserva descubierta por el Estado y por las empresas estatales. Teníamos 34 años de reserva de gas y ahora tenemos menos de 8 años, teníamos 18 años de reservas de petróleo y ahora tenemos menos de 7, con el agravante de que siendo este país no petrolero, ni gasífero, pero teniendo petróleo y gas, estuvimos exportando el 40% del petróleo crudo en el marco de la crisis más grande de Argentina y con la mayor desocupación. Más o menos como exportar los cueros de vaca, como hacíamos en el siglo XVIII, y comprarle los zapatos a Francia, ¿por qué han importado energía, comprando nafta, comprando combustible diesel, etc.? porque no hubo inversión, no sólo en exploración, no hubo inversión en ninguna destilería, para ponerla en capacidad tecnológica de producción, de acuerdo a lo que necesita el país y de lo que consume. Es entonces un problema neurálgico y es necesario recuperar el concepto de que la energía es estratégica, como sucede y ha sucedido en cualquier país. Este es el único país que privatizó de la manera que lo hicimos, hasta el documento de identidad privatizamos. Entonces, está claro que esto es bueno pero no alcanza, y está claro que es necesario adoptar medidas, que no solo tienen que ver con el petróleo y quiero hacer una aclaración, lo que más necesidad tiene hoy Argentina es el problema del gas. Ochenta barcos van a ingresar este año con gas congelado de Medio Oriente, que precisamente transportaba Repsol hasta ahora, para poder convertirlo en gas natural. Mientras tanto nosotros, durante años, estuvimos exportando nuestro gas natural, sobre todo a través de Chile, mediante más de 10 gasoductos para convertirlo en gas congelado, que se llevaba a Estados Unidos y Canadá. Ese ha sido el despilfarro, y mientras tanto en Argentina tenemos el 40% de la población que todavía usa la garrafa de gas licuado de petróleo, pagando hasta 5 veces más el m3 de gas natural. Esta es la política que se ha establecido y por supuesto que este Gobierno es responsable como el resto de los gobiernos de la democracia, que sustentaron y profundizaron este modelo energético, porque no sólo De la Rúa entregó por 20 años más la concesión de Loma de la Lata. También lo hizo Kirchner con Panamerican Energy, siendo su principal socio la British Petroleum, tanto que hablamos de soberanía en las Islas Malvinas contra los ingleses. Es decir entonces que esto tiene una envergadura, una dimensión, que puede cambiar todo el escenario político, económico y social del país, pero que necesita ser no un problema sólo de los especialistas, no un problema de los que supuestamente saben, ni siquiera de los trabajadores del sector, la energía debe ser un problema del pueblo argentino, debe ser un problema de todos. Y por ese lado claro que coincidimos con la necesidad imperiosa: primero, derogar los decretos de la época menemista. No se entiende por qué hasta ahora siguen existiendo esos decretos si con otro simple decreto se podría resolver este problema. ¿Cuál es la razón de que no haya un planteo y una iniciativa desde ese lugar? Segundo, claro que hay que cambiar todos los marcos regulatorios. Porque éste es un problema que afecta a la generación de energía eléctrica, a la distribución de la energía eléctrica. Hoy en este país tenemos más de 150 generadores, moto-generadores, que son los que se utilizan en situaciones de apagones, los que se utilizan en la guerra, bueno, pues diseminados en el país tenemos 150 moto-generadores de 1 Mw, de 2 Mw, de 5 Mw. Esto significa un despilfarro. Significa contaminación. Significa ruido. Significa consumir 500 litros de diesel o gasoil por hora, por cada equipo, y se está pagando a precio dólar a empresas internacionales que hacen el gran negocio a través de Cammesa y Enarsa y el Ministro De Vido. Y esto forma parte de una realidad argentina que conocemos perfectamente bien los trabajadores del ámbito de la energía eléctrica. Por eso, este es un tema que debe tomarse en otra dimensión, con otro volumen, que no empieza y termina con lo de YPF, siendo esto importante, significativo y trascendental. Es así entonces que, junto al cambio del marco regulatorio, es imprescindible cambiar también la política de costos, porque aquí se ha comprobado lo que se venía diciendo, el costo del barril en su extracción de 6 a 12 u$s. Sin embargo, la destilería bajaban a 50 y 60 u$s y se terminaba ganando 6 ó 7 veces más sobre el valor de costo. Y si hablamos de gas, estamos pagando un impuesto por importación, precisamente los usuarios, a empresas multinacionales que además tienen los subsidios que tienen. También hay que cambiar toda la estructura tarifaria porque está tabulada a valor dólar, al igual que la eléctrica, desde la década del 90. Esto también es absolutamente perjudicial, precisamente, para los que menos consumen y los sectores populares, porque hay establecido un canon fijo de x pesos, que pagamos todos por igual, no importa si consumimos 100, 200, 300 o 1000 kw. Y lo mismo pasa con el gas. Entonces, hay que cambiar toda la estructura tarifaria precisamente del modelo energético, y en ese sentido es imprescindible y necesario también terminar con ese concepto que se estableció en el pacto de Olivos, en la modificación de la Constitución del 94, cuando se estableció que los recursos naturales dejaban de ser nacionales para ser de las provincias que tienen petróleo y gas, cuando acá había una política de Estado durante 80 años en donde todo el pueblo argentino contribuyó para el desarrollo de esa política, y esto sin menoscabar y no dejar de tener en cuenta que las provincias, que tienen estas riquezas, por supuesto que van a tener su participación. Pero, eso no significa que no sea todo el país, el que forme parte de esta iniciativa y de esta política que tiene que ser de Estado. Nosotros estamos absolutamente convencidos y persuadidos que esta es una oportunidad precisamente para avanzar en la dirección que necesitamos avanzar y que es finalmente, en el cambio de este modelo energético, que está en manos de los grupos multinacionales, y además avanzar con el cambio, en la modificación de la matriz energética, que en este país depende esencialmente del gas y del petróleo y de esta manera evidentemente tendríamos una situación diferente, distinta al nivel de dependencia que tenemos en el día de la fecha, con los hidrocarburos. Por eso estamos convencidos, acá no hay indemnización, acá no hay que pagar, demasiado nos robaron, demasiado se llevaron nuestras riquezas, demasiado giraron dividendos que aún están haciendo hoy en día, para que nosotros tengamos que pagar por algo que nos pertenecía y que fuimos saqueados. No se trata de indemnizar, se trata de que nosotros seamos lo suficientemente decididos, inteligentes y que se establezca una política en serio que recupere el patrimonio nacional a manos del pueblo argentino y nos permita transitar un camino de liberación. Muchas gracias.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Manuel Zaguirre, ex secretario general de la USO de España: "La nacionalización de Repsol YPF es un acto de soberanía nacional"

Carina Álvarez (ACTA)

En diálogo con ACTA, el dirigente sindical español, ex secretario general de la Unión Sindical Obrera (USO) habla sobre la decisión soberana de recuperar YPF, el camino que falta recorrer y la necesidad de que los pueblos de Europa recuperen iniciativa para luchar contra la crisis capitalista más feroz de la historia.

¿Cuál es su opinión sobre la situación económica de Argentina?

Es evidente que la situación macroeconómica de la Argentina es envidiable, con una tasa de crecimiento creo que todavía del 8 o el 9%; pero no es menos evidente que los factores de redistribución social de ese crecimiento económico son todavía muy mejorables, que persisten situaciones de desempleo, de pobreza, de marginación, que no tienen sentido en un país tan exuberante, con tanta fuerza, con tanta riqueza y recursos naturales y con esa tasa de crecimiento tan alta.

Y ahí es donde yo creo que una organización como la CTA y cualquier organización sindical o social comprometida con la Argentina y con su gente, tiene que seguir proponiendo y presionando, para que el crecimiento económico y la exuberancia natural y la riqueza de este país alcance hasta el último de los argentinos, no sólo a ciertas élites o a ciertos sectores sociales.

Usted participó del Consejo de la reunión de Foz de Iguazú, ¿qué balance hace de ella?

Efectivamente, vengo del segundo Congreso de la Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas que se celebró en Foz do Iguazú, en la que había una importante delegación de la CTA, por cierto.

El valor del Congreso es inmenso por muchas razones: una fundamental, según me parece, porque era el congreso de una confederación sindical que abarca de Canadá a Tierra del Fuego, que representa a 40 millones de trabajadores organizados, y que refleja la unidad sindical, de todos los sindicatos y toda la clase trabajadora de las Américas. Eso es lo que le da ese valor más inmenso a ese Congreso, y luego que ese Congreso ha hecho una serie de propuestas para el crecimiento de las Américas, fundado en la justicia social, en el respeto al medio ambiente, a los recursos naturales, y en la primacía de los sectores más marginalizados, más socialmente castigados de las Américas. Es decir, el Congreso apuesta, igual que la CTA argentina, a que el crecimiento económico de América latina que es fabuloso en todo el continente, se redistribuya de manera justa entre todos los habitantes, esencialmente entre los trabajadores y los sectores populares.

En estos días hay un tema ríspido entre Argentina y España que es la estatización de YPF. ¿Cómo lo ve desde el punto de vista español, qué está pasando en España?

Yo no comparto esa afirmación, lo digo con afecto. La Argentina y España son entidades nacionales, sociales e históricas muy importantes. Repsol es una empresa privada, YPF ahora es una empresa pública, pero es sólo una empresa. Entonces no hay que confundir y asociar Repsol con España o YPF con Argentina, porque España son casi 50 millones de personas, Argentina más de 40, con vínculos históricos de sangre, de cultura inmensos después de siglos. Entonces que intereses empresariales, económicos, financieros, no nos enfrenten a argentinos y españoles porque no tendría sentido.

Yo no tengo nada contra la Argentina, al contrario, mucho cariño y mucho afecto. Y me ha dolido mucho en estos días que he ido a comprar un periódico español en algún kiosco de la calle Corrientes y algún desaprensivo maleducado me ha maltratado por ser español y le he tenido que decir: oiga señor, yo no tengo nada que ver con Repsol, ¿usted es el dueño de YPF? No, yo vendo periódicos. ¿Entonces por qué me insulta? Tengamos cuidado con esto: los pueblos no se deben enfrentar, tienen que ser solidarios, porque vivimos todos de lo mismo, de nuestro trabajo.

Dicho esto, yo como sindicalista español, he considerado y lo he dicho, otros sindicalistas españoles han dicho otras cosas, que la nacionalización de Repsol YPF es un acto de soberanía nacional de Argentina, que ese acto se desbordó entre otros hechos porque el ministro de Industria español con una gran torpeza salió hace dos semanas a amenazar explícitamente al gobierno argentino, sin darse cuenta que lo que hacía era facilitar la nacionalización porque no se puede amenazar a una gran nación, a un gobierno soberano con una presidenta brava como es Cristina Fernández.

Dicho esto, luego que resuelvan el problema, hay legislación argentina, española e internacional respecto al tema de nacionalizaciones. Sí me preocupa que toda esta algarada no acabe, y ojalá que no –está la CTA y todo el pueblo argentino para impedirlo- en una próxima reprivatización de YPF. O sea, si YPF ha sido nacionalizado es para ponerse al servicio de los argentinos, de su soberanía energética, de su autosuficiencia. Pero cambiar de un dueño de una supuesta nacionalidad española a otros de otra supuesta nacionalidad extranjera, Argentina habría hecho un mal negocio para el pueblo argentino Yo espero que eso no se produzca, pero les he aconsejado a los compañeros que estén vigilantes de esa posibilidad para impedirla. No tengo más para decir, es la soberanía nacional argentina que ha actuado, ahora tendrán que objetivar las compensaciones legales a que haya lugar, y después procurar que no vengan otros capitales especulativos extranjeros a reprivatizar YPF.

¿Cómo cree que se puede recomponer la relación entre los gobiernos de Argentina y España?

Yo creo que se está en esa fase. Llevo bastante tiempo fuera de mi país pero me voy informando y de las primeras torpezas que se cometieron en España, y por qué no decirlo, algunas torpezas que se cometieron en Argentina. Creo que es absolutamente innecesario ir directamente a las oficinas de Repsol, echar a los directivos españoles, lo diría igual si hubiese sido en Madrid que alguien fuera a echar con mala educación a directivos argentinos. Lo cortés no quita lo valiente decimos en España, seamos serios. Son problemas financieros, empresariales, pero el respeto de las personas debe quedar a salvo.

Creo que todo eso es ya del pasado, escucho declaraciones que buscan bajar la tensión por muchas razones. Porque empresas de origen español son los primeros inversores aquí en Argentina, entonces espero que no hagan el estúpido de recalentar con este tema de Repsol porque luego puede haber una larga lista donde la soberanía nacional argentina siga ejerciendo. Aquí hay muchos Bancos, hay telefónicas, aquí hay mucho. Por lo tanto bajemos la tensión, dialoguemos, recuperemos el cariño mutuo que siempre hubo entre Argentina y España, entre argentinos y españoles.

En ese mismo contexto hay una cita en España. La Cumbre Iberoamericana de noviembre, para celebrar los 200 años de la Constitución de Cali de 1812, que es la Constitución que abrió los procesos de independencia latinoamericana de España. Es una cumbre histórica, parece que el Rey español ya llamó a la presidenta Cristina Fernández para invitarla personalmente porque Argentina no puede faltar a esa cumbre. Porque si falta Argentina la cumbre queda medio rota. Hay un sinfín de razones para recuperar la cordura. El respeto, el diálogo. A partir de ese principio, que no me cuesta repetirlo, la soberanía nacional argentina existe y ha actuado, y yo le diría que a mí me gustaría ante esta crisis terrible que estamos padeciendo en España y en Europa, que la soberanía nacional española fuera más fuerte y tuviera más iniciativa, pero está casi castrada por esta globalización y por una Unión Europea en donde cada vez mandan más los mercaderes y menos los políticos o los gobiernos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: "Nuestra tarea es organizarnos y resistir"

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

.

Héctor Dodi es un militante venadense que siempre abrazó la pelea por la dignidad de hombres y mujeres. Y su testimonio nos viene bien para pensar cómo vivimos los trabajadores en esta Venado Tuerto (Sur de Santa Fe) rodeada de soja color verde dólar transnacional.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Un luminoso día de justicia

Guillermo Saccomanno

Orlando Balbo, detenido el 24 de marzo de 1976 en Neuquén y quien tiempo después marcharía al exilio en Roma, es el protagonista del libro Un maestro, de Guillermo Saccomanno. Por estos días, acaba de dar testimonio por la causa de “La Escuelita”, en las afueras de Neuquén, que primero fue un matadero y luego un centro clandestino de detención donde se torturaba y asesinaba.

Su declaración de cuatro horas, lejos de un simple testimonio, fue una disertación en la que citó a Kafka, a Primo Levi y a Walsh. Guillermo Saccomanno viajó a Neuquén para presenciar el juicio y escribió esta crónica que, a su modo, funciona como epílogo del libro publicado el año pasado.

1) “Vos sabías que una de las versiones del porqué del nombre "Escuelita" -me contó el Nano-, es porque en Tucumán torturaban en una escuela. Otra versión dice que es porque allí los milicos enseñaban a cantar. Personalmente pienso que fue el resultado de una amalgama de experiencias similares en todas las provincias, hasta que los milicos instituyeron el término. Y hubo ‘Escuelitas’ en todo el país.”

2) Durante la dictadura, el mayor Luis Alberto Farías Barrera era el encargado en el Comando de la VI Brigada de Neuquén de atender a los familiares que venían a averiguar el destino de sus seres queridos. Cuando un familiar le preguntaba por su desaparecido, con una sonrisa campechana el mayor decía que no había por qué inquietarse: al ser querido lo estaban “reeducando”. Y una vez “reeducado”, volvería a su casa. “La Escuelita”, acá en Neuquén, se encontraba en las afueras de la ciudad, cerca del Batallón 181. Una construcción ruinosa que, en su origen, había sido un matadero y, más tarde, con la dictadura, fue adaptada como centro clandestino de detención. Allí se repetiría el infierno de los chupaderos de las cinco subzonas en que el país fue dividido por las Fuerzas Armadas poco antes de dar el golpe del 24 de marzo de 1976. Las dos voluminosas causas neuquinas de “La Escuelita” informan profusamente el horror que allí se vivía. No era diferente al de otros chupaderos. La causa judicial llamada vox populi “La Escuelita” supera las 24 mil fojas. Un detalle: hay unos cuantos apellidos mapuches. La causa no compromete sólo a los altos mandos militares y al personal de la represión. También involucra a la sociedad civil y, se estima, el juicio completo abarcará, en al menos dos causas más, cuatro expedientes.

3) Los Balbo acudieron a Farías Barrera varias veces mientras su hijo permanecía en cautiverio. Estaba al tanto de la suerte del muchacho, les dijo el militar. Sí, el Nano había sido golpeado un poco. Los de la Federal habían sido, esos salvajes. Más de una vez, los Balbo acudieron a Farías Barrera. Bonachón, el mayor les decía que no debían preocuparse: cuando volvieran a su chacra de Pellegrini, allí estaría el Nano. En estos días, Farías Barrera, como todos los acusados de la causa, es un viejo apocado que, hace unos días, sufrió un infarto en su arresto domiciliario y, por este motivo, se postergará su presencia en el juicio comenzado este mes después de una serie interminable de postergaciones.

4) Detenido el 24 de marzo de 1976, Orlando Balbo, el Nano, fue torturado en la Delegación de la Policía Federal de Neuquén, estuvo preso en la cárcel U9 de la misma ciudad y luego fue trasladado al penal de Rawson, más tarde a la cárcel de Caseros y finalmente exiliado en Roma; la historia del Nano es la de tantos militantes sobrevivientes de la dictadura. Detallar la tortura, los padecimientos de una prisión en la que los castigos eran tan siniestros como gratuitos, es lo que el Nano denunció en cuatro oportunidades a la vuelta de su exilio. En junio de 1984 declaró ante la Comisión de la Legislatura de Neuquén; en julio de 1985, ante la Justicia Federal. Cuando el radicalismo derivó las causas de la dictadura a la Justicia militar, declaró en el Comando de la VI Brigada de Infantería. Y en noviembre de 2008, ante la Fiscalía Federal de Neuquén. En cada oportunidad, el Nano debió soportar una tortura más refinada: la espera. Ante la instancia de cada nuevo testimonio, revivió una y otra vez el calvario sufrido para ser fiel a la verdad. Un testimonio es una narración. Pero esta narración, la narración del testigo, parte de un cuerpo y sus marcas imborrables como, en este caso, es la sordera del Nano. El juicio oral y público, impulsado por la APDH (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos), persigue el castigo de los responsables del terrorismo del Alto Valle de Río Negro y Neuquén. La magnitud del juicio llama la atención como el ninguneo de los medios nacionales.

5) A la vuelta del exilio, durante el alfonsinismo, buscando reinsertarse, siguiendo los consejos del padre Jaime de Nevares y Noemí Labrune, fundadores de la APDH neuquina, el Nano, discípulo de Paulo Freire, fue maestro de adultos en la comunidad mapuche Millain Currical en el Paraje Huncal. Una mañana del ’85, cuando daba clase en la cooperativa, un paisano vino a avisarle que debía comunicarse urgente con su familia en Pellegrini. Para establecer contacto telefónico, el Nano debió viajar en un auto desvencijado por el camino pedregoso y polvoriento hasta Loncopué. Llamó. Lo atendieron sus hermanas alarmadas por la salud de su padre después de una visita policial. A la comisaría de Pellegrini, en la provincia de Buenos Aires, por entonces domicilio legal del Nano, había llegado una citación judicial. Dos policías se apersonaron en el campo para entregarle la citación a la familia: el hijo debía presentarse ante la Justicia. El padre, octogenario, se preguntó qué pasaba. Y, le dijo un policía, usted debería saberlo. En las cosas que anduvo su hijo, le dijo el otro. Por algo lo estarán buscando. El fantasma de la represión volvió a cernirse sobre la familia Balbo. El Nano logró comprender lo ocurrido a través del nervioso relato telefónico de sus hermanas: debía presentarse en el juzgado para declarar contra sus represores en el juzgado de Neuquén. Aquí fue recibido por el juez Rodolfo Rivarola y su secretario, José María Daquier, en la actualidad, fiscal de la causa “La Escuelita”. Cuando el Nano le contó a Rivarola lo que los policías habían dicho a su padre y el temor que les habían resucitado a sus familiares, Rivarola le prometió al Nano que haría traer esposados a esos dos policías y los iba a sumariar por abuso de autoridad e intimidación. El Nano calmó al juez. Esos dos milicos eran policías de pueblo y habían actuado así de primitivos que eran nomás. Además, para qué complicar más la cuestión cuando uno de ellos seguro era de jugar a las bochas con su padre. No obstante, Rivarola levantó el teléfono y llamó a Pellegrini, pegándole un levante al comisario. Si el Nano, durante su testimonio, vacilaba, el juez le proponía que se tomara un descanso. El Nano se acuerda de que le habían desplegado sobre una mesa una serie de fotos de represores. Se le preguntaba por cada foto. Si podía identificarlos o no. Había fotos ante las que no dudaba. Pero otras lo hacían vacilar. Pudo identificar con nitidez a Guglielminetti y al Perro, el comisario de la Federal. Al dar vuelta esas fotos, en el reverso, allí figuraba el nombre del represor. Si al Nano la tensión de la memoria lo vencía durante el reconocimiento, el juez lo invitaba a relajarse, tomar un café juntos. Han sido esta clase de hombres de ley quienes, contra la adversidad impuesta por el terror de Estado, impulsaron las causas contra viento y marea. No siempre fueron así quienes le tomaron su testimonio. Cuando Alfonsín derivó las causas a los fueros militares, el Nano fue citado a declarar en la brigada. Se presentó solo. Un guardia armado lo condujo al interrogatorio de la Justicia militar, donde fue tratado como culpable. Ante cualquier vacilación, las preguntas se volvían apriete. Un ejemplo: al Nano le fue preguntado si el vehículo en que lo cargó Guglielminetti era crema o celeste. Era claro, color claro, de eso se acordaba. “No le pregunto por la tonalidad”, le dijo el oficial. “Esta no es una cuestión de tonos”, agregó con dureza. Al rato de estar declarando, el Nano se arrepentía de haber venido solo. Podía quedar adentro por falso testimonio. Finalmente, cuando terminó su declaración y salió del edificio, sentada junto a uno de los cañones que decoran el pórtico de la brigada, allí estaba leyendo y escribiendo Noemí. “¿Cómo se te ocurrió venir solo?”, le preguntó Noemí. “No quería ser cargoso, ni joder a nadie”, contestó el Nano. “No debiste hacerlo”, le dijo Noemí. Y esta anécdota la describe en genio y figura. Porque Noemí vela atenta por cada uno de los sobrevivientes. Y es, desde luego, el alma mater de esta causa.

6) Hay una historia que Noemí describe con humor ácido. Un viejo entra a la panadería. Otro viejo, al verlo, se descompone. Se da cuenta: ese otro viejo fue su torturador. La escena no es improbable. Y la refería Noemí hace unos meses al aludir a la impunidad y la demora del Ejecutivo en la firma de los pliegos, el nombramiento de los jueces y la reactivación de las causas, si las víctimas sobrevivientes de la dictadura, una generación, la del ’70, merodea o sobrepasa los sesenta años, los criminales son viejos de aspecto inofensivo y expresión perdida, como si no comprendieran por qué están ahí, acusados. Quien entre al tribunal y mire hacia el sector de los acusados, verá un conjunto de abuelitos. El tiempo pasa, los hombres envejecen, pero los delitos de lesa humanidad y el genocidio no prescriben. Si estos ancianos criminales no asustan hoy a nadie, hay entre ellos, sin embargo, un tipo que no parece tan viejo y todavía mira torvo: Guglielminetti.

7) Al sentirse “atacado” por una abogada, Raúl Antonio Guglielminetti no prestó declaración indagatoria, pero ofreció una sucinta autobiografía. Contó que hasta la mayoría de edad se apellidaba Beleni, como su madre, pues Amleto Guglielminetti no es su padre biológico y lo reconoció después que cumplió la mayoría de edad. El nombre de fantasía con que lo bautizó el Ejército fue Rogelio Angel Guastavino. Nació en la Capital Federal, tiene setenta años. Y ha permanecido preso en el penal de Marcos Paz. En su relato pormenorizó que fue agente de Inteligencia del Ejército desde 1973, en 1976 fue trasladado a la ciudad de Buenos Aires y prestó servicios hasta 1979. Después fue a vivir a Estados Unidos: en Miami tuvo una joyería. Tampoco se refirió a su vinculación con el tráfico de armas. En el presente arrastra una sentencia condenatoria del TOF Nº 2 de Capital Federal por delitos de lesa humanidad. La pena fue de 25 años de prisión. También fue condenado en la causa Automotores Orletti por el TOF Nº 1 de la Capital Federal a 20 años de prisión. Después de ser acusado como integrante de la banda de Aníbal Gordon y autor de los secuestros y asesinatos de los empresarios Sivak y Naun, Guglielminetti jugó su sarcasmo al extenderse sobre “sensaciones que estaba teniendo y necesitaba exteriorizar”. Lo que dijo: “Caído el nazismo, en la reforma del código penal alemán, el artículo segundo les daba a los jueces la libertad de interpretar la declaración de los imputados para satisfacer las necesidades del Estado punitivo. Y yo creo que esta mención que se hace así, atropelladamente, intentando acumular información para el acto que va a venir, está totalmente fuera de lugar, señor presidente, porque debieran tener el recato de que el Derecho penal también tiene una estética, más allá de una ética. Tiene una estética y debe conservarse frente al tribunal”. En consecuencia, se reservaba para después de los alegatos. Guglielminetti, cabe consignarlo, fue el secuestrador y torturador del Nano en aquellos días primeros del golpe. A las sesiones de picana y de teléfono, golpes en los oídos con la mano ahuecada, se debe la sordera casi total que sufre el Nano. Con todo lo que parece saber sobre la teatralidad del ritual jurídico, el represor debería tener en cuenta Eichmann en Jerusalén, la crónica ensayística que Arendt escribió para The New Yorker. La filósofa describe con sagacidad la puesta en escena del juicio, el efecto que causaba, en cada audiencia, el ingreso de los letrados, la voz estentórea del juez, anunciando el inicio de la sesión. Impactaba ese instante del comienzo de la puesta. Pero el efecto teatral, su liturgia, lo que podía considerarse eso que Guglielminetti demoniza como el lado “estético”, se disolvía apenas comenzaban los testimonios y el horror estremecía al público. Contra el relato de las víctimas no había, no hay, no habrá, efecto estetizante. Noemi Labrune y otros miembros de la apdh al iniciar la investigacion de “la escuelita”

8) En la silla de los acusados se sentarían en este abril jefes militares, suboficiales, civiles que trabajaban en Inteligencia del Ejército, personal de Gendarmería y comisarios retirados que integraron el área de Inteligencia de la Policía o la jefatura de comisarías de Cinco Saltos y Cipolletti. Los involucrados en la causa “La Escuelita”: José Ricardo Luera, Enrique Braulio Olea, Hilarión Sosa, Luis Alberto Farías Barrera, Oscar Lorenzo Reinhold, Mario Alberto Gómez Arenas, Enrique Charles Casagrande, Máximo Ubaldo Maldonado, Osvaldo Antonio Laurella Crippa, Gustavo Vitón, Jorge Osvaldo Gaetani, Jorge Eduardo Molina Ezcurra, Sergio Adolfo San Martín y Francisco Julio Oviedo. También serán juzgados el gendarme retirado Emilio Jorge Sacchitella; los civiles de Inteligencia Raúl Guglielminetti y Serapio del Carmen Barros; y los ex comisarios rionegrinos Antonio Camarelli, Julio Héctor Villalobo, Saturnino Martínez, Miguel Angel Quiñones, Gerónimo Huircaín, Oscar Ignacio Del Magro y Desiderio Penchulef. Además de las 24 defensas, participaría del proceso una gran cantidad de querellantes por las 39 víctimas. El arranque del segundo juicio de la causa “La Escuelita” II fue de alto voltaje. Los primeros tres días de audiencias fueron bravos, con cruces fuertes entre los querellantes y defensores. Hubo encontronazos a raíz de los planteos preliminares, pero el Tribunal evidenció la firme decisión de avanzar en el proceso sin distraerse en las estrategias de las partes. De los 23 acusados, 18 se abstuvieron de declarar, aunque algunos prometieron hacerlo después, y quedó abierta la expectativa sobre los cinco restantes, porque hay elementos objetivos que permiten suponer que podrían tomar la palabra y dar su versión de los hechos que les imputan o al menos del proceso. En estos días, las declaraciones más explosivas fueron las de Molina Ezcurra, quien criticó que en las cárceles sólo están algunos militares y no rinden cuentas los “más de 600 intendentes” que formaron parte del proceso. También cargó contra Balza por haber instalado durante su mando un “sentido malicioso de obediencia” con el concepto de órdenes “morales e inmorales”, que consideró inexistentes en el manual del mando militar. Al el ex jefe de Estado Mayor, Martín Balza, lo acusó de conocer que en 1983 se mandó a incinerar toda la documentación existente sobre las directivas y actividad del Ejército relacionada con la “lucha contra la subversión”. Molina Ezcurra recalcó que la Justicia debió citar a Balza por la actuación en el centro clandestino “La Polaca”, que recorría como “jefe de día”.

9) En los días anteriores a declarar en el TOF, acompañé al Nano. Iba a ser el primer testigo de la causa. Y su familia estaba atemorizada. No era para menos: al antecedente de la desaparición de Julio López, ahora, en Neuquén, había que sumar la casa de las Madres baleada al comenzar el juicio. Pero el Nano no es de achicarse. Conviene tal vez que lo aclare: el Nano es el protagonista de Un maestro, la crónica que escribí inspirado en su vida como ejemplo de lucha y lección de vida. Nuestra intención original era concluir el libro con el juicio, pero el juicio se postergó, prometiendo convertirse en el Día del Juicio Final. Ahora, por fin, el miércoles 18, el Nano declararía ante el TOF compuesto por los jueces Orlando Coscia, Eugenio Krom y Norberto Ferrando. En esas noches anteriores, al Nano se le notaban los nervios. La ansiedad subterránea. “¿Qué te preocupa?”, le pregunté. “Incurrir en falso testimonio -decía-. Quiero estar seguro de cada cosa que digo.” Y volvía a escribir en su ayuda-memoria. En un momento le pregunté si sentía que se encontraba ante un examen o daría una clase. “Es las dos cosas -dijo-. Me siento más seguro dando una clase.” Como docente, se dispuso a prepararla. No durmió bien esa noche, el Nano. La pesadilla que lo tuvo atrapado después de la tortura volvió con intensidad. Taquicardia, sudor frío, despertar con un grito ahogado. La espera.

10) Ese miércoles amaneció limpio y soleado. Pero el viento patagónico frío y crudo obligaba a alzar solapas y anudar bufandas. Sin embargo, no impidió que en la avenida Argentina que sube hacia la Universidad se juntaran frente al alambrado protector del TOF agrupaciones con sus carteles, además de un sinfín de compañeros docentes del Nano. Vinieron a apoyarlo amigos, tanto desde Chos Malal como desde San Martín, y no pocos de Buenos Aires. Un gran lienzo blanco de la APDH con los rostros de los desaparecidos tapaba gran parte del alambrado. El TOF funciona en instalaciones de la Universidad del Comahue y no reúne todas las condiciones que, se supone, exige una sala para este tipo de juicio. El Ejecutivo había prometido una cifra para acondicionar la sala. La cifra no se completó. Pero suspender el juicio esperando el dinero del gobierno implicaba -y Noemí Labrune lo sabía- una nueva postergación de la causa, una nueva dilación y su consecuente tortura en la espera en las víctimas por declarar. Excepto el comisario Camarelli, solitario y apocado, ninguno de los acusados se presentó a esta audiencia. Aquellos que no adujeron, como Farías Barrera, un infarto y arresto domiciliario, pidieron seguir las alternativas por teleconferencia. Apenas el Nano entró en la sala, el público se levantó a aplaudirlo. Fue un saludo conmovedor. La sala amplia, enorme, compartía las dimensiones de un gimnasio. Distribuidos en U, los jueces, en un estrado. Al pie, en dos hileras, las mesas respectivas de la querella y la defensa. En el centro, el banco y la mesita donde se sienta el testigo. En este caso, debido a la sordera del Nano, se habían acondicionado dos monitores en los que se imprimirían las preguntas a formularle. Al tomársele juramento, el Nano apoyó la mano, como sin querer, sobre una Biblia. Más tarde se daría cuenta de qué ejemplar era: la Biblia Latinoamericana, la de los teólogos de la liberación. Tranquilo, al principio con voz quebrada, recuperando firmeza después, el Nano arrancó: “Durante casi cuarenta años he almacenado y preservado en mi memoria hechos de los que fui testigo, hechos que muestran cómo se montó un plan criminal que, conducido por las Fuerzas Armadas, sometió a las instituciones del Estado y, con la complicidad de sectores de la sociedad civil, se instaló el terrorismo de Estado en nuestro país. Este plan tuvo un objetivo: bajo el terror, la sociedad se comportaría con sumisión sin reaccionar no sólo ante el terrorismo sino, también, ante un proyecto económico que endeudaría al país y empobrecería como nunca a sus habitantes. Instituciones jerarquizadas del Estado, a las que el pueblo había provisto para su defensa, eran ahora las responsables del exterminio de toda oposición”. El Nano no podía pasar por alto una asociación para nada ilícita: que hace unos meses se cumpliera otro aniversario del asesinato del maestro Carlos Fuentealba, que ayer fuera el Día del Profesor Neuquino y que él, un docente, fuera el primero en declarar en una causa denominada “La Escuelita”, todo cerraba en una paradoja tan macabra como el origen del centro clandestino, un matadero, lo que remitía al vejatorio texto echeverriano, según David Viñas, fundante de nuestra literatura y clave para comprender las tensiones entre civilización y barbarie. En su relato, el Nano no se detuvo en una enumeración obsesiva de las torturas sufridas. Se acordó con ironía de la rapiña de sus torturadores, los efectos que le robaron al detenerlo: un reloj, un anillo de sello, un encendedor y algo de dinero. Sí, en cambio, abundó en las penurias y bromas siniestras con que los represores gozaban a los familiares de los detenidos. Tampoco se manifestó partidario de la pena de muerte. No es de victimizarse el Nano. “Estoy convencido de que la justicia repara y es sanadora”, afirmó. En una interrupción, agotado, debió retirarse para controlar la presión arterial. Un enfermero le suministró una pastilla. Estabilizado, al continuar, antes que detenerse en la descripción morbosa de los castigos eligió, durante sus tres horas de exposición, citas que irritarían a la defensa, abogadas y abogados refunfuñantes, poco ilustrados, que se dedicaron a hostigarlo con preguntas de mala leche queriendo vincular al Nano, militante del PB, con las organizaciones armadas de la época. No fueron pocas las veces que la provocación chabacana y ramplona de la defensa causó la hilaridad del público y fue reprendida por el juez Coscia con un laconismo elegante. El Nano prefirió continuar su argumentación citando a Kafka, aludiendo a la espera como castigo más terrible que el castigo en sí, y a Primo Levi: “Si comprender es imposible, conocer es necesario. Porque aquello que ocurrió puede retornar. Las conciencias pueden ser nuevamente seducidas y oscurecidas: incluso las nuestras”. Como cierre, leyó un fragmento de la Carta de Rodolfo Walsh a la Junta Militar: “El primer aniversario de esta Junta Militar ha motivado un balance de la acción de gobierno en documentos y discursos oficiales, donde lo que ustedes llaman aciertos son errores, lo que reconocen como errores son crímenes y lo que omiten son calamidades. El 24 de marzo de 1976 derrocaron ustedes a un gobierno del que formaban parte, a cuyo desprestigio contribuyeron como ejecutores de su política represiva, y cuyo término estaba señalado por elecciones convocadas para nueve meses más tarde. En esa perspectiva, lo que ustedes liquidaron no fue el mandato transitorio de Isabel Martínez sino la posibilidad de un proceso democrático donde el pueblo remediara males que ustedes continuaron y agravaron”. La exposición del Nano ante el Tribunal había durado casi cuatro horas.

11) Al salir del Tribunal, más de las tres de la tarde, bajo un sol tibio y un cielo azul, el Nano se fundió en un abrazo con su hija. Se miraron a los ojos, rodeados por una multitud que quería abrazarlo y felicitarlo por su clase. Su expresión se había despejado. Su sonrisa era feliz. La espera, esa tortura, había concluido. Y la pesadilla, exorcizada. Había sido un luminoso día de justicia.

Guillermo Saccomanno es periodista y escritor.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...