miércoles, 30 de mayo de 2012

Allende. ¿Mal gobierno?

Miguel Lawner

La Tercera (periódico chileno) reprodujo ayer domingo 27 de mayo, una entrevista concedida por Patricio Aylwin al diario El País de España, en donde sostiene lo siguiente: “Allende hizo un mal gobierno que cayó por las debilidades de él y su gente”.

Efectivamente el Presidente Allende hizo un mal gobierno para los intereses con los cuales se identifica Aylwin.

Fue un mal gobierno para la Kennecot Company y para la Anaconda Cooper Mining, empresas yanquis dueñas de la gran minería del cobre, que fueron nacionalizadas en una histórica decisión que ha representado el mayor ingreso para el estado chileno en los últimos 40 años.

Fue un mal gobierno para las compañías extranjeras propietarias de los pródigos yacimientos del salitre y el hierro escasamente explotados y que pasaron a manos de todos los chilenos.

Fue un mal gobierno para los latifundistas criollos, a quienes la Reforma Agraria los privó de una estructura agraria colonial, que mantenía baldías millones de hectáreas cultivables. El presente auge de la agricultura chilena habría sido una quimera a no mediar el fin de una oligarquía, heredera del reparto de la tierra entre un puñado de encomenderos coloniales.

Fue un mal gobierno para la banca internacional y criolla de espaldas al desarrollo de nuestra economía, operando a tasas de intereses usurarias.

Fue un mal gobierno para los bienes monopólicos de la ITT, dueña de la Compañía de Teléfonos de Chile.

Fue un mal gobierno para “las 144 empresas que controlaban más del 50% de los activos en todos y cada uno de los sectores de la industria manufacturera chilena” ( ).

Pero, cresta!

El gobierno de Allende fue un buen gobierno para los millones de trabajadores que por primera vez pudieron disfrutar de sueldos y salarios dignos, por vía de una verdadera redistribución del ingreso, también mediante el irrestricto respeto a la organización sindical y a los derechos conquistados tras largos años de lucha.

Fue un buen gobierno para los miles y miles de familias sin casa que nunca antes habían podido optar a una vivienda digna.

Fue un muy buen gobierno para todos los niños chilenos que recibieron gratis, por primera vez en Chile, medio litro de leche. Fue un excelente gobierno para los estudiantes de enseñanza básica que recibieron libros, cuadernos y útiles escolares gratis; para los estudiantes secundarios y universitarios cuya educación era totalmente gratuita; para trabajadores que pudieron acceder a estudios gratuitos en la enseñanza profesional y universitaria, gracias al convenio suscrito entre la CUT y la Universidad Técnica del Estado.

Fue un muy buen gobierno para el pueblo mapuche que comenzó a ver restituidas las tierras reclamadas históricamente. Lo fue para sus hijos, que comenzaron a estudiar y recibir textos escritos en lengua mapudungun. Es la razón por la cual, durante todo el mandato de Allende no hubo un solo día de conflicto con los mapuches, como no lo hubo con ninguna otra etnia.

Fue un magnífico gobierno para los artistas nacionales, cuya creatividad en todos los campos del arte y la cultura alcanzó cumbres reconocidas internacionalmente.

Figuras como Pablo Neruda, Violeta Parra, y Víctor Jara se extendieron a todo el planeta.

Aylwin afirma que “Allende cayó debido a los errores cometidos por él y su gente.

Que el golpe se habría producido sin la ayuda de los Estados Unidos. Estados Unidos lo empujó, pero la mayoría del país rechazaba la política de la Unidad Popular. Eso era evidente.” ( )

Efectivamente Allende cometió errores durante su gobierno. Ningún gobierno está exento de ellos. Pero negar la desembozada intervención del Departamento de Estado y de la CIA para derribar a Allende es a estas alturas inconcebible.

Recordemos que la expresión desestabilización en sentido político surgió justamente a raíz de las acciones del gobierno norteamericano.

Las audiencias de la Comisión Church en el Senado norteamericano y la desclasificación de los documento secretos de la CIA, han puesto suficiente evidencia en este sentido. Señalan con toda precisión las fechas de cada una de las acciones sediciosas fraguadas y las cuantiosas ayudas financieras prestadas a los golpistas criollos, al paro de los camioneros, a las emisoras de radio opositoras, al partido demócrata cristiano y a otros partidos adversos, al diario El Mercurio. Detallan el dinero y las armas proporcionados a los autores del crimen del general René Schneider, cometido con la finalidad de evitar el ascenso de Allende al poder.

(Adjunto un Anexo con el resumen de las principales acciones desestabilizadoras propiciadas por el gobierno de los Estados Unidos).

Sostiene Aylwin que la mayoría del país rechazaba la política de la UP. Es una declaración sin fundamento. Le recuerdo que Allende triunfó en las elecciones de Septiembre de 1970 con el 35% de apoyo popular y que en Marzo de 1973, este respaldo había subido al 44%, como lo demuestra la votación acumulada por los partidos de la Unidad Popular, en las últimas elecciones parlamentarias ocurridas 5 meses antes del golpe militar.

La edición de hoy del diario La Tercera, publica las reacciones de varios dirigentes de los ex partidos políticos de la UP, ante las declaraciones de Patricio Aylwin. Me parecen extremadamente débiles. No van al fondo del asunto, es decir, juzgar la naturaleza del gobierno de Allende, preocupados, supongo, de no importunar su alianza con la DC.

Es una nueva expresión del desprestigio que afecta hoy a los partidos políticos en Chile. No importa. Las multitudinarias manifestaciones juveniles del año pasado, siempre acompañadas con la presencia de Allende en lienzos y pancartas, dejan en claro que la obra de su gobierno dejó huellas imperecederas aquí y en el resto del mundo, donde siguen proliferando calles, plazas, escuelas, bibliotecas y hasta embarcaciones que lucen con orgullo el nombre de Salvador Allende.

Anexo:
En el informe del Comité Church, hay constancia de las siguientes acciones promovidas para influir en la política chilena y “desestabilizar” al gobierno de la Unidad Popular. ( )

1970
14 de Octubre: El Comité de los 40 aprueba 60.000 dólares para financiar una pericón del embajador Korry y comprar una estación de radio.
19 de Noviembre: El Comité de los 40 aprueba 750.000 dólares para un programa de acción clandestina en Chile.

1971
28 de Enero: El Comité de los 40 aprueba 1.240.000 dólares para la compra de estaciones de radio y periódicos, así como para apoyar candidatos municipales y para otras actividades políticas de los partidos antiallendistas.
10 de Mayo: El Comité de los 40 aprueba 77.000 dólares para la compra de un periódico del Partido Demócrata Cristiano. La imprenta no se compra y los fondos son utilizados para subvencionar un periódico.
5 de Julio: El Comité de los 40 aprueba 150.000 dólares para el apoyo de candidatos de oposición en una elección complementaria.
9 de Septiembre: El Comité de los 40 aprueba 700.000 dólares para el apoyo del periódico mas importante de Santiago: El Mercurio.
5 de Noviembre: El Comité de los 40 aprueba 815.000 dólares de apoyo a los partidos de oposición y para inducir una división en la Unidad Popular.
15 de Diciembre: El Comité de los 40 aprueba 160.000 dólares para apoyar dos candidatos de oposición en unas elecciones complementarias en Enero de 1972.

1972:
11 de Abril: El Comité de los 40 aprueba 965.000 dólares de apoyo adicional para El Mercurio.
24 de Abril: El Comité de los 40 aprueba 50.000 dólares en un esfuerzo por dividir la Unidad Popular.
16 de Junio: El Comité de los 40 aprueba 46.500 dólares para apoyar a un candidato en una elección complementaria en Coquimbo.
21 de Septiembre: El Comité de los 40 aprueba 24.000 dólares para apoyar a la Sociedad de Fomento Fabril.
26 de Octubre: El Comité de los 40 aprueba 427.666 dólares para apoyra partidos políticos de oposición y organizaciones del sector privado en anticipación de las elecciones parlamentarias de Marzo de 1973.

1973
12 de Febrero: El Comité de los 40 aprueba 200.000 dólares para apoyar partidos de oposición en las elecciones parlamentarias.
20 de Agosto: El Comité de los 40 aprueba 1.000.000 de dólares para apoyar partidos políticos de oposición y organizaciones del sector privado. Este dinero no se gasta.
15 de Octubre: (Después del golpe militar): El Comité de los 40 aprueba 34.000 dólares para una estación de radio antiallendista y para gastos de viaje de personeros pro Junta Militar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Periodismo en tiempo de balas

Juan Alberto Sánchez Marín (especial para ARGENPRESS.info)

"La única forma de comunicación adecuada, desde la perspectiva del poder, es la propagandística. En tal sentido, el periodismo bueno es aquel que es útil a los intereses de quien lo juzga o califica. La radio refuerza lo dicho por la televisión. Los portales de los medios masivos y sus derivaciones lo complementan. Los medios impresos hacen eco de lo mismo y le añaden nuevos matices. Todos hablan de lo mismo, todos entrevistan al mismo y casi a la misma vez. La verdad deja de tener algo que ver con la honestidad o la sinceridad, y no es un acuerdo social sobre la realidad y sus hechos: La verdad se acomoda en salas de redacción, pero antes se configuró en una oficina burocrática o en una pomposa gerencia. El periodista en contravía es negado. El medio lo descarta, la sociedad lo desaprueba y condena. Los actores de la guerra le endilgan las culpas a conveniencia".

El poder, entre otras, tiene dos cosas claras: que los vencedores son quienes cuentan la historia y que si la historia no existe hay que inventarla al amaño o moldearla según se le de la gana. Y algo más: que buena parte de la historia, hoy en día, la asumen los medios, los periodistas, por abrogación, implantación, cesión, irrupción, en fin.
O al menos, que tal versión es la que principalmente va quedando retenida en los dispositivos de almacenamiento masivo. Una memoria de la humanidad que ya no está en las “Casas de la Vida” (1) de Tebas o Karnak, ni en Alejandría, sino en caldeados servidores en los Estados Unidos.
Llevamos 25 siglos creyendo, como Herodoto, que los griegos eran los civilizados y los persas los bárbaros, sólo porque quienes vencieron en las Guerras Médicas fueron los primeros. Herodoto, que era cario, pero siempre se creyó griego. Como nosotros, que no nos tenemos por bárbaros, aunque sabemos muy bien que, al menos según la consideración de la cultura hegemónica, tampoco somos los civilizados.
África es salvaje desde aquellos días de los Atlantes, condenados en la descripción de Plinio el Viejo a ser vistos como “una degeneración de las costumbres humanas” (2). ¿Quiénes serían Atila o Alarico, o los hunos y los vándalos, despojados de la leyenda negra fraguada desde la estrecha dicotomía de bárbaros y civilizados de los romanos? Es muy probable que entonces esa visión de seres brutales la mutáramos por la de libertadores, porque así de leves y aleves son también nuestras convicciones acerca de los personajes históricos.
A Occidente nos llegó de ellos la narración del mundo y así lo concebimos todavía: grecorromanamente. Lo cual no es malo, sino malísimo, por lo que tiene de sesgado y excluyente. Pero, peor aún: La visión llegó trajinada y cansada, sin la curiosidad de Herodoto, el “Padre de la Historia”, y sin el enciclopedismo de Plinio el Viejo.
Llegó el poder a nosotros, en cambio, lo mismo de arisco y asustadizo: En Washington o Bogotá, al modo de Atenas o Roma, los buenos conquistadores nunca dejan de estar nerviosos ni de curarse en salud de la mejor manera que pueden, que es el peor padecimiento para el resto de los mortales, a quienes unos pocos nos cuentan lo que nos pasa e incluso nos indican lo que somos.
Otro Plinio (Apuleyo Mendoza) y otros arrogados “padres de la histeria”, como Carlos Alberto Montaner, Enrique Krauze, Andrés Oppenheimer, Álvaro Vargas Llosa, Moisés Naím, hasta Jaime Bayly, o, en Colombia, Alfredo Rangel, Rafael Nieto, María Isabel Rueda, Salud Hernández, José Obdulio Gaviria, Fernando Londoño, Francisco Santos y un largo etcétera, ejecutan la tarea de acuñar matrices, desnaturalizar hechos y desviar la atención en nuestra historia reciente.
Son periodistas sin sentido del contenido social del oficio u oficiantes sin sentido del quehacer profesional, lo cual es lo mismo, pero sí de una firme y definida militancia en torno a los principios de la autoridad, una proyección condescendiente y disfrazada de los valores del imperio y del dominio a los cuales sirven.
Ellos siguen negándose a ver en los contrarios otra cosa que no sean degeneraciones de las costumbres humanas. Y rehuyendo también a aceptar que todo idiota útil nunca deja de ser un contrario. Un pistón del engranaje mayor. Vean si no lo que le pasó a Londoño. Uno de los más detestables mejores ejemplos.
Sus cómplices e interesadas interpretaciones de lo que acontece son registradas por los medios como si fuera la realidad que vivimos y la historia que deviene.
El poder los utiliza para describir el mundo a sus pies, funcional y obsecuente, y ellos se usan a sí mismos para interpretarse e interpretarnos como una comprometida parte de él. Alguno de ellos podría serlo en verdad, ninguno de nosotros lo es.
Lo molesto: Lo malo
En una sociedad en la que el ayer se desdibuja en el recuerdo y ni siquiera se le relega a la anécdota, y donde el mañana sólo se vislumbra desde lo noticioso, el presente se relata como una manera de afianzar lo que se es y lo que no. Y las diversas fuerzas encontradas procuran que la historia se vuelva una puesta en escena ante el ojo de la cámara o unas líneas bien memorizadas frente al micrófono.
Los gobiernos prometen y las instituciones aparentan hacer algo, cualquier cosa. Las corporaciones son empresas altruistas. Los banqueros apoyan proyectos sociales y le prestan al pobre. El devoto actúa de manera desinteresada y pone cara de tal. El poder es noble.
Si el mundo no marcha, tienen la culpa el indio, el negro, el homosexual, el pobretón, el guerrillero, el invierno, el verano, la crisis mundial. O el correveidile, que es el periodista contando, publicando, fotografiando lo que puede que todo el mundo quiera saber, pero que a los centros del poder casi nunca conviene.
Hacer periodismo puede ser igual de vedado y aventurado en China, país al que se le endilgan tantos males al respecto, como en los Estados Unidos, que se precian de lo contrario justamente para disimular que el asunto es idéntico. Corrijo: mucho más malo. El lobo suaviza el aullido, rumia, se recubre de lana, se hace llamar Dolly, pero no es una oveja y no se necesita ser Linneo para saberlo.
Porque la amenaza a la libertad de información no es un asunto de la clase de sistema político o económico imperante, o de cobertura o localización, ni siquiera es ideológico: Es, sencillamente, de pánico del poder hacia la verdad.
El poderoso que asciende o se mantiene de modo fraudulento no puede considerar indicada una simple referencia al tema. El gobierno que ha violado los derechos humanos ha de tildar de terroristas a sus defensores. El político que ha saqueado las arcas públicas tiene que ver adversarios malintencionados en quienes intenten hacer las cuentas. Cuando menos, es lógico.
El ex presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez dijo que el periodista francés Romeo Langlois, en poder de las FARC, es un grosero (3): En plena faena pública el periodista se atrevió a interpelar al ex mandatario acerca de la cesión de tierras a la multinacional canadiense Anglo Gold Ashanti, tornándole la sonrisa en un rictus rabioso (4). Un grosero con el poder. Más aún: Un malcriado con sus intríngulis.
Los secretos de estado, las clasificaciones preventivas de información, los llamados datos sensibles y los delicados asuntos gubernamentales, sin desconocer que algunas veces pueden ser razonables, en muchas ocasiones son máscaras para ocultar prácticas insanas, atentados constitucionales o claras violaciones a las leyes hechas por los propios gobiernos y sus círculos de poder.
Los Estados Unidos han puesto todas las trabas posibles para hacer efectiva la Ley de Libertad de Información (FOIA), denegando de manera injusta la desclasificación de documentos y trabajando solapadamente en la reclasificación de otros que eran públicos.
En virtud de la FOIA y gracias a la labor del Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington (5), una organización dedicada a la desclasificación de documentos confidenciales del gobierno norteamericano y de ponerlos a la disposición de la prensa y los ciudadanos, conocimos de primera mano los asedios y hostigamientos hacia Cuba y buena parte de la operación Cóndor, la alianza siniestra entre el gobierno estadounidense, la CIA y las dictaduras del Cono Sur.
La publicación de Wikileaks de más de 800 mil documentos clasificados, 250 mil cables diplomáticos secretos y 5 millones de correos de la empresa Stratfor, la CÍA en la sombra, fue un viento fuerte que dejó al descubierto muchas prácticas infames en la conducción de la política internacional de los Estados Unidos y sus allegados. La ira divina de Washington hacia Assange se manifestó en cargos contra él redactados, cómo no, en secreto (6).
En Colombia, para no ir más lejos, el secreto a voces de la asociación de Álvaro Uribe Vélez con el narcotráfico y los paramilitares no afectó su favorabilidad ni le impidió el ascenso a la presidencia del país en 2002.
Sin embargo, fue la revelación de los mecanismos utilizados en su paranoia, durante el ejercicio del poder, la que lo puso en el ojo del huracán. En el afán por permanecer en la Casa de Nariño, el ex presidente espió y persiguió, en prácticas que según parece nunca le fueron extrañas, sólo que esta vez aconteció con una diferencia: los complots denunciados, unos tras otros, fueron noticia.
Esto hace suponer que los escándalos son las únicas boyas que quedan puestas en la vía guiando el transcurrir de la deleznable democracia de papel que es el país suramericano.
Lo útil: Lo bueno
La única forma de comunicación adecuada, desde la perspectiva del poder, es la propagandística. En tal sentido, el periodismo bueno es aquel que es útil a los intereses de quien lo juzga o califica.
Y de tal modo lo asumen los medios, desde los grandes y transnacionales, hasta los desvalidos y locales, pasando por los estadios intermedios.
Una sujeción entendible desde todo punto de vista: En los unos, porque ellos mismos son el poder, pues los grandes medios cada vez son más apéndices corporativos que proyectos autónomos e independientes. En los otros, porque si no se alinean se mueren: si dices lo que quieres, te recorto los fondos (publicidad, auspicio, financiación, o como se llame la fuente del chantaje); si no dices lo que quiero, te los suprimo. Más grave: si dices algo que no me gusta o conviene, te demando.
La seducción subliminal, de la que se echaba mano hace tiempo, ahora no es necesaria, y los estudios especializados incluso la descalifican como recurso. Hoy la trama – tramoya es al descaro.
Las llamadas alianzas estratégicas informativas en boga son alineaciones continentales mal disimuladas. Explícitas durante ocasiones particulares, como una tragedia o una cumbre, con una metodología azarosa y un aire de mundo terminal. O implícitas, en el codo a codo del día a día. En todo caso, gobiernos, multinacionales y medios confabulados y alineados tras la misma zanja, desde la Patagonia hasta arriba de los Grandes Lagos.
La radio refuerza lo dicho por la televisión. Los portales de los medios masivos y sus derivaciones lo complementan. Los medios impresos hacen eco de lo mismo y le añaden nuevos matices. Todos hablan de lo mismo, todos entrevistan al mismo y casi a la misma vez.
La verdad deja de tener algo que ver con la honestidad o la sinceridad, y no es un acuerdo social sobre la realidad y sus hechos: La verdad se acomoda en salas de redacción, pero antes se configuró en una oficina burocrática o en una pomposa gerencia.
El periodista en contravía es negado. El medio lo descarta, la sociedad lo desaprueba y condena. Los actores de la guerra le endilgan las culpas a conveniencia.
En una realidad transformada en un escenario de constante conflicto mediático, no existen los desinteresados, sino los bien disimulados. Una premisa importante de la credibilidad periodística: Aparentar lo que no se piensa, en aras del falso equilibrio informativo, y decir de vez en cuando lo que muchos quieren oír, en bien del engaño masivo.
Quienes se sustraen a ello van portando el estandarte del bien o del mal, según quién mire y desde dónde. Entonces, el periodista es esto u aquello; el periodista es corporativo o subversivo. Lo que no puede conducir sino a que el periodista es aliado, o adversario.
Y el animal social y político que es el periodista termina asumiendo que lo que hace es una cosa u otra, tiñendo con aspectos ideológicos la información, lo que empeora porque se lleva a cabo ocultando lo que pasa en bien de las creencias o de su bolsillo, secundando a sabiendas o no un propósito político o económico, y, lo más grave, callando las injusticias o atacando las causas justas.
Como en la propaganda, otra vez, no se busca que los medios mientan, sino que omitan. No se pretende que ellos alteren la realidad, sino que le den una estructura informativa, antes que con base en los principios elementales del oficio, en el cálculo de su impacto y poder de convicción. No se llega a la simpleza de ofrecer una sola arista de los fenómenos, sino a la comprobación de que una sola visión de ellos es admisible: ¡civilizada!
El resultado, desde luego, es una falacia mayor, donde lo que se discute o llega a cuestionar en foros y simposios es el tamaño de la mentira. Su venialidad o no. No la mentira en sí, que ha sido convalidada en lo mediático, aprobada en lo gubernamental, bendecida por el cura y es parte esencial del espectáculo.
Lo otro: Lo peligroso
Experiencias interesantes han surgido siempre para romper este círculo (cerco) mediático. Algunas han terminado sumidas en el ostracismo y su impacto no ha traspasado sino restringidos ámbitos de circulación. Sectas de opinión e información casi secretas. Es que no resulta sencilla la batalla contra el poder con los sesgos providenciales a favor, los extendidos tentáculos y las fortunas alertas.
Pero otros medios alternativos, necesarias experiencias de comunicación transversal, señales que fluyen desde abajo, todos con contenidos tan resbaladizos para ese poder, configuran sin duda alguna una esperanza desde la pluriculturalidad y la diversidad de su esencia. Son en ocasiones valerosas voces insertas en estructuras demoledoras, cuya palabra es fuente de juicio al permitirnos estar al corriente de aquellos hechos que son primordiales y a nadie importan. Nadie, desde luego, es el medio masivo que no los reportará jamás.
El surgimiento de la Internet 2.0, la blogsfera y las redes sociales abrieron nuevos caminos, aunque la determinación e impacto reales continúan sin estudiarse plenamente, incluyendo el papel en las llamadas revoluciones de la Primavera Árabe, sobrevalorado por unos, minimizado por otros.
Varios portales y blogs interesantes han llegado a ser notorios en el maremágnum de la red, pero muchos de ellos también se han desvanecido con la misma facilidad y rapidez con la que aparecieron.
Estos ámbitos también son penetrados por los intereses imperiales, que a través de sus capitales sobornan, compran, alquilan y, en todo caso, adquieren partidarios y generan voces contestatarias al gusto, como es el caso de Cuba, donde el gobierno de los Estados Unidos y la CIA explotan las difíciles condiciones que debe afrontar el país caribeño gracias al ilegal bloqueo y financian propuestas mercenarias, a las que luego otorgan, por ejemplo, el Premio Internacional Mujeres de Coraje, que otorga cada año la Secretaría de Estado de los mismos Estados Unidos. “Me canto y me celebro, me celebro y me canto”, como lo cantó el finado Facundo Cabral, repetidor de Whitman (7), el emblemático poeta de la enjundia estadounidense.
Me refiero, por supuesto, al blog “Generación Y”, inspirado, según la autora, en nombres de generaciones de los años setenta y ochenta que inician con la “i griega” o la contienen, pero que en realidad es “pro Y”, por su irrestricta adhesión al yanqui.
O en Venezuela. O en Ecuador, Bolivia o Nicaragua, donde capitales provenientes de la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos, USAID, han apoyado líderes, instituciones y medios opositores, y han capacitado en el uso de redes como Twitter y Facebook (8).
No obstante, el carácter personal o de pequeños grupos, a la deriva o virtualmente con filiaciones malucas, la proliferación de puntos de vista diferentes, la posibilidad de penetración al corazón de muchos acontecimientos, la variedad y versatilidad de los recursos y los formatos utilizados, el juego de cuerda entre la inmediatez y el regodeo informativos, como factores fuera del control del poder, han conducido a que los novedosos recursos cuajen a veces como entes molestos y peligrosos.
A los que hay que meter en cintura cuanto antes y de cualquier modo. Para eso están las leyes. Para eso las usa el poder: SOPA, PIPA (EEUU), SINDE-WERT (España), LLERAS 1 y 2.0 (Colombia), DÖRING (México), SOCA (Reino Unido), HADOPI (Francia), ACTA (de todas partes), en fin.
Y una utopía incontinenti, que nada tiene que ver con las renacentistas de Moro, Bacon o Campanella, pero que sí constituye un delirio quizás producto de las innovaciones existidas: Un mundo de desconectados, aislados, desterrados, castigados, encarcelados, escarmentados y sometidos. La ínsula no se bordea en la medialuna de su contorno imaginario: se circunda en el cuadrado PC de cada quien.
Aires frescos fluyen, para el caso, frente a la vigilancia, censura y persecución en la Internet. No hace falta enunciar sino a Free Software Foundation, Open Source Initiative, OpenDNS, Tor Project (navegación anónima) o la reciente puesta en marcha del proyecto UTUTO XS 2012, nacido y criado en la Argentina. Software libre frente al patio entre rejas electrificadas que es la Global Online Freedom Act de los Estados Unidos, o la ley de alto espionaje que ese mismo país cocina a fuego lento, la CISPA (CIAspa, más bien).
A pocas cosas teme más el sistema capitalista que a la libertad y a ninguna como a la de la expresión de las comunidades, aunque pueda parecer un contrasentido con sus axiomas pregonados de reivindicación de las individualidades. La pretensión de un pensamiento uniforme, algo de lo que tanto se ha acusado al socialismo, surge más bien como un requisito vital para el capitalismo. Los medios convencionales no hacen otra cosa que buscarlo y afianzarlo.
Basta darle una ojeada al lenguaje, que en la estrechez a la que es trasladado se hace determinante en el propósito de emparejar los ambientes: Los medios son los motores del diálogo e intentan ser los móviles de la deliberación, en el hogar, en la escuela, en el trabajo, en el descanso. Un conductismo ramplón que, difícil no reconocerlo, le saca el jugo a nuestros más resignados y livianos comportamientos.
Únicamente el poder es fractal y los medios le confieren el don de la ubicuidad. A quienes lo encarnan y a lo que dice. Y los adjetivos calificativos o descalificativos usados se vuelven idénticos. El pobre lenguaje padece la desgracia sobre el lomo de pocas, poquísimas palabras.
El policía muerto, héroe patrio. El militar muerto, héroe de la patria. Y ambos vivos enviados a confirmar su ingrato papel en esa especie de Frente Este que es buena parte de Colombia. O de México. O de Honduras. O del mundo.
El lenguaje se hizo panfletario. Verosímil para los adeptos, odioso para los antónimos. De pronto, ineficaz en su fin soterrado de convencer, y mucho más en el pregonado e inmediato de informar. La repetición de frases hace lemas los contextos, los afanes por explicitar la sumisión vuelven un bastidor ideológico cualquier descripción, los cuestionamientos rinden más pleitesía que las loas. Basta ver las entrevistas de CNN para entenderlo. De Cala a Uribe, para no ir más lejos. O de Cala a cualquiera, para no restringir el prototipo (9).
Muchas veces, la inexperiencia y los temores a generar una agenda noticiosa propia, junto al carácter reactivo en el manejo de la información, determinan desde adentro los mayores límites de varios de esos interesantes planteamientos en contravía, los que a toda costa buscan fortalecer un camino comunicacional distinto.
Más allá de los vetos, las acusaciones y la innegable persecución de que son objeto las experiencias opcionales, con otro enfoque y con interés social, el riesgo es que terminen siendo bastiones burocráticos o búnkeres ideológicos dedicados a reproducir, desde otra orilla, los mismos modelos existentes.
La penitencia: Lo criminal
Las circunstancias muestran cuánto benefician al poder las escisiones ideológicas, sociales, políticas. La demonización del otro cierra filas en torno a ideas y acciones, con la adicional ventaja que otorga dejar de lado la reflexión, base de cualquier cuestionamiento.
Los medios, en tanto que factores de homogenización en el consumismo, en la impudicia de los propósitos, en la indiferencia hacia temas trascendentes, endurecen a toda costa las posiciones en pos de hacer una sociedad dividida en grupos de pensamiento cada vez más radicales y antagónicos. Un desliz desprevenidamente menor que, con todo cálculo, auxilia gobiernos, grupos económicos y sectores fuertes de la sociedad, que, apoyándose en mecanismos sutiles de control y manipulación, ven mejorar las condiciones para afianzar sus oscuras premisas en los imaginarios.
Durante el gobierno de Álvaro Uribe, en Colombia, una mirada paramilitar de la vida intentó posicionarse en todos los espacios de la cotidianidad del país y en buena medida lo consiguió: El mensaje corrió desde las estructuras del poder gubernamentales, terratenientes, empresariales, militares, clericales.
Y vino hasta los mismos vecinos de las víctimas, algunos de los cuales terminaron creyendo más la quimera mediática que el escenario frente a sus narices. Claro, también fueron muchos menos de los que afirmaban los propios medios masivos o las mediciones hechas a sueldo.
Periodistas colombianos como Alfredo Molano, Daniel Coronel, Holman Morris, Felipe Zuleta, Claudia Julieta Duque, Ramiro Bejarano, Carlos Lozano, entre muchísimos otros, quienes no dejaron de estorbarle al festejo delincuencial reinante, debieron exiliarse o ejercer su profesión contra viento y marea. La verdad, para la represión, es subversiva. La mentira, para la sociedad, actúa como un tranquilizante.
La verdad se hizo nociva para la salud y el engaño fue cada vez más necesario para que la guerra no fuera algo psicosomático que afectara todos los órganos del país y enseñara la debilidad connatural. Muchos creyeron entonces que la Seguridad Democrática era algo necesario, seguro, cierto.
Una sociedad hipócritamente fundada en los valores católicos, que había convalidado con su voto una estructura criminal al frente del país, halló algo de indulgencia al convencerse de que todo era en pos de un fin ulterior benéfico. Uribe, paramilitarismo, falsos positivos, espionaje, persecuciones, asesinatos… se justificaban como el precio de un país sin FARC.
Pero esa sociedad no se percató de que un país con todo lo anterior y a la vez sin porvenir, sin alimento, sin salud, sin vivienda, sin justicia social, nunca dejará de ser un país con FARC, con ELN, con inconformismo, con atentados, con muertos, con sindicalistas sin entregarse y con todos los riesgos vivos. La primera causa es elemental: la mentira, que comparte con las ilusiones el hecho de que no se comen, al contrario de estas, no alimenta. (10) Tampoco alivia ni abriga, ni tranquiliza.
La profesión del periodista siempre ha estado rodeada de riesgos, asedios y espantos cuando, en vez de seguir adelante con el concierto mediático para delinquir, da a conocer los asuntos que esa penitencia social niega, y cuando llama a preocuparse por lo que ocurre detrás de las trincheras mentales que cada quien va forjándose muchas veces sin pensarlo.
En Colombia, el establecimiento pone el grito en el cielo de labios para afuera por la retención del periodista francés Romeo Langlois. Un escándalo asistido por el provecho que puede sacar en la guerra contra las FARC, la que no se libra sólo en las selvas y barriadas, sino también unilateralmente en los medios.
Es neurálgico que un vocero de la intolerancia, como Fernando Londoño, en ves de percatarse de que está vivo y pagarle sus deudas de corrupción al estado, se crea un elegido vuelto de la muerte y prosiga su siniestra misión invocando al diablo. Nunca hubo una hora de la verdad, en cambio estamos contando las primeras horas de quien sabe cuántos años de la segunda serie de sus malintencionadas mentiras (11).
Es triste que el periodista Langlois, después de esta experiencia, pueda ser bueno si dice una cosa o malo si la contraria. Pero también es cierto que así será porque ese es el fatal sino de hacer periodismo en tiempo de balas.
Pocos pistoleros aceptan que las palabras tienen una coraza que ninguna bala penetra. Y que la historia va siendo esclarecida aun a pesar de ella misma, de sus connotados narradores de platea y de sus afanosos archiveros, más tarde o más temprano; sea en milenios, como en los tiempos de los griegos y los persas, o en años o días, como en el presente.
Por más que colapsen durante algún tiempo las instituciones dedicadas a la defensa de la justicia, por más que las altas esferas intercambien favores para cubrirse la espalda o por más que su divulgación no deje de ser una actividad de altísimo riesgo, los abusos e injusticias contra los pueblos no pueden ocultarse por siempre. Y se pagan.

Juan Alberto Sánchez Marín es periodista y realizador de cine y televisión colombiano.
Notas:
1) Los egipcios llamaban “Casas de la Vida” a las bibliotecas, que se ubicaban en los palacios reales y en los templos.
2) Plinio el Viejo. Historia Natural. Volumen V. Pág. 44.
3) El Espectador: “Uribe asegura que Romeo Langlois es un periodista ‘muy grosero”. 8 de mayo de 2012. http://bit.ly/KiOzeP
4) “Por todo el oro de Colombia” (documental). Dir: Romeo Langlois. El pasaje citado se encuentra aproximadamente en el minuto 25. El documental fue subtitulado por “La Silla Vacía”, pero las gestiones de Álvaro Uribe, según lo afirma el propio portal, hicieron que el material tuviera que ser retirado de su sitio. http://bit.ly/J7tbFL
5) The National Security Archive. The George Washington University. http://www.gwu.edu/~nsarchiv/
6) “Los correos de Stratfor revelan que EEUU tiene preparada una acusación contra Assange”. Público.es http://bit.ly/y16xlc
7) WHITMAN, Walt. Hojas de Hierba. Ed. Novaro. España, 11 ed. 1979. Pág. 113.
8) La Jornada: “La USAID en Venezuela”. Por: José Steinsleger. México, 1 de febrero de 2012.
9) Portal de CNN Español. “Esta semana en Cala”. Álvaro Uribe, lunes 21 de mayo de 2012. http://bit.ly/KXKwWm - “Cala en Colombia”. 26 de septiembre de 2011. http://bit.ly/rtBidj
10) GARCÍA MÁRQUEZ, Gabriel. El coronel no tiene quién le escriba. Ed. La Oveja Negra. Bogotá, 1980. Pág. 28.
Referencia al diálogo entre el coronel y su mujer: “-La ilusión no se come -dijo ella./ -No se come, pero alimenta -replicó el coronel-.”
11) El Espectador. “Fernando Londoño dice que atentado no es de extrema derecha”. 23 de mayo de 2012. http://bit.ly/KDFdZN

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ante la muerte de Antonios Perris

Daniel Lara (especial para ARGENPRESS.info)

¿Quién es Antonios Perris? ¿Por qué nos puede importar su muerte? ¿Es posible sentir algo por un desconocido de tierras tan lejanas?.

Hace pocos días, la semana pasada, en Grecia, recordada siempre por sus filósofos, por los juegos olímpicos, su ágora, cuna de la primera democracia conocida y por sus bellas islas y pueblos de blancas casas, en ese mismo país ha muerto Antonios Perris. Sucedió en Atenas a plena luz del día y ante la mirada acongojada de algunos de sus vecinos. Dos fuerte golpes en la calle enmudecieron el barrio de Metaxougerio, lugar en que vivían los Perris, quedando expuesto el testimonio de una desesperación individual, familiar y nacional.

Antonios se ha lanzado desde la azotea de su casa tomado de la mano de su mamá. Era un hombre de 60 años, músico de profesión, arruinado como muchos, en una Grecia estrujada por una maldita crisis económica que no da tregua y que está llevando al suicido a otras personas en estado de desesperación. Es también el drama de Italia, otro país europeo, que ante la misma crisis sus jóvenes desempleados recurren a poner fin a sus días. El suicidio y la depresión disparan los índices de salud y llenan consultorios no solo en Grecia sino en toda Europa. Antonios Perris se lanzó del quinto piso de su casa tomado de la mano de su madre enferma de 90 años. Cuidaba de ella desde hace unos años y su situación personal empeoró por el Alzheimer que padecía su progenitora —enfermedad siempre difícil, peor aun cuando se ha caído en la pobreza y no hay ni dinero ni institución a cual acudir— y por, la pobreza que ha generado la crisis de un capitalismo desbordadamente trágico.

Más que una acción desesperada de las que habitualmente se tiene noticia en la prensa amarilla, ocurrida en Atenas de Grecia ó en cualquier otro lugar del mundo, la muerte de la familia Perris pone al desnudo la crudeza horripilante de la crisis capitalista en curso. Los reportajes económicos siempre llenos de mudas cifras y fríos análisis difícilmente convocan sentimientos que nos puedan empatar con el drama humano de gentes no muy distintas a nosotros, a pesar de hablar en otros idiomas o tener costumbres diferentes. Al fin solo personas, ni más ni menos que eso, condición suficiente como lo es el espejo en nuestro baño de todos los días.

Lanzarse al vacío tomado de la mano de quién nos ha traído al mundo tiene un valor simbólico y humano del cual es difícil no sentir nada y no pensar nada al respecto. Perris había vendido cuanto tenía y ya no tenía más que vender, se moría de hambre como dice él en su última carta testimonial, sin ayuda de nadie, mas con un Estado en ruinas y unos políticos al servicio del Banco Central Europeo, del FMI y de la señora Merkel de Alemania. El dictado de Berlín es pagar o morir, no importa cómo, lo necesario es satisfacer a sus banqueros e industriales aun cuando toda Grecia se tenga que lanzar al vacío y a la muerte. Nuestra confundida presidenta Chinchilla felicitó a la Canciller Merkel por su gestión de la crisis y por la “ayuda” que brinda a los otros países europeos justo cuando Antonios preparaba su salto. Cosas de la vida.

Hace pocas semanas, otro griego de 77 años, de nombre Dimitris Christoulos ponía fin a su vida en medio de la Plaza Sintagma, frente al Parlamento y bajo la sombra de un hermoso árbol. Se disparó Dimitris en una plaza llena de gente y también dejó una nota como Antonios en la que lanzaba un grito a los jóvenes para que se rebelen ante un sistema político y económico que los ha llevado a la ruina y al suicido. Islandia, otro ejemplo europeo poco difundido en la prensa habitual, no pagó la estafa de los especuladores de las finanzas y encerró en la cárcel a los responsables políticos de la quiebra de su pequeño país. Grecia e Islandia, europeos los dos pueblos, otrora ejemplos con los que Oscar Arias nos pretendía llevar a emular sus caminos.

En nuestras tierras centroamericanas todos los días nuestros jóvenes también terminan con su vida, es algo ya naturalizado y hasta asumido, aunque suene triste decirlo. Trenes de la muerte en ruta al norte, cargados de emigrantes en sus techos, devienen en cadalsos para sus ocupantes que terminan en manos de criminales, militares o en el mejor de los casos cosechando tomates o limpiando inodoros anglosajones. El desempleo, la pobreza, la droga, el hacinamiento, la corrupción de políticos perversamente autistas de toda Centroamérica constituyen también lugares similares a una calle de Metaxougerio. Diariamente en nuestras calles caen por igual personas abatidas por causas muy parecidas a las que llevó a Antonois Perris a practicar su doble suicidio. El mismo sistema económico, la misma opresión, la misma precariedad y la misma indiferencia de los banqueros. Violencias nacidas en la cuna de un mundo en crisis y de las que urge encontrar soluciones que no pasen por saltar al vacío, por el sacrificio y la pena en solitario.

Suicidarse, como lo hizo Antonois, violenta lo más preciado que se pueda tener, entraña un coraje y una energía que a todos nos desconcierta y que no a pocos acecha. Terminar la vida al lado de quién nos la ha dado no es un acto de cobardía, por el contrario reboza dignidad y mucho coraje. Ese mismo coraje y esa misma dignidad orientado de otra forma, libre de culpas personales y en compañía de otros corajes puede derribar los muros de todos los parlamentos, de todos los bancos y guaridas de políticos, hacer temblar todas las plazas y calles por más policías, chorros de agua y balas que haya que enfrentar.

De la mano todos marchamos al suicido en la medida que mantengamos el consumo de cuanta cosa haya en el escaparate que alimenta la máquina capitalista. De la mano, juntos, nos suicidamos en la indiferencia y en la apatía ante el dolor de la muerte de los otros. Habrá que bajar de las azoteas a las que induce el vértigo perverso de los poderosos y marchar por las calles, juntos de la mano, derribando muros y construyendo otra forma de vivir y soñar, al lado de nuestras madres, hijos, amigos, vecinos y amores.

¡Honra eterna a Antonios y a su viejita¡ ¡Su salto no será en vano¡

Daniel Lara es sociólogo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

YPF - REPSOL y los K - 1991 / 2011 20 años de desadministración petrolera, con un pésimo final que se podría evitar

Javier Llorens

Churchill frente las penurias de la Segunda Guerra Mundial decía, "siempre poco, siempre tarde". Con el gobierno de los Kirchner respecto el petróleo e YPF - REPSOL se podría decir, siempre tarde, siempre poco, y siempre opaco sino es aberrante. Por eso lamentablemente no es creíble el intento actual de revertir una situación, después de haber sido veinte años cómplices de ella, y en la que su pasado reciente los condena. Pero además existen múltiples evidencias que plantean el interrogante, si el gobierno está ahora obrando en función de los intereses genuinos del país, o está cayendo como un chorlito en el juego de REPSOL. Quien en el partido de los astutos contra el rejuntado de pánfilos, ideologizados, y corruptos, va ganando cuatro a cero, y estaría por hacer su quinto gol.

CFK terminó su discurso en el que anunció la nacionalización de YPF, diciendo que eso era lo que El soñaba, a la par de que la barra de la Cámpora cantaba a voz de cuello "somos los soldados de El Pingüino". Pero parecen serlo de El Pingüino enemigo de Batman, que los llevaba de un lado para el otro, como un general sin tino. O como el Acertijo, que engañaba continuamente a Batman y sus seguidores con sus enigmáticos giros, en este caso petroleros. O como el Pingüino Emperador, que empolla los huevos en cualquier lado y en las peores condiciones, para luego volver penosamente al punto de partida.

Como si los soldados de El Pingüino no tuvieran criterio propio, y más bien estuvieran soldados a sus puestos y prebendas. O como si fueran niños de un jardín de infantes, que repiten alborozados las contradictorias consignas que les hace cantar El Pingüino maestro: ¡A privatizar!... ¡A desnacionalizar!... ¡A provincializar!... ¡A Enarsar!... y ahora ¡A estatizar, desprovincializar, y nacionalizar! Como si fuéramos el “País del no me Acuerdo” de María Elena Walsh, sin reflexionar en manera alguna respecto las enormes consecuencias que podría deparar ello.

Es cierto que la historia no es lineal, que tiene zigzagueos y avances y retrocesos, pero tampoco se la puede transitar ahistóricamente en círculos concéntricos. Tal como parece ser el caso actual. Tras veinte años de desastres petroleros, cuyos perjuicios se pueden estimar en cientos de miles de millones de dólares, que llegaron a su clímax con las exportaciones e importaciones de gas natural, y la asociación entre los Eskenazi y REPSOL. Denunciadas ambas hace años ante la Justicia penal, y que ahora tienen tremenda actualidad, al preanunciar hace varios años lo que estaba por venir. Y ahora a ese periplo, sin contar con la “audacia y el cálculo” de El Pingüino, se lo remata con una expropiación, que atento las condiciones que evidencia haber urdido prolijamente REPSOL, podría dar lugar a una astronómica indemnización de decenas de miles de millones de dólares, que de una manera u otra pagaremos todos. Pero existen alternativas concretas, para evitar que ello suceda, tal como se expone al final de este escrito, lamentablemente largo por la densidad de los hechos acaecidos.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“Los trabajadores saben que están siendo explotados. Marx ofrece conciencia y precisión al respecto”

Andrés Figueroa Cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista con el economista y marxista, Fernando Azcurra a propósito de su última publicación 'Planteos Sraffianos'.

El académico, investigador, luchador social, que ha impartido clases en la Universidad de Buenos Aires, Lomas de Zamora, del Salvador, de Ciencias Empresariales y Sociales y hoy dicta cátedras y estudia inagotablemente en la Universidad Nacional de Luján, espera en una esquina de la Ciudad de Buenos Aires al periodista que efectúa la presente entrevista, y ya en su departamento austero donde suena el Bolero de Ravel de fondo, sirve café mientras la grabadora se apronta a su labor.

Fernando Hugo Azcurra también se aplicó en lógica y filosofía con el filósofo argentino Raúl Sciarreta, culminando su formación en la escuela de Galvano della Volpe y Mario Rossi. Ha publicado, entre muchos textos, 'Democracia y proceso socialista en Argentina' (1985); 'Fundamentos de Macroeconomía' (2003); y 'Capital y Excedente' junto a Alejandro Fiorito el 2005. Su trabajo del 2011 es “Plusvalor y Excedente”

Después de las dos cucharadas de azúcar estalla la primera pregunta.

¿Por qué el economista Piero Sraffa se ha convertido en una verdadera obsesión para un marxista confeso, luchador social de toda la vida y académico universitario?
“Piero Sraffa siempre ha sido una figura de gran dimensión, pero no de gran difusión, para la teoría económica. Es un desconocido aun para muchos profesionales de la economía, y mucho más todavía para el marxismo y los marxistas. Sé de la importancia de lo que hizo Sraffa desde hace 40 años. Como su producción estuvo entre bambalinas y no aparecía en los conflictos sociales ni académicos, nunca significó una incitación personal para trabajar sobre él. Lo que siempre primó en esa época, y aún prima, es el debate con la ortodoxia -el marginalismo, la vulgaridad neoclásica- que es una cuestión más inmediata, no sólo un asunto académico, sino que político, pero ahora el sraffianismo ha tomado vuelo en ambos sentidos.”
-¿En qué pie queda la discusión con Sraffa luego de la implosión del campo socialista?
“En general, se produjo una estampida desde las filas políticas y teóricas del marxismo hacia otras posiciones filosóficas, económicas, políticas y hasta personales. Sraffa y el sraffianismo están poblados de “ex - marxistas”.
-¿Qué nombres paradigmáticos refrendan ese fenómeno?
“En filosofía, por ejemplo, tenemos a tres grandes en su tiempo, como Louis Althusser -quien terminó como un antimarxista furioso- , Lucio Colletti, y también Roger Garaudy del P.C. francés (se convirtió a la religión musulmana). Luego en materia económica son muchos. Está Pierangelo Garegnani, quien se formó prácticamente con Sraffa en la Universidad de Cambridge, Inglaterra, siendo muy joven. Garegnani no sólo fue militante del Partido Comunista italiano, sino que además tuvo un cargo en la comisión económica de esa agrupación. Después tenemos a un conjunto de economistas menores que asumió las teorías de Sraffa. Por eso comienzo a dedicarme a contender con Piero Sraffa. No se trata de aspectos puramente teóricos y políticos episódicos. El asunto se planteó como que supuestamente Sraffa habría superado definitivamente las concepciones de Marx.”
Sin teoría del valor
-¿Qué es lo que hace Piero Sraffa exactamente?
“Para su quehacer, el italiano prescinde de toda Teoría del Valor, tanto subjetiva como objetiva. Ello quiere decir que no parte del conflicto de clases sociales en el proceso de producción y en la 'generación de excedente' (plusvalor, en términos de Marx), sino que formula su análisis en el campo de los precios. Lo que habría en el capitalismo son números; incontables cantidades de intercambio de toda mercancía que se hacen a precios. Es decir, el proceso económico capitalista se presenta como precios, mercados, transacciones, oferta y demanda. He aquí el punto central de Sraffa: precios y distribución. No le importa si existe un valor tras los precios o cuál es el origen de la ganancia. Para él eso sería “metafísica”.
-¿Por qué?
“Porque por su concepción filosófica y epistemológica, él se dedica a realizar un esquema formal y deductivo de la economía. Sraffa se propuso una teoría que fuera más allá de la ortodoxia marginalista y de Marx. De hecho, el italiano sostiene que la economía política con Ricardo desvió su objetivo analítico al ocuparse de que todo valor está basado en el trabajo, en vez de ocuparse únicamente de los intercambios físicos. Cosa que hacen W. Petty, F. Quesnay, y el propio Ricardo en sus primeras etapas. Después Ricardo abandona ese enfoque por el valor basado en el trabajo, que es el enfoque que sigue Marx. Por ello Sraffa afirma que el último Ricardo es el causante de la desviación de la economía y que, por tanto, hay que retornar a Petty, Quesnay y al primer Ricardo. Ahí está la explicación del neo ricardianismo de Sraffa que deja a un lado la teoría del valor trabajo y que debería referirse más bien a Quesnay, habría que decir que se trata de un neoquesnaysianismo más bien.”
-¿Cuál es el objetivo teórico de Sraffa, entonces?
“No es, como dicen muchos sraffianos y marxistas, una vuelta a la economía clásica y a Ricardo. No es tan sencillo. Primero, es una vuelta a la economía clásica burguesa y abandonar al Ricardo de la teoría valor trabajo. Luego hacer una teoría que permita un conocimiento estricto de la economía y a su vez una reconstrucción de su historia. Así pues, contrario a lo que se sostiene, Sraffa tenía una intención profunda y de muy largo alcance ligada a la reconstrucción teórica e histórica de la economía, basada en la categoría del excedente, dejando a un lado la teoría del plusvalor.”
Como si la economía fuera 'pura'
-¿Cuál es la diferencia entre excedente y plusvalor?
“El plusvalor también es un excedente en el análisis de Marx. Pero es el excedente específico que surge en las relaciones capitalistas de producción, y no puede desprenderse de su vínculo valor-precio. En cambio, Sraffa elimina el aspecto específico que adopta el excedente en el capitalismo, para situarlo genéricamente en todas las sociedades de clases de la historia humana. En el esclavismo hubo excedente, como en la Europa medieval y en las formas asiáticas de producción. Todas las clases sociales subordinadas de la historia han producido excedente. Como no puede ser de otro modo, no obstante hay referencia a la economía del capital en tanto el excedente para él se reparte entre salarios y ganancias”
-¿Y de qué sirve entonces la teoría sraffiana para la aplicación concreta y específica de políticas económicas en un lugar y momento dado particular?
“Entre sus finalidades teóricas, el italiano deseaba que la economía se convirtiera en una ciencia estricta, con la misma rigurosidad metodológica y deductiva que la Física, la Química y cualquiera de las Ciencias Naturales.”
-¿Y de qué manera lo resolvió?
“Con las matemáticas. Esto no es una característica del pensamiento de Sraffa, en rigor, ya venía como práctica desde fines del siglo XIX y comienzos del XX, con Dimitriev, Bortkiewicz, W, Leontieff, Von Neuman. Sraffa continúa esta tradición aunque él siempre privilegió el razonamiento económico antes que el instrumental matemático, por ello siendo importante como herramienta no le dio un lugar central en su pensamiento. Desconfiaba que la economía terminara dominada por la matemática. El italiano partió de las categorías que se conocen en teoría económica como mercado, precio, ganancia, salario, excedente, y de ello construyó categorías supra históricas. Realizó una matematización de algunos problemas desde su ángulo teórico que Marx no había hecho, lo que hoy se utiliza por los sraffianos como el haber dado con el camino que lleva a la solución de la cuestión de la transformación de valores a precio expuesta en el libro tercero de El Capital.”
-¿Qué refiere la transformación de valores a precio?
“Los valores tienen que ver con la cantidad de trabajo social que toda mercancía tiene, pero que el capitalismo, al agregarle una tasa de ganancia, distorsiona y las transformaciones se hacen a precios. Marx tenía que solucionar precisamente la relación entre el trabajo como base del valor, y el valor como base de los precios. La literatura económica, luego de muerto Marx y sobre todo en el siglo XX, cree haber detectado un error de carácter matemático ligado al problema de la transformación. Muchos economistas, hasta hoy, continúan ofreciendo respuestas para resolver el asunto lógico-matemático en Marx. Hay otras corrientes marxistas que señalan que no hay nada que transformar. Otros, también marxistas, dicen que sí hay que hacer frente al asunto. Ahora bien, sraffianos, en particular Garegnani afirma que trabajando sobre la base del excedente, sin teoría del valor, se demostraría que tal problema del valor en la sociedad capitalista no existe, y que, en consecuencia, no hay nada que solucionar.”
-¿Y qué efectos tiene en la teoría económica esa posición?
“Que sin la teoría del valor de Marx, lo que quedaría como no demostrado rigurosamente es la relación de explotación económica de los trabajadores. Es decir que Marx no habría demostrado científicamente la explotación del trabajo por el capital.”
-¿Qué ocurre en ese momento de reflexión?
“Los sraffianos parecen padecer de un vínculo culposo con Marx, porque señalan que 'la teoría del valor se vino abajo, que no es necesaria para resolver las cuestiones económicas teóricas más relevantes ya que se solucionan de manera mucho más simple con Sraffa; pero los otros aspectos de la teoría de Marx, permanecen'. Ahora, jamás dicen cuáles son esos aspectos. Ellos estiman que la teoría del valor de Marx sólo tiene un valor instrumental, de medida. El mismo Sraffa no abrió la boca sobre esos otros aspectos.”
-Y de acuerdo a tus investigaciones, ¿cuáles son los elementos que Sraffa y los sraffianos silencian de la teoría de Marx?
“Las aporías centrales que Sraffa calla, dejando entre paréntesis por un instante la teoría del valor, son el análisis de la mercancía, el origen del dinero, las crisis del capitalismo, la acumulación de capital, inversión, desocupación, teoría del interés. Pero no es justo referirse a lo que Sraffa no hizo, porque comparado con Marx, Keynes o Kalecki, podría decirse que es hasta pobre, pero hay que tener en cuenta lo que hizo y que en las cien páginas que contienen su obra principal produjo un impacto notable que sacudió la teoría económica toda tanto ortodoxa como marxista”.
-¿Y la lucha de clases?
“Pasa que la teoría económica sraffiana como disciplina estricta ha sido depurada de los conflictos sociales. No se ocupa de cuestiones sociales, históricas, institucionales, culturales. Esta mirada divide el análisis económico entre una teoría 'pura' y una 'institucional'. La pura se ocupa únicamente de relaciones invariantes y constantes. En cambio la lucha de clases sería inmedible e impredecible porque corresponde al otro ámbito, el social o institucional. No habría economía política, sólo economía.”
A lo concreto
-¿De qué manera impacta en la vida real de la gente la teoría sraffiana?
“Esas son elaboraciones posteriores. Sraffa no dijo nada al respecto. Nada sobre la demanda efectiva, sobre la política fiscal, la monetaria, ni sobre el Estado o los monopolios. Pero sus discípulos sí trabajan muy concienzudamente. Desarrollaron una teoría de la demanda efectiva mediante una combinación de Keynes, Kalecki y el propio Sraffa; una teoría del crecimiento, del súpermultiplicador. Yo alcanzo a ver que por primera vez, a lo largo de décadas, la teoría de Marx y el marxismo económico han sido puestos en un sitio donde hay que tomar posiciones. Como docente, investigador y luchador social, siempre he enarbolado la teoría de Marx como la más profunda, exigiendo a la teoría ortodoxa respuestas a que absolviera posiciones. Aquí, yo me siento al revés; como si el marxismo y Marx tienen ahora que absolver posiciones ante una teoría que -estando o no de acuerdo con ella- es muy seria.”
-¿Y para qué le sirve a las personas de a pie la teoría del valor de Marx?
“Le permite tomar conciencia en su relación de trabajo qué es lo que está dando y qué lo que está recibiendo. Es una teoría que no se desprende del proceso práctico real. Los trabajadores saben que están siendo explotados; lo sienten en sus pellejos. Marx viene a ofrecer una conciencia y precisión de ello.”
'Planteos sraffianos'
-¿Cómo se originó 'Planteos Sraffianos', considerando que ya habías publicado antes 'Plusvalor y Excedente' sobre la obra de Sraffa 'Producción de mercancías por medio de mercancías'?
“Surgió a partir de un debate electrónico epistolar con el econometrista español Antonio Mora Plaza, quien expuso en una publicación que con Sraffa se habían establecido nuevos fundamentos para una nueva ciencia económica. Es un hombre admirable por su conocimiento matemático, no así en el manejo teórico, donde yo advierto ciertas falencias. Pero se trata de un intelectual culto, inteligente creativo y nada dogmático.”
-Eso suena más a pretexto…
“No lo sé. Lo que quiero es poner seriedad en el debate ya que son aspectos económicos relevantes y fundamentar que realmente hoy la discusión principal y la más fructífera es entre marxistas y sraffianos. Lo demás carece de valor".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

A propósito de la prevención de los riesgos laborales: La violencia hacia las mujeres

Ester Kandel (especial para ARGENPRESS.info)

Algunas precisiones conceptuales.

La violencia hacia las mujeres, tanto en el ámbito laboral como fuera de éste tiene rasgos comunes, en tanto, en forma permanente, dañan al ser humano en su totalidad, afectando su personalidad. La protección de estos daños son considerados un derecho humano, dado las violaciones históricas constatadas. Subyace la consideración de las mujeres como un grupo minoritario, cuando son aproximadamente la mitad de la humanidad.

El marco legal de la Constitución Nacional, (artículo 75, inc.22 y 23) fue un reconocimiento significativo, al señalar: “legislar y promover medidas de acción positiva que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato y el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos por esta constitución y por los tratados internacionales vigentes sobre derechos humanos, en particular respecto de los niños, las mujeres, los ancianos y las personas con discapacidad (…).

“Las cuatro conferencias (1) mundiales sobre la mujer convocadas por las naciones unidas en el último cuarto de siglo han contribuido a situar la causa de la igualdad entre los géneros en el mismo centro del temario mundial. (2) Las Los tratados internacionales que mencionamos reconocen que:

• la violencia y discriminación que se ejerce en sus diversas formas contra la mujer son una violación a los derechos humanos;

• las relaciones desiguales y de subordinación se gestaron durante miles de años;

• los Estados deben tener una política activa para combatir, erradicar y prevenir las desigualdades entre varones y mujeres y propuestas superadoras de diversa índole.

En distintas publicaciones la OIT recomienda incorporar la figura del acoso sexual y los procedimientos para combatirlo en las negociaciones colectivas de trabajo (3).

El acoso sexual es una forma de discriminación por razón del género, tanto desde una perspectiva legal como en su concepto. Si bien los hombres pueden ser también objeto de acoso sexual, la realidad es que la mayoría de víctimas son mujeres. El problema guarda relación con los roles atribuidos a los hombres y a las mujeres en la vida social económica que, a su vez, directa o indirectamente, afecta a la situación de las mujeres en el mercado laboral. (4)

El acoso laboral, conocido asimismo como acoso moral, y muy frecuentemente a través del término inglés mobbing ('acosar', 'hostigar', 'acorralar en grupo'), es tanto la acción de un hostigador u hostigadores conducente a producir miedo o terror en el trabajador afectado hacia su lugar de trabajo, como el efecto o la enfermedad que produce en el trabajador. Esta persona o grupo de personas reciben una violencia psicológica injustificada a través de actos negativos y hostiles en el trabajo por parte de sus compañeros, subalternos (vertical ascendente) o superiores (vertical descendente o el tradicional boosing), de forma sistemática y recurrente, durante un tiempo prolongado, a lo largo de meses e incluso años. Lo que se pretende en último término con este hostigamiento, intimidación o perturbación es el abandono del trabajo por parte de la víctima o víctimas. (5)

La violencia laboral se puede analizar teniendo en cuenta varias aristas:

• desde el punto de vista de las/os trabajadoras/es, ubicados en relación de dependencia y retribuidos por un salario;

• desde el punto de vista de las mujeres que padecemos la doble opresión, como trabajadoras y como mujeres.

• el reconocimiento a través de documentos públicos donde se reconoce que existe hacia la mujer una situación de discriminación.

• Desde la interferencia y/o amenaza de las condiciones socio-técnicos y organizacionales que se suman a los riesgos del medio ambiente laboral.

Una primera afirmación que podemos realizar es que la violencia laboral amenaza las condiciones y medio ambiente de trabajo. La situación se torna más compleja al tener en cuenta que esta división social y técnica del trabajo está atravesada, a su vez, por la división sexual del trabajo.

Este tema nos remite a un complejo entramado de vínculos entre la división sexual del trabajo, la organización de la familia y las estrategias de acumulación del capital.

Refiriéndose a las empresas industriales, Marta Roldán (2000), señala que:

La división técnica del trabajo y las relaciones de género en el interior de las organizaciones productivas son un reflejo de las relaciones sociales. La división genérica del trabajo cobra su materialidad en el seno de las empresas y constituye la “causa principal de la enorme brecha salarial entre hombres y mujeres a nivel mundial”.

Esta afirmación la podemos extender a otros ámbitos laborales, teniendo en cuenta que los roles tradicionales instituidos por la sociedad siguen vigentes, con mucho peso, y siguen existiendo obstáculos en el desarrollo laboral de las mujeres.

La división sexual del trabajo es constitutiva de la división social, y que el trabajo en la esfera pública está interconectado con la esfera privada, especialmente con la reproducción de la vida y de la organización familiar.

Legislación vigente

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, fue sancionada por unanimidad la ley 1225 contra la violencia laboral.

Se concibe a la violencia laboral como: aquellas acciones que durante un tiempo prolongado afectan la capacidad laboral e incluso destinada a provocar la pérdida del empleo.

Entre las modalidades observadas se encuentran la violencia física, psíquica y el acoso sexual

• Violencia física: Toda acción deliberada que perjudique la integridad física y/o tenga como resultado el menoscabo personal o en el ejercicio de funciones laborales. Se incluye dentro de estas conductas no sólo los ataques sino también los intentos y las amenazas de su ejecución y los daños a sus pertenencias.

• Violencia psíquica: Se manifiesta a través de palabras hirientes, descalificaciones, humillaciones, gritos e insultos. Por medio de ésta, se desvaloriza, se ignora, se atemoriza, se aisla y se llega a incomunicar a la persona violentada.

• Acoso sexual : Se trata de insinuaciones sexuales sistemáticas , e indeseadas por la víctima y/o solicitudes de favores sexuales y/o conductas físicas o verbales de naturaleza sexual.

En general, estas conductas son ejercidas por superiores jerárquicos también algunos pares.

Las consecuencias en las personas afectadas, son a nivel psíquico, físico y social, produciendo sentimientos de ansiedad, desconfianza, y/o aislamiento, trastornos funcionales y dificultad para el trabajo grupal.

Por Resolución 5/2007 Ministerio de Trabajo se creó la Oficina de Asesoramiento sobre Violencia laboral, dentro del ámbito de la Comisión Tripartita de Igualdad de Trato y Oportunidades entre Varones y Mujeres en el Mundo Laboral (CTIO), dependiente de la Unidad Ministro del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

El artículo 4º de la Ley 26.485 (6) Ley de protección integral para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en los que se desarrollen sus relaciones interpersonales, la define:

se entiende por violencia contra las mujeres, toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes.

Se considera violencia indirecta, a los efectos de la presente ley, toda conducta, acción u omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón.

Las referencias directas al ámbito laboral se hacen en los siguientes ítems del texto:

• inciso d) del artículo 5º: la limitación o control de sus ingresos, así como la percepción de un salario menor por igual tarea, dentro de un mismo lugar de trabajo.

• Inciso b) artículo 6º Violencia institucional contra las mujeres: aquella realizada por las/los funcionarios/os, profesionales, personal y agentes pertenecientes a cualquier órgano, ente o institución pública que tenga como fin retardar, obstaculizar o impedir que las mujeres tengan acceso a las políticas públicas y ejerzan los derechos previstos en esta ley. Quedan comprendidas, además, las que se ejercen en los partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, deportivas y de la sociedad civil;

• Inciso c) artículo 6º Violencia laboral contra las mujeres: aquella que discrimina a las mujeres en los ámbitos de trabajo públicos o privados y que obstaculiza su acceso al empleo, contratación, ascenso, estabilidad o permanencia en el mismo, exigiendo requisitos sobre estado civil, maternidad, edad, apariencia física o la realización de test de embarazo. Constituye también violencia contra las mujeres en el ámbito laboral quebrantar el derecho de igual remuneración por igual tarea o función. Asimismo, incluye el hostigamiento psicológico en forma sistemática sobre una determinada trabajadora con el fin de lograr su exclusión laboral.

No existe una ley nacional sobre violencia laboral, existieron siete proyectos que perdieron estado parlamentario, aunque fue un período de debate dentro y fuera del ámbito parlamentario. En la consulta pública (7) realizada en la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Senadores el 2 de de junio de 2005, hubo coincidencias sobre la existencia de situaciones de violencia laboral. En las intervenciones de los abogados Héctor Recalde (8) y del Dr. Baldovino (9), señalaron que la violencia se intensificó con la desregulación de las relaciones laborales durante la década de 1990 y la presencia de numerosos trabajadores no registrados, viviendo en situaciones muy precarias, agudizada por la caída del poder adquisitivo. El primero remarcó la necesidad de normatizar, para “proseguir aquel principio que dice que no hay obligación sin sanción”.

La alusión a Marie France Irigoyen fue parte del debate, reconocida por sus estudios sobre el tema y el hecho de situar los dos escenarios propicios para el ejercicio de la violencia, el de las relaciones familiares y el de las laborales. La relación entre estos escenarios fue ejemplificado con la privatización de la empresa SOMISA, donde se despidieron más de ocho mil trabajadores. Una encuesta realizada tres años después, en la localidad de San Nicolás reveló el aumento del alcoholismo, los accidentes de tránsito y la violencia familiar.

El Dr. Baldovino caracterizó el sistema de relaciones laborales como “esencialmente autoritarias, es decir constituye un contexto favorable, un condicionamiento que hace factible y frecuente el ejercicio de las prácticas de acoso a las que se refieren los proyectos de ley que ustedes tienen en consideración. (…) El problema está en el contrato de trabajo. La nota distintiva del contrato de trabajo, es la subordinación. La subordinación describe una situación muy cercan a la sumisión. (…) la esencia del contrato de trabajo como un contrato en que la persona del trabajador y su cuerpo están subordinados a la voluntad de otro, compromete severamente la dignidad y la libertad que son inherentes a la condición humana del trabajador. (…) La función protectoria no ha terminado, la legislación laboral tiene por delante un largo camino progresivo que recorrer. Hubo media sanción recaída en el proyecto 2792-D-06 (acoso sexual en las relaciones laborales, educativas, profesionales, publicas o privadas y en todas las relaciones asimétricas; modificación de la ley 20744) Sumario: especificaciones; presunción; respeto en el ámbito laboral: responsables; ;sustitución de los artículos 242 (justa causa) y 246 (denuncia del trabajador) de la ley 20744; causa justa de despido el acoso ejercido por un trabajador o trabajadora) en tratamiento conjunto con los expedientes 7384-D-06 y 2969-D-07 no tuvo sanción del Senado y se encuentra caído.

La figura del acoso sexual, fue incorporada a través de decretos en el régimen Jurídico básico de la Administración Pública (10); ordenanza (11) y ley en la Ciudad de Buenos Aires y por ley en la Provincia de Buenos Aires (12) y en las provincias de Misiones (13), Santa Fe (14) y Tucumán (15).

El contrainforme del Comité de América latina y el Caribe para la defensa de la mujer -CLADEM - presentado en la Convención de belém Do Pará señaló que “la República argentina ha suscripto todos los instrumentos de Derechos Humanos y específicamente los referidos a los derechos humanos de las mujeres. Sin embargo, debemos destacar que el ordenamiento legal no ha dado una respuesta integral al problema de la violencia de género. Sólo existen leyes parciales que atienden distintas manifestaciones de la violencia contra la mujer, en distintos niveles del ordenamiento”.
El abordaje de la violencia laboral fue sistemáticamente obstaculizado a pesar de los esfuerzos de distintas/os legisladoras/es que a través de sus proyectos requirieron una respuesta a los daños sufridos por las afectadas/os.

El ámbito laboral es potencialmente riesgoso y creemos que el papel del delegado de prevención puede cumplir un papel para evitar los riesgos psicosociales.

La protección social debe extenderse a las relaciones jerárquicas y de pares, previniendo y asistiendo a las/os afectadas/os por la violencia laboral en sus distintas expresiones en consonancia con los principios generales que establece la “prevención de los riesgos laborales para la protección de la seguridad y de la salud, la eliminación o disminución de los riesgos derivados del trabajo, la información, la consulta, la participación equilibrada y la formación de los trabajadores en la prevención en los términos legalmente establecidos, como así también la automaticidad, calidad, eficacia y universalidad de las prestaciones.” (16)

Ester Kandel es Magister de la UBA en Ciencias Sociales del Trabajo.

Notas:
1) Publicación de Naciones Unidas
2) Primera, 1975, año Internacional de la Mujer, realizada en México, Segunda, 1980, Copena-gue, Tercera, 1985, Nairobi, Cuarta, 1995, Beijing.
3) Igualdad entre hombres y mujeres o de género: guía para la negociación colectiva, Ediciones OIT, 2003.
4) Un pacto entre iguales, Ediciones OIT, 2000.
5) Texto facilitado por Información parlamentaria.
6) Reglamentado por el Decreto 1011/2011.
7) Proyectos presentados por senadores: Gerardo Morales, registrado: S-853/05; Ada Maza, registrado: S-166/05; Miriam Curletti, registrado: S-182/05; Haide Giri y otros, registrado: S-1310/05; Sonia Escudero, registrado: S-1913/05; Adriana Bortolozzi, registrado: S-133/06; Ricardo Gómez Diez y Pedro Salvatori, registrado: S-1162/06
8) Diputado Nacional.
9) Vicepresidente de la Asociación Argentina de Derechos de Trabajo.
10) Decreto 2385/93 -del 18/11/93
11) Ordenanza 47.506 -del 22/12/93 - BM 17/94. Ley 474: Plan de igualdad de oportunidades y de trato entre mujeres y varones (BM: 12/01/04).
12) Ley 12.764 - 20/9/01 (BO 22/X/01. Se prohíbe el acoso sexual por parte de funcionarios y empleados públicos.
13) Ley 4148 - del 24/V/05 -Boletín Oficial 30/V/05. ADLA: Boletín Nº 15/2005: Ley para prevenir la violencia laboral (acoso sexual, mobbing) en el ámbito de la administración pública provincial.
14) Ley 11.948- del 27/XI/01 -Bol. ADLA Nº 1/2002, pag. 196 -Derecho del trabajo 2002, pag. 584: Prohíbe el acoso sexual por parte de funcionarios y empleados públicos.
15) Ley 7.232 - del 23/IX/02 -BO. adla Nº 28/2002, pag.73 - Ley contra la violencia laboral: maltrato físico, psíquico, acoso, acoso sexual, discriminación remunerativa.
16) Anteproyecto de Ley de Prevención de los Riesgos Laborales y Reparación de los Daños e Incapacidades derivados de accidentes de trabajo y enfermedades laborales. Presentado por Víctor DeGennaro en la Cámara de Diputados de la Nación - Mayo de 2012.
Bibliografía:
- CEPAL, documento presentado en la undécima conferencia Regional sobre la Mujer de América latina y el Caribe (Brasilia, 13 a 16 de julio de 2010.
- CLADEM, contrainforme del Comité de América latina y el Caribe para la defensa de la mujer, presentado en la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer -convención de Belém do Pará-, octubre de 2006.
- Información parlamentaria del Congreso de la Nación.
- Kandel, Ester, División sexual del trabajo -Ayer y hoy -Una aproximación al tema, Editorial Dunken, 2006.
- Leis, María Angélica, Violencia laboral, Publicación del Sindicato de Comercio, octubre de 2007.
- Ley 26.485 Ley de protección integral para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en los que se desarrollen sus relaciones interpersonales.
- Manzo Carlos, La violencia psicológica en el lugar de trabajo -Una mirada desde el trabajador judicial. Ponencia presentada en el año 2007.
- Observatorio -Mujer, Trabajo y Sociedad, Políticas de igualdad en la Unión Europea, 3 de febrero de 2010.
- Neffa, Julio César, ¿Qué son las condiciones y medio ambiente de trabajo?, Editorial Humanitas, 1988.
- Roldán, Marta. ¿Globalización o Mundialización?, Flacso - Eudeba - Universi dad Nacional de la Patagonia- Delegación Trelew, julio de 2000.
- Scialpi, Diana, La violencia laboral en la administración pública argentina, Revista Venezolana de Gerencia (RVG) Año 7, Nº 18, 2002, 196-219 - Universidad del Zulia (LUZ).
- Secretaría de Relaciones Internacionales de CTA, Políticas de género en las negociaciones colectivas regionales, noviembre de 2004.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Comunicado de la CTA: El salario no es ganancia

ACTA

"El impuesto al salario no es “revolucionario”, es inconstitucional. Mientras el gobierno anuncia y luego desmiente subas al tope de las ganancias, cada día son más los trabajadores y jubilados que pagan injustamente un impuesto al salario que no solo es una estafa sino que es inconstitucional", comienza el comunicado firmado por Pablo Micheli y José Zas.

"El impuesto actualmente alcanza a más de 2 millones de trabajadores activos y pasivos cuando en el año 2008 no llegaban a 800.000. Un aumento de los contribuyentes que sólo se justifica por la inflación y la demora en subir los topes. Demora, a su vez, que se relaciona con la participación del gobierno en la interna sindical y las necesidades de caja."

"Por estas razones y frente a las señales de ajuste y la intención del Gobierno de fijar topes a la paritaria y a la pauta salarial, la Central convoca a un Paro Nacional con cortes de ruta y movilización a Plaza de Mayo para el próximo viernes 8 de junio. Una jornada de lucha que ya cuenta con el apoyo de las centrales sindicales latinoamericanas y distintas fuerzas políticas de nuestro país."

"No sólo por el impuesto al salario sino también por paritarias sin techo, por un salario mínimo de 5 mil pesos, por el 82% móvil, la unificación de las asignaciones familiares con eliminación del tope y paritarias para los trabajadores del Plan Argentina Trabaja."

Firman el comunicado el secretario de Comunicación de la Central, José Zas y Pablo Micheli, secretario general.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Campaña del SITRAED: “Hay que comprometer a todos los legisladores de las provincias para terminar con el impuesto al sueldo”

Carlos Saglul (ACTA)

El Sitraed (Sindicato de Trabajadores de la Educación de Chubut) agrupa a varios miles de docentes y tiene seccionales en casi todas las localidades importantes de la provincia. Su secretario general Gerardo Carranza y Cristina Alcalá, Secretaria General de la mayoritaria seccional de Puerto Madryn explicaron a ACTA la campaña por la que intentan “lograr que el salario deje de ser tratado como ganancia empresaria, lo que en el sur se agrava y que hay un costo de vida más alto y por ende los salarios también son mayores, por medio de adicionales”.

-Cuando nace SITRAED?

Fue en 1999, recién el 30 de septiembre de 2003 nos reconocieron. Siempre fuimos de la Central de Trabajadores de la Argentina. Lo que pasa es la que CTERA no nos dejaba ingresar a ella porque tenía otro gremio de base. Nos discriminaron todo el tiempo. Eso explica nuestra afiliación a otra Federación, de la que nos fuimos ni bien pasó a ser parte de la CGT (Confederación General del Trabajo).

-Participan de las las paritarias?

A la par del gremio que está en la Ctera. Lo que pasa es que el gobierno no puede negar nuestra representatividad. Jamás hemos dejado de crecer por una simple razón: somos coherentes con los intereses de los trabajadores, no nos guiamos por conveniencias partidarias.

Se logro un aumento del 10 por ciento, que en realidad con el incremento de varios adicionales como el “ajuste por zona” se va al 23 por ciento de suba salarial total. A eso hay que agregarle un 7 por ciento más en agosto.

Más allá del crecimiento que ha tenido nuestra organización hay que reconocer que de los 12 mil docentes que tiene Chubut, la mayoría no está afiliado.

-Comenzaron una campaña contra el impuesto al salario

Es coherente con la consigna de la CTA “el salario no es ganancia”. Nosotros vamos a plantear a los legisladores del sur que es necesario introducir una categoría diferencial para quienes vivimos en la región donde los precios son mucho más altos y el costo de vida es otro.

En realidad, el objetivo de máxima es la derogación de la aplicación del Impuesto a las Ganancias a los sueldos. Pero eso debe ser parte de una campaña nacional. Como parte de ellas proponemos que vayamos a ver a los legisladores de nuestras provincias, uno por uno, y les pidamos una definición. Y esa definición sea pública. Acá hasta gran parte de los jubilados deberían –según la actual tabla- estar pagando impuesto a las ganancias. No les cobran porque algo de vergüenza les queda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: La verdad sobre la quita de la concesión a TBA

Fernando Solanas (INFOSUR)

El Gobierno acaba de anunciar la cancelación de la concesión a TBA del ferrocarril Sarmiento. Y lo hizo finalmente, aún cuando desde muchos sectores se viene denunciando desde hace muchos años, desde los usuarios, desde los trabajadores, desde la Auditoría General de la Nación, desde la Defensoría del Pueblo, se viene alertando sobre los riesgos que corrían los pasajeros por la mala calidad del servicio, sobre la falta de inversión y sobre el maltrato al pasajero. Inclusive se llegó a hablar de una “cultura del colgado”; que significaba que como no hay la cantidad de servicios necesarios, los pasajeros estaban obligados a viajar colgados, arriesgando sus vidas.

A pesar de todo lo que se alertó y alertamos nosotros, basta volver a ver “La próxima estación” para recordar y constatar lo premonitorio que fue aquel prólogo en la cual se alertaba sobre una catástrofe ferroviaria, el Gobierno suprime la concesión a los Cirigliano de TBA 90 días después de la tragedia de Once, aún cuando todavía no hay una investigación seria sobre la tragedia.

Todo esto denota revela la trama de complicidades alrededor de las concesiones ferroviarias. Este modelo se inicia con Carlos Menem en el año ‘91, un modelo altamente perverso, porque le dejaba a Estado todas las responsabilidades y todos los riesgos. El Estado debía pagar todos los salarios de todos los trabajadores de todos los ferrocarriles y se quedaba con todas las responsabilidades y, a la vez, tenía que hacer todas las reposiciones de material o pagar los arreglos que los concesionarios hicieran en los talleres que se les cedían.

Han pasado 21 años, hasta la fecha ningún Gobierno fue capaz de hacer una auditoria de inventario de los miles de vagones, las cientos de locomotoras, de las decenas de miles de maquinarias y herramientas y repuestos. Están en una gravísima falta. Se entregó todo y buena parte de ese material fue chatarreado; es decir, fue entregado sin control de nadie, se enviaba a las chatarreras para ser fundido en las siderurgias, como en los Altos Hornos Zapla o en Bragado o Córdoba.

Lo que caracteriza a nuestro sistema ferroviario es la falta de control público, falta de control público en el material y falta de control público en el servicio.

La CNRT no cumplió jamás ninguno de sus compromisos. En esta comisión y en la Secretaria de Transporte siguen estando los mismos funcionarios que militaron por la privatización del ferrocarril, que destruyeron la vieja empresa de Ferrocarriles Argentinos y que son cómplices de su saqueo.

Hoy el Gobierno anuncia como una gran noticia que se cancela concesión a los hermanos Cirigliano y se traspasa esa concesión a los otros dos concesionarios que eran socios de Cirigliano en la administración del ferrocarril Roca, la UGOFE. Recordemos que era tan corrupto este manejo que los concesionarios tercerizaban un 40% de los trabajadores y los contrataban por contratos de la construcción para ahorrarse la mitad de los salarios.

Volvemos a caer en el mismo sistema de los viejos concesionarios, todos estos concesionarios vienen de Menem, acá no hay ningún cambio de modelo. Estos dos concesionarios -Ferrovias que tiene el ferrocarril Belgrano Norte y Metrovías de los Roggio que tienen los subterráneos de Buenos Aires, el ferrocarril Urquiza y el San Martín, son de la misma calidad que TBA.

Basta ir a las estaciones del Belgrano Norte o a la estación Constitución para escuchar todas las mañanas o las tardes, las cancelaciones de servicios, los retardos, los cambios de andenes, el maltrato al pasajero. ¿Por qué el gobierno de Cristina Fernández ha tardado tanto en terminar con la concesión de TBA? Porque el sistema de los concesionarios oculta la caja negra, una de las principales cajas de subsidios de la que se alimentan buena parte de los funcionarios nacionales.

Esto lo hemos denunciado en nuestra película y es la evidencia de todos los días. Nosotros decíamos que hay un triángulo de la corrupción formado por los funcionarios de la Secretaría de Transporte, recordemos que con el kirchnerismo durante 7 años estuvo al frente el funcionario delincuente, Ricardo Jaime.

Sus socios eran la alta dirigencia sindical, donde muchos de sus principales dirigentes pasaron a formar parte de la Secretaria de Transporte y son los que permitían todos estos enjuagues y permitan la tercerización de casi la mitad de los contratos ferroviarios por contratos de la construcción para pagarles un 50% o 60% menos que lo que establece el contrato de los ferrocarriles.

La tercera pata son los concesionarios, que están libres de toda responsabilidad, ni las multas por accidente, por incumplimiento se les ha podido cobrar porque todos los años se renueva la Ley de Emergencia Ferroviaria.

En definitiva, estamos ante la profundización o continuidad del mismo modelo de concesiones ferroviarias de alta corrupción inaugurado por Carlos Menem. Recordemos que Metrovías de los Roggio es quien gerencia la concesión de los subtes de Buenos Aires. Es tan corrupto este contrato, que los Roggio recibieron este año más de 1.200 millones de pesos, entre los boletos y el subsidio, del subsidio casi 800 millones de pesos. Como será de corrupto que el señor Roggio cobra el 2% de cada boleto por asesoramiento. O sea, además de los que tiene de porcentaje por la concesión, tiene de forma directa lo que sucede cada vez que sacamos un boleto, le pagamos al señor Roggio ese cierto porcentaje.

Aquí tenemos que decir que todo esto tiene solución si se termina con el sistema de las concesiones, terminando con la patria subsidiada, terminando con estas concesiones que son una trama de corrupción tan ligada a los gobernantes de turno que ningún gobernante desde Menem la quiso romper.

¿Estos concesionarios están por la buena calidad del servicio? No, han permanecido extrañamente por la pésima calidad del servicio porque no hay nadie que los controle y les exija.

La CNRT forma parte de ese tejido donde están todos los viejos funcionarios ligados a la privatización y destrucción de los ferrocarriles. Para colmo, al día de la fecha, ningún gobierno realizó una auditoria de los bienes ferroviarios que se entregaron en el 91 a todos los concesionarios; incluyendo miles de vagones, cientos de locomotoras, y decenas de miles de herramientas, maquinarias y repuestos. Todo eso ha desaparecido y los concesionarios manejan este material o lo envían a las chatarreras o lo venden, porque no existe control alguno.

¿Cuál es la solución que propone Proyecto Sur? Acabar con el sistema corrupto de las concesiones y reemplazarlo por unos ferrocarriles públicos argentinos, una nueva empresa que integre a todos los ferrocarriles nacionales con la diferencia que tendrán control social.

Ferrocarriles públicos argentinos bajo la supervisión de la AGN, de la Nación, del Congreso y de la SiGEN, pero al mismo tiempo con el control de los trabajadores que hacen el servicio y el control de los productores que lo utilizan para enviar cargas y de las organizaciones de pasajeros.

Proyecto Sur presentó en estos años, y los sigue manteniendo, tres proyectos: primero la auditoria de e inventario de todos los bienes entregados; segundo, la creación de FePAr, ferrocarriles públicos argentinos; y tercero la creación del fondo de desarrollo ferroviario que con una inversión de de 600 o 700 millones de dólares anuales podría reconstruir el conjunto de la red ferroviaria del país.

Foto: Argentina - La presidenta Cristina Fernández de Kirchner y Claudio Cirigliano durante la inauguración de una formación en 2011, acompañados de gran cantidad de gente, entre los que se destacan el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...