martes, 19 de junio de 2012

Las izquierdas en Latinoamérica: Necesidad de repensarlas

Marcelo Coussi (especial para ARGENPRESS.info)

La región latinoamericana tiene características bastante peculiares en tanto bloque. Si bien hay diferencias, marcadas incluso, entre algunas zonas -el Cono Sur con Argentina, Chile y Uruguay es muy distinto a Centroamérica, por ejemplo; o sus países más industrializados, Brasil y México, difieren grandemente de las islas caribeñas-, en su composición hay más elementos estructurales en común que dispares.

Los rasgos comunes que unifican a toda la región son, al menos, dos: a) todos los países que la componen nacieron como Estado-nación modernos luego de tres siglos de dominación colonial europea; y b) todos se construyeron intengrando a los pueblos originarios en forma forzosa a esos nuevos Estados por parte de las elites criollas. Estas características marcan a fuego la historia y la dinámica actual del área.

En un sentido, toda la historia de Latinoamérica en sus ya más de cinco siglos como unidad político-social y cultural, es una historia de violencia, de profundas injusticias, de reacción y luchas populares. De las rebeliones indígenas a la actual propuesta del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) como proyecto de integración no salvajemente capitalista, las fuerzas progresistas han jugado siempre un importante papel. Las izquierdas políticas en sentido moderno (con un talante socialista podríamos decir, marxistas incluso) han estado siempre presentes en los movimientos del pasado siglo. De hecho, con diferencias en sus planteamientos pero con un mismo norte, en casi todas las sociedades latinoamericanas se dieron procesos populares de construcción de alternativas socialistas, o nacionalistas antiimperialistas, en búsqueda de mayores niveles de justicia. En algunas llegando a ocupar aparatos de Estado, con experiencias disímiles, pero siempre con un talante popular: Chile con el procso de Salvador Allende a la cabeza, Cuba y Nicaragua con sus revoluciones vía armada, Bolivia con un proceso particular de nacionalización y reforma agraria; Guatemala con una perspectiva similar de corte antiimperialista; Venezuela, Bolivia o Ecuador en la actualidad, con proyectos nacionales con matices de izquierda; en otras experiencias, peleando desde el llano: movimientos sindicales, reivindicaciones campesinas, insurgencias armadas.

Sin ánimo de hacer un balance de esta historia, lo que vemos entrado ya el siglo XXI es que la izquierda no está en franco ascenso, pero tampoco ha muerto como el omnímodo discurso neoliberal actual pretende presentar. Es más: luego de la furiosa y sangrienta represión de los proyectos progresistas de las décadas de los 70/80 y de la instauración de antipopulares políticas privatistas en los 90 del siglo pasado, después del derrumbe del campo socialista y un período donde las luchas por mayores cuotas de justicia parecían totalmente dormidas, en estos últimos años asistimos a un renacer de la reacción popular.

¿Estamos entonces realmente ante un resurgir de las izquierdas, de nuevos, viables y robustos proyectos de cambio social?

Hoy día suele hacerse la diferencia entre izquierdas políticas e izquierdas sociales. Hay, sin dudas, un cierto retraso de las primeras en relación a las segundas. Para decirlo de otro modo: los planteos políticos de fuerzas partidarias a veces han quedado cortos en relación a la dinámica que van adquiriendo movimientos sociales. Muchas veces las reacciones, protestas, o simplemente la modalidad que, en forma espontánea, han tomado las mayorías, no siempre se ven correspondidas por proyectos políticos articulados provenientes de las agrupaciones de izquierda. Con variaciones, con tiempos distintos, pero sin dudas como efecto generalizado apreciable en toda Latinoamérica, hay un desfase entre masas y vanguardias. Lo cierto es que desde hace algunos años la reacción de distintos movimientos sociales ha abierto frentes contra el neoliberalismo rampante que se extiende sin límites por toda la región.

Toda esta izquierda social ha tenido impactos diversos, con agendas igualmente diversas, o a veces sin agenda específica: frenar privatizaciones de empresas públicas, organización y movilización de campesinos sin tierra o de habitantes de asentamientos urbanos precarios, derrocamiento de presidentes como en Argentina, en Bolivia o en Ecuador, oposición a políticas dañinas a los intereses populares. Por ejemplo, la suma de todas estas movilizaciones impidió la entrada en vigencia del Area de Libre Comercio para las Américas -ALCA- tal como lo tenía previsto Washington para enero del 2005, o frenó la instalación de empresas multinacionales extractivas (mineras o petroleras) en más de una ocasión. Eso, por cierto, no es la revolución socialista, pero constituye momentos importantes de una larga lucha de resistencia popular.

El abanico de protestas es amplio, y a veces, por tan amplio, difícil de vertebrar. Los piqueteros en Argentina o los movimientos campesinos con un fuerte componente étnico en Bolivia, Ecuador, Perú o Guatemala, el zapatismo en el Sur de México o la movilización de los sem terra en Brasil, son formas de reacción a un sistema injusto que, aunque haya proclamado que "la historia terminó", sigue sin dar respuesta efectiva a las grandes masas postergadas. ¿Hay un hilo conductor, algún elemento común entre todas estas expresiones?

Hoy por hoy, diversas expresiones de la izquierda política, o al menos, expresiones que caen bajo el excesivamente amplio y difuso paraguas del denominado "progresismo" -la izquierda que en estos momentos es posible: moderada y de saco y corbata- tienen en sus manos el aparato del Estado en varios países: Brasil, El Salvador, Uruguay, Argentina. Habrá quien ni siquiera esté de acuerdo con considerar a estos gobiernos como expresiones de la izquierda. Tal vez no se equivoque quien así lo vea, pero para la derecha (nacionales, o para el discurso hegemónico de Washington, ese difuso abanico no deja de tener valor de "desafío". Con esos proyectos populares, con cierta preocupación social (más, al menos, que los gobiernos neoliberales abiertos), las posibilidades de transformaciones profundas, tal como están las cosas y dada la coyuntura con que arribaron a las administraciones estatales, son limitadas, o quizá imposibles. Más aún: son "izquierdas" que, en todo caso, pueden administrar con un rostro más humano situaciones de empobrecimiento y endeudamiento sin salida en el corto tiempo. En modo alguno podría decirse que son "traidores", "vendidos al capitalismo", "tibios gatopardistas". La izquierda constitucional hace lo que puede; y hoy, en los marcos de la post Guerra Fría, con el triunfo de la gran empresa y el unipolarismo vigente -más aún en la región latinoamericana, botín histórico del imperio estadounidense, cada vez más inundada de bases militares lideradas desde el Norte- es poco lo que tiene por delante: si deja de pagar la ominosa deuda externa, si piensa en plataformas de expropiaciones y poder popular y si se atreve a armar a sus pueblos, sus días están contados. Es más: ni siquiera es necesario pensar en tales extremos de radicalización: coquetear con propuestas con sabor a popular ya puede ser motivo de reacción, y en algunos países pequeños, como Honduras, Haití, Guatemala, puede llevar a golpes de Estado, disfrazados hoy por hoy, pero golpes al fin (Manuel Zelaya en Honduras o Jean-Bertrand Aristide en Haití fueron movidos de sus presidencias, y casi se logra lo mismo en un momento determinado con Álvaro Colom en Guatemala).

¿Es mejor, entonces, desechar de una vez la lucha en los espacios de las democracias constitucionales? Es un espacio más, uno de tantos; pero no más que eso, y deberíamos ser muy precavidos respecto a los resultados finales de esas luchas. La experiencia ya ha demostrado con innegable contundencia que cambiar el sistema desde dentro es imposible (los casos de Venezuela, Bolivia o Ecuador son una pregunta abierta al respecto: ¿hasta dónde pueden llegar sus transformaciones reales en tanto se mueven en la lógica delas democracias representativas clásicas?) Los movimientos insurgentes que, desmovilizados, pasaron a la arena partidista, no han logrado grandes transformaciones de base en las estructuras de poder contra las que luchaban con las armas en la mano (piénsese en las guerrillas salvadoreñas o guatemaltecas, por ejemplo, o el M-19 en Colombia). Todo lo cual no debe llevar a desechar de una vez el ámbito de la democracia representativa; debe abrir, en todo caso, la pregunta en torno a los caminos efectivos de las izquierdas. Algo así como la pregunta que se hacía Lenin hace más de un siglo en Rusia zarista: ¿qué hacer?

Las izquierdas que hacen gobierno desde otra perspectiva (Cuba, o Venezuela con su Revolución Bolivariana, una izquierda bastante sui generis po cierto, o procesos como los de Bolivia o Ecuador, interesantes semillas de fermento popular sin dudas) son el blanco de ataque del gran capital privado, expresado fundamentalmente en la actitud belicosa y prepotente de la administración de Washington.

Lo que está claro es que en esta post Guerra Fría, con el papel hegemónico unipolar que ha ido cobrando Estados Unidos y su plan de profundización de poderío global, Latinoamérica es ratificada en su papel de reserva estratégica (léase: patio trasero). Ante la desaceleración de su empuje económico (el imperio no está muriéndose, pero comienza a ver amenazado su lugar de intocable a partir de nuevos actores como China o la Unión Europea), el área latinoamericana es una vez más un reaseguro para la potencia del Norte, apareciendo ahora como obligado mercado integrado donde generar negocios, proveer mano de obra barata y asegurar recursos naturales a buen precio, por supuesto bajo la absoluta supremacía y para conveniencia de Washington. De esa lógica se deriva la nueva estrategia de recolonización dada a través de la firma de los diversos Tratados de Libre Comercio -que, por supuesto, de "libres" no tienen nada-, acompañada por la ultra militarización de la zona, con una cantidad de bases como nunca había tenido durante el siglo XX.

La situación actual puede abrir la interrogante sobre cómo enfrentarse a ese poder hegemónico: ¿unirse como bloque regional quizá? Como dijera Angel Guerra Cabrera: "La victoria no concluye hasta conseguir la integración económica y política de América Latina y el Caribe. Y es que la concreción en los hechos del ideal bolivariano -como lo vienen haciendo Venezuela y Cuba en sus relaciones- es lo único que puede evitar la anexión de nuestra región por Estados Unidos y propiciar que se desenvuelva con independencia y dignidad plena en el ámbito internacional. Lograrlo exige la definición de un programa mínimo que agrupe en cada país a las diferentes luchas sociales en un gran movimiento nacional capaz de impulsar transformaciones antiimperialistas y socialistas". Seguramente ahí hay una agenda que las fuerzas progresistas no pueden descuidar: una integración real y basada en intereses populares, una posición clara contra mecanismos de ataque a la integridad latinoamericana como el Plan Patriota (ex Plan Colombia) o el Plan Mérida (para México y Centroamérica) y los nuevos demonios que circulan y pueden permitir el desembarco de más tropas: la lucha contra el narcotráfico y contra el terrorismo internacional, coartada perfecta para la geoestrategia del gobierno de Estados Unidos.

Esto nos lleva, entonces, a la reconsideración de las nuevas izquierdas en Latinoamérica, tarea impostergable y vital. La izquierda necesita hacerse un replanteamiento en tanto expresión de un pensamiento alternativo al capitalismo, a la lógica del libre mercado, a la sociedad de clases -crítica que no significa el desechar los ideales de cambio luego del derrumbe del socialismo europeo sino su profundización a partir de las lecciones aprendidas-. Preguntas, en definitiva, que podrán servir para reenfocar las luchas.

Si esa reformulación se hace genuinamente, deberá preguntarse qué es lo que está en juego en una revolución: ¿se trata de mejores condiciones de vida para la población, como se está dando en estos momentos en Venezuela con un reparto más equitativo de la renta petrolera, o hay que profundizar el poder popular y la construcción de una nueva ética? (en el país caribeño, por ejemplo, sigue siendo dominante la idea de los certámenes de belleza femenina, y el gobierno central destina 300 millones de dólares para apoyar a "su" piloto de Fórmula 1. ¿Eso es el socialismo del siglo XXI?) De tal forma, abriendo esos debates, deberá atreverse a buscar a tiempo los antídotos del caso contra los errores que nos enseña la historia; preguntarse qué, cómo y en qué manera puede cambiar lo que se intenta cambiar; hacer efectiva la máxima de "la imaginación al poder" del mítico Mayo Francés de 1968, hoy ya tan lejano y olvidado, como una garantía, quizá la única, de poder lograr cambios sostenibles.

En esa reconceptualización, sabiendo que nos referimos a Latinoamérica, es necesario retomar agendas olvidadas, o poco valorizadas por la izquierda tradicional. Heredera de una tradición intelectual europea (ahí surgió lo que entendemos por izquierda), los movimientos contestatarios del siglo XX ocurridos en Latinoamérica no terminaron de adecuarse enteramente a la realidad regional. La idea marxista misma de proletariado urbano y desarrollo ligado al triunfo de la industria moderna en cierta forma obnubiló la lectura de la peculiar situación de nuestras tierras. Cuando décadas atrás José Mariátegui, en Perú, o Carlos Guzmán Böckler, en Guatemala, traían la cuestión indígena como un elemento de vital importancia en las dinámicas latinoamericanas, no fueron exactamente comprendidos. Sin caer en infantilismos y visiones románticas de "los pobres pueblos indios" ("Al racismo de los que desprecian al indio porque creen en la superioridad absoluta y permanente de la raza blanca, sería insensato y peligroso oponer el racismo de los que superestiman al indio, con fe mesiánica en su misión como raza en el renacimiento americano", nos alertaba Mariátegui en 1929), hoy día la izquierda debe revisar sus presupuestos en relación a estos temas.

De hecho, entrado el tercer milenio, vemos que las reivindicaciones indígenas no son "rémoras de un atrasado pasado semifeudal y colonial" sino un factor de la más grande importancia en la lucha que actualmente libran grandes masas latinoamericanas (Bolivia, Perú, Ecuador, México, Guatemala). Sin olvidar que Latinoamérica es una suma de problemas donde el tema del campesinado indígena es un elemento entre otros, pero sin dudas de gran importancia, la actitud de autocrítica es lo que puede iluminar una nueva izquierda.

Pensar que las izquierdas están renaciendo con fuerza imparable, además de erróneo, puede ser irresponsable. Si el "progresimo" actual puede llevar a plantear un "capitalismo serio", eso no es más que un camino muerto, o sumamente peligro incluso para las grandes mayorías populares. Pero creer que todo está perdido, es más irresponsable aún. En ese sentido, entonces, la utopía de un mundo nuevo no ha muerto porque ni siquiera ha terminado de nacer.


Bibliografía:
• Betto, Frei. "Desafíos a la nueva izquierda". Rebelión, 02-02-2005 www.rebelion.org
• Borón, Atilio. "La izquierda latinoamericana a comienzos del siglo XXI: nuevas realidades y urgentes desafíos". Rebelión, 11-08-2004 www.rebelion.org
• -------- "Actualidad del '¿Qué hacer?'". Rebelión, 27-12-2004 www.rebelion.org
• Caballero, Manuel. "La Internacional Comunista y la revolución latinoamericana". Editorial Nueva Sociedad. Caracas, 1988.
• Diercksens, Wim. "Los límites de un capitalismo sin ciudadanía". Editorial Universidad de Costa Rica. San José, 1997.
• Dussel, Enrique. "Praxis latinoamericana y filosofía de la liberación". Editorial Nueva América. Bogotá, 1994.
• Figueroa Ibarra, Carlos. "Notas para una reflexión sobre la izquierda guatemalteca". Ponencia presentada en el Encuentro Nacional por la Paz y la Democracia. Quetzaltenango, Guatemala, octubre de 2004.
• Galeano, Eduardo. "Las venas abiertas de América Latina". Siglo Veintiuno Editores. México, 1973.
• Guzmán Böckler, Carlos. "Donde enmudecen las conciencias. Crepúsculo y aurora en Guatemala". GSPI. Guatemala, 1991.
• Katz, Claudio. "El porvenir del socialismo". Monte Ávila Editores. Caracas, 2006.
• Mariátegui, José. "Siete Ensayos sobre la realidad peruana”. Fundación Biblioteca Ayacucho. Caracas, 2007.
• Rodríguez Elizondo, José. "La crisis de las izquierdas en América Latina". Editorial Nueva Sociedad. Caracas, 1990.
• Sánchez Vásquez, Adolfo. "Entre la realidad y la utopía. Ensayo sobre política, moral y socialismo". UNAM / FCE. México, 1999.
• Varios autores. "Fin del capitalismo global. El nuevo proyecto histórico". Editorial Txalaparta. México, 1999.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ya van siete cumbres del G-20 y ninguna solución a la crisis

Emilio Marín (LA ARENA)

Hoy culmina la reunión del G-20 en el centro de convenciones de Baja California, México. Entre otros participa la presidenta argentina. Ya van siete de estas cumbres pero la crisis mundial no tiene soluciones.

El Grupo de los 20 (G-20) reúne al mismo número de países, más algunos invitados que no son parte formal del mismo, como España. Conviene repasar la lista para ver de quiénes se trata. Un primer bloque de participantes son los antiguos miembros del Grupo de los 8 (G-8): Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Federación Rusa, Reino Unido y Estados Unidos. Otro subgrupo del G-20 son México, Argentina, Australia, Brasil, China, India, Indonesia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Corea del Sur, Turquía y la Unión Europea.

¿Son todos iguales? Y "algunos son más iguales que otros". No son iguales. No vale lo mismo la opinión y las proposiciones del representante del imperio norteamericano que las de la presidenta argentina o el premier de Turquía. Que nadie se ofenda, por favor, diría Cristina Fernández de Kirchner, pero es así. Cuando detonó la crisis capitalista global en setiembre de 2008, fecha en que se desploma el Lehman Brothers, las potencias nucleadas en el G-8 decidieron abrir un poco el juego a otros países importantes. Los más ingenuos creen que esa apertura fue para hacerlos partícipes de las discusiones de alto nivel y la toma de decisiones. Los mal pensados sospechan que la maniobra fue para hacerles creer que jugaban "en primera" y evitar que se fueran en otra dirección, anticapitalista. Y de paso les hacían pagar un cierto costo del crack financiero internacional.

Recetas de ajuste

Algo de eso sucede, porque la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, declaró en México, en la reunión empresaria del B-20 (Bussiness-20), que los organismos internacionales de crédito hoy están concentrados en "ayudar" a los países desarrollados. No es que los países en vías de desarrollo deban quejarse de que la "ayuda" fondomonetarista los deja de lado, porque quizás sea una circunstancia favorable; sus recetas de ajuste les provocaron tanto daño...

Pero la declaración de la sucesora de Dominique Straus-Khan blanquea que hoy los planes de salvataje de su entidad, el Banco Central Europeo y el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera quieren favorecer a los países centrales. Una confesión reveladora para que los países del Tercer Mundo sepan que no deben aguardar ayuda alguna de esos organismos financieros y de las principales potencias. Tendrán que apoyarse en sus propias fuerzas y en el comercio, inversiones y acuerdos básicamente Sur-Sur, para sortear la crisis mundial y dar respuestas a sus problemas económicos. Los apologistas del G-20 dirán que aquella mirada sobre el grupo es demasiada crítica y que todavía hay muchos timbres por tocar. Este cronista se limita a exponer la secuencia de reuniones de este grupo para sacar una conclusión basada en hechos.

Van siete

La I Cumbre del G-20 fue en noviembre de 2008 en Washington, convocada por George Bush. La II se hizo en Londres, en abril de 2009, organizada por Gordon Brown. La III fue en Pittsburg, EEUU, bajo la batuta de Barak Obama, en septiembre del mismo año. La IV fue en junio de 2010 en Toronto, Canadá. La V en Seúl, Corea del Sur, en septiembre

de ese mismo año. La VI se realizó en noviembre de 2011 en Cannes, Francia, con Nicolas Sarkozy como anfitrión. Y la VII es la que cierra hoy en Los Cabos, México, con Vicente Calderón como organizador.

La sola enumeración de los apellidos de los gobernantes que fueron preparando esos eventos da cuenta de los cambios, porque a muchos los devoró la crisis económica internacional y de sus naciones. Si llegó Obama a la Casa Blanca fue precisamente porque el candidato del partido de Bush fue visto como corresponsable de la catástrofe bancaria y social. En la residencia de Downing Street 10 también hubo mudanzas porque lo corrieron al laborista Brown y entró el conservador Cameron. Sarkozy fue por la reelección pero los franceses prefirieron a Francois Hollande. Angela Merkel viene perdiendo las elecciones regionales y su futuro es incierto.

Y ni qué hablar de México, donde Calderón se está despidiendo porque habrá elecciones dentro de poco y la presidenciable de su partido, PAN, figura tercera en las encuestas, detrás de la coalición "Compromiso por México" liderada por el viejo PRI y Enrique Peña Nieto, y del hombre del PRD, Andrés Manuel López Obrador.

Sin soluciones

Cada una de estas Cumbres llevó títulos rimbombantes acerca del comercio internacional, la reestructuración del capital financiero y la creación de empleo, con reducción de la pobreza en el mundo. Pero difícilmente podía llegar a soluciones efectivas, siendo parte dirigente de la organización aquellos gobiernos que provocaron la crisis y permitieron su durísima continuidad, en contubernio con el mundillo de los banqueros internacionales y grandes empresas ligadas.

O sea, el capital industrial fusionado con el bancario, integrados por mil vínculos con las administraciones políticas del viejo G-8.

¿Qué puede aportar al mundo el jefe de gobierno italiano, Mario Monti, si es un ex banquero que viene haciendo ajuste tras ajuste luego de suceder a Silvio Berlusconi? ¿De qué creación de empleo puede hablar el español Mariano Rajoy, si tiene 24,2 por ciento de parados, unos 5,6 millones de españoles? Ni qué decir de David Cameron, que puso en marcha un ajuste multimillonario del gasto público, con recortes en salud, educación y cambios regresivos en el sistema jubilatorio.

Incluso México, que presume de ser una potencia económica internacional, está despidiendo a Calderón con un aumento de la pobreza, que fulmina a 60 millones de mexicanos. Lo dicho. Esta es la séptima cumbre del G-20, pero sin una solución a la crisis. Ni una.

Crecimiento verde

La VII Cumbre no es diferente a las seis anteriores, pues tiene previsto tres sesiones donde los presidentes discutirán temas muy pomposos. Ayer el lema era "La Economía global. Marco para el crecimiento vigoroso, sostenido y equilibrado". Hoy se debatirá sobre "El fortalecimiento de la arquitectura financiera internacional y el sistema financiero, y promoción de la inclusión financiera". Y en el cierre el tercer eje de discusión girará sobre "Desarrollo: crecimiento verde, infraestructura y seguridad alimentaria".

Esa agenda refleja las apetencias o preferencias de las grandes potencias. Por ejemplo, hablar de un crecimiento vigoroso, sostenido y equilibrado suena a mentira, pues no sólo Lagarde sino también su colega del Banco Mundial, Robert Zoellick, declararon ante el B-20, que no saben si la crisis está terminando o comenzando.

Poner en el temario el fortalecimiento de la arquitectura financiera internacional es otra falta de respeto por la inteligencia humana. Ese fue el primer punto de la I Cumbre, en 2008, y todavía estos líderes no han sido capaces de anunciar e implementar un sistema de límites al accionar especulativo del capital financiero mundial. Apenas saben decirle a países como España, "te presto tantos millones de euros pero estas son las condiciones draconianas y punto".

Y lo del crecimiento verde, tercer tema en debate, es otro plato servido para las multinacionales como Monsanto, Cargill, Dupont, Bayer, etc. Estas contaminan en los países del Tercer Mundo y por el otro, de acuerdo con sus gobiernos de EEUU y la Unión Europea, se resisten a abrir sus mercados a productos agropecuarios argumentando que no cumplen con los estándares sanitarios, de calidad y respeto medioambiental. ¿Monsanto "verde"? Es el mundo patas para arriba...

¿Lugar de Argentina en el mundo?

En este último punto puede que Argentina se acerque a las posiciones de los países más desarrollados, teniendo en cuenta que Cristina Fernández de Kirchner pavoneó ante el Consejo de las Américas, el 15 de junio, con el prospecto que le habían entregado los capos de Monsanto anunciando inversiones en Córdoba y Tucumán.

Lino Barañao en Ciencia y Técnica y Débora Giorgi en Industria, de donde depende el INTI, son funcionarios cercanos al agro-bussiness y los subsidios generosos del Estado van en esa dirección. Con cierto egoísmo, las autoridades argentinas se oponen cuando en reuniones de alto nivel de la FAO o la OMC se trata de poner algunos controles al

aumento del precio de los alimentos.

De cualquier modo, en cuanto a los asuntos generales de la VII Cumbre, CFK tiene bastante línea política y experiencia para criticar al FMI y las recetas de ajuste, para hablar bien de los planes de reactivación del consumo y la producción, para exhibir el aumento del empleo con políticas opuestas a la "austeridad", etc.

Difícilmente le lleven el apunte Obama, Merkel, Monti, Cameron y Rajoy, entre otros, pero ella podría recordarles lo dicho en Nueva York: o cambian de recetas o el enfermo podría cambiar de médicos. Quizás la Argentina debería cambiar su lugar en el mundo, que no está en el G-20 sino en el BRICS con Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, y otros ámbitos del Tercer Mundo, incluso Angola, de la que tanto se burló Clarín.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: El modelo agropecuario al banquillo

Darío Aranda (ACTA)

Cincuenta millones de toneladas, diecinueve millones de hectáreas y, al menos, 190 millones de litros de agrotóxicos. Sólo algunas de las cifras que estarán presentes desde hoy en el juicio oral que explicitará las consecuencias sanitarias, ambientales y sociales del modelo agropecuario actual que tiene a soja transgénica como principal cultivo.

El lunes 11 de junio comenzó en Córdoba el primer juicio que ubica en el banquillo de los acusados a dos productores y un aeroaplicador que fumigaban a vecinos del barrio Ituzaingó Anexo, en las afueras de la capital provincial.

“Este juicio crea un precedente para Córdoba y para la Argentina. Tenemos el apoyo de muchas personas que nos acompañan, pero también sabemos que enfrente hay mucha gente que no quiere justicia porque se les pueden arruinar sus negocios. Enfrente están los sojeros, pero por sobre todo están los gobiernos provinciales y el Nacional, que son cómplices de las multinacionales y cuentan con el apoyo de grandes medios de comunicación”, alertó Sofía Gatica, de la organización Madres de Ituzaingó, pioneras en la lucha contra las fumigaciones e impulsoras de la denuncia.

Madres y locas

Al igual que a las Madres de Plaza de Mayo durante la dictadura militar, a las mujeres del barrio Ituzaingó Anexo les decían “locas”. Eran simples madres que, alertadas por las enfermedades de sus hijos y vecinos, comenzaron en 2001 a sospechar que algo sucedía. Miraron a su alrededor y no dudaron mucho: estaban rodeadas de campos de soja y las fumigaciones llegaban hasta sus casas.

Las mujeres se organizaron y fundaron la organización “Madres de Ituzaingó”. En el barrio, en las afueras de la ciudad de Córdoba, vivían cinco mil personas y 200 de ellas padecían cáncer. Detectaron casos de jóvenes de 18 a 25 años con tumores en la cabeza, chicos de 22 y 23 años que ya murieron, más de trece casos de leucemia en niños y jóvenes.

“En todas las cuadras hay mujeres con pañuelos en la cabeza, por la quimioterapia, y niños con barbijo, por la leucemia”, lamentaba en 2007 Sofía Gatica, una de las referentes de la organización, que padeció la muerte de un bebé recién nacido (con una extraña malformación de riñón) y, en la actualidad, su hija de 17 años está en pleno tratamiento de desintoxicación (estudios municipales confirmaron que convive con dos plaguicidas en la sangre).

Las Madres denunciaron numerosos casos de alergias respiratorias y de piel, enfermedades neurológicas, casos de malformaciones, espina bífida, malformaciones de riñón en fetos y embarazadas y problemas de osteogénesis.

En marzo de 2006, la Dirección de Ambiente municipal analizó la sangre de 30 chicos del barrio: en 23 había presencia de pesticidas. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) también llegó hasta el barrio, convocada por la Municipalidad. En agosto de 2007 comenzó a analizar los relevamientos existentes, realizó entrevistas y confirmó las denuncias. “Se concluye que el barrio Ituzaingó Anexo puede considerarse como un sitio contaminado. Los contaminantes de mayor importancia son los plaguicidas y el arsénico, fundamentalmente en suelo. La presencia de plaguicidas en tanques de agua posiblemente refleje la intervención de la vía suelo-aire.” Entre las imprescindibles acciones recomienda “incrementar el control sobre fumigaciones clandestinas a distancias menores a las permitidas por ley”.

Endosulfán y glifosato

En diciembre de 2008, y luego de una presentación de la Subsecretaría de Salud de la Municipalidad de Córdoba, la Justicia prohibió utilizar agrotóxicos a menos de 500 metros del barrio Ituzaingó Anexo y, si las fumigaciones eran aéreas, la distancia mínima debía ser de 1500 metros.

“Fumigar en áreas urbanas viola disposiciones de la Ley Provincial de Agroquímicos y constituye un delito penal de contaminación ambiental, que se pena con hasta diez años de prisión”, explicó en 2008 el fiscal de Instrucción del Distrito III, Carlos Matheu, que determinó la figura penal de “contaminación dolosa del medio ambiente de manera peligrosa para la salud”. El fallo focalizó en dos agroquímicos: endosulfán y glifosato.

El endosulfán es el insecticida más utilizado de Argentina: 5,5 millones de litros por año para la producción de algodón, maíz y soja, entre otros cultivos. El insecticida ya fue prohibido en 74 países y, en junio de 2011, fue incluido en el Convenio de Estocolmo (espacio internacional auspiciado por la Organización de Naciones Unidas que regula el tratamiento de sustancias tóxicas). La Red de Acción sobre Plaguicidas (PAN) –integrada por 600 organizaciones de 90 países– afirma que “los efectos del endosulfán incluyen deformidades congénitas, desórdenes hormonales, parálisis cerebral, epilepsia, cáncer y problemas de la piel, vista, oído y vías respiratorias”.

“Consultado el Ministerio de Salud de la Nación sobre la toxicidad del endosulfán, respondió que tiene propiedades carcinogénicas para los seres humanos”, fundamenta la Resolución 101/11 (de junio de 2011) de la Defensoría del Pueblo, que señala al endosulfán como responsable de alteraciones neurológicas, afección visual, efectos adversos sobre el sistema reproductivo masculino, los riñones y el hígado, entre otros efectos negativos. La Resolución recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó al endosulfán como “altamente tóxico”. Sin embargo, el gobierno nacional y los provinciales siempre minimizaron los efectos del insecticida. Recién en agosto de 2011, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) anunció la prohibición del uso del insecticida, pero la limitación regirá recién a partir de julio de 2013.

El glifosato es el agrotóxico más conocido de la Argentina. Se comercializa bajo una decena de marcas comerciales, aunque la más conocida es Roundup, de la multinacional Monsanto. Los productores de soja reconocen la utilización, como mínimo, de diez litros de glifosato por hectárea. En la campaña 2011 la soja abarcó 19 millones de hectáreas y los campos argentinos fueron rociados, en un solo año, con 190 millones de litros del herbicida. Ya cuenta con fallos adversos en Formosa, Buenos Aires, Salta, Chaco y Santa Fe.

El Gobierno y el modelo

Al conocerse el fallo judicial de diciembre de 2008, y con la disputa con la Mesa de Enlace aún fresca (por la fallida resolución 125), la presidenta Cristina Fernández de Kirchner creó por decreto en enero de 2009 la “Comisión Nacional de Investigación sobre Agroquímicos”, en el marco del Ministerio de Salud, para investigar los efectos del glifosato. La Comisión, donde tuvo gran influencia el ministro de Ciencia Lino Barañao (reconocido por su trabajo junto a empresas de biotecnología), nunca llegó a conclusiones claras respecto a los agroquímicos. Elaboró en agosto de 2009 el informe “Evaluación de la información científica vinculada al glifosato en su incidencia sobre la salud y el ambiente”, firmado por el “Consejo Científico Interdisciplinario” del Conicet y la Comisión Nacional. Seis capítulos y 130 carillas que recopiló estudios y donde fue recurrente una conclusión: la necesidad de investigaciones sobre los efectos del glifosato. No definió si era inocuo o perjudicial.

Y, ante la incertidumbre, el Conicet no cuestionó que se continúe utilizando en el país millones de litros de glifosato al año. Allí radicó la sorpresa, y malestar, de las comunidades afectadas y de científicos: Raúl Horacio Lucero (bioquímico y jefe del Laboratorio de Biología Molecular de la Universidad Nacional del Nordeste), Raúl Montenegro (profesor titular de Biología Evolutiva en la Universidad Nacional de Córdoba y Premio Nobel Alternativo 2004), Fernando Mañas (investigador del Conicet y de la Universidad Nacional de Río Cuarto, especializado en daño genético producido por glifosato).

“El objetivo del informe implica una visión reduccionista y fragmentaria que pretende simplificar una situación compleja, excluyendo al sujeto y parcializando la construcción del conocimiento. El informe es una simple enumeración de bibliografía, con muy poco análisis crítico, reflexivo y comparativo de sus resultados”, aseguró en 2009 la doctora en ciencias naturales Norma Sánchez, profesora titular de Ecología de Plagas de la Universidad Nacional de La Plata e investigadora independiente del Conicet.

En 2003, cuando Néstor Kirchner asumió la presidencia, la soja abarcaba doce millones de hectáreas. En la actualidad, llega a 19 millones, el 56 por ciento de la tierra cultivada de Argentina.

En septiembre de 2011, la Presidenta presentó en Tecnopolis el Plan Estratégico Agroalimentario (PEA), con objetivos cuantitativos a alcanzar en 2020. En cuanto a producción granaria destaca que el objetivo es aumentar un 60 por ciento la producción (de los 100 millones de toneladas, llegar a 160), con el consiguiente avance sobre nuevos territorios. En la presentación estuvo secundada por el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y el de Ciencia, Lino Barañao.

Una nueva confirmación de la profundización del modelo agropecuaria sucedió el 28 de febrero pasado. La Presidenta anunció que investigadores de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), del Conicet y la empresa Bioceres habían logrado una semilla de soja resistente a la sequía y que lograba “altos rendimientos”, lo que posibilitaría el avance sobre regiones en la actualidad hostiles al monocultivo.

En Bioceres tiene participación accionaria Gustavo Grobocopatel, titular del pool de siembra Los Grobo.

En el anuncio presidencial volvió a sobresalir la figura del ministro de Ciencia, Lino Barañao.

Organizaciones ambientales y campesinas aportaron la mirada ausente en el acto oficial: el corrimiento de la frontera agropecuaria, con más desmontes, más poblaciones desalojadas y más uso de agrotóxicos.

Al banquillo

Medardo Avila Vázquez era, en 2008, subsecretario de Salud de la Municipalidad de Córdoba. Había concurrido a Ituzaingó Anexo alertado por las Madres. Observó en persona cómo aviones fumigaban sobre las viviendas. De inmediato hizo la denuncia por “envenenamiento”. El fiscal Matheu ordenó estudios en los patios de las viviendas y confirmó la presencia de endosulfán y glifosato. También allanó galpones de chacareros, encontró tambores con los agrotóxicos y (además de poner un límite a las fumigaciones) procesó a los productores sojeros, al dueño del avión fumigador y al aviador.

La denuncia de 2008 sumó otra denuncia (de 2004) de las Madres de Ituzaingó, y es la que llega a juicio hoy en la Cámara I del Crimen. Tiene su fundamento en la Ley Nacional de Residuos Peligrosos (24051). El artículo 55 reprime con pena de prisión de tres a diez años al que utilizando productos peligrosos (entre ellos los agroquímicos) “contaminaren” de un modo peligroso para la salud pública, el aire, el agua y el ambiente en general.

Los acusados son los productores Francisco Rafael Parra y Jorge Alberto Gabrielli, y el piloto del avión fumigador Jorge Pancello. El abogado defensor es Carlos Hairabedian, uno de los abogados más reconocidos (y costosos) de Córdoba.

Avila Vázquez, el denunciante, renunció el 2009 a la Secretaría de Salud de la Municipalidad de Córdoba. Médico pediatra, neonatólogo y docente de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba, está ansioso. En pocas horas, y por primera vez en su vida, estará en un juicio oral. “Las comunidades denuncian a este modelo de agricultura tóxica desde hace más de diez años. Desde la universidad y desde la medicina llegamos tarde, hace cuatro años. Y la Justicia llegó aún más tarde, recién ahora, por primera vez un juicio oral”, lamenta Avila Vázquez, pero también es optimista: “Si se logra una condena, habrá justicia, se estará respetando el derecho a la salud de las poblaciones y forzaremos al poder político a debatir este modelo que, con pruebas científicas de sobra, enferma a las poblaciones”.

Darío Avila fue el abogado que inició la denuncia como letrado, en 2008, de la Subsecretaría de Salud de la ciudad de Córdoba y aún hoy asesora a las Madres de Ituzaingó: “No se persigue ningún tipo de indemnización económica, se lucha por justicia, por una condena, ya que la Ley de Residuos Peligrosos es muy clara respecto a la acción de poner en riesgo la salud pública, prevé condenas de tres a diez años, y a lo largo de toda la instrucción se han obtenido muchas pruebas de la contaminación y de las consecuencias en la salud de todo en barrio”.

La lucha de las Madres de Ituzaingó inspiró al jefe del Laboratorio de Embriología Molecular del Conicet-UBA (Facultad de Medicina), Andrés Carrasco, a investigar los efectos del glifosato en embriones anfibios. En abril de 2009 dio el alerta: comprobó que, aún con dosis hasta 1500 veces inferiores a las utilizadas en las fumigaciones sojeras, se producen trastornos intestinales y cardíacos, malformaciones y alteraciones neuronales.

“Concentraciones ínfimas de glifosato, respecto de las usadas en agricultura, son capaces de producir efectos negativos en la morfología del embrión, sugiriendo la posibilidad de que se estén interfiriendo mecanismos normales del desarrollo embrionario”, subrayó Carrasco, e hizo hincapié en la urgente necesidad de limitar el uso del agrotóxico e investigar sus consecuencias en el largo plazo.

Tuvo como respuesta el apoyo de decenas de pueblos y organizaciones que denunciaban desde hacía una década los efectos de los agroquímicos, pero también le valió una campaña de desprestigió que unió al ministro de Ciencia de la Nación, Lino Barañao, a Clarín y La Nación, y a las grandes empresas del sector. Lo acusaban de no haber publicado su investigación en una revista científica.

En agosto de 2010, la investigación de Andrés Carrasco fue publicada en la revista estadounidense Chemical Research in Toxicology (Investigación Química en Toxicología), donde se confirmó que el glifosato produce múltiples malformaciones y, con análisis científicos como prueba, advirtió: “Los resultados comprobados en laboratorio son compatibles con malformaciones observadas en humanos expuestos a glifosato durante el embarazo”.

La investigación de Carrasco marcó un punto de inflexión. Los pueblos fumigados encontraron respuesta científica a tantos años de denuncias. Algunos grandes medios de comunicación comenzaron a dar cuenta del efecto sanitario del modelo agropecuario. Y buena parte del espectro científico nacional quedó en evidencia: los que aportaron pruebas de las consecuencias del modelo y, una gran mayoría, que cerró filas con la ciencia y la técnica al servicio del modelo productivista de agronegocios.

A casi dos años de la publicación científica, y a un día de iniciarse el juicio penal en Córdoba, Carrasco habla con mucho cariño de las Madres de Ituzaingó, recuerda sus primeras charlas y no deja sorprenderse: “El lunes será un paso más en su inmensa lucha por justicia, por la salud para sus hijos, por un modelo de producción que no sume más víctimas”.

“El juicio es fundamental, tiene que marcar un hito, un antes y un después, salga como salga. Instalar este juicio como debate es una bisagra, por primera vez quedará en evidencia en un tribunal que acciones directas o indirectas de las corporaciones del modelo agropecuario están enfrentadas con las poblaciones locales. Se juega algo muy importante, las transnacionales o los pueblos”, resume Carrasco, investigador principal del Conicet y de la UBA.

El juicio comenzó el lunes 11 de junio y podría extenderse hasta la próxima semana. Declararán productores sojeros, empresarios, científicos y muchos vecinos afectados. Concurrirán periodistas y dirigentes sociales de países latinoamericanos donde el modelo agropecuarios también suma denuncias. A las 8 concentrarán organizaciones sociales que apoyan la denuncia de las Madres de Ituzaingó, y las acompañarán hasta las puertas de tribunales. En paralelo al juicio, y frente a los tribunales, se montará una carpa de organizaciones ambientales donde transmitirán en vivo las instancias del juicio, habrá actividades artísticas, proyección de documentales, olla popular y charlas informativas de lo que implica el actual modelo agropecuario.

Medardo Avila Vázquez, que también integra la Red Universitaria de Médicos de Pueblos Fumigados, sabe que los tres acusados son el “eslabón más débil” del modelo de agronegocios, pero está convencido de que en el juicio se pondrá en debate, y se afectará, a otros actores. “Con la ley en la mano, apuntaremos a los distintos niveles de responsabilidad, donde los máximos responsables son las multinacionales de semillas y agrotóxicos, y los gobiernos que aplican a rajatabla las directrices de las corporaciones. Estos dos actores también estarán en el banquillo, y por eso están preocupados”, afirmó.

Sofía Gatica, de las Madres de Ituzaingó, nunca pensó que llegaría a esta instancia del juicio. Tampoco nunca imaginó que ganaría el Premio Goldman (algo así como el Premio Nobel del ambiente, primera vez que una argentina lo recibe). En abril pasado viajó a Estados Unidos y recibió la distinción por su lucha contra las fumigaciones.

No quiere arriesgar cómo finalizará el juicio, sólo reconoce que serán días “muy largos”, de “nervios”. Entiende ya como una “victoria” que estén frente al juez quienes “echaban veneno sobre familias enteras”, recuerda que vio “morir muchos vecinos, grandes y niños” en los últimos diez años y confiesa que tiene un sueño: “Que haya justicia. De los jueces depende que estos venenos del campo sigan, o no, enfermando y matando personas”.

Darío Aranda es periodista y escritor.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Techo propio

Carlos Del Frade (APE)

La Argentina sigue en la búsqueda de su propia leyenda.

La promesa permanente que dibuja el volver a ser.

Una gran herramienta política.

Un gran negocio para algunos.

Una extraordinaria expectativa para las mayorías.

Las leyendas vienen de arriba hacia abajo en el tercer milenio.

Uno de los fragmentos de aquella narración del país que ya no es hablaba del sueño del techo propio.

Había surgido con fuerza en los años cincuenta, de la mano del primer peronismo, el del voto de la mujer, la justicia social, el trabajo en blanco, la soberanía política, la independencia económica y la constitución de 1949.

Vino el golpe del 55, la persecución, las torturas, el sindicalismo complaciente, la iglesia que santificaba el desprecio y los planes del FMI.

“El techo propio” comenzó a formar parte de una quimera.

En los primeros tiempos de Néstor Kirchner, surgió la propuesta de créditos hipotecarios desde el Banco Nación que, según decía la propaganda oficial, iban a ser iguales a los alquileres que se pagaban.

No fue así. Había que pagar el triple. Fue una gran desilusión, especialmente para las jóvenes parejas que sufren la ferocidad del mercado laboral que les impone distintas formas de precarización.

Ahora, cuando las protestas sociales de varias organizaciones comenzaron a hacer sentir que los problemas en la Argentina real no eran solamente la falta de dólares ni tampoco el procesamiento de Macri como pretenden “Clarín” y los diversos medios kirchneristas, la presidencia ha tomado debida nota que los temas de la agenda social deben ser tomados por la clase gobernante.

Lo hicieron porque allí estuvieron “los marginales” de la CTA con 25 mil personas reclamando que mirasen hacia abajo, hacia la vida cotidiana de los que son más en estos arrabales del mundo.

El anuncio del Programa de Créditos Argentinos, el PROCREAR, anuncia 400 mil viviendas en cuatro años con dinero prestado de los jubilados, la plata de la ANSES, a través del privatizado Banco Hipotecario y a una tasa razonable.

No está mal que haya programas para hacer casas y que se garantice la devolución del dinero a los jubilados. Tampoco estaría mal que les paguen a los jubilados lo que corresponde.

El problema serio es por qué siempre en la Argentina los que menos tienen y más son financian a millones a los que tampoco les sobra nada, salvo necesidades.

¿Y los que tienen más y menos son, por qué no pagan más impuestos para que el estado o el gobierno a cargo del estado destine partidas para viviendas y más asignaciones supuestamente universales?

Ya hay miles y miles de anotados.

Sueñan con el techo propio. Van en busca de la leyenda del país que alguna vez fue.

Que no les roben ese sueño.

Sin embargo, siempre hay un sin embargo necesario, tan necesario como los cuestionamientos, sin embargo -decíamos- las urgencias parecen ser mayores a las promesas.

En la Argentina hay 3 millones de personas que habitan una vivienda precaria. Son el 32% del total, según una reciente investigación del Banco Interamericano de Desarrollo. De acuerdo a las informaciones, “el kirchnerismo construyó más viviendas sociales que otros gobiernos, pero la complejidad de los planes anunciados y la escasa ejecución del presupuesto para ese fin, hizo que se beneficiaran muchos menos hogares que los 500.000 incluidos en las promesas”, remarcan los datos.

¿Por qué el dinero asignado a lo social nunca es suficiente y siempre sobra para los que más tienen?

En esa pregunta reside el misterio del por qué la Argentina no es aquel país que alguna vez fue.

La geografía donde era posible el techo propio, entre otras cosas.

Donde la realidad era mucho mejor que la promesa repetida hasta el hartazgo.

Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Chaco: Otra escuela rural cerrada en El Impenetrable

CENTRO NELSON MANDELA

El Paraje “El Peligro” está ubicado a 40 kilómetros al norte de Pampa del Infierno. Allí funcionaba la EGB 974, correspondiente a la zona educativa R04, Región V del Dpto. Almirante Brown. Comenzó por ser una escuela rancho en el que se formaron muchos chicos de la zona. Después se construyó el nuevo edificio, con dos salones, una oficina y una vivienda, con aljibe y buenos sanitarios. Se construyó un aceptable edificio para una escuela digna y con historia. Según planilla de estadística mensual, a diciembre de 2003, la escuela contaba con un total de 83 alumnos, de los cuales 34 eran varones y 49 mujeres. No se registraron inasistencias, lo que fue un indicador positivo muy definido en el plano de la formación y de la responsabilidad de la comunidad educativa.

En septiembre del 2001 los padres de los alumnos solicitaron que la escuela llevara el nombre de “Madrina Nora Coppari”. El pedido de imposición de nombre fue acompañado por sus familiares directos. Sus hijos y su esposo siempre la apoyaron en su madrinazgo. El cura Mario Nardone, de la Parroquia Inmaculada Concepción, de la diócesis San Roque, también firmó la nota de solicitud dando fe de los valores humanos y espirituales de la madrina.

La imposición del nombre era bien merecida porque la señora Nora fue muy especial. Desde el año 1994 y hasta su muerte, ocurrida en junio del 2000, perteneció a la Asociación de Padrinos de Escuelas Rurales. En esa tarea solidaria le fue asignada el padrinazgo de una niña de tercer grado, llamada Luisa Amara Croni, a quién asistió para que progresara en el primario y luego en el ciclo secundario, que siguió en la escuela de Pampa del Infierno. Treinta y cinco mamás y papás del paraje firmaron el pedido, rescatando que la señora Nora no solamente había apadrinado muy bien a la niña, sino que nació en ella un ferviente deseo de contribuir en el mejoramiento de la escuela, de los alumnos y de la comunidad rural. Los pobladores destacaron que la madrina era una persona humilde, de medios limitados, pero que fue una incansable luchadora para conseguir cosas y apoyos para la escuela y para los alumnos. Los padres la recordaban trayendo útiles, ropas, calzados, víveres, comprando un grupo electrógeno y realizando los trámites para que los alumnos viajaran a Mar del Plata, lo que se concretó en febrero de 1997, experiencia que fue irrepetible para los chicos porque fue la primera salida del paraje y, en algunos casos, el único viaje de sus vidas. También destacaron la obra más importante de Nora, que consistió en la inclusión de la escuela en el Plan Social para la construcción del nuevo edificio, que después se concretó. La señora Nora visitó la escuela en dos oportunidades, en consonancia con dos cumpleaños de la Patria. Estuvo los 9 de julio de los años 1996 y 1997. Comentan que la pasó muy bien y que confraternizó con todos.

Burocráticamente el sistema educativo respondió que la inquietud no encuadraba en la reglamentación vigente para la época. La actuación fue devuelta a la escuela porque no cumplía con el requisito formal consistente en la presentación de un tema. Esto ocurrió el 25 de marzo de 2002. De esta manera tan asombrosa se archivó el pedido de imposición de nombre de la madrina de la EGB 974 del Paraje “El Peligro”.

Se cerró la escuela

El Paraje “El Peligro” fue despoblándose. Los históricos ocupantes de las tierras fiscales fueron sistemáticamente expulsados. En la zona aparecieron los grandes terratenientes que fueron comprando tierras fiscales o las que ya estaban privatizadas, hasta acumular grandes superficies. Alambraron campos y muchos pobladores ya no tuvieron posibilidad de continuar en el lugar.

Toda la región está calificada como Zona Amarilla; sin embargo, se intensifican las explotaciones forestales, los desmontes clandestinos y las prácticas silvopastoriles que son desmontes encubiertos o en etapas. De los casos que recientemente evaluamos en el entorno amplio de la EGB 974, la mayoría de los silvopastoriles fueron autorizados pero han violado la reglamentación porque los campos no cuentan con 120 árboles por hectárea. En algunos casos hasta quemaron los pastizales y gran parte de los ejemplares que quedaron en pie, de manera de que estas prácticas culminaron por ser ilegales ante la falta de control, de la permisividad o de la complicidad de este y de los anteriores gobiernos.

La escuela cerró por falta de alumnos, que es lo mismo que decir fue cerrada por el modelo de apropiación, de uso y explotación de las tierras y de los recursos naturales, que ha generado un modelo productivo fuertemente excluyente en lo social y económico, que trajo aparejado la extrema concentración de la riqueza en manos de muy pocas personas o empresas. Ese es el escenario instalado en el campo chaqueño y, especialmente, en El Impenetrable.

La escuela fue cerrada hace cuatro años. Está en situación de dejadez, aunque tiene una familia cuidadora sin retribución. El abandono de los salones es casi total. Los chicos que forman parte de las pocas familias campesinas del paraje deben recorrer diariamente 14 kilómetros para aprender a leer y escribir, que no es lo mismo que proporcionarles calidad o excelencia educativa. La escuela del Paraje “El Peligro” es otra de las tantas que fue clausurada por el modelo económico y productivo que auspicia este y los anteriores gobiernos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: La desigualdad, ante la ausencia de políticas públicas

Eugenia Aravena (PRENSA RED)

En el marco de la aplicación del la Ley de Trata aprobada en la Legislatura a instancias del gobierno provincial, AMMAR-Córdoba emitió un documento crítico de la normativa.

Desde hace 12 años AMMAR, la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina filial Córdoba, ha trabajado y recreado incansablemente su realidad, buscando superar la clandestinidad, en pos de ser reconocidas como mujeres que luchan por mejorar las condiciones de vida para el todo sector.

Es por eso, que cuando aparecen en los medios y en las mesas de toma de decisión, distintos funcionarios públicos, como M. Amelia Chiófalo, Secretaria de Prevención de la Trata de Personas, y Adriana Domínguez, responsable del INADI Córdoba, hablando sobre la prostitución como la mayor flagelación del patriarcado, y somos las mujeres victimas en sus discursos, nos preguntamos qué han hecho concretamente por el sector, en pos de disminuir los niveles de vulnerabilidad, en los cuales se apoyan para definir, lo que ellas llaman “semi propia voluntad” con la que se ejerce el trabajo sexual de las compañeras nucleadas en AMMAR.

Ya que recorriendo las calles, hablando entre ellas, dando la cara a toda una sociedad que las señala y acusa, es como las trabajadoras sexuales organizadas, han conseguido tener la casa de AMMAR la cual desde el gobierno le sacaron la ayuda para el alquiler, una Escuela Primaria para Adultos CENPA, que funciona sin ningún apoyo oficial desde sus inicios, solo con el aporte de la maestra y el Paicor.

La lista sigue, con un Centro de Cuidados Infantiles, al que le han recortado su horario de funcionamiento de 8 a 4 horas, ya que por orden del Ministro de Desarrollo social dieron de baja el programa Sala Cuna que exitosamente inauguran en el año 2010 y que las compañeras de AMMAR han extendido a base de esfuerzo propio esas 4 horas con 2 horas más.

Sostienen todo un proyecto educativo en dicha sede con biblioteca popular área de alfabetización, cursos de computación, todo en pos de aportar al bien común ya que todo estos espacios son abiertos a la comunidad toda, proyecto que a sido visitado hasta la por BBC de Londres y en nuestra provincia no se le da importancia que el mismo tiene.

AMMAR, ha logrado ser reconocida en la lucha por el respeto y vigencia de los Derechos Humanos para todos. Se ha reunido con la Fuerza Policial, para frenar la violencia y abusos, mostrando seriedad en el trabajo y en la responsabilidad con la que se asume todos los desafíos diarios.

Todo con un compromiso social que las define, sostienen Programas integrales de Salud, con convenios, Centros de Testeo Amigable, talleres de genero DD.HH violencia y capacitación en la prevención del VIH-Sida, mas de 28 mil preservativos distribuidos por mes todo esto con fondos propios del trabajo de las compañeras, con recorridos por las periferias de la ciudad, llegando no solo hasta los lugares que están sus compañeras si no también hasta Escuelas secundarias, centros comunitarios, asociaciones y organizaciones sociales, brindando talleres de prevención totalmente gratuitos, llevando como mensaje de la experiencia y la organización como forma de luchar por una sociedad mas igualitaria y mas justa.

En estos últimos años, un camino largo y minado de indiferencia ha recorrido AMMAR, junto a otras organizaciones sociales y políticas que nos tienden su mano. Las trabajadoras sexuales no se rinden y apuestan a solucionar la disparidad social creando Talleres de Oficio dictados en su sede como herramienta concreta para las mujeres que así lo desean, los cuales lamentablemente este Gobierno no dio continuidad para este 2012.

A su vez, existen espacios de articulación con otras instituciones que tienen como fin la visibilización de la problemática y muestren soluciones más reales para problemas tan serios como la trata de persona y la explotación sexual. Porque están cansadas de que se hable de las víctimas, de las pobres, de las incapacitadas para decidir, y no se haga nada. De este modo, queremos evidenciar la ausencia de políticas públicas para este sector, que solo con nuestros esfuerzos y el compromiso de transformar la realidad de la cual son partes, las trabajadoras sexuales dan pelea a la discriminación y la invisibilización de su voluntad como actores políticos fundamentales para el cambio que hace falta.

Las trabajadoras sexuales dan la cara y se muestran humanas, madres y solidarias, construyendo día a día un futuro con más oportunidades, conciencia y solidaridad. Por todo esto es que AMMAR Córdoba viene luchando por el respeto de sus derechos, exigiendo la derogación de los Códigos de Faltas que criminalizan la pobreza y su trabajo en particular con el articulo 45, el respeto de sus voces organizadas por una mejor calidad de vida y alternativas al trabajo sexual para aquellas mujeres que quieren salir del ejercicio de la prostitución. Mientras tanto, la Asociación seguirá caminando por una Ley de Trabajo Sexual que las reconozca como personas, medida que sin duda contribuirá a la lucha real contra la Trata de Persona.

Eugenia Aravena es Secretaria General de AMMAR Córdoba.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Rodrigo, un efecto colateral

Claudia Rafael (APE)

“Podría decirte muchas cosas más pero estoy quebrada… que también me siento entrampada
en este sistema. Que frente a esto que te pasó no tenga explicaciones para darte. Que todo lo que hice fue poco. Que tengo en mi cabeza tantos otros inocentes como vos que sufren el desamor, la desidia y la desigualdad social”.
(De la carta abierta de Paula, antigua maestra de Rodrigo Simonetti)

No hay coraza para tanta muerte. No hay sitio para refugiarse de esa gigantesca crueldad entre las calles. No hay modo alguno de espantar la desidia y la perversidad de un Estado omnipresente de los modos más indignos. Rodrigo todavía sonríe desde esa foto. A pesar de todos hay una foto, existe, es. Desde ahí dibuja un mohín por el que asoma una chispa de alegría. Tenía once años y los dientes desparejos y ausentes de la infancia. Integraba los abultados ejércitos de descarte que el sistema va amasando pacientemente a través de los tiempos. Su grito destemplado de cobijo y vulnerabilidad fue sordamente acallado por los organismos del Estado que desvían peso sobre peso para suertes más redituables al poder. Pero él en la foto sonreía. Con el escudo del Pincha para frenar el derrumbe de la historia sobre sus propias espaldas. No pudo. Demasiado frágil. Demasiado endeble para el peso de la pobreza eterna y pertinaz.

Lo encontraron destrozado en un pasaje angosto de Ringuelet, con su eterna camiseta de Estudiantes de La Plata y un buzo. El fiscal buscará o no al culpable. Lo hallará, quizás. Lo acusará. Lo juzgará, tal vez. A lo mejor, hasta lo condenará. O de lo contrario, la crónica jurídica de su crimen quedará enterrada en cajones abultados por otros tantos expedientes que contienen otros homicidios impunes. Pero hay otros culpables que jamás son sentados en el banquillo. Que nunca ven sus rostros expuestos ante los tribunales de los prescindibles de la patria. Que tienen perfectamente aceitados los mecanismos estructurales para nunca, jamás, tener que responder.

Rodrigo era uno en medio de su batallón de hermanos. Había aprendido mansamente el oficio de estirar la manito para pedir monedas. Cada tanto regresaba a esa casa tan poblada de Altos de San Lorenzo, en los arrabales de La Plata. Ahí donde el olvido reina los días de los desarrapados. A veces llegaba con cuatro de sus hermanos a la olla popular de plaza San Martín. A pocos metros del poder político de la provincia más poblada del país. A segundos, nomás, del despacho de Daniel Scioli. Donde se presupuestan bienestares ajenos a la infancia del olvido. Donde se pacta ese destino cruento de arrojar por los despeñaderos los desechos de la producción. Donde las calculadoras ubican el debe y el haber en el sitio exacto de la inequidad.

“El gasto público para 2012 estará orientado a equilibrar las políticas de bienestar, que privilegian a los sectores más vulnerables de la sociedad”, dijo el gobernador meses atrás. Y aseguró que “la acción conjunta y articulada de los distintos niveles de Gobierno ayudará a minimizar los efectos colaterales” que la crisis económica internacional pudiera generar. “Minimizar”, aseguró. ¿Hasta qué porcentaje? ¿Dónde es aceptable detener la vara en la que se decide que es posible convivir con la asimetría? Quizás el interrogante más profundo sea el de saber el real significado de “efectos colaterales”. Como en las históricas guerras petroleras estadounidenses, los efectos colaterales están muy lejos del sillón de mando. Allí donde los edificios enteros se desploman, donde los pulmones de los nadies respiran napalm, donde las calles estallan de sangre y muerte, donde el 90 por ciento de las víctimas se llaman “efectos colaterales”. Se llaman Rodrigo. Que era una muerte preanunciada en grandes titulares desde que
sus primeros berreos asomaron a la vida. Sin cohetes ni serpentinas que aplaudiesen su llegada como la de una semilla nueva entre los amaneceres de la tierra.

Rodrigo fue un efecto colateral. Por eso iba tres veces por semana a un merendero. Por eso iba con sus hermanos a la olla de la APDN en plaza San Martín. Por eso, Paula Luque, su maestra, fue una y mil veces a buscarlo. Y no tuvo respuestas del Estado. Como no las tuvo la APDN. Ni el resto de los Rodrigos que deambulan las calles de los arrabales. Como no la tuvo tampoco la pequeña tucumana Mercedes Figueroa, con sus seis años a cuestas. Aquella que derramó la bondad de Beatriz Rojkés de Alperovich, presidenta provisional del Senado, que cargó de culpas a una familia hundida en el abandono. Y que por estos días dijo “al menos ahora vas a dormir tranquila, porque tu hijo no está más en la calle” a Dora Ybáñez, madre de un chico muerto por el paco en Tucumán. Tampoco hubo respuestas para Diego Gómez, masacrado en un zanjón olavarriense a los 14. Sin padres ni abrigo. Con un policía señalado por su crimen pero nunca investigado.

Unos y otros encerrados bajo cielos oprimentes que destilan condenas. Víctimas de un destino prefigurado hace cientos de años y perfeccionado en tiempo presente. Expulsados a islotes perdidos de desolación y hambruna. Donde la dignidad no entra ni tiene cabida, a los ojos de los poderosos. Donde las penas enjugan las lágrimas en el barro del desconcierto y el abandono. Donde el paco, el gatillo fácil, el hambre, el olvido son piezas indispensables para el refinamiento del racismo sistémico de los excluidos. Donde el destierro es el estigma sobre la frente. Hasta que la muerte abre fauces y devora. Y el Estado, ahí sí, el Estado y sus eternos jinetes del Apocalipsis ponen en marcha la maquinaria penal de la culpabilización y la oscuridad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: “De la Sota sabe quien desapareció a mi hijo”

Katy García (PRENSARED)

Se cumplen cuatro meses de la desaparición del joven. Asistió a un baile de cuarteto y jamás regresó. Su madre exige respuestas al poder político. “Son un combo explosivo”, dijo refiriéndose al gobernador, al ministro de Seguridad y al actual Jefe de Policía. Convocatoria a la plaza San Martín.

Viviana Alegre sigue adelante con la lucha emprendida la madrugada del 17 de febrero pasado cuando su hijo Facundo Rivera no regresó a su casa. Había concurrido al baile de Damián Córdoba que se realizó en el Estadio del Centro a dos cuadras de la Central de Policía.

En conferencia de prensa, renovó sus críticas al poder político e institucional de la provincia y mantuvo que detrás del hecho está la Policía y convocó para mañana, a las 17, a la plaza San Martín a toda la ciudadanía para que la desaparición de su hijo no quede impune.

“Le pido al doctor de la Sota que dé la cara y que no meta un perejil. El sabe bien quien desapareció a mi hijo, le pido que le suelte la mano, que no encubra a los culpables", disparó Alegre.

Sobre este punto remarcó que no había que olvidar que el jefe de policía actual - Sergio Comugnaro - es el mismo que actuó en el caso Nora Dalmasso cuyo asesinato permanece impune. Y añadió que: “A (Alejo) Paredes no le creo nada. Hay un combo explosivo”, sintetizó.

Tras cartón criticó a los poderes públicos porque la investigación no avanza y denunció que ahora se pretende instalar “la pista de la droga” para desviar la investigación. Y recordó que el propio fiscal Alejandro Moyano lo negó.

“Mi hijo no tiene problemas legales pero en este momento se está juzgando a la víctima. Como madre soy muy realista y puedo decir que no consumía (droga). Pero acá no se trata de (averiguar) si consumía o vendía, como se está diciendo ahora. Se trata de un desaparecido en democracia, en esta pseudo democracia del doctor De la Sota y del Código de Faltas que defiende”, reflexionó.

Ni un desaparecido más

La madre del joven estuvo acompañada por Sonia Torres, referente de Abuelas de Plaza de Mayo; por la diputada nacional por Córdoba Carmen Nebreda y por la rectora de la Universidad Nacional de Córdoba, Carolina Scotto, quienes apoyaron el reclamo de justicia en forma unánime. “Ni un desaparecido más”, expresó la titular de Abuelas.

Desde Familiares y la Comisión provincial de la Memoria reafirmaron que “desde nuestra experiencia de lucha y de dolor exigimos que se haga justicia urgente. Esto no se debe diluir en el tiempo”, dijo una de las presentes.

La concentración se realizará bajo la primera consigna levantada por las Madres de Plaza de Mayo: “Con vida se lo llevaron, con vida lo queremos”.

Alegre recordó que durante la última dictadura cívico militar sufrió el secuestro de un hermano y el de su esposa embarazada quienes permanecen desaparecidos. “Por algo habrá sido”, dijo devastada y afirmó que esa experiencia de búsqueda la sostiene. “Hoy que me toca con mi hijo, un tipo re-feliz, lleno de vida y con muchos proyectos que dejó a una mujer y un hijo solos”, afirmó.

“Facu: donde quieras que estés te prometo que esto será justicia”, sostuvo entre lágrimas, la acongojada madre.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La USAID reitera planes subversivos en países latinoamericanos

PL

Estados Unidos reiteró su disposición a financiar grupos subversivos que buscan desestabilizar algunos países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), un mecanismo de integración política, económica y social creado en 2004.

Según Mark Feierstein, administrador adjunto para América Latina y el Caribe de la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), Washington prioriza el apoyo a las fuerzas opositoras que "están luchando por los derechos humanos y la democracia" en esas naciones.

Confirmó que la Casa Blanca mantiene una estrecha relación y entrega fondos a sectores antigubernamentales radicados en Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua (países integrantes de ALBA), sin precisar cifras, reseñaron varios medios de prensa.

Las declaraciones de Feierstein evidencian las denuncias de gobiernos e instituciones progresistas en América Latina y el Caribe sobre el carácter subversivo de los programas de la USAID en la región.

Esa agencia, presentada a veces como una organización civil independiente, actuó desde 1961 en consonancia con una estrategia destinada a contrarrestar la imagen agresiva estadounidense.

De acuerdo con frecuentes denuncias de analistas, la entrega de capital a naciones pobres -con el pretexto de impulsar reformas sociales, industrializar o atender a sectores vulnerables- disfrazó las pretensiones de Washington, captó adeptos en todas partes y posibilitó la subversión política a favor de sus planes hegemónicos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Bolivia: La renta petrolera supera los mil millones de dólares

PL

La renta petrolera de Bolivia superó en los primeros cinco meses de 2012 los mil millones de dólares, destaca hoy en nota de prensa la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (Ypfb).

Según el documento, las recaudaciones por concepto de regalías, impuesto directo a los hidrocarburos y participaciones por la producción y comercialización de estos alcanzó los mil 62 millones de dólares hasta finales de mayo.

La marcha de las recaudaciones, dijo el presidente de Ypfb, Carlos Villegas, permitirá al país superar los ingresos históricos.

"Este año vamos a batir récord en ingresos porque nunca en la historia de Bolivia el país produjo 54 millones de metros cúbicos (de gas) por día", aseguró Villegas, quien agregó que será un año muy bueno para el Tesoro, las gobernaciones, los municipios y las universidades, los cuales se benefician de la renta petrolera.

El crecimiento de los ingresos está relacionado con el aumento de la producción y con el incremento de los precios de comercialización del gas natural a los mercados de Bolivia y Brasil.

Los depósitos realizados por Ypfb hasta finales de mayo, incluyen los últimos tres meses de 2011 y los dos primeros del presente año, advierte el despacho de la entidad, el cual aclara que el departamento de Tarija fue el más beneficiado con 173.4 millones.

En Tarija se ubican los campos gasíferos de San Alberto, Margarita, Sábalo e Itau, considerados entre los más importantes del país.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Advierten sobre atención a adultos mayores en Chile

PL

El presidente del Partido Comunista de Chile, Guillermo Teillier, expresó inquietudes sobre la atención a los adultos mayores en el sistema de salud pública.

En encuentro con el subsecretario de Salud, Jorge Díaz, el también diputado chileno abogó por la implementación de consultorios y por el aumento de la dotación de especialistas médicos en el sector público.

De igual modo, por mayor regularidad en el abastecimiento de productos farmacéuticos y por la adopción de medidas para facilitar el acceso de las personas de edad avanzada a centros de atención sanitaria.

Específicamente, Teillier refirió problemas detectados en las comunas santiaguinas de San Miguel, Pedro Aguirre Cerda y Lo Espejo.

"Pensamos que el Ministerio de Salud debe apoyar en el abastecimiento de medicamentos y en proporcionar los especialistas de salud que la ciudadanía necesita", indicó.

El parlamentario por otra parte manifestó a la autoridad gubernamental su preocupación por la ausencia de escaleras mecánicas y ascensores en determinadas estaciones del Metro, lo que afecta no sólo a los adultos mayores, sino también a los discapacitados.

Alertó también sobre el grave y sensible problema de personas con enfermedades crónicas y complejas, como la Esclerosis lateral amiotrófica, y que no disponen de ninguna ayuda estatal.

El timonel de los comunistas chilenos acotó que cuando esa dolencia afecta a personas muy pobres, de escasos recursos, se convierte en un verdadero drama porque es muy difícil enfrentar sus consecuencias y garantizar la atención adecuada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Indígenas venezolanos exigen regreso de piedra patrimonial

PL

Indígenas venezolanos del pueblo pemón exigirán ante Alemania el regreso a este país de la piedra Kueka-Abuela, bien patrimonial trasladado ilegalmente a Alemania en 1998.

Representantes de ese pueblo, asentado en el municipio Gran Sabana del estado Bolívar, acudirán este jueves a la embajada de Alemania en Venezuela para entregar un documento con la explicación del valor simbólico de la piedra y exigir su regreso al país.

En declaraciones a la emisora Alba Ciudad, el ministro de Cultura, Pedro Calzadilla, dio los detalles del reclamo y explicó que en la mitología pemón, Kueka es una sabia anciana, protectora del pueblo y dadora de alimentos que fue convertida en piedra en su juventud por escaparse con un hombre de la familia Taurepán.

La joven, al ser de la familia Mucuschí, tenía prohibido enamorarse de un muchacho de un grupo distinto y, como castigo, ambos fueron convertidos en piedra por el padre de Kueka, desde entonces el pueblo pemón los reconoce como la abuela y el abuelo Kueka, agregó.

El objeto de 30 toneladas fue sustraído de su sitio, en el Parque Nacional Canaima por el artista plástico Wolfang Von Schwarzenfeld, y transportado a la nación europea sin respetar las disposiciones legales de Venezuela.

Según Calzadilla, desde entonces, por indicaciones del presidente Hugo Chávez, el gobierno adelanta las gestiones necesarias para que la piedra regrese al país.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Proyectos Mineros significan muerte en El Salvador

Iliana Chacón (COLATINO)

A poco más de un año sigue sin esclarecerse la muerte de Juan Francisco Durán Ayala, activista contra la minería en Cabañas. Este caso abona al símbolo de muerte que en El Salvador representa luchar por el medio ambiente y la vida.

Luis, María, Ernesto y Silvia son nombres comunes del léxico salvadoreño. Juan Francisco, Marcelo, Ramiro y Dora Alicia no son sólo eso, son identidades de quienes por sus ideales ambientalistas terminaron asesinados.

En 2005, Francisco Pineda, agricultor de la zona de San Isidro, Cabañas, fundó el Comité Ambiental de Cabañas para la Defensa del Agua y los Recursos Naturales (CAC).

Esta asociación trabaja desde hace siete años en contra de los proyectos mineros que Pacific Rim, compañía minera canadiense, ha intentado concretar en la mina El Dorado, en el departamento de Cabañas.

Al igual que Pineda, Juan Francisco Durán Ayala luchó, hasta el día de su muerte, por lograr que los recursos naturales de donde él y su comunidad vivían, no fueran explotados.

El 13 de junio de 2012 se conmemoró la muerte de Ayala. Hace un año desapareció de su domicilio y fue encontrado 11 días después en una fosa común del Cementerio La Bermeja, en San Salvador. A través de un comunicado de prensa CAC exige a las autoridades responsables del caso, que capturen a los asesinos y que den a conocer la información del caso de Ayala.

Sin embargo, no sólo la muerte de Juan Francisco es la que ha quedado sin resolver. También, la muerte de Ramiro Rivera, Marcelo Rivera y Dora Sorto, todos activistas y miembros de asociaciones que se manifiestan en contra de la minería en El Salvador.

Recordar la muerte de un ambientalista de 30 años, con sueños y aspiraciones de ser un buen maestro de idiomas no es lo más impactante, sino que las muertes como ésta y la de los otros tres, queden impunes y sin ninguna investigación.

El énfasis radica en que aún cuando en el título dos, capítulo uno de la Constitución de la República de El Salvador se exponga que: “Toda persona tiene derecho a la vida, a la integridad física y moral, a la libertad, a la seguridad, al trabajo, a la propiedad y posesión, y a ser protegida en la conservación y defensa de los mismos. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Más de 46 millones de estadounidenses sin cobertura médica

PL

Más de 46 millones de estadounidenses -uno de cada siete- carecía de seguro médico en 2011, señala una investigación realizada por los Centros de Control de Enfermedades (CDC), de ese país.

El estudio también reveló que 58,7 millones (19,2 por ciento de la población), aseguró no tener seguro sanitario en algún momento del 2010.

En cuanto a los menores de 18 años, la encuesta permitió determinar que el siete por ciento de ese grupo tampoco estaba asegurado, mientras pasaba igual con el 27,9 por ciento de los jóvenes entre 19 y 25 años de edad, indica el documento, que señala como los más afectados en todos los casos a los pobres, hispanos y desempleados.

El trabajo se publica en medio de la tensión generada por la esperada decisión de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Estados Unidos, sobre si la reforma de salud de Barack Obama es violatoria de la Constitución.

Un eventual dictamen de inconstitucionalidad contra la ley, conocida popularmente como el "ObamaCare", representará el desamparo legal para casi 50 millones de estadounidenses sin seguro de salud.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Gran Bretaña reduce Servicio Nacional Salud

ANSA

Las prestaciones médicas del Servicio Nacional de Salud británico (NHS, en sus siglas en inglés), incluyendo operaciones de rodilla y cadera, han sido restringidas como consecuencia de los recortes y ajustes al gasto público, se informó hoy.

De acuerdo a datos oficiales, nueve de cada diez centros de salud están imponiendo restricciones a todo tipo de prestaciones a pacientes.

Las restricciones más comunes fueron a las tonsilectomías o extirpación de amígdalas, con un 89% de esas intervenciones suspendidas.

Además, se impusieron restricciones en operaciones de cataratas (en un 66%), como también intervenciones quirúrgicas para reducir de peso, en cirugías en rodilla y cadera.

Clara Eaglen, portavoz del Real Instituto Nacional de Ciegos, afirmó que los británicos "no deben vivir con una calidad de vida reducida simplemente porque las autoridades sanitarias utilizan un criterio arbitrario para determinar si deben ser operados o no".

Por su parte, el doctor Richard Vautrey, de la Asociación Médica británica, calificó la situación en el NHS como "grave" y dijo que muchas autoridades médicas "deben ejercitar ahorros para reducir costos".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Grecia: El partido Syriza rechaza integrarse a un gobierno de coalición

XINHUA

El partido radical de izquierda Syriza de Grecia, que se opone a los paquetes de rescate económico, rechazó la propuesta del partido conservador Nueva Democracia (ND) para formar parte de un gobierno de coalición luego de las elecciones nacionales del domingo.

"El principal papel del partido de oposición es ser crítico y responsable. Eso haremos justamente", declaró el dirigente de Syriza, Alexis Tsipras, después de una reunión con el líder del ND, Antonis Samaras.

Tsipras añadió que si Samaras, cuyo partido ganó la crítica elección del domingo sin obtener la mayoría parlamentaria, fracasa en la formación de un gobierno de coalición, el Syriza, que ocupó el segundo lugar en las elecciones, no aceptará el mandato del presidente Karolos Papoulias de formar un gobierno de coalición de izquierda, como dicta la Constitución griega.

Samaras recibió esta mañana el mandato para formar un gobierno en tres días, y expresó su disposición a formar un gobierno de coalición amplio de largo plazo proeuropeo que busque modificar las duras medidas de austeridad impuestas a los griegos para enfrentar la aguda crisis de deuda y evitar una desordenada moratoria y la salida del país del sistema del euro.

Luego de las conversaciones no concluyentes con Tsipras, Samaras subrayó que continuará haciendo esfuerzos, dado que "el país necesita un gobierno inmediatamente".

Los socios más probables de Samaras en un gobierno de coalición, de acuerdo con analistas locales, son el tercer posicionado, el socialista PASOK encabezado por el ex ministro de Finanzas Evangelos Venizelos, y el partido Izquierda Democrática.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...