miércoles, 11 de julio de 2012

El consumismo: ¿Una enfermedad?

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

En el corazón de las selvas del Petén, en lo que actualmente es Guatemala, en la cima del Templo IV, joya arquitectónica legada por los mayas del Período Clásico, dos jovencitas turistas estadounidenses -con ropa Calvin Klein, con calzado Nike, con lentes de sol Rayban, con teléfonos portátiles Nokia, cámaras fotográficas digitales Sony, videofilmadoras JVC y tarjeta de crédito Visa, hospedadas en el hotel Westing Camino Real y habiendo viajado con millas de "viajero frecuente" por medio de American Airlines, hiperconsumidoras de Coca-Cola, Mc Donald’s y de cosméticos Revlon- comentaban al escuchar los gritos de monos aulladores encaramados en árboles cercanos: "Pobrecitos. Aúllan de tristeza, porque no tienen cerca un ‘moll’ donde ir a comprar".

Consumir, consumir, hiper consumir, consumir aunque no sea necesario, gastar dinero, hacer shopping… todo esto ha pasado a ser la consigna del mundo moderno. Algunos -los habitantes de los países ricos del Norte y las capas acomodadas de los del Sur- lo logran sin problemas.

Otros, los menos afortunados -la gran mayoría planetaria- no; pero igualmente están compelidos a seguir los pasos que dicta la tendencia dominante: quien no consume está out, es un imbécil, sobra, no es viable. Aunque sea a costa de endeudarse, todos tienen que consumir. ¿Cómo osar contradecir las sacrosantas reglas del mercado?

Podríamos pensar que el ejemplo de las jóvenes arriba presentado es una ficción literaria -una mala ficción, por cierto-; pero no: es una tragicómica verdad. El capitalismo industrial del siglo XX dio como resultado las llamadas sociedades de consumo donde, aseguradas ya las necesidades primarias, el acceso a banalidades superfluas pasó a ser el núcleo central de toda la economía. Desde la década de los 50, primero en Estados Unidos, luego en Europa y Japón, la prestación de servicios ha superado largamente la producción de bienes materiales. Y por supuesto los bienes masivos suntuarios o destinados no sólo al aseguramiento de la subsistencia física (recreación, compras no unitarias sino por cantidades, mercaderías innecesarias pero impuestas por la propaganda, etc., etc.) encabezan por lejos la producción general. ¿Por qué esa fiebre consumista?

Todos sabemos que la pobreza implica carencia, falta; si alguien tiene mucho es porque otro tiene muy poco, o no tiene. En una sociedad más justa, llamada socialismo, "nadie morirá de hambre porque nadie morirá de indigestión", dijo Eduardo Galeano. No es necesario un doctorado en economía política para llegar a entender esta verdad. Pero contrariamente a lo que podría considerarse como una tendencia solidaria espontánea entre los seres humanos, quien más consume anhela, ante todo, seguir consumiendo. La actitud de las sociedades que han seguido la lógica del hiper consumo no es de detener el mismo, repartir todo lo producido con equidad para favorecer a los desposeídos, detener el saqueo impiadoso de los recursos naturales. No, por el contrario el consumismo trae más consumismo. Un perro de un hogar término medio del Norte come un promedio anual de carne roja mayor que un habitante del Tercer Mundo.

Mientras mucha gente muere de hambre y no tiene acceso a servicios básicos en el Sur (agua potable, alfabetización mínima, vacunación primaria), sin la menor preocupación y casi con frivolidad se gastan cantidades increíbles en, por ejemplo, cosméticos (8.000 millones de dólares anuales en Estados Unidos), o helados (11.000 millones anuales en Europa), o comida para mascotas (20.000 millones anuales en todo el Primer Mundo). ¿Somos entonces los seres humanos unos estúpidos y superficiales individualistas, derrochadores irresponsables, vacíos compradores compulsivos? Responder afirmativamente sería parcial, incompleto. Sin ningún lugar a dudas todos podemos entrar en esta loca fiebre consumista; la cuestión es ver por qué se instiga la misma, o más aún: es hacer algo para que no continúe instigándosela.

Lo cual lleva entonces a reformular el orden económico-social global vigente. ¡Esta locura no puede seguir así!

Si bien es cierto que en las prósperas sociedades de consumo del Norte surgen voces llamando a una ponderada responsabilidad social (consumos racionales, energías alternativas, reciclaje de los desperdicios, ayuda al subdesarrollado Sur), no hay que olvidar que esas tendencias son marginales, o al menos no tienen la capacidad de incidir realmente sobre el todo.

Recordemos, por ejemplo, el movimiento hippie de los años 60 del pasado siglo: aunque representaba un honesto movimiento anti-consumo y un cuestionamiento a los desequilibrios e injusticias sociales, el sistema finalmente terminó devorándolo. Dicho sea de paso: las drogas o el rock and roll, sus insignias de las décadas de los 60 y 70, acabaron siendo otras tantas mercaderías de consumo masivo, generadoras de pingües ganancias (no para los hippies precisamente, por cierto).

Una vez fomentado el consumismo, todo indica que es muy fácil -muy tentador sin dudas- quedar seducido por sus redes. Por ejemplo: los polímeros (las distintas formas de plástico) constituyen un invento reciente en la historia; en el Sur recién se van conociendo a mediados del siglo XX, luego que ya eran de consumo obligado en el Norte, pero hoy ya ningún habitante de sus empobrecidos países podría vivir sin ellos, y de hecho, en proporción, se consumen más ahí que en el mundo desarrollado donde comienza a haber una búsqueda del material reciclado. Por diversos motivos (¿para estar a la moda que le impusieron?), es más probable que un pobre del Tercer Mundo compre una canasta de plástico que de mimbre. El consumismo, una vez puesto en marcha, impone una lógica propia de la que es muy difícil tomar distancia. Es "adictivo", podría decirse.

Del mismo modo, y siempre en esa dinámica, veamos lo que sucede con el automóvil. Actualmente es archisabido que los motores de combustión interna -es decir: los que le rinden tributo a la monumental industria del petróleo en definitiva- son los principales agentes causantes del efecto invernadero negativo; y sabido es también que producen un muerto cada dos minutos a escala planetaria por accidentes de tránsito, inconvenientes todos que podrían verse resueltos, o minimizados al menos, con el uso masivo de medios de transporte público, más seguros en términos de seguridad individual y ecológica (un solo motor puede transportar cien personas, por ejemplo, pero hasta no acabar la última gota de petróleo no habrá vehículos impulsados por energías limpias: agua o sol por ejemplo).

Un motor quemando combustibles fósiles por persona no es sostenible a largo plazo en términos medioambientales, pero curiosamente para los primeros veinticinco años del siglo en curso las grandes corporaciones de fabricantes de automóviles estiman vender mil millones de unidades en los países del Sur, y los habitantes de estas regiones del globo, sabiendo de las lacras arriba mencionadas y conocedores de los disparates irracionales que significa moverse en ciudades atestadas de vehículos, no obstante todo aquello están gozosos con el boom de estas máquinas fascinantes.

En esa lógica entonces, quien puede, aún endeudándose por años, hace lo imposible por llegar al "cero kilómetro". Todo lo cual nos lleva a dos conclusiones: por un lado pareciera que todos los seres humanos somos demasiado manipulables, demasiado fáciles de convencer (los publicistas lo saben a la perfección). No otra cosa nos dice la semiótica, o la psicología social de cuño estadounidense centrada en el manejo mercadológico de las masas. De no ser así George Bush hijo, un alcohólico recuperado bastante poco ducho en las lides políticas, no podría haber sido presidente de su país en dos ocasiones (gracias a un video sensacionalista en su segunda campaña presidencial, por ejemplo, que explotó los miedos irracionales del electorado); o el cabo del ejército alemán Adolf Hitler no podría haber hecho creer al "educado" pueblo alemán ser una raza superior y llevarlo a un holocausto de proporciones dantescas.

Pero por otro, como segunda conclusión -y esto es sin dudas el nudo gordiano del asunto- las relaciones económico-sociales que se han desarrollado con el capitalismo no ofrecen salida a esta encerrona de la dinámica humana. El gran capital no puede dejar de crecer, pero no pensando en el bien común: crece, al igual que un tumor maligno, en forma loca, desordenada, sin sentido. ¿Para qué la gran empresa tiene que continuar expandiéndose? Porque su lógica interna lo fuerza a ello; no puede detenerse, aunque eso no sirva para nada en términos sociales. ¿Por qué los millonarios dueños de sus acciones tienen que seguir siendo más millonarios? Porque la dinámica económica del capital lo fuerza, pero no porque ese crecimiento sirva a la población. Y ese crecimiento, justamente -como tejido canceroso- se hace a expensas del organismo completo, del todo social en este caso, haciendo consumir, consumir lo innecesario, depredando recursos naturales, y volviéndonos cada vez más tontos, manipulando nuestras emociones a través de las técnicas de mercadeo para que sigamos comprando. "Pobrecitos. Aúllan de tristeza, porque no tienen cerca un ‘moll’ donde ir a comprar"…

Dictando modas, fijando patrones de consumo, obligando a cambiar innecesariamente los productos con ciclos cada vez más cortos (obsolescencia programada), haciendo sentir un "salvaje primitivo" a quien no sigue esos niveles de compra continua, con refinadas -y patéticas- técnicas de comercialización (propaganda engañosa, manipulación mediática que no da respiro, crédito obligado), el gran capital, dominador cada vez más omnímodo de la escena económica-político-cultural planetaria, impone el consumo con más ferocidad que las fuerzas armadas que lo defienden lanzan bombas sobre territorios díscolos que se resisten a seguir ese guión.

Por cierto que, dadas ciertas circunstancias, el "consumismo" irrefrenable podría ser considerado como una conducta patológica. De hecho en la Clasificación Internacional de las Enfermedades -CIE- de la Organización Mundial de la Salud, así como en el Manual de Transtornos Mentales de la Asociación de Psiquiatras de Estados Unidos -DSM, versión IV- aparece como una posible forma de las compulsiones. Y desde esa matriz médico-psiquiatrizante pudo llegar a describirse la "compra compulsiva" como una categoría diagnóstica determinada. "Preocupación frecuente por las compras o el impulso de comprar, que se experimenta como irresistible, intrusivo y/o sin sentido. Compras más frecuentes de lo que uno se puede permitir y de objetos que no se necesitan, o sesiones de compras durante más tiempo del que se pretendía".

Sin negar que ello exista como variable psicopatológica ("Se calcula que la compra compulsiva afecta entre 1.1% y el 5.9% de la población general y es más común entre las mujeres que entre los hombres"), el consumismo voraz que nos impone el sistema es más que una conducta compulsivo-adictiva individual. En todo caso, nos habla de una "enfermedad" intrínseca al sistema mismo. Si las jovencitas del ejemplo con que se abría el presente texto son tan "estúpidas", frívolas y superficiales, no son sino el síntoma de un transtorno que se mueve a sus espaldas. Transtorno que, por cierto, no se arregla con ningún producto farmacéutico, con un nuevo medicamento milagroso, con otra mercadería más para consumir, por más bien presentada y publicitada que esté. Se arregla, en todo caso, cambiando el curso de la historia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Santos y los caminos de la paz

Juan Diego García (especial para ARGENPRESS.info)

El gobierno de Juan Manuel Santos no atraviesa precisamente por sus mejores momentos y algunas voces ponen ya en cuestión su posible reelección en 2014 (los más catastrofistas auguran hasta un golpe de la extrema derecha).

Importantes iniciativas del ejecutivo colombiano han tenido escasa fortuna y sobre todo, ponen de manifiesto de manera muy preocupante todas las limitaciones que afectan al sistema político de este país andino.

La “ley de devolución de tierras” a los campesinos despojados violentamente se empantana no solo por sus modestos alcances sino por las inercias de una burocracia corrupta e ineficiente que necesitaría más de un siglo para devolver las propiedades a sus legítimos dueños (colonos, campesinos pobres y comunidades negras y de indígenas). Además, los usurpadores ya actúan con la violencia de siempre a través del llamado “ejército anti-restitución” que no es otra cosa que el paramilitarismo, solo desaparecido en la versión oficial. Imposible satisfacer entonces las reivindicaciones de las gentes del campo.

El llamado “marco para la paz” es otra ley que tampoco satisface a los insurgentes, pues constituye una normativa pensada ante todo para favorecer aún más a los paramilitares. Su oferta de “perdón generoso” a cambio del arrepentimiento de los insurgentes (FARC y ELN) ignora a propósito los términos reales dentro de los cuales el movimiento guerrillero estaría dispuesto al abandono de las armas. Esta ley no es más que una nueva versión de la propuesta permanente de éste y los anteriores gobiernos: “ríndanse y seremos generosos”. Por los motivos que sea, y a pesar del reconocimiento oficial de la existencia del conflicto armado, la clase dominante se niega a vincular un proceso de paz con reformas estructurales de la propiedad y del poder. En consecuencia, la guerra continúa.

Menos alentadoras suenan las iniciativas del Ejecutivo para “mejorar” el fuero militar en términos tales que satisfaga a unas fuerzas armadas implicadas en violaciones sistemáticas de derechos humanos, corrupción, vínculos ya innegables con el paramilitarismo y el narcotráfico. A estas alturas ya no es posible hablar de “manzanas podridas que desprestigian la institución castrense”. Sin embargo, una reforma a fondo del estamento militar-policial no aparece en la agenda del actual gobierno y existen muchas dudas acerca de los verdaderos alcances de la reforma emprendida en los organismos de seguridad luego del inevitable desmantelamiento de la policía secreta (el DAS) convertida sobre todo durante el gobierno de Uribe Vélez en una tenebrosa policía política, tan típica de los regímenes dictatoriales.

El más reciente tropiezo de Santos ha sido la “ley de reforma de la justicia”, una normativa promovida por él desde los comienzos mismos de su mandato y que se presentó como el cambio decisivo de una justicia lenta, corrupta y marcadamente clasista, con índices de impunidad que superan el 95% de los delitos y que castiga de forma suave y escandalosa a los delincuentes de cuello blanco, a militares, policías y a políticos y funcionarios incursos en delitos gravísimos, mientras persigue con saña a los activistas sociales que se destacan en la defensa de intereses populares y ya no se diga, a los miembros de la insurgencia condenados a penas de prisión que equivalen realmente a cadena perpetua si es que antes no desaparecen en un orden carcelario tildado ya como un sistema de exterminio.

La ley de “reforma de la justicia” tenía, en lo fundamental, todo lo que Santos había propuesto en los últimos meses y así lo defendió su ministro de justicia en el Congreso. Pero un esperpento jurídico que consagra la real impunidad de parlamentarios y funcionarios condenados o procesados por delitos de enorme gravedad y al mismo tiempo ofrece beneficios escandalosos a la rama judicial fue visto inmediatamente por la opinión pública no solo como un atentado contra la misma constitución sino como un pago del ejecutivo a las otras ramas del poder a cambios de concentrar aún más facultades en el presidente, rompiendo definitivamente equilibrios tan caros al ideario liberal burgués del estado.

El escándalo se reflejó de inmediato en las encuestas de opinión, castigando sobre todo al propio Santos quien en una pirueta de imposible encaje legal “devolvió” la ley al Congreso y cito a “sesiones extraordinarias” para derogar el engendro (ninguna de estas decisiones está contemplada en la normativa vigente). Una ley que en su momento aparecía como una de los mayores logros de esta administración se volvió contra el gobierno con resultados aún impredecibles. La decisión de Santos, además de detener el deterioro de su imagen pública, busca sin duda dificultar una iniciativa popular en marcha que propone un referendo para revocar al congreso (por carecer de legitimidad).

A estos fiascos debe agregarse que hace poco un movimiento estudiantil de dimensiones formidables obligó al gobierno a retirar un proyecto de ley de reforma del sistema educativo. A los universitarios (de centros públicos y privados) se unieron educadores, familiares y un sinnúmero de voces de todos los estamentos del país ante lo cual el gobierno tuvo que dar marcha atrás.

Pero a la oposición popular a las leyes del gobierno debe agregarse la labor de abierto sabotaje del anterior presidente Uribe Vélez quien busca su reelección acusando a Santos poco menos que de traición a la patria, connivencia con la guerrilla y de apoyar la “dictadura” de Hugo Chávez. Esta misma semana ha lanzado el denominado “Frente Antiterrorista” que congrega lo más representativo de la extrema derecha y que cuenta con no muy disimulados apoyos desde los cuarteles. Tal parece que los militares en activo se expresan a través de una asociación de oficiales en retiro que recientemente llamó a convocar un referendo revocatorio del presidente Santos.

En pocas palabras, todo parece pintar oscuro para un personaje que se propuso ser “el presidente de la paz”. En efecto, es bastante incierto el futuro inmediato del modelo económico (basado en las exportaciones en el momento en que el mundo teme una enorme recesión y por tanto una gran reducción de la demanda de materias primas); no puede ser mayor el descrédito de la Unidad Nacional (unión de conveniencia de todos los partidos de la derecha que apoyan al gobierno); las reacciones populares son cada vez más fuertes y organizadas; la intensa actividad del movimiento guerrillero desmiente las versiones oficiales sobre su supuesta debilidad; los cuarteles están inquietos, la extrema derecha política conspira abiertamente y el paramilitarismo actúa con total impunidad (¿donde están militares y policías que no lo controlan?) quitando fuerza a las promesas presidenciales de garantizar a la oposición el ejercicio de la actividad política sin temor por sus vidas.

Pero Santos aún tiene cartas importantes que jugar. En su favor está el hecho mismo del coste material de la guerra, un despilfarro monumental de recursos que bien podrían emplearse en actividades productivas. El presidente puede intentar convencer al núcleo duro del gremio empresarial de la conveniencia de alcanzar algún tipo de pacto con los insurgentes y con los movimientos populares; puede mostrar los riesgos para el sistema de mantener el actual estado de cosas. No debe ser muy difícil indicar a los centros reales del poder (o sea, los que deciden) los peligros a corto plazo que supone la estrategia belicista y enloquecida de Uribe Vélez y la extrema derecha.

Si Santos consigue demostrar a la clase dominante que lo respalda, que las ventajas de un proceso de negociación política con la insurgencia y con los movimientos populares resultan mayores que los sacrificios que es necesario llevar a cabo, puede seguramente reconducir un gobierno que parece hacer aguas por muchas partes y presentarse en 2014 a la reelección en competencia con la extrema derecha de Uribe y seguramente también con una fuerza de izquierda que congregue las múltiples iniciativas políticas y sociales que por su fortaleza, son ya una realidad innegable.

Una formidable movilización popular en favor de la paz puede debilitar mucho la estrategia de la extrema derecha aunque por motivos obvios también favorezca parcialmente a Santos. Un frente de izquierdas sólido puede dar la sorpresa en la próxima contienda electoral frente a una derecha dividida entre un Santos de formas refinadas y la grosería altanera de Uribe.

Pero la debilidad de Santos podría incrementarse y la tentación de abandonar sus propuestas de paz serían para él una salida, igualmente en búsqueda de su reelección. En tales circunstancias Colombia tomaría caminos muy diferentes. Además, después de Zelaya y Lugo ni los gobiernos de derecha como el de Santos están libres de la amenaza, pues la estrategia continental de los Estados Unidos no es precisamente promover la paz sino volver a las dictaduras, esta vez por métodos “más civilizados” (golpes “constitucionales”, elecciones amañadas, etc.). Todo indica entonces que es mejor observar qué dice (o hace) el Pentágono y no hacer mucho caso a las declaraciones melifluas de la Casa Blanca que se entera de los golpes de estado cuando ya los agentes gringos los han producido.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista al ex diputado constituyente y senador peruano Ricardo Napurí: Ollanta Humala se ha ubicado en la misma línea de Alan García

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

.

Mario Hernandez (MH): Cinco muertos, 20 heridos y 15 detenidos han dejado, hasta el momento, las violentas protestas protagonizadas por manifestantes antimineros en la provincia de Celendín. ¿Cómo ves la situación?
Ricardo Napurí (RN): El gobierno de Ollanta Humala lleva casi 20 muertes en 11 meses de gobierno.
MH: Creo que la última vez que te entrevisté habíamos contabilizado 12.
RN: Ahora la represión no es solo a los movimientos comunales contra la minería salvaje que se instaló en Perú hace más de 20 años, sino también contra los maestros que están en huelga de hambre en muchas provincias, de tal manera, que la resistencia en defensa de la tierra y el medio ambiente se ha ampliado a otros sectores sociales, lo cual indica que se va produciendo un divorcio entre Ollanta Humala y los sectores populares que lo apoyaron. Lo más interesante es ver por qué este gobierno ha pasado a ser lo que es.
En agosto pasado me entrevistaron en Perú y declaré que Ollanta Humala tenía el peligro de convertirse en un Lucio Gutiérrez, el coronel ecuatoriano a quien la izquierda social y política, los movimientos campesinos y obreros, llevaron al gobierno. A los pocos meses de haber triunfado electoralmente se dio vuelta y se hizo agente de Bush, se apoyó en los militares y reprimió al pueblo, es decir, un traidor. Yo lo señalé tentativamente para Perú porque el gobierno iba tomando la fisonomía de ir por ese camino. Recuerdo que Ollanta Humala formó un movimiento llamado Partido Nacionalista que tuvo un programa inicial de centroizquierda con la promesa de atacar el neoliberalismo salvaje, sobre todo, en la minería. Prometió ponerse al lado de los resistentes ambientalistas, de los movimientos sociales, etc. Eso lo ha violado totalmente porque no se atrevió a cumplir con la promesa de aplicar un impuesto a las ganancias excesivas de la minería que le podía haber significado U$S 2/3000 millones para hacer un poco de asistencialismo, que fue su promesa.
Llegado al gobierno, este comandante desinformado políticamente, pero muy ambicioso y orgánicamente militar, incluso fue represor y acusado de violaciones a los Derechos Humanos, comenzó a optar. A la luz de la experiencia latinoamericana, era manifiesto que iba a virar del centro a la derecha. En la vida política eso se ha traducido en que no ha podido cumplir con las promesas mínimas que hizo al electorado y que le permitieron triunfar sobre Keiko Fujimori que expresaba no solo a la derecha más dura sino la posibilidad de un gobierno como el de su padre que fue totalmente represor.
De tal modo, que estamos ante un hecho que tenemos que analizar profundamente porque había ilusiones que Ollanta Humala podía plegarse al bloque Unasur-Mercosur y abandonar la política de Alan García de colocar a Perú en el Bloque del Pacífico junto a Colombia, Chile y México, al servicio de los planes de EE. UU. para América Latina. Ollanta Humala se ha colocado rápidamente en la misma línea de Alan García.
En Perú hay más de 120 años de liberalismo salvaje apoyado en una oligarquía antipopular siempre alineada con EE. UU. La esperanza era que Ollanta Humala que se decía nacionalista, pudiera hacer un giro un poquito a la izquierda para ubicarse en la centroizquierda y sumarse al bloque de los resistentes a las presiones de EE. UU. Hoy, trágicamente, al violar los compromisos que había asumido públicamente en la campaña electoral deja un reguero de muertos y amplía la represión que excede las protestas antimineras, terminando en un gobierno abiertamente represor como lo fue el de Lucio Gutiérrez en Ecuador.
MH: Se mencionaba a Alvaro Vargas Llosa como futuro canciller.
RN: No tengo información, pero es posible. El actual canciller era un cristiano de izquierda a quien conocí bastante.
MH: Tengo entendido que fue desplazado del gabinete.
RN: Han ido desplazando del gobierno a toda la gente que tenía una posición progresista y de izquierda institucional, no marxista ni socialista, de la izquierda capitalista para ser claros.
MH: Lo que en Argentina denominamos “progresismo”.
RN: Efectivamente, por ejemplo, Diez Canseco que fue mi compañero en Vanguardia Comunista y también fuimos expulsados por el Plan Cóndor, ya se separó con un grupo de diputados. Los que quedaban han sido expulsados o separados del gobierno.
No te olvides que ahora se apoya en las Fuerzas Armadas. Ollanta reemplazó a los mandos militares por sus compañeros de promoción al mando del ejército. El Primer Ministro y el del Interior son generales de derecha, prácticamente partidarios de Fujimori y habría un compromiso que se va armando entre el fujimorismo y Ollanta en la medida que va perdiendo la mayoría parlamentaria que le permitía gobernar. Se va conformando una posición muy a la derecha en relación a sus promesas electorales y en el escenario latinoamericano una pérdida de la posibilidad que Perú fuera recuperado para la zona progresista, resistente a las presiones excesivas de la oligarquía y el imperialismo.
Ese es el hecho que habría que resaltar porque deja lecciones múltiples. También Menem prometió salariazo como Humala atacar los excesos de la minería, agregando una palabrita que se puso de moda, con inclusión social, que es una fórmula algebraica que nunca explican y, sin embargo, la inclusión social en gobiernos de este tipo se convirtió rápidamente en un ataque a los de abajo.
La otra lección es que las fuerzas progresivas de centroizquierda que llegan al poder, gobiernan a favor del orden existente porque no se atreven a atacar abiertamente los excesos de la dominación del sistema empresarial de derecha y a todo el conglomerado de la derecha que en Perú es muy salvaje.
Ollanta Humala, al principio, tuvo la oposición de las Fuerzas Armadas, de los medios, de las patronales, por eso aparecía progresivo en relación a Fujimori cuando disputaron la segunda vuelta electoral, pero rápidamente este coronel ambicioso, que tuve la oportunidad de entrevistar personalmente en Lima en 2007, se fue acomodando y aceptando las imposiciones de la estructura de poder de la patronal peruana. Algunos son más moderados y vigilantes de sus intereses con políticas más o menos inteligentes, pero la mayoría son sectores oligárquicos salvajes.
MH: Aprovecho para comentarte que hoy (Viernes 6 de julio) habrá un Acto de solidaridad con los hermanos de Cajamarca, para condenar y repudiar la represión del pueblo de Celendín (Cajamarca, Perú) y la arbitraria y abusiva detención del líder ambientalista, el Sacerdote Marco Arana Zegarra. Convoca: Coordinadora Latinoamericana de Defensa de los Recursos Naturales y el Medio Ambiente. En el Obelisco, Avenida 9 de julio y Corrientes, CABA. A las 20.
RN: El cura Zegarra es el presidente de Tierra y Libertad, que es un núcleo que viene luchando por la defensa del medio ambiente, de las comunidades campesinas, no solo de Cajamarca sino también de un sector importante de Perú. Según los diarios, a Zegarra lo han tratado brutalmente. Así van tomando noticias de adonde puede llegar un régimen como el de Ollanta Humala.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: 11 de julio del 2012

“Este 11 de Julio del 2012, se conmemora El “Día del Periodista Chileno” Es un día conmemorativo dedicado a homenajear la labor periodística y también para recordar a los periodistas caídos en el ejercicio de su labor. Es una fecha para reconocer que una prensa libre, responsable e independiente es fundamental para fortalecer la democracia”.

Esta celebración tiene su origen en la fecha de la fundación del Colegio de Periodistas de Chile, el 11 de julio de 1956” (Google).

Que importante e interesante que está fecha consagrada el año 56, tenga una gran coincidencia con un hecho histórico ocurrido en el país, 15 años después, vale decir el 11 de Julio de 1971, cuando el Presidente Salvador Allende, con el acuerdo unánime del Congreso Nacional, Nacionalizó la Gran Minería del Cobre, decisión que ha permitido que al menos, una gran mayoría de los chilenos pueda obtener los beneficios de los recursos del metal rojo administrados por el Estado a través de Codelco Chile. A pesar que posteriormente, se inicio el proceso de desnacionalización de la Gran Minería del Cobre, a partir de los año 90, con los gobiernos de la Concertación, que significo que el Estado haya perdido participación de la producción del mineral hasta bajar a un 28 %, mientras que las mineras extranjeras producen el otro 67 % , lo que ha significado que el Estado de Chile, haya perdido con esta desnacionalización varios miles de millones de dólares.
Pero muchos preguntarán, ¿que tiene que ver la Conmemoración del Día del Periodista, con la Conmemoración de la Nacionalización del Cobre?.

Claro que tiene que ver y mucho, ya que el silencio de una gran mayoría los medios de comunicación, cuyos dueños son principalmente grupos económicos que obedecen a los grandes monopolios extranjeros y de nuestro país, han acallado este proceso de desnacionalización, así también las voces de quienes hemos insistido reiteradamente en Renacionalizar la Gran Minería del Cobre, medios que muchas veces son dirigidos por periodistas alejados de los principios de dicha Conmemoración, como son “reconocer que una prensa libre, responsable e independiente es fundamental para fortalecer la democracia”.

Por lo mismo en honor a esa fecha, como modesto ciudadano de este país solicito, que este 11 de Julio 2012, además de conmemorar ese gran día de los periodistas, sean estos los que le den la gran cobertura, para que todos los ciudadanos de este país llamado Chile, sepan que los estudiantes universitarios, secundarios, los pobladores, los campesino, los mineros, los pueblos originarios y el país en general, están clamando y están exigiendo al parlamento y al gobierno RENACIONALIZAR LA GRAN MINERIA DEL COBRE Y TODOS LOS RECURSOS NATURALES.

Fraternalmente,

Nelson Aquiles Soto Aguilera
Ex – Consejero Nacional
Federación de Trabajadores del Cobre
Codelco Chile – División Andina

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Crisis en Buenos Aires perjudica a Scioli pero también a Cristina

Emilio Marín (LA ARENA)

Los tristemente célebres economistas neoliberales de los ´90 hicieron un mapa de las "provincias inviables" y ubicaron allí a varias del noroeste y noreste. No incluyeron al "primer estado argentino" porque es el más rico del país con casi el 40 por ciento de la población. Decirle "inviable" equivalía a etiquetar como tal a la Nación.

Daniel Scioli no pudo abonar a sus empleados públicos el medio aguinaldo, por primera vez en sus dos mandatos. Con números adversos y habiendo recibido insuficiente ayuda de Cristina, echó mano a un decreto para justificar el pago desdoblado, desde julio hasta octubre. El gobernador dice que la suya es una provincia económicamente sana pero con problemitas financieros en vías de solucionarse. Eso se llama escapismo.

Para Cristina Fernández de Kirchner, según dijo haberla escuchado en Olivos el intendente de Lanús, Díaz Pérez, el ex motonauta "no sabe gestionar, es un desastre, un inútil. Que se vaya de la Provincia, que la gobierne otro". Si esto fuera cierto querría decir que el kirchnerismo tardó casi una década en descubrir los defectos: lo puso primero como vicepresidente en 2003 y gobernador en 2007 y 2011.

Los que no quisieron entrar en disquisiciones fueron los gremios estatales, que saltaron como leche hervida. La división imperante en sus alineamientos provinciales y nacionales no fue óbice para medidas de fuerza demandando el medio aguinaldo. A lo sumo, esa división provocó dos paros y marchas: una el miércoles de ATE, alineada con la CTA de Micheli, y otra el viernes, de Suteba, perteneciente a CTA de Yasky.

Esos paros múltiples deberían ser tenidos en cuenta por el gobierno nacional, embarcado como está en dividir la CGT de Azopardo, como evidenció Carlos Tomada. Podrá sacar alguna ventaja, pero quizás tenga que enfrentar más paros, de uno y otro segmento, como le ocurrió al gobernador bonaerense.

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) y la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud presentaron un amparo. Y el juez Luis F. Arias les hizo lugar, dando cinco días hábiles a Scioli para abonar el aguinaldo de un saque. El razonamiento de Arias fue irrebatible: "este año hubo buena recaudación. No hubo terremotos ni inundaciones ni una razón extraordinaria que impida incumplir la ley de presupuesto. Aunque la semana próxima salga una ley de emergencia económica y financiera, esto no sanea la situación, porque las leyes no tienen efecto retroactivo".

En vez de acatar ese fallo y reto judicial, el gobernador está viendo con sus abogados cómo apelarlo y ganar tiempo, o sea perderlo. Así se desprende de sus declaraciones en la insólita conferencia de prensa de ayer, feriado largo.

Scioli, de manual

La conducta de Scioli ilustra lo que un gobernante no debe hacer; es un caso de manual o de "maestro por ejemplo negativo", diría un legendario dirigente chino. En vez de apoyarse en las fuerzas propias, perdió semanas apostando a un salvavidas que debía arrojarle Cristina. Así consumió tiempo sin tomar medidas que podían ser productivas en reunir recursos. El salvavidas llegó pero fue de tamaño mini; necesitaba 3.000 millones de pesos y llegaron mil millones. No alcanzó.

Con el incendio en marcha, en vez de dialogar con los gremios y trabajadores afectados por la postergación de un derecho adquirido, lo informó como un hecho consumado de su gobierno. A nadie le gusta que jueguen con su plata pero menos que lo hagan en forma totalmente inconsulta.

Además, la decisión unilateral de postergar ese pago, en vez de instrumentarse con una ley, como opiniones calificadas y coincidentes lo entendían, fue por medio de los nunca bien ponderados decretos de necesidad y urgencia.

El mandatario está jugadísimo a esa política porque se inclinó por apelar el fallo judicial de Arias en vez de negociar unos días más para poder cumplirlo. De este modo se profundizó el conflicto con un amplio sector de asalariados y se creó otro específico con la justicia.

Pero allí no terminaron los desaguisados del hombre que Carlos Menem trajo a la política. Para encaminar las cuentas de la provincia, que no se trazan con color azul sino con un incipiente rojo, no tuvo mejor idea que redactar un borrador de ley de emergencia económica con propuestas de un ajuste que el gobierno kirchnerista hoy no desea o no puede digerir.

El proyecto de emergencia planteaba jubilar de prepo a determinado personal y cortar contratos a quienes se desempeñan bajo esta modalidad precarizada en el Estado. También preveía vender bienes del Estado a valor de mercado u ofrecerlos en garantía, algo que la corriente crítica del vicegobernador Gabriel Mariotto rechazó de plano.

Va de suyo que los bloques opositores, de la UCR, denarvaísmo, el FAP, etcétera, tampoco iban a acompañar una ley de ajuste que desprestigiará a quien la vote o consienta. Quemados como están por haber convalidado otros ajustes a nivel provincial o nacional, en gobiernos anteriores, esas agrupaciones se tirarían a las contaminadas y heladas aguas del Río de la Plata de julio antes que firmar un acuerdo que los termine de incinerar.

Mariotto no estuvo en la referida conferencia de prensa, en una muestra más de desapego al gobernador. Le atribuyen haber rebotado el proyecto de emergencia en estos términos: "me trajeron la ley de Enfiteusis de Rivadavia. Con eso podrían vender el Bapro o las islas del Tigre, si quisieran". Obvio, le bajó el pulgar al proyecto y apagó sus celulares. Capaz que está en alguna de esas islas del Tigre, cavilando si se divorcia ahora o más adelante del gobernador.

El pecado capital del mandatario bonaerense fue que, frente a la crisis de su gestión, encaró en dirección de afectar derechos de los trabajadores en vez de recaudar más con impuestos a los que más tienen. Y lleva cinco años en La Plata. No puede decir que no sabía o que recién empieza.

Tiro en el pie

El gobierno nacional trata de presentar todas las cosas positivas o que salen bien, como de su propia y exclusiva cosecha. Y a la vez huye de los problemas de las provincias, como si le resbalaran o no tuviera ninguna responsabilidad.

Ejemplos. Si Buenos Aires no paga el medio aguinaldo, es culpa de Scioli. Si en Jujuy los policías matan a cuatro sin techo, en Formosa a un integrante de la comunidad Qom, o en Santiago del Estero los pistoleros de productores sojeros matan a Cristian Ferreyra, son asuntos provinciales. Serían casos de "gatillo fácil" exclusivamente locales, donde el gobierno federal nada tiene que ver. Más aún, éste mantendría su virginidad de "no criminalización de la protesta social", aún cuando haya esos muertos y tres "leyes antiterroristas" pedidas por Estados Unidos. Frente a conflictos gremiales serios en el interior, el Ejecutivo enviaba Gendarmes; luego del pleito con Camioneros y los cortes de Dragones en Chubut, decidió retirarlos de todos los escenarios conflictivos, incluso de la pacífica Plaza de Mayo.

Más ejemplos, si Mauricio Macri aumentó el 127 por ciento el boleto del Subte, todo era responsabilidad del PRO, aunque el PEN firmó un acuerdo para traspasarle el servicio y le dejó las manos libres para el aumentazo.

En fin. Hay datos de la realidad que no pueden soslayarse por la Casa Rosada, porque tienen que ver con la política provincial pero también la nacional. No hay una Muralla China que separe esas dos jurisdicciones y deje indemne absolutamente a la parte federal.

Hay hilos conductores en problemas sociales que sacuden a una u otra parte de la geografía, nacional al fin de cuentas. El frigorífico que cierra en La Pampa, la aceitunera que se entorna en La Rioja, Alpargatas que suspende en Tucumán; Renault y otras automotrices que cierran sus puertas hasta el 10 de julio y después verán según la situación de Brasil; textiles que ahora no despiden porque sus dueños reciben el beneficio del Repro, trabajadores de la construcción que ven mermar las obras y esperan el plan del Hipotecario comiéndose las uñas; paros policiales en Santa Cruz por bajos salarios y de gremios estatales por el ajuste del gobernador Peralta; disturbios en Cerro Dragón por obreros de la construcción que reclaman encasillamiento como petroleros, reclamos del SEP en Córdoba por el cese de contratos de empleados estatales, paros del Subte por la falta de paritarias, etc.

¿En serio que el gobierno nacional cree poder alegar completa inocencia y desvinculación tajante de esos conflictos sociales? Suponiendo que la responsabilidad principal sea de los gobernadores (muchos del mismo palo que el Ejecutivo), ¿acaso eso ocurre en otro país? Esto es Argentina. Todos los gobernantes tienen que hacerse cargo, cada uno en su medida, y no imitar a Pilatos.

Buenos Aires es un caso especial. No es un cacho de la Argentina sino su parte mayor y el peronismo tiene allí su cuna y gran elector. Un fracaso allí vale por cinco. Si los problemas se convierten en una crisis política, el perjudicado no será solo Scioli sino también Cristina. El kirchnerismo se habrá pegado un tiro en el pie.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Los números de la dependencia

Carlos del Frade (APE)

A tres mil quinientos metros de altura, en Humahuaca, en uno de los techos de la Argentina, en la provincia de Jujuy, doce veces invadida y geografía de más de una veintena de batallas por la liberación del pueblo en el primer cuatro de siglo del diecinueve, se encuentra uno de los monumentos más hermosos, simples y profundos sobre aquella emancipación todavía no alcanzada.

En esas montañas multicolores, donde las nubes parecen llevarse por delante al visitante y donde el cielo está a 360 grados; en ese lugar de belleza mística y soledad implacable; en esas rocas que parecen haber sido testigos del origen del universo; un indio omahuaqueño encabeza una marcha. A sus costados están los gauchos que sangraron con Güemes y del otro lado, más representantes de los pueblos originarios. Ese es el monumento a la independencia.

Allí están los que hicieron posible el surgimiento de una nueva nación sobre la faz de la Tierra: los que son más, los ninguneados, los dueños nada más que de sus vidas, fueron los que siguieron los proyectos y las realizaciones de Belgrano, Artigas, Güemes y San Martín. Y terminaron como ellos: en la pobreza, la soledad, traicionados y en los largos exilios interiores y exteriores.

-Ellos son los verdaderos padres de la Patria, los que no tienen para comer todos los días, los que no tienen para vestirse todos los días y, sin embargo, siguen dejando todo por el país que les prometemos - escribió Belgrano en sus cartas al hablar de ellos, los que pusieron la carne y el alma por la palabra prohibida por Buenos Aires hasta no hacía mucho, independencia.

Y más allá del locro anunciado en los pizarrones de los restaurantes de ocasión en las distintas ciudades y los diferentes pueblos de la Argentina, vendría bien decir que el 9 de julio tiene también el sentido de igualdad, la palabra que, justamente, sedujo a aquellas masas para ganar la emancipación en el siglo diecinueve.

De allí que a 196 años de la declaración formal de la independencia argentina, es interesante pensar con qué contamos cada uno de los argentinos y las argentinas para ser felices, haciendo realidad nuestros propios proyectos. Porque de eso se trata ser independientes. Pensar y proyectar según nuestras cabezas necesidades y hacer realidad nuestros deseos con nuestros propios recursos.

Por eso hay que pensar en la radiografía nacional y existencial que suelen provocar los números, las vísceras de la sociedad como le gustaba decir a Raúl Scalabrini Ortiz en “Política británica en el Río de la Plata”.

Porque más allá de los bellos discursos, las cifras suelen poner blanco sobre negro en torno a la capacidad de definir la vida del mañana.

Si ella depende de nosotros o no depende de nosotros.

De acuerdo al último número de la revista Mercado donde figura el ranking de las mil empresas que más vendieron durante 2011 y cuyo volumen que representa nada menos que el 72,1 por ciento del PBI compuesto por lo que suman 40 millones de argentinas y argentinos, casi las tres cuartas partes de las principales doscientas firmas son de origen extranjero.

Y, por otra parte, esos números marcan las diferencias en la vida cotidiana. Por ejemplo: el 80 por ciento de nuestros jubilados ganan menos de 2000 pesos mensuales: 66 pesos por día, 2,77 pesos por hora, a razón de menos de 5 centavos por minuto.

Y si el 70 por ciento de los trabajadores en blanco gana menos de 5 mil pesos mensuales, quiere decir que perciben 166 pesos por día, 7 pesos por hora y 11 centavos cada sesenta segundos. Telecom, en cambio, factura 35.789 pesos por minuto; General Motors 23.148 pesos por minuto y la Barrick, 12 mil pesos cada sesenta segundos.

Estos números muestran la ferocidad del capitalismo en la Argentina del presente.

Lejos de aquella independencia celebrada.

Una realidad que expresa la urgencia de respetar, alguna vez, los herederos de los hacedores de la independencia, los que están reflejados en el monumento de Humahuaca, los que en pleno siglo veintiuno apenas facturan centavos por minuto mientras que los grandes patrones lo hacen por miles de dólares.

Fuente de datos:
- Revista “Mercado”, junio de 2012.
- Cálculos del autor de esta crónica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Macri cedería terreno del hospital de niños a Mc Donalds

Asociación de Profesionales del Hospital Gutiérrez

El Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez necesita la construcción urgente de una sala para los padres de los niños de Terapia Intensiva que atraviesan uno de los más críticos momentos de su vida con un hijo que se debate entre la vida y la muerte. No tienen un espacio para estar y dormir cerca de sus hijos.

El Gobierno de la Ciudad tiene los recursos para construirla, ya que subejecuta drásticamente el presupuesto para mejoras edilicias de los hospitales porteños. En el primer trimestre de este año, en vez del 25% que hubiera correspondido, ejecutó el 2,8%. Sin embargo, para tener esa Sala de Padres tiene un inminente plan de canjeársela por marketing a una entidad emblemática de la alimentación chatarra y dañina, contra cuya dominancia en el mercado tienen que batallar diariamente pediatras, especialistas en hipertensión arterial, nefrólogos y nutricionistas infantiles del hospital. Esto se suma al riesgo de síndrome urémico hemolítico. En nuestro hospital fue que el Dr. Carlos Gianantonio lo describió por primera vez para el mundo entero.

El Gobierno de la Ciudad le cedería a la Asociación Civil Ronald McDonald´s un terreno interno del hospital con permiso de uso gratuito y precario por el plazo de 20 años para la construcción de una casa Ronald McDonald´s. A cambio de la casa, el gobierno le daría un permiso para colocar nombres, logos e insignias. Por ejemplo que todo su personal, que sería voluntario, usara delantales con la insignia, como puede verse en http://www.casaronald.org.ar. ; o que en todas las bandejas de comida de todas las hamburgueserías figurara un mantelito en el que dijera que colabora con el Hospital de Niños.

La entidad funcionaría como convocante de donantes que desgravarían impuestos. No otorgaría el dinero, lo recaudaría y pondría su nombre, logos e insignias, y construiría y mantendría la casa para los padres. No se trataría de una donación de dinero. El nuevo modelo que se introduce en este caso, y que sienta un precedente, es la de otorgar un terreno público a una entidad privada durante 20 años. (Artículo 21 inciso 13 de la Constitución de la CABA establece que: "No se pueden ceder los recursos de los servicios públicos de salud a entidades privadas con o sin fines de lucro, bajo ninguna forma de contratación que lesione los intereses del sector, ni delegarse en las mismas las tareas de planificación o evaluación de los programas de salud que en él se desarrollen.")
Sin que haya sido aprobado por la Legislatura, y sin que se haya permitido que pasara por la Comisión de Salud de la misma han comenzado las obras. Se talaron 5 árboles de un pequeño pulmón de manzana, cuando esto está prohibido ya que los árboles deben trasplantarse enteros.

El tema ha sensibilizado a muchos sectores de nuestra sociedad alrededor de varios puntos:

- Desrresponsabilización del Gobierno de la Ciudad acerca de sus deberes.

- Cesión de un terreno público a una entidad privada.

- Propaganda de comida insalubre para niños y adolescentes.

- Tala de varios árboles en un pulmón de manzana.

PROPONEMOS:

1) Que el Gobierno de la Ciudad se haga cargo de la construcción y mantenimiento de la Sala de Padres porque cuenta con recursos genuinos para hacerlo.

2) En el caso de aceptar una donación, que la misma se realice sin cesión de terreno alguno y sin exhibición de propaganda alguna, sólo a través de la recepción de dinero para que el hospital construya y mantenga la sala.

Convocamos a la comunidad hospitalaria, asociaciones, sociedades científicas, gremios, legisladores, periodistas, intelectuales y vecinos a pronunciarse contra éste atropello a la salud pública de niños y adolescentes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Desmantelamiento de los Hospitales Porteños: Para los niños, ni médicos

Carlos Saglul (ACTA)

Hoy la Comisión de Salud de la Legislatura porteña interpelará al ministro de Salud del Gobierno porteño, Jorge Lemus, para pedirle explicaciones sobre el cierre del servicio de Terapia Intensiva del Hospital Durand en medio de un brote de bronquiolitis. Mientras tanto, los trabajadores a través de su gremio, la Asociación de Trabajadores del Estado no dejan de denunciar el desmantelamiento de sistema de Salud de la ciudad.

En su informe a la Legislatura, Lemos, repetirá como su superior, el Jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta que el cierre en pleno brote de bronquilitis se debió a la falta de médicos, ya que renunciaron los profesionales que estaban a cargo. “Es muy difícil conseguir profesionales de esa especialidad porque hay pocos en el sistema”.

¿Qué dicen los trabajadores?. Ruben Ortiz delegado de la Asociación de Trabajadores del Estado aclara que “se fueron cinco médicos y tuvieron que cerrar. El tema es que en medio de un brote de bronquiolitis no podían trabajar sin enfermeras ni medios. Si no hay un equipo de respiración el chiquito se te muere. Si los médicos se quedaban podían ser considerados responsables del fallecimiento. Venimos denunciando esto medida tras medidas pero el gobierno no se da por aludido”.

Mauricio Macri inauguró la sala en la última campaña electoral, pero al parecer era una cáscara vacía. Ahora alega, que si bien llamó a concurso de médicos no se presento ninguno. Ortiz tiene una explicación: ¿Y que se van a presentar con los sueldos que pagan?. Además cuando ven que no hay medios salen corriendo. En esto, son más responsables que el gobierno, ante la posibilidad de la muerte de un paciente”.

Aclara además que el servicio debe contar con 8 médicos y 18 enfermeras. “Llamaron a concurso solo para 8”. Explica que “las enfermeras son fundamentales porque son las que están 24 horas con el niño. Pero no solo no tenemos enfermeras. Las falta de personal de limpieza nos pone frente al riesgo de una enfermedad intrahospitalaria. Todo el Hospital está en la misma situación. No hay insumos ni tecnología suficiente. Se sacaron la foto en la elección y lo olvidaron”.

Ortiz explica que “esto se repite en todos los hospitales porteños. Los salarios de las enfermeras son miserables. 3.500 pesos por 6 o 7 horas de trabajo. Como no hay gente y con esa plata no llegan a fin de mes, duplican el horario con horas extras con lo que solo ganan un 30 por ciento más. Es un escándalo”.

La ciudad de Buenos Aires, el distrito de mejor recaudación de la Argentina, ostenta un aumento récord de la mortalidad infantil (26 por ciento). El Borda sigue sin calefacción, en muchas escuelas pasa lo mismo, una beba de tres meses, viviendo en la calle con sus padres, se murió congelada el jueves enfrente al Congreso. Los inviernos son cada vez más fríos para los pobres.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Andrés Brenner : "Vivimos en el mundo de la escritura..."

Andres Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

.

Con el sociólogo y docente Andrés Brenner conversamos sobre la reciente resolución que "normativiza" la "promoción asistida" (Pautas Federales para el mejoramiento de la regulación de las Trayectorias Escolares); los educativos ´90 en presente continuo y el lenguaje seductor de los pedagogos de ayer y hoy.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Autopista, al sur

Claudia Rafael (APE)

“Déle, doña. Déle... Una moneda, dos, diez. Las que sean. Vamos, doña. Le limpio el vidrio en sólo un segundito… mire”. Un acto de mimo fue improvisado en apenas un instante. Sin agua. Sin trapos. Sin balde. Apenas un diminuto secador emergió de un bolsillo y se fue apoyando, sin humedades, sobre el limpiaparabrisas. Un paso danzante y una reverencia teatral. “¿Vio? Apenas unos segunditos…”. Joven pero viejo. Desdentado y muerto de frío. Con una sonrisa seductora que alguna vez podría haber enamorado a alguien si no mediara tanta vida hachada entre medio. Si su cuerpo no hubiera sido roído por ejércitos de paco y alcohol arrullados por la muerte.

Con su gestualidad de exageraciones da la bienvenida a la gran capital. Ahí donde la autopista 9 de Julio Sur choca abruptamente con la majestuosa procacidad soñada por Cacciatore. Ahí donde el sol de Tinelli y Suar promete regalar otra vida tan distinta de ésta de cemento y barro.

Las noches suelen ser cómplices de la indignidad del poder. Tres o cuatro camionetas municipales, una decena de hombres que se reparten velozmente por el lugar, un par de horas apenas, la vida entera hecha casita caracol… sin techo, sin abrigo, sin siquiera un hatito de sueños desperdigados porque todo se escurre, todo se va. Ya no es allí la ropita de bebés colgada del alambrado abajo del Canal 13. Ya nunca más el hombre sentado entre cajones improvisando un mate lavado. Ahora sólo hay unos montículos de tierra que sirvieron para el desalojo.

Tinelli sigue atisbando y ríe mientras Lanata denuncia hambres desde el show mediático que siempre, siempre, debe continuar. Un par de BMW sirven de testigos vanos desde el estacionamiento del canal y la obscenidad se traviste de filosofía barata mientras el escepticismo o el fanatismo se dibujan de creencia.

Hace frío. Demasiado frío. Del otro lado de los montículos de tierra, más allá del asfalto gris y pétreo, una nueva familia se asentó. Son las seis de atardeceres apenas y la oscuridad empieza a bajar del puente. Las frazadas raídas le cubren la humanidad. No hay ya formas femeninas por debajo. Es el frío extremo que la dibuja bulto. Camina con el enorme cartón y tras él se esconde e improvisa en cuclillas su intimidad que no es. Su niña de dos o tres años apenas escudriña por detrás mientras ella, madre como puede, intenta vanamente alejarla.

La silueta de luz otea desde el edificio del ministerio. Vigía de la 9 de Julio, hecha escultura se aleja. Hunde en el olvido sus palabras y su grito acusador. “Donde hay una necesidad, hay un derecho”. Por debajo hay demasiadas necesidades. Infinitos derechos que no son. “Ellos no ven jamás, por ejemplo, qué ocurre allí cuando llega la noche. Allí donde cuando hay cama no suele haber colchones, o viceversa (…) ¡Cómo se ve que nunca han visto de cerca a la pobreza! El mundo tiene riqueza disponible como para que todos los hombres sean ricos. Cuando se haga justicia no habrá ningún pobre...”

La niña que escudriña detrás del cartón no sabe de evas ni revoluciones. Ve pasar desde su nidito bajo el puente de Cacciatore a los moyanos de verde que golpean bombos y redoblantes contra el impuesto a las ganancias. Y escucha retumbar cacerolas que claman por dólares desde su cetro en Puerto Madero. No hay inocentes. No hay mundo que la contenga. No podría haberlo. No sabe de sueños. Le truncaron de ternura las mañanas. Su horizonte más lejano está del otro lado de la autopista si es que alguna vez vuelven a irse los montículos de tierra.

Urge una huelga de aplausos. De escalinatas. De palacios. Hace falta un alarido de mariposas. Un murmullo de canciones. Un despliegue de colibríes. Hace falta una huelga de opresiones. Un desplante de crueldades. Un par de ojos que la miren. A ella. Y que suenen por ella todas las ollas y los tambores del mundo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Un viaje hacia las utopías revolucionarias (XXXIX): Momentos difíciles

Manuel Justo Gaggero (especial para ARGENPRESS. info)

Luego del episodio, que relaté en la nota anterior, empecé a tomar conciencia de la escalada de violencia que estaban desatando las organizaciones fascistas, como el grupo Tacuara y, los grupos de choque de la burocracia sindical.

Ese fin de semana lo pasé rodeado del afecto de Susana, mi hermana, mi madre, Luis y los compañeros de Palabra Obrera. El domingo almorzamos, nuevamente pastas, con, Sergio Domec y su compañera.

Me ayudaron a identificar a los agresores, uno de ellos de apellido Aranda. Por la tarde fui a la Terminal para tomar el colectivo que me trasladaría a Santa Fe.

Para evitar encuentros desagradables me acompañaron el “Indio”, Rubén Bonet y Luis Pujals.

En esos meses estaba viviendo en la casa “de los chaqueños”, gracias a la solidaridad de Juan Penchasky, ya convertido en el militante mas destacado de nuestra corriente en el movimiento estudiantil, y de Héctor Miró.

Como se había reducido la mensualidad notablemente porque el presupuesto familiar no alcanzaba para sostener a dos hijos estudiando afuera, decidí intentar terminar cuánto antes la carrera para recibirme y empezar a trabajar como abogado, al mismo tiempo que me convertí en distribuidor y vendedor, en la zona, de la revista, “Compañero”, que dirigía Mario Valota.

Esta había publicado, en octubre de 1963, la carta abierta al presidente Illia firmada, desde el monte en Salta, por el Comandante “Segundo”, Jorge Ricardo Masetti, que lideraba el Ejército Guerrillero del Pueblo.

El escenario se había complicado. Por un lado el gobierno radical había adoptado una serie de medidas que mejoraron sensiblemente la distribución del ingreso, incrementando la participación de los trabajadores.

Al mismo tiempo el levantamiento de la proscripción del peronismo y del Partido Comunista, y las declaraciones de funcionarios relevantes que aseguraban que no se opondrían al retorno del General Perón, generaban un clima democrático que el país no vivía desde hacía mucho tiempo.

Por su lado el movimiento sindical había lanzado un plan de lucha, en enero de ese año 1964, que culminaría con ocupaciones a centros fabriles y oficinas públicas, en junio.

Nosotros debatimos, al interior de nuestra corriente, la postura a asumir. Alicia Eguren y John William Cooke consideraban que el Presidente era una persona bien intencionada que, sin embargo, tenía en su gabinete a hombres absolutamente alineados con la política desplegada por Estados Unidos en la región, a los efectos de contrarrestar la influencia de la Revolución Cubana

Entendían, además, que pese a que el Secretario General de la CGT, José Alonso y Augusto Timoteo Vandor, líder del poderoso gremio de los metalúrgicos, mantenían estrechos vínculos con al sector de los “azules” en el Ejército, no podíamos, por nuestra identificación con el Movimiento Peronista, restarle apoyo al plan de lucha.

Por otra parte este levantaba reivindicaciones que el movimiento obrero venía reclamando desde 1955, como eran la de discutir los salarios en paritarias y otorgarles estabilidad laboral a las comisiones internas y a los delegados, en la empresas, para impedir las represalias de las patronales.

Con esta postura debatimos, en las asambleas de las diferentes facultades en nuestra Universidad Nacional del Litoral, como concretar el apoyo, reivindicando la unidad obrero-estudiantil.

Las agrupaciones mas alineadas con el reformismo tradicional decidieron no acompañar nuestra decisión de ocupar los centros de estudio: pero tampoco opondrían obstáculos, ni desautorizarían las mismas.

En este contexto quedó a cargo de nuestra organización, la Juventud Universitaria Peronista, y de compañeros de agrupaciones aliadas-“Avanzada” de Palabra Obrera, militantes del Movimiento de Liberación Nacional-corriente liderada en nuestra ciudad por José “Pico” Vazeilles e integrantes de la corriente universitaria del Partido Comunista, la tarea de asegurar las ocupaciones, sin que se dañaran los establecimientos.

En mi caso quedé como responsable de la toma de la sede del Rectorado.

El saldo fue sumamente positivo. 11.000 establecimientos fabriles fueron ocupados por los trabajadores en todo el país y mas de 4 millones de estos participaron en la ejecución de esta etapa del plan de lucha.

El gobierno receptó el reclamo y dispuso la convocatoria, en los próximos meses, de las comisiones paritarias en todas las actividades, al mismo tiempo que enviaba un proyecto de ley al Congreso Nacional para reestablecer la vigencia de la Ley de Asociaciones Profesionales que había sido derogada por el gobierno cívico militar de Guido.

A la semana siguiente, mas precisamente un sábado, me encontraba vendiendo en la peatonal de la ciudad la revista “Compañero”, cuando, cerca del mediodía, descendieron de un auto cuatro individuos encabezados por el mencionado Aranda, quiénes me apuntaron con sus armas al tiempo que me decían “sucio comunista te nos escapaste en Rosario, pero ahora te vamos a dar tu merecido”.

El lugar estaba lleno de gente, lo que parecía no amilanar a los “fachos”, cuándo se interpuso entre ellos y yo un diputado de la Democracia Cristiana el “Pichón” Nogueras, que ocasionalmente se encontraba en esa esquina, quien increpó a los agresores amenazando con llamar a la policía.

Su valiente actitud hizo que otras personas, que se desplazaban por el lugar, rodearan a los atacantes exigiéndoles que se retiraran y bajaran sus armas.

Al verse comprometidos y, en minoría, ascendieron al vehículo en el que se desplazaban y al tiempo que reiteraban sus amenazas a mi vida, coreaban la consigna, que identificaría en las próximas décadas a la derecha del Movimiento, “Ni yankys, ni marxistas, peronistas”.

Como no amedrentarnos y, al mismo tiempo, adoptar algunas medidas de autodefensa para seguir militando será el tema de la próxima nota.

Manuel Justo Gaggero es abogado, ex Director del diario “El Mundo” y de las revistas “Nuevo Hombre” y “Diciembre 20”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Chaco: Continúa la depredación ambiental - Desmonte clandestino en tierras fiscales

CENTRO NELSON MANDELA

El Centro de Geoinformación, con base de operaciones en Sáenz Peña, ha sido repetidamente presentado por el Director de Bosques como el ente que posee la mayor y mejor tecnología disponible en Argentina para recoger información sobre el monte en todo el territorio chaqueño. Varias veces ponderó que ninguna otra provincia cuenta con este sistema, dando entender que estamos en la vanguardia de lo mejor.

El ingeniero Miguel Ángel López llegó a decir que observan casi diariamente lo que ocurre en cada metro del monte, detectando cualquier irregularidad. El ingeniero Walter Massat es el responsable de coordinar las operaciones, para lo cual maneja imágenes que entrega la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae). Se comprometió que el objetivo principal del sistema se dirigía a detectar todos los desmontes, los silvopastoriles y las explotaciones forestales autorizados o ilegales. Destacaron que la lectura satelital permite un control milimétrico del monte. Hablaban de que cuentan con una información muy útil para detectar todas las irregularidades. Nada se escapa, según informan los funcionarios.

Desmonte clandestino en “La Pepa”

Repetidamente escuchamos que los funcionarios afirman que el manejo del monte chaqueño es absolutamente sustentable y que todo está bajo control. Esta prédica ha generado ilusiones y esperanzas en muchos sectores sociales y productivos del Chaco. Mientras tanto, la realidad marca que las explotaciones forestales, los silvopastoriles y los desmontes ilegales superan holgadamente a los autorizados por la Dirección de Bosques a lo largo de un proceso que se acumula por década en el manejo insustentable y predador del monte nativo.

Esta vez, el desmonte clandestino fue efectuado en una región prohibida porque ha sido declarada Zona Roja. Fue realizado en tierras fiscales, lo que duplica la ilegalidad tan arraigada en algunos productores. A pesar de que son tierras públicas, allí se instaló un emprendimiento que dio origen al Establecimiento “La Pepa”, ubicado sobre la Picada Olmos, a siete kilómetros al norte del Paraje “El Toba”, afectándose 2.500 hectáreas de tierras públicas. Se trata de tierras fiscales identificadas como Parcela 167, Lote 61, Circunscripción III , del Departamento Brown. Allí viven varias personas que son empleados de un ingeniero que dispuso el desmonte, para lo cual utilizó una topadora, afectando 418,6 hectáreas. La superficie desmontada comprendió el 13,5 % del campo fiscal, de tal modo de que el rutinario monitoreo de imágenes satelitales debió haber detectado esta práctica clandestina porque fue manifiesto el cambio o la alteración en la cobertura boscosa. Las imágenes anteriores y las posteriores al desmonte son excesivamente elocuentes para que todo pasara sin que fuera descubierto.

Desmonte ilegal en Zona Roja

Después de que el Instituto de Colonización desadjudicara a María T. Campos en el año 2004, este campo fiscal fue incluido como parte de la Reserva de 250.000 hectáreas. Posteriormente, esta parcela quedó comprendida en la Zona Roja, según la Ley de Ordenamiento Territorial de Bosques. Sin embargo, allí se instaló el Establecimiento “La Pepa” y se desmontó clandestinamente 418,6 hectáreas. Para evitar equívocos o desmentidos, se tomaron tres puntos del monte topado, que dieron las siguientes coordenadas S 25° 35.189’ W 62° 25.630’, S 25° 34.903’ W 62° 23.872’ y S 25° 34.911’ W 62° 25.348’.

El mal funcionamiento de la Dirección de Bosques

Pocos pueden negar que la Dirección de Bosques funciona mal. Tampoco que históricamente ha sido una comercializadora del monte chaqueño, fuertemente influenciada por la burocracia, la ineficiencia, el tráfico de influencia y la corrupción. El desmonte clandestino en análisis pudo no haber sido detectado en tiempo real por el Centro de Geoinformación o, directamente, permanece aún por fuera de los controles. En cualquiera de los dos casos, queda en evidencia que el sistema no funciona bien, que es lo mismo que decir que continuarán las explotaciones forestales, los silvopastoriles y los desmontes ilegales, como hechos consumados que algunas veces serán objeto de infracciones, aunque el pago de estas convenga a los productores para continuar con las prácticas clandestinas. Pero la situación sería mucho más grave para la Dirección de Bosques y sus funcionarios, en coordinación con el Centro de Geoinformación, en el caso de que el desmonte haya sido detectado en tiempo real y no se lo haya intervenido para paralizarlo, o habiendo sido detectado a través de un control tardío el organismo no hubiera intervenido siguiendo los pasos que contemplan la ley y la reglamentación. La policía provincial no fue requerida por la Dirección de Bosques para proceder como correspondía, con lo cual ya se tiene una idea aproximada de lo ocurrido. En cualquier caso, este desmonte ilegal, realizado en tierras públicas, pone definitivamente al descubierto el mal funcionamiento de la Dirección de Bosques y, por añadidura, del Ministerio de la Producción.







Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Medio Ambiente: Proyecto de Ley en defensa de la población civil

INFOSUR

El diputado Fernando Solanas presentó un proyecto de ley para prohibir la instalación de puertos o terminales de GNL en nuestros ríos.

El lunes 2 de julio, ha sido presentado en la Cámara de Diputados de la Nación, un Proyecto de Ley que establece en su art. 1º los presupuestos mínimos de seguridad civil y física de la población urbana y portuaria, así como de protección ambiental para la recepción y regasificación de Gas Natural Licuado (GNL).

El Proyecto de Ley presentado por Fernando Pino Solanas (PS) y acompañado por las firmas de los diputados Fabián Rogel (UCR), Graciela Iturraspe (FAP), Horacio Piemonte (Coalición Cívica-ARI), Alcira Argumedo (PS), Jorge Cardelli (PS), fue promovido por los Vecinos Autoconvocados de Escobar y recibió aportes de técnicos y especialistas de Bahía Blanca.

En su art. 3 el mencionado proyecto establece que queda prohibido que se autoricen puertos o terminales de GNL en nuestros ríos, como es el caso del Puerto Regasificador de Escobar en el km 74 del Río Paraná de Las Palmas, y además se prohibe que en nuestros ríos, como el Río de La Plata, el Río Paraná de Las Palmas, transiten o permanezcan buques metaneros con GNL como actualmente lo están haciendo y lo han estado haciendo ya hace más de un año.

En su art. 2 impide que el proceso de recepción y regasificación de GNL se localice a menos de 5 km de distancia de ciudades y pueblos en la costa marítima, y de instituciones sanitarias, educativas, deportivas, de asilos, o culturales, y de los establecimientos industriales y de las construcciones portuarias para el movimiento de otros productos, como es el caso del Puerto Regasificador en el Polo Petroquímico y zona poblada de Ing. White, Bahía Blanca, Prov. de Buenos Aires. Art. 4: En el caso de existir propuestas de localización para dicho proceso entre los 5 y 20 km en la costa marítima , deberá ser aprobada por la población involucrada a través de una Consulta Popular Obligatoria y Vinculante, según las normas establecidas en la Constitución Nacional y las Leyes Vigentes.

Entre los fundamentos se encuentran: Debido a que la reducción del volumen, en 600 veces del Gas Natural al llevarlo al estado líquido, vuelve al GNL una sustancia peligrosa extremadamente inflamable y sumado a las enormes cantidades transportadas se obtiene que el poder de explosión de un barco metanero podría compararse con los efectos de explosión de una bomba nuclear de baja escala, efectos que se incremetarán con el aumento de la carga, según analistas de muchos países del mundo. En el mundo del riesgo energético se dice que los accidentes que no han ocurrido hasta el presente, no necesariamente se evitarán en el futuro. Sin embargo, ya son muchos los accidentes ocurridos con consecuencias fatales en las poblaciones vecinas o de los trabajadores de dichas puertos de origen y terminales que operan el GNL.

Además, no debemos desconocer que nuestro país tiene una gran extensión de costa marítima con aguas profundas naturales, lo que nos permite elegir las localizaciones de las terminales lejos de las poblaciones o centros industriales, ni las aceptables en ríos como en el caso de Paraná inferior cerca de una población muy numerosa e indefensa ante este tipo de accidentes. Igualmente, las terminales off shore, en Alta Mar, y la construcción de un gasoducto para integrar las terminales al sistema de la red de transporte y de distribución nacional del gas natural no son obras tan complejas ni tan costosas.( En archivo adjunto se encuentra el Proyecto de Ley completo y sus fundamentos: “GNL Proyecto de Ley Puertos”).

Para conocer las propiedades peligrosas del GNL( Gas Natural Licuado) de los Puertos Regasificadores de Escobar y Bahía Blanca, recomedamos ver el video dividido en dos partes:



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...