martes, 31 de julio de 2012

32 periodistas latinoamericanos asesinados en 2012

CIAP - FELAP

Con otros 3 reporteros silenciados por la fuerza en Brasil, Ecuador y Honduras, más 2 desaparecidos en México durante julio, un total de 32 periodistas y trabajadores de prensa fueron asesinados y 4 se encuentran desaparecidos en 7 países de América Latina y el Caribe en los 7 meses transcurridos de 2012, según la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (Ciap) de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap). La edad promedio de estas 35 víctimas de asesinato y secuestro es de 38,4 años.

Víctimas de julio 2012

- Brasil: tiroteado Valério Luiz de Oliveira (49), periodista deportivo.

- Ecuador: asesinado Byron Baldeón (31), foto-reportero de Extra y otros medios.

- Honduras: ultimado Adonis Felipe Bueso Gutiérrez (24), periodista de radio.

- México: desde el 19 de julio está desaparecido el fotógrafo Miguel Morales Estrada (35), de Poza Rica, Veracruz, y desde el 16, Óscar Díaz Peniche, de Cancún, Quintana Roo.


Un informe al XI Congreso de la Felap -a efectuarse en Caracas en septiembre- señala que en los 2.039 días transcurridos desde el 1° de enero 2007 -año del X Congreso- al 31 de julio 2012 han sido asesinados 196 periodistas y trabajadores de prensa en 15 países de América Latina y el Caribe. ¡Un asesinato cada 10,4 días en 67 meses, sin guerra alguna en la región!


- Byron Baldeón (31 años), foto-reportero free lance del diario Extra, de Guayaquil -el quinto periodista muerto este año en Ecuador- fue asesinado con 9 impactos de alto calibre el domingo 1 de julio, cerca de las 18 hora local (23 GMT), por dos sicarios que se desplazaban en motocicleta. Interceptado cuando llegaba a su hogar en El Triunfo, a 61 kilómetros del puerto de Guayaquil, el reportero gráfico debía declarar ante la Fiscalía por una foto que captó el 15 de mayo cuando presenció el robo de un contenedor con 432 televisores LCD 40”. En el hurto están involucrados 9 policías en servicio activo -sólo tres se encontraban detenidos- en un cantón de 10.000 habitantes que sólo tiene 30 “guardianes de la ley”. También están implicados varios civiles, según medios locales.

El presidente Rafael Correa se comprometió -el sábado 7 de julio- a aclarar el asesinato de Baldeón. "No permitiremos que este crimen quede en la impunidad", dijo el jefe de Estado en su “informe semanal de labores” y aseguro que se está investigando con "total seriedad".


- Valério Luiz de Oliveira (49) fue asesinado con 6 disparos el 5 de julio, a las 14:00, hora local, en el Estado de Goias, Brasil, convirtiéndose en el periodista N° 7 asesinado este año en ese país. La víctima, que había recibido amenazas de muerte y se desempeñaba en la "Radio Jornal 820 AM" de Goiana, fue ultimado por un motociclista que aguardaba estacionado a que abordara su automóvil para marcharse, tras terminar su jornada. Como es habitual en América Latina, ninguno de los 7 asesinatos de este año ha sido aclarado por las autoridades brasileñas.

Hijo del famoso periodista deportivo brasileño Mané de Oliveira, Valério Luiz inició su carrera profesional tras los pasos de su padre en 1978, desempeñándose en radio y televisión en el Estado de Goias. Sus opiniones sobre seguridad en los estadios eran bastante precisas respecto a la responsabilidad de los clubes en el interior de los campos deportivos y de la policía en el exterior. Dejó una viuda y tres hijos.


- Adonis Felipe Bueso Gutiérrez (24) fue acribillado junto a dos familiares la noche del domingo 8 de julio, cuando salían de un local de Internet en Villanueva, 200 km al norte de Tegucigalpa. La víctima trabajaba en el servicio de noticias de Radio Stéreo Naranja, emisora cristiana de Sonaguera, 600 km al noreste de Tegucigalpa, pero se encontraba en Villanueva visitando a sus primos Miguel Ángel Gutiérrez (18) y Francisco Iraeta (20), las otras dos víctimas. La noticia del asesinato del joven periodista fue ocultada hasta el viernes 14.

Honduras, de 8 millones de habitantes, exhibe la tasa más alta de asesinatos de periodistas, con 29 victimas entre 2007 y 2012, donde 24 asesinatos (83%) fueron perpetrados después del golpe que derribó al presidente Manuel Zelaya, el 28 de junio de 2009. La mayoría de los crímenes, favorecidos por la impunidad, parecieron ejecuciones políticas de seguidores del dictador Roberto Micheletti y de su sucesor, Porfirio Lobo. El único asesinato aclarado eficaz y rápidamente fue el de Alfredo Villatoro, conductor de noticias de la influyente radio HRN, secuestrado el 9 de mayo y cuyo cadáver apareció el 15 en un suburbio de la capital. Hay 7 presos por este crimen, entre ellos 4 integrantes de una banda de secuestradores incriminados por pruebas balísticas.


- Miguel Morales Estrada (35), reportero gráfico de la fuente policíaca del Diario de Poza Rica, Veracruz, México, desapareció el 19 de julio, convirtiéndose en el segundo periodista desaparecido del mes y el cuarto de 2012.

- Óscar Díaz Peniche, secuestrado o desaparecido el 16 de julio en Cancún, Quintana Roo.

En mayo desaparecieron otros dos: Federico Manuel García Contreras (57) se esfumó el 6 de mayo en el Estado San Luis Potosí; y Zane Alejandro Plemmons Rosales (30), dejó de verse en el Estado Tamaulipas el 21 de mayo.

En México hay un total de 22 informadores secuestrados desde 2003. Tras la aparición de 4 cadáveres de periodistas, aún quedan 18 desaparecidos, presumiblemente muertos. La Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (Fapermex) contabiliza un total de 112 víctimas de asesinato -95 periodistas, 9 trabajadores de prensa, 6 familiares y 2 amigos de comunicadores- en los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón.

El Estado Veracruz registra 9 asesinatos desde que asumió en diciembre 2010 el gobernador Javier Duarte (PRI), sin que ninguno se haya resuelto, señaló la ONG Artículo 19. Felap-México, Fapermex y el Club Primera Plana exigieron a “las autoridades, en todos sus niveles, la implementación urgente de las medidas necesarias para detener la escalada de violencia en contra de las libertades de prensa y expresión”. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México reclamó el 27 de julio 2012 que continúa en la impunidad el 71% de 82 asesinatos contra periodistas, 16 desapariciones y 28 atentados contabilizados por esa institución desde 2000. Afirmó que sólo se ha investigado el 19% y apenas el 7% derivó en una condena. En México se promulgó en junio 2012 una Ley para la Protección de Personas de Derechos Humanos y Periodistas, cuya eficacia está por verse.


Brasil, 7 asesinatos en 2012
- Valério Luiz de Oliveira (49), asesinado el 9-7-2012.
- Décio Sá (42), asesinado el 23-4-2012.
- Divino Aparecido Carvalho (45), asesinado el 26-3-2012.
- Onei de Moura (42), asesinado el 24-3-2012.
- Paulo Roberto Cardoso Rodrigues (51), muerto el 12-2-2012.
- Mario Randolfo Marques Lopes (50), asesinado el 9-2-2012 junto a su pareja.
- Laércio de Souza (40), asesinado el 3-1-2012.

Ecuador, 1 asesinato en 2012
- Byron Baldeón (31), asesinado el 1-7-2012.

Honduras, 6 asesinatos en 2012
- Adonis Felipe Bueso Gutiérrez (24), asesinado el 8-7-2012..
- Ángel Alfredo Villatoro (47), secuestrado el 9-5-2012, apareció el 15-5-2012.
- Erick Alexander Martínez Ávila (32), hallado el 7-5-2012, secuestrado el 5-5-2012.
- Noel Alexander Valladares Escoto (28), muerto el 23-4-12.
- Fausto Elio Valle Hernández Arteaga (54), asesinado el 11-3-12.
- Saira Fabiola Almendares Borjas (22), muerta el 1-3-12.

México, 12 asesinatos en 2012
- Armando Montaño (22), muerto el 30-06-2012.
- Víctor Manuel Báez Chino (46), hallado muerto el 14-6-2012.
- Marco Antonio Ávila García (39), encontrado muerto el 18-5-2012.
- René Orta Salgado (43), encontrado el 4-5-2012.
- Esteban Rodríguez Rodríguez (30), asesinado el 3-5-2012.
- Gabriel Huge Córdova (37), asesinado el 3-5-2012.
- Guillermo Luna Varela (21), asesinado el 3-5-2012.
- Irasema Becerra (29), asesinada el 3-5-2012 con los tres anteriores.
- Regina Martínez Pérez (49), hallada muerta el 28-7-2012.
- Francisco Javier Moya Muñoz (60), asesinado el 20-4-2012.
- Héctor Javier Salinas Aguirre (35), asesinado con Moya Muñoz el 20-4-2012.
- Raúl Régulo Garza Quirino (30), asesinado el 6-1-2012.

Otros países

Argentina, 1 asesinato en 2012
- Alexis Céparo (22), asesinado el 25-1-2012.


Bolivia, 2 asesinatos en 2012
- Verónica Peñasco Layme (36) asesinada el 25-02-2012 con su hermano Hugo,
- Hugo Peñasco Layme (32), también periodista asesinado el 25-02-2012.


Colombia, 2 asesinatos en 2012
- Jesús Martínez Orozco (42), ultimado el 29-3-2012.
- Argemiro Cárdenas Agudelo (56), asesinado el 15-3-2012.


Haití, 1 asesinato en 2012
- Jean Liphète Nelson (38), asesinado 5-3-2012, era director de Radio Boukman.


En los primeros 7 meses de 2012 también hubo cientos de atentados y amenazas de muerte contra profesionales de la información, secuestros, disparos contra periodistas, bombas en hogares y medios, detenciones arbitrarias de reporteros y corresponsales extranjeros, palizas, cierres de radioemisoras locales, llamados telefónicos intimidatorios para disuadir la cobertura de conflictos sociales, etcétera. También resulta notoria la impunidad y el desinterés de los gobiernos por medidas de protección.

A manera de ejemplo, por quinta vez en pocos meses el periódico El Norte de San Pedro Garza García, Estado Nuevo León, propiedad del Grupo Reforma, el 29 de julio fue acribillado por encapuchados, que además prendieron fuego al inmueble para destruirlo. Se apagó el incendio, las policías aseguran que investigan, las instituciones dicen haber tomado nota y declaran a los medios, pero los culpables -como siempre- no aparecen, y nadie puede detener la zozobra y el temor entre periodistas y medios.

*) Doris Jiménez y Ernesto Carmona, Secretaria Ejecutiva y Presidente de la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (Ciap), de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Invadir Siria: Nuevo paradigma neoconservador en la política mundial

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

La idea de derrocar militarmente al Presidente Basher el- Assad cuenta con el apoyo de tres miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (CSONU) - Estados Unidos, Francia, Reino Unido.

El borrador de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU S/2012/538 del 19 de julio, propuesta por Estados Unidos y miembros de la Comunidad Europea ilustra magníficamente la situación. Es el ahora o nunca como la expresión de una Alianza Occidental orientada a recuperar el tiempo perdido desde el desplome soviético y posicionarse estratégicamente con devastador poderío en una zona que históricamente le ha sido muy esquiva.
Cualquier persona con un conocimiento básico en este tipo de resoluciones que son públicas, podría concluir que consistía en un instrumento facilitador para derrocar el gobierno de Assad por medio de la intervención militar y hacer aparecer a los rebeldes como conquistando el poder después de una intervención humanitaria.

La incoherencia de este proyecto de resolución consiste en que existe solo un escenario en Siria: Un gobierno represor con un formidable ejército que asesina a civiles sin piedad y que los 17 o 18 mil muertos en 16 meses de conflicto es obra exclusivamente de una de las partes en el conflicto. Los rebeldes surgieron y se armaron por generación espontánea.

En el proyecto de resolución, se hizo evidente evitar a toda costa un texto simple para extender el mandato de la Misión de Paz de la ONU y aumentar las facultades del enviado especial Kofi Annan.

En la actual composición del CSONU con sus 10 países miembros no permanentes, predomina el neoconservadurismo y la conforman países de fuertes vínculos con los tres miembros que han incitado al derrocamiento de Assad y manifestado de diversas formas el estar apoyando al ejército rebelde como son Estados Unidos, Francia y el Reino Unido.

Guatemala y Colombia forman parte de la zona de influencia de Estados Unidos y tienen gobiernos neoconservadores y exhiben un tipo de anticomunismo influenciado por la guerra fría. Países como Togo, Sudáfrica, India, Marruecos, Portugal se ubican bajo la influencia de la Comunidad Europea donde imperan ideas neoconservadoras. También operan lazos coloniales como es el caso de India y Sudáfrica. Alemania es un enemigo confeso de Siria y Azerbaiyán postula a ser miembro de la OTAN.

Se trata de un Consejo de Seguridad que no asegura neutralidad, con una mayoría de países acoplados a los objetivos de la Alianza Occidental para derrocar a Assad.

Frente a esta nueva ofensiva neoconservadora y el silencio de la comunidad internacional, la pregunta primaria es directa: ¿Es que la suerte de Assad está echada y los aleteos de rusos y chinos han aparecido demasiado tarde? Si fuera así sería como ponerle fin al multilateralismo como plataforma de debate y encuentro de fórmulas para resolver conflictos de esta magnitud.

¿El tema de Irán será abordado con la misma metodología de derribar regímenes armando rebeldes y con la anuencia del sistema multilateral manejado por las potencias coloniales que dominan el actual Consejo de Seguridad de la ONU?

El derrocamiento del Gobierno Sirio por la vía militar, podría inscribirse como un nuevo paradigma de la política internacional. Este nuevo paradigma, – el anterior fue la invasión a Irak en 2003 - es la consolidación del asalto neoconservador a la política mundial, que comienza a adquirir cuerpo a partir del atentado a las Torres Gemelas en 2001 y la “guerra internacional contra el terrorismo” como operación política. El mundo comenzó a girar en torno a dos ejes: Seguridad y Finanzas.

Esta guerra parte con amplio apoyo de la ONU sin medir las implicancias políticas a largo plazo por el hecho de colocar el sistema multilateral al servicio de los objetivos políticos de una nación, como se ha comprobado en el tiempo. Surge la invasión a Afganistán en el mismo año y dos años más tarde la de Irak. Estados Unidos promovió bien la idea de que todas las naciones estaban amenazadas por el terrorismo internacional como una forma de reeditar una nueva guerra fría, o no tan fría, porque de allí surgieron dos invasiones mayores.

Con Irak 2003 y la invasión rechazada por el Consejo de Seguridad, la ONU con su multilateralismo se desprestigió aunque no se vino abajo. La estrategia neoconservadora de desafiar el multilateralismo continuó y con la posible intervención militar en Siria aspira a consolidarse.

La política mundial, concebida como la expansión para proteger intereses estratégicos genera anarquía como se está viendo en Siria, Irak y Afganistán. Su naturaleza se hace imprevisible y los límites estructurales del multilateralismo se hacen más frágiles. Lo que está en juego son las bases racionales para comprender la génesis y la evolución de las relaciones internacionales para poder administrar la distorsionada interdependencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista a Alejandro Lipcovich, Presidente de la FUBA: Las cesantías de docentes en la UBA nos hacen recordar al vaciamiento de los ‘60

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

.

Mario Hernandez (MH): Estamos en comunicación con el Presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), Alejandro Lipcovich.
Hoy te quiero sacar del tema estudiantil para consultarte sobre la situación que atraviesa el claustro docente. Finalmente, el Rectorado de la Universidad de Buenos Aires (UBA) ha dejado cesantes a 152 docentes y ha confirmado a otros 500 solo hasta diciembre. ¿A qué se debe esta resolución?
Alejandro Lipcovich (AL): Con solo comentar lo dicho es evidente que la situación es de una gravedad inusitada porque 152 despidos de un día para otro en la Universidad no es moco de pavo y, además, hay 500 profesores a los cuales les pende sobre la cabeza la espada de Damocles porque les han prorrogado su contrato solo hasta diciembre con la idea que allí arrancan las vacaciones y es más difícil organizar cualquier tipo de reclamo.
MH: Veo que el Consejo Superior resolvió por 16 votos a favor, 8 en contra y 2 abstenciones, pero no da los nombres de quiénes votaron la medida.
AL: Ese fue un tema importante. Yo también soy consejero y te puedo asegurar que la votación fue realmente escandalosa. El Consejo Superior no es público, hay un vallado policial en la puerta, a los profesores que tienen una trayectoria de años se les impidió pasar, los que lo hicieron tuvieron que mostrar el documento en alto recordando momentos terribles de la dictadura donde también tuvieron que entrar de esa manera a la Universidad, custodiados.
Las camarillas que dominan el Consejo Superior, un grupo minúsculo de profesores, incluso se negaron a votar en forma nominal, que fue lo que personalmente propuse, que cada uno se hiciera cargo. Es una Universidad pública, si alguien vota que se vaya un grupo tan numeroso y prestigioso de docentes tiene que hacerse cargo, pero se negaron para ocultar quién era exactamente el que votaba los despidos.
La UBA toma esta resolución violando la ley existente que los docentes han conquistado luego de años de reclamos y que permite el derecho a opción a partir de los 65 años, es decir, el derecho a optar por seguir trabajando hasta los 70 años. Esta ley se está aplicando en todas las universidades nacionales con la única excepción de la UBA, que en una versión ultrarreaccionaria de la autonomía universitaria como argumento dice: ‘nosotros no tenemos porqué acatar la ley y por lo tanto hacemos valer el Estatuto que dice que a los 65 años los docentes deben retirarse’.
MH: ¿Cuál es el objetivo de esta medida?
AL: Indiscutiblemente es la primera versión fuerte en la Universidad del ajuste que está recorriendo el país, porque descabezar a 700 cátedras en tan poco tiempo es ni más ni menos que eso. Además tiene un contenido político que ilustra cómo se maneja el régimen universitario porque en la medida que se descabeza o se quitan del claustro profesores, se empieza a digitar y preparar la elección del nuevo Rector en 2013.
Este es un elemento, aunque insisto, no es el principal, porque de hecho muchos de los profesores cesanteados comulgan políticamente con las actuales autoridades.
MH: Es el caso de Horacio González, actual Director de la Biblioteca Nacional.
AL: Exactamente. Hay kirchneristas, hay radicales, pero las autoridades que tienen el poder y responden a estos 2 sectores políticos, hay ido incluso contra su propia gente porque acá se trataba de profundizar la precarización laboral en la Universidad en la medida que se quitan de encima a estos “viejos” docentes para reemplazarlos con ayudantes que algunos recibirán salario y otros no.
MH: Perdoname pero me salgo de la vaina. Estuve revisando las listas, en particular la de Ciencias Sociales, que es una de las facultades más afectadas.
AL: Te corrijo, la más afectada.
MH: Veo a Norberto Alayón, quien fuera vicedecano de la facultad. A 2 profesoras con quienes cursé una materia optativa de género: Ana Bas Cortada y Danielotto, 2 docentes titulares en una materia que personalmente me pareció excelente. Jorge Beinstein, uno de los economistas más reconocidos internacionalmente, Silvia Chejter, otra importante titular de cátedra. Néstor Correa, quien fuera titular de la Asociación Gremial Docente de la UBA, a Horacio González ya lo mencionamos y por último, Juan Iñigo Carrera, otro importante economista. Son solo algunos nombres porque no quiero aburrir a la audiencia. Tomé solo un poco más de una página. Es sorprendente. Por ahí exagero, pero me hace recordar a los sucesos que ocurrieron en la Universidad en los ’60 bajo la dictadura de Onganía, donde vaciaron la Universidad de figuras importantísimas para la ciencia argentina y hasta el día de hoy no nos pudimos recuperar. Es muy grave, de una gravedad que no ha tenido la trascendencia y la difusión que merece el tema.
AL: Es tal cual. Es una “Noche de los bastones largos” de este tiempo porque sacarse de encima 700 docentes es un ataque brutal. Incluso lo hicieron en la última sesión del Consejo Superior habiendo ocultado los listados hasta último momento porque a priori parecía que la idea era prorrogar a todos, lo cual era malo, pero daba unos meses más para seguir peleando.
Ocultaron listados, información, quiénes iban a votar, es decir, una política muy pérfida. Cuando arranquen las clases es indiscutible que esta medida va a conmover a la Universidad porque si bien no es un tema estrictamente estudiantil, no solo están afectados los docentes sino también sus alumnos. Muchas cátedras ya se comenzaron a organizar para defender a los docentes cesanteados.
MH: También cursé 2 materias con Horacio González y lamento mucho que sufra esta situación. Recuerdo que cuando reingresé a la Universidad a mediados de los 90, sucedió algo parecido con profesores de la talla de Juan Carlos Portantiero y Enrique Marí. Ya hubo intentos anteriores frustrados, pero el actual parece haber tenido éxito.
AL: Es un éxito parcial porque tenemos el inicio del 2º cuatrimestre para desarrollar un gran movimiento de lucha que seguramente se va a dar porque la indignación que genera esta medida es total. Es por eso que el Consejo Superior pretende que la gente no se entere, apuesta a la desinformación, con lo cual habrá que pelear contra esto también, porque no podemos permitir que pase un ajuste tan violento.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Voces: Lo estatal y lo privado / Lo público y lo íntimo (una aproximación)

Darío Balvidares

El Estado es una comunidad humana que
reivindica con éxito el monopolio de la
violencia física en un territorio
determinado.
Max Weber

La idea de este artículo es continuar con la búsqueda que muchos estamos realizando, con aportes no sólo desde el campo de la educación, sino desde distintas áreas relacionadas con el campo social y en especial con el campo popular; resignificando, o mejor, buscando nuevos sentidos que nos permitan continuar abonando el pensamiento y la práctica crítica frente a la producción simbólica del discurso dominante que desde sus estructuras y mecanismos específicos institucionaliza tanto la violencia física como la simbólica: el Estado.

Estamos hablando, en este artículo, del Estado de las democracias modernas y liberales; cuanto más hoy, pensando junto con Noam Chomski, de las democracias empresariales que desde mediados de los años ’80 del siglo pasado se instalaron con el proceso político llamado globalización, hacia su superación absoluta: el Mercado, como máscara de dominación mundial.

Y es en ese el contexto en el que se travisten las “nuevas” formas de esclavitud que operan en el imaginario social: laboral (físico) y cultural (simbólico), para resumir.

No estamos diciendo que en nuestros Estados capitalistas (hablamos de Latinoamérica), antes el “asesinato” de la subjetividad social no existiera, pero, y aquí conviene una muy breve reflexión: las luchas dadas por los trabajadores y los estudiantes (sólo para recordar, estamos pensando en Argentina; anarquistas, sindicalistas de fines del siglo XIX y principios del XX; - aún con la Semana Trágica a cuestas - y la autonomía universitaria en 1918), lograban reacomodar algunas fichas del tablero estatal para continuar la pulsión de la partida.

El discurso del Estado se impone de manera “natural” con sus mecanismos y estructuras institucionalizadas; entre las más importantes: la escuela.

Y Marx (1) dijo al respecto: “Eso de educación popular a cargo del Estado es absolutamente inadmisible. Una cosa es determinar, por medio de una ley general, los recursos de las escuelas públicas, (...) y otra cosa completamente distinta es nombrar al Estado educador del pueblo. Lo que hay que hacer es más bien substraer la escuela a toda influencia por parte del gobierno y de la Iglesia. ... el Estado es el que necesita recibir del pueblo una educación muy severa”.

Incluso el escritor austríaco, Tomas Bernhard (2) dijo: “La escuela es la escuela del Estado, donde se hace de los jóvenes criaturas del Estado. Cuando entraba a la escuela, entraba en el Estado (...) y me ha vuelto dócil a él, y ha hecho de mí un hombre estatizado, un hombre reglamentado y registrado y dirigido...”, seguramente parece exagerado y mueva a la sonrisa, pero si pensamos detenidamente tanto el enunciado de Marx como el de Bernhard...

Estos dos enunciados nos permiten ilustrar la hipótesis de la confusión y plantearnos algunas preguntas: ¿por qué la educación estatal se define como pública? ¿cuál es el rol del Estado en la Educación? O más: ¿cuál es el rol del Estado en el campo del espacio público? Y, tal vez la pregunta que permita abrir el espacio de lo que propone poner este artículo, entre otros conceptos, en crisis:

¿Es la voz del Estado, la voz pública?

Es probable que se vayan sucediendo otros interrogantes que enriquezcan la hipótesis de la confusión; pero para lo que nos ocupa no procederemos “ordenadamente” sino, más bien tratando de buscar el sentido de lo espontáneo, es decir, de aquello que se puede poner en palabras porque ya ha sido un hecho; esos hechos que aunque parezcan aislados construyen significación.

Proyecto de Estado: Breve instantánea finisecular

Durante los ’90, la década finisecular, se produjeron las llamadas transformaciones reconocidas como la era neoliberal que de la mano de la estética posmoderna, estética que impone el Mercado, con las políticas de Estado mediante, irrumpen en nuestra vida. Aquí una salvedad, algunos de los argumentos críticos fueron: el Estado está ausente... y por eso nos pasa lo que nos pasa: desocupación, pobreza, indigencia...

El Estado, que no estuvo ni está ausente, y que su presencia es indispensable para los fines políticos, económicos y sociales, dispuso leyes que legalizaron la entrega de los activos estatales (¿o deberíamos decir públicos?): cierre de la mayor parte de los ramales de trenes y transferencia a intereses privados de los ramales rentables, pero con un fuerte subsidio estatal (¿o debería decir con los fondos públicos?, es decir nuestros, que se mantienen hoy); Repsol y otras corporaciones se quedan con YPF, es decir con el petróleo (energía no renovable) del Estado argentino (que estaba desde antes, el petróleo, claro; incluso desde antes que nosotros, los humanos, habitáramos el planeta, antes de la creación de los Estados que auguraban el bienestar general mediante la administración de la cosa pública). Los servicios públicos se privatizaron y continúan privatizados.

Las leyes mineras que autorizan el desastre ambiental y el saqueo metalífero / mineral, no sólo no fueron derogadas, sino que están en plena vigencia; al igual que las que autorizan la entrega de las tierras fiscales (¿deberíamos decir públicas?) a los intereses privados para “emprendimientos” particulares, incluso con la expulsión de los Pueblos Originarios de esos territorios, violentando el derecho ancestral.

Así como la reforma educativa, que hoy continúa su profundización puesto que esas políticas globales de “transformación” implican compromisos del Estado a varios años con organismos internacionales, como la UNESCO, el BID o el Banco Mundial.

Voz del Estado, voz pública

Existen varias posiciones sobre la noción de lo público, entre ellas la de esfera pública (Habermas) (3) que, en una apretada síntesis, plantea que es por donde circula el discurso público, pero no olvidemos que remite al orden burgués y en consecuencia es el discurso de la burguesía (clase) el que circula como discurso público y se oficializa desde el Estado.

Otra de las posiciones respecto de la problemática que plantea el tema de la esfera pública, y básicamente desde una mirada crítica al análisis de Habermas, es la de Nancy Fraser (4) que afirma “que una concepción adecuada de la esfera pública requiere no simplemente una puesta entre paréntesis de las desigualdades sociales, sino, su eliminación (...) una multiplicidad de públicos es preferible a una sola esfera pública (...) una concepción viable de la esfera pública debe aceptar no la exclusión sino la inclusión de intereses y temas señalados como “privados” por la ideología burguesa y masculinista (...) esta teoría debe hacer visible las maneras en que la desigualdad social vicia la deliberación dentro de los públicos de las sociedades del capitalismo tardío...”

Es importante destacar que estamos tratando de destrabar algunas nociones que se han naturalizado desde los efectos que históricamente ha producido el discurso del poder, que en definitiva no es más que el discurso del Estado, donde parecen confluir una cantidad de voces de orden privado.

La noción de privado la relacionamos con los intereses particulares pero en función de la esfera pública, es decir en relación con el poder del Estado que alternativamente se identifica con un gobierno o con sectores pertenecientes a la esfera pública que compiten por el poder.

Sin embargo, es necesario despejar algunos otros conceptos como el de espacio público, físico o simbólico que algunos autores lo piensan en relación con el consumo, es decir que identifican el espacio público como el espacio del mercado.

Ahora bien, para los fines de este artículo – muy acotado por cierto – el espacio público lo identificamos como el lugar de la “no apropiación”, es decir, el lugar donde el sistema se disuelve para dar lugar a la subjetividad: “Cuando el sistema se transforma en una estructura autorreferente el ‘actor’ (el obrero asalariado, la colonia ante la metrópolis, la mujer ante el varón, el educando ante el sistema educativo bancario, etc.), si quiere ser fiel a su “función sistémica”, debe negar al sujeto autoconsciente, a su subjetividad como gozo, a su corporalidad viviente. El sistema con su “disciplina” – diría Foucault -, o con su alienación – Marx -, o como represión pulsional – Freud -, niega la subjetividad corporal del sujeto en nombre de la sistematicidad del sistema. Prácticamente es el dolor de la corporalidad (el hambre del obrero, el castigo sufrido por el esclavo negro, la violencia u humillación de la mujer, la disciplina escolar agobiante del educando, etc.) el que significa la injusticia. El ‘cierre’ del sistema (la institución, que de reproductora de la vida humana se convierte en victimaria) es negación del sujeto, de la subjetividad, de la corporalidad. (...) La víctima de la institución o del sistema autorreferente, excluida como sujeto, subjetividad y corporalidad en el ‘actor’ funcional dominado, se ve desafiada por su propia lengua, cultura y símbolos...”

Esta cita de Dussel (5) nos permite ir acercándonos a lo que este trabajo intenta dejar planteado como aproximación en otra perspectiva del debate sobre la hipótesis de la confusión. Junto con Dussel podemos comenzar a ampliar la noción de lo íntimo como generación de lo público y desestabilizante de las estrategias y mecanismos específicos de orden estatizante que institucionalizan tanto la violencia física como simbólica que de la mano de la corporación privada se alinean en la construcción y ejercicio de poder.

Aquí haremos un señalamiento antes de avanzar en una aproximación a la noción de lo íntimo. Fraser en su trabajo crítico sobre la esfera pública dice: “Permítanme acordar que es central en la versión de Habermas que la esfera pública burguesa sería un escenario discursivo en el cual ‘personas privadas’ deliberan sobre ‘cuestiones públicas’. Hay muchos sentidos diferentes de lo ‘privado’ y de lo ‘público’ que están en juego aquí (...) hay otros dos sentidos de lo privado: lo referente a una propiedad privada (...) lo referente a la vida doméstica íntima o personal...”

Acordamos con Fraser en cuanto a la crítica que realiza sobre Habermas pero nos parece pertinente dejar planteado que desde nuestro trabajo la noción de lo privado se relaciona con la alianza de poder que sostiene el mundo corporativo con el Estado desde sus instituciones. Incluso reafirmamos el concepto de privado como negación de lo público, puesto que los intereses privados se apropian del espacio público, para no abundar.

Dicho esto, proponemos retomar la noción de lo íntimo, que Fraser desde su posición la reduce casi a la vida familiar, sin embargo Dussel nos ilustra sobre la amenaza del sistema sobre el sujeto, la subjetividad y la corporalidad; esa amenaza tiene su origen en los cuerpos legales, es decir las leyes que surgen del parlamento como institución del Estado y en términos de Habermas donde se constituye la esfera pública, y donde en escasas ocasiones (por presión de contrapúblicos, lo veremos después) esas decisiones “públicas” repercuten en el bien común.

Pero dicho de otra manera, la esfera se cierra sobre sí misma se hace autorreferencial y paradógicamente amenaza lo que dice representar: el espacio público y por añadidura el espacio íntimo. Justamente, y por razones de significación no tomamos la noción de esfera porque implica cierre; sí la de espacio en el sentido que nos permite permeabilizar las fronteras de lo íntimo a lo público y viceversa.

La amenaza se materializa como violencia institucionalizada desde el Estado que controla y vigila desde la esfera pública, la territorialidad del espacio público.

Del Estado al asesinato

Para comenzar a ampliar nuestro análisis veamos esta reflexión de Walter Benjamin (6): “... con el derecho a huelga se concede a las asociaciones obreras no un derecho a la violencia sino más bien el derecho a sustraerse de la violencia (...)

En lo que respecta a las luchas de clase, la huelga debe ser considerada (...) como un medio puro.”

El asesinato del docente neuquino, Carlos Fuentealba, nos habilita a reflexionar sobre las nociones que este trabajo intenta analizar (por lo menos en una primera aproximación): de acuerdo con el desarrollo que venimos realizando, el atroz acontecimiento de Neuquén nos permite fundamentar lo expuesto.

La huelga que venían realizando los docentes neuquinos, en función de condiciones de trabajo y salariales los enfrentaba al estado provincial que desplegaba de acuerdo con sus “legitimidades” los mecanismos y estrategias represivas para “sofocar” la “violencia” ejercida por los maestros.

Ahora bien, repasemos: la huelga es un derecho legalizado desde la propia jurisprudencia estatal. Junto con Benjamin sostenemos que el derecho a huelga es un derecho a sustraerse de la violencia; pero es obvio que no lo es para el estado provincial neuquino (en lo que concierne a este caso, para no extendernos sobre lo acontecido en la provincia de Santa Cruz, también con los docentes, al igual que en otras provincias argentinas; así como a nivel nacional a lo largo de nuestra historia).

Es decir que el Estado violenta el derecho a no violentar por parte de los trabajadores, desde la esfera pública oficial, de donde se sigue que el accionar estatal que se resguarda con el falso argumento de resguardar el bienestar general, no sólo expone su connivencia con las corporaciones de intereses privados (algunas cámaras empresariales de la región que estaban molestas con el ejercicio del derecho de los trabajadores) sino que decide mostrar que el espacio público, es espacio estatal y esa confusión es la que le ha permitido a los grupos privados tener el control sobre el espacio público tanto físico, como simbólico y además decidir cuando privatizarlo, es decir negarlo como público en función de sus propios intereses. Al mismo tiempo, se disuelven nuestras subjetividades en la razón estatal que nos manipula – en términos de Dussel – bajo la categoría de actores sociales.

Del discurso íntimo al discurso público

Desde el dolor, desde el discurso íntimo, Sandra Rodríguez, la compañera de Carlos Fuentealba, construye discurso público, genera espacios, donde se suman (en términos de Fraser) contrapúblicos subalternos de la esfera pública oficial que dejan al desnudo la violencia que legitima el Estado desde sus mecanismos y estrategias.

Ese discurso íntimo se hace público, cruza el dolor y la denuncia, abre significaciones, desmaquilla las intenciones de la esfera pública oficial.

Veamos: “No bastó con la muerte de mi compañero, del padre de mis hijas, no bastó con la muerte de un maestro honesto y lleno de valores. Se siguió reprimiendo la libertad de expresión de los compañeros, en relación con este tema, se hizo una cacería de brujas (...) intenso dolor de gran injusticia; había mucha participación dentro de la asamblea y esto le molestaba al gobierno.

Hago un llamado a los papás de mis alumnos, a los papás de los alumnos de Carlos, a las agrupaciones y a los partidos políticos quiero convocarlos a la no impunidad y el juicio y castigo a los culpables ideológicos y materiales de este hecho...” (7)

Por supuesto que hay mucho más, pero creemos que este fragmento ilustra lo que intentamos, con esta primera aproximación, poner en crisis: la hipótesis de la confusión.

Continuaremos trabajando para profundizar aun más estos conceptos en función de aportar más elementos para recuperar la corporalidad, la subjetividad privatizada y travestida en actor social.

Convencidos de que el discurso íntimo es generador de colectivos sociales, es decir contrapúblicos, voces que recuperan las corporalidades que la esfera pública oficial controla, vigila y disciplina con sus mecanismos y estrategias.

El discurso íntimo como lugar de producción de discurso público, liberador; frente al discurso estatizado producido desde los grupos de intereses privados para la dominación.

Seguramente, habrá que pensar la Educación desde las nociones de lo público y lo íntimo, si pretendemos seguir hablando de la formación en el pensamiento crítico de un sujeto liberado y no liberalizado como actor social.

Seguramente tendremos que repensar, una vez más, la función de los medios masivos de comunicación (privados y estatales) en el espacio público.

Seguramente, también habrá que redefinir qué es la producción pública de medicamentos.

Seguramente, las resistencias de las poblaciones afectadas por la megaminería contaminante construye contrapúblicos que forman nuevas subjetividades colectivas, al igual que los pueblos fumigados por los agronegocios de la trangénesis y sus pesticidas.

Seguramente, las fábricas recuperadas cumplen un rol social distinto porque generan efectos de sentido que producen subjetividad: desde lo íntimo (la pérdida del trabajo) a la construcción contrapública (la recuperación): “Zanon es del pueblo”

Seguramente, los Pueblos Originarios son otro de los ejemplos de recuperación desde lo íntimo de la territorialidad, su lengua y su cultura, es decir su corporalidad.

Seguramente Las Madres y Las Abuelas de Plaza de Mayo son la mejor explicación de cómo el discurso íntimo se hace discurso público.

Seguramente habremos de seguir explorando para demostrar que lo íntimo, no es sólo un fragmento del discurso amoroso.

Publicado en la revista Mate amargo Nª 21 noviembre/diciembre 2007.

Notas:
1) Marx Karl: Critica al programa de Gotha, Biblioteca de Filosofía. Libronauta. Buenos Aires 2002.
2) Thomas Bernhard en “Génesis y estructura del campo burocrático” de Pierre Bourdieu 1993 (versión electrónica).
3) Habermas J. Historia y crítica de la opinión pública. Barcelona. G. Gili, 1981.
4) Fraser N. “Habermas y la esfera pública”. Universidad de Carolina del norte. Conferencia. 1989. En Cuaderno del FEIA 2 . 2004.
5) Dussel E. “Sobre el sujeto y la intersubjetividad: el agente histórico como actor en los movimientos sociales” artículo publicado en revista Pasos 1999. (versión electrónica)
6) Benjamin W. “Para una crítica de la violencia” artículo. (versión electrónica)
7) Reportaje (fragmento) realizado por Omar López para la revista “Mate amargo” Nº 20. 2007

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Por una televisión al servicio del pueblo

Prof. Juan Carlos Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

En las últimas semanas, se advirtió claramente la tensión entre los reales propósitos oficiales acerca de los medios de comunicación y los fines de las televisoras alternativas, populares y comunitarias tras la suspensión del concurso para el otorgamiento de licencias de televisión digital por parte del Afsca.

Las resoluciones 929 y 930 derogaron las anteriores (685 y 686) en las cuales se exigían pagos de hasta 140.000 pesos, cifra ésta que no estaba, ni está, al alcance de las televisoras alternativas y otros requisitos tales como la registración de trabajadores, cuando la operación se realiza mediante trabajo voluntario o la exigencia de certificaciones por escribano público, lo que iba a encarecer la presentación de las ofertas.
La lucha de las televisoras alternativas fue incesante. Desde las reuniones sostenidas con el Directorio de la Afsca al "aguantazo cultural" realizado en octubre del año pasado frente a la sede del organismo de aplicación, siguieron buscando el camino hacia su legalización a través de concursos que contemplaran su propia esencia.
Monopolizar la voz
Desde la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, conocida como Ley de Medios, se iba perfilando la real intencionalidad del Gobierno Nacional con respecto a ella. Su implementación dio lugar a presentaciones judiciales y administrativas; algunas de ellas, en curso y quedó en evidencia que la cuestión de fondo pasó, y pasa, por la construcción de la agenda por parte de los medios tradicionales o concentrados destinada a condicionar las acciones gubernamentales en defensa de los intereses que representan, pero también por la necesidad oficial de construir un discurso afín; es decir, construir su propia historia. De allí, nace una dicotomía conocida: Gobierno Nacional vs. La Corpo (léase Clarín, La Nación y Perfil). Pero se omite la existencia de otro monopolio informativo en crecimiento, de la mano de Sergio Szpolski y de Cristóbal López junto a la multitud de blogueros K.
Simplemente se trata del cambio de un monopolio por otro, en una típica interna interburguesa por la primacía en el ámbito informativo, en detrimento de los derechos y reales necesidades del pueblo en esta materia. Nada sorprendente para una gestión que declama el "capitalismo en serio" y se pavonea con Monsanto y la Barrick Gold, y que ahora pretende tener en cuenta a los medios no comerciales, según lo declarado públicamente por Abal Medina, Jefe de Gabinete de Ministros.
Este cambio de monopolio, que terminaría de producirse el próximo 7 de diciembre con el proceso de desinversión que debe llevar a cabo el Grupo Clarín, no tiene efectos neutros. Se trata de asegurar la construcción de una agenda que tenga en cuenta los intereses del Gobierno Nacional, la cual no coincide en general con lo comunitario y popular.
De chicana en chicana
Mientras la lucha interburguesa continúa, sigue el chicaneo permanente contra las televisoras alternativas, a las cuales pretendieron ignorar (y lo siguen haciendo) desde un principio al establecerse la figura de las "organizaciones sin fines de lucro", dentro del 33% del espectro como lo establece la Ley 26.522 y la "incomprensión" de la realidad de las emisoras alternativas por parte del Afsca, fue la marca distintiva de la gestión de este organismo. Pero también debemos recordar las tristes expresiones de Jorge Lanata en ocasión de la inauguración de una radio wichí, otra chicana desde lo multimedial y corporativo, que aludió a la cantidad de oyentes y de auspiciantes que recibiría para denigrarla en forma significativa, lo cual puede ser leído como otra chicana desde la derecha vernácula a través de los medios defensores de sus intereses corporativos y económicos.
Natalia Vinelli lo explica en su artículo "Siete chicanas contra la televisión alternativa", publicado en Revista Documental para re-pensar el cine hoy, Año 4 Nº.3, de octubre de 2011, al manifestar que la figura legal que hemos mencionado "favorecía a las grandes cooperativas y fundaciones" y "no contenía las especificidades de los canales de TV y emisoras de radio alternativos, populares y comunitarios".
Y enfatizó que "los medios en manos del movimiento social, los trabajadores y nuestro pueblo no nos regimos con la lógica patrón / empleado sino que funcionamos como militantes" porque "no perseguimos el lucro y nos financiamos con aportes voluntarios y donaciones de las organizaciones populares que nos acompañan". Esta es la realidad de las televisoras alternativas, mal que le pese al kirchnerismo; más aún, cuando Fernando Pérez, Coordinador General del Afsca, en la última reunión con el Espacio Abierto de Televisoras Alternativas, Populares y Comunitarias, se refirió a la "sustentabilidad"; es decir, una lógica comercial, al referirse a los futuros concursos para la tv digital (1).
Con seguridad, el kirchnerismo tenderá a chicanear nuevamente acerca de la funcionalidad con la derecha. Sin embargo, no se habla de los Centros Culturales y espacios de su propio palo que han manifestado su necesidad de instalar una emisora comunitaria en sus barrios. O sea, no se trató solamente de la lucha permanente de las televisoras alternativas, mediante el "aguantazo cultural" frente al Afsca y las diferentes movilizaciones que llevaron a cabo, lo que llevó a la derogación de las resoluciones cuestionadas y al "reconocimiento" de la existencia de medios no comerciales sino que además, ahora, también son corridos por izquierda desde adentro del seno kirchnerista. ¿Dirán ahora que son funcionales a la derecha?.
Lo mismo ocurre con la afirmación acerca de la inexistencia de la televisión alternativa. Con las movilizaciones y la reciente escalada mediática tras la publicación del artículo “Más oportunidad al sector no comercial” en el diario Página 12, es evidente que existen. Y Natalia Vinelli señalaba la inexistencia de políticas estatales para los medios llevados adelante por los trabajadores y el pueblo, como también manifestaba el derecho a la multiplicidad de voces con carácter masivo en el artículo ya mencionado. Si la Ley de Medios tiene (o tenía) la intención de fomentar la pluralidad de voces, ello no se advierte en su implementación por cuanto nada se hizo por ello, salvo el otorgamiento de licencias a algunas radios comunitarias para fines propios del oficialismo.
Pareciera que se desconoce el abandono progresivo de los medios tradicionales hacia los medios alternativos. Ello ha provocado que aquellos refuercen las vías comunicacionales mediante Internet para no perder lectores y oyentes. Páginas web remozadas y múltiple presencia en las redes sociales así lo indican.
Otra cuestión importante es la conformación del espectro radioeléctrico que, a pesar del censo convocado por la resolución Nº 3 del Afsca, todavía no se conoce. Y ello resulta vital para la oferta y adjudicación de las licencias de tv digital que se pretendería realizar próximamente.
No es un dato menor. Más aún, cuando C5N, CN 23, 360 TV o Construir TV, de la UOCRA, sindicato liderado por Gerardo Martínez, ex - agente de inteligencia del tristemente conocido Batallón 601 e integrante de la CGT kirchnerista, no pasaron por ningún concurso para la adjudicación de su licencia.
Entre la agenda y la subjetividad
Sin embargo, hoy resulta imprescindible la existencia de estas emisoras de los trabajadores y del pueblo para romper la inercia informativa de los multimedios ligados al imperialismo y de la creciente masificación del discurso kirchnerista a ultranza. Se trata de ver y escuchar a otras voces que reflejen la compleja realidad social y política actual, teniendo en cuenta el profundo entramado de intereses que actualmente intenta dominar la agenda mediática y política.
Ocurre que estas televisoras no nacieron de ayer para hoy. Desde hace años, vienen informando sobre lo que acontece en su barrio y en su comunidad, como también fijan su posición frente a la pasada y actual coyuntura. A través de sus programas vienen construyendo una subjetividad destinada al conocimiento de la realidad por parte del pueblo que no puede ser dejada de lado.
Pero también debemos señalar que sus voces necesitan ser amplificadas a través de una masividad, con la finalidad de poder transmitirlas a toda la sociedad y no, tan sólo, a un reducido número de televidentes. Sin lugar a dudas, el kirchnerismo teme que ello destruya la agenda que pretende imponer mediante el cambio monopolístico que señaláramos, pero también que crezca la subjetividad revolucionaria destinada a torcer el rumbo que ha impuesto a través de su política económica y social.
Por lo expresado anteriormente, surgió el chicaneo aunque ahora se encuentran ante tres disyuntivas cruciales: ¿Enfrentar a La Corpo o permitir el surgimiento masivo de televisoras comunitarias? ¿Agenda impuesta o consensuada? ¿Subjetividad capitalista o subjetividad al palo?.
Como bien sabemos, el kirchnerismo suele elegir el mal menor, como es costumbre en nuestra clase política. No sorprendería que, en tren de evitar nuevos conflictos que compliquen la gestión, se busque un consenso para el otorgamiento de licencias de tv digital mediante concursos que contemplen la realidad de las televisoras alternativas. Pero, a la vez, no cabe duda que adoptarán sus recaudos para que su discurso destinado a escribir "la nueva historia" no resulte desleído, a través del otorgamiento a los centros culturales de corte kirchnerista. De esta forma, al haber ser corridos por izquierda desde las televisoras comunitarias y de los del mismo palo, contienen la presión que ejercen.
Relacionado con lo anterior, la agenda no es un tema menor. Indudablemente, ella tratará de ser impuesta mediante los condicionamientos que conocemos. Desde la publicidad oficial al otorgamiento de subsidios, se buscará que no se desdibuje el discurso oficial. Pero a no engañarse: puede ocurrir que la masividad de las televisoras comunitarias incremente la subjetividad hacia cuestiones olvidadas o bien, hacia un cambio necesario en las políticas actuales. Y esta es otra razón significativa para continuar con el chicaneo hacia ellas. No obstante, no hay mucho espacio político para continuar con la inercia iniciada en 2009 y seguramente impulsarán televisoras de corte K, de la mano de las agrupaciones kirchneristas, para tratar de evitarlo.
Es conocida la afición capitalista del kirchnerismo. Mientras arrecian las críticas por el extractivismo o la patria sojera, la batalla de ideas se impone para la construcción de una subjetividad que contemple las necesidades oficiales. Pero también puede ocurrir que aparezca esa subjetividad al palo, la que reconoce las experiencias y hechos populares; en suma, la realidad que se intenta esconder a cada instante.
De allí que la agenda y la subjetividad van tomadas de la mano. Pero es necesario que, en realidad, respondan a las necesidades de los trabajadores y del pueblo. Y lo único que puede garantizarlo es, precisamente, la existencia de las televisoras alternativas, populares y comunitarias.
Desde la difusión de sus actividades políticas y culturales a la construcción de ciudadanía, estas emisoras tienen mucho que ofrecer a la sociedad. Pero es hora que el Estado cumpla con su verdadero rol: fomentar lo popular. Y ya que se dice que es un gobierno "nacional y popular", en buena hora sería el momento de legalizar a las ya existentes. Hasta es posible que, de esta forma, el kirchnerismo se vea obligado a reconocer que no existe solamente su discurso, sino que es posible la discusión de los grandes temas nacionales, provinciales y municipales con quienes están en el terreno.
Esto último hace imperativo que se materialice la legalización de las televisoras alternativas, populares y comunitarias. Para que la voz de los trabajadores y del pueblo pueda verse y escucharse. Tal vez sea el mejor aporte que pueda hacer el kirchnerismo para una comunicación democrática aunque, al fin y al cabo, tan sólo sea burguesa...
En suma, para la existencia de una televisión al servicio del pueblo sin dicotomías de ninguna especie...
Notas:
1) Comunicado del Espacio Abierto de Televisoras Alternativas, Populares y Comunitarias: Desmentida a Página 12.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Salud laboral: “Detrás de la muerte hay un negocio que hay que terminar”

Lucía Maina (PUNTAL - ACTA)

El diputado nacional por Unidad Popular presentará al Congreso una nueva ley de Riesgos del Trabajo. En diálogo con PUNTAL, denunció que 20 trabajadores mueren por día a causa de accidentes y enfermedades relacionadas con el ambiente laboral y señaló que “el gobierno es socio de esta realidad”.

El diputado nacional por el bloque Unidad Popular (UP) Víctor De Gennaro presentará al Congreso un anteproyecto de ley que plantea un nuevo sistema de salud laboral y busca eliminar las ART. En diálogo con PUNTAL, afirmó la necesidad de modificar la actual normativa de Riesgos del Trabajo, que representa “un negocio financiero” en detrimento de la salud de los trabajadores, y señaló que cada día mueren 20 personas por accidentes o enfermedades vinculadas al medio ambiente laboral.

Mediante charlas y conferencias en distintos puntos del país, De Gennaro está impulsando un anteproyecto de ley de Prevención de Riesgos y Reparación de Daños Laborales. El mismo fue elaborado por la CTA y será presentado a fines de agosto en el Congreso Nacional luego de una movilización.

En ese marco, el diputado cuestionó duramente la Ley de Riesgos de Trabajo vigente en la actualidad y denunció que las ART (Aseguradoras de Riesgos del Trabajo) facturan cada año 12.700 millones de pesos, lo que las ubica entre las 200 empresas con mayores ganancias del país.

“Varias son las consecuencias de este sistema perverso, lo primero y principal es que se cambia rentabilidad por muerte”, apuntó el vicepresidente de la comisión de Legislación del Trabajo. Y detalló que las malas condiciones laborales en el país producen “más de 7 mil muertes por año y 20 por día, 4 por accidentes directos y 16 por enfermedades cardiovasculares, contagiosos, tumorales, una realidad que muestra que detrás de la muerte hay un negocio que hay que terminar”.

A estas cifras, se suma la existencia de 680 mil accidentes por año en ámbitos laborales, según datos brindados por la CTA a nivel nacional.

Además, De Gennaro denunció que “el gobierno es socio de esta realidad”, ya que hasta ahora no presentó una alternativa pese a que la Corte Suprema de Justicia declaró hace tiempo la inconstitucionalidad de varios artículos de la ley 24.557 sancionada en 1995 (Ver Recuadro).

Entre otros aspectos, el anteproyecto impulsado por la UP propone priorizar la prevención y remplazar las ART por una entidad pública sin fines de lucro en la que estén representados los trabajadores.

8 millones sin cobertura

Son múltiples las críticas que desde la CTA enumeran en relación a la actual Ley de Riesgos del Trabajo, a la que califican como “uno de los últimos vestigios del neoliberalismo en Argentina”.

Una de las principales problemáticas que señalan es que la normativa deja sin cobertura a los trabajadores informales, quienes representan la mitad de la fuerza productiva del país.

“Hoy las empresas aseguradoras cubren nada más que al 51% de los trabajadores: hay más de 8 millones de trabajadores que no tienen cobertura”, advirtió al respecto De Gennaro.

La situación se agrava si se tiene en cuenta que las condiciones laborales empeoran en el trabajo precarizado. En este sentido, las estadísticas demuestran que el porcentaje de muertes y accidentes aumentan en el sector informal.

“Hoy no sólo tenemos el problema de los bajos salarios sino las condiciones laborales, que son cada vez peores”, expresó el legislador nacional y destacó que los trabajadores formales también se ven afectados por esta situación.

Al respecto, señaló las dificultades que enfrentan quienes sí se encuentran incluidos en el sistema de las ART: “Los que tienen cobertura, cuando padecen algún inconveniente, tienen que andar deambulando, a veces no tienen dónde atenderse, a veces el hospital público, la clínica o la obra social de un sindicato tienen que replicar a las aseguradoras para que les paguen y así empiezan los juicios”, precisó el diputado nacional.

En el mismo sentido, el secretario general de la CTA en Río Cuarto, Federico Giuliani, remarcó que los trabajadores formales encuentran diversos obstáculos para recibir asistencia ante accidentes y enfermedades ocasionadas por el ámbito laboral.

“Si la lesión que te produce el accidente te incapacita, las ART se lavan las manos porque la ley actual no contempla la posibilidad del resarcimiento civil”, subrayó Giuliani.

Y ejemplificó: “Hoy el 55% de los trabajadores que desarrollan actividades en la minería o en la construcción terminan con discapacidad al jubilarse, de nada de eso se hace cargo la ART”.

Un sistema solidario y preventivo

Según indicaron sus impulsores, el anteproyecto -denominado Ley de Prevención de los Riesgos Laborales y Reparación de Daños e Incapacidades Derivados de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Laborales- fue realizado en base a un trabajo de investigación y sistematización que la CTA viene desarrollando en los últimos años a nivel nacional.

Bajo el lema “Para que el trabajo no nos cueste la vida”, la propuesta busca hacer énfasis en la prevención con la intención de evitar las 7.500 muertes que, según estadísticas de la entidad sindical, ocasionan los accidentes y enfermedades laborales cada año en nuestro país.

Para ello, entre otras cosas, el proyecto establece la creación de un Banco de Seguros de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Laborales que gestione y controle las prestaciones con el dinero que hoy reciben las ART.

De Gennaro indicó que se trataría de “una entidad financiera nacional que sea pública, no que sea manejada por el Gobierno porque ya hemos aprendido que usa las cajas para prestárselas a grandes grupos económicos”. Y agregó que la administración de dicho banco contaría con la representación directa de los trabajadores, a través de la elección de delegados de prevención en cada empresa.

Además, el ex secretario general de CTA remarcó que la propuesta se centra en un sistema solidario, por lo que tanto los trabajadores formales como informales “estarían contemplados en la ley en forma directa: ésa sería la gran diferencia, ayudaría a que cualquier trabajador sea atendido y el banco financiero se haría cargo de esa atención”.

El debate a nivel nacional

El diputado nacional por la UP indicó que el próximo 28 de agosto presentará oficialmente el anteproyecto de ley en el Congreso, acompañado por distintas organizaciones.

En ese marco, De Gennaro está realizando una campaña nacional y recorriendo diversas provincias argentinas con la intención de difundir la iniciativa y lograr el apoyo de distintos sectores sociales y sindicales.

“Si no hay movilización afuera no hay debate adentro porque los negocios son muy fuertes y los negocios sólo se enfrentan con la movilización popular”, sostuvo al respecto luego de brindar una conferencia en la ciudad de Córdoba días atrás.

Esta semana el legislador presentó la propuesta en la provincia de Jujuy, donde además participó de la denominada “marcha del apagón”, en la que cada año miles de personas se movilizan desde la localidad de Calilegua a Libertador San Martín para conmemorar a los trabajadores del Ingenio Ledesma desaparecidos durante la última dictadura militar.

“En Río Cuarto, 4 de cada 10 trabajadores quedan fuera del sistema de seguridad social”

Desde la CTA a nivel local advirtieron que en nuestra ciudad las falencias del sistema de las ART trae consecuencias preocupantes. La precarización y el trabajo en negro, la desocupación, la escasa cobertura de las aseguradoras y la falta de control del Estado son los principales obstáculos para garantizar la seguridad social de los trabajadores riocuartenses, según la central obrera. “En Río Cuarto, 4 de cada 10 trabajadores ya quedan fuera del sistema de seguridad social de las ART”, denunció el secretario general de la CTA a nivel local, Federico Giuliani. Y destacó que las cifras se deben a la alta proporción de personas que tienen un empleo informal.

“La situación es grave, hoy en los datos oficiales Río Cuarto ocupa el segundo lugar en trabajo en negro en el país: casi el 40% de la fuerza laboral está precarizada, informal, que en realidad es fraude laboral porque es trabajo que se presta, se paga mal y encima no se hacen las cargas sociales”, detalló.

En este sentido, Giuliani destacó que las cifras difundidas a nivel nacional, que señalan la existencia de 20 muertes por día, se basan fundamentalmente en el trabajo formal, ya que es difícil realizar estadísticas sobre el empleo no registrado. En ese marco, estimó que tanto en el país como en la ciudad, la cantidad de accidentes y enfermedades relacionadas al ambiente laboral son aún mayores.

Según la CTA local, los trabajadores formales, pese a tener cobertura, también enfrentan distintas dificultades. “Las ART no funcionan, privilegian sus ganancias ante la vida de los trabajadores y en Río Cuarto a nosotros nos han tocado casos, como el último suceso de un trabajador de la Emos que venía en una moto y tuvo un accidente cuando se iba a su lugar de trabajo. Ahí la ART te cubre solamente si estás trabajando, no contempla que estés yendo a trabajar o te estés yendo desde el trabajo a tu casa”, ejemplificaron.

En ese marco, Giuliani sostuvo: “Río Cuarto no está exento de lo que pasa en el país: el trabajo en negro, la precarización, la desocupación y la falta de posibilidad de que las ART cubran tus riesgos laborales en el cotidiano ha sido un combo peligroso, difícil y donde nos encontramos muchas veces limitados a la hora de accionar porque el Estado, que es quien debería controlar esto, se lava las manos”.

El gremialista afirmó que los obreros de la construcción serían uno de los sectores más expuestos a riesgos laborales, pero subrayó que “mas allá de que hay algunas actividades que tienen más riesgos que otras, ninguna de las actividades laborales que se desarrollan en la Argentina está exenta de tener riesgos concretos”.

Para ejemplificarlo, recordó la tragedia ocurrida en 2007 en nuestra ciudad a raíz de la explosión de la planta piloto de la UNRC: “No tendría que haber sido un lugar de riesgos de trabajo pero lo fue porque no hubo prevención, no hubo control de parte de las autoridades”.

Por último, desde la CTA sostuvieron que esta problemática no sólo incluye accidentes sino también enfermedades cardiovasculares, cancerígenas e incluso psicosociales, que muchas veces no son visibles pero que tienen una relación directa con el ambiente laboral y un fuerte impacto en la vida de los trabajadores.

Escepticismo ante la nueva normativa anunciada por el kirchnerismo

El kirchnerismo también anunció una nueva normativa para reemplazar la actual ley de Riesgos del Trabajo, pero desde la UP expresaron escepticismo ante esta posibilidad.

En los últimos días, el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, afirmó que ya se estarían terminando los últimos detalles del nuevo proyecto de ley impulsado por el kirchnerismo. Según reveló El Cronista, las principales novedades de la iniciativa incluyen la actualización bianual de las indemnizaciones para evitar que se vean afectadas por la inflación, la creación de comités controladores compartidos entre empresarios y trabajadores y el agregado de una indemnización adicional del 20% al monto que correspondiese cobrar, para intentar evitar lo que se conoce como “doble vía” judicial.

Este mecanismo se originó a partir de dos fallos de la Corte Suprema, que tuvieron lugar en el 2004, a través de los cuales se consideró inconstitucional el tope a las indemnizaciones por accidentes de trabajo. Así, la Justicia habilitó a los empleados a cobrar la compensación establecida por ley, sin por ello impedir que luego recurrieran a los tribunales para lograr un monto mayor.

Pese a los anuncios, De Gennaro manifestó: “El señor Tomada cada tres o cuatro meses dice que va presentar un proyecto de ley. Es verso, hace años que no presentan un proyecto porque están de acuerdo con las ART”.

En ese marco, denunció complicidad del kirchnerismo con los problemas legales que actualmente deben enfrentar los trabajadores ante las aseguradoras.

“El gobierno es socio de esta realidad porque la Corte Suprema hace mucho que declaró inconstitucional varios artículos de esta ley”, dijo el diputado nacional.

En el mismo sentido, desde la CTA a nivel local apuntaron: “No nos olvidemos que el Estado debería ser quien controle y regule cómo funcionan las ART y qué servicios prestan y hoy mira para otro lado porque es un gran negocio. El Estado nacional está favoreciendo a esas empresas”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sobre la muerte de las adolescentes - La sociedad salteña: Entre Durkheim y Stephen King

Daniel Escotorin

La consternación sincera producida por el desenlace trágico de las adolescentes Yanina Nüesch y Lujan Villalba, se mezcla con la batería de versiones, datos e hipótesis sobre las causas y circunstancias posibles de sus muertes. ¿Desde donde explicar esta secuencia de muertes que no se inicia con ellas, ni es un hecho aislado sino una sucesión cuyos factores causales residen en el conjunto de la sociedad y no en decisiones exclusivamente individuales?.

La cobertura mediática por su necesidad comercial apunta a los elementos superficiales, morbosos y específicos del hecho “policial”.
Centrados en la cuestión de las formas indaga sobre el contexto cercano de las víctimas, sus relaciones afectivas, la familia, etc. pero no se cuestiona cuanto está lastimando, aun mas, las ya laceradas conciencia y estado psicológico del grupo familiar desde el momento que las causas parecen apuntar a relaciones conflictivas en grupo disfuncional.

Entonces, ¿alcanza explicar desde los conflictos personales? ¿Es esa la razón única o principal de la determinación final tomada por ambas? El planteo de estas preguntas puede abrir diversas respuestas, por lo menos es la intención de estas notas sembrar dudas en el lector y volcar sobre el debate social algunos elementos que no pueden establecerse desde la crónica de este hecho, sino que volviendo al interrogante inicial descubre un escenario mucho más complejo y estructural, que por ende no se agota en esta circunstancia (del suicidio), ni en este momento.

Desde fines de la década del noventa, hace ya más de un década, que los casos de suicidio en Salta fueron subiendo por una escalera hasta poner a la provincia en el escalofriante en los primeros puestos junto a Jujuy en la tasa de suicidios. Tasa que además agrega un segundo dato terrible: hablamos de adolescentes que deciden poner fin a su vida. El abordaje oficial, mediático o social siempre apuntó a buscar causas en la vulnerabilidad lógica o “propia” de una edad que busca su identidad, en crecimiento, de crisis, etc., nada dice sobre porque Salta está a la cabeza de estos índices, es decir, lo que aparece como un hecho aislado, lejos está de serlo y por lo tanto es una manifestación de una crisis que afecta al conjunto de la sociedad y no solo a un grupo determinado. El problema es que ese conjunto, está dispuesto a no ver su responsabilidad y seguir escondiendo la basura bajo una alfombra que rebalsa ya de podredumbre. Entonces es necesario echar una mirada integral a la sociedad salteña y proponer un corte analítico generacional: dividir el mundo adulto y el mundo infanto-juvenil.

Eso

Stephen King es un escritor estadounidense, maestro en el género de novelas de terror. Varios de sus libros fueron llevados a la pantalla, con disímil suerte. Una de las características de sus novelas, es que debajo de personajes terroríficos y tramas espeluznantes, suele esconderse una metáfora sobre épocas o la sociedad norteamericana misma, críticas a conductas o valores disfrazados de demonios o vampiros pero que no es más que eso: disfraces, debajo está la sociedad, los individuos. Una de sus novelas exitosas fue “It” (Eso), donde relata la existencia de un Mal que periódicamente aparecía en un pueblo, esa aparición se expresaba en crímenes, desapariciones, masacres. En una de sus reapariciones las víctimas son niños, y estos son los únicos que perciben y ven ese Mal indescifrable, “Eso”. Pero lo que ven no es más que la exteriorización de sus propios miedos. “Eso” nunca se muestra tal cual es, pero su forma más común es la de un payaso. Los adultos se conmueven, se sacuden ante las horribles muertes, pero luego todo vuelve a su rutinaria vida. Nada parecía haber pasado, adormecidos ante el miedo de no poder asumir la realidad, de tener que confrontar con ese Mal. “Eso” sabe que puede reposar tranquilo, que de alguna manera domina las mentes de los adultos.

Sin más recursos que sus propias inocencias, un sentido de amistad inmenso y sus instintos de supervivencia, un grupo de chicos se enfrentarán a Eso en soledad, en la profundidad de la ciudad y ante una mezcla de indiferencia y complicidad de muchos de los adultos de esa comunidad. “Eso” se alimentaba de ese espíritu o esencia inconciente que unía a toda la sociedad: sus temores, sus prejuicios, sus silencios e hipocresías. Desde allí surgía para cobrarse las víctimas entre los más inocentes y débiles.

Anomia y suicidio

Emile Durkheim, considerado uno de los fundadores de la Sociología, esbozó una teoría sobre las causas del suicidio, buscando una explicación a este fenómeno que el considera como una expresión social. Razones individuales con causas sociales. Lo denomina “suicidio anómico”, este ocurre ante la frustración del individuo frente a la brecha entre sus deseos y anhelos y la posibilidad real de conseguirlos. El suicidio, la auto anulación física de la vida, ocurre ante circunstancias extraordinarias de las personas, en la que su perspectiva de futuro se agotó, entiende que hacia adelante no hay mas camino por recorrer y a la vez ha perdido la noción de su contexto social: el inmediato (familiar, laboral, amistad, etc.) y el comunitario: la sociedad, el mundo en general que le resulta lejano y ajeno.

El “suicidio anómico” se explica entonces en relación al concepto de “anomia”. Para Durkheim la anomia es el estado de una sociedad que ha perdido la capacidad de ajuste o apego a normas, valores o creencias. Este desapego es producto de una crisis estructural, cambios bruscos que rompen con la sociedad tradicional, sus consecuentes valores de integración y cohesión se quiebran y los nuevos se forjan a partir de la nueva estructuración social. Durkheim establece esto en el pasaje hacia las sociedades modernas capitalistas. El desajuste social rompe con las formas adquiridas de integración. Para Durkheim, en este contexto en el que los límites se encuentran debilitados o no existen, el individuo se encuentra en una situación complicada debido a que sus pasiones y deseos se hallan desbocados al perder todo punto de referencia. Este hecho le genera un constante sentimiento de frustración y malestar, ya que todo aquello que logra le parece poco, pues siempre quiere algo nuevo que supone le generará un mayor placer. Una categoría que nos puede interesar, es también la de “suicidio egoísta”, este se da cuando las personas pierden el punto de referencia e integración social, es decir, el individualismo extremo.

¿Qué pasa en Salta?

Luego de este escueto resumen de esta teoría ¿Cómo explicar lo que sucede en Salta? ¿Es aplicable a nuestra provincia estos ejemplos? Veamos. Partimos de datos indiscutibles, el aumento de la tasa de suicidio poniendo a Salta en el tope nacional. El crecimiento de los suicidios en los adolescentes aumento un 200% en el último lustro. Un dato que conocido por las autoridades políticas de la provincia y sin embargo, nada se ha hecho hasta el momento.

A partir de la década del noventa la provincia sufrió un cambio estructural en su modelo económico y social. El neoliberalismo abrió las puertas para una nueva forma que modificó sustancialmente las relaciones económicas, productivas y laborales. De igual manera el impacto de la globalización de la mano de la revolución tecnológica en el campo de las comunicaciones, fenómeno mundial, al que Salta como buena parte del mundo no pudo escapar, trastocó los sentidos, percepciones y símbolos culturales que conformaban nuestra sociedad arraigada en elementos tradicionalistas y conservadores con excesiva influencia de la Iglesia Católica y una elite, la clase dirigente que iba en consonancia con intereses integrados.

Un tercer factor efecto de esta reestructuración fue el modelo social con altos niveles de exclusión y pobreza. Marginación de amplios sectores populares empujados a la pobreza permanente, desocupados o subocupados, analfabetos crónicos, y a su vez con la secuela propia de la marginalidad: aumento del delito, drogadicción, alcoholismo, etc... Entiéndase que no se está estigmatizando la pobreza, sino el efecto de un tipo de ésta, que además de acuerdo a los cánones del neoliberalismo, estaba consentida y planificada.

El brusco cambio de la sociedad salteña alteró entonces los valores de convivencia y cohesión social. Porque aun en el marco de los conflictos sociales y de clase, estos generan espacios de identidad grupal, les dota de principios y horizontes. Neoliberalismo y globalización representaron para nuestra sociedad MODERNIZACIÓN SIN MODERNISMO. Integración al mundo capitalista, complejo, dinámico pero sin los valores del siglo XIX y XX. Esta ruptura chocó, y esto se comprueba ahora, con los endebles valores de la sociedad tradicional, asentada básicamente sobre un conjunto de ritos desprovistos de actitudes propositivas y activas. Si el rito tiene la función de cohesionar a un grupo o una comunidad, la repetición de estos, y la suma de estos, en algunos casos antagónicos entre si, conllevaron a la conformación de una sociedad, superficialmente multicultural, pero en el fondo cada vez más vacías de valores, horizontes, de utopías que les dieran razón de ser y sobre todo de avanzar. En definitiva la sociedad salteña, atascada en el posmodernismo de los noventa junto a las secuelas del neoliberalismo, esto es marginación, extrema pobreza, etc. perdió la brújula de su rumbo y allí en este desvarío los jóvenes fueron el eslabón más débil.

¿Qué le ofrece el mundo adulto a los jóvenes hoy? Entiéndase por mundo adulto, al conjunto de poderes políticos y sociales. La sociedad política y la sociedad civil, incluida en esta a ese núcleo básico social que es la familia. De hecho los medios apuntan en el caso de las adolescentes a las relaciones familiares. Pero si este es el elemento o factor más visible, no por ello es el de fondo y hasta vale discutir si es el principal.

A la hora de analizar el QUÉ y el POR QUÉ de las actitudes de los adolescentes, el suicidio es la instancia última, la más grave, pero no la única. Basta echar una mirada a lo más reciente de lo sucedido para comprender que ellos están pidiendo auxilio a los gritos, de manera dramática. Y los adultos miran para otro lado, la clase dirigente se rasga la vestiduras, los medios banalizan la situaciones y en poco tiempo todo vuelve a la normalidad. A su normalidad.

La anomia social está formada por el brusco cambio de los noventa, el impacto de la tecnología en el mundo comunicacional, la cultura del individualismo y el consumismo, y la consiguiente despolitización social, entendida esta como el descompromiso frente a las necesidades del Otro, la desconfianza y rechazo hacia lo político-institucional, el aislamiento en la cultura tribal y de grupos cuyas identidades se constituyen a partir de elementos superficiales como gustos musicales, modas, equipos de fútbol, etc.

Esto fue planificado por las clases dirigentes, esto es la secuela de una política de disciplinamiento de la que participaron la totalidad de grupos y factores de poder: los partidos políticos, la Iglesia, los medios de comunicación hegemónicos, etc. se lo sumió al joven y al adolescente en un mundo asfixiante de vacío maquillado de consuno y tecnología y de esa manera posibilitar un modelo social donde la exclusión de las mayorías no tuviera una resistencia abierta.

Fue y es un todo vale grosero y obsceno: bailantas, matinées, alcohol, tribus barriales, colegiales, deportivas, de género, musicales. Las bandas, la patotas, hasta la hinchadas de fútbol se pueblan de adolescentes que creen que allí esta La Causa de sus vidas. La disgregación social es evidente en estos casos. ¿Qué hizo el sistema educativo para terminar con esa estúpida división y guerra entre las escuelas técnicas? ¿Quién puso el petardo en la mano de la alumna que luego lo puso en la boca del perro? ¿Quién pone en las bocas de los jóvenes el lenguaje discriminatorio y racista? ¿Dónde nace la violencia social? Decía un conocido dirigente gremial y docente secundario: no permito que se hable de violencia escolar, lo real es violencia en las escuelas, que viene ya desde afuera.

Si hablamos de sistema educativo. A los notables avances de recuperación de contenidos desde las Ciencias Sociales, borrados por la nefasta Les de Educación Federal de los noventa, se le debe contraponer la contradicción flagrante desde los mismos docentes, sobre todo en la educación pública, que mientras se habla, se enseña participación democrática, ciudadanía responsable, conciencia crítica, etc., por otro lado censuran, o mejor dicho reprimen, todo intento de organización y participación política de los estudiantes. Digámoslo claramente, los docentes tienen terror a la participación estudiantil, les vuelcan en algunos casos su propio temor, o su mediocridad ¿En cuantos colegios públicos existen Centros de Estudiantes? Cuando se observa la creatividad que ponen en la presentación de sus promociones, se ve allí la energía latente, colectiva, que en este caso se vuelca sobre actitudes si bien positivas, no dejan de ser autocomplacientes y egocéntricas.

La Iglesia Católica tiene mucho que decir y explicar. Y hasta ahora no dijo nada. ¿Cómo explica que en una sociedad mayoritaria y en teoría altamente católica tenga este índice de suicidios? ¿Donde quedaron los valores de vida y amor a la vida que la Fe católica transmite? El cortocircuito se produce desde una institución que está mas preocupada por los ritos, por mantener una clientela social que no emigre a otras religiones y permite la proliferación vírgenes, santos y otros personajes siempre dispuestos al milagro fácil y permanente al módico cambio de la publicidad con estampitas, novenas y otras ceremonias. Poco puede hacer una iglesia que se preocupa de la sexualidad ajena y no de la propia, o exculpa a sus abusadores y comulga a genocidas condenados. Esta iglesia es la que borró del mapa, a la otra iglesia, la del compromiso con los pobres, de la Teología de la Liberación, para sostener a una Iglesia de y para los poderosos. Aborto No! Suicidio… no importa! Parecen exclamar desde un silencio culposo.

Demasiado débil en sus valores para enfrentar a ese demonio, que propone un conformismo inmóvil y superficial. Quizá ambos finalmente coincidan en sus perspectivas.

Los medios de comunicación, provincial o nacional, cumplen con su función: distraer, de vez en cuando informar, casi nunca formar y junto a todo esto desorientar. El cambalache mediático que mezcla Biblia y calefón, sexismo y política, violencia y farándula, cultura y fútbol, suntuosidad y berretismo, hedonismo y marginalidad, y etcéteras para todos. Si algo se debe rescatar es que los medios provinciales, con todos sus defectos, superan en seriedad a los medios porteños, mal llamados nacionales. Desde allí llega la desvirtuación de sentidos y percepciones. O mejor dicho la construcción de las propias, con ese universo de contradicciones en sus mensajes y discursos. La esperanza reside en la aplicación real de la ley de Servicios de medios audiovisuales y potenciar espacios locales, que ya existen y son necesarios para retomar un espacio de identidad propio.

Lo mismo queda para los padres. Quienes fueron, fuimos, educados en los setenta, somos los hijos del miedo y el silencio, del no te metas, impuesto por la dictadura y sus voceros. Algunos zafamos de esa cultura, otros y temo que sean la mayoría, se quedaron con eso y además compraron el discurso anti-política de los noventa, se adormecieron en la cultura del consumo, del shopping, del incesante cambio en la tecnología y creyeron que con eso, con ese concepto de moderno, iban a la par de sus hijos. Exigencia de réditos, ascenso social, de bienes, de título. No importa el sector social: subir, ganar, zafar, hacer la tuya, son las expresiones de una sociedad alimentada por el fast food de lo efímero y descartable, ni siquiera reciclable.

Entonces, cierra la conjunción de ideas y visiones entre un sociólogo del siglo XIX preocupado por la actitud de los hombres frente a crisis económicas que decidían quitarse la vida y el de un escritor del siglo XX que desde el gusto por escribir novelas de terror elaboró radiografías de la sociedad norteamericana. Eso que ataca a nuestros jóvenes no es ninguna maldición, tal como se pretendió disfrazar a la ola de suicidios que hace algunos años se desató en la zona sudeste de la ciudad. Los chicos que se mataban eran víctimas del abandono social por parte de un Estado desmembrado; padres desocupados, familias desintegradas, pobreza eterna, hambre, violencia, drogas. Muerte.

La conclusión no deja de tener una mirada positiva. La muerte de las adolescentes debe servir y dejar una enseñanza para la sociedad para que sus muertes no sean en vano. La primera es que tenemos que escuchar que nos están pidiendo los jóvenes, que nos demandan y exigen. La discusión no es si mayor o menor control, mas o menos libertad. El debate es sobre que sociedad hemos construido y cual debemos construir y el rol que les cabe a ellos en la elaboración de ese proyecto. O sea, si les abrimos las puertas de participación o no. si les devolvemos la noción de FUTURO y rompemos con la de lo efímero. Pensar nuevamente la SOLIDARIDAD no como sinónimo de beneficencia sino como de integración y equidad. Quizás a esa mirada positiva haya que contrastarla con el pesimismo de la razón que pregonaba Gramsci. Si la división adultos -adolescentes sirvió para entender las razones de estos. Esta dicotomía no sirve para buscar soluciones, dado que la categoría adultos, engloba al sistema de poder de esta sociedad, a la hegemonía construida y entonces para romper con este esquema, como en la novela de King, los jóvenes tendrán que asumir que al menos no pueden contar con la ayuda de ellos, y deberán tomar el toro por las astas ellos mismos. Eso que contamina a la sociedad es el propio sistema construido largamente por las clases dominantes. Se trata de superar el terror y la parálisis que causan estos hechos conmocionantes, pero para esto la sociedad se debe una autocrítica a fondo ¿es posible? Algunos sectores lo hacen, incluso parte del campo político, mas versátil que otros factores de poder anclados en una visión estática de la sociedad y conscientes que una remoción de sus ideas y valores conllevará a pérdidas de espacios de poder y legitimidad. Pero en esto está en juego la vida de muchas personas, de jóvenes, de niños. O sea, está en juego el futuro de nuestra sociedad.

Daniel Escotorin es historiador, docente y periodista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...