viernes, 24 de agosto de 2012

Coyuntura en Asia: China y Japón con asuntos históricos no resueltos

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Los recientes eventos en Asia con chinos tanto de la República Popular China como de Taiwán, reclamando supremacía territorial en varias islas y la retaliación de activistas japoneses no es una coyuntura que sorprenda, ni es nueva.

Lo que sí podría sorprender -hasta cierto punto- es el momento en que ocurre. ¿Puede extrañar el grado de intencionalidad en la creación de este evento en Asia, donde se enfrentan dos gigantes como Japón y China, para desviar la atención del conflicto de doble punta con Siria e Irán?

Se trata en todo caso de una expresión más de la tensión latente e histórica entre los dos gigantes asiáticos. Es una pieza más de una coyuntura que se venía gestando en combinación con el conflicto entre las dos Coreas, vestigio evidente de la guerra fría en Asia no ha terminado desde el nacimiento de China comunista en 1949. El conflicto que generó la guerra en la península de las dos Coreas ese año fue en el fondo el tema de China y no la partición de dos Coreas. Hay una frase dicha por algún prócer que estampa el problema real de Estados Unidos y de Occidente en general: “En el conflicto coreano perdimos definitivamente a China”.

Así como China territorialmente es inmensa en comparación con Japón, la nación nipona en definitiva se compone de alrededor 4000 islas. Si hay algo que le podría afectar más al Japón es el que le disputen islas en su cultura isleña. Las islas, llamada Diaoyu para China y Senkaku para Japón, supuestamente tienen recursos, aunque el tema es el del nacionalismo latente y de heridas históricas no superadas.

Este antecedente se entremezcla con la crisis mundial del capitalismo en donde el poderío económico del Asia en su conjunto podría en un futuro cercano restarle gravitación al poder central que han ejercido las potencias coloniales occidentales tradicionales con Estados Unidos en los últimos dos siglos. Lo que menos se espera en Occidente es un Asia cohesionada bregando por los mismos intereses y en este sentido el Imperio Japonés es una cuña fundamental para que la nueva gravitación no gire en torno a China. (1)

El Japón moderno e industrializado a partir del siglo XIX comienza una etapa de expansionismo sin precedentes solo comparable con la colonización europea en el mundo. Intenta invadir China y Corea en la guerra de 1895-1896. Coloniza Taiwán desde 1895 a 1945, e invade finalmente China de 1937 a 1945. Hay que recordar la ocupación especial en Hong Kong de 1941 a 1945.

La respuesta oficial de Japón frente a la asonada no sorprende siendo que es el poder subrogante de la Alianza Transatlántica en la zona. “Que se entiendan entre asiáticos”… sería el predicamento en esa alianza. En los cuarteles de la OTAN por decirlo de un modo, “tienen el plato bien lleno” de conflictos con la desestabilización en el Medio Oriente por lo de Siria y una nueva desestabilización quién sabe de qué magnitud, en el Asia Central, Pakistán e India por lo de Irán.

La reacción de Japón puede considerarse una señal de que para los equilibrios geoestratégicos hay que contener el poderío de China, especialmente a través de un severo control en finanzas y seguridad, que son dos ejes clave en las relaciones internacionales federalizadas: Un centro de poder absoluto y relaciones entre países armonizadas para mantener la cohesión del sistema y con libertades delegadas aunque monitoreadas bajo estrecha vigilancia. El sueño del estratega occidental, -no necesariamente todos los europeos lo sienten así-, es concebir un sistema de relaciones entre las naciones como está planteado en la Constitución de Estados Unidos.

En China es fácil prender la hoguera anti japonesa. Para los que han vivido allí, si existe un enemigo histórico irreconciliable ese es Japón y probablemente esta sea la controversia más profundamente enraizada comparable solamente con la crisis palestino-israelí.

La desestabilización en el largo plazo en el Asia mayor particularmente China y su zona de influencia, juega a favor de la Alianza Transatlántica. Sin duda que Estados Unidos y Gran Bretaña están interesados en recuperar el terreno perdido en Asia en cuanto a influencia y supremacía. Japón en este sentido es potencialmente un aliado insuperable especialmente en comparación con India, siempre ambigua abordando tensiones en varios frentes –Afganistán, Pakistán, Sri Lanka- para consolidase como poder regional en su área de influencia.

Hay que tener presente que los movimientos separatistas en India tienen una antigua raigambre en el Maoismo como doctrina asiática de liberación. El Gobierno Indio ha sido cuestionado por los sectores más independientes al haber pactado con Estados Unidos convenios de seguridad estratégica bajo el eufemismo de la lucha internacional contra el terrorismo y la proliferación nuclear.La alternativa de Japón como punta de lanza para desarrollar ciertos equilibrios frente a la poderosa influencia china en el Asia es fundamental considerando que en términos de redes étnicas y culturales, China predomina en un eje que va desde Myanmar hasta las islas del Pacífico, pasando por Indonesia, Filipinas y el sudeste asiático.

Sin embargo el dilema expansivo de la Alianza Transatlántica no es mas que los conflictos internos del gran capital transnacional por no haber encontrado una fórmula política a su domino económico. Como que a lo largo de la desregulación del Estado también se desreguló el ámbito donde se hace la política con los intereses civiles y de las personas. No ha sido posible controlar con paz y fluidez la fábrica planetaria sin sistemas políticos que sean generados por la gente con grados reales de libertad y no sistemas políticos impuestos por el poder del capital con altos grados de autoritarismo.

Para Estados Unidos se cruzan los nuevos bríos de una alianza con India y reimpulsar la hegemonía japonesa. Para China se cruzan esa alianza con India, y su antigua aspiración de la reincorporación de Taiwán a su integridad territorial, sin descartar su histórica desconfianza hacia Japón. A China no se le facilitará su ambición sobre Taiwán y a Estados Unidos le costará mucho persuadir a China desprenderse de su tutelaje sobre Corea del Norte. Un intercambio de Taiwán por Corea del Norte por el momento no es concebible. A la larga China gana económicamente en el Sur y pierde geopolíticamente en el Norte, que es donde se hace fuerte.

1) Para mayor detalle referirse a la obra clásica de Antoine Zischka. “Le Japon Dans Le Monde”. L´ Expansión Nippone 1854-1934. PARIS.1935

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Desproporciones en la distribución del ingreso y crisis económica

Sergio Reuben Soto (especial para ARGENPRESS.info)

Nuevos datos apoyan la fundamentación que hice sobre el origen de la crisis económica actual en un artículo publicado a principios del 2009 en la revista Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica (Vol. XXVI, N°2) (1).

En octubre del año pasado la Oficina de Presupuestos del Congreso (CBO, por sus siglas en Inglés) publicó los resultados del último estudio sobre la distribución del ingreso en los EEUU (http://www.cbo.gov/publication/42729), datos que confirman nuevamente la tendencia en ese país a la concentración y centralización de la riqueza que ha sido denunciada por muchas organizaciones sociales norteamericanas y criticada por escasos econo¬mistas.


Según esos datos, entre 1979 y 2007 el ingreso del 1% de los hogares más ricos creció en el 275%, mientras que para el siguiente 19% de mayores ingresos el incre¬mento fue del 65%. Y la diferencia se hace abismal cuando esos crecimientos se comparan con el que sufrie¬ron los hogares de menores ingresos, con incrementos de solo entre el 18 y el 20% en esos 33 años. Estas son tasas menores al 1% anual, para estos últimos sectores, mientras la inflación en los EEUU ha rondado cuanto menos entre el 3 y el 4% por año.

¿Cómo pudo soportar el sistema, por casi 35 años, una disminución del ingreso para más de las dos terceras parte de sus habitantes? Esa es la pregunta que ―a mi modesto entender― no se han hecho con el debido cuidado los economistas, y que está en la base de cualquier indagación sobre los orígenes de la crisis actual.

El endeudamiento como primera explicación intuitiva, y la solución encontrada

Dentro de la lógica de la teoría económica “escolástica”, como llamamos a las corrientes neoclásicas, keynesianas y post¬keynesianas etc., hay una forma inmediata o intuitiva de explicar el fenómeno:

El consumo se sostuvo con la ampliación del crédito. Los hogares y empresas que vieron reducido su ingreso año con año, encontraron condiciones crediticias favorables que les permitieron seguir consumiendo lo mismo e incluso más, recurriendo a lo que hoy se conoce como el apalancamiento: endeudarse muy por encima del valor de los activos con la promesa de que ese valor va a crecer con el consumo así financiado.

Esta explicación, en el marco de relaciones definidas por el escolasticismo, implica una enorme expansión monetaria; pero esta habría traído inevitablemente una inflación de grandes proporciones..., fenómeno que no se verificó en el período de años contemplado por los datos. Por tanto ―concluyeron los economistas escolásticos― el sistema crediticio moderno pudo resolver una de las más severas contradicciones del capitalismo, su tendencia a la concentración del ingreso y a la distribución inicua del ingreso social.

No obstante, desde una perspectiva crítica al funcionamiento del capitalismo, es posible observar que la expansión monetaria para los Estados Unidos no tiene el mismo efecto que para el resto de los países (el Deutch Bank lo tiene muy claro); porque esa masa monetaria es compartida literalmente por todo el mundo. Las presiones inflacionarias así, quedan diluidas en el resto de las economías mundiales, convertidas en “reservas internacionales”. La flexibilidad que tienen los Estados Unidos para imprimir billetes no la tiene ningún otro país del mundo.

Así, la respuesta a la desproporción distributiva que encontró el sistema económico norteamericano fue la ampliación crediticia y, consecuentemente, inundar al mundo de billetes verdes..., suponiendo que ese mal iba a ser visto como el menos malo frente a la paralización del comercio internacional por falta de medios de pago para las transacciones..., y quienes pensaron así tuvieron razón: los países contagiados con la fiebre de posicionarse en el mercado mundial prefirieron la solución más sencilla: continuar el comercio internacional con el dólar como moneda general, dejando en manos de la Reserva Federal de los EEUU el destino del valor de sus reservas internacionales.

Los límites estructurales de la primera solución

Pero la solución tenía sus límites estructurales. No, al menos hasta ahora, por el lado del sector externo; con una guerra de divisas que desplazara al dólar de su posición de moneda internacional, aunque sabemos que ya hay algaradas en ese campo, sino, curio¬samente, por el lado del sector interno ―lo que no dice mal del sistema económico― con una crisis financiera que pone en jaque a los grandes bancos que habían abusado del apalan¬camiento. Una crisis financiera que anticipa la crisis social (y política) que incuba la distribución deficiente e ineficaz del ingreso social, y anticipa la guerra de divisas que se incuba en el mercado internacional.

Lamentablemente para la “buena marcha” del sistema, los bancos amenazados eran demasiado grandes para quebrar..., sus activos acumulados constituían, producto precisa¬mente de esa inicua distribución del ingreso social, porciones desproporcionadas de éste, proporcionándoles no solo peso económico (su quiebra implicaba un golpe demoledor para todo el sistema económico) sino, además, peso político...

La solución que se encuentra para “resolver” la crisis financiera por tanto, favorece a los grandes establecimientos financieros, dejando intactas las desproporciones estructurales en ese sector y sus efectos inicuos en la distribución del ingreso. Son, así, pro-cíclicas; acentúan los desequilibrios. No es casual por tanto que a casi 4 años de la implosión, estemos ante un panorama sombrío para los próximos.

Otra explicación menos intuitiva

Pero hay otra explicación menos intuitiva, pero igualmente válida para una lógica económica no afecta por el pensamiento único:

El sistema económico derivó una parte importante de su actividad económica hacia la producción de bienes y servicios de consumo “suntuario”, demandados por los sectores de mayor ingreso; sacrificando así a una parte importante de las empresas que destinaban su producción a bienes y servicios demandados por los sectores de menor ingreso.

Esta segunda explicación implica una visión más macroeconómica, generalmente muy disminuida en el escolasticismo económico. Los resultados de un proceso como el que pro¬pone esta solución son la hipertrofia de algunos sectores y ramos de la producción, mientras quedan atrofiados otros... La desproporción en la distribución del ingreso se traduce en una desproporción en la estructura productiva; en un proceso de desplazamiento de recursos, de ramos con rendimientos de capital bajos a ramos y sectores con altos rendi¬mientos de capital. Rendimientos que ya no representan, como se com¬prenderá, las necesidades reales de la población sino las determinaciones de una distribución desigual del ingreso.

Estos equilibrios inestables alcanzados con esos desplazamientos de recursos sociales entre sectores, son vistos por el escolasticismo, como el reacomodo necesario ante los cambios en los gustos de la población. Pero estas corrientes no toman en consideración que, como en este caso, pueden ser el resultado de una distribución inicua del ingreso como la acreditada por la investigación de la CBO en la economía norteamericana.

De esta explicación se pueden derivar soluciones que son ciertamente incómodas para las corrientes económicas escolástica. Principalmente, porque implica aceptar que las remu¬neraciones a los factores de la producción en el sistema capitalista, no solo entre dueños de los medios de producción y trabajadores sino también entre grandes y pequeños propietarios, ante ciertas condiciones que se establecen permanentemente, pueden resultar en el uso ineficiente de los recursos sociales escasos. Y, por lo tanto, que en tales condiciones engendradas por ese sistema, el mercado no funcione como el mejor medio para asignar tales recursos a las necesidades de la población. Y esta conclusión implica que, o bien hay que asignar planificadamente esos recursos subrogando los precios del mercado, o bien, que se deben remover las condiciones que pervierten el funcionamiento del mercado...

No obstante la lógica económica que fundamenta estas conclusiones, ellas no han sido debidamente consideradas en los análisis de la crisis más reconocidos y divulgados. Y esto sencillamente porque implica reconocer la debilidad de las relaciones meramente económicas y, por el contrario, la importancia de las instancias socio-políticas en la determinación de una buena marcha de la actividad económica.

El escolasticismo económico no puede reconocer la necesidad que tiene el sistema de regulación de los mercados para evitar su manipulación, ni la debilidad de negociación de los asalariados (y en general de los consumidores) ante los grandes empresarios, ni la tendencia indebida a la "busca de ganancia" que domina la actividad empresarial por encima de cualquier otro criterio económico, político o social. Este reconocimiento implica la aceptación de la regulación social y política de la apropiación privada del excedente generado en la producción social, como medio para mejorar el funcionamiento del sistema. Regulación necesaria para evitar la acumulación centralizada de la riqueza socialmente generada.

¿Puede el sistema político democrático ser mejor administrador de la riqueza social que la mera intuición de la "busca de ganancia" que guía al gran empresariado? Creo que la crisis económica actual tiene la respuesta.

Sergio Reuben Soto es Profesor jubilado de la Universidad de Costa Rica.

Nota:
1) http://www.latindex.ucr.ac.cr/econ003-04.php

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Estados Unidos: “Violaciones legítimas”

Alberto Ampuero (especial para ARGENPRESS.info)

En un país donde cada año se registran más de 32 mil embarazos resultantes de violaciones; las palabras del congresista republicano Todd Akin, candidato a senador por Misuri, en la que habló de violaciones “legítimas” y de cómo las mujeres que las sufren no suelen quedar embarazadas, desataron un escándalo político que no parece cercano a calmarse.

Según Akin, “si se trata de una violación legítima (real), el cuerpo de la mujer tiene mecanismos para cerrarse del todo” y prevenir el embarazo.

El republicano añadió también que negaría la opción de abortar a estas víctimas. “Asumamos que ese recurso [el de 'cerrarse'] no funcionó”, dijo Akin. “Creo que debería haber un castigo, pero el penalizado debería ser el violador, no el bebé”.

Akin no ha aclarado qué quería decir con “legítimas”, ni va a ahondar más en el asunto, pero “argumentos de ese tipo llevan apareciendo una y otra vez en los pasados 25 años entre la derecha, y la idea de que el trauma es una forma de control de la natalidad sigue siendo defendida por las fuerzas antiabortistas que buscan ilegalizar la interrupción del embarazo aun en casos de violación o incesto”, explicó Garance Franke-Ruta, en la revista The Atlantic
Las declaraciones de Akin se encuadran sobre el siempre polémico tema del aborto y los casos en los que el Estado debe financiar su práctica.

Se entra, además, en el peligroso terreno de calificar las violaciones de más o menos graves, y de poner en duda los testimonios de las víctimas.

Para iniciar un proceso, se tiene que dar la denuncia de la persona violada. Los exámenes médicos ayudan a que haya pruebas físicas, facilitando así el posterior proceso judicial, pero muchas veces no se cuenta con dicha evidencia y el testimonio de la víctima es suficiente para hacer una denuncia.

En un país como Estados Unidos, donde el aborto es legal, la definición de violación es relevante por las consecuencias que puede tener respecto a la financiación de las intervenciones de interrupción de embarazo, que es lo que preocupa a un sector de los republicanos.

La llamada Enmienda Hyde, aprobada en 1976, prohíbe el uso de fondos federales para pagar abortos a través de Medicaid (programa de seguros de salud del gobierno para la gente con menos recursos) u otros servicios de salud.

En un principio, la única excepción a esta norma eran los casos en los que la vida de la mujer corría peligro. Pero en 1993, se aprobaron otras dos excepciones que permiten a Medicaid financiar abortos en caso de violación o incesto. Dichas excepciones se han mantenido desde entonces.

Al utilizar la expresión de violaciones “legítimas”, Todd Akin asegura que no pretendía justificar el acto criminal sino que quiso hacer una diferencia entre las violaciones reales y los casos de denuncias falsas.

Akin optó por retractarse. Pero no había sido un error. En realidad expresaba una opinión muy extendida en el Tea Party según la cual muchas de las mujeres que alegan haber sido violadas, no lo han sido realmente y no merecen por tanto protección.

En 2011, Ryan y Akin co patrocinaron la campaña “No a la financiación de la Ley de Aborto con dinero de los contribuyentes", que intentó redefinir la violación introduciendo la frase "violación forzada".

Los comentarios de Akin, que fueron hechos en una entrevista de TV local, han sido dinamita para la candidatura del republicano Mitt Romney, que hasta ese momento había evitado entrar en ese pantanoso terreno.

También pone el foco en las rígidas opiniones antiaborto de Paul Ryan, el compañero de Romney en la fórmula, con quien Akin copatrocinó un proyecto de ley “Paternidad” en la Cámara de Representantes en 2009, bajo el cual el feto tendría derechos totales legales y constitucionales desde el momento de la concepción

Curiosamente, dice un analista, los mismos que proclaman que ni el Estado ni nadie tienen derecho a inmiscuirse en la vida de los estadounidenses, obligándoles por ejemplo a suscribir un seguro médico, consideran que sí pueden inmiscuirse en la vida de las mujeres y obligarlas a continuar un embarazo no deseado, aunque sea fruto de una violación.

La metedura de pata del congresista Akin que aspira a un puesto en el Senado se ha convertido en la última arma política en una campaña cada vez más encarnizada.
Desde Mitt Romney para abajo, el establishment republicano lo ha repudiado, instando al congresista a que dé un paso al costado para que otro candidato se enfrente a la titular demócrata Claire McCaskill, a cuya banca estaban apostando los republicanos en su intento de ganar el control del Senado en noviembre. Sin embargo, Akin dijo que planea proseguir con su candidatura

Los demócratas intentan aprovechar desde el primer instante la polémica despertada por Akin, y trata de asociar su postura con la de los candidatos republicanos.

“Las palabras de Akin no son el verdadero problema”, dicen. “El verdadero problema es el Partido Republicano, liderado por Mitt Romney y Paul Ryan, cuyas políticas sobre las mujeres y su salud están peligrosamente equivocadas”.

La salud reproductiva de las mujeres y sus derechos vuelven al centro de la campaña.

Alberto Ampuero es periodista de Riverside, California.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

K-Clarín, el estallido

Gabriel Solano (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

Se aproxima el 7 de diciembre, fecha en la que vence la medida cautelar con la cual Clarín pudo eludir la aplicación del artículo de la “ley de medios” que establece la desinversión de los multimedios que poseen más de 24 licencias de TV en todo el país. Como Cablevisión tiene más de 158 licencias, deberá desprenderse de al menos 134. Se trata de un golpe demoledor al grupo, pues Cablevisión representa el 60% de su facturación total.

Magnetto insistirá en obtener una nueva medida cautelar, con el argumento de que la Justicia sigue sin pronunciarse sobre la cuestión de fondo, a saber: si la “desinversión” que establece el artículo 161 de la ley es constitucional o no. En el caso de que esa cautelar fuera rechazada, dirán que tienen todavía un año de plazo para consumar una “desinversión voluntaria”. La posibilidad de elegir a quiénes venderán las licencias -con sus respectivos abonados- introduce la posibilidad de testaferros o de acuerdos de reversibilidad (sigilosos), para cuando cambie el viento de la política.

Los K, sin embargo, no pueden permitir que Clarín siga con sus licencias y con una desinversión selectiva, pues equivaldría, en primer lugar, a dejarle el poder de fuego intacto durante todo el crucial año electoral de 2013. Para el kirchnerismo, el choque con el multimedio es la “madre de todas las batallas”. En momentos en que los pronunciamientos por la re-reelección se reproducen como hongos después de la lluvia, perder la batalla con Clarín equivale más o menos a mandarla a Cristina, en forma anticipada, a El Calafate. Por eso, los voceros del kirchnerismo aseguran que el plazo para la “desinversión voluntaria” ya ha concluido y que, el mismo 7 de diciembre próximo, el directorio de Cablevisión deberá ser removido -quizá también el de Canal 13- por un interventor oficial. YPF y Ciccone han sido un ‘ensayo general’.

‘Soberanía informativa’

El resultado de este choque podría derivar en una estatización de un sector decisivo de los medios de comunicación. Es cierto que los K se han asociado a otros grandes grupos económicos en esta ‘vataya’ (como el de Vila-Manzano y el ‘legendario’ Moneta) y que la ley de medios apunta a una redistribución entre grupos capitalistas. Pero el recurso a una intervención estatal podría dilatar la re-privatización legal en el tiempo y dejaría al gobierno en posesión de los medios de la Corpo. El Estado debería hacerse cargo de la ‘desinversión’ del multimedio, un camino plagado de corruptelas y de conflictos de todo tipo durante al menos un año. Tendríamos ‘cadena’ las 24 horas del día.

El grupo Vila-Manzano tiene sus dificultades para quedarse con las licencias de Clarín. Ocurre que él mismo debiera proceder a una “desinversión”, ya que posee 90 licencias -o sea, 66 más que lo permitido. Incluso esta “desinversión” ya debiera haberse realizado, porque el grupo no tiene a su favor ninguna medida cautelar como la que sí tiene Clarín. El gobierno, sin embargo, ha hecho la vista gorda a esta realidad, pero no va a avanzar contra este grupo en forma simultánea a la ‘expropiación’ de Clarín. A plena luz del día, el grupo Vila-Manzano está armando empresas con testaferros para eludir los límites que la ley de medios le impone y, así, poder apropiarse de las licencias de Cablevisión y de sus abonados. Otros de los beneficiarios serán Telecentro, del ex menemista y duhaldista Alberto Pierri, y el grupo Ick de Santiago del Estero, el cual hizo sus fortunas de la mano de los Juárez.

Intervenir en la pelea

En el choque entre el gobierno y Clarín se juegan intereses capitalistas, así como también replantea el monopolio capitalista de la libertad de expresión. El Estado arbitrará el nuevo reparto del espacio, de modo que los nuevos capitalistas serán apéndices más o menos disimulados del gobierno. La oposición tradicional se ha encolumnado detrás de la ‘corpo’ como un solo hombre. De Macri a Binner, pasando por todas las tendencias de la UCR y del peronismo federal. Incluso “Pepe” Scioli, quien volvió al redil de su hermano. La excepción pareciera ser el cuenta-chistes Luis Juez, que después de votar por Boudou-Ciccone en el Senado dijo que “De la Sota es Clarín”. Con estas palabras mágicas piensa convertirse en el candidato kirchnerista de Córdoba. Pero no hay que confundirse, porque al momento del choque muchos ‘opositores’ olvidarán sus ‘promesas’ para alinearse con el bando que parezca vencedor. Es lo que ha venido ocurriendo hasta ahora en todas las pendencias.

Una estatización de los medios, incluso parcial, significa dotar de una herramienta fundamental de manipulación ideológica (informativa y política) al Estado, que es capitalista, y que, en todo caso, defiende los intereses de la burocracia gobernante. Boudou, el Indek, los amigos de Pedraza en los ministerios y reparticiones públicas, la burocracia sindical adepta, los pulpos mineros contaminantes, la trasferencia de la deuda externa a los jubilados, la política de atraer a Exxon para explotar el gas, tendrían un instrumento de lucha poderoso contra los trabajadores. Favorecería el intento de instalar un régimen de partido único, sin necesidad de proscribir a los opositores. La autonomía ideológica de los periodistas, que hoy se encuentra condicionada por la ‘corpo’ -con independencia de la labor que esos periodistas ejerzan- se vería sometida al control de los ‘comisarios’ del poder. Un sector del oficialismo -en un caso el más avanzado políticamente, en otro caso el más hipócrita- argumentará que una estatización parcial de la ‘corpo’, aún si se hace en alianza con otros monopolios e incluso para operar contra la independencia de las organizaciones populares, no dejaría de ser ‘revolucionaria’, porque sería aplicada contra un grupo que representa a un vasto sector del capitalismo tradicional, no solamente a un medio de comunicación.

Nuestra posición: no defenderemos políticamente, bajo forma alguna, al monopolio Clarín, pero sí denunciamos el propósito reaccionario del gobierno, que pretende utilizar la comunicación para domesticar a las organizaciones populares, ponerlas bajo su tutela y, en definitiva, estatizarlas. En oposición a esta maniobra de alcance reaccionario, llamamos a luchar por una gestión de los medios por parte de los periodistas y los trabajadores de la cultura y de la actividad económica. Llamamos a defender la continuidad laboral y la prohibición de cualquier despido de trabajadores de prensa y gráficos. Llamamos a organizar asambleas populares para reclamar la presencia de las organizaciones de lucha en la gestión y dirección de los medios.

El último capítulo del choque K-Clarín, que tiene su origen en la desavenencia entre uno y otro a la hora de imponer un ‘relato’ común contra el pueblo, plantea una cuestión más general que es la lucha por la libre expresión y la independencia de las organizaciones populares. Plantea una crisis política, que se desplegará más allá de las fronteras nacionales. Es en este punto en el que la independencia política de los trabajadores es absolutamente fundamental, porque el interés de los trabajadores debería ser aprovechar esta crisis para avanzar en sus reivindicaciones y objetivos propias, y no para ir de furgón de cola de los intereses antiobreros en pugna. ¿O los trabajadores podemos defender al gobierno de la canasta alimentaria de seis pesos por día, que ataca el trabajo de los docentes, que impone topes salariales o que rechaza con obstinación reconocer la personería gremial del sindicato del subte?

Llamamos a una gran deliberación política en la izquierda y en los sindicatos para arribar, por medio de un debate, a una posición que tenga fuerza movilizadora, para imponer las reivindicaciones económicas y políticas de la clase obrera.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Todo por seis pesos

Fabiana Arencibia (Red Eco)

Con un índice de inflación manipulado por la intervención del INDEC, los datos que componen las canastas básicas con las que se mide el nivel de pobreza e indigencia son irreales. Se ocultan así más de 9 millones de pobres y más de 4 millones de indigentes, es decir, que pasan hambre.

Los últimos datos del INDEC mostraron que en julio una familia tipo (padre, madre y dos hijos) puede alimentarse durante un mes con 688,4 pesos, o sea 6 pesos por persona y por día. Si le alcanza con ese dinero, entonces no se considera indigente. Y si además llega a cubrir alimentos, esparcimiento, viáticos, vestimenta, salud y educación con 1.528,6 pesos mensuales, es decir con 13 por día por cada integrante, ya no es pobre.

Que las canastas no tienen nada que ver con la realidad parece ser un descubrimiento reciente de los medios opositores al gobierno. Por su parte, los medios oficialistas trataron de justificarlas o ningunearlas.

La justificación llegó rápidamente con una promoción de la cadena de supermercados Carrefour, publicitando que con 6,99 pesos diarios se puede comer. Aunque esa promoción, en caso de que haya stock (cosa que casi nunca sucede) está llena de restricciones: corre del 13 al 26 de agosto, no se pueden comprar más de 10 productos de la lista de 36, sólo una unidad por producto, no más de un kilo en caso de verduras y frutas y una sola canasta por familia. “Yo tengo cámaras acá, si ven que te vendo hoy y volvés mañana y te lo vuelvo a vender me retan a mí”, confesó una empleada del supermercado a un periodista de plazademayo.com

Enojada por lo de los “6 pesos por día”, la actual directora del INDEC, Ana María Edwin, acusó a un “presunto periodista que se ha infiltrado en el INDEC a lo largo de toda su vida, de nombre Ismael Bermúdez” del multimedio Clarín, de sacar información para hacer una operación mediática.

En un reportaje de la Agencia Paco Urondo (de línea oficialista) dijo: “Nosotros somos sumamente críticos de esta canasta”, pero no explicó por qué el gobierno la sigue utilizando para medir la pobreza y la indigencia en nuestro país. Agregó que “el INDEC nunca ha difundido ni difundirá que se necesitan seis pesos para que una persona coma por día”.

Con un tinte macartista (trayendo a colación que Bermúdez es hermano de Jorge Altamira, dirigente del Partido Obrero) afirmó sin sonrojarse que el periodista “ha descubierto esto de hacer una división simple para tornar en un hecho mediático lo que el INDEC no dice”.

Subestimando el sentido común, la inteligencia y sobre todo a una realidad que vivimos todos –la del aumento constante de precios -, pretendió poner el eje en el cálculo matemático para cuestionar lo incuestionable y defender lo indefendible.

El equipo de trabajo del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPYPP) que coordina el diputado Claudio Lozano (presidente del bloque Unidad Popular e integrante de la CTA), viene desarrollando mediciones con las cuales estima que la Canasta Básica Alimentaria (CBA) estaría rondando 2.251 pesos mensuales y la Canasta Básica Total (CBT) 4.152 pesos, es decir, un 227% y un 172% por encima de las canastas publicadas por el INDEC, respectivamente.

“La metodología utilizada para estas mediciones es tomar la última canasta que había preparado el propio INDEC para medir ambas cosas y actualizarlas no por los precios del INDEC intervenido sino tomando en cuenta aquellas direcciones de estadísticas provinciales que manejan evoluciones de precios que realmente son mucho más creíbles y confiables, sobre todo teniendo en cuenta que estas direcciones y estadísticas provinciales, cuando el INDEC funcionaba de manera normal, tenían una evolución de precios similar al INDEC nacional”, comentó Lozano.

Tomando estas cifras cercanas a la realidad de los que somos consumidores, los pobres en Argentina, que según el gobierno son poco más de 3,3 millones (8,2%), superarían 12 millones (31,5%). Y los que están en la indigencia pasarían de casi 1 millón (2,4 %) de personas a 5 millones (12,8%). O sea, se cuadriplicarían.

Estos datos son aún menores que los que arroja la carrera de Nutrición de la Universidad de Buenos Aires, que ha tomado los componentes de una dieta calórica mínima para establecer los importes de referencia de la canasta de indigencia.

En una entrevista realizada en el programa Los Locos de Buenos aires (FM La Tribu) al diputado por el Frente Amplio Progresista Roy Cortina, comentó que a fines de julio, antes que se conociera el dato del INDEC, realizaron un relevamiento de los precios que componen la canasta básica de alimentos para los jubilados.

Tomaron los alimentos que según el organismo la conforman (50 ítems) los cuales en el sitio del INDEC no tienen precios de referencia en forma individual sino que en conjunto totalizan 180 pesos mensuales. O sea que un jubilado hace sus cuatro comidas diarias con 6 pesos (cifra equivalente al último aumento recibido por los trabajadores pasivos en sus haberes).

“Varias bolsas de pan, papa, 6 litros de leche, 2 paquetes de vainillas, 2 paquetes de fideos, 1 paquete de harina y con eso comería un jubilado en todo el mes “, afirmó Cortina.

Constataron los precios en un supermercado de la Ciudad de Buenos Aires, eligiendo la marca más barata y eso arrojó 530 pesos. Con los 180 solo llegaban al alimento octavo en la lista.

“Hay un intento de terminar con la pobreza en las estadísticas”, afirmó. Y agregó que este gobierno ha invertido la ecuación de solidaridad de la jubilación pública, de los trabajadores activos con los jubilados. “Los que tienen que ser solidarios son los jubilados pero con los déficits de las cuentas públicas del país a costa que no puedan cobrar jubilaciones dignas”, señaló.

Nada nuevo

Quienes venimos siguiendo los valores CBA y la CBT, con las cuales se mide la indigencia y la pobreza, podemos decir que esto sucede desde que el organismo fue intervenido y se comenzaron a violentar las metodologías que se usan para tomar las muestras de precios que componen esas canastas.

Ninguno de los medios de las “corpos” enemigas del gobierno y menos aún los oficialistas y los públicos-gubernamentales, han recurrido a los trabajadores organizados en ATE-INDEC que vienen denunciando esta situación desde hace muchos años.

Hace 5 años, quien tenía a su cargo el cálculo de la pobreza e indigencia dentro del INDEC, fue desplazada de su tarea. Cynthia Pok era entonces directora de la Encuesta Permanente de Hogares.

En ese momento, los trabajadores del organismo estadístico resolvieron hacer un paro que duró 45 días, para repudiar la medida tomada contra Pok. Hubo en represalia 13 despedidos que finalmente lograron, a través de la lucha de sus compañeros de ATE INDEC, ser reubicados. Ese compromiso fue una de los acuerdos que figuran en tres actas firmadas entre el Ministerio de Economía, la Jefatura de Gabinete, la CTA y ATE. Salvo ese punto, el resto de los acuerdos nunca se cumplió.

Uno de los firmantes de las actas fue el actual Jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, quien el mes pasado, en el Congreso Nacional, interpelado por las diputadas Graciela Iturraspe (Unidad Popular) y Alcira Argumedo (Proyecto Sur) sobre la situación de los trabajadores del INDEC y esas actas dijo: “Córtenla, el INDEC No está intervenido”.

Sin embargo, lo que Abal Medina no pudo explicar fue cuál es la idoneidad profesional, la experiencia en estadísticas o cuáles fueron los concursos públicos ganados por quienes ocupan hoy cargos en el INDEC, como el de la desplazada Cintia Pok.

En un comunicado de 2009 - uno de los tantos dados a conocer por los trabajadores de ATE INDEC – los trabajadores denunciaban la crisis técnica, institucional y laboral del organismo iniciada en enero de 2007 a raíz de la intervención comandada por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Comenzaron por el área del Índice de Precios al Consumidor (IPC), luego se extendieron a otros programas del Instituto (Pobreza e Indigencia, Estimador Mensual Industrial, PBI, etc.), hasta llegar a ser total.

Se desplazaron directores, profesionales y equipos técnicos y operativos completos que se opusieron a la manipulación estadística, se despidieron a algunos de ellos, el hostigamiento a los trabajadores se tornó permanente, imponiendo rebajas salariales, sumarios y causas judiciales, y múltiples represalias, incluyendo la presencia de una “patota” reclutada para el amedrentamiento de quienes denunciaban la intervención.

Entonces denunciaban la instalación de cámaras filmadoras en pasillos, oficinas y donde se realizan las asambleas del personal, los monitores de las cámaras a disposición de los grupos de choque, los micrófonos, etc.

“Insistimos en que la salida de la crisis institucional del INDEC y la recuperación de las estadísticas públicas dependen de poner fin a la Intervención, a la manipulación de los datos y a la persecución interna de los trabajadores que se oponen a ella”, afirman los trabajadores

Bonus: Un ejercicio curioso

Sacando cuentas, un cibernauta argentino hizo el siguiente cálculo:

Desayuno $1: un saquito de café $ 0,85 (la caja de 20 saquitos cuesta $17) para usarlo en desayuno y merienda. Costo final $0.425. Una factura $ 1,50 para dividirla en tres partes (para aprovechar en merienda y próximo desayuno) Costo final $ 0,50 = Costo final desayuno: $ 0,925

Almuerzo $2: 1/2 Hamburguesa Paty "finitas" (el paquete por 2 sale $6,50) Costo final: $ 1,625 + 1/2 Salchicha "Panchín" (el paquete por 6 sale $ 4.29) Costo final: $ 0,3575 = Costo final almuerzo: $ 1,9825

Merienda $1: repetir desayuno aprovechando el saquito de la mañana y la tercera parte de la factura. Costo final merienda: $ 0,925

Cena $2: repite almuerzo aprovechando las mitades de la hamburguesa y la salchicha. Costo final cena: $ 1,9825

Bebidas: agua a gusto y nada de pan (está muy caro y engorda)

Su conclusión: el costo final diario de la dieta estaría en $ 5,815, razón por la cual no solamente estaría cuidando mi salud adelgazando un montón, sino que además tendré una capacidad de ahorro diario de $ 0,185 (para derrochar en las vacaciones).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Reducción del Tiempo de Trabajo: limitar la propiedad insaciable del tiempo ajeno

Eduardo Lucita (LA ARENA)

La desocupación masiva, con la exclusión de la producción y del consumo de millones de hombres y mujeres se extiende sin pausa. En la zona euro, epicentro actual de la crisis mundial, ya supera en promedio el 11 por ciento, con picos de más del 20 por ciento en España y Grecia y cercanos en Portugal e Irlanda. En Estados Unidos no baja del 8 por ciento, y algunos analistas dicen que si se computaran las personas que dejaron de buscar empleo el porcentaje sería casi el doble. En América latina oscila en torno al 7 y 8 por ciento, mientras que en Oriente Medio y África del Norte, de difícil medición, promedia según la Organización Internacional del Trabajo más del 10 por ciento.

Convivencia

Esta realidad encuentra su contraste en la existencia de millones de hombres y mujeres que se ven obligados a extender su jornada a 45, 50 o 60 horas semanales. Así el desempleo estructural de larga duración convive con la sobreocupación horaria. Es el resultado de la lógica de la acumulación y reproducción de capitales en este período histórico: a la par que expulsa masivamente fuerza de trabajo del mercado tiende a sobreexplotar a los que permanecen en el.

El capital se muestra así como un propietario insaciable del tiempo ajeno, como lo definiera el filósofo italiano Pietro Basso. No puede resolver la crisis (su crisis) y crear empleo al mismo tiempo; no puede crear empleo y a la par controlar la inflación, su salida siempre está sostenida en fuertes incrementos de la productividad del trabajo.

Esto es lo que explica que en estos tiempos, más del 60-70 por ciento de los nuevos puestos de trabajo creados en el mundo lo son en el sector informal, porque es allí, en el marco de la desprotección, que se extienden indefinidamente las jornadas, se expande la precariedad, se anulan los derechos sindicales. En definitiva se baja el piso material en que viven y reproducen su existencia las masas asalariadas.

Doble tendencia

No es más que la doble y contradictoria tendencia del capital consistente en apoderarse de la mayor cantidad de trabajo vivo para convertir un porcentaje cada vez mayor de su parte necesaria en excedente a los fines de la acumulación. Así el tiempo de trabajo sigue siendo socialmente la medida de la riqueza creada, aún en esta época de redes, de robotizaciones y de computadoras cada vez más "inteligentes". Esta tendencia inmanente del sistema se ve agudizada hoy por las innovaciones tecnológicas y la crisis mundial.

Es esta realidad la que ha vuelto a colocar la Reducción del Tiempo de Trabajo (RTT) en los debates políticos contemporáneos. Recientemente el abogado laboralista y diputado nacional Héctor Recalde retomó este debate en clave local. Propone una distribución más igualitaria de las horas de trabajo vía reducción de la jornada máxima legal. En su decir se trata de "una herramienta virtuosa para la reducción del desempleo y la conquista del pleno empleo que se ha perseguido sin cese desde el año 2003 y cuyo avance con viento en contra ha aparentemente alcanzado un núcleo duro".

También lo plantea como una potente herramienta contracíclica para "proteger los empleos existentes y aventar los riesgos de la incidencia de la crisis mundial". Recalde ve venir el impacto de la crisis -tanto por problemas externos como endógenos-, de hecho el informe de la Unión Industrial Argentina sobre el comportamiento del sector en el segundo trimestre de este año muestra una fuerte caída, los mismo la construcción, como sabemos ambos sectores son fuertes creadores de empleo.

Nueva fase

Comparto estos argumentos del diputado y también otros que señala en la nota de referencia, más aún cuando no solo no se ve una salida a la crisis mundial y todo indica que, diferencia de la del 2009 -fuerte caída y rápida recuperación- esta nueva fase será de larga duración. Localmente todas las expectativas están puestas en el comportamiento de la economía brasileña y en las medidas contracíclicas -algunas ya en curso- que pueda tomar el gobierno nacional y su impacto a futuro. Aunque nadie está totalmente seguro.

Agregaría que el núcleo duro no es solo propiedad nacional, es que el capital ha logrado en estos últimos 30 años elevar el piso de la desocupación. Si en los años 60 era del 3 o 4 por ciento de la Población Económicamente Activa, hoy se ha elevado al 8 o 10 por ciento, que probablemente sea el promedio mundial. De ahí que continuar bajando la tasa de desocupación en nuestro país es una tarea de difícil realización.

Es irrefutable que a partir del 2003 se han creado millones de puestos de trabajo, también que muchos de ellos en el mercado informal sometidos a diversas formas de precarización, que nuestra jornada laboral es de las mas altas en América latina y que aún subsiste un importante porcentaje de trabajadores no registrados.

Así que compartiendo lo central de su propuesta solo quiero aquí complementar el enfoque desde mi perspectiva. Generar nuevos empleos para que todas las personas tengan un lugar en la sociedad en este período no se alcanzará en forma duradera asignando diversos subsidios al desocupado, sino distribuyendo las horas de trabajo de acuerdo a la oferta de trabajo, manteniendo el salario básico acorde a las necesidades del trabajador y su familia. Se trata también de que los trabajadores se reapropien del tiempo de vida que el capital les expropia cotidianamente.

Progreso social

Es interesante indagar en los empleados y trabajadores de Subterráneos de Buenos Aires, ahora que han estado en las primeras planas durante diez días, cómo fue su vida después del logro de la reducción de su jornada a seis horas diarias. Hasta donde sé muchos han completado sus estudios, otros están haciendo una carrera universitaria, han fundado varias bandas de música que pueden escucharse en un CD editado por su sindicato, la AGTSyP y otros seguramente disfrutarán del tiempo libre.

Reducir la jornada laboral y repartir el trabajo existente es una medida que apunta al progreso social: crea empleo y permite que los trabajadores también se beneficien de la mayor productividad y del progreso técnico, dispongan de tiempo propio para dedicarlo a su vida familiar, a su recreación, a su elevación cultural, y porqué no a la actividad sindical y política, sin la cual no hay ningún cambio posible. Roberto "Beto" Pianelli, secretario general de la AGTSyP, lo ha dicho claramente, se trata de "pelear por la cabeza de los compañeros. Si vos ganas bien está bárbaro pero si después sólo salís a comprar un televisor más grande para ver los culos de Tinelli, no lograste nada".

Así la RTT tiene un carácter que supera lo meramente económico, le disputa al capital, ese propietario insaciable del tiempo ajeno, la apropiación del tiempo expropiado.

La propuesta del diputado Recalde debiera ser discutida por todos los trabajadores para luego traducirse en un proyecto de ley apoyado por las organizaciones sindicales. Para reimpulsar la creación de empleo, proteger el existente y recuperar tiempo de vida.

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI-Economistas de Izquierda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La lucha del Borda, en una etapa crucial

Hernán Scorofitz (TRIBUNA DE SALUD - HOSPITAL BORDA)

El gobierno de la Ciudad ha decidido avanzar sobre los terrenos del hospital Borda con el propósito de comenzar la obra del Centro Cívico, desoyendo el repudio masivo de trabajadores y de profesionales.

Semanas atrás, resolvió “licenciar” a los trabajadores y a pacientes usuarios del taller protegido Nº 19 para preparar un presunto “traslado” del mismo. Ese espacio se encuentra dentro de la zona proyectada para el Centro Cívico. Los trabajadores del taller resistieron, permaneciendo en su lugar de trabajo.

En la primera semana de agosto, la Policía Metropolitana “perimetró” el campo de deportes del Borda para garantizar el inicio de la obra. Aquí también la férrea movilización de los trabajadores -junto al apoyo de diversas organizaciones sociales y políticas- obligó a la “retirada” policial a las pocas horas. Al otro día, la asamblea del hospital convocada por ATE -Verde, CTA Micheli- y por la Asociación de Profesionales -mayoría kirchnerista- votó instalar una carpa en el campo de deportes, sostener la ocupación del taller protegido y convocar a un acto en la puerta del hospital para el jueves 16.

Los gremios que responden a las dos CTA han cambiado de política. Tanto ATE-Micheli como la Asociación de Profesionales -que responde a Yasky- impulsaban, hasta abril, un acuerdo con Macri para habilitar la construcción del Centro Cívico a cambio de obras de infraestructura. Esta posición fue repudiada por una asamblea masiva del hospital. Ahora, por el contrario, postulan una serie de medidas acotadas y de aparato contra el proyecto macrista. Además, actúa la comisión interna de Sutecba, la que viene desoyendo la línea capituladora de su conducción central, que -junto a Andrés Rodríguez (Upcn) y a la Asociación de Médicos Municipales- acordó con Macri “no obstaculizar” la construcción del “Distrito Gubernamental” en el Borda. La colaboración de las direcciones K con Macri es una constante en la Ciudad.

Los gremios se debaten entre la colaboración directa con el macrismo o participar de las medidas de lucha para limitarlas en alcance y profundidad. El objetivo es disciplinar un creciente movimiento de lucha de los trabajadores de la salud, frente a la situación explosiva que se viene desarrollando en los hospitales porteños.

Esta política de colaboracionismo con Macri viene desde arriba. La Dirección Nacional de Salud Mental, que depende del gobierno nacional, no ha emitido pronunciamiento alguno contra el cierre del Borda, sumado a que por disposición de la propia presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en agosto del año pasado la unidad penal 20 fue trasladada del Borda a Ezeiza, bajo las propias palabras presidenciales que llamaron a “erradicar el Borda y el Moyano de acuerdo a la nueva ley de salud mental” (28/6/11); ello a sabiendas de la ofensiva de Macri contra el hospital.

Resulta fundamental que la lucha del Borda se inscriba en un movimiento de lucha interhospitalario, el que frente a las políticas privatistas y ajustadoras del macrismo se plantee preparar las condiciones para una gran huelga hospitalaria y oriente la lucha de manera independiente a cualquier disputa entre fracciones patronales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Grupo Plaza: del Sarmiento sin mantenimiento a servicios VIP en Estados Unidos

COLECTIVO POR LA IGUALDAD

Mientras que en la Argentina una formación del ramal Sarmiento se accidenta tras una brutal desinversión y desvío de fondos de los subsidios del Estado, que nunca controló el destino de los millones que giraba a la empresa, en Estados Unidos el Grupo Plaza, propiedad de la familia Cirigliano -también dueña de TBA-, se expande en el servicio de transporte VIP, a través de la firma Red Coach.

La compañía tiene micros de larga distancia de “categoría”, según se explica en su página web, y ofrece servicios en Miami, Orlando, Tallahassee, Gainseville y Tampa, entre otras ciudades del sur estadounidense.


Red Coach brinda servicio con unidades “equipadas con la última tecnología en seguridad, calidad y confort para satisfacer las necesidades de los pasajeros a lo largo de su viaje…”, según consigna la empresa. Los micros también cuentan con wi fi y pantallas LCD, entre otras comodidades.

Dos décadas de desguase

Los negocios del Grupo Plaza se enmarcan en un contexto de hiper-concentración de mercado en el transporte público que se viene dando desde los ´90 hasta la actualidad inclusive. Así se llegó a la conformación del oligopolio actual en el área metropolitana de Buenos Aires, con muy pocas empresas, que a su vez son dueñas de otras firmas dentro del sector.


Entre otras irregularidades a lo largo de este proceso, la secretaría de Transporte de la Nación, a través del Grupo de Planificación del Transporte del Área Metropolitana de Buenos Aires (PLATAMBA), contrató a la empresa Ecotrans como consultora para desarrollar un estudio denominado INTRUPUBA. Dicho estudio, que recababa información sobre los viajes que se realizan en la región, concentró la información sobre las líneas de colectivo con más pasajeros en menor recorrido -es decir: las más rentables- y otra información sensible de las empresas. Así fue como esta consultora, vinculada a la familia Cirigliano -Grupo Plaza se apropió de la Empresa Ecotrans de colectivos entre otras-, obtuvo información confidencial y sensible para la proyección de su negocio, al tiempo que recibía pagos del Estado por llevar a cabo esta tarea.

A su vez, funcionarios de esa misma dependencia, también investigada por la justicia por la sospechosa contratación para la supervisión de la SUBE, serían accionistas o socios de la empresa Nuevos Rumbos, propietaria de las líneas 26 y 132 entre otras y, por lo tanto, dedicada al transporte de pasajeros en la región metropolitana de Buenos Aires. Nuevos Rumbos adquirió algunos de los recorridos más rentables de la región y creció exponencialmente en los últimos años, lo que generó dudas acerca de la información que estos funcionarios pudieron haber brindado a la que sería su propia empresa.


Luego de varios accidentes, que culminaron en febrero con la muerte de 51 personas en el Ferrocarril Sarmiento, el Estado se ha limitado a intervenir en el servicio. Sin embargo, mientras esto ocurre, la empresa TBA sigue siendo parte de UGOFE, la firma controlante de las líneas San Martín, Roca y Belgrano Sur.
En los últimos meses, tanto el Gobierno Nacional como el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires elevaron las tarifas de los pasajes de transporte público, como base para contrarrestar la baja o congelamiento de los subsidios. Sin embargo, no van a la cuestión de fondo: la forma en que se calculan los costos de las empresas operarias. En este sentido, mientras que desde la Casa Rosada se aumentaron durante nueve años sin control alguno los subsidios, el Ejecutivo porteño subió la tarifa del subte proporcionalmente a la reducción de los mismos una vez que se produjo el recorte. Sin embargo, Mauricio Macri nunca se preocupó por analizar los costos declarados por Metrovías para estudiar el valor real del pasaje, y de ese modo convalidó ciegamente los oscuros cálculos de la secretaría de Transporte de la Nación.

Sitio web de la empresa: http://www.redcoachusa.com

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los estigmas de Maxi

Claudia Rafael (APE)

Le asestaron nombre y estigma. Le marcaron su territorio. Maxi, con apenas 11 años niños, es –para el Estado, para los medios, para las gentes- “Chucky”. Un diario fue un tanto más allá incluso y graficó la nota con una imagen aterradora del muñeco maldito. De ese sello no se vuelve.

Para él, la primera vez fue seguramente como entrar a un mundo de ruidos y sombras. La ciudad entera marcando el territorio sobre él. Con sus engendros y fantasmas.

Rubio. Menudo. Con los rulos cayendo despeinados sobre la frente. Indefenso, con su cuerpo tenue y frágil para aplicar un sinfín de vulneraciones. Los 8 ó 9 años de Maxi eran furiosamente sutiles ante tanto cemento desmadrado. La ciudad se vestía de monstruo ante sus ojos. Y la pobreza inquebrantable lo arrojó a la arena de los leones sin miramientos. A esas diagonales perversamente diseñadas para su caída. Una y mil veces caída. Hasta doblegar. Hasta transparentar su vida que tantos días se parece a la no vida. Y por eso hay que domarla con elixires que envenenan y desdibujan al menos por un rato.

Es uno más en el batallón de los maltrechos. Hijos de todas las nadas. Veteranos de todas las guerras de la calle. Desde aquellos primeros días hasta hoy pasó demasiado tiempo. El necesario para hacer de él un niño de tan sólo 11 años que ya no se permite jugar. Va a la olla de la plaza San Martín como tantos otros pibes que pugnan por un cuadrilátero de sol en la gran capital de la provincia. A metros nomás de los hombres del poder. Pero no se lanza al potrero del juego. Lo suyo es otra cosa.

Maxi tiene la voz rasgada. Ronca. Vieja. Cansada. Carga con todos los estigmas. Los propios, los ajenos, los de todos los ejércitos infantes que sitian la ciudad por un mendrugo de nada. Por una lágrima de todo.

Maxi vive en el más allá. Donde Melchor Romero, ahí nomás de La Plata, deja atrás el asfalto y se hace tierra profunda. Una casilla descalza y sin abrigo al fondo del camino, detrás de la tranquera solitaria. Ahí sí Maxi recupera desde los túneles de la historia un retazo de niñez y potrerea con otros que se le parecen. Ahí, cerca de donde alguna vez fue chiquito. Donde supo tener varios manojos de hermanos. Nadie sabe bien cuántos. Dicen que 15, tal vez, 16. Que dos o tres se murieron. Que otros dos purgan culpas sistémicas detrás de algún muro.

Llegó a la vida cuando el país ardía. Las huelgas, en aquel enero de 2001, atravesaban rutas, empresas, municipios, cárceles. Los brazos caídos de los trabajadores le anunciaban que no estaba llegando a una fiesta. Los brazos caídos le advertían que estaba arribando a una tierra golpeada, de persianas bajas, de máquinas que procesaban desesperanzas. Berreó pero nadie atisbó panes debajo de su brazo.

Cuando por primera vez dejó atrás a su Melchor Romero y se le atrevió a la gran capital de la provincia más poblada del país, los ramilletes de infancia desperdigada por las noches en las obras en construcción, en las escalinatas del Teatro Argentino o en las del Pasaje Dardo Rocha se multiplicaban. El, entre todos ellos. Prepeándole al frío, al hambre, a los golpes de sobreviviente; a la policía, que fue entreviendo en él a un pertinaz prófugo de sus garras. En apenas dos o tres años todo fue mutando. Ellos siguen siendo cachorros callejeros pero las noches de la ciudad deben estar limpias de sus mieles ácidas y tienen que buscar casillas o techos que protejan la vista de los paseantes.

Dicen que integró bandas. Que irrumpe en las conciencias con los piedrazos del mero existir. Que todo es necesario para pagar ese pasaporte imprescindible al olvido que le propinan sus adicciones. Once años. Once veces uno. Esta vez, como tantas, el Estado recordó su existencia. Lo internó a la fuerza en el Hospital de Niños “por su adicción a las drogas y un balazo de hace meses”, dijeron los diarios. Por un rato nomás, en esas necesarias intervenciones del Estado que en ocasiones significan un par de bolsas de comida o ropa, una bicicleta o chapas para la casilla. En otras, una internación para curar de los males capitales. Y en algunas más un gatillo de fácil recorrido o unas rejas divisorias del resto del mundo. Mientras tanto, se escuchará de fondo la orquesta de ritmos perversos que harán sonar para regocijo de los poderosos las voces mediáticas que caracterizarán la niñez vulnerada con nombre y destino de muñecos monstruosos.

Maxi sigue teniendo 11 años. Carga sobre sus hombros con los estigmas que le espetaron el mismo enero de 2001 en que amaneció al mundo. Esta vez, como tantas, fue detenido después de un robo en un negocio de la ciudad. Tenía una vieja herida de bala de sus propios infiernos, seis o siete meses atrás. Cuentan que salió erróneamente del arma que cargaba otro chico como él. Dicen que nunca nadie lo curó y es una de las tantas de sus vidas.

La historia de Maxi es la cara real del capitalismo. Es el perfume de la desesperanza. Allí donde hace rato que la infancia dejó de ser privilegio. Ese sitial perverso en el que el sistema va depositando todos los sobrantes de su estrecha felicidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Jornada Nacional contra la violencia de género: 37 horas… Una mujer menos una víctima más

Leonor Cruz (ACTA)

El trabajo estadístico fue realizado por el Observatorio de Femicidios Adriana Marisel Zambrano, dependiente de La Casa del Encuentro y pone en evidencia la forma más extrema de violencia contra mujeres: desde el primer día de enero, hasta el último de junio, las mujeres y niñas asesinadas fueron 119, a un promedio de una cada 37 horas.

Las cifras de femicidios en el primer semestre de 2012 revelan, una vez más, que Argentina tiene un problema de violencia de género, expresado de forma rotunda y contundente: violencia machista.

Así empieza el informe y no cabe más que preguntarse: 119 mujeres, con nombre, con vida, con historias, con sueños y proyectos ¿son sólo estadísticas y nada más? , ¿hasta cuándo vamos a seguir soportando el tributo que este sistema nos hace pagar?

Desnaturalizar es la tarea

Estas cifras nos muestran una parte de esta compleja realidad, son las que algunos no quieren ver, cifras que nos hablan y nos dicen de la violencia que se ejerce a las mujeres y eso que poco y nada se dice de la violencia a la que somos sometidas día a día en esta sociedad, “sean eternos los mandatos culturales que supimos construir”, mandatos que sostenemos, mandatos que repetimos, mandatos que construimos.

La naturalización de la violencia en todas sus formas asombra tanto como la “normalidad” con que seguimos con nuestra cotidianeidad, ¿qué nos pasa que no podemos parar, qué nos sucede que ni la muerte nos sensibiliza ya?.

Los movimientos de mujeres venimos hace tiempo planteando la lucha diaria en la calles, en nuestros lugares de trabajo, en nuestras casas, por la igualdad, por la equidad, por una sociedad más justa, más libre, más solidaria, porque nuestros derechos sean cumplidos, por poder vivir sin violencia, por poder vivir y no sobrevivir, luchamos por votar, por educarnos, por acceder a la salud. En estos tiempos de edad contemporánea luchamos porque no nos maten porque no nos peguen, porque no nos violen, porque nos dejen decidir, ¿hemos avanzado en esta sociedad?

Violencia y más violencia

Violencia también es la violencia estructural generada por la situación de pobreza, de desigualdad de oportunidades, de acceso a los servicios educativos, de salud, de vivienda .

Violencia es la que ejerce este gobierno tucumano, administrado por José Alperovich , que es totalmente responsable cuando sigue afianzando la pobreza, agigantando las brechas, promoviendo la corrupción. Violencia es la que recibís cuando estás desocupado, cuando no podés proyectar tu vida, cuando el futuro es una palabra que no tiene sentido. Violencia es la que se ejerce con nuestras/os niños/as, adolescentes y jóvenes, que andan campeando la vida tratando de entender el porqué, buscando respuestas y sólo encontrando la indiferencia de los funcionarios, la represión de la policía, o la respuesta de la señora Beatriz de Alperovich “ El estado no puede acompañar a familias borrachas”. Ahí empieza la violencia.

Las actuales políticas públicas destinadas a la atención de la violencia son insuficientes y deficitarias. Muchas veces la respuesta que recibimos es “no podemos, la situación nos desborda”. En realidad lo que falta es la decisión política de acompañar con presupuestos reales y acordes a las necesidades, con recursos humanos y materiales capacitados y en condiciones de hacer frente a las situaciones que se generan en nuestros barrios.

Si no llega la solución hay muerte

Igual situación es la que se vive cuando entrás en el sistema jurídico, cuando la mujer empieza a peregrinar por recuperar su dignidad, esta odisea empieza en las comisarias cuando no nos reciben las denuncias y nos contestan “pero usted qué hizo, vuelva a casa a ya le va a pasar”, o cuando vamos a los tribunales desesperadas porque “nos saquen”, así decimos, “a este tipo de encima porque me va matar”, chocamos con fiscales y jueces que dan respuestas tardías o ineficientes que nada hacen a la solución del problema , ahí muchas de nosotras bajamos los brazos resignadas, con las marcas en el cuerpo, con dolor en el alma tratando de pensar.

A estas 119 mujeres la solución no llego, solo les llego la muerte.

Por todo esto y por mucho más es que seguimos saliendo a la calle a luchar no tan sólo porque se declare la emergencia en violencia sexual y doméstica. El viernes volvemos a juntarnos también porque estamos convencidas que es posible vivir una vida diferente, vivir en una sociedad más justa, donde los sueños no sean imposibles, donde la violencia ya no sea parte de nuestra vida.

Luchamos por un país para todos/as, por igual.

Leonor Cruz es secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTA Tucumán.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Neuquén. Causa "La Escuelita" II: Ejército intervino la comisaría de Regina en 1976

RIO NEGRO ON LINE

El 24 de marzo de 1976 una comisión militar desembarcó en la comisaría de Regina y permaneció allí durante casi un mes. "Fue como una intervención en la comisaría", dijo Ricardo Bustos, militar retirado que en ese entonces era cabo y se desempeñaba como mecánico del Batallón de Ingenieros 181 de Neuquén.

Bustos fue pasado a buscar en su casa en el barrio militar por el subteniente Jorge Gaetani, quien al mando del grupo, se dirigió hasta Regina con Bustos, dos cabos primeros y cinco soldados para quedarse allí "por casi un mes", dijo.

La medida fue similar a lo que ocurrió con Cipolletti, ya que ese mismo 24 de marzo, al mando del militar Gustavo Vitón, un grupo de soldados permaneció casi un mes en la unidad policial, en 1976 a cargo del comisario Alberto Camarelli.

Por los casos de detenciones, secuestros ilegales y tormentos que ocurrieron a partir del golpe militar, están acusados en este juicio seis comisarios rionegrinos retirados, que en 1976 se desempeñaban en la comisaría cipoleña.

Gaetani y Vitón integran los 22 imputados por los que se lleva a cabo el juicio por delitos de lesa humanidad en Neuquén. "A Cipolletti y a Regina coincidentemente se viaja el mismo día, por ahí la situación en Cipolletti era diferente y pasó lo que pasó, a lo mejor en Regina fueron a hacer lo que dice Bustos que fueron a hacer, es poco creíble"; dijo el fiscal Marcelo Grosso en relación a las declaraciones del testigo.

Aclaró que "no tenemos datos que en Regina hubiera alguna medida de persecución, de detención" como en Cipolletti. El militar detalló que un soldado se apostó en la puerta de la comisaría de Regina y el resto hizo guardia a una cuadra de la unidad reginense a 360 grados alrededor de la comisaría.

Dijo que no hubo detenciones ni otros procedimientos más que pedir documentos a la salida del cine o custodiar los galpones de Moño Azul y el frigorífico de Gutiérrez, y ante la pregunta del defensor Rodolfo Ponce de León acerca de si era por conflictos gremiales, Bustos sostuvo que "nos dijeron que era para dar custodia, porque estaba oscuro".

Aportó además que mientras estuvo en el Batallón, había una zona donde estaba prohibido el paso y al que sólo accedía "por el costado del cuartel" personas que vestían de civil y que ingresaban en un Rastrojero, o un Renault 12 o 18.

Las audiencias se reanudarán el lunes, martes y miércoles de la semana entrante; con un cronograma de citación que fue renovado en cuanto a los testigos que habían quedado pendientes de citación y aquellos testimonios de los cuales se desistió. La fiscalía explicó que se perdió el interés en varios testimonios que "dicen, pero no dicen", en referencia a la manifiesta poca claridad de recuerdo de quienes cumplieron funciones en el batallón. Antes de Bustos declaró el médico militar retirado Héctor Espinoza, quien sostuvo que tenía un "muy buen concepto" del general Enrique Braulio Olea y que las dos veces que vio a Hilarión Sosa le pareció correcto y le parecía buena persona. El traumatólogo, que permaneció hasta diciembre de 1976 en Neuquén no respondió porqué había dicho antes las razones por las cuales había una zona del Batallón por la que no se podía pasar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Mendoza: ¿Cómo funcionaba el nefasto D2?. Un ex policía habló de las torturas y de los operativos

Santiago Montiveros (MDZOL)

En la cuarta jornada del juicio por delitos de lesa humanidad, un ex policía habló de los gritos que se escuchaban dentro del Palacio Policial. "En el '78 sabíamos que el D2 era un chupadero", declaró una testigo. Un acusado fue internado en el Hospital Italiano.

"Se escuchaban gritos muy fuertes. Teníamos que cerrar los ojos y aguantar". Durante la cuarta jornada del juicio por delitos de lesa humanidad que se realiza en Mendoza, un policía retirado ratificó que existieron torturas en el D2 entre 1976 y 1978 y, además, brindó detalles sobre el funcionamiento en ese departamento de investigaciones.

Jorge Aladino Rivero trabajó desde comienzos de la dictadura hasta marzo de este año en el D5 y, según confirmó durante su declaración, su función era entregar y recepcionar los prontuarios que solicitaban desde el D2. Como su dependencia se encontraba dentro del mismo edificio, el testigo brindó detalles sobre los operativos y tormentos.

En primer lugar, Rivero contó que durante su turno (19.00 a 1.00) se escuchaban gritos "muy fuertes" propios de las torturas y tormentos cometidos en el D2. Además, agregó que "tenía conocimiento de que había detenidos en calidad de 'subversivos', pero no salíamos ni por casualidad al primer piso (D2), no queríamos saber nada".

"Traían un montón de detenidos en camiones durante la noche y teníamos que colaborar. Eran policías quienes estaban a cargo de los operativos. Cuando llegaban había que quedarse más tiempo para sacar todos los prontuarios", explicó Rivero, antes de subrayar que su "colaboración" se limitó a la entrega de prontuarios.

Al ser consultado sobre el contenido de los prontuarios, el testigo reveló que incluía información sobre la familia y amistades. "Nos llegaban pedidos de varias dependencias, pero la mayoría venían del D2, se llevaban muchísimos prontuarios", continuó Rivero, y recordó que eran cuatro personas quienes iban del D2 a buscar estos documentos. "Recuerdo dos apellidos: Salinas y Álvarez", completó.

El testimonio de Rivero sirvió para diagramar cómo operaban los responsables del centro de confinamiento y torturas. En base a algunos datos, como un apellido y la edad aproximada, desde el D2 pedían "muchísimos" prontuarios de personas que tenían el mismo apellido y que habían nacido en la misma época y finalmente se quedaban con el que buscaban.

El prontuario de Raúl Gómez, cuya desaparición fue el motivo de la primera parte del debate de hoy, fue devuelto por el D2 el mismo día del secuestro, tal como quedó asentado en los registros firmados por el propio Rivero. "Está mi firma porque yo lo recibí, pero es un registro que manejaba el D2", completó, intentando desligarse aún más de los tormentos cometidos en el Palacio Policial.

En aquel momento, tal como ratificó el testigo, el jefe del D2 era Aldo Bruno Pérez, el único imputado en la causa en la que se investigan nueve desapariciones, entre ellas, la de Raúl Gómez. Además, Rivero mencionó a Fernando Morellato, involucrado en otras causas. "Trabajó en el D5 conmigo", manifestó, delante de ambos acusados.

"En el '78 sabíamos que el D2 era un chupadero"

Después de las precisiones del ex policía, el Tribunal avanzó sobre las desapariciones de Mario Camín y de su padre, Gustavo, y citó a la testigo Ana María Del'Olio, novia del joven estudiante que fue secuestrado el 22 de mayo de 1978. "En 1978 sabíamos que el D2 era un chupadero", manifestó.

Aun a sabiendas de esto, Del'Olio contó que aquella noche acudió al D2 ante la incertidumbre por el paradero de Camín. "Le pedí a mi papá que me llevara. Cuando llegamos entró un rastrojero doble cabina con mucha gente y atrás iba sentado Mario. Seguí el vehículo hasta que me pusieron un arma en el pecho", reveló.

"Me hicieron pasar a una oficina llena de policías y me empezaron a cargar. Me dijeron que mi novio estaba con una rubia porque yo era morocha. Yo dije que me pareció ver a un civil y alguien gritó '¡Acá no hay civiles!' y me fui", continuó. De ahí, se dirigió al departamento de Camín y encontró todo revuelto.

Mario Camín estudiaba ingeniería electrónica en la UTN junto con Juan José Galamba. Del testimonio de Elba Morales, brindado dos semanas atrás, se desprendió que Gustavo y Mario Camín fueron asesinados por haber brindado alojamiento a Galamba, dirigente montonero que también fue secuestrado en mayo de 1978.

Otras seis personas habrían desaparecido a partir de su relación con Galamba: Raúl Gómez, Margarita Dolz, Daniel Romero, Juan Carlos Romero (hermanos), Ramón Sosa y Víctor Hugo Herrera. Al producirse a un mes del mundial de fútbol, las nueve desapariciones han sido atribuidas al Grupo Especial '78.

Internaron a uno de los acusados

Ricardo Miranda Genaro, otro de los jefes del D2 que está imputado en el juicio, fue internado en el Hospital Italiano de Mendoza. Así lo confirmó el presidente del Tribunal, Juan Antonio González Macías. A partir de esto, sólo estuvieron presentes Bruno Pérez y Morellato. El resto, siguió el debate vía videoconferencia, a excepción de Agustín Oyarzábal y Juan Garibote, eximidos por su estado de salud.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...