jueves, 6 de septiembre de 2012

La Convención Republicana: ¿Democracia o Reality Show?

Alejandro L. Perdomo Aguilera (especial para ARGENPRESS.info)

La pasada semana el Partido Republicano ofreció una de sus más grises convenciones. La perdida de cobertura mediática causada por el Huracán Isaac y las desatinadas intervenciones de algunos oradores, le han hecho el camino fácil a los demócratas; sobre todo porque contarán con el precedente de un show que se dedicó más a atacar al actual presidente y reafirmar los valores conservadores que a promover como un candidato más presidenciable a Mitt Romney.

La miope jugada de dejar fuera de la lista de oradores Ron Paul y las acciones de sus simpatizantes transmitió falta de cohesión al interior del partido en un evento que pretende reflejar todo lo contrario. Las votaciones si bien dieron como ganador a Mitt Romney -paso meramente formal- permitieron entrever las diferencias pues varios Estados otorgaron votos a Ron Paul, evidenciando su fuerza, pese a que su sinceridad le impidió triunfar en el cuadrilátero de la democracia formal.

De manera general, los oradores se dedicaron más a hablar de su persona haciendo carrera individual, lo cual permitió reafirmar a futuros líderes, quizás presidenciales a 2016 -de no ganar Romney - como es el caso del gobernador de New Jersey, Chris Christie y el senador de la Florida Marco Rubio, quienes tuvieron la posibilidad de que sus intervenciones fueran transmitidas en televisión nacional, en horario de máxima audiencia y sin los acostumbrados cortes. No obstante a las personalizadas intervenciones de los oradores, Romney llevó su equipo de aduladores, destacándose el Pastor de su iglesia y otros colegas de religión que exaltaron los valores humanos de este, haciendo política con los problemas sociales de los ciudadanos. La intervención del Pastor también guardaba como objetivo dilucidar la procedencia mormona del hombre que han promulgado como el salvador de la crisis económica estadounidense. Además se presentó una entrevista de Romney donde hablaba acerca de su religión, tema que ha sido motivo de dudas dentro de los republicanos, lo cual no se aminora con la designación del católico Paul Ryan como candidato a la vicepresidencia republicana.

Se pudiera decir que entre los pocos discursos que disciplinadamente se cumplió con el rol de impulsar al líder republicano, fue el de John McCain, candidato del partido en los comicios del 2008. Mc Cain, refiriéndose a Romney como su amigo, intentó legitimarlo como un presidente responsable ante los problemas que enfrenta ese país. A pesar de su mesurada intervención, no pocos se habrán preguntado si las críticas economicistas hacia la fórmula demócrata, serán suficientes para mitigar las debilidades del candidato republicano, y si el error de Mc Cain en la designación de su vicepresidente pudiera repetirse.

Para resaltar los valores de los republicanos se exaltó la memoria de Ronald Reagan, pasándose también un video de una conversación entre los ex presidentes Bush, nada más edulcorante para la crónica de una muerte anunciada, de una actividad que no contó con la presencia de un ex presidente republicano. No obstante, Jeb Bush intentó mostrar la continuidad y fortaleza del partido. La presencia del otrora gobernador de la Florida también tenía como pretensión atraer el difícil voto hispano, para lo cual se ubicaron en la lista de oradores a la gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez y a M. Rubio, candidato para vicepresidente hasta último momento.

Para abordar los temas de política exterior fue elegida la ex Secretaria de Estado Condolezza Rice, quien sentó pautas acerca de la visión del partido sobre la arena internacional, temas que quedaron aprobados en la plataforma programática de la Convención. Si bien este documento suele ser engavetado luego de las elecciones, tanto esta como las intervenciones que allí se produjeron, denotan en líneas generales la ideología del partido. Entre las conclusiones de esta “magna” actividad debe destacarse la derechización que ha concurrido en el pensamiento conservador de ese país. El evento mostró el peso de la ideología en la política exterior y el carácter elitista de la democracia formal estadounidense, a pesar de los intentos por mostrarse más masivo que en anteriores ediciones. En los debates se hicieron evidentes las posiciones ultraconservadoras sobre temas como el aborto, la homosexualidad y los indocumentados que continúan siendo centrales a pesar de los serios problemas económicos que tiene el país.

Uno de los momentos de mayor “atractivo” y polémica fue el reality show que se montó Clint Eastwood como discurso, quien en una suerte de conversación ilusoria con Obama sentado en una silla, ofertó una actuación donde argumentaba las razones por las cuales debía ser Romney el próximo presidente de la Unión. Para ello hizo hincapié en los problemas del empleo y en carencias económicas que afectan a la clase media norteamericana; sin embrago no se recordó la oposición de los republicanos contra el aumento del impuesto para los más ricos y que Ryan, quien debe su elección a una procedencia menos elitista que la de Romney, ganó fama como político impulsando un proyecto fiscal que proponía los recortes sociales, algo burdo cuando se supone que sea este el que conecte mejor con la clase media y trabajadora estadounidense. Como colofón, el show de Eastwood en la Convención es ahora más seguido que el candidato republicano en las redes sociales de Internet.

Otros de los motivos de crítica al actual presidente fueron sus proyectos para mejorar la asistencia de salud, así como la Ley Ejecutiva que posibilita a los dreamer legalizar su estatus en ese país. Esta situación obviamente no le va a favorecer el voto de la clase trabajadora, ni de los hispanos, tema que los demócratas seguramente acentuarán en el resto de la campaña.

El discurso de Paul Ryan lució aburrido y carente del potencial necesario para hacerlo un contrincante fuerte hacia el debate con el actual vicepresidente. Esa sensación del candidato errado fue aún más evidente con la aceptación que logró el senador Marco Rubio entre los republicanos, al realizar su intervención de introducción al discurso de clausura a cargo del presidenciable republicano. El cubano americano tuvo el encargo de atraer el difícil voto hispano que podría rondar los 12 millones de electores, particularmente de los cubanoamericanos, que si bien no son un sector decisivo para que un candidato gane las elecciones, el hecho de que la Convención tomara por sede a Tampa, precisaba abordar el tema Cuba.

En el discurso de clausura de la Convención Romney lució evidente, incidiendo en aspectos claves para la atracción de electores, buscando el voto femenino y de los independientes, volviendo sobre temas saturados como el aborto y la homosexualidad, que lejos de fortalecer las debilidades que presenta su candidatura, refuerzan el voto duro republicano y aíslan la atracción de los independientes que debe ser, en definitiva, la brecha que marque la diferencia en estas elecciones.

Finalmente, Romney precisó la necesidad de mejorar la economía como arma más importante del partido para debilitar a las filas demócrata; sin embargo la convención giró demasiado, hacia aspectos personales de cada candidato y a temas en los cuales Obama debe salir airoso, sobre todo luego de las declaraciones desmesuradas del congresista de Missouri Todd Akin, quien afirmó no apoyar el aborto ni siquiera en caso de violaciones, en una nación donde anualmente ocurren alrededor de 32 mil embarazos por violaciones.

Pero la parte más controvertida de la convención y que genera mayores dudas son los 5 pasos que delineó el aspirante republicano, como promesas de ser presidente, que dejan un gran margen a la duda, por la difícil situación que atraviesa el país en la economía y porque, en buena medida, los problemas que se dedicaron a imputarle a Obama son consecuencia de los ocho años de Administración Republicana que le precedieron.

Finalmente, el candidato del “milagro económico” prometió entre otros acertijos, la creación de dos millones de empleos, criticando la política exterior de Obama cuando si en algún período no se le puede achacar de debilidad y anti-belicismo a los demócratas, ha sido precisamente, durante al administración del Premio Nobel de la Paz. De esta forma queda la mesa servida para la Convención Demócrata, el otro partido de la democracia formal, que presenta el segundo acto del Reality Show.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Lo que esconde Capriles Radonski

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)
El discurso de Capriles Radonski está dirigido primordialmente a una minoría de mentalidad reaccionaria o conservadora, a quien le induce a pensar solamente en el presente y en la satisfacción egoísta de sus propios intereses, sin tener preocupación alguna por los demás ni por el futuro de la nación.

Esto último apunta -sin duda- al establecimiento de un proceso de desnacionalización progresiva, como lo apuntara no hace mucho tiempo Carlos Lanz Rodríguez, que cree en lo futuro las condiciones ideales requeridas para un protectorado de Venezuela por parte del imperialismo yanqui, respondiendo así al plan de dominación continental que éste se trazara décadas atrás, cuando apuntalara para ello el ALCA y los diferentes planes militares que harían de nuestra América una vasta colonia regida por Washington. Para Capriles Radonski y sus acólitos, la Patria es algo obsoleto, siendo lo deseable el estilo de vida de los estadounidenses, con lo que se estaría generando la misma situación de alienación, de psicosis y de discriminación que padece -desde hace más de un siglo- la sociedad de consumo norteamericana. Asimismo, se debe resaltar que la oferta electoral de Henrique Capriles Radonski y sus acompañantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) buscan esquivar el espinoso asunto de la explotación capitalista de los trabajadores (profesionales o no), enarbolando un supuesto progreso que alcanzará para “todos”, pero que no alteraría en absoluto la existencia de las dos clases sociales predominantes en el sistema capitalista a nivel mundial: burguesía y proletariado (trabajadores asalariados, profesionales o no), las cuales son antagónicas y bien diferenciadas, en tanto intereses y estilos de vida.

Esto no es admitido, por supuesto, públicamente por los representantes de la oposición, pero el análisis simple de sus “propuestas” de gobierno no dejan lugar a dudas al respecto, quedando en un limbo retorico todo lo referente a la democracia participativa y protagónica, la solidaridad, la inclusión social y la independencia nacional, cuya concepción y comprensión son diametralmente contrarias a aquellos que aprendió a valorar la mayoría de los venezolanos desde 1998. De esta forma, se apela al individualismo, dejando entrever que únicamente quienes estén dispuestos a sobresalir -en una competencia darwiniana promovida y amparada por el Estado- obtendrán el progreso que envidian a Estados Unidos, Japón y Europa (obviando las secuelas de la crisis actual del régimen capitalista neoliberal en todo el planeta); la cual, extendida a toda la nación bolivariana, suscitaría la ruptura de la unidad geopolítica y, por ende, el desequilibrio en la distribución del ingreso nacional, quedando a la zaga aquellos estados y municipios que no disponen de los recursos y las potencialidades económicas de los demás. Esto, forzosa e indudablemente, conduciría a Venezuela a una política de privatización de empresas y servicios a cargo del Estado, sobre todo, de PDVSA, la tan apetecida gallina de los huevos de oro, quedando la población venezolana a merced de los dueños del capital transnacional y de sus lacayos locales, decidiendo los mismos qué le “convendría” a ésta, sin afectar sus negocios e intereses.

Básicamente, Capriles Radonski, y la oposición en general, está reivindicando el viejo recetario neoliberal recomendado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que hizo detonar el alzamiento popular del 27 de febrero de 1989, así como lo contenido en la Agenda Venezuela bajo la presidencia de Rafael Caldera que significó la eliminación de las prestaciones sociales de los trabajadores y la privatización de la CANTV y otras empresas estatales. Todo ello enlaza la opción opositora con ese pasado adeco-copeyano que niegan y no quieren asumir como propio; de ahí que reiteren las palabras cambio y futuro en su estrategia propagandística como un mecanismo para desmarcarse -aparentemente- de tal pasado nefasto y antidemocrático. Para lograr su cometido final, de resultar victorioso Capriles el 7 de octubre, la oposición tendría que desmontar pieza por pieza el marco jurídico-constitucional levantado en Venezuela por iniciativa (prácticamente) exclusiva del Presidente Hugo Chávez, precisamente todo aquello que ha elevado la moral, la dignidad, la convicción democrática y su razón de ser de los sectores populares, creyendo quizás, en su ceguera ante la realidad nacional, que éstos reaccionarán de modo pasivo e indiferente ante sus medidas de corte neoliberal.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Adonde va Venezuela

Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

Las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre, en Venezuela, son observadas con mucha atención, por el impacto político que tendrán en América Latina (y no sólo), cualesquiera sean sus resultados. Hugo Chávez enfrenta en las urnas, por primera vez en la larga década de su gobierno, a una oposición unificada.

Los llamados ‘escuálidos’ siguieron una línea golpista hasta una fecha tan avanzada como el año 2007, cuando Chávez ya tenía siete años de gobierno. Luego hicieron un repliegue hacia la legalidad electoral sin mayores alcances, pero a partir de ahí obtuvieron dos éxitos significativos: primero, derrotaron un intento de Chávez de reformar la Constitución y, luego, ganaron, en términos de votos, las parlamentarias y a gobernadores hace dos años. En las primarias en las que eligieron a su candidato, Henrique Capriles, los opositores unificados consiguieron una concurrencia elevada, alrededor de tres millones de electores -cuando el padrón electoral de Venezuela acoge a quince millones de votantes. Chávez carga la mochila del cáncer que le fue tratado durante varios meses. Si la sospecha de que persiste se confirma, en octubre no se estaría votando su candidatura, sino la de su sucesor -el cual, de acuerdo a la Constitución venezolana, recaería en la persona que designe Chávez, incluso después de electo. La masa chavista, sin embargo, no aprecia políticamente a ninguno de los que podrían ocupar ese lugar -a los que el lenguaje popular ha designado como “derecha endógena”. Chávez tiene esto muy claro, por lo que ha adoptado medidas excepcionales para la eventualidad de su desaparición física.

Las puertitas de la oposición

Los sondeos de opinión -muy cuestionados- le dan la victoria a Chávez, pero también registran un acortamiento de las distancias. El viernes pasado, en un discurso ante delegados de la Central sindical estatizada, Chavéz reconoció el progreso de Capriles y anunció que la diferencia en la intención de votos a su favor era inferior a la que él hubiera deseado. Henrique Capriles, que le ganó al chavismo el importante estado de Miranda hace tres años, está desarrollando un activismo extraordinario -entre otras cosas para acentuar una contraposición morbosa entre su salud, en apariencia robusta, y las dificultades de Chávez. Pero en sus comicios reúne una cantidad apreciable de gente -esto a pesar del monopolio apabullante de los medios de comunicación chavistas, de la cesión obligatoria de espacios a la propaganda del gobierno y del uso de la cadena nacional para exhibir al Presidente durante un tiempo horario ilimitado. Ocurre algo parecido a lo que pasó en Argentina en 2008, cuando el movimiento del capital sojero reunió a mucha gente, lo que se reflejó luego en la derrota del kirchnerismo en 2009. Algunos sectores de izquierda toman esta circunstancia para caracterizar el apoyo a Capriles como democrático, pero se trata de un error, porque su dirección es oligárquica. América Latina conoció muchas experiencias ‘democráticas’ de ese tipo, como el derrocamiento del nacionalista boliviano Villarroel, en 1946, o de Perón, en 1955. De todos modos, la unidad de la oposición es, en gran medida, una fachada. Bajo el asesoramiento de un ex jefe del partido comunista que se pasó al ‘neoliberalismo’, como tantísimos de sus congéneres, Capriles desarrolla una campaña de ‘paz y amor’, a la Lula, apoyado precisamente por una consultora brasileña ligada al gobierno de Roussef. También Chávez tiene asesoramiento lulista (como lo tuvieron el peruano Humala, el salvadoreño Funes y el hondureño Zelaya) -es decir que Brasil ha puesto sus huevos en las dos canastas.

La derecha de la oposición rechaza la orientación ‘petista’ de Capriles: como descuenta una derrota electoral, reclama una campaña violenta, que denuncie el derrape de Venezuela hacia el comunismo y el castrismo, de modo de preparar las condiciones para un retorno a los métodos golpistas -en especial si, como anhela, Mitt Romney se alza con la presidencia en Estados Unidos. Advertido de la operación republicana, Obama declaró, recientemente, que “Venezuela no representa una amenaza a la seguridad de Estados Unidos”. Tampoco podía decir otra cosa, después de la venia que le había dado al colombiano Santos para que se embarque en conversaciones con las Farc, con la mediación de Cuba y Venezuela. Obama es el gestor principal de estas conversaciones -como lo ha dejado en claro la Cancillería norteamericana. El ingreso de Venezuela al Mercosur y el inicio de conversaciones con las Farc representan dos auxilios políticos a la campaña de Chávez, que han dejado en minoría a los sectores más recalcitrantes del ‘establishment’ internacional. Pero también sirve a las ‘palomas’ de la oposición venezolana, que han evitado pronunciarse contra un hecho como contra el otro, para poder ser vistas como un recambio que respetaría los acuerdos internacionales.

Nacionalismo en ruinas

La campaña electoral apenas logra disimular las dificultades insalvables por las que atraviesa el régimen chavista (el chavismo es una organización ‘sui géneris’ del poder estatal, no solamente un gobierno). Lo ponen de manifiesto las sublevaciones y matanzas en las cárceles, la violencia cotidiana y el reciente incendio de una de las refinerías más grandes del mundo. El régimen chavista, como tal, se encuentra en pleno desbande. La diferencia histórica del chavismo y los ‘escuálidos’ -si la renta petrolera debía servir para financiar el gasto asistencial de las mayorías empobrecidas o alimentar a los accionistas internacionales- concluye en una situación de desorganización económica descomunal, obsolescencia de PDVSA, despilfarro de gastos sociales y una desvalorización espectacular de los salarios de la clase obrera. Lo singular de la situación de Venezuela es que una victoria bolivariana sólo serviría para dejar al desnudo esta desorganización y precipitar una crisis política. El precio elevado del petróleo, como ocurre en la Argentina con la soja, es visto como una carpa de oxígeno para el régimen -entendido así tanto por el oficialismo como por la oposición, pero opera, en realidad, como un factor adicional de disolución económica. Es que acentúa, por un lado, los desequilibrios internos (desindustrialización y dependencia del petróleo) y, por el otro, la tendencia al despilfarro. El flujo de dinero no puede superar la debilidad estructural del capitalismo nativo en todas sus manifestaciones. La pretendida eliminación de los intermediarios comerciales, por medio de mercados estatales, no ha hecho la menor mella en una inflación que supera el 20% anual. A pesar de la cotización del petróleo, el déficit financiero y operacional de PDVSA se acentúa y la obliga a recurrir a deuda externa. Es que la inflación catapulta sus costos de producción; PDVSA liquida sus divisas en el mercado oficial, el cual está un 50% por debajo del paralelo. El incendio de la refinería de Amuay es una manifestación de este desgaste, lo mismo que la incapacidad para financiar una refinería en Pernambuco, con la que se había comprometido con Brasil. El chavismo enfrenta este desbarajuste con la reducción relativa de los salarios de los trabajadores petroleros, quienes ganan entre 2.500 a 3.000 pesos argentinos. No sorprende, entonces, que el gobierno ejerza una brutal regimentación contra los sindicatos y persiga a los activistas independientes y clasistas. El contrato colectivo petrolero se aprobó apenas hace mes y medio, luego de estar vencido desde octubre de 2011. Se logró por la presión de sus trabajadores, que obtuvieron un incremento irrisorio de 30 BsF a la firma y 10 bolívares más en enero de 2013. Esto demuestra que los trabajadores, sean o no chavistas, no dejarán de luchar a pesar de la descarnada regimentación en la que se encuentran. Los trabajadores de Sidor le hicieron doblar el brazo, la semana antepasada, cuando se comenzó a discutir un convenio demorado por treinta meses.

El oficialismo, no importa lo que digan sus encuestas, también se prepara para lo peor: una derrota electoral o, alternativamente, un resultado disputado. Chávez ha nombrado un Consejo de Estado, el que no había figurado como institución a lo largo de su gobierno. Es decir que contempla -en caso de derrota, incertidumbre o una fatalidad personal- el pasaje del gobierno a los militares. En efecto, las fuerzas armadas son la médula o el hueso duro del régimen bolivariano; por eso el choque más importante dentro de la oposición es, precisamente, la cuestión militar, que la extrema derecha quiere abordar con depuraciones y expulsiones. Los izquierdistas que describen al gobierno bolivariano como un ‘empoderamiento’ del pueblo, se hacen los distraídos acerca de su naturaleza militar. Si una disputa por los resultados -como ocurrió con el referendo sobre la Constitución, en 2008- desatara una crisis política, una de las alternativas probables será la mediación internacional de Unasur -a eso se deben los guiños de la oposición al bloque regional. Semejante mediación sería terminal para el gobierno actual, pues sería un reconocimiento de su falta de sustentación.

En los círculos cerrados de la oposición también se evalúa la situación post electoral, en especial porque una derrota neta la condenaría a un largo ostracismo y dejaría sin salida a la burguesía local que la apoya. El ex presidente de Colombia, Uribe, ya ha empezado una agitación golpista contra Santos, la que está dispuesto a convertir en regional. Los golpes que derribaron a Zelaya y a Lugo han sido mistificados como ‘parlamentarios’, pero -en realidad- fueron golpes militares, activo en el caso de Honduras, y ‘neutral’ en el de Paraguay.

Nuestra posición

Cuando, en abril de 2002, las masas salieron a la calle contra el golpe y ganaron la adhesión de las tropas, Venezuela asistió a una irrupción histórica del pueblo, aunque sin una traducción independiente en el campo político (al salir de la prisión, Chávez las llamó a “volver a casa”). Lo mismo ocurrió en enero del 2003, cuando la clase obrera petrolera enfrentó el sabotaje petrolero de los agentes internacionales en PDVSA. Ese fenómeno popular es cosa del pasado; ahora se reúnen multitudes regimentadas. Se trata de una distinción fundamental a la hora de determinar una política socialista, porque apoyar a las primeras manifestaciones, con banderas propias, sirve para desarrollar la experiencia del pueblo; en cambio, hacerlo con las segundas es, simple, seguidismo y abandono de los objetivos estratégicos. La experiencia nacionalista en Venezuela dio lo que podía, ahora se encarna en un régimen fosilizado. Es lo que habría que explicar, en nuestra opinión, a los trabajadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Paraguay: Stroessner nunca lo hubiera permitido

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

Atrás, completamente olvidado, ha quedado en Paraguay Adam Smith, y pareciera que nunca existió el Lord bueno John Maynard Keynes, cubierto por los efluvios del Monte Pelerin y su asceta Friedrich Von Hayeck, que tantos tiranos han obedecido sin jamás haberlos leído, como fueron los Generales Stroessner, Pinochet, Videla, Alvarez, por citar sólo algunos de la larga lista de sátrapas.

Lo insólito, aunque probablemente sea expresión de la decrepitud ideológica y moral de la superestructura que somete actualmente a la humanidad, el famoso tiranosaurio (Roa Bastos) continúa presente en el accionar de la derecha política de este sufrido país, jerarquizado con el actual gobierno liberal que, sin pudor, disputa su herencia al Partido Colorado.

Stroessner, colega de los mayores sátrapas que en el siglo XX ensangrentaron y robaron pueblos enteros en todos los continentes, fue un militar de carrera mediocre y hasta cobarde, según testimonios de la Guerra del Chaco que el país libró contra Bolivia entre 1932 y 1935, por orden de la Shell y la Standard Oil, donde sólo habría mostrado valentía para esconderse de las balas.

Dirigió el país como una hacienda familiar entre 1954 y 1989, persiguiendo, torturando, violando, matando, robando, siempre protegido por Estados Unidos que, finalmente, lo sacó del sillón cuando decidió que había llegado la hora de cambiar la inmunda imagen de los jefes de las tiranías del Cono Sur, tras dos décadas de obediencia para cometer toda clase de tropelías en nombre del anticomunismo.

Entre asesinatos y desaparición de opositores y también de gente neutral, diversos estudios coinciden en que unas 100 mil vidas humanas se habría cobrado la Operación Cóndor en el subcontinente americano entre 1964 y 1984, y cerca de mil niños, hijos de prisioneras políticas, fueron distribuidos, algunos regalados y otros vendidos, entre la fauna de la membresía dominante, tal como habían enseñado desde España Francisco Franco y desde Alemania Adolfo Hitler, que también fueron sus maestros en el saqueo de propiedades productivas y de los hogares, por más pobre que estos fueran.

Stroessner, que cumpliría 100 años el próximo noviembre, es aún el socio Nº 1 del Partido Colorado, a siete años de su muerte en su refugio dorado de Brasilia, donde vivió desde 1989, vigilando de cerca sus cuantiosas inversiones en el gigante territorio vecino, y con plena tranquilidad por la gestión de sus capitales en Paraguay, donde sus herederos políticos quedaron en los primeros cargos del poder, al punto que un día, mirando una fotografía, exclamó: “solo falto yo”.

Cuando en 1954 Stroessner fue ungido Presidente, el argumento que utilizaba entonces Estados Unidos para poner y sacar gobiernos en la región, era el de la lucha contra el comunismo, una causa que bien presentada por los medios de comunicación y en especial por el cine propagandístico y la radio, lograba confundir y convencer a mucha gente bien intencionada pero muy mal informada y con bajo nivel cultural. La Guerra Fría batía alas por todo el planeta en el enfrentamiento capitalismo-comunismo.

Durante 35 años, el régimen estronista aprovechó también la herencia de más de sesenta años de gobiernos colorados y de los errores y aciertos de más de tres décadas de administraciones liberales, pero una vez desplazado “el rubio” o “el padre de la patria”, además de otros cariñosos apelativos que recibía, su partido comenzó a dejar de recordarlo y, más bien, optó por un olvido progresivo para ocultar sus bajezas.

Después del golpe parlamentario de éste 22 de junio, que cortó el proceso de cambios que encabezaba Fernando Lugo, el nombre de Stroessner ha reaparecido en la boca de algún que otro precandidato a diputado o senador colorado, pero lo más grave del caso es que el gobierno liberal de facto, está disputando su herencia ideológica con sus aberrantes decisiones.

La persecución de los funcionarios públicos que están contra el golpe, prosigue a ritmo acelerado en todas las instituciones del Estado, en abierta caza a los enemigos ideológicos, y se firman acuerdos con las corporaciones transnacionales del agronegocio y de la megaminería, recibiendo migajas el país, como permitió Stroessner hace 30 años con el Tratado de Itaipú, para construir la represa binacional con Brasil, que se llevó la mejor tajada, a cambio de crear y enriquecer inmensamente a un grupo de “barones paraguayos”.

Una media docena de variedades transgénicas de Algodón, Soja y Maíz, han sido autorizadas en las últimas semanas, con documentos de propiedad intelectual de las firmas Monsanto, Cargill y otras, armadas para someter por hambre y cerco a los campesinos e indígenas, los cuales hasta pueden ser sancionados si sus plantíos nativos son contagiados con los granos genéticamente modificados, los cuales, además, son infértiles, lo que significará que los labriegos pasarán a depender de los OGM en la cosecha siguiente, no pudiendo guardar ni utilizar los granos nativos, como es ancestral en la vida del campo en todo el mundo.

Días atrás, salió para el extranjero (¿?), el primer lingote de oro descubierto en el país, al menos el primero que se ventila públicamente, y el mismo tendría un valor de unos 200 mil dólares, noticia que ocupó las primeras planas de la prensa que apoya el golpe, con el propósito de convencer al pueblo de que es una medida positiva sin detenerse a informar detalles de la operación, es decir, cuánto gana el país exportando un mineral que, a corto plazo, podría ser referencia mundial de las transacciones financieras y comerciales, y que nadie sabe si algún porcentaje de propiedad le queda a Paraguay.

La soja ocuparía este año tres millones de hectáreas, según la Cámara de Cereales, que prevé recoger nueve millones de toneladas que, al precio actual en Chicago, arrojaría una inmensa ganancia aunque la exportación de esa oleaginosa nada contribuye al desarrollo del país, desde el momento que está exenta de impuestos, en una regalía escandalosa propia del estronismo colorado, pero que lleva el sello liberal. Sólo por ese mecanismo, el fisco argentino retendría este año 11 mil millones de dólares.

En esa misma línea de acción, está en plena aplicación una estrategia guerrerista regional, como durante años el estronismo lo hizo contra Cuba, por ejemplo.

El timo ha comenzado con una campaña bélica contra Bolivia, promovida por el monopolio de la prensa comercial, que tiene a su cargo la elaboración de la agenda política nacional, a cuya cabeza está Aldo Zucolillo, patrón del matutino ABC y miembro destacado de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Al grito provocador de personeros de la derecha de que “Bolivia nos puede pulverizar”, se han pronunciado la Ministra de Defensa María Liz García, hablando de ronroneo de guerra, y de que las protestas campesinas reclamando tierra, se solucionan con el Ejército, así como el titular de Educación, Horacio Galeano Perrone, autocalificado experto en geo-estrategia, quien afirma, sin pruebas a la vista, que existen amenazas de agresión a Paraguay, insidia ventilada a todo vapor por la prensa comercial.

Una manifestación de repudio a la titular de Defensa, adherente del General (r) Lino César Oviedo, y cuyos títulos universitarios serían apócrifos, se realizó este miércoles desde el centro de Asunción hasta el Ministerio, donde se denunció a García de belicista y de impulsar el retorno al servicio militar obligatorio, rechazado por miles de jóvenes que, en pocos días desbordaron las oficinas de objeción de conciencia.

García también está acusada de promover un culebrón contra el Canciller Venezolano Nicolás Maduro, quien apareció en un documental junto con militares paraguayos el 22 de junio, cuando Lugo fue destituido por el parlamento, y esas imágenes llenaron los principales informativos de prensa durante varios días, convirtiéndose en un culebrón de mal gusto, que se esfumó como apareció y desde que Chávez afirmó que varios parlamentarios paraguayos le habían pedido algunos millones de dólares para aceptar el ingreso de Caracas al Mercosur.

Igualmente el Presidente del Senado, Jorge Oviedo Matto, uno de los figurantes en la destitución de Lugo y los diputados de su mismo Partido Unace, del General Oviedo, desde cuya bancada se ha pedido a Estados Unidos que instale una base militar en el Chaco, equidistante de Argentina, Bolivia, Brasil y Venezuela.

El Presidente producto del golpe, Federico Franco, apoyó en principio y luego se desdijo, como ya lo ha hecho en otros casos, un proyecto de ley de rearme por 560 millones de dólares, presentado al Congreso por la cúpula militar que, “ante la hipótesis de conflicto”, estima urgente dotarse de 10 aviones, radares, cohetes antitanques, lanchas, fusiles y vehículos, ya ofrecidos por España e Israel, según el General Benigno Melgarejo, Comandante de las Fuerzas Armadas.

Por eso lo del principio. El partido liberal paraguayo, que encabezó el quiebre institucional impulsado por el ala más radical del estronismo colorado, se llama radical auténtico (PLRA), aunque su praxis muy poco tiene que ver con los principios de esos enunciados y muchos menos con los fundadores del liberalismo que, por más sostén ideológico que fue del imperialismo británico y lo sea hoy del norteamericano, con gran responsabilidad en el caos económico mundial actual, al menos se ilustró con la Revolución Francesa en su postulado solidario y de la fraternidad masónica.

El PLRA, que salió de terapia intensiva en la mitad de los ochenta, gracias a la figura de Domingo Laíno como abanderado en la lucha contra Stroessner, de nuevo y contra lo que aparenta de triunfalismo su toma putchista del gobierno, atraviesa otra fase de su largo y penoso proceso de implosión.

Una situación similar vivía el partido cinco años atrás y se salvó al integrar la Alianza que dio el triunfo a Lugo, aportando buen fajo de votos junto a las fuerzas democráticas y progresistas que lo acompañaban, pero ningún elemento de análisis puede garantizar que su aventura golpista de hace diez semanas, resulte su nuevo salvavidas.

El Partido Colorado, su secular adversario pero nunca enemigo, reacomodando sus filas en medio de fracturas inéditas, espera el agotamiento del PLRA en la tarea inducida de administrador por un año, hasta las elecciones del 21 de abril próximo y la entrega de la banda el 15 de agosto.

En todo ello, sin embargo, la última palabra la tiene el pueblo, que registra un inédito despertar en el ejercicio político, que también se expresa en las bases liberales que exigen a sus dirigentes solución a los problemas sociales como única forma de legitimar el quiebre institucional, reclamo difícil de satisfacer, en medio de los enfrentamientos internos en la confección de las listas de los candidatos a ambas cámaras del parlamento, cuyos postulantes están recurriendo a inversiones que irían de 100 a 500 mil dólares por cabeza, según comentarios que llegan de todos lados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Economía argentina, coyuntura y largo plazo (Parte II)

Rolando Astarita (especial para ARGENPRESS.info)

La acumulación del capital en la tradición clásica.

En la nota anterior hemos planteado que la clave del desarrollo capitalista pasa por la reinversión del excedente. Esta importante idea fue formulada por primera vez por los fisiócratas. Quesnay definía el excedente como la diferencia entre la producción y lo necesario para mantener la capacidad productiva (incluyendo en ésta el consumo del trabajador). Se equivocaba al sostener que solo la actividad agrícola generaba ese excedente, pero lo destacable es que concibió un proceso dinámico, cuyo eje es la reinversión, decidida por la clase social que se apropia del excedente. Luego, en Smith y Ricardo, serán los trabajadores contratados por el capital los que producen el valor, y por lo tanto, las ganancias y las rentas. Se trata de un enfoque opuesto al neoclásico, con su énfasis en la asignación eficiente de recursos “dados”. En el sistema clásico, lo importante es ampliar el trabajo productivo, para generar ganancia que se invierte para generar más ganancia. Se trata de un proceso circular, o en espiral, que rige el desarrollo de las fuerzas productivas. También en Marx se mantiene esta idea. Sintéticamente, en Marx, para que haya reproducción ampliada del capital, es necesario que el capitalista decida acumular, reinvertir la plusvalía, no sólo para acrecentar el capital variable (como sucede en Ricardo), sino también el capital constante, esto es, los medios de producción. “El empleo de plusvalor como capital, o la reconversión de plusvalor en capital, es lo que se denomina acumulación de capital” (Marx, 1999, t. 1, p. 713). Por eso, una vez dada la masa de plusvalor, “la magnitud de la acumulación depende... de cómo se divida el plusvalor entre el fondo de acumulación y el de consumo, entre el capital y el rédito” (idem, 730).

La plusvalía que se gasta como rédito, esto es, para el consumo o diversos gastos del capital, no permite ampliar la capacidad productiva. De aquí la importancia de distinguir entre trabajadores productivos e improductivos. Los trabajadores improductivos son pagados con plusvalía, y no generan plusvalía. En El Capital Marx apuntaba que el gasto en empleados domésticos, en Inglaterra, era gasto improductivo. Lo mismo se aplica al trabajo estatal. Si el Estado contrata trabajadores para enterrar y desenterrar botellas, esto puede estimular el consumo, y por esa vía contribuir a sostener la demanda. Sin embargo, esos trabajadores son pagados con plusvalía que no se reinvierte productivamente (1). Por lo tanto, en la medida en que el nivel de empleo se sostenga por esta vía, el crecimiento encontrará dificultades crecientes. Podemos decir que en un país atrasado, esto es doblemente válido. Y esto ocurrirá aun en el caso de empresas estatales. Por ejemplo, si una empresa estatal contrata personal para que trabaje como puntero político, ese gasto es improductivo; aunque el gasto de ese puntero contribuya a mantener la demanda. Y en el mediano o largo plazo, ese tipo de gasto solo se sostiene si crece el trabajo productivo.

En síntesis, en la teoría clásica, y más explícitamente en Marx, la clave del desarrollo de las fuerzas productivas capitalistas pasa por cuánto trabajo se emplea productivamente, y por cuánto de la plusvalía se reinvierte para ampliar el trabajo productivo, o se gasta como rédito. Si consideramos el desarrollo de un país en particular, debemos agregar cuánto de la plusvalía atraviesa las fronteras para colocarse en otro país. Lo importante es que todo el valor histórico del capitalismo se relaciona con estas cuestiones: “Solo en cuanto capital personificado el capitalista tiene un valor histórico...”. En consecuencia, los factores que influyen en la decisión de invertir -en primer lugar, la ganancia, y la seguridad de su continuidad- son decisivos en el análisis del desarrollo capitalista. La búsqueda de ganancias, y la competencia, obligan a cada capitalista “a expandir constantemente su capital para conservarlo” (ídem, 731). Por eso, “como fanático de la valorización del valor, el capitalista constriñe implacablemente a la humanidad a producir por producir, y por consiguiente a desarrollar las fuerzas productivas sociales y a crear las condiciones materiales de producción que son las únicas capaces de constituir la base real de una forma social superior...”. Destaquemos que el dinamismo técnico deriva de esta mecánica. El desarrollo de las fuerzas productivas no consiste solo en aumento cuantitativo (más trabajadores y más medios de producción), sino en el avance tecnológico: la producción de más bienes por menos unidad de tiempo (innovaciones de proceso); y de bienes que satisfagan mejor las necesidades humanas (innovaciones de productos). Esta dinámica, a su vez, lleva a las crisis de sobreproducción. Al acumular, aumenta la masa de capital constante invertida por obrero, se eleva la productividad, se abaratan los medios de producción y de consumo, y finalmente se debilita la tasa de rentabilidad. Lo cual explica por qué la crisis típica del desarrollo capitalista no es por carencia, sino por “exceso”, por sobreproducción, por sobrecapacidad y sobreacumulación.

Apuntemos también que mucho de este enfoque fue mantenido por los neoricardianos (Garegnani, Pasinetti), hasta el día de hoy. También por los keynesianos de Cambridge (como Kaldor), o los autores tradicionales de desarrollo (como Lewis), aunque en estos casos, sin la tesis del trabajo productivo, ni referencia alguna a la explotación. En Kaldor, por ejemplo, el dinamismo técnico depende de la capacidad para absorber el cambio técnico, y éste depende de la tasa de acumulación. Estas ideas están en el centro de las polémicas de los autores más progresistas del pensamiento burgués, con los neoclásicos. La causa del retraso de los países subdesarrollados no es la pobreza de recursos, o la escasez de ahorro, sino al contrario, la pobreza de recursos y la escasez de ahorro es el reflejo de la debilidad de la acumulación (ver, por ejemplo, Kaldor 1963).

La salida del excedente en el pensamiento de izquierda

Aunque a primera vista parezca que nos hemos alejado del tema que nos ocupa, estamos en el meollo de la cuestión. Desde el punto de vista del desarrollo capitalista, la raíz de los problemas en la economía argentina reside en que una parte sustancial del plusvalor no se reinvierte productivamente. En parte se utiliza en gastos improductivos (incluidos gastos estatales), o construcción inmobiliaria. Y otra se coloca en el exterior, ya sea porque las multinacionales no reinvierten sus ganancias, o porque la burguesía argentina saca los capitales. Los teóricos de la dependencia, y en general los autores de izquierda, tradicionalmente explicaron el atraso de los países coloniales y semicoloniales por la extracción del excedente que realizaban las potencias y sus empresas, aliadas a las oligarquías locales. Pero hoy, en Argentina, la remesa de utilidades por parte de las grandes transnacionales es solo una parte del problema, porque existe una enorme masa de riqueza, propiedad de la clase capitalista criolla, que está acumulada en el exterior (algunos la ubican en 160.000 millones de dólares, pero puede ser superior); esto es, no se reinvirtió, ni se reinvierte, para ampliar las capacidades productivas. En este punto, el esquema explicativo “imperio-colonia” hace agua, ya que esa transferencia del excedente fue un acto libre de los capitalistas argentinos. Para ilustrarlo con un ejemplo, cuando los Kirchner colocaron varios cientos de millones de dólares, provenientes de la privatización de YPF, en los circuitos financieros internacionales, lo hicieron respondiendo a una lógica de clase, no por imposición del FMI, o de poderes coloniales. Lo decidieron así porque consideraban que el marco social, o el horizonte político, no era adecuado para realizar inversiones productivas en la provincia de Santa Cruz. Algo similar puede decirse acerca de la forma en que los políticos blanquean el dinero de la corrupción: lo invierten, con criterio rentístico, en propiedad inmobiliaria, urbana o rural, o en dólares y activos financieros en el exterior. Esta debilidad de la acumulación de capital explica entonces por qué el problema económico en Argentina se manifiesta como carencia, como falta (de energía, de transporte, de producción con valor agregado, etc.) y no como “exceso”. El hecho de que la intelectualidad K- izquierdista pase por alto, o disimule, la salida del excedente, demuestra la distancia que la separa de lo que ha sido la tradición del pensamiento crítico de la izquierda latinoamericana, y de las expresiones más progresistas de la tradición económica.

La inversión en Argentina

Afirmar que la salida del excedente debilitó la acumulación, y por lo tanto las bases del desarrollo capitalista, no es sinónimo de negar que hubo inversión en la última década. Es importante aclarar este punto, porque muchas veces se puede caer en una discusión falsa. Cuando sostenemos que existe un desarrollo deformado y con fundamentos débiles, y que la salida del excedente es causa y expresión de ello, no estamos diciendo que no hubo en absoluto inversión. En los 2000 los niveles de inversión se recuperaron con respecto a la gran crisis de 2001-2, e incluso fueron un poco superiores a los promedios de los años noventa. Pero la inversión no cambió cualitativamente con respecto a los 90. En el siguiente gráfico vemos la inversión (incluye construcción e inversión en equipos) en términos del PBI.


En el siguiente mostramos la evolución de la participación de la inversión en equipos.


Aquí, la participación de la construcción en el PBI. La construcción residencial no aumenta la capacidad productiva del país; en términos marxistas, es gasto de renta, esto es, de bienes de consumo.


La relatividad del cambio en los 2000 con respecto a la década menemista está determinada por el hecho de que en los años 90 hubo inversión productiva. Hay que mantener una perspectiva de largo plazo para entender dónde estamos parados. La imagen de una oposición absoluta entre el “modelo parasitario financiero” de los 90 y el “productivo e inclusivo” desde el 2003, no resiste el análisis. La realidad es que entre 1990 y el primer trimestre de 1998 la inversión bruta interna fija aumentó un 190%; la inversión en construcción 117,2%; la realizada en equipo durable de producción aumentó casi el 330%. En ese período el PBI aumentó 50,4% y la relación IBIF/PBI pasó de un mínimo de 13,2% en 1990 al máximo de 25,6% en el tercer trimestre de 1998. Entre 1990 y 1998 la inversión en equipos y maquinaria (bienes de capital) importados creció en casi 14 veces, pasando de ser el 8,7% de la IBIF al 41% en el primer trimestre de 1998. Todos los datos los tomo de Kulfas y Hecker (1998), una fuente que debería ser insospechada de estar bajo las influencias del grupo Clarín y del “establishment destituyente”; Matías Kulfas actualmente es gerente general del Banco Central y preside AEDA, una institución defensora de las políticas oficiales. En la década menemista no solo se destruyeron empresas, también se modernizó el stock de capital, y aumentó la productividad. El apoyo de la burguesía argentina a las políticas de Menem-Cavallo encuentra su explicación última en estas evoluciones. Por eso también Kulfas y Hecker consideraban positivas las privatizaciones. Pero aunque en los 90 aumentó la inversión con relación a los 80 (que fueron de estancamiento), no cambió estructuralmente la economía argentina. Algo similar ocurre en los 2000: aumentó la inversión con respecto a los 90, aunque tampoco se modificaron de manera sustancial el rasgo que define a un capitalismo atrasado y dependiente: el desarrollo desigual y desarticulado, y sustentado en escasa tecnología. Precisemos todavía que la inversión de los 90 jugó un rol no desdeñable en la recuperación a partir de 2002. El gobierno de Duhalde, y luego Kirchner, heredaron un aparato productivo modernizado con relación a los 80.

Ver también:
- Economía argentina, coyuntura y largo plazo (Parte I)
http://www.argenpress.info/2012/09/economia-argentina-coyuntura-y-largo.html

Textos citados:
Kaldor, N. (1963): Ensayos sobre desarrollo económico, México, CEMLA.
Kulfas, M. y E. Hecker (1998): “La inversión extranjera en la Argentina de los años '90. Tendencias y perspectivas”, Estudios de la Economía Real, Nº 10, octubre, Centro de Estudios para la Producción.
Marx, K. (1999): El Capital, México, Siglo XXI.

Notas:
1) Para una discusión, ver
http://rolandoastarita.wordpress.com/2011/08/30/ley-de-say-marx-y-las-crisis-capitalistas/

Ver texto completo...

Argentina: El costo ambiental de "sacarle jugo a las piedras"

Diego Urretabizkaya

El viernes 24 de agosto, el Gerente de YPF Miguel Galuccio y los representantes de Chevron informaron un acuerdo de alianza entre las empresas YPF y Chevron, para el desarrollo de la extracción de petróleo y gas no convencional en la formación Vaca Muerta, de Neuquén.

“El éxito de YPF es el éxito de la industria”, dijo Moshiri, representante de Chevron para América Latina y África y sostuvo que “el no convencional puede revolucionar el paradigma energético en Argentina”.

Por su parte Galuccio destacó que Chevron es un líder a nivel mundial y con un expertise único en proyectos de recuperación terciaria y shale, y que “entiende y apuesta por América Latina”.

Teniendo en cuenta la discusión que ya se instala en el país, pero sobre todo en Neuquén sobre los métodos de explotación “No Convencionales” , con una evidente decisión del gobierno nacional y también del provincial de realizarlo a cualquier costo, aun a costa de la destrucción de gran parte del territorio neuquino, del consumo para estos emprendimientos de cifras inauditas de agua, de contaminación mediante químicos utilizados en las perforaciones de los acuíferos, de la desertificación ocasionada, entre otros tantos males, lo mínimo que se debería hacer es un estudio de los resultados de la empresa en otros países a fin de verificar las pautas de “buen cumplimiento”.

Antecedentes cercanos

Sin grandes inconvenientes podemos verificar la lista de crímenes que, durante 26 años, con más de 30 mil demandantes, llevó a la condena de la justicia ecuatoriana a la petrolera Chevron, adquiriente de la empresa TEXACO en un proceso que continúa en la Amazonia ecuatoriana.

La justicia ecuatoriana reconoció que la transnacional norteamericana Chevron es culpable de contaminación a niveles homicidas, con títulos que asustarían a cualquiera.

Allí se explotó durante 26 años una concesión de alrededor de un millón de hectáreas de la Amazonía ecuatoriana, y ocasionó un desastre ecológico considerado por expertos 10 veces superior al derrame en el Golfo de México.

Chevron-Texaco pretende considerar para Ecuador una norma de 10 mil partes por metro cúbico para TPHÂs (grupo de tóxicos que pueden causar enfermedades y muerte) es decir, 100 veces más peligrosa para la salud humana que lo aceptado por ley en su propio país, menospreciando con ello la vida de los ecuatorianos.

Según cifras oficiales, la tasa de leucemia en la zona donde operó es tres veces más alta en niños de cero a cuatro años que en cualquier otra zona del país.

La tasa de cáncer es 150 por ciento más alta, la tasa de abortos espontáneos 2.5 veces más alta, y se presentan en ese amplio territorio de explotación petrolera altas tasas de morbilidad, problemas respiratorios, digestivos y afecciones de la piel.

Las causas son evidentes. Se estima que se "ahorró" 4.5 mil millones de dólares de la época, al descargar tóxicos en lagunas superficiales en vez de inyectarlos a las profundidades de los pozos, como está establecido en su país.

Ello se refleja en que el 98 por ciento de las muestras del agua que toman las comunidades indígenas de ese sector amazónico muestran niveles de contaminación y toxicidad que sobrepasan el límite aceptable para la salud humana.

La biodiversidad, principal riqueza natural de la Amazonía, por lo cual es considerada uno de los pulmones del planeta, resultó seriamente afectada también al contaminar los principales cuerpos hídricos de la región nororiental de Ecuador que cruzan por ella.

La empresa operó durante 26 años 356 pozos de petróleo en esa amplia zona, y junto a cada uno de ellos construyó fosas que utilizaba como "piscinas" sin revestimiento, al aire libre, para depositar los desechos tóxicos, todo lo cual pasaba al subsuelo.

También explotó 22 estaciones de producción donde el petróleo crudo y el agua de producción fueron vertidas directamente en arroyos, ríos y pantanos cercanos sin ningún tratamiento previo.

En Neuquén

Vaca Muerta es una formación geológica que cubre aproximadamente 30 mil km2 y constituye la roca madre más importante de la cuenca neuquina, ocupando 1/3 de la superficie de la provincia.

El descubrimiento del shale oíl y del shale gas no es ninguna novedad.

Hace alrededor de cuatro décadas que YPF exploró, descubrió y explotó, de manera convencional, según la tecnología disponible en ese tiempo, el yacimiento de Loma La Lata y desde entonces se supo de la existencia de la formación de Vaca Muerta rica en roca madre, tal como se la denominaba en esa época.

Si tenemos en cuenta que según la empresa se perforarán 1.000 pozos en 2013, se estaría hablando de 30 mil millones de litros de agua para semejante explotación y de 424 millones de kilos de químicos tóxicos, los cuales sin lugar a dudas ponen en serio riesgo a la población neuquina.

Cada fractura demanda 30 millones de litros de agua dulce en una provincia que todavía no ha podido garantizar la provisión de agua a la totalidad de su población y 424 mil kilos de químicos tóxicos tales como arsénico, mercurio y ácido fluorhídrico, uranio, radio, radón, entre otros.

Un informe del Observatorio de los Derechos de los Pueblos Indígenas y Campesinos muestra como en la localidad de Añelo, a cien kilómetros de la ciudad de Neuquén, la Policía Federal y la Corte Suprema certificaron que los habitantes del lugar (explotado por Repsol YPF) “presentan medidas alarmantes de mercurio, cromo y plomo en sangre”.

Además de Repsol, las demandas alcanzan también a las empresas Pan American, Chevron, Total Austral y Medanito. En total son 18 las implicadas en las denuncias.

Hay que tener en cuenta que semejante desastre fue realizado por explotación petrolera convencional, la cual utiliza una cantidad de agua notablemente inferior, razón por la cual sería imposible de calcular hoy el desastre medioambiental a futuro.

En el mundo

En Francia se prohibió la técnica del fracking para la extracción de hidrocarburos al igual que Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá, Suiza, Australia y Sudáfrica.

Entre enero del 2003 y marzo del 2008 se registraron en el Estado de Colorado, en Estados Unidos, 1.549 incidentes por fugas de las cuales aproximadamente el 20% contaminaron aguas subterráneas.

En Inglaterra la empresa Cuadrilla Resources ha paralizado sus perforaciones debido a la posible relación con dos pequeños terremotos sucedidos en la zona.

Los 7 países que suspendieron la actividad esperarán hasta que la Agencia de Protección Ambiental de EEUU publique los resultados de los estudios sobre la actividad en el 2014.

Mientras tanto en Argentina, se aceleran los procesos para realizar este tipo de extracciones (ya han comenzado), funcionarios nacionales y el mismo gobernador de Neuquén viajan por el mundo para conseguir socios que aporten capitales, recurriendo a las mismas empresas que ya han sido condenadas por temerarios daños ambientales, de los mismos países que prohíben este tipo de explotaciones. Como suele suceder en la provincia de Neuquén los negocios, “tienen olor a petróleo”.

¿Qué es la explotación de hidrocarburos no convencional?

Los hidrocarburos convencionales como los hemos conocido siempre se encuentran alojados en reservorios de fácil extracción. La productividad de los mismos es natural ya que cuando se perfora la capa, el petróleo y gas fluyen por el pozo.

Los hidrocarburos no convencionales se encuentran dentro de la roca en poros muchísimo más pequeños. En estos casos la productividad no es normal ya que el petróleo y gas no pueden fluir hacia el pozo.

El término SHALE se refiere a una amplia gama de rocas ricas en hidrocarburos, retenidos en ella, como el SHALE GAS que contiene gas natural y SHALE OIL que contiene petróleo.

Para que este tipo de rocas tan compactas (Shale) permitan el fluir de gas o petróleo se necesita fracturar la roca madre con enormes cantidades de agua, arenas y compuestos químicos a muy alta presión. Esta tecnología se denomina fractura hidráulica o hidrofractura y, literalmente es “sacarle el jugo a las piedras”.

Un pozo convencional utilizaba aproximadamente 75 mil litros de agua dulce, mientras un pozo no convencional puede demandar entre 30 y 40 millones de litros de agua.

El 2% de esa agua inyectada son productos químicos, algunos de ellos altamente contaminantes y otros desconocidos por “secreto industrial”.

El 50 % del agua y químicos inyectada regresa altamente contaminada a la superficie durante la etapa de producción. También podría fluir naturalmente, encontrando a su paso napas de agua las cuales serían contaminadas como ya sucedió en Estados Unidos.

Cada perforación simple de Shale gas genera unos 160 m3 de recortes de roca. Para una disposición mínima de 7 pozos en 259 ha. se acumularían cerca de 1.120 m3 de roca que contienen material radioactivo, metales pesados y químicos altamente tóxicos.

Mientras un pozo convencional requiere de unos 300 viajes de camión para traslado de materiales un pozo no convencional necesitaría unos 1.900 viajes. Para una disposición de 6 – 8 pozos simples sumaría unos 13.000 viajes de camiones por rutas locales con lo que ello implica: destrucción de rutas, disturbios y accidentes, material volátil, riesgo de derrame, entre otros riesgos.

Diego Urretabizkaya es Secretario de Comunicación y Difusión de la CTA Neuquén.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La cama de Irigoyen

Jorge Yabkowski (FESPROSA)

La Presidenta Cristina Fernández dijo anteayer en su discurso ante los industriales lo siguiente: "Y con respecto a las restricciones, también mucho mito urbano con esto de las restricciones".

"Lo mismo sucede con los medicamentos, saben perfectamente todos los laboratorios presentes que también quiero reconocer el esfuerzo de otro empresario como Sigman que hoy lo señalaba que también inauguramos hace muy poco tiempo la primera fábrica que produce anticuerpos monoclonales que son insumos básicos para la producción de remedios oncológicos.

Nosotros los argentinos tenemos que disponer solamente, que son los insumos básicos para productos oncológicos, como cáncer de colon, cáncer de mama, y otros tipos de oncología, 225 millones de dólares anuales para pagar esas importaciones. Si no tenemos esos 225 millones de dólares para pagar esas importaciones, no podemos producir remedios en el país para los enfermos oncológicos. Lo mismo pasa en el caso del HIV y lo mismo pasa en el caso de hemofílicos donde los insumos básicos todavía tenemos que seguir importándolos.

Y realmente cuando uno escucha que pasa tal cosa y pasa tal otra y en realidad nunca encuentran ni se identifica a la persona que no pudo atenderse, que no pudo ser operada o que le pasó algo.

La verdad es que hay también muchas veces cuando uno...esto me hace acordar cuando uno iba a un negocio y buscaba algo y decía "no, eso ya no se fabrica más". No era que no se fabricaba más, era que el comerciante no lo tenía o no le había pagado al laboratorio o no lo tenía en la fábrica o tenía problemas comerciales, que es lo que está pasando en muchas de las tan mentadas restricciones en las importaciones.

Sería casi absurdo pensar que este Gobierno, que ha hecho lo que ha hecho en materia de inclusión social, negara o que hubiera restricciones a la importación de medicamentos básicos para la salud, además de constituir un escándalo y que la gente estuviera por la calle diciendo cualquier cosa".

¿Cuál es la verdad?

Que los insumos faltan. Que no hay jeringas y agujas, que falta algodón, que no hay llaves de tres vías, que hay escasez de insumos para la alta complejidad cardiológica o traumatológica, que faltan guantes de latex. Que en Santa Cruz se suspendieron estudios radiológicos programados, que los directores de los 77 hospitales bonaerenses recibieron la orden de cerrar la atención programada y reservar los insumos para la urgencia, que faltan insumos odontológicos y de anestesia. El hecho de que parte de esta situación se deba a las restricciones presupuestarias del sistema público no la exime de su responsabilidad, más bien la agrava.

Puede ser que en el Hospital Privado donde se atiende la familia Kirchner tengan de todo. Que Moreno y los chicos de la Cámpora le armen la cama de Irigoyen, donde no falta nada. Por algo cerraron la Unidad Presidencial del Argerich y Máximo Kirchner no quiso internarse en el Hospital de Río Gallegos.

Las mentiras, aún por cadena nacional y en boca de la Presidenta, siguen siendo eso, mentiras.

Jorge Yabkowski es Secretario de Salud Laboral de la CTA. Presidente de la Federación de Asociaciones Sindicales de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Alguna vez serán cadena

Silvana Melo (APE)

Hay florecitas silvestres que se empeñan en nacer en el polvillo humeante de las ruinas.

“Bancos y empresas nunca ganaron tanta plata como con este gobierno”. (Cadena nacional, 2 de agosto de 2012).

Los niños rotos que van creciendo despacito, asomando por las grietas del derrumbe, no han tenido la suerte de ser banco o empresa.

Florecitas silvestres, se encienden con el sol. Y por las noches se rinden en las estaciones.

En cualquier rincón hay un televisor listo para entrar en cadena.

En Salta, en Formosa, en Corrientes, en Santiago. Donde los pibes se mueren, se matan o languidecen. En el Alto de Bariloche, donde la nieve es festiva y letal. Donde no alcanza la leña y el cuerpo no se entibia así no más. Donde la vida visible es de chocolate y esquí. Y la invisible de madera y cartón en la ventisca. A los pibes condenados del Alto se los mata por la espalda. A los del barrio Solidaridad de Salta los tortura la policía o les teme el remisero que les clava un punzón en el costado. O se mueren porque bajan de los cerros y no hay hospital que los reciba. En Corrientes o Entre Ríos las nenas son puestas a parir a los diez años. En Misiones y en Formosa el hierro y el calcio no alcanzan para formar huesitos fuertes. Los pibes son flacos y petisos. Y no alcanzan a entender todo lo que habría que entender. En las piezas de los hoteles donde se apilan los desalojados. En las villas del sur del conurbano donde les ponen paco en la puerta de lona de sus casas. Terrones de azúcar para la aniquilación.

Pena de muerte para cualquier rebeldía. En todos lados hay un televisor listo para entrar en cadena.

En los barrios populares. En los asentamientos donde los padres y madres de los niños rotos, sobrevivientes del exilio en su propia tierra, niños rotos ayer, matan, se matan y mueren. Luchan por la sobrevida muchos. Con sus criaturas debajo de las alas. Se convierten en monstruos otros. Son lo que pueden ser. Porque no les tocó ser banco o empresa.

En Salta, en Formosa, en Santiago. En Tucumán, donde el gobernador desmiente la desnutrición midiendo el talle de los guardapolvos. En Bariloche. En San Juan, en Catamarca, en La Rioja, donde los niños toman agua con cianuro en las cercanías de Veladero, de la Alumbrera, de la Barrick. En Corrientes, donde José y Nicolás murieron bajo la lluvia de endosulfán. En Lugano, en Retiro. En las casitas de todos los arrabales. Siempre hay un televisor listo para entrar en cadena.

Millones de anónimos se amuchan alrededor de la pantalla cuadrada que muestra cómo es la vida que dicen que es la verdadera. Y no la suya, que no es porque no está. Porque no se ve. El noticiero suele ser un replicante de la muerte. Después, el desfile bizarro de ricos en decadencia, mujeres con cuerpos inalcanzables, en denigración y ridículo, batallas de otros mundos, brillos y gestos prostibularios. O historias soñadas en capítulos. De amores que mueren y reviven, de bellos y bellas que viven en casas con baños relucientes. Con los que se juega a vivir otras vidas, desde los confines y desde los destierros.

Y de pronto el televisor entra en cadena. Flamea la bandera y suena una voz destemplada que anuncia la irrupción presidencial. Y entonces les habla. Durante una hora. Una hora y más. Les habla de paraísos que desconocen. De números macro sublimes. De una industria nacional descollante. La acompañan gentes que ellos, por lo general, desconocen. Ella los llama por sus nombres. Gerardo, le dice al sindicalista de la construcción que está acusado de informar al ejército del genocidio sobre las rebeldías de sus compañeros. Osvaldo, le dice al empresario Cornide, que llevó flores al mausoleo de Néstor pero también saludó la llegada al poder de Jorge Rafael Videla con una carta en los diarios, defendió a los dictadores, simpatizó con los carapintadas y le entregó una placa a Luis Abelardo Patti.

El televisor muestra brindis y alfombras rojas. Bancos y empresas nunca ganaron tanta plata como con este gobierno. Qué lástima que en el reparto caprichoso de la vida a tan pocos les tocó ser banco o empresa.

Muchos cayeron en el casillero de trabajadores. Muchos más en el de precarizados, en negro, tan lejos de la lucha por el mínimo no imponible.

Al resto le tocó ser paria.

La cadena encadena. Enlaza. No hay forma de zafar del paraíso recuperado que la imagen reparte en las casas de las esquinas más remotas.

En la Ciudad Autónoma hay barrios recoletos donde suenan cacerolas. No suenan por los niños rotos ni por sus padres quebrados ni por el hambre inexplicable en tiempos de commodities record, ni por los desalojados del agromodelo. Suenan contra la cadena.

En la Provincia los morosos que viven en los countries deben 145 millones de pesos de impuestos. A muchos de ellos les tocó ser banco o empresa.

Hay florecitas silvestres que se empeñan en nacer en el polvillo humeante de las ruinas.

Que no respirarán la salvación individual con el Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma y el gurú de nombre hindú. Que no serán jamás banco o empresa. Pero que alguna vez serán cadena.

Cadena infinita, hiedra de las paredes del mundo, multitud que cantará una sola canción. La del niño roto que una vez fue feliz.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Mineros: “a los muertos de la Barrick los cuentan del lado chileno”

Carlos Saglul (ACTA)

“Hay un debate pendiente, no sólo para los trabajadores privados sino para toda la Nación y es qué hacemos con la minería a cielo abierto”. De esta manera opinó José Leiva, secretario general de la Organización Sindical Mineros Argentinos (OSMA-CTA).

El dirigente sindical sanjuanino se refirió a las duras condiciones de explotación que sufren los trabajadores del sector y en especial en los establecimientos de Valedero, San Juan: “A los muertos de la Barrick, los cuentan del lado chileno”, dijo Leiva.

-¿Qué significación tiene para los mineros este encuentro del sábado organizado por la CTA?

Creo que era una necesidad que ya tiene su tiempo, y que las urgencias de momento hicieron ir dejando de lado. Para nosotros es importante no sólo coordinar acciones con el resto de los compañeros en lo que se refiere a la lucha gremial sino además poder definir el lugar de la minería a cielo abierto en el marco de un proyecto de desarrollo nacional.

Nosotros, los trabajadores, que también somos víctimas de este modelo, no estamos en contra de la minería, creemos que es posible preservar y multiplicar los puestos de trabajo, la riqueza de la Nación sin afectar al medio ambiente.

-Esto no tiene nada que ver con lo que plantea la Barrick Gold.

Obvio que no. Ellos nos dejan sólo migajas y se llevan hasta el último peso. Y no sólo la plata. La vitivinicultura, la frutihorticultura están afectadas hoy como muchas producciones regionales por la falta de nieve, es decir de agua. Los pozos de extracción de agua de una región seca como la nuestra están cerrados por falta de mantenimiento. Si el Gobierno cobrara lo que tiene que cobrar a las mineras y el dinero fuera donde tiene que ir, esos pozos estarían abiertos. Estos temas hay que discutir.

Ojo, no ignoro que ellos desarrollan establecimientos no contaminantes allí donde tienen más control del Estado, mientras aquí hacen lo que quieren y obtienen mayores ganancias.

-¿Cómo se desarrolla la organización gremial en el corazón de un monstruo como la Barrick, más poderoso aún que muchas naciones?

No es fácil. Un lugareño que con suerte estaba sacando dos mil pesos al mes pasa a cobrar entre 8 mil y 10 mil y entonces siente que ese es un buen sueldo. Hay que empezar por explicarle que lo que está dejando a cambio es la vida. No es poca cosa trabajar a cuatro mil metros de altura. Las enfermedades respiratorias se amplían, si sos hipertenso corrés serios riesgos trabajando a esa altura. Generalmente se ocultan los accidentes y las muertes.

–¿Hay alguna estadística?

Sólo del lado chileno. Los compañeros de los distintos sindicatos dicen que ya son 17 los muertos argentinos y chilenos en accidentes. Vengo de un congreso del lado de Chile y ahí te das cuenta lo que es la libertad sindical. Hay varios gremios pero todos están juntos a la hora de defender los intereses del obrero. En cambio, aquí donde quieren reconocer a un solo sindicato minero que no somos nosotros, ni los muertos cuentan. Nosotros los obligamos a sentarse a negociar sólo a fuerza de paros, de los que ya llevamos cinco.

Ni siquiera te hacen un chequeo o te toman la presión antes de subir. Si arriba tenés un infarto, ya es tarde. Es mi caso, los médicos me dicen que ya no podré seguir subiendo a la mina por mis problemas de salud.

-¿Eso implica que deja el gremio?

Mi lugar en el gremio es una decisión de los compañeros a los que obvio, jamás voy a dejar. Más allá de mi salud o de lo que decidan los compañeros, hay una cosa que no se puede poner en discusión porque es una opción de vida: jamás podría dejar la lucha por nuestra dignidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Alumno de Córdoba repudia manipulación K, no a Evita

Eduardo Salas (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

Grande, Walter.

Walter Domínguez, de 16 años, alumno de quinto año del Ipem Diego de Rojas de Villa General Belgrano (Córdoba), fue llevado con toda su escuela a una muestra itinerante sobre Eva Perón. La muestra está organizada por el gobierno nacional, recorre el país y fue presentada por el municipio local.

Finalizada la recorrida, Walter escribió en el libro de visitas su opinión sobre la muestra: “esto es un asco”.

En los días siguientes, los directivos de la escuela se lanzaron a una pesquisa inquisitorial para descubrir al autor del planteo. Cuando Walter se hizo cargo de lo que escribió, le pusieron diez amonestaciones con el alegato fascistizante de que, con su comentario, había “perjudicado a toda la escuela”. Esta es la gente que dice querer ‘empoderar’ con el derecho al voto a los jóvenes a partir de los 16 años. Si el voto no fuera secreto, el oficialismo advierte que podría llegar a ‘amonestar’ a una gran masa del electorado. Las autoridades de la escuela reemplazaron el “asco” del libro de visitas por un “¡Está muy bueno!” ¿Estos ‘pedagogos’ se habrán dado cuenta de que están incitando al disimulo y a la mentira como conducta personal y ciudadana?

Los padres de Walter reaccionaron frente a las amonestaciones, denunciando públicamente el hecho y exigiendo una rectificación por el abuso de autoridad que implica haber tachado la opinión escrita de su hijo. ¡Una conducta impresionante! La repercusión de la denuncia forzó una intervención del ministro de Educación provincial, quien dejó sin efecto las amonestaciones y pidió disculpas por la tachadura.

Frente a la requisitoria periodística, Walter declaró que el asco se lo provocó la manipulación de la muestra al servicio de las necesidades políticas de la Presidenta y que la expresión nada tenía que ver con la figura de Eva Perón. Además señaló que cuando manifestó, previamente, su deseo de no concurrir, las autoridades de la escuela le impusieron la asistencia con carácter obligatorio, con el argumento de que era parte del “trabajo curricular”. Según Camila Moreno, de cuarto año del mismo colegio: “a muchos no nos gustó ir, pero no dijimos nada” (La Voz, 5/9). Los compañeros de Walter manifestaron públicamente su solidaridad con él y repudiaron las amonestaciones y la censura a sus opiniones.

Estatización ideológica

La denuncia de los padres de Walter tuvo una cobertura importante por parte de la prensa y desató un debate inevitable.

Néstor Abramovich, director del Colegio de la Ciudad, dijo a Página/12 (4/9) que “a lo mejor esto tiene una cosa reactiva con el peronismo”, como si el peronismo fuera una cosa políticamente intocable o impune, luego de haber propiciado la formación de la Triple A, producido a un Menem o engendrado a un pagador serial de la deuda externa de la dictadura y del menemismo con los fondos de los jubilados. En la posición de Walter, de todos modos, no se insinuó nada de esto, sino simplemente el repudio a la estatización ideológica de la educación.

Pero así como abre una ventana, Página/12 cierra otra, pues omitió lo más importante: Walter denunció la obligatoriedad de concurrir a la muestra como una clara maniobra política a favor del gobierno. O sea que antes de recibir el beneficio del voto a los 16 años, Walter ya es censurado en su derecho a la libre expresión.

Para que el asco de Walter cobre una eficacia plena, es necesario que la juventud obrera, sin empleo, tercerizada, en negro y estudiosa se organice políticamente con las banderas del socialismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Jujuy: La Policía reprime a trabajadores estatales en marcha por aumento de salario

Marco Díaz Muñoz (COPENOA)

Fue el la jornada de ayer cuando la policía impidió ingresar a una marcha encabezada por trabajadores agrupados a la Asociación de Trabajadores del Estado, que solicitan aumento salaria ingresara a los alrededores de la casa de gobierno de la provincia de Jujuy.

Emitimos la cobertura realizada en la ciudad de San Salvador de Jujuy por el periodista Fernando Chaves, integrante del Colectivo periodístico del Norte Argentino.

El secretario general de ATE Jujuy Nando Acosta, fue entrevistado por el periodista Fernando Chaves.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...