martes, 18 de septiembre de 2012

El neoliberalismo canadiense en su apogeo

Mario R. Fernández (especial para ARGENPRESS.info)

Septiembre 3, 2012, un día asoleado, marchamos como muchos otros marcharon en diferentes ciudades de Canadá celebrando lo que en el mundo se celebra cada primero de mayo. El día del trabajo en Norteamerica se celebra no en una fecha fija sino el primer lunes del mes de septiembre y es un feriado federal.

No me malentiendan que en Canadá también algunos celebramos el Primero de Mayo, la fecha histórica de los trabajadores, lo celebramos como todo el mundo y con el resto del mundo -aquí se llama May-Day-, pero quienes salimos a celebrarlo somos quienes nos identificamos con la izquierda y con la historia de luchas de los trabajadores. Para Canadá, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, y quizás para otros, el Primero de Mayo vendría a ser algo así como una “celebración comunista.” Pero como la apatía es reina y señora en este territorio, y cualquier feriado no es más que un día más para salir a consumir, imagino que para la mayoría de los canadienses todo el dilema de cómo y cuándo celebrar el DIA DE LOS TRABAJADORES es invisible. De todas formas, la realidad económica encuentra la manera de llamar a la puerta. Entonces, ese Canadá que de lejos pareciera ser la excepción por no ser afectado por las contradicciones y crisis que vive el mundo, se ve de cerca como no excepcional y afectado.
En verano pareciera que la política (o politiquería) canadiense se calma y entonces la Falsimedia gira su foco y se dedica a prestarle atención a otros asuntos, se habla por ejemplo de la “decepción del asunto Siria” -que se traduce en que Canadá que se ha estado preparando para participar en un ataque aéreo a ese país y en una carnicería humana más, como la de Libia donde Canadá fue responsable del 10 por ciento de las incursiones y bombardeos a pueblos y ciudades del país o la de Yugoslavia, siente que lo ha hecho en vano. O el otro tema de la Falsimedia canadiense, la creciente parodia politiquera de los Estados Unidos, donde republicanos y demócratas se prestas a jugar como si fueran los antiguos griegos pero con argumentos totalmente surreales. Y mientras ruge el surrealismo al sur de este país el gobierno federal conservador canadiense continúa callado, pero efectivamente, imponiendo su agenda neoliberal sin que nadie lo cuestione. Y esto por haber logrado su mayoría en mayo del 2011 gracias a un sistema electoral que le entrega todo al ganador y a una participación electoral bastante menguada (sufragaron sólo el 61 por ciento de los capacitados para sufragar). Hoy, el Primer Ministro Stephen Harper y su gobierno tienen capacidad real de implementar su agenda política completita, una agenda preocupante pero que no parece tener oposición; se trata de la profundización del neoliberalismo económico y del debilitamiento y desmantelamiento del Estado de Bienestar, que ha de dejarnos un Canadá irreconocible.

Casi todas las semanas el gobierno de Harper nos viene con alguna sorpresita contra una mayoría de canadienses pasivos o indiferentes. En lo que va de este año, pues el año pasado hubieron muchos cambios, sus ataques mayores han sido cambiar de 65 a 67 años la edad para calificar para la pensión de Seguridad de Vejez (Old Age Security); eliminar agencias de evaluación y protección del Medio Ambiente, transformar el Seguro de Empleo obligando a trabajadores y trabajadoras a aceptar cualquier oferta laboral en cualquier lugar geográfico que se le presente; aprobar la ley C-38 que corta y reduce los mecanismos de supervisión de la Auditoria y elimina sus facultades de examinar las prácticas de agencias fundamentales (como la inspección de los alimentos, en manos de la CFIA -una agencia cuya eliminación ha ahorrado unos 56 millones al presupuesto pero que aumenta el riesgo para la salud de la población); terminar con laboratorios federales y fondos a la investigación excepto aquellos que tienen implicación corporativa y comercial; reducir la protección a los peces de aguas dulces y marítimas -en tiempos de ecosistemas colapsados o por colapsar en aguas canadienses o relevantes para Canadá, por lo que 80 por ciento de las 71 especies de aguas dulces que están riesgo de extinción perderán toda protección.

Además de todo lo anterior el gobierno ha dejado este año vulnerable también a parques nacionales y lugares históricos que estaban protegidos por “Parks Canada” y terminado, eliminado o limitado el acceso y los servicios vitales a estos lugares, además de que ha perjudicado seriamente la investigación arqueológica. Por otra parte, el Primer Ministro ha inaugurado un nuevo parque nacional en el norte del país pero lo ha hecho para facilitar el acceso a la explotación de recursos naturales, un agravio a la filosofía que guía la conservación de un territorio. Este gobierno ha eliminado fondos para programas como “Community Access Program,” que facilita el acceso al Internet en bibliotecas públicas y centros comunitarios usados principalmente por personas de bajos ingresos y de la tercera edad, y ha eliminado programas del departamento de Bibliotecas y Archivos de Canadá y quitado poder al Centro Nacional de Energía (NEB) en decisiones y aprobaciones que tienen que ver con la participación ciudadana sobre proyectos energéticos.

El Primer Ministro y su Partido Conservador llevan adelante un gobierno neoliberal que es incondicional a la política exterior de los Estados Unidos -algo que afecta también a la totalidad de los gobiernos europeos y latinoamericanos con la sola excepción de los gobiernos del ALBA. El neoliberalismo se refleja muy claramente en su política interna, en donde su compromiso con la gran empresa garantiza a los más ricos un espacio para saquear y explotar al país y sus habitantes. Para facilitar que este saqueo continúe el gobierno favorece, y garantiza, una total desregulación, eliminando cualquier barrera, la máxima privatización, la reducción de beneficios sociales y el desmantelamiento del Estado de Bienestar, la reducción de los impuestos a las grandes empresas y a los más ricos y una guerra frontal contra organizaciones laborales y de defensa de derechos básicos.

Aunque el gobierno cuenta con el total apoyo de la Falsimedia canadiense en la tarea de deteriorar el poder de los sindicatos no le ha sido tan fácil como en Estados Unidos -allí solo del 11,8 por ciento de la fuerza laboral y el 37 por ciento de los empleados públicos y el 7 por ciento de los privados están sindicalizados mientras que en Canadá el 30 por ciento de la fuerza laboral está sindicalizada (el 71 por ciento en el empleo público y el 16 por ciento en el privado). Pero no por ello, ha cejado en su esfuerzo y como estrategia anti-sindical las empresas y este gobierno han incrementado sus “relaciones públicas,” arma sicológica que usan continuamente para deteriorar el prestigio de las organizaciones sindicales. Traen además miles de trabajadores y trabajadoras temporales foráneos con el fin de debilitarlas. Aún hay regulaciones y leyes que favorecen los derechos sindicales y estas tienen intención de cambiarlas desde el poder legislativo, por ejemplo con propuestas parlamentarias del gobierno principalmente para los sindicalizados de los servicios del gobierno federal en que los miembros podrían optar por no pagar sus cuotas de membresía (“right-to-work”) para eliminar al sindicato, esto ya fue implantado hace años en 20 estados de los Estados Unidos y ha tenido terribles consecuencias para los trabajadores organizados.

Hay muchos ataques más en la carpeta de la agenda del gobierno de Harper, algunos de estos muy ocultos y otros que ya dan señas de lo que continuarán tratando de imponer en los próximos tres años, por ejemplo el cambio en el sistema de salud pública que es gratis, único y universal y que no debemos olvidar el mismo Primer Ministro trató de destruir cuando fuera Director Ejecutivo, entre 1998-2002, de la Coalición Nacional Ciudadana (National Citizen Coalition) organización corporativa con la tarea específica de crear el ambiente necesario para terminar con la Salud Pública. O en la sugerencias de implantar el impuesto al valor agregado del 5 por ciento a alimentos, medicamentos y otros servicios hoy exentos de este gravamen. Muchos de estos cambios puede se implementen a través del mecanismo de las remesas de fondos del gobierno federal a los gobiernos provinciales.

La Falsimedia presenta a Canadá en lo económico como salvado de las aguas, pero los indicadores muestran un déficit presupuestario federal para este año de aproximadamente 23,500 millones de dólares y una deuda nacional o pública del gobierno federal de 586 mil millones de dólares, a la que si le agregamos las deudas provinciales asciende a 1,1 billones de dólares, o al 84 por ciento del PIB del país. El desempleo es de 7,3 por ciento considerando que incluye solo a quienes reciben el seguro de desempleo, pero hay millones que trabajan media jornada o menos generalmente ganando sueldos muy cercanos al salario mínimo y que hay una inflación oficial de cerca del 2 por ciento que más bien parece una cifra estimada muy por debajo de la real inflación pues han subido los precios de muchos alimentos básicos y del combustible entre un 20 ó 30 por ciento anual.
Es posible que la economía canadiense crezca en menos del 2 por ciento este año, incluso según Moody´s Analytics hay posibilidades serias de entrar a un periodo recesivo a fin de este año o principios del 2013, considerando que la deuda personal en Canadá es alta -del 152 por ciento de las entradas disponibles y que ha venido creciendo desde la recesión del 2008 cuando equivalía al 130 por ciento de las entradas disponibles. El gobernador del Banco Central de Canadá, James Carney, ha identificado el nivel de endeudamiento de los canadienses como peligroso y al precio de las viviendas en muchas ciudades canadienses como inflados. Pero es el Banco Central el que mantiene los intereses al 1 por ciento desde el 2008 y con ello ha venido dándole nuevo impulso al endeudamiento, que es facilitado además por una ideología dominante altamente consumista -todo el que tiene un trabajo estable se endeuda previendo que los intereses bancarios han de continuar eternamente bajos, mentalidad que alimentó las burbujas que precipitaron la crisis del 2008.

Los bajos intereses bancarios han perjudicado enormemente a quienes no tienen un fondo de pensión (que es el 50 por ciento de la población) resultado de un contrato colectivo o por haber trabajado en una empresa con buenos beneficios, o sea quienes cuentan con la pensión federal y la de vejez, generalmente bajas, se han refugiado en planes de ahorro en instituciones financieras para retirarse y temen invertir en riesgosas y especulativas aventuras de la bolsa. Estas personas requieren intereses bancarios a un mínimo del 5 por ciento de interés anual para defenderse de la inflación y que sus ahorros les aseguren alguna entrada. Lo paradojal es que las personas mayores de 65 años que se retiran y su pensión no llega a 1300 dólares al mes, reciben suplementos del gobierno para asegurarles que no viven en la pobreza, mientras que aquellos que tienen ahorros los ven desaparecer comidos por la inflación y debido a los bajos intereses bancarios que se les pagan por sus ahorros, mientras que los bancos y los ricos siguen enriqueciéndose. O sea todos les pagamos las ganancias a los bancos privados y a los más ricos -hayamos ahorrado dinero o no, mientras ellos se dedican a enriquecerse robándonos con sus actividades especulativas y nosotros a pagarles las deudas por las especulaciones que les han salido mal.

Lo que no dice el Banco Central ni los servicios financieros es que no hay cambios en el estancamiento económico en Estados Unidos hacia donde van el 75 por ciento de las exportaciones canadienses, ni hablan de la baja en Europa y Asia principalmente en la industria minera (con la excepción del petróleo y del gas no procesados) y forestal que junto con la agricultura y la energía son el 58 por ciento de las exportaciones canadienses. Canadá ha comenzado a tener serias dificultades en su economía de explotación de recursos naturales desde ya hace más de una década, por ejemplo han cerrado más de 30 plantas de papel fino en los últimos años, y la baja demanda y la crecida competencia con nuevas minas y plantas procesadoras de madera y pulpa de papel en el Tercer Mundo (que a veces son propiedad de los mismos propietarios que acá y que antes de cerrar sus industrias esquilman a los gobiernos provinciales canadienses con subsidios con el supuesto de mantener los trabajos y luego cierran igual para irse al Tercer Mundo).

En Nova Scotia, por ejemplo, contratistas y pequeños industriales forestales presentaron un proyecto al gobierno provincial al tiempo del cierre de Bowater este año para utilizar las 200 mil hectáreas de bosques que dejo de explotar la papelera y que son del gobierno en pago de los grandes subsidios que Bowater recibiera el último año, y en su proyecto plantean que esta riqueza sea administrada para su protección ecológica por el gobierno y distribuida a pequeños empresarios para un mercado regional. El gobierno provincial neoliberal del social-demócrata NDP sin embargo se ha negado a aceptar el proyecto en espera de que venga otra multinacional a saquear estos recursos.

En América Latina como en Africa gobiernos oligárquicos trabajan en favor de las grandes corporaciones, abaratando sus costos de operación gracias a pagos de bajos salarios, impuestos de explotación muy reducidos o nulos y gracias a la no aplicación y a la no existencia de regulaciones ambientales mínimas. Las corporaciones se encuentran con buena acogida, bajos costos, externalización de costos ambientales y otros daños y abundancia de recursos de explotación -condiciones todas muy favorables.

Según datos oficiales hay en Canadá 3 millones y medio de canadienses que viven en la pobreza, un 12 por ciento de la población, y entre ellos el 15 por ciento de los niños del país. Hay además otro 15 por ciento de canadienses que bordea la pobreza, personas con trabajos temporales y salarios mínimos que sólo gracias al seguro de empleo y al acceso al crédito personal no son pobres. Mucho se habla de la decadencia de la clase media aunque esto no sea realmente cierto sino producto de la propaganda ideológica que ha llegado a hacer creer a la población que en Canadá el 80 por ciento de la población es clase media. La situación es más seria para los aborígenes (o Primera Nación) donde la pobreza alcanza al 25 por ciento, en una población de 1,2 millones que además sufre altos índices de enfermedades serias (diabetes, tuberculosis y cirrosis). “Health Canada” define el alcohol como un problema serio y que afecta al 73 por ciento de los aborígenes, las drogas que afectan a un 59 por ciento (uno en cinco adolescentes usa solventes) y la violencia familiar que afecta al 50 por ciento de esposas o convivientes (mucha de esta violencia termina en homicidio), desafíos mas allá de altos niveles de disfuncionalidad, implacable racismo que los aborígenes sufren por cientos de años.

¿Que posibilidades existen de terminar con el neoliberalismo en Canadá? Aparentemente ninguna por ahora. Los partidos políticos de oposición en el parlamento canadiense, el social-demócrata NDP que es la oposición oficial, el Liberal y dos pequeños partidos, el Bloque de Quebéc y el Partido Verde, de gobernar en lo económico no serían realmente diferentes del actual gobierno, quizás no tendrían la actitud odiosa de los conservadores, pero continuarían sus políticas. Algunos partidos, como el Partido Verde parecieran salvarse pero puede que eso sea sólo mientras son pequeños --en Alemania donde son grandes son totalmente neoliberales en sus políticas. Quizás en Québec haya esperanzas con la protesta multitudinaria de los estudiantes y el pequeño pero creciente partido de izquierda Québec solidaire (ver un interesante artículo sobre elecciones provinciales en Québec http://www.alainet.org/active/56714 ).

El pueblo canadiense en general no se preocupa y no participa en la vida política, por ello entiende poco lo que sucede, en esto Canadá no es único, es similar a los Estados Unidos y a otros, incluso aquellos que creemos con mayor nivel de conciencia crítica y entendimiento de que los ricos tiene prácticamente copado el aparato representativo. Países con serios problemas de desempleo y caída de sus ingresos como España, Grecia, Italia, Irlanda o Portugal, puede que si tuvieran mañana elecciones volvieran a elegir partidos neoliberales, sea de derecha o “progresistas” mientras la izquierda real no alcance al 10 o 12 por ciento del apoyo en las urnas - el caso notable de la izquierda fue Grecia pero igual la derecha ganó durante la última elección. Será quizás que nos hemos acostumbrado a convivir con “socialistas” neoliberales y reaccionarios o que hemos aceptado el surrealismo en la política como en Estados Unidos, o quizás que hemos perdido la conciencia histórica de lo que implica sufrir hambre y necesidad, la misma que siguen viviendo 2800 millones de seres humanos en el mundo que tienen que arreglárselas con menos de dos dólares diarios, muchos en los mal llamados países “emergentes” como India donde el 75 por ciento de su población vive en la miseria o las 60 mil personas que mueren de hambre todos los días. Hemos olvidado, porque no nos toca estar entre los 1200 millones sin alimentos suficientes para subsistir --70 por ciento de ellos mujeres y niños. Si estos números estuvieses permanentemente en nuestra conciencia seguramente encontraríamos la manera de defender los beneficios que hoy existen y quizás incluso de luchar por que se expandan a la humanidad toda. Mientras tanto la vida continúa y el tiempo pasa, pero no debemos olvidar que la historia nos demuestra que todo, absolutamente todo tiene su límite.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Un proceso esperanzador

Juan Diego García (especial para ARGENPRESS.info)

El acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC tiene en esta oportunidad mayor realismo que en procesos anteriores aunque persisten los obstáculos de siempre y siguen activas las fuerzas que se oponen a cualquier arreglo con el movimiento guerrillero.

Las medidas de mejora importante para la población de determinadas zonas rurales en las cuales las FARC tienen una presencia significativa no solamente son un alivio inmediato para los beneficiados sino que sienta un precedente positivo para su aplicación a otras zonas semejantes. Es posible -si es que existe voluntad política- que el gobierno mejore substancialmente el alcance y la aplicación de la llamada Ley de Tierras para la devolución de predios arrebatados a los campesinos (aproximadamente seis millones de hectáreas). No hay impedimentos mayores para que de una vez por todas se entreguen títulos de propiedad a los miles de familias campesinas que carecen de ellos (sobre todo, los colonos). Es igualmente cuestión de voluntad política - ya que el fin del conflicto libera ingentes recursos- adelantar programas de lucha contra la aguda pobreza de las zonas rurales del país (salud, educación, vivienda, crédito, infraestructuras, etc.). Indispensable es que el gobierno otorgue una función diferente a las fuerzas armadas de suerte que se elimine la actual confrontación entre éstas y la población rural, tan a menudo asumida como el “enemigo” a batir y que convierte a soldados y policías casi en una fuerza ocupante de territorio ajeno. Los incidentes del Cauca con los indígenas tienen sin duda sus peculiaridades pero manteniendo las diferencias este cuadro se repite en muchas zonas rurales. Naturalmente, el fin de los enfrentamientos bélicos en si mismo es ya una ganancia neta para quienes soportan lo más duro del conflicto, soldados y campesinos.

Las FARC (y el ELN que seguramente se unirá al proceso) tienen de esta forma ganancias netas y no es por azar aparece la cuestión agraria como el primer punto de la agenda. Pero el gobierno de Santos las tiene igualmente. Además de los réditos políticos que trae consigo alcanzar la paz para su reelección presidencial en 2014, el estado haría presencia efectiva, y por vez primera, en tantas zonas rurales en las cuales la población tan solo conoce de la autoridad su cara represiva. El gobierno tiene la gran oportunidad de emprender medidas claves para modernizar la actividad agropecuaria del país, siempre tan lastrada por el latifundio y la ilegalidad.

La segunda cuestión que otorga beneficios a las FARC tiene que ver con la reforma del sistema político-electoral del país. Los guerrilleros renuncian a la vía armada a cambio de la posibilidad cierta de participar plenamente en la vida política. En el fondo, se trata de una versión nueva del experimento de la Unión Patriótica, el partido mediante el cual esta guerrilla acudía a las vías legales para defender sus postulados políticos. El exterminio de casi cinco mil de sus miembros por parte de militares y paramilitares constituye un desafío para ambas partes. Para la insurgencia, porque de la seguridad efectiva de quienes dejen las armas depende todo; si las autoridades no están en condiciones de garantizar la vida de quien actúa pacíficamente, los insurgentes están en todo su derecho (reconocido inclusive por la legislación internacional) de alzarse en armas. Para Santos, que esta experiencia no se repita es un desafío enorme para el cual tiene que contar con el apoyo cierto de las fuerzas militares. Sin un compromiso firme de los cuarteles la palabra del presidente tiene poco valor. Pero si lo consigue, Santos habría dado un paso decisivo en el el proceso de hacer del aparato armado del estado un órgano de verdad sometido al poder civil y respetuoso de la legalidad vigente, tal como sucede en cualquier sociedad democrática en la cual los cuerpos armados son entes que acatan y no tienen otra función que ser garantes de la seguridad ciudadana y de la integridad territorial del país. No es pequeño el mérito de pasar a la historia nacional como el presidente que inició el proceso de la modernización real de Colombia. Santos y la clase dominante saben que el sistema político bipartidista ya no se sostiene y que es indispensable abrir espacios a la participación. Una país en el cual de forma sistemática no vota ni el 40% del electorado reclama sin duda reformas políticas de gran calado.

Ambas partes ganan entonces con este proceso de paz. Las FARC, a despecho de todo lo que se ha dicho de ellas (terroristas, narcotraficantes, violadores de derechos humanos, etc.) se sientan en la mesa de conversaciones de igual a igual con el estado, algo que de hecho significa su reconocimiento como fuerza política. En efecto, no vienen a la negociación a someterse sumisamente al gobierno; en todo caso, se someten al estado siempre y cuando éste asuma la reforma de aspectos nada desdeñables como los ya señalados de la cuestión agraria y el régimen político, creando la oportunidad efectiva de participación como es usual en cualquier democracia moderna. Las FARC no renuncian a su ideario; sencillamente aceptan someterlo a la consideración de la ciudadanía para que sea ésta la que decida hasta dónde y cómo ha de transformarse el país. Tampoco Santos renuncia a sus proyectos, los mismos de la clase dominante que constituye su respaldo natural. El presidente colombiano es un genuino representante de esa clase y de sus intereses y nada le obliga a renunciar a ellos. Lo acordado sencillamente significa alcanzar unas reglas de juego político y social nuevas, en las cuales se respete la decisión mayoritaria de la población.

Por supuesto, no solo ganan Santos y las FARC. Fundamentalmente gana el pueblo colombiano, sometido durante sus doscientos años de vida republicana a la guerra permanente, a la pérdida de generaciones enteras y de recursos ingentes, incinerados en la hoguera de la confrontación. Para nadie es un secreto que utilizar formas de “acumulación primitiva” de capital de forma permanente (que no otra cosa se esconde tras estas guerras) pone en riesgo al sistema elevando las tensiones a niveles insoportables y acrecentando los peligros de la revolución social. Esta es sin duda una consideración clave en la decisión del gobierno y de la clase dominante al poner fin a la confrontación con el movimiento guerrillero, aún a sabiendas de la necesidad de hacer ciertas concesiones.

Naturalmente, el gobierno intentará que tales concesiones sean las menos posibles y que su alcance sea limitado. Desde ya se moviliza para hacer que sus planteamientos reciban el mayor apoyo posible por parte de la ciudadanía (y de paso aislar a la extrema derecha que se opone al proceso de paz). Por su parte, las FARC intentarán llegar lo más lejos posible en sus exigencias para satisfacer no solo a sus propias filas sino al mayor número de colectivos sociales. Ambas partes van a buscar la movilización popular e intentar llenar las plazas públicas en apoyo de sus propuestas. El gobierno tiene ingentes recursos materiales y cuenta además con el manifiesto deseo de la inmensa mayoría de poner fin al conflicto. Las FARC tienen a su favor la innegable coincidencia general de sus propuestas con las reivindicaciones de amplios colectivos que exigen tierra, vivienda, empleo, salarios dignos y la solución pacífica de los conflictos sociales.

Cada una de las partes buscará entonces por todos los medios ganar el apoyo de la opinión ciudadana. Sin ese apoyo, sin la participación más amplia posible de la sociedad, sin hacer desde ya real una nueva manera de hacer política en el país, es casi seguro que los avances serán nimios y las posibilidades de un nuevo fracaso están garantizadas. Dentro de la indispensable discreción que exige este tipo de procesos cabe perfectamente el más amplio debate de las exigencias populares, muchas de las cuales están estrechamente vinculadas con las causas históricas del alzamiento armado. La cuestión agraria y la naturaleza del sistema político, seguramente las más importantes para empezar. Por eso parece muy sensato comenzar por ellas. En particular, la reforma del sistema político, pues de esta manera se crean las condiciones básicas para asegurar el funcionamiento normal de un orden civilizado y moderno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sonamo´ … los cacerolazos

Daniel Cadabón (especial para ARGENPRESS.info)

De acuerdo a algunas interpretaciones interesadas, el jueves 13 de setiembre se ha transformado en un momento histórico que tiene un sabor concluyente; en auxilio a esta conclusión fatídica, personajes de laya pulcra se han visto en la necesidad de transitar el complejo campo de las comparaciones. Se sabe, que si uno compara un momento iniciático e incierto en su desenlace futuro con otro pasado, y que por eso mismo ha perdido su carácter oscuro, se gana en certeza y se le da una orientación general a la opinión pública, con lo cual no sólo se legaliza la acción sino que se evitan mayores comentarios “esto es como cuando…las cacerolas hicieron ruido en 2001”.

Pareciera entonces que la acumulación de palabras dichas sobre las jornadas coronadas con el vuelo de un helicóptero, más de 30 cadáveres y cinco apresurados cambios en el ejecutivo, cobraran de golpe un metálico sentido distinto al que traían las mareas combativas de diciembre de 2001 a julio-agosto de 2002.

El dramatismo que convocaban las oleadas de movilizaciones en aquellos meses; las caídas presidenciales; los escraches públicos a funcionarios y diputados de todos los partidos burgueses, que no podían ver el sol de ese caliente verano; la unidad lograda entre las caras tiznadas con el calor del caucho quemado y las vecinas y vecinos que reacomodaban sus neuronas para analizar el rol de los banqueros, de sus representantes políticos, de los legisladores y gobernadores que abandonaban sus cargos como ratas que dejan el barco ante la inminente desolación del naufragio, podría servir de desmentida a cualquier cálculo comparativo.

En 2001, mientras las masas de jóvenes estudiantes y trabajadores se prendían en una lucha feroz en contra de los esbirros armados por los banqueros y los representantes estatales, dejando su sangre en las calles, su sudor y su carne cortada por los perdigonazos de itakas, la simpatía pequeñoburguesa (clase media) bajaba de los balcones al son de palmas, objetos contundentes arrojados contra las fuerzas de represión y gargantas irritadas en cánticos comunes de unidad en contra de un régimen que ya no tenía nada más para dar. La clase obrera iba copando las fábricas abandonadas por los patrones, mientras que en otras se repudiaban a los represores y a los políticos socios de banqueros e imperialistas y se organizaba la defensa por las fuentes de trabajo y contra las rebajas salariales. A la burocracia sindical se entumeció la lengua de tanto gritar que hay que defender al régimen republicano y que para esto era necesario evitar las huelgas y la participación organizada de los trabajadores en los actos de rebelión. Ahí estaban los burócratas, presentes en la asunción de cada nuevo presidente, en primera fila como garantistas de la paz social que permitiera descargar los efectos de la crisis sobre los obreros y el pueblo. Los caceroleros de hoy con sus consignas republicanistas… estaban del otro lado ayer.

Las discusiones callejeras de aquellos febriles meses se volvieron frontales en plazas, parques, estaciones terminales, lugares de trabajo.

Los lugares de trabajo ardían, por lo confuso del repliegue burgués, en una atmósfera de debate a la búsqueda de una interpretación que se adueñe del desconcierto y que le dé una salida popular al recurso de crisis capitalista. Las diferencias comenzaban a visualizarse, “los que antes parecían decir todos lo mismo” ostentaban ahora definiciones contrapuestas. Se discutía una estrategia revolucionaria para un régimen que necesitaba una sepultura, los oídos estaban atentos y los cerebros empezaban a entrar en combustión.

Sin embargo, locuaces caballeros engominados que gritan por libertad, por democracia, por la conservación de las formas republicanas, se consideran herederos de una etapa histórica que se caracterizo por ser la antípoda a semejantes reclamos. El griterío ruidoso y la bullanga de cacerolas desfondadas en la actualidad, no se aproximan al acontecimiento fundante más que por sonido metálico. La red no tapa la plaza, la puteada mata el debate, el apoliticismo que proclama una nueva forma republicana es conservadurismo puro que busca poner en marcha a una oposición burguesa degradada. Hasta tal punto degradada, que hace posible un reino del revés: “humildes ciudadanos” se dirigen a los representantes de la derecha (Macri, Scioli, Alfonsín, de Narváez, De La Sota y otros) para gritarles “hagan algo, se nos escapa la republica”.

A no engañarse ni a desmentirse en los recovecos del relato, el pedido puntual es tan lejano al 2001 como cercano al conservadurismo más rancio de centro-derecha y derecha.

Disgusta volver a escuchar a la renovada camada de viejos camaleones con el viejo discurso del “derecho natural de un pueblo” a la libertad de competir, a la libertad de mercado. “Derecho natural” que se extiende por supuesto, a una sólida oposición bipolar, populista y devaluadora, a la medida de los viejos expropiadores de la renta nacional.

Las cacerolas suenan como recurso extremo a un kirchnerismo sin rumbo y en crisis. Esta vez son adversas a los cambios políticos, defienden como un valor religioso formas de dominación “éticas”, con el valor agregado de entregarse sin recaudos a la ilusión de que los fracasados de siempre son capaces de “cambiar las formas y el fondo”. No es casual que revivan los callados, que saquen pecho los alfeñiques, que escondan los trajes sucios los que huyeron arrastrándose.

¿Cómo es posible semejante cosa?

Olvidarse de que “en la Argentina todo es posible” sería un buen comienzo.

Es de rutina, de manual como se dice: el fracaso del nacionalismo burgués da dos opciones: o las tareas que condenan a la postergación nacional son tomadas por las organizaciones obreras y sus partidos o la derecha medra.

El kirchnerismo es pura desmentida, un enorme codo que borra todo lo que dice, y esto se condice con la desmoralización de sus creyentes y la desmoralización, nunca es buena consejera.

La derrota del nacionalismo burgués representado por estos millonarios disfrazados “de negros peronchos”, como le gusta decir a las nuevas camadas nac & pop que habitan en Puerto Madero, es tarea de la izquierda. El kirchnerismo será superado por izquierda o no será. Porque de lo que se trata en todo caso, para el pueblo, es de cambiar al cadenero.

La desmoralización que provocan los que se sientan a argumentar a favor del gobierno no pasa la prueba de un spot de fútbol para todos; defender a los pagadores seriales de deuda, que saquean las cajas de jubilaciones a favor de los capitalistas, que comprometen a un 40% de trabajadores a la precariedad laboral, que vota leyes antiterroristas, que sostiene a muerte sus vínculos con burócratas comprometidos hasta los tuétanos con la represión a luchadores, es una causa vacía.

La derecha saca pecho por esta incuestionable volatilidad de argumentos oficiales para sostenerse como un gobierno de izquierda. Es más, se sienten conformes y avalan esta definición del oficialismo, porque en definitiva los ayuda a castigar en el imaginario popular lo que se “cree de la izquierda”. “Se dan cuenta –le dicen los engominados al pueblo, con el pecho ahíto de verdades seculares- estos son iguales que nosotros aunque sin respetar las formas republicanas”.

Con ellos también habrá corrupción, represión, precarización laboral, pero de forma diferente más brutal y descarnada. Es todo lo que tienen para ofrecerle al pueblo, devaluación, antiabortismo, valores religiosos y devaluación.

No hay ingenuidad posible en medio de esta situación política, ni buenos modales que tapen la maniobra: las cacerolas suenan para hacer sonar al pueblo, para privarlo de una alternativa política independiente que enfrente a los capitalistas. La derecha actúa preventivamente tratando de acumular lo que natura no les da ni salamanca les presta. Su disputa contra el kirchnerismo es un tiro por elevación a una futura disputa contra la construcción de organizaciones y partidos obreros y populares independientes que instalen representantes obreros en las próximas legislativas. Lo que aparenta ser un recurso ético, no supera la prueba del más “innoble” postulado electoral.

La derecha está en campaña, el kirchnerismo responde que “el amor vencerá al odio”, es decir negociemos.

Bergoglio pide nada de aborto, Clarín pide seguir siendo Clarín el 8 de diciembre; la burocracia sindical pide el dinero de las Obras sociales y la libertad de Pedraza; los grupos enrolados con Rocca y los sojeros: la devaluación; la centroizquierda…bueno la centroizquierda pide que los tengan en cuenta de alguno los bandos en pugna.

Las tensiones están echadas a rodar. El kirchnerismo pregona el amor como el raví Shankar pregona aguantar el aliento.

Que el pueblo caiga en la cuenta.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Distintas gentes, un solo pueblo

Víctor De Gennaro (ACTA)

Cuando alguna “gente” sale a movilizarse y sobre todo si lo hace de a miles y en distintas partes de nuestro país, lo primero que debe inspirarnos es respeto.

Si ellos han superado su propio miedo a protagonizar, salir a decir lo que piensan, cortar calles, ocupar los espacios públicos y construir un colectivo saliendo de su faz defensiva o individual, nos desafía a no temerles.

Nos interpela, además, el ver tantos compatriotas movilizados en forma autoconvocada.

Las expresiones de esas “gentes”, son tan valiosas, como las de las otras “gentes”.

Tan valiosas como la “gente” reprimida ese mismo día en El Chaco cuando manifestaban contra el ajuste, o la “gente” de la Cooperativa La Estrella del Norte sufriendo unos días atrás la violencia policial en Salta, o el pueblo peleando con el sindicato frente al Ingenio El Tabacal, otrora propiedad de Patrón Costa y hoy de la multinacional norteamericana Seaboard Corporation.

La “gente” en Córdoba movilizada y reprimida por defender la jubilación a pesar de que no eran mostrados en la dimensión que corresponde por la comunicación hegemónica.

Por supuesto, también es “gente”, la que se moviliza o se puede movilizar por miles en apoyo a las medidas gubernamentales, que expresan sus deseos transformadores.

Hay quienes salen apresurados a definir todo entre “oficialismo u oposición” alentando la confrontación entre las distintas “gentes”, y no se animan a entrever la crisis de representación que todavía vive y que fuera explicitada aquel 2001 heroico.

O lo que es peor, asumiendo la existencia de una sola “gente”, y negando el derecho a la existencia de las otras.

Siempre pienso que cuando en un partido de fútbol una hinchada canta al rival clásico “No existís”, no se está dando por enterada que si fuera cierto carecería de sentido su propia existencia.

Por eso me rebela que desde un “protegido” estudio de televisión, personajes como De Narváez por el PJ, o Cobos por la UCR, nos expliquen lo que eso representa, no siendo quienes lo generan.

Quizás sea hora no de discutir “54” contra “46”, y ver quien le quiebra la muñeca a quien, sino comenzar a entrever que más que distintas “gentes” alentadas a confrontarse y quizás hasta enfrentarse violentamente, sea necesario y esperanzador construir un PUEBLO.

Quizás haya que recuperar el dato que en la localidad de Loncophué, en Neuquén, al realizarse una consulta popular vinculante sobre si permitir o no la instalación de la megaminería a cielo abierto, esas distintas “gentes” superaron los 54 o 46, y llegaron al 80% para decir que eligen la vida y no el negocio.

Posiblemente si preguntáramos a todas esas “gentes” y se pudieran expresar en consultas populares vinculantes si hay derecho de los jubilados al 82%, o al matrimonio igualitario, nos daríamos cuenta que seriamos el 80% contra el 20% que reaccionariamente se está quedando con nuestras riquezas y el futuro de nuestros pibes.

No tengamos miedo al debate democrático de las ideas, y en vez de refugiarnos en nuestras verdades absolutas, salgamos a preguntar con la menor cantidad de prejuicios posibles a nuestro pueblo que está para más que la mayoría de las dirigencias partidarias, sindicales, religiosas, deportivas culturales, etc.

Quizás para enfrentar lo que viene, sea necesario atrevernos, aún defendiendo lo individual –y no el individualismo- a construir el pueblo que pueda ser protagonista en la construcción no sólo de una Nación soberana, sino, también, de su propia felicidad.

Víctor De Gennaro es fundador de la CTA. Coordinador Nacional de la Constituyente Social. Diputado Nacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Resurgimiento de la Doctrina de Seguridad Nacional y el masoquismo político

Adolfo Pérez Esquivel

No hay que perder la capacidad del asombro, menos las broncas y la resistencia cuando la realidad nos enfrenta con aquello que creíamos superado: la Doctrina de Seguridad Nacional (DSN), que tanto daño hizo al continente y a nuestro país, hoy vuelve a aparecer con otro ropaje.

Varias voces se levantaron señalando con la misma preocupación que expertos norteamericanos darían un curso a las fuerzas armadas y a civiles sobre Seguridad Nacional, las Guerras no convencionales y el control social ante las denominadas nuevas amenazas, tales como el narcotráfico, la violencia juvenil y el delito.

Horacio Verbitsky publicó dos artículos (Welcome back, boys y Mentiras y guardaespaldas) que es necesario leer en el periódico Página 12 en los días domingo 9 y 16 de septiembre. En los mismos señala que la semana pasada el Ministerio de Defensa de la Nación organizó un curso para que el Brigadier Mayor Richard Goetze, veterano de los bombardeos durante la guerra en Vietnam que además fue agregado militar de Estados Unidos en la Argentina durante los primeros y peores años del terrorismo de Estado, diese un curso de formación estratégica a los funcionarios civiles y a militares argentinos.

Junto a Thomas C. Bruneau, profesor de Asuntos de Seguridad Nacional en la Escuela Naval de Posgrado, y Anne McGee, Coronel de la Fuerza Aérea, quienes supieron preparar y coordinar las órdenes de despliegue puestas a la firma del Pentágono, en operaciones en Afganistán e Irak, como en acciones de defensa interior; vinieron a la Argentinas invitados por el Ministro Puricelli para insistir sobre la importancia de la intervención de las Fuerzas Armadas ante estas denominadas nuevas amenazas.

Al permitir que las Fuerzas Armadas argentinas y funcionarios civiles se formen nuevamente en la DSN “aggiornata”, el Ministro de Defensa y el Gobierno Nacional dan visto bueno a la idea de imponer el control social identificando al enemigo interno, restringiendo las libertades ciudadanas y asumiendo acciones represivas contra los movimientos sociales. Asumen actitudes masoquistas que ponen en peligro la democracia y el derecho del pueblo.

Esa película ya la vimos y sufrimos, somos sobrevivientes del terrorismo de Estado impuesto en el país basado en la DSN impuesta por los Estados Unidos en el continente.

Verbitsky señala que quien hoy dirige el Grupo Militar en la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, es el coronel Patrick D. Hall, quien estaba asignado en Caracas cuando el presidente Hugo Chávez denunció la injerencia militar estadounidense en la política de su país.

Los militares norteamericanos tratan de influir al gobierno para lograr la intervención de las Fuerzas Armadas en los problemas internos, que en nuestro país está prohibido por ley y para lo cual se ha escindido el Ministerio de Defensa del Ministerio de Seguridad, el cual pasó a ocuparse exclusivamente de los asuntos internos.

Los Estados Unidos buscan imponer el control hemisférico y domesticar a las Fuerzas Armadas argentinas y del continente. Estos cursos son instancias preparatorias para la Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas en Punta del Este, Uruguay, a realizarse entre el 7 al 10 de octubre. Me pregunto qué dirá el Ministro Puricelli en su exposición.

El Gobierno de Estados Unidos habla de la defensa de los derechos humanos cuando en realidad los violan sistemáticamente. No es casual que se niegue a firmar el pacto de San José de Costa Rica dado que le permite eludir a la Comisión y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos mientras al mismo tiempo es el país que más financia estos organismos para que evalúen al resto de los países americanos que sí firmamos el pacto.

Braian Wilson, quien fuera comandante de una unidad de combate de los Estados Unidos en Vietnam, vio cara a cara como se experimentó con las bombas racimo que dejaban mujeres, niños, hombres y animales destrozados, cortados por la mitad. Reaccionó asqueado de ver la masacre orquestada por los profesores invitados contra el pueblo vietnamita, tuvo el coraje de denunciar las atrocidades cometidas por su país y decidió dejar el ejército, los discursos y mentiras sobre la libertad y la democracia de su país. Con él hemos compartido acciones por la paz en Centro América y el mundo.

En el viaje realizado a Irak he visto el horror y la muerte pocos días después del bombardeo sobre Bagdad. Las fuerzas invasoras de Estados Unidos, Gran Bretaña y sus aliados mataron con bombas teledirigidas a más de 600 niños y sus madres. Lo llamaron hipócritamente: “daños colaterales”. Estos son algunos de los tantos hechos que hemos denunciado internacionalmente, así como también las torturas y vejaciones a prisioneros en las cárceles de Abu-Graib en Irak y de Guantánamo, en Cuba. Entre los prisioneros hay menores de edad, violando las Convenciones internacionales referentes a la seguridad de los niños y los prisioneros.

Las bases militares de los Estados Unidos en el continente responden a una clara estrategia de control continental. El “Plan Puebla-Panamá" para Centro América y Caribe; el Plan Colombia para la región andina; la Triple Frontera, integrada por Paraguay, Brasil y Argentina; y las bases militares móviles en el Aeropuerto de Estigarribia, Paraguay, cerca de la frontera con Bolivia; son parte de una táctica de pinzas sobre nuestros países.

La base militar de la OTAN en las Islas Malvinas con 1.500 efectivos y la reactivación de la IV Flota de Mar de los Estados Unidos, ponen en claro que buscan defender sus intereses y no el de los pueblos.

En este marco Estados Unidos asigna un rol a cada país de acuerdo a sus intereses para que garanticen sus conceptos de Seguridad y Defensa.

Lo preocupante es que tanto el Gobierno Nacional como el Ministro de Defensa Puricelli, acepten realizar éstos encuentros que promueven el sometimiento de nuestras políticas a las de Estados Unidos. Todo esto se realiza a espaldas del pueblo, sin un análisis sobre el rol de las Fuerzas Armadas en la construcción democrática.

La Argentina también ha sancionado recientemente la ley antiterrorista. Esa ley es otra imposición del GAFI que permite penalizar las protestas sociales para garantizar las inversiones y a la cual el gobierno argentino se ha sometido.

La lucha en nuestro país y el continente debe ser contra el hambre, la pobreza, y por recuperar el derecho de los pueblos originarios a sus territorios, identidad y valores. También para generar junto a los jóvenes los espacios necesarios para su vida y desarrollo como personas con conciencia crítica, valores y un sentido profundo de la libertad y el amor a su pueblo. Es necesario ir a las causas y no quedarse en los efectos de la violencia que vive nuestra sociedad, que es estructural y social.

No desconocemos que el gobierno argentino tuvo actitudes y decisiones políticas positivas en cuando a la defensa de la democracia, frente a los recientes intentos de golpe de Estado en otros países del continente. Tenemos que rescatar esos hechos, como la intervención de la UNASUR, pero se deben tener políticas coherentes. Tampoco se pueden negar los logros alcanzados y la recuperación del país después de la debacle del país en el 2001 y 2002. Pero volver a formar a nuestros militares en la DSN son gestos a la derecha que no ayudan a la estabilidad del Gobierno y le faltan el respeto a nuestro pueblo. Es nuestra obligación señalar los caminos equivocados al Gobierno para que refuerce las políticas que hacen al derecho del pueblo argentino a su auto-determinación y soberanía.

Reclamamos al Gobierno Nacional y sus ministros no caer en el olvido y la desmemoria. Costó mucho dolor y sufrimiento a nuestro pueblo llegar a dónde estamos. Nadie es dueño de la democracia y los derechos humanos, son valores integrales e indivisibles que pertenecen a los pueblos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

A los revolucionarios se los esconde en los monumentos: 6 años de la desaparición de Julio López

Carlos Saglul (ACTA)

En lo que es la continuidad de una serie de acciones conmemorativas, hoy a 17.30 desde la Plaza Moreno de La Plata se iniciará una nueva marcha para recordar los 6 años de la desaparición de Julio López. Uno de los protagonistas centrales de la concentración será la Central de Trabajadores de la Argentina de la capital de la provincia, cuyo secretario general, Carlos Leavi, reflexionó, ante ACTA: “A los revolucionarios también se los esconde en los monumentos”.

-¿Estos seis años mueven a alguna reflexión?

Por un lado el testimonio de López, su condena al genocidio se agiganta a pesar del tiempo. Por otro lado, una vez más verificamos que esta causa es un monumento a la impunidad. Para el Estado no hay presos, ni siquiera sospechosos.
Pero lo bueno es la capacidad de la gente de seguir dando la pelea por la memoria, de poner su reclamo en la calle, los muros, las redes sociales. Inclusive, esa fuerza popular que llega a fijarle agenda al Estado y al que interroga: Dónde está López.

-¿Parece que esto entraña dos visiones de los derechos humanos?

Derechos humanos no sólo son los caídos. El desigual reparto de la riqueza obliga a tener una maldita policía. López no es el único desaparecido. Están Arruga, Bru y miles de compañeros que han sido secuestrados, tal vez asesinados.

El sistema necesita de la continuidad del terror. El sistema necesita que sepas todo el tiempo que podés desaparecer. Y si sos joven, pobre y pensás en rebelarte peor.

-Muchas de las pericias solicitadas por la querella aún no se han realizado.

No interesa resolver el caso. Hay carros y carros de expedientes con las actuaciones en el Caso López, papeles y papeles. Lo que sí hacen cada vez que se aproxima el aniversario es sembrar versiones sobre el caso. Está todo muy claro, cuando lo condenaron Miguel Etchecolatz dijo: “No me condenan a mí, ustedes condenan a un viejo pobre y sin dinero”.

-¿Hoy marchan?

A las 17.30 desde la Plaza Moreno. Además todos estos días hemos realizado actividades como una muestra de fotos, también la presentación de una historieta que estuvo en muestras internacionales, reconstruimos el Mural que recuerda a López.

-Por todos lados recordatorios, pero los asesinos siguen libres y dispuestos a volver a matar.

El aparato está íntegro, no tenemos la menor duda. Nosotros nos opusimos a declarar a Jorge Julio López ciudadano ilustre de La Plata. Porque la mejor manera de esconder a un revolucionario es en un monumento. Lo queremos con nosotros en la calle, en los muros, los grafitis, los gritos de bronca de la gente que piden que termine la impunidad y este sistema que necesita de asesinos.

Los actos

Organizaciones sociales, políticas, y de derechos humanos realizarán distintos actos en reclamo por la aparición con vida de Jorge Julio López, el testigo en el juicio que condenó a prisión perpetua a Miguel Etchecolatz, al cumplirse seis años de su desaparición.

López, militante montonero, que dio su testimonio ante el Tribunal Oral Federal de La Plata sobre su secuestro ocurrido en octubre de 1976, que identificó a Etchecolatz como su torturador, será recordado en la ciudad de La Plata y en la Ciudad de Buenos Aires al cumplirse 6 años de su segunda desaparición.

El acto en La Plata se realizará a las 17.30 con una marcha desde la Plaza Moreno hacia la Plaza San Martín, para recordar el día en que López desapareció cuando salía de su domicilio en la localidad bonaerense de Los Hornos para dirigirse a los tribunales platenses a presenciar la audiencia de alegatos.

Los organismos de derechos humanos convocantes como la CTA, HIJOS-La Plata y la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos reclamarán por lo que consideran "una trama extensa de complicidades" que impiden que avance la causa judicial en la que no existen procesados ni detenidos.

Por su parte, el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia convoca a la marcha que partirá desde el Congreso hacia Plaza de Mayo para exigir "aparición con vida, juicio y castigo a los responsables".

La causa por la desaparición de López fue iniciada por la justicia provincial y remitida luego al juez federal Manuel Blanco, en tanto la Cámara Federal dispuso en 2008 la creación de una "Unidad Especial" dedicada a la investigación, sin obtener resultados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Seis años sin Julio López y una pregunta que no cesa

Alejandro Frias (MDZOL)
En un país que está dando una lección al planeta por llevar a cárceles comunes a quienes gozaron de prebendas e impunidades durante tanto tiempo, Julio López es un símbolo que no debería ser. Los tentáculos de las sombras que persisten se extienden a todos los puntos de esta tierra.

¿Dónde está? Tan simple como esa es la pregunta. Sus testimonios llevaron a la cárcel a Miguel Etchecolatz, y fue acallado con el peor de los terrores, el que los asesinos aprendieron a realizar muy bien, el de las desapariciones, ese método que suponían que serviría para quitarle la voz a quienes ellos consideraban peligrosos y sus familias y amistades.

Pero la historia nos enseñó que cuando la sangre es la herida no hay temor posible, y ahí estuvieron las Madres y las Abuelas para demostrarlo.

Jorge Julio López desapareció por segunda vez el 18 de septiembre del 2006. La primera vez había sido en octubre de 1976, y entonces tampoco lograron instalarle el miedo en la piel, por eso luego fue querellante y logró llevar a la cárcel a sus secuestradores y torturadores.

En un país que está dando una lección al planeta por llevar a cárceles comunes a quienes gozaron de prebendas e impunidades durante tanto tiempo, aun después de haber torturado, violado y matado, en un país en el que los jueces ya no pueden evadir sus responsabilidades históricas tan fácilmente, Julio López no aparece, Julio López fue secuestrado, Julio López es un símbolo que no debería ser.

Hoy se cumplen seis años de la desaparición de Julio López y nada ha hecho avanzar la investigación, y eso antes que la ineficacia de la justicia y de la policía demuestra que el poder de quienes ensombrecieron el país entre el 76 y el 82 sigue vigente en varios espacios de la Argentina.

Detrás de la segunda desaparición de Julio López hay, sin duda, una cadena de silencios que se remonta a la década del 70 y cuyos tentáculos se extienden hacia todos los puntos cardinales en nuestra tierra. Y eso nos lo recuerda, con todo el dolor y la bronca, el ataque que en septiembre del 2010 sufrió la ex detenida Alicia Morales, esposa del Ruso Galamba (desaparecido durante la dictadura), quien declaró en los juicios por delitos de lesa humanidad en el Sur provincial y ahora en los que se están realizándose en la Ciudad de Mendoza.

¿Dónde está Julio López? Que siga resonando esta pregunta, porque tras el nombre de este albañil está lo peor del pasado y porque su actitud, como la de tantos otros, fortalece nuestro futuro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los pibes de Intiyaco

Carlos del Frade (APE)

Desde hace cinco años, la Escuela de la Familia Agroforestal del Intiyaco realiza una feria del libro.

La llaman la Feria de la Cuña Boscosa. Es curiosa la insistencia en llamar así a esta parte de la inmensa geografía santafesina que alguna vez fuera levantada y luego sumergida por los intereses de La Forestal.

No queda nada del quebracho colorado.

Apenas hay un viejo ejemplar, uno solo, y debajo de su sombra las chicas y los chicos hacen dedo más para irse que para volver.

Pero allí está la Escuela.

Allí están los pibes de Intiyaco.

Lázaro Romero tiene 16 años y nació en el hospital de Intiyaco. Forma parte de una familia de diez hermanos. Su papá es albañil y su mamá vive de animales como patos, pavos, chivas y entre todos producen tortas quemadas y facturas en una panadería familiar. Está en cuarto año de la Escuela de la Familia Agroforestal de su pueblo. Quiere ser gendarme pero volver a su pueblo.

-Los otros chicos de mi edad que trabajan en el carbón están en el alcohol o fuman mucho - cuenta Lázaro de amplia sonrisa, flaco y con rulos.

Le gusta la palabra igualdad.

-No puede ser lo que pasa en el pueblo. Los que tienen plata son los más quieren tener y se aprovechan de los más humildes. No les pagan los sueldos como dice la ley y entonces así se hacen más ricos. Eso está mal. A mi no me gustaría ser así. A mi me gustaría tener amigos que te quieran, una pareja - agrega el muchacho.

Juega al voley en la escuela pero no hay otra cancha en el pueblo.

Sueña con que Intiyaco, alguna vez, tenga un polideportivo.

Ariel Pucheta Obregón, de catorce años, también alumno de la EFA de Intiyaco, nació en el paraje El Tábano, a 30 kilómetros de allí. Cuando termine la secundaria buscará el título de ingeniero agrónomo aunque lo entusiasma la pediatría, no por la medicina sino por los chiquitos que le encantan.

-Lo mejor de la escuela es el compañerismo - dice Ariel.

Su papá es un simple hachero, remarca.

-Me dio y me enseñó todo. No me toquen a mi familia. Son lo mejor que tengo. El y mi mamá se quitaron cosas para dármelas a mí. Así que cuando sea ingeniero quiero devolverles más de lo que ellos me dieron a mí. Comprarles algo para que ellos disfruten la vida, como quien dice... Me gustaría que en la Argentina haya más unidad, igualdad, que la cosa sea más pareja para todos - sostiene el fornido pibe en un alto del mediodía de Intiyaco.

La EFA fue fundada hace más de veinte años por los mismos padres de las chicas y chicos que están allí. Constituyeron una Asociación Civil sin fines de lucro y hoy tiene una población de 138 pibas y pibes. Cubre un área de 60 kilómetros a la redonda desde el llamado paraje 302 hasta Los Amores, en el techo de Santa Fe y la todavía llamada cuña boscosa.

Esos padres son jornaleros, carboneros, peones y muy pocos, productores rurales mínimos.

-La zona es muy rica en recursos naturales pero tiene muchos problemas en agua, caminos y otros servicios. Acá muchos padres son todavía analfabetos. Parece mentira decir esto cuando se escucha más hablar del analfabetismo digital. En esta zona la cosa todavía pasa por saber leer y escribir - dice el director, Humberto Toffanelli, en diálogo con este cronista.

Está orgulloso que sus alumnos, en un noventa por ciento, seguirán intentando un futuro mejor desde el estudio y que el resto intentará sobrevivir a partir del hacha, las changas o volverse peones.

Toffanelli apuesta a que "haya conciencia de la necesidad de generar desarrollo social y regional para que los jóvenes vuelvan a estas tierras. Porque el desarraigo es una de las pérdidas más fuertes que tiene la zona", apunta el director que vuelve a recorrer las aulas y saluda a cada una de las chicas y los chicos que en estos saqueados arrabales del mundo levantan, todos los días, sus esperanzas, defienden sus propios sueños y son capaces de reconocer el esfuerzo de sus familias de una manera inusual para tantos que en otras geografías menos castigadas no lo hacen. Las pibas y los pibes de la EFA de Intiyaco demuestran que la historia no está cerrada. Que las condenas decretadas por las minorías siempre pueden cambiarse por la voluntad de los de abajo.

Fuente de datos:
Entrevistas realizadas por el autor, 12 de setiembre de 2012, desde Intiyaco, norte profundo santafesino.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Preocupa a Brasil propuesta en Estados Unidos de sancionar a empresas

XINHUA

La diputada Perpetua Almeida, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados de Brasil, manifestó hoy su preocupación con una propuesta de ley presentada en el Congreso de Estados Unidos que impondría sanciones a empresas que realizan negocios con sus enemigos políticos.

En rueda de prensa con corresponsales extranjeros, la parlamentaria indicó que la propuesta es tramitada en el Senado estadounidense y busca sancionar a empresas extranjeras que tienen negocios con Irán o Cuba, entre otros países a los que Washington les impuso sanciones.

La enmienda es similar a otra aprobada en el estado de Florida, la cual prohíbe al Departamento de Defensa firmar contratos con empresas extranjeras que mantengan negocios con países contra los cuales Estados Unidos haya aplicado sanciones.

En una carta pública, un grupo de parlamentarios brasileños subrayó que "medidas tendentes a limitar la actuación de empresas brasileñas en territorio norteamericano van en sentido contrario a las declaradas intenciones de los dos países de intensificar sus relaciones comerciales".

Según Almeida, en caso de aprobarse, la medida podría afectar a empresas brasileñas como la fabricante de aviones Embraer, por lo que una delegación de parlamentarios podría viajar a Estados Unidos para plantear la inquietud a sus colegas de ese país en noviembre.

El tema debe ser incluido, además, en la agenda del encuentro entre la presidenta Dilma Rousseff con su homólogo norteamericano Barack Obama, con motivo del viaje de la mandataria brasileña a la Asamblea General de las Naciones Unidas, la semana próxima.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Trabajadores y campesinos paraguayos marchan contra ola de despidos

PL

Sindicatos y organizaciones campesinas iniciaron hoy el cumplimiento de una Agenda de la Resistencia con marchas en esta capital en rechazo a una ola de despidos injustificados en entes estatales por parte del gobierno.

Las manifestaciones se extenderán durante toda la semana, según anunció el Frente de Trabajadores del Estado e inicialmente tendrán como punto final de concentración las instalaciones de las Secretarías de Asistencia Social (SAS) y de Emergencia Nacional.

En esos dos organismos se cuentan por centenares los trabajadores y funcionarios cesanteados por razones políticas y en forma irregular, incluyendo a mujeres embarazadas, lo cual vulnera las leyes, subrayaron los organizadores de las protestas.

Hoy, muy temprano en la mañana, sectores campesinos se movilizaron desde la catedral metropolitana rumbo a Acción Social, en solidaridad con unos 360 despedidos que, desde hace más de una semana, se encuentran acampados frente a las oficinas centrales de ese organismo.

En horas de la tarde, otra movilización se dirigirá, también en reclamo de incorporación de trabajadores afectados por su despido, al local principal de la Secretaría de Emergencia Nacional.

En este caso, los manifestantes enarbolan su condena al cese de la asistencia a más de 100 comedores populares en todo el país y demandan el cumplimiento de las obligaciones de su reapertura y mantenimiento del servicio a los trabajadores que acuden a esos lugares.

El comienzo de estas demostraciones de solidaridad coincidió con el acuerdo adoptado en asamblea general para paralizar, a nivel nacional todas las actividades de la SAS a partir de la próxima semana mediante una huelga indefinida.

Las protestas continuarán ante la confirmación de que ya suman más de dos mil los trabajadores despedidos, afectando a una buena cantidad de organismos estatales, según ratificaron voceros del Frente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Españoles cambian su modo de vida y el consumo

Mónica Uriel (ANSA)

La crisis económica que golpea a España desde hace cuatro años ha provocado cambios en el modo de vida y en las pautas de consumo de la mayoría de los ciudadanos, según una encuesta publicada el lunes.

Un 92% de los encuestados por El Observatorio para Cadena Ser reconocen que la crisis ha cambiado su modo de vida.

Por ejemplo, casi uno de cada cuatro españoles (un 23%) ha dejado de ir al dentista para ahorrar.

Algunos servicios odontológicos pasaron a estar gravados con el 21% del IVA respecto del 8% precedente desde el primero de septiembre, en el marco del aumento aprobado por el gobierno de Mariano Rajoy.

El gobierno aumentó la alícuota general del IVA (hasta entonces entre los más bajos de Europa) del 18 al 21%, el reducido del 8% al 10% y para la cultura del 8% al 21%.

Según la encuesta, para el 68% de los españoles la situación económica ha empeorado en su hogar en el último año.

Seis de cada diez ciudadanos reconocen que han cambiado su alimentación para ahorrar dinero y el 71% asegura que ha reducido su salida a bares y restaurantes.

Además, el 60% declara haber dejado de ir (o casi) al cine, al teatro o a conciertos, el 32% de los españoles ha reducido el consumo de tabaco y de bebidas alcohólicas y el 6,5% ha dado de baja su contrato del celular.

Un 46% de los españoles ha dejado de viajar, un 37% evita el uso del vehículo, y un 34% realiza servicios que antes contrataba como la limpieza y reparaciones del hogar.

Un 63% de los españoles ha tenido que utilizar sus ahorros para afrontar gastos, un 25% ha pedido dinero prestado a un familiar o amigo y casi un 20% tiene problemas para pagar la hipoteca o el alquiler de sus viviendas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Samaras implora por tiempo, semana crucial para Grecia

ANSA

El gobierno de Grecia sigue clamando por más tiempo para cumplir con los planes de austeridad que le exigen sus socios y los organismos internacionales, la UE podría ceder con los plazos pero no parece dispuesta a enviar más dinero al país heleno.

El primer ministro de Grecia, Antonis Samaras, reiteró su solicitud a la llamada "troika" (Unión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) para extender a cuatro años el plazo otorgado a su país para cumplir el pago de la deuda y la implementación de las nuevas medidas de austeridad.

Entrevistado por el diario estadounidense The Washington Post, Samaras sostuvo que su nación se beneficiaría si le otorgan "una extensión hasta 2016", al tiempo que advirtió que la salida de Atenas del euro "sería una catástrofe para Grecia".

Atenas se había comprometido a completar los recortes de gastos por valor de 11.500 millones de euros en los próximos dos años.

Cumplir con esta exigencia de Europa es "obligatoria" para que el país pueda recibir el siguiente tramo de crédito por 33.500 millones de euros, del plan global de rescate de 130 mil millones de euros.

Grecia tendrá más tiempo que pagar sus deudas a los prestamistas internacionales pero no recibirá más dinero, dijo la ministra de Finanzas de Austria, Maria Fekter, en una entrevista con el diario Oesterreich.

"Aún estamos esperando por el reporte de la 'troika' y Grecia todavía tiene algunas cosas pendientes pero lograremos una extensión de costo neutral", indicó la funcionaria.

La "troika", que siguió hoy negociando con el gobierno heleno, considera que Atenas está retrasada en su programa de recorte de deuda, pero tras haber hecho enormes esfuerzos para reducir los costos de endeudamiento de España e Italia, no tendría sentido dejar que Grecia caiga en bancarrota ahora.

"Si lo hacemos corremos el riesgo de sumergir a la zona euro en un caos", advirtió una fuente diplomática en Bruselas.

La jefa del FMI, Christine Lagarde, deslizó que era posible considerar entregar a Grecia más tiempo para realizar los recortes de deuda exigidos en el acuerdo de salvataje.

También el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, fue uno de los que aseveró que están dispuestos a darle más plazos a Atenas, aunque no más dinero.

"Las decisiones sobre el país podrían tomarse en noviembre (…) aunque no creo que el informe de la 'troika' sobre Grecia esté listo pronto. A lo sumo en octubre", admitió Juncker.

"Es posible que los prestamistas internacional tomen una decisión sobre un programa de financiamiento revisado para Grecia en la segunda quincena de octubre", coincidió hoy el ministro de Finanzas griego, Yannis Stournaras. Mientras las protestas contra el ajuste prosiguen en el país, el gobierno se apresta a presentar las nuevas normativas de recorte ante el Parlamento en las últimas semanas de septiembre, y de ese modo dar tiempo necesario a la "troika" para preparar su informe para la próxima reunión del Eurogrupo.

Esta semana será crucial para Samaras, quien se reunirá con los jefes de los otros partidos que sostienen su gobierno, Evaghelos Venizelos del Pasok (socialista) y Fotis Kouvelis, de la Izquierda Democrática, en busca de respaldo a las nuevas medidas de recorte.

En tanto, este lunes Sturnaras afrontaba duras reuniones con los representantes de la "troika", los alemanes Matthias Mors de la UE y Klaus Mazuch del BCE y el danés Paul Tomsen del FMI.

El ministro de Finanzas, según indiscreciones de fuentes del gobierno, insiste con que Grecia podrá recortar 7,5 mil millones de euros y no los 11,5 millones que exige la "troika".

Pero los inspectores también exigen que la edad de jubilación quede en los 67 años, una medida con un alto costo social. Por esa razón, informó la prensa europea, el Ministro de Trabajo, Giannis Vroutsis, se encontraba esta tarde en el despacho de Samaras. Horas vitales para Grecia, que parece a un paso de lograr más plazos para cumplir con la metas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Occidente busca nuevos argumentos para presionar a Siria

Luis Beaton (PL)

Los países occidentales intentar revivir el tema del peligro nuclear para incrementar la campaña y las presiones internacionales contra las autoridades de Siria, estiman hoy comentaristas políticos.

En ese sentido se aprecia en los últimos días la incitación contra Damasco en el seno del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), alentando el acceso a una instalación en la región desértica de Deir al-Zor, al noreste, la cual presuntos estudios de inteligencia estadounidenses vinculan a un reactor para producir plutonio.

Luego de fracasar en varios intentos por derrocar al gobierno del presidente Bashar al-Assad, ahora Washington recurre a estimular los temores de que en este país se está trabajando para conseguir armamentos nucleares, consideran expertos.

Estados Unidos acusa a las autoridades de tratar de ocultar, bajo la actual crisis, planes para adelantar su actividad nuclear, mientras los sirios alegan que acordaron el año pasado con la agencia de la ONU cómo manejar el problema.

Según fuentes del OIEA, desde hace tiempo buscan acceso a una instalación en la región desértica de Deir al-Zor, la que según los estadounidenses era un reducto de un reactor diseñado por la República Popular Democrática de Corea para producir plutonio destinado a armas nucleares antes de que Israel lo bombardeara en el 2007.

Sobre la situación, las autoridades de este país aseguran que hay una instalación militar convencional, pero miembros de la organización insten en sus presiones supuestamente para evitar la violación del Tratado de No Proliferación de las Armas Nucleares.

En lo que es entendido como un nuevo frente contra el pueblo sirio, algunos miembros de ese foro, como Estados Unidos, acusaron recientemente a la dirección local de no cumplir sus obligaciones legales.

El 6 de septiembre de 2007, ocho aviones israelíes F-15 y F-16 atacaron las instalaciones en Deir al-Zor, bajo el pretexto de que era un lugar donde habían capacidades de fabricar armamento no convencional.

En esa época el diario británico The Sunday Times y la cadena estadounidense CNN, gastaron espacios en justificar el hecho, del que aún hoy hay oscuridad sobre los objetivos de su ejecución.

Llama la atención que hace unos años los propios medios estadounidenses divulgaron que el emplazamiento atacado había sido desmantelado por Siria poco después del bombardeo.

Algunas fuentes alertan ahora que los estadounidenses son maestros de la intriga y el manejo de informaciones falsas, como las usadas en su momento sobre una compra iraquí de uranio desde Níger.

El fin de aquella estrategia era crear un ambiente propicio con informaciones falsas y alguna confusión para abrir el camino a la invasión de Irak bajo la alegada tenencia de armas de destrucción masiva, que nunca aparecieron.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...