jueves, 20 de septiembre de 2012

Afganistán y Siria: El contraste y el dilema imperial

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

En la campaña presidencial en Estados Unidos los equipos de Barack Obama y Mitt Romney se despedazan a través de acusaciones agresivas en una polarización nunca vista según los analistas de mayor peso, mientras en el plano internacional, la zona del Asia más próxima a Occidente también se despedaza aunque por otras razones.

El asignar en forma unilateral en ciertos cuarteles la mayor responsabilidad de violencia al gobierno Sirio, omitiendo el apoyo de Estados Unidos y países de la Comunidad Europea a los rebeldes, podría resultar en la desintegración del Estado Sirio. Barack Obama ha sido demasiado pertinaz en este sentido y como es estudioso más bien le eche una mirada más a la historia Afgana.

Al exacerbar la evaluación de la situación de violencia en Siria en estos términos, hay que tener presente lo que sucede a una distancia de poco más de 3000 km. en Afganistán, en donde infructuosas y sucesivas invasiones mezcladas con guerras de ocupación y liberación han deteriorado aun más la posibilidad de que exista un estado.

Dicho con el respeto que me merece la nación Afgana que pude conocer de cerca durante la ocupación soviética, un estado como el de Siria -antes de la formación del ejército rebelde- es lo que los Afganos que conocí quisieran aspirar por el momento. Es probable que en los intersticios del Pentágono y del Departamento de Estado en EEUU, aún con toda la retórica anti Assad por resistir la insurrección, muchos de los asesores que han secundado la aventura estadounidense en Afganistán, al colocar la mirada en el largo plazo, quisieran que el estado Sirio no colapsara.

Con todos los defectos que le se puedan identificar, el estado Sirio es claramente lo más moderno a lo que se pueda aspirar en Afganistán y por qué no, en cualquier país de esa región con la excepción de Irán y El Líbano. Al menos que los objetivos de EEUU y sus aliados estuvieran delineados para liquidar a todos los estados del medio oriente y zonas adyacentes, y refundar la región desde sus raíces, el grupo de asesores de estas instituciones que contribuyen a este empeño podrían acudir a las advertencias provenientes de India en el período de la invasión soviética en Afganistán y que se han hecho presente en la actual situación. India ha corregido su inclinación de apoyar una intervención militar en Siria comenzando por abstenerse.

Una narración premonitora que es válida más allá de la ocupación soviética de tres décadas atrás, proviene de Kannan Srinivasan en su artículo “Afghanistán and Imperial Choice”, aparecido en la revista Economic and Political Weekly del 18 de junio de 1983.

Para Srinivasan, un requerimiento histórico sustancial en la ocupación colonial ha consistido en que los territorios conquistados apoyen la fuerza expedicionaria que efectúa la conquista. Lo significativo de la historia colonial o de intentos de conquista en Afganistán, ha consistido en que en ningún período de los últimos ocho siglos de historia, han existido condiciones para extraer un surplus que permita mantener o sustentar un ejército, sea éste local o foráneo. Desde su origen, la nación Afgana no ha sido capaz de recaudar un volumen mínimo de recursos inclusive para desarrollar las funciones de estado más básicas. El estado Afgano siempre ha dependido de la ayuda externa. El intento de colonización británica fracasó en Afganistán por la dificultad de identificar un conjunto de intereses locales para sustentarlos y subsidiarlos hasta poder generar un mínimo de autosuficiencia. Señala en un detallado artículo el analista Indio.

A este rasgo fundamental hay que agregar la disparatada conformación de la territorialidad Afgana cuyas fronteras surgen de los acuerdos de las grandes potencias coloniales como sucedió con África a fines del siglo XIX. La variedad de grupos étnicos que habitan dentro de las fronteras afganas son el resultado de la partición hecha por las potencias y que expresan una realidad no demasiado sui generis en relación a otras naciones del Asia Central Sur, aunque en el caso de Afganistán parece haberse exacerbado con el tiempo al no poder Afganistán precisamente construir un estado propiamente tal y permanecer literalmente como un territorio de varias naciones pequeñas en una más grande que no funciona o que no existe para el más exigente.

Es fundamental tener presente esta situación histórica de Afganistán cuando se debate una posible intervención militar en países como Siria e Irán, que sí tienen estados constituidos. Desde el punto de vista histórico y de que estas dos naciones no estén acopladas a la Alianza Occidental, cualquier argumentación es insuficiente si al derrocar un gobierno se destruye el estado. En Chile sucedió en la medida chilena, esa destrucción del estado, de la cual el país no se ha podido recuperar y debe ser el fenómeno donde han ocurrido dictaduras similares a las de Pinochet.

Al observar la experiencia de Afganistán, más bien no habría un argumento suficiente del todo para justificar la destrucción de estados. En 800 años Afganistán no ha podido construir uno. Siria e Irán sí lo han hecho durante un período de tiempo inclusive más extenso. Todo ese esfuerzo de varios siglos se puede desplomar de una plumada por una lectura equivocada de la historia presente y pasada.

Las manifestaciones frente a las Embajadas de EEUU en varias partes del planeta ocurren en naciones que han estado sometidas al daño colonial y esa condición se convierte en una angustia porque esos pueblos, esa gente, a la hora de emigrar hacia las naciones del “centro desarrollado” son discriminados y perseguidos.    

El oportunismo político que caracteriza a muchas naciones y grupos de interés que se abanderizan con los Derechos Humanos para lograr determinados objetivos políticos, podría resultar en una amarga experiencia tanto desde el punto de vista humanitario como estratégico, en el caso de que Afganistán y Siria representen un botín de zonas de influencia y expansión. Esta última opción –que, con toda probabilidad lo es-, llama la atención porque las lecciones de la historia no cuentan a la hora de colocar la ambición de expandirse.

Si es el imperialismo occidental a secas, o es el rostro del capital transnacional operando a través de las naciones coloniales e imperialistas tradicionales, da exactamente lo mismo si nos atenemos a lo que ha sucedido en Iraq y Afganistán y comienza a suceder en Siria. El sistema de convivencia internacional pende de acuerdos comerciales más que de realidades políticas. Pareciera ser que las repúblicas de pronto hubieran desaparecido y solo permanecen vivas las células de las corporaciones multinacionales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Con el capitalismo no bastan las buenas intenciones (aunque lo vistan de seda)


Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

Se dice que la mayor mentira de Satanás, es hacerle creer a la gente que él no existe, habiendo sido un recurso eficaz para evitar que muchos cayeran en la senda del pecado al aterrorizarlos con su figura y sus sádicas torturas de nunca acabar en el infierno hasta que la filosofía y el psicoanálisis lo hicieron parte de sus elucubraciones, invalidando entonces las supersticiones inculcadas por la religión. Al margen de estas consideraciones teológicas, algo similar se pudiera afirmar respecto al capitalismo y la secuela de desigualdades, guerras, injusticias y explotación indiscriminada de la naturaleza y de los trabajadores que tiene tras de sí, a tal punto que un gran porcentaje de personas lo aceptan cono un mal necesario, inevitable y poco menos que reformable, obligándose a una resignación que les niega la dignidad y la plenitud de sus vidas.

Aun así, en oposición a esta realidad , millares de seres humanos protestan, baten sus cadenas y se hermanan en una lucha asimétrica a nivel mundial contra el sistema capitalista, sometiéndolo a presiones, cuestionamientos y reacomodos que obligan a plantearse su total eliminación y la fundación de un nuevo tipo de sociedad que -hasta el presente- se definiría como socialista, haciendo propios los aportes teóricos y las experiencias de muchos de los revolucionarios socialistas de los dos últimos siglos. En esta coyuntura histórica, los defensores del capitalismo, sobre todo en nuestra América, recurren a la misma estrategia aplicada en el pasado por sus antecesores: “humanizar” al capitalismo, llegándose al colmo de las “innovaciones” al referirse a un capitalismo serio y a un capitalismo popular, amén de otros que proponen un socialismo “productivo”, en un esfuerzo por hacerlo digerible para los sectores populares que son, precisamente, las victimas permanentes de la usura y de la explotación capitalistas, sea cual sea la modalidad de gobierno y/o Estado vigente.

Por consiguiente, aunque lo vistan de seda, sería sumamente ingenuo y escasamente inteligente suponer que, en relación al capitalismo, sólo bastan las buenas intenciones. Según esta posición, bastaría con darles oportunidades de superación a quienes han tenido la mala ventura de empobrecerse o de nacer en la pobreza, sometidos -como han estado- a las grandes limitaciones socioeconómicas que ello implica. Es lo que afirman muchos políticos, despertando ilusiones que luego se estrellan contra la realidad de las medidas gubernamentales mediante las cuales se intenta capear la situación de crisis prolongada que sufre el capitalismo, como ocurre en muchas naciones actualmente. Lo único cierto de todo esto es que el capitalismo no podría entrar en contradicciones consigo mismo. Su naturaleza no va de la mano con ese sempiterno deseo humano de vivir en una sociedad de iguales, donde se manifieste la democracia participativa en toda su dimensión creadora y emancipadora. Entender lo contrario sería negar tercamente todo lo que ha significado este sistema para la humanidad oprimida, discriminada y expoliada a lo largo de la historia, contribuyendo al enriquecimiento cínico de una minoría.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El desierto verde

LAVACA

El 21 de septiembre es el Día Internacional contra el monocultivo de árboles. Un caso paradigmático en la Argentina es el de la provincia de Misiones, donde provoca las mismas consecuencias que el modelo sojero. Desaloja campesinos e indígenas, usa agrotóxicos y concentra la tierra en pocas manos. Los campesinos exigen la expropiación de tierras a la multinacional Alto Paraná, el mayor terrateniente de Misiones. Frente a la fecha, este es el trabajo del periodista Darío Aranda, desde Puerto Piray, Misiones, publicado originalmente en la revista Mu.

Zona rural misionera. El camino ancho zigzaguea entre el verde. Casas humildes a ambos lados, la mayoría de madera. Gallinas, algún chancho y perros. Cada parcela tiene entre diez y treinta metros de frente, no más de 70 metros de largo, siempre menos de una hectárea. Ya no existen las extensas huertas, ni los animales pastando, como antaño. Cercados por monocultivo de árboles, pinos y eucaliptos, de la multinacional Alto Paraná, empresa propietaria de -al menos- el 8,4 por ciento de Misiones (256.000 hectáreas) y el 62 por ciento del municipio de Puerto Piray, donde los campesinos cercados por el monocultivo denuncian los efectos de los agrotóxicos, la concentración de tierras en pocas manos, la expulsión de familias rurales y apuntan a los responsables: “Los políticos gobiernan para Alto Paraná, no para el pueblo”.



“Piray” significa en guaraní pescado. Es también el nombre de un municipio al noroeste de Misiones, 190 kilómetros al norte de Posadas. El nombre formal es Puerto Piray, fundado en 1874, zona de excelente pique y amarre obligado de la región.

Sábado a la mañana en Eldorado, ciudad cercana a Puerto Piray. Día gris, llovizna y frío. La antigua ruta nacional 12, de tierra, está desierta. Viaje corto, 25 minutos por un camino ancho. Los primeros minutos, sobresale la vegetación alta, árboles añosos, con largas ramas como brazos que extienden sobre el camino. Cruza un puente que deja ver el “Piray Guazú” (pescado grande), arroyo que riega las fincas cercanas y epicentro del refresco en el verano.

El paisaje cambia gradualmente. Las viviendas están a pocos metros del camino. Y el horizonte es un verde monocolor, pinos altos, en fila, equidistantes, ramas cortas, sembrados hasta en la banquina. Todo es pino. Para el foráneo (o el desentendido) hasta parece un paisaje agradable, prolijo, pero llega un valdazo de realidad. “Es como la soja, monocultivo, con uso de agrotóxicos, desalojos de campesinos e indígenas y ganancia para pocos”, resume Enso Ortt, técnico de la Subsecretaría de Agricultura Familiar, ocasional guía, militante 24 horas formado en la teología de la liberación junto al obispo Joaquín Piña (quien en 2006 lideró una coalición que, mediante el voto popular, frenó un proyecto de reelección indefinida impulsado por el entonces gobernador kirchnerista Carlos Rovira).



Kilómetro 18 de la ex ruta 12. Barrio Unión y Santa Teresa. Alambrado al frente, un perro malo que recibe y una casa con techo a dos aguas. En la pared de frente, en prolijas letras negras: “Productores Independientes de Piray” (PIP). Una suerte de amplia antesala, sin paredes, es el espacio de reunión. Bancos largos de madera en ronda, trece personas (mayoría de mujeres), mate que circula y pan casero recién cocinado.

“Vivimos desde siempre acá, desde nuestros padres, desde nuestros abuelos. Antes éramos muchos, había chacras, animales para carnear, ni siquiera había que ir al pueblo para tener comida. Pero nos fueron encerrando”, explica Basiliza Pérez, unos 40 años, morocha, y un mate plateado que no para de cebar.

El encierro es literal. El fondo de cada vivienda limita con pinos, una suerte de pared verde que no deja pasar el sol, ni el viento, pero si los agroquímicos y el polen de los árboles. “Los dos nos tienen mal. Los agrotóxicos no han arruinado los pocos cultivos que tenemos y matado muchas gallinas. No se puede respirar cuando fumigan. Y cuando florecen los árboles, en agosto, se mete dentro de las casas, hasta en las camas y cocinas, ahí empiezan los problemas respiratorios y las alergias de piel. No las pasamos en el (hospital local) Samic”, explica Germán Monges, hombre fornido, manos grandes que gesticulan.

Todos los meses se enteraban de un nuevo enfermo. Reclamaron a la Municipalidad, pero no hubo suerte. Fueron al Hospital, tampoco atendieron. Decidieron hacer su propio relevamiento sanitario. Asesorados por médicos, armaron una encuesta y fueron casa por casa, todos vecinos linderos a Alto Paraná. Relevaron 200 familias. En la última década, en 70 familias hubo algún fallecido de cáncer (hay familias con hasta dos y tres fallecidos) y veinte abortos espontáneos. En doce familias hay chicos con discapacidades físicas, y hubo al menos 110 casos de problemas de embarazos. En los últimos años hubo, siempre sobre 200 familias, 136 chicos con infecciones urinarias y en 180 casos se detectaron enfermedades respiratorias crónicas.

José Espíndola tiene 48 años, es delgado, piel colorada y hablar pausado. Trabajó seis años como fumigador de los pinares de Alto Paraná (a través de una empresa tercerizada). De la mañana hasta el atardecer, con una mochila con agroquímicos. “Eran mezclas de hasta diez venenos. No sabría decirle justo cuáles, pero sí había glifosato y simazina. Se llenaban las mochilas y con el andar muchas veces se nos chorreaba encima. Y después cuando usted va rociando, ese veneno le viene encima, moja todo. No hay nada de protección, ni guantes, ni botas”, avisa Espíndola.

Padre de siete hijos, recuerda el silencio en los pinares. “No hay ningún animal, ni pajaritos quedan”. Afirma que se arrepiente de haber trabajado para ellos, pero se excusa: “No había muchas posibilidades (de otro trabajo)”. La cuadrilla de fumigadores estaba conformada por 40 personas. “El veneno te come despacio. Los primeros meses vas bien, pero al segundo tercer año ya respirás con problemas, las manos las tenés arruinadas y después ya te enfermás. Al principio los médicos de la empresa me decían que no era nada, que siga, después ya me largaron (despidieron). Así le hacen a todos”, cuenta Espíndola.

En diciembre de 2011, falleció en el Eldorado Celso Aníbal Fernández, 52 años, durante los últimos doce años fue peón rural de Alto Paraná. Entre otras tareas, fumigaba los pinares. La familia culpó a los agrotóxicos, y a la empresa.



La tierra

Piray, como muchas otras regiones de Misiones, no es zona de llanura, predominan las lomadas (“cerranías” le llaman los misioneros). Pequeñas y medianas ondulaciones en el terreno que por momentos -cuando se llega arriba de la loma- se observa la panorámica. Siempre sobresalen pinos, y más pinos.

Enso Ortt y Julio Duarte conocen los caminos internos. Transitan a velocidad. En subida y en bajada, siempre el mismo paisaje. De golpe, en medio de tanto pino, un descampado, kilómetro 19.

“Hace dos años la empresa (Alto Paraná) intentó poner pino acá”, recuerda Duarte, hombre joven, no más de 30 años, cabello bien corto y prolija camisa a cuadros. Hace un silencio largo, que remata con una sonrisa: “Es la única cancha (de fútbol) de toda la zona. ¡Se armó un quilombo! Hubo muchachos que hasta vinieron con machetes a defender la cancha”.

La cancha se salvó. Hay pinos detrás del arco y a los laterales, pero aún hay fútbol los fines de semana.

Menos suerte hubo en el kilómetro 22. Paredes descascaradas blancas, el piso de cerámicos ya está invadido por el pasto, las aberturas y el techo son un recuerdo. El pizarrón aún cuelga de la pared. Son los restos de la escuela primaria.

“Acá había más de cien casas. Era un pueblo pujante, hasta había un colectivo que entraba. Pero los fueron encerrando con pinos. Y nos les quedó otra que irse. Ni bien se iba la familia, la empresa metía pino, para que ya no vuelvan. Lo mismo pasó en el kilómetro 10 y en el 18”, recuerda Duarte y avisa que no dejarán que a Barrio Unión y Santa Teresa le suceda lo mismo.



Mucha tierra en pocas manos

El 22 de diciembre de 1881, el presidente Julio Argentino Roca declaró por decreto a Misiones como “territorio nacional” y nombró como gobernador a su hermano Rudecindo Roca. Bajo el gobierno de Roca, todo el territorio misionero fue repartido entre 30 familias. Entre fines del siglo XIX y principios del XX, el Estado impulsó la colonización del sur y centro de la provincia. El norte, bordeando el recorrido de la ruta nacional 12 y donde ahora se ubica Alto Paraná, el asentamiento de colonos fue impulsado por el sector privado, que necesitaba mano de obra para sus campos. Durante gran parte del siglo XX, Misiones creció al abrigo de la actividad agropecuaria: yerba mate, té y tabaco. Aún subsistía el pequeño colono que, una vez cosechado, comercializaba su producción.

Todo comenzó a cambiar en las últimas décadas, principalmente por la desregulación en la producción (por ejemplo con la yerba, las grandes empresas fijaron precios tan bajos que los colonos no podían subsistir, perdieron sus chacras y migraron a los cordones urbanos) y, por otro lado, la provincia cambió el perfil productivo. Dejó de lado la actividad agropecuaria e impulsó los negocios forestales. En Misiones funcionan tres pasteras (Alto Paraná, Celulosa Puerto Piray y Papel Misionero). Todas igual de cuestionadas por su rol respecto al medio ambiente, las condiciones laborales y el desalojo de campesinos e indígenas.

El último Censo Nacional Agropecuario (2002) confirma esa concentración: en la provincia existen 27.000 “explotaciones agropecuarias”. Sólo 161 de ellas (el 0,6 por ciento del total) poseen el 44 por ciento de la tierra de Misiones (917.000 hectáreas). El mismo estudio afirma que, en la última década y en la zona de Alto Paraná, descendió un 27 por ciento la cantidad de pequeñas chacras. Alto Paraná es propietaria del 8,4 por ciento de Misiones (256.000 hectáreas). Puerto Piray es la capital de la desigualdad: la compañía es dueña del 62,5 por ciento de la tierra. De las 36.000 hectáreas del municipio, la empresa posee 22.500.



De Menem a Kirchner

A finales del gobierno de Carlos Menem, en 1999, se aprobó la Ley 25.080, llamada de “Inversiones para bosques cultivados”. Subsidia todos los pasos productivos: implantación, mantenimiento, riego y cosecha. No deben pagar impuesto inmobiliario por las tierras sembradas y están exentos del pago sobre ingresos brutos. Cuenta con devolución del IVA y pueden amortizar el impuesto a las ganancias. El artículo ocho es la envidia de cualquiera otra industria. Otorga “estabilidad fiscal” por 30 años. “No se podrá incrementar la carga tributaria”, explicita la ley. El artículo 17 no utiliza la palabra subsidio. Prefiere el eufemismo “apoyo económico no reintegrable” para explicar que el Estado cubrirá, para las plantaciones de hasta 300 hectáreas, el 80 por ciento de los costos de implantación. Para los campos de entre 300 y 500 hectáreas se cubrirá el 20 por ciento.

La Asociación Forestal Argentina (AFOA), donde participan las empresas del sector, participó en la década del 90, en la redacción de la norma. En sus publicidades admiten sin sonrojarse que tomaron como referencia las leyes mineras (también aprobadas durante el menemismo y que aún siguen vigentes).

Las estadísticas del Ministerio de Agricultura de Nación muestran que en 1999, primer año de vigencia de ley forestal 25.080, se extrajeron 4,7 millones de toneladas de “madera de bosque implantado” (como llaman eufemísticamente al monocultivo). En 2006, el tonelaje aumentó a 7,9 millón. Misiones es la provincia maderera por excelencia, con el 59 por ciento, seguida de lejos por Entre Ríos con el 11 por ciento, Buenos Aires y Corrientes con el 8 por ciento. Río Negro y Neuquén son jugadores menores, pero en ascenso. La Asociación Forestal Argentina (AFOA) reconoce que Argentina tiene un polo productivo por excelencia (Mesopotamia) y otro en desarrollo (Patagonia).

La ley 25.080 vencía en enero de 2009, pero fue prorrogada -por otros diez años- por el Congreso en noviembre de 2008.

La implantación industrial de árboles tiene como fin, casi en su totalidad, las fábricas de celulosa y los aserraderos. El país cuenta con 1,2 millón de hectáreas de monocultivo forestal, de las cuales la mitad fue sembrada en la última década, al abrigo de la 25.080. El objetivo, a diez años, es llegar a los tres millones de hectáreas y, en 20 años, a las 4,5 millones de hectáreas.

Corporación

Alto Paraná se instaló en Misiones en 1974. Adquirida en 1996 por la multinacional Arauco, una de las empresas líderes del sector a nivel mundial. Con su eslogan “sembremos futuro”, Arauco cuenta con oficinas y representantes comerciales en 70 países. Se autopublicita como la “mayor compañía forestal del hemisferio sur”. Cuenta con 1,6 millones repartidas entre Chile, Argentina, Brasil y Uruguay. En Argentina reconoce la propiedad de 256.000 hectáreas.

“Eso es lo que declara. ¿Y los testaferros? ¿las que alquila? ¿los privados con los que tiene contratos por décadas? Todos sabemos que tienen muchas más, pero nadie las controla, muchos menos el Gobierno”, denuncia Miriam Samudio, 34 años, siempre sonriente, rostro aguileño, cabello lacio negro.

El 5 de enero pasado, la ministra de Industria, Débora Giorgi, recibió a directivos de Alto Paraná, quienes le anunciaron una “inversión de 50 millones de dólares” para ampliar su producción. La Ministra celebró: “La cadena de valor foresto maderera en Argentina es un sector que cuenta con una ventaja competitiva concreta que permite fortalecer las economías regionales por la distribución federal de sus recursos”.

Campesinos

Entre diciembre de 2011 y enero de 2012, Alto Paraná cosechó parte de los pinos que rodean el barrio Unión y Santa Teresa, kilómetro 18 de la antigua ruta 12. Productores Independientes de Piray (PIP) entendió que era el momento para presionar y limitar una nueva siembra de pinos (retirar las plantaciones al menos 1000 metros de las casas). Y exigir que se les reconozca parte del territorio para poder desarrollar la vida campesina y producir alimentos.

Nacido en 2005, y conformado por 200 familias, PIP siembre exigió al Estado municipal y provincial el acceso a tierras. Y siempre chocaron con la misma excusa: hay plantaciones de pinos en plena crecimiento (tardan entre quince y veinte años entre siembra y cosecha).

Cuando Alto Paraná cosechó, se redoblaron los reclamos de los campesinos. Ni Gobierno ni empresa respondieron. El 3 de marzo de 2011, PIP cortó el paso a la compañía. “Se dicen dueños, pero nosotros siempre vivimos acá. Además nunca mostraron ni un papel (título). Cuando pedimos en la Municipalidad, dijeron que la oficina de Catastro se había prendido fuego”, recuerda Armóa Rosalia, mujer alta, cabello enrulado y tez colorada.

El mismo día del corte, hubo respuesta de Alto Paraná. Denunció por “usurpación” a tres vecinos. La Policía llegó para reprimir y Municipio y Provincia salieron en defensa de la multinacional.

Luego de una semana de reclamos, el Municipio aceptó dialogar. El jueves 10 de marzo de 2011, en la sede de PIP, el intendente Jorge Lezcano, y el subsecretario de Tierras de Misiones, Jaime Ledesma, firmaron un acta acuerdo. Los campesinos no contarían el paso y los funcionarios llamarían a una mesa de diálogo en el lapso de treinta días para encontrar una “solución duradera”. Durante ese lapso, Alto Paraná no rociaría con agrotóxicos ni sembraría pinos.

Tres días después, Alto Paraná violó el acuerdo. Fumigó con agroquímicos y comenzó a preparar la tierra para otra siembra de pinos.

“Alto Paraná demostró su poder una vez más. Su posición fue más fuerte que la del gobierno municipal y que la del gobierno provincial. Por eso decimos, en Misiones gobierna Alto Paraná”, denuncia el comunicado de PIP.

En marzo y abril de 2011 se continuó con la mesa de diálogo entre las partes. Municipio, Alto Paraná, Provincia y PIP. “Era impresionante como el intendente y los ministro de la Provincia parecían los empleados de la empresa. Nosotros preguntábamos a la empresa, y respondían los políticos. Hasta en un momento un compañera se enojó y les dijo que quería escuchar a la empresa”, recuerdaGerman Monges.

El viento fresco se hace sentir en la sede de PYP. El mate no para de circular, y todos quieren contar sobre las reuniones con la empresa. Todos tienen alguna anécdota, recuerdan el enojo campesino (ante la falta de respuesta de respuesta concreta), hoy convertido en sonrisa. “Nos ofrecían ‘proyectos’ (de computación, turismo rural, cocina). Nosotros no queremos proyectos, nosotros vamos por la tierra”, resume Samudio. Todos aplauden.

Asesorados por ingenieros agrónomos de la Subsecretaría de Agricultura Familiar, estudiaron una salida productiva. La propuesta campesina fue que cada familia cuente con catorce hectáreas, un mínimo para producir alimentos y criar animales de manera sustentable en el tiempo. En total, para 200 familias, serían 2800 hectáreas (equivalente al 1 por ciento de lo que la empresa posee en Argentina, o el 0,15 por ciento de los 1,6 millones de hectáreas que posee en Latinoamérica).

Alto Paraná nunca aceptó. Municipio y Provincia miraron para otro lado.

Y volvieron a sembrar pino en Piray.

El 7 se septiembre, los campesinos viajaron hasta Posadas y presentaron ante la Cámara de Diputados el proyecto de expropiación de 3000 hectáreas ocupadas en la actualidad por Alto Paraná. En el proyecto de expropiación la organización campesina asegura que se evitará el éxodo de jóvenes, generarán 400 puestos de trabajo y montarán un mercado de productos de chacra agroecológicos para abastecer a las localidades de Piray, Montecarlo y Eldorado. “Una vez expropiada la tierra se cambiará el actual uso forestal por el uso agrícola ganadero. Frenaremos el deterioro y abandono de parajes que lleva más de 30 años. No cerrarán más escuelas y no habrá más migración rural”, destaca el proyecto de expropiación.

Miriam Samudio, de PIP, resume el sentir campesino de Piray: “Alto Paraná tiene a los políticos, a los jueces y a la policía. Pero a todos ellos los mueve la plata. A nosotros nos mueve el amor a nuestros hijos y el amor a esta tierra. No vamos a dejar de luchar”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Salta: Comunidad Wichí de Coronel Cornejo amenazada y acorralada por sojeros

Marco Díaz Muñoz (COPENOA)

El Cacique de la Comunidad Wichí La Esperanza, Candalicio Clemente, narró como son amenazados cuando deben cruzar por campos sojeros en busca de comida, la que ancestralmente, obtienen de la tierra en Departamento San Martín, a unos 320 kilómetros al norte de la ciudad de Salta.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Recursos naturales: El Gobierno busca usureros de Malvinas para negociar con YPF

DIARIO HOY - INFOSUR

Galuccio iniciará una gira de la mano de JP Morgan, un banco de Estados Unidos que maneja dos de las cuatro petroleras que explotan las islas.

La propuesta del kirchnerismo para lograr la reindustrialización de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) es clara: intentar alcanzar la soberanía energética de la mano de los países y bancos que saquean en la actualidad las islas Malvinas.

Como adelantó este medio en sus ediciones anteriores, el CEO de YPF Miguel Galuccio tiene planificada una gira por Gran Bretaña y los Estados Unidos con el objetivo de atraer una mayor cantidad de capitales que permitan alcanzar los 37 mil millones de dólares de inversión contemplados para los próximos cuatro años.

En el marco por la disputa con Gran Bretaña por la soberanía de las islas Malvinas, el Gobierno nacional no sólo está pensando vincularse con corporaciones ligadas a los usurpadores de suelo nacional, sino que el organizador de la gira es el mismísimo banco JP Morgan, que junto a su par estadounidense Bear Stearns vienen siendo denunciados en los últimos meses por llevar a cabo explotaciones en los archipiélagos.

“JP Morgan es accionista de dos de las cuatro petroleras que actúan en Malvinas, lo cual configura el disparate más grande y la contradicción más grande en la que pueda incurrir el Gobierno”, indicó a Hoy Mario Cafiero, exdiputado y especialista en materia energética. Además sostuvo que la iniciativa oficial “es un despropósito” y hace “caer todo el discurso del Gobierno en relación a Malvinas”.

Según fuentes del oficialismo, Galuccio iniciará su recorrido internacional el próximo viernes en Los Angeles, continuará el lunes (24) y el martes (25), finalizando el recorrido por Boston (miércoles 26) y Nueva York (los días jueves y viernes).

JP Morgan es uno de los máximos accionistas de las empresas Rockhopper Exploration y Desire Petroleum, que hace tiempo vienen explotando de forma ilegítima y hasta ilegal, según las resoluciones de la ONU, los recursos naturales que pertenecen a la Argentina.

De todas formas, la ilegalidad no caracteriza sólo a los buitres extranjeros, ya que con los acuerdos previstos por Galuccio, el Ejecutivo nacional vulnera la legislación argentina con respecto a la temática soberana.

“Es absolutamente falso que defiendan los intereses argentinos en Malvinas. Incluso se viola la ley 26.659, que impide al Gobierno contratar a empresas que estén ligadas directa o indirectamente a la explotación en Malvinas”, agregó Cafiero.

Galuccio y sus orígenes

La alianza con corporaciones que saquean las Malvinas es una estrategia esperable si se tiene en cuenta que el Ceo de YPF, Miguel Galuccio, no sólo fue funcionario y lobbista de Repsol (hasta 1999), sino que también desarrollo actividades en empresas británicas.

Tras su paso en la privatización de YPF, Galuccio se integró a la empresa Schlumberger, con sede en Londres, que realizaba la logística a distintas firmas extranjeras para realizar exploraciones petroleras en las zonas aledañas a las islas Malvinas. En ese mismo sentido, el ingeniero de 44 años fue uno de los principales ejecutivos de Integrated Project Management, unidad de Schlumberger que está dedicada a proveer servicios de perforación.

La crisis petrolera arrastró a la Bolsa, que cayó un 2,54%

La situación crítica que atraviesa la gestión kirchnerista de YPF amenaza con arrastrar toda la economía nacional al colpaso.

En ese marco, loos papeles líderes cayeron ayer un 2,54 por ciento en la Bolsa de Comercio porteña, en una rueda con pérdidas generalizadas en el índice Merval, en especial para YPF, que se hundió un 6,43 por ciento, mientras los bonos soberanos operaron con resultados mixtos.

Los activos locales profundizaron las bajas que registraron los mercados globales, donde los inversores motorizaron tomas de ganancias tras la seguidilla de alzas registradas la última semana, cuando la Reserva Federal estadounidense anunció un nuevo programa de estímulo.

La crisis de la petrolera argentina, caracterizada por una extensa desinversión, viene llevando al Gobierno nacional a tender lazos con capitales usureros que operan en las islas Malvinas (ver nota principal).

Asimismo, el CEO de YPF, Miguel Galuccio, tuvo contactos con empresas de China y de los Estados Unidos (Chevron) y alcanzó acuerdos de cooperación en el sector gasífero con la rusa Gazprom.

Por otra parte, ni siquiera la oleaginosa más cotizada pudo respaldar la economía nacional.

De ahí que las commodities no fueran la excepción, dentro de las cuales la soja, principal producto de exportación de la Argentina, se desplomó casi un 4 por ciento en el Mercado de Chicago, donde cedió hasta 613 dólares por tonelada para los contratos de fin de mes, mientras que en la plaza local se despeñó 11,4 dólares, a 347,6 para mayo de 2013.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El gobierno viola la ley de medios

Gabriel Solano (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

El gobierno falta a la verdad cuando dice que el bloqueo a la aplicación de la ley de medios se debe a las medidas cautelares que logró Clarín para evitar la “desinversión”. Los otros monopolios de la comunicación no han desinvertido nada, a pesar de que no los protege ninguna cautelar -sólo el gobierno. Por ejemplo, el de Vila-Manzano, aliado al kirchnerismo, el cual espera quedarse con lo que le quiten a Clarín.

El gobierno tampoco ha hecho cumplir el artículo de la ley que establece que las empresas de servicios públicos no pueden poseer medios de comunicación audiovisuales. Telefónica, por ejemplo, es propietaria de Canal 11 (Telefé) y ha pasado a formar parte de los medios pro-kirchneristas.

El derrape de la “ley de medios” obedece a que las medidas establecidas para perjudicar a Clarín están concebidas para cambiar el reparto del negocio y no en poner fin al negocio capitalista de los medios. Bajo el capitalismo, un medio de comunicación necesita capital -o sea la posibilidad de abarcar un mercado que lo haga rentable. Una verdadera democratización requiere que los medios pasen a manos públicas y su uso esté en manos de los trabajadores y de todas las tendencias del arte, la cultura, el deporte y la vida social en general.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sabbatella en una cacerola

Gabriel Solano (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

Una de las primeras medidas anunciadas por Cristina Kirchner luego del cacerolazo del jueves pasado ha sido el nombramiento de Martín Sabbatella al frente del organismo encargado de aplicar la “ley de medios”. Sabbatella ha sido mal presentado como un ex miembro del partido comunista, cuando pertenece, en realidad, al sector del PC que decidió ‘aggionarse’ por medio del Frepaso y que hoy confluye con el partido oficial en las filas del kirchnerismo. No se trata, por lo tanto, de un ‘renegado’, sino de un consecuente. A estos laureles, Sabbatella añade otro no menos significativo: el elogio que le brindó The Wall Street Journal, en 1999, por su gestión en la Intendencia de Morón. Veremos cómo lo tratará ahora que fue designado para encabezar la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), para forzar a Clarín a ‘desinvertir’ en los canales de cable desde el 7 de diciembre próximo.

Sobre lo qué puede realmente ocurrir en esa fecha hay todo tipo de posiciones. Clarín buscará prorrogar la cautelar que lo protege de desmantelar su corporación -o, al menos, obtener un plazo largo para ejecutarlo. El gobierno, por el contrario, forzaría la marcha con una intervención. En ese caso, el interventor deberá lidiar con las 158 licencias de Cablevisión (134 más que las autorizadas) y quizás arremeter contra Canal 13.

Ahora ha metido la mano el cacerolazo, en el que los kirchneristas ven la mano de Clarín. Algunos analistas advierten que lo del jueves pasado retrajo la campaña por la re-re-re, pero ¿y Clarín? ¿Dilatar o ir a fondo en los plazos previstos? Sabbatella, que no podía prever que un cacerolazo se interpusiera en su gestión, ha quedado encargado de una ley cuya aplicación es difícil: no solamente tendrá que cuidar que la ‘desinversión’ de Clarín no produzca una desvalorización artificial de los activos de la Corpo, sino que, además, deberá cuidar que el favorecimiento a los rivales de Clarín -que se han comprometido a actuar como alcahuetes comunicacionales del oficialismo- no se convierta en una violación escandalosa de las prohibiciones de concentración de medios que establece esa misma ley.

Muchacho joven, con un futuro que va más allá del ciclo kirchnerista, Sabbatella buscará cuidar, por sobre todo, sus propias espaldas, algo en lo que demostró mucha habilidad en el pasado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Menemismo, los K y la tesis del “transformismo”

Rolando Astarita

Una constante del discurso kirchnerista es separar absolutamente el modelo neoliberal, impuesto por la dictadura en 1976, del “productivo con inclusión social”, establecido en 2003, y vigente hasta el presente. Según este relato, entre 1976 y 2003 las políticas de los gobiernos fueron anti-nacionales y anti-pueblo, y favorables a los grupos económicos que se rigen por una lógica especulativa y financiera. Pero todo habría cambiado con la llegada de los Kirchner a la presidencia de la nación.

Claro que de ser esto así, se plantea el problema de explicar el apoyo del matrimonio “nacional y popular”, y también de montoneros y militantes de la “gloriosa JP” de los 70, al menemismo; así como la participación de relevantes kirchneristas (Nilda Garré, Abal Medina) en el gobierno de la Alianza. Recordemos que en los 90 se despidieron decenas de miles de trabajadores estatales; se privatizaron las empresas de correos, agua, teléfonos, gas, petróleo, ferrocarriles y las cajas de jubilaciones; se impusieron topes a los aumentos salariales; se ataron los aumentos en el sector privado a los incrementos de productividad; se habilitaron los contratos temporarios y se los promovió: se inició la discusión sobre la ley de flexibilización laboral (que se votaría con el gobierno de la Alianza); se redujeron las indemnizaciones por accidentes laborales; se estableció que la vigencia de los convenios colectivos podía suspenderse por tres años en casos de concursos y quiebras; y se incluyeron cláusulas que implicaban precarización laboral en numerosos convenios laborales (automotriz, siderurgia, alimentación). También en los 90 se extendió la sojización, y se iniciaron los grandes emprendimientos mineros a manos de empresas transnacionales. Y funcionarios, empresarios y burócratas sindicales se enriquecieron vertiginosamente con los negociados que posibilitaron las privatizaciones. Los Kirchner, además de enriquecerse, participaron de la privatización de YPF, de las cajas de jubilaciones y del banco de Santa Cruz; fueron constituyentes en 1994 y proclamaron a Menem el mejor presidente argentino, después de Perón. Otros altos funcionarios kirchneristas tuvieron actuaciones parecidas.

Se plantea entonces la “pregunta imposible”: ¿cómo pudo suceder esto, estando el “movimiento nacional” en el gobierno? Aunque habitualmente los militantes K eluden la cuestión, disponemos sin embargo de una elaborada respuesta, producto del investigador en ciencias sociales Eduardo Basualdo. Para quienes no lo conocen, digamos que Basualdo es doctor en Historia, investigador del Conicet, coordinador de varias áreas de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO, participa de la CTA oficialista e integra desde hace poco el directorio de YPF. Sus trabajos son altamente valorados en los medios académicos y en el progresismo izquierdista. En 2011 publicó Sistema político y modelo de acumulación, que reúne tres largos ensayos de su autoría. En el segundo de esos ensayos, originariamente publicado en 2001, presenta una explicacón de cómo fue posible que el movimiento nacional y popular abrazara la causa del neoliberalismo en los 90. En esta nota resumo su respuesta y la analizo críticamente.

Basualdo y el transformismo argentino

En Sistema político.... Basualdo plantea que “esa dictadura (la de 1976) no explica todo lo acontecido durante la valorización financiera porque a ella le sucedieron tres gobiernos constitucionales”. ¿Cómo pudieron ejercer el control político los “sectores dominantes” con gobiernos elegidos bajo elecciones libres? Precisemos que por “sectores dominantes” Basualdo no entiende la clase capitalista, como haríamos los marxistas, sino “las grandes empresas oligopólicas y los grupos económicos y conglomerados”. La respuesta de Basualdo al enigma planteado se sintetiza en una palabra: transformismo. Por transformismo -noción que toma de Gramsci- quiere significar una situación en la que los sectores dominantes excluyen todo compromiso “con las clases subalternas”, pero mantienen la dominación “sobre la base de la integración de las conducciones políticas de esas clases subalternas”. En otras palabras, dominan cooptando a los dirigentes políticos, sindicales, empresariales, estudiantiles, barriales, etcétera, para que instrumenten las políticas que les convienen.

Sin embargo, ése es el transformismo “en general”, ya que en Argentina, habría tenido dos particularidades, según Basualdo. Por un lado, la ideología habría sido suministrada desde los países centrales; en consecuencia, estaba vacía de contenidos “específicamente nacionales”. En segundo término, y más importante, los “sectores dominantes” nunca pudieron consolidar un partido propio, con sus “intelectuales orgánicos”. Por eso, a lo largo de décadas, recurrieron a golpes de Estado y a dictaduras. Pero a partir de 1983 eso ya no era posible. ¿Qué hicieron? Pues coimearon y pagaron altos salarios. En palabras de Basualdo, recurrieron a “la corrupción y los altos ingresos relativos que perciben los integrantes del sistema político. (…) Se trata de la irrupción de los denominados retornos… no se trata de un fenómeno circunstancial … sino estructural e intrínseco al nuevo patrón de acumulación de capital dominante (…) … los elevados salarios relativos que perciben los cuadros orgánicos al servicio del poder establecido”. Esto habría sido “vital” para descabezar a las “conducciones de los sectores populares”, y para incorporar intelectuales “supuestamente independientes”.

Hasta donde alcanza mi conocimiento, los intelectuales K no han presentado objeciones a esta explicación, y no por desconocimiento. Axel Kicillof y Enrique Arceo, hoy altos funcionarios kirchneristas, integran el consejo editorial de Cara y Ceca, la editorial que publicó Sistema político... . Además, originariamente, el ensayo de Basualdo fue prologada por Horacio Verbitsky, y comentado, entre otros, por José Nun. De manera que los intelectuales y políticos kirchneristas conocen y parecen avalar la explicación de Basualdo. Sin embargo, y extrañamente, no hablan del asunto, a pesar de que muchas veces se ha planteado cómo fue posible que el “movimiento nacional y popular” hiciera lo que hizo en los 90. ¿Por qué no dan más publicidad los intelectuales K a la tesis del doctor Basualdo? ¿Será acaso porque su explicación termina reduciendo a muchos patriotas de hoy a una vulgar banda de coimeros de los 90? Un tema digno de profundizarse en las elevadas cátedras universitarias de sociología y politología.

La sociedad y la historia en clave moral

Si bien los partidarios K no hablan del rol de las coimas durante el menemismo, acostumbran aplicar el esquema a la actualidad política. Por ejemplo, ¿por qué Lanata, Majul, Binner o Lozano se oponen al gobierno nacional y popular”? La respuesta “a lo Basualdo” es: porque están a sueldo de los grupos económicos, Clarín en primer lugar. No hace falta pensar mucho más. La respuesta es simple y contundente, además de estar respaldada por el prestigioso “transformismo” gramsciano. Aunque el mismo razonamiento aplican los críticos del gobierno K, solo que al revés: los funcionarios hacen lo que hacen porque reciben coimas (de los Cirigliano, Baez, Cristóbal López, etc.). De manera que la tesis es multiuso. Por eso también, puede dar resultados ambiguos. Por ejemplo, según la oposición, Alberto Fernández habría recibido coimas de los Baez y Cristóbal López (y del grupo Clarín hasta 2008) cuando estuvo en el Gabinete K; pero según los amigos del gobierno, ahora las recibiría de Clarín (aunque no antes de 2008). Los dos bandos se quedan sin explicar alguna parte de la historia, pero esto es solo un detalle. De la misma forma, Oscar Parrilli, actual secretario general de la Presidencia, era víctima del “transformismo coimero” en 1993, cuando fue informante por el menemismo del proyecto de privatización de las jubilaciones; pero patriota y popular desde 2003. La doctora Carrió, en cambio, no había caído en las redes del “transformismo” en 2000, cuando proponía la estatización de las jubilaciones, pero hoy sí es coimeada (según los K) por los grupos extranjerizantes.

Por supuesto, el método también se puede extender a los análisis transfronteras, o históricos. ¿Por qué Hollande aplica ahora un plan de ajuste en Francia? Respuesta: porque los “grupos” franceses le aumentaron el salario y su participación en “mordidas”. ¿Por qué el gobierno de Isabel aplicó el Rodrigazo? Respuesta: porque los grupos económicos coimearon a la presidenta a partir de junio de 1975. ¿Por qué no lo aplicaron Perón y Gelbard? Respuesta: porque eran inmunes al “transformismo”. ¿Cómo fue posible la industrialización basada en la sustitución de importaciones? Respuesta: porque a partir de la presidencia de Agustín P. Justo, y hasta 1976, los gobiernos no aceptaban coimas de los capitales extranjeros (y ¿Lisandro de la Torre?... otro detalle). ¿Por qué Perón nacionalizó los ferrocarriles? De nuevo, porque no aceptó coimas de los ingleses. ¿Por qué Frondizi firmó contratos petroleros con empresas extranjeras? Porque era un “transformista coimero”. ¿Por qué luego los anuló Illia? Porque no aceptó coimas. Y así hasta el infinito.

Paremos con el chiste. La absurda simpleza a la que hemos llegado es inseparable de la pobreza de la tesis. Es lo que sucede cuando se sostiene que la moral, o el altruismo de líderes y altos personajes, deciden la marcha de la sociedad y de la economía. ¿Por qué gobernantes “populares” reciben coimas de los “grupos concentrados”, y otros no? Misterio. ¿Por qué algunos las aceptan durante años (y entonces son “entreguistas”), pero las rechazan más tarde (y se convierten en héroes de la lucha popular)? De nuevo, misterio. La historia se reduce así a una absurda saga de piruetas y contra piruetas. Estamos en un callejón sin salida.

Poder de clase, estado, esencialismo

El materialismo histórico brinda una perspectiva muy distinta de la anterior; es la que adoptamos. Empecemos planteando una pregunta fundamental (me inspiro en lo que sigue en los trabajos de Poulantzas, ver textos citados). ¿Cuál fue el fundamento del poder del estado para realizar las transformaciones de los 90 en Argentina? En otros términos, ¿por qué y cómo un sector de la clase dominante (los grupos, según Basualdo) pudo imponer una política al conjunto de la clase capitalista, y a las clases medias acomodadas, si esa política solo favorecía a esa fracción “dominante”, y perjudicaba a todo el resto, y si además no tenía el control del estado y el gobierno? Conocemos la respuesta de Basualdo: porque “la fracción dominante” coimeó a los funcionarios elegidos por el voto, y a los líderes de la burguesía nacional, de la pequeño burguesía, de las clases medias, y de la clase obrera. Pero esta explicación solo es posible si se parte de una concepción esencialista del poder del estado. Ocurre cuando se piensa que el poder es una “cosa” que alguien maneja, a la manera en que se maneja un automóvil, que puede ir en una u otra dirección, a condición de que se pague lo suficiente (coimas, altos salarios) al conductor. Si el conductor es delegado directo de los grupos económicos, o es un líder popular coimeado, no importa mucho, porque “la cosa-automóvil” podrá siempre podrá manejarse (a lo sumo, saldrá un poco más caro en el segundo caso).

A partir de aquí, el razonamiento se desliza hacia el subjetivismo y el idealismo. ¿Por qué? Pues porque el enfoque del “estado-cosa” no capta lo elemental: el poder no es una esencia más o menos cosificada, que se pueda tener o ejercer por fuera de las relaciones sociales, y de la lucha de clases. Como bien enfatiza Poulantzas, el poder siempre remite a relaciones sociales de fuerza, y no puede dejar de hacerlo. Por eso mismo, el estado condensa relaciones de fuerzas. Es una relación de fuerzas, estructurada, en primer lugar, por las relaciones de propiedad que comprenden a toda la clase dominante (no solo a los “grupos”) . El poder político del estado se asienta, en primerísimo lugar, en relaciones de poder económico (propietarios de los medios de producción frente a no propietarios de los medios de producción), que implican relaciones de explotación. En segundo término, esa relación de fuerzas está articulada, pero también cuestionada (en especial, en los períodos revolucionarios) por la lucha de clases. Pero si esto es así, el poder de clase no se puede ejercer al margen del lugar que ocupan las relaciones económicas, políticas e ideológicas entre la clase dominante y las clases subordinadas. La cuestión de las fracciones hegemónicas al seno de cada una de las clases, y sus relaciones con otras fracciones, solo puede resolverse exitosamente en el marco de este análisis global, en términos de clases sociales. Abstraer los grupos económicos de la clase social dominante en el modo de producción capitalista, lleva a graves errores de análisis. Es la idea -tan cara al progresismo izquierdista- de que los problemas de las masas se solucionan “controlando a los grupos económicos altamente concentrados”, sin tocar las bases del modo de producción capitalista.

A partir de concebir al estado como un nudo de relaciones de fuerzas, puede entenderse que el mismo se constituya en un espacio estratégico de organización de la clase dominante, y de su poder de clase. Si, en cambio, se considera que el poder del estado es una “cosa-automóvil”, que se adquiere con suficientes coimas y salarios, la relación estado – clase dominante termina siendo una relación de exterioridad. Por ejemplo, en los 90, y según esta visión, los grupos tenían el poder económico, pero los funcionarios votados por el pueblo detentaban el poder de la cosa-estado; la relación entre ambos polos se establecería, en consecuencia, por el puente de las coimas y los altos salarios. Con este enfoque, desaparecen las tensiones y contradicciones entre la acción del estado y la clase dominante, así como las relaciones de fuerza esenciales entre las clases. Obsérvese que estamos hablando de tensiones y contradicciones. Esto significa que el estado no es un simple apéndice reflejo de lo económico; tiene espacio propio, no se reduce a la economía. Pero no por ello el estado se independiza de la economía. Todas sus acciones están marcadas, inherentemente, por la dominación de clase: y los conflictos entre fracciones, y las tensiones, se desarrollan en este marco. Si no se comprende esto, insistimos en ello, la relación economía-estado (poder económico-poder político) se reduce a meras anécdotas de coimas y lobbies. Por esto mismo, el giro del partido Justicialista (con los K, ex montos, ex JP, y un largo etcétera) al neoliberalismo, no se puede explicar solo, ni principalmente, por la corrupción.

El menemismo, una política de clase

En base a lo desarrollado en el apartado anterior se deriva una visión sobre el menemismo y los 90 muy distinta de la que sostiene la tesis subjetivo-idealista de las coimas y “mordidas”. A igual de lo que sucedió a nivel mundial, el neoliberalismo no fue la expresión de una fracción del capital (usualmente se lo asocia al capital financiero), sino la encarnación de un programa político y social al que adhirió la clase capitalista de conjunto. Su objetivo era restablecer la tasa de rentabilidad del capital, haciendo retroceder al trabajo. La precarización laboral, el debilitamiento de los sindicatos, el disciplinamiento de la clase obrera mediante la desocupación y la amenaza de caer en el pauperismo, el restablecimiento del poder de la moneda (esto es, de la ley del valor trabajo), respondían a una lógica de clase. La ideología del neoliberalismo (en sus diversas expresiones teóricas, el monetarismo, los nuevos clásicos, los ofertistas, etc.) expresaba esta necesidad del capital de conjunto. Por eso, fue abrazada por las clases capitalistas de casi todos los países capitalistas, adelantados o atrasados. No fue una “imposición” de coimas y altos salarios (aunque por supuesto, buenos salarios para académicos y economistas allanaron muchos obstáculos intelectuales para su adopción).

Lo sucedido en Argentina se inscribe dentro de esta onda mundial. La flexibilidad laboral, los empleos temporarios, la vía libre para los despidos instantáneos, etcétera, beneficiaron al conjunto de la clase capitalista (Bonnet, 2007, subraya esta naturaleza del menemismo). El sometimiento de amplios sectores de la economía a las leyes del mercado (racionalización en las empresas privatizadas, despidos masivos, etcétera) permitió elevar la productividad. En los 90, miles de empresarios “nacionales y populares” sacaron provecho de las medidas que apuntaban a elevar la cuota de plusvalía. La acción del estado incidió directamente en las relaciones de producción; fue poder de clase concentrado. Es que no hay poder político sin poder de clase, y no hay poder de clase sin la base de la propiedad privada.

Por otra parte, las privatizaciones fueron acompañadas de inversión, lo que mejoró la infraestructura (por ejemplo, en telecomunicaciones y energía) y con ello las condiciones de explotación del trabajo. Esto también explica por qué amplios sectores de la burguesía argentina apoyaron al menemismo. En una nota anterior hice referencia al trabajo de Kulfas y Hecker (1998) en el que ponían de relieve el aumento de la productividad y de la inversión en la década menemista. Kulfas es hoy un alto funcionario del Banco Central, y destacado economista del kirchnerismo. Por supuesto, en la tesis “a lo Basualdo”, el escrito de Kulfas de 1998 solo se explicaría por el “transformismo”, esto es, por su cooptación con coimas para hacer tarea sucia a favor de “los grupos concentrados”. Mi interpretación es opuesta. Kulfas elogiaba el menemismo porque estaba consustanciado con sus objetivos y su programa. Y los datos que presentaba con Hecker demostraban que había habido, además de destrucción de empresas, modernización de equipos productivos e inversión. Pero esto explica también el apoyo de la burguesía argentina al menemismo en los años de “esplendor” de la convertibilidad. Los K y los ex montoneros puestos a funcionarios de Menem, respondían a este interés de clase. Las coimas y altos salarios fueron la frutilla del postre, pero no lo esencial (aunque sí fueron fundamentales para sus bolsillos). El voto a los delegados menemistas a la Constituyente de 1994, y a Menem en las presidenciales de 1995, no se puede explicar por las coimas y los altos salarios de los dirigentes. Hubo un amplio consenso en la clase dominante criolla, incluidas las más amplias capas de las clases medias adineradas. No fueron llevadas a votar de las narices por sus dirigentes “traidores y vendidos”. Es casi infantil recurrir a este tipo de explicaciones. Dejo apuntado asimismo que el voto de millones de trabajadores al menemismo no puede explicarse solo por el engaño; incluso es reductivo creer que la clase dominante domina solo con coerción y engaño (de nuevo, Poulantzas apunta este asunto).

Análisis en términos de clases o chismorreo sociológico

El abordaje materialista permite entender los procesos históricos y las evoluciones económico-sociales en términos de tendencias estructurales. Esto no quiere decir que lo individual no tenga importancia, sino que lo social -las relaciones de producción, las fuerzas productivas- tiene prioridad explicativa. Por supuesto, siempre hay medidas que favorecen a una u otra fracción del capital; esto implica tensiones, enfrentamientos y también compromisos en el seno de la clase dominante, que deben procesarse por intermedio del estado. En particular, durante las crisis, es inevitable la desvalorización de fracciones enteras del capital (no solo industrial). Pero la resolución de estos conflictos no depende, en lo esencial, de la capacidad de lobby de tal o cual empresa, o de la coima que haya recibido tal o cual funcionario, cuestiones en las que se entretienen las investigaciones de Basualdo. En otras palabras, las contradicciones sociales y la dirección del desarrollo no se resuelven analíticamente contando chismes.

Lo explico con un ejemplo. La convertibilidad en su momento fue saludada por toda la clase dominante argentina como una solución frente a las crisis hiperinflacionarias. La razón de fondo era que con alta inflación el mercado sencillamente no puede funcionar, y por lo tanto no hay acumulación posible. Por eso, el establecimiento de la moneda fuerte fue saludada por las cámaras empresarias y los medios. Pero con el tiempo, la apreciación de la moneda trajo problemas -dada la baja productividad relativa de la economía argentina- que terminaron estallando en 2001. Por eso, el quiebre de la convertibilidad no se explica diciendo que triunfó la “fracción devaluadora” sobre la fracción favorable al tipo de cambio bajo (Basualdo). Decir que la devaluación se impuso porque los devaluacionistas se impusieron, es tautología, lisa y llana, por más que se la disfrace con lenguaje sofisticado. En todo caso, hay que preguntarse por qué los devaluacionistas pudieron imponerse en 2001 y no, por ejemplo, en 1994. Y esto remite a la ley económica: en el mercado mundial se impone la comparación de los tiempos de trabajo y productividades, y la moneda no escapa a esta constricción, por más que quiera eludirla una u otra fracción de la clase dominante. La salida de la crisis de 2001-2 por vía de la devaluación, caída del salario y ajuste, tuvo el apoyo de prácticamente todo el partido Justicialista (los K y ex montos incluidos), y otras formaciones burguesas, porque respondió también a una necesidad de clase, y no porque se hubiera impuesto una u otra fracción de la clase dominante.

Las tensiones y relaciones entre sectores del capital (productores de bienes transables y no transables, ramas industriales o financieras, etc.) evolucionan en este marco, y los programas políticos necesariamente expresan esta realidad. Si no se tiene en cuenta esto, el análisis se pierde en las superficialidades de los “grupos de influencia”, de las coimas, de las capacidades de lobby y datos similares. Es un cuento sin profundidad, que desemboca en el seguimiento de las interminables piruetas políticas de los personajes de turno (aunque con la imprescindible prudencia que demandan algunos puestos públicos muy bien pagados).

En conclusión, es necesario avanzar un análisis en términos de clases sociales, de las relaciones de fuerza entre ellas, y de las lógicas de clase -vinculadas a la explotación del trabajo y la acumulación del capital- implicadas en las políticas implementadas frente a la larga crisis iniciada a mediados de los años 1970. El neoliberalismo fue la respuesta del capital a esa crisis; sintetizó el programa de las cámaras empresariales, de la clase dominante como totalidad concreta, frente al trabajo. El partido Justicialista (como el partido Radical, y otras formaciones menores) no escapan a estas generales de la ley. Mal que les pese a algunos doctores del progresismo de las ciencias sociales argentinas.

Textos citados:
Basualdo, E. (2011): Sistema político y modelo de acumulacion. Tres ensayos sobre la Argentina actual, Buenos Aires, Cara o ceca.
Bonnet, A. (2007): La hegemonía menemista. El neoconservadurismo en Argentina, 1989-2001, Buenos Aires, Prometeo.
Kulfas, M. y E. Hecker, (1998): “La inversión extranjera en la Argentina en los años 90, Tendencias y perspectivas”, Centro de Estudios para la producción.
Poulantzas, N. (1979): Estado, poder y socialismo, México, Siglo XXI.
Poulantzas, N. (1985): Poder político y clases sociales en el estado capitalista, México, Siglo XXI.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Crueldades democráticas

Alfredo Grande (APE)

“Tantos unicornios azules se perdieron, de los cuales nunca hubo información que cuando aparezcan, la tierra será azul”
(aforismo implicado)

Sus ojos se cerraron…
Y el mundo sigue andando. El mundo del deporte, de los negocios, del turismo, del arte, del espectáculo, de las noticias, de los parlamentos, de los tribunales, de las familias. Y el mundo sigue andando. Pero solo una parte de ese mundo, el que no hace mucho fue caracterizado como izquierda siniestra no se conforma con seguir andando, sino que marcha. Con la marcha de la bronca y de la justicia, de la memoria y de la verdad. Pero sus ojos se cerraron. Y los nuestros, arrasados de estupor, irritados de tristeza, no pueden ver. ¿Quién dijo que ojos que no ven corazón que no siente? Nosotros, los de antes y los de ahora, seguimos sintiendo. La desaparición de Jorge Julio López primero y su no aparición después, ha disparado terrores con y sin nombre, pánicos que no se resuelven con psicofármacos, valentías y cobardías que parecían superadas. Para la gobernabilidad, que es un reinado que tiene que parecer gobierno, Julio Jorge López, desaparecido no aparecido es un analizador insoportable. Porque dice que vendrán caras extrañas a decir que hay otro Estado dentro del Estado y que es difícil decidir cuál se escribe con mayúscula y cuál con minúscula. Y que el mundo, el pequeño gran mundo de las castocracias (políticas, económicas, religiosas) sigue andando, pero con una marcha zigzagueante y confusa. Que obliga, confesión de parte, a transformar a Julio en una mercancía más, cotizada en 400.000 , para el que lo encuentre, y tenga tiempo de avisarlo. Como la mujer del César, quizá no se trate de ser democrático, pero sí de parecerlo. Desde la desaparición del querellante testigo, cada vez parece menos. No ha sido tropezón: es una caída de un discurso que no supo o quiso destruir los muros de silencio y los muros de servicios, cuidadosamente vigilados. Y el mundo seguirá andando, más preocupado por los barra brava, aunque todavía no haya desaparecido ningún jugador o técnico. Pero todos los luchadores sabemos que hoy no está solo nuestro corazón. Y que siempre habrá una historia oficial y que algunos tendremos que contar otra historia. Algunos seguirán andando y otros solamente marcharán. ¿Tus ojos se cerraron, Julio? Los nuestros seguirán abiertos. Es otro derecho humano al que no pensamos renunciar. La mirada de nosotros para que las imágenes de este presente nunca más se pierdan en ningún futuro. ( Alfredo Grande. Publicado en Pagina 12 del 4/12/06)

La cultura represora se sostiene en las paradojas. Si la contradicción al dialectizarse mueve las ruedas de la historia, la paradoja es insalvable y detiene el devenir. Pero es importante señalar que no solamente detiene, sino que al mismo tiempo, debilita. Me permito una metáfora: hay dos autos detenidos. Uno con el motor apagado. El otro, acelerado y frenado al mismo tiempo. Podrá objetarse que nadie acelera y frena al mismo tiempo, pero justamente es el mecanismo del retroprogresismo. Ninguno de los autos avanza, obviamente. Pero el segundo además consume energía hasta que colapsa. La paradoja enloquece, porque al no tener forma de destrabarse, paraliza, confunde, irrita y enloquece. La paradoja no puede disolverse porque está sostenida desde un consistente mecanismo de sometimiento que anula toda resistencia. Al menos, el costo de enfrentar la paradoja siempre es altísimo. Y como sabemos, a muchos el coraje no nos sobra. La crueldad y el terror son los mecanismos más utilizados para que las paradojas circulen como si fueran, apenas, contradicciones. Y ni siquiera eso. Matices. Insignificantes desvíos. Sutilezas de un relato que, claro, no puede ser perfecto. Sintonía fina que le dicen. La desaparición de Julio Lopez en democracia, y en el marco de un juicio por las desapariciones durante la dictadura cívico – militar – clerical – empresaria - deportiva, es una de las más crueles paradojas que supimos conseguir. Uno de los núcleos de verdad de la política de gobierno, la defensa de los derechos humanos, fue duramente conmovida. La otra, el capitalismo serio, la dejaré para otro momento, cuando aprenda a comer con $6 diarios. Lo peor de esta historia, es que descartada toda complicidad de los poderes de la República, había que asumir la plena responsabilidad de los poderes de la República. Se mata por acción o por omisión. Por no hacer lo que hay que hacer o por hacer lo que no hay que hacer. Pero nadie desaparece sin que alguien o varios sepan dónde está. Y alguien o varios saben quiénes saben dónde está. Si hasta Yofre fue descubierto, no creo que nada sea imposible para descubrir en dónde deambulan nuestras vidas rigurosamente vigiladas. Ante la desaparición de Jorge Julio López envidié a Emilio Zola cuando escribe su alegato “Yo Acuso”. ¿A cuántos debemos acusar por la crueldad de una desaparición de aquel al que le sobró coraje para acusar con detalles, con precisión de militante, a la canalla exterminadora? Insisto: la paradoja impide pensar. Pensar la paradoja es una operación teórica y política necesaria, pero para la cual hay que tener poder y decisión de usar ese poder. La oportunidad histórica no es lo mismo que el oportunismo, más bien es lo contrario. Pensar la paradoja nos mete en el pantano del pensamiento paradojal, al cual George Orwell denominó “doble pensar”. Ministerio del Amor, donde se tortura. El Trabajo Dignifica, en los campos de concentración. Pensar la paradoja es destruirla. Antes que nos destruya a nosotros. Mirar para otro lado, pensar para otro lado, escribir para otro lado, sólo asegurar que la paradoja crecerá, se transformará en un laberinto, habrá varios minotauros para matar y no podremos salir volando porque los represores aprendieron y ahora los laberintos vienen con techo. Seis años de una paradoja paralizante, a la cual enfrentamos con el aliento necesario de los malditos aniversarios. Sin embargo, de estos seis años, de estos últimos tres años, del último año, la paradoja siempre ha sido fortalecida. La desaparición de Julio desapareció. De lo contrario, sería el único tema para discutir. Se aprobó una ley “anti terrorista”, hay judicialización de la protesta social, sigue habiendo gatillo fácil y facilitado, y entonces hay defensa de los derechos humanos y simultáneamente, se vulneran. Esta brutal paradoja debería ser la agenda principal del Gobierno y de la oposición de izquierda. Que la hay, y no poca, y que cuando puede y quiere, ayuda al Ejecutivo. ¿Por qué entonces, la desaparición de Jorge Julio López es, además, la más atroz impunidad? La crueldad es la planificación sistemática del sufrimiento. Y qué mayor sufrimiento que la impunidad. Lo saben los familiares y amigos de Cromagnon. Las víctimas de la masacre de Once. Los que miran por TV la dieta de los gordos ricos, mientras comen la dieta de los pobres flacos. Hace 13 años, Clemente Arona fue asesinado. Son 13 años de impunidad. La democracia no debiera tolerar nunca más que los delitos sean impunes. Un Estado sin Derecho se corre, no quiera quien no lo quiera, a la derecha. Y la derecha es un viaje de ida. He visto gente de izquierdas pasarse al lado oscuro de la fuerza. Pero nunca he visto un fascista arrepentido. Y además sería peligroso. Hoy la desaparición forzada de personas tiene nombre propio: Trata. Aunque las carátulas de averiguación de paradero se empeñan en desmentirlo.
A la crueldad democrática sólo podemos enfrentar con la ternura solidaria. Saber que apareció Jorge Julio López, y que lo encontramos dentro nuestro. Y que de ese lugar no desaparecerá más. Nunca más.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. El crimen de Fuentealba: Se inicia el proceso contra la conducción de los docentes neuquinos

Carlos Saglul (ACTA)

Hoy a las 15 se cumplirá la primera audiencia del proceso contra los máximos dirigentes de ATEN, Marcelo Guagliardo y Daniel Huth, procesados por un corte de ruta en el año 2010. Guagliardo dijo que “es todo un símbolo, mientras los autores intelectuales del asesinato, los jefes operativos del crimen de Carlos Fuentealba están libres, a nosotros nos procesan. Clarito, no?”.

-¿De qué se los acusa?

Fue en el 2010 hicimos un acto en el cuartel que une Neuquén y Cipolleti y eso significó entorpecer el tránsito. En ese momento la discusión salarial estaba cerrada. Habíamos realizado paros de 24 y 40 horas sin ser escuchados. Luego de un largo conflicto ganamos la pelea. Es lo de siempre, amenazan o tratan de meter en cana a los dirigentes para detener el conflicto social. No aprenden que con nosotros, eso no va, porque por cada detenido van a tener mil compañeros más en la calle.

-¿Neuquén tiene todo un record de procesados?

Según los cálculos que tenemos en la provincia hay 1.200 compañeros que están esperando ir a juicio. Son trabajadores que piden más viviendas, dirigentes de pueblos originarios, maestros que se quejan por falta de medios, pobladores sin vivienda. Esos somos los delincuentes para las autoridades, los que en la calle denunciamos las situaciones de injusticia por las que pasa esta provincia donde hay tanta riqueza como pobres.

La represión ha cambiado de modalidad, empeoró hasta llegar al asesinato. Primero, en el 2007, fue lo de Plaza Huincul. Le compraron cascos amarillos a una ferretería a la patota del gobierno para que nos muelan a palos fingiendo que eran del sindicato de la construcción. Como no les resulto, al otro año asesinan a Carlos y ahora vienen con esto de sacar fotos y procesarte. Siempre el miedo como recurso.

-¿Cúal es la reacción de la CTA?

Paro por 24 horas y movilización. Los compañeros van a ir con nosotros, los procesados, a Tribunales. Una vez más queremos denunciar una Justicia que solo sirve para amedrentar al que protesta, y por lo tanto proteger, amparar un sistema injusto de reparto de la riqueza.

En esta provincia la inflación ha sido de más del treinta por ciento. Nos han dado un aumento del 17 por ciento con la promesa de volver a discutir en julio. Violaron esa promesa. Por eso, estamos al borde de un plan de lucha. En una de esas es casualidad pero justo se inicia el juicio.

-¿Te preocupa ir preso?

Es absurdo que te procesen por tratara de llamar la atención sobre las condiciones de injusticia que le toca atravesar a un sector de la sociedad. Pero por otro lado, cuando te amenazan, te hacer sentir la espada de Damocles del Poder Judicial sobre la cabeza como forma de que te calles la boca y no salgas a pelear por lo que es justo, los preocupados son ellos. Estamos de pie y en la pelea, es y debe ser nuestra única preocupación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Abandona la huelga de hambre. Marcela Pacheco inició una nueva fase en su lucha contra la censura

LA NARANJA DE PRENSA - AGENCIA WALSH

Luego de 23 días de huelga de hambre y de no obtener ninguna respuesta de parte de las autoridades de Canal 7 ni del Gobierno, la periodista Marcela Pacheco decidió continuar su reclamo para que le devuelvan la voz en la "televisión pública" mediante nuevos métodos que no impliquen más deterioro en su salud.

En una conferencia de prensa convocada en el Hotel Bauen, la periodista anunció que desde el martes que viene a las 12, y por espacio de una hora, instalará frente a la Pirámide de Mayo una radio abierta y pública para mantener vigente su reclamo por una comunicación libre, un periodismo sin censura y por medios, estatales y privados, abiertos a todas las tendencias y voces de la sociedad.

Una nutrida concurrencia acompañó a Marcela en la conferencia, entre periodistas y trabajadores de prensa, medios que fueron a cubrir, amigos, familiares y simpatizantes de su causa, que celebraron con una ovación la decisión de Marcela de terminar con el ayuno y lanzar la osada convocatoria para, también poniendo el cuerpo pero de otra manera, abrir un espacio de debate y expresión libre y democrático.

La Naranja de Prensa saluda la decisión de Marcela y compromete todo su esfuerzo militante para seguir acompañándola en esta nueva etapa de lucha, al tiempo que llama a todo el gremio de prensa y la ciudadanía a sumarse a la radio abierta que funcionará todos los martes de 12 a 13 en la Pirámide de Mayo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista a Pablo Micheli a horas del encuentro con la CGT: "La Plaza de Mayo va a reventar"

Marcelo Paredes (ACTA)

En entrevista con ACTA, Pablo Micheli habló sobre el encuentro histórico entre la CGT y la CTA y defendió "la unidad en la acción": "Si el 11 de octubre somos 200 mil en la Plaza de Mayo es probable que no todos pensemos igual pero eso no nos tiene que asustar".

-¿Es la primera vez que la CGT visita la CTA?

Sí, es la primera vez, pero aparte de eso, es un hecho trascendente que la CGT reconozca la existencia de otra Central: implica que está reconociendo la pluralidad y la democracia sindical en la Argentina y eso es un avance en la democracia del país.

-¿Y con qué actitud vino la CGT?

Ellos vinieron con una actitud positiva, fue una reunión muy cordial donde no discutimos los problemas de fondo que nos separan. Hay profundas diferencias en lo ideológico, en lo metodológico, pero hay 4 ó 5 puntos que nos unifican que tienen que ver con los problemas que tienen los trabajadores hoy en la Argentina: el impuesto a las ganancias sobre el salario, los topes en las asignacionas familiares, este salario mínimo que se fijó el otro día que es una vergüenza, el tema del 82% móvil, la Ley Antiterrorista. Además, ellos plantearon el tema de las obras sociales que también nos afecta porque el Gobierno no tiene por qué quedarse con la plata de los trabajadores.

Me parece que efectivamente tienen ganas, por lo menos Moyano, sus hijos, Smith, Piumato, los que hablaron, tienen ganas de construir la unidad en la acción. Entendiendo que ellos son la CGT y nosotros la CTA: no somos lo mismo. Una cosa es la unidad en la acción y otra es pretender que vamos a ser una sola Central, esto lo tienen claro tanto ellos como nosotros.

No hay que asustarse porque hubo épocas en la historia del Movimiento Obrero donde grandes dirigentes combativos como Tosco se juntaron con dirigentes considerados burócratas para poder derrotar dictadura o para poder hacer grandes hechos como el Cordobazo.

De hecho la unidad de acción entre la CGT y la CTA se da en varias provincias

Yo he recorrido el país en los últimos dos meses y efectivamente ha habido más de 15 provincias en paro en la Argentina y se dio la particularidad de que se juntaron gremios de la CTA y de la CGT y hablaron los dirigentes de la CTA y de la CGT juntos y fue muy contundente esa unión. La gente está contenta, los trabajadores están contentos con que se haya producido ese encuentro porque eso les dio más fuerza. Entonces frente a esta situación, nosotros teníamos el reclamo de compañeros de CTA de juntarnos con Moyano para pelear juntos aunque advirtiendo ’no se casen con Moyano´. Una cosa es tener unidad de acción y otra creer que vamos a estar toda la vida juntos.

-El apoyo recibido fue de Camioneros

En realidad toda la CGT está de acuerdo con lo que planteamos para el 11, lo que ocurrió es que no tenían una posición tomada, no vinieron con una decisión tomada, solamente el sindicato de Camioneros ya había tomado la decisión de participar del acto. Ellos piensan movilizar a 20 mil personas. Pero Moyano fue claro y dijo que esto no signifciaba que el resto de los sindicatos de la CGTno adhiriera o no participara. De hecho varios gremios me anticiparon que también se movilizarían.

-¿Y entonces para el 11 de octubre qué organizaciones ya se están sumando a la convocatoria?

En principio, acá hay un espacio que funciona todos los jueves donde está la Federación Universitaria Argentina (FUA), que va a parar todas las Universidades junto a los docentes universitarias, está la Corriente Clasista y Combativa, Barrios de Pie, el Teresa Vive, la Federación Agraria Argentina, la CTA y Camioneros que ya ha tomado la decisión e imagino que van a ser muchos más; creo que va a ser muy fuerte lo del 11.

-¿Todas estas organizaciones están dispuestas a parar?

Todas a parar excepto Camioneros que va a movilizar solamente.

-Te imaginás una Plaza de Mayo llena

Va a reventar, no tengo dudas de eso, estoy absolutamente convencido que Plaza de Mayo y todas las plazas del país van a tener una alta movilización de todas estas fuerzas que vamos a participar. Aquí se habla mucho de lo que pasó el jueves pasado con los cacerolazos, algo que fue masivo y en todo el país. Pero se dice poco de lo que está pasando hace dos meses en cada provincia: grandes movilizaciones en lugares impensados, con miles de personas que en otro tiempo no se movilizaban en esa cantidad como el caso del Chaco, Chubut, La Pampa. Jujuy se movilizó hace poco, hubo represión policial y los compañeros nuestros pasaron por encima de la policía y ocuparon la plaza igual.

-¿Y después del 11 de octubre la unidad en la acción seguiría en pie?

Yo creo que sí, que no se puede agotar ahí. También es cierto que depende de cómo salga lo del 11 de octubre nos va a ayudar a construir más o menos esa unidad en la acción. Yo soy optimista respecto al 11 de octubre, no por una aspiración de deseo sino que es un dato de la realidad, va haber mucha gente y eso va a potenciar la unidad en la acción.

-Si uno hace un repaso de los diarios cubriendo la reunión de ayer, ya no se habla tanto de la CTA disidente, CTA Micheli, CTA opositora, sino que se habla de la CTA, simplemente. Hace no mucho tiempo atrás no era así.

Hace una semana atrás teníamos que estar explicando que nosotros no éramos disidentes porque habíamos ganado las elecciones de la Central. Creo que esto es mérito de la presencia de la CTA en todo el país, en cada lucha. Y la visita de la CGT también nos ayuda porque nos da un grado de legalidad importante desde el momento quie decide venir con todo su Consejo Directivo a la sede la CTA.

¿Hay críticos a la "unidad de acción" en la CTA ?

Hay compañeros que tienen prejuicio por juntarse con Moyano, prejuicio a la foto. En primer lugar hay que tener confianza en la fuerza propia, hay que tener confianza en que juntarnos con otros que no piensan igual que nosotros es importante pero no quiere decir que nosotros vamos a pensar cómo piensan ellos; en todo caso, vamos a avanzar en la unidad en la acción por la defensa de los intereses de los trabajadores y trabajadoras.

En realidad no se construye una organización de masas que le pueda disputar el poder a los dueños del poder en la Argentina si se hace solo entre amigos y pocos. Nos vamos a llevar bien pero difícilmente podamos cambiar algo. Ahora si somos 200 mil en la Plaza de Mayo, aunque no pensemos igual pero peleemos por lo mismo, es otra cosa.

Ayer lo escuchaba hablar a Facundo Moyano sobre la CGT de los Argentinos, de Amado Olmos y la verdad me dio mucho placer, mucha alegría escuchar a ese pibe, hijo de Moyano, hablando de esa manera, Parecía que estaba hablando en un plenario de la CTA. Esto demuestra que la historia no se puede medir como una foto, hay que medirla como una película, en movimiento.

-¿Y las otras intervenciones cómo fueron?

La verdad, muy buenas, los compañeros que intervinieron Juan Carlos Giuliano, Julio Fuentes, el secretario general de ATE, fueron muy claras, muy concretas, todas en el sentido de plantear la necesidad de la movilización y de unir fuerzas, la necesidad de tener en cuenta lo que está pasando, de poner en cuestión el salario mínimo y estos mecanismos que tiene el Gobierno que son absolutamente discriminatorias; todas en el sentido del respeto mutuo hacia las fuerzas que estaban ahí, al igual que las intervenciones de ellos. Hay que reconocer que las de Juan Carlos Smith y la de (Julio) Piumato, aparte de la de Facundo Moyano fueron muy claras, de mucho nivel teórico pero también de un conocimiento de lo que está pasando en la realidad argentina y con una visión del país que no dista mucho de la que tenemos nosotros.

El tiempo de debate de ideas va generando todos los días una dinámica distinta, lo que no cambian son los principios: seguimos pensando que hay que construir un país nacional y popular en serio, no esta vergüenza que están construyendo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Brasil: Comisión de la Verdad investiga el Plan Cóndor

ANSA

La Comisión de la Verdad sobre la dictadura (1964-1985) anunció que abrirá una línea de investigación relativa a la participación de Brasil en el Plan Cóndor, que coordinó la represión de opositores a los regímenes de facto en América del Sur durante los años 70.

Cinco meses después de haber sido creada por la presidenta y ex presa política Dilma Rousseff la Comisión de la Verdad anunció la formación de un Grupo de Trabajo sobre el Plan Cóndor, que será coordinado por Luiz Claudio Cunha, un experto en el accionar de las dictaduras sudamericanas, informó la Agencia Brasil.

Según esa agencia oficial de noticias aún no fue concluida la lista de temas que serán investigados por el Grupo de Trabajo pero uno de ellos será la muerte del ex presidente constitucional Joao Goulart fallecido en circunstancias aún no esclarecidas durante su exilio en Argentina, en diciembre de 1976.

Goulart fue depuesto por el golpe de 1964 por lo que debió exiliarse en Uruguay y Argentina, donde fue seguido por agentes de inteligencia que pudieron haber tramado un plan para asesinarlo, según afirman sus familiares que han solicitado al Ministerio Público brasileño que abra una investigación sobre el caso.

La Comisión de la Verdad, integrada por siete miembros, deberá presentar un informe en 2014, al finalizar el mandato de Rousseff, pero no está autorizada a promover acciones ante la Justicia debido a que sigue en vigor la Ley de Amnistía, sancionada en 1979, que impide procesar a militares.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Piden impuesto a transnacionales pague reclamos sociales en Paraguay

PL

El presidente de la Confederación de la Clase Trabajadora, Julio López, reclamó hoy al gobierno el cobro de impuestos a transnacionales y agroexportadores para cubrir los justos reclamos sociales de los trabajadores paraguayos.

López resaltó la necesidad de un reajuste salarial del 20 por ciento a todos los empleados y funcionarios estatales, al iniciarse una movilización de la instancia que encabeza, la cual, señaló, aglutina a 50 sindicatos del sector público.

Demandamos del gobierno que revierta su orientación actual de intentar equilibrar el presupuesto del Estado a base de restringir los derechos de los trabajadores, puntualizó.

López recordó que ellos ven sus salarios sufrir los efectos de la inflación y enfrentar una desvalorización significativa a esta altura del año, acentuada en los últimos meses.

En ese sentido, llamó a abordar los aspectos de carácter estructural y consideró como inaceptable que los grandes exportadores y las transnacionales presentes en la nación sencillamente no paguen impuestos, sobre todo mientras el Gobierno alega falta de fondos suficientes.

Hay que aplicar de una vez el impuesto a la exportación de la soja y de la carne, así como a las empresas de telefonía celular, o sea los sectores empresariales y transnacionales que más plusvalía extraen de nuestro país sin pagar cargas impositivas, expresó.

El dirigente sindical señaló que solo con aplicar un 10 por ciento de impuesto a "los sojeros" el Estado recaudaría 120 millones de dólares más para atender las prioridades del pueblo.

El actual presidente Federico Franco no solamente dijo cero aumento salarial para los trabajadores del Estado, sino que restringió muchos rubros destinados al campo social y negó beneficios establecidos en los convenios colectivos, supeditados a la situación económica de los organismos, afirmó.

López denunció también la política de persecución sindical, política e ideológica, impulsada por el Gobierno con la existencia de más de dos mil 500 despedidos en apenas 60 días.

Como elemento agravante, narró que se despide a funcionarios sin motivo alguno pero, a la vez, se contrata a gente de su misma filiación política con miras a influir en las elecciones previstas para el próximo año.

Seguiremos convocando al crecimiento de las acciones, a la lucha, para presionar al gobierno hasta que cambie de posición, declaró finalmente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Docentes paraguayos en protesta cierran vías y suspenden clases

Javier Rodriguez Roque (PL)

Los docentes paraguayos volvieron hoy a las calles, suspendieron clases e iniciaron cortes del tránsito en vías de numerosas zonas del país, como protesta contra la falta de atención del gobierno a sus demandas.

Piden impuesto a transnacionales pague reclamos sociales en Paraguay

A las puertas de iniciar una huelga general indefinida el día 27 por decenas de miles de educadores, 13 gremios decretaron la movilización, cerrando la carretera de acceso sur a Asunción, la ruta al Chaco y calles frente a la Universidad Nacional de Asunción y el ministerio de Agricultura.

Voceros del Comando de Unidad Sindical de Trabajadores de la Educación, dijeron que ese tipo de acción se desarrolla también en los departamentos de San Pedro, Misiones, Itapúa, Caazapá, Paraguarí, Concepción, Cordillera, Guairá y otros.

Ello se hace en respuesta a la actitud del Ejecutivo que no remitió aún al Congreso la solicitud de ampliación presupuestaria para atender el reclamó de más de 16 mil educadores sin recibir el salario mínimo ni el pago de atrasos en bonificaciones y pidiendo la plena gratuidad de la educación.

Demandan la convocatoria a concursos públicos para acceder a los nuevos cargos, eliminando el acceso a ellos mediante privilegios y prebendas y en carácter de interinos y protestan por no considerarse incremento salarial en el proyecto de presupuesto nacional para 2013.

Los docentes recordaron que, durante las negociaciones con el ministerio de Educación, se dio un plazo hasta el día 27 para solucionar este asunto, sin registrarse hasta ahora paso alguno del gobierno para enfrentar la grave crisis vivida por el sector educativo.

Reiteraron que las acciones de hoy y otras en el futuro pretenden recordar a los gobernantes sus obligaciones con los educadores y el pueblo, así como ratificar la oposición a intentos existentes de privatizar la educación en la nación.

A menos que se llegue a un acuerdo antes o se presente al Parlamento la petición oficial de ampliación presupuestaria necesaria para atender los planteamientos hechos, más de 30 mil docentes detendrán sus labores la próxima semana.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Bloqueo Estados Unidos cuesta a Cuba 100 mil millones de dólares

PL

El bloqueo de Estados Unidos por más de medio siglo le costó a Cuba más de 100 mil millones de dólares, anunció hoy el canciller Bruno Rodríguez al presentar un informe sobre los daños de tal política al país caribeño.

La cifra resulta del cálculo a precios corrientes, adelantó Rodríguez en una videoconferencia desde La Habana con la Misión Permanente de Cuba ante la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Calculado de manera rigurosa y conservadora sobre la base de la depreciación del dólar respecto al oro, las afectaciones hasta 2011 fueron de un millón de millones 66 mil millones de dólares.

Los daños económicos son extraordinarios, y para una economía pequeña como la cubana resultan una carga abrumadora, agregó al divulgar el informe de Cuba sobre la resolución 66/6 de la Asamblea General de la ONU ó Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba.

El bloqueo es sin dudas la causa principal de los problemas económicos de nuestro país y el obstáculo esencial para su desarrollo económico y social, aseguró el jefe de la diplomacia cubana.

Estados Unidos ha respondido no al llamado hemisférico y mundial al cese del bloqueo con el endurecimiento del mismo, subrayó tras afirmar que el presidente Barack Obama ha aplicado exhaustivamente y endurecido los términos de su aplicación.

Washington, continuó, ha aumentado el acoso y la persecución de las operaciones financieras, incluso las que realizaron en monedas distintas al dólar.

En 2011 las multas (de la Oficina de Control de Activos Extranjeros, OFAC) fueron por 89 millones de dólares y en lo que va de 2012 son por 622 millones de dólares, ejemplificó.

Durante el gobierno de Obama (iniciado en 2009) las multas por sanciones superaron los dos mil millones 259 mil 732 dólares, lo cual incluye sanciones por aplicación del bloqueo a Cuba y a otros países.

El daño humano es invaluable, el bloqueo provoca sufrimientos, carencias y dificultades que alcanzan a cada familia cubana, niños, ancianos y mujeres, lamentó tras acotar que tal política es una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Siria: Nada indica una pronta solución de la crisis

Luis Beaton (PL)

La reciente visita a esta capital del enviado de la ONU y la Liga Árabe, Lakhdar Brahimi, y la reunión realizada esta semana en El Cairo por los cancilleres egipcio, iraní y turco, en nada indican una pronta solución de la crisis en Siria.

Nadie está en desacuerdo con la necesidad de detener el derramamiento de sangre y restaurar la armonía entre la población en este país, dijo a su llegada Brahimi, pero se marchó sin adelantar propuestas o acciones sobre los derroteros que seguirá su mediación.

Luego de su entrevista con el presidente Bashar al-Assad, declaró: "No hay un plan por ahora, desarrollaremos uno después de reunirnos con todos los involucrados y espero que el plan sea útil para la salvación de Siria".

En El Cairo, la ausencia de Arabia Saudita, uno de los principales enemigos del pueblo sirio, abrió interrogantes, pues Riad en complicidad con Washington es uno de los principales financistas de armas y de grupos mercenarios que atacan en territorio de esta nación del Cercano Oriente.

Este grupo, promovido por el presidente egipcio, Mohamed Morsi, en julio pasado en la cumbre islámica de La Meca y ratificado por la XVI de los No Alienados en Teherán, capital de Irán, es una más entre otras iniciativas y verlo de forma optimista es una lectura apresurada.

Tres de sus miembros piden para una solución la salida del gobierno del presidente sirio, algo que no debe avanzar y frenaría cualquier negociación antes de germinar.

En su visita a la capital siria, el canciller persa, Alí Akbar Salehi, ratificó su apoyo a las posiciones de las autoridades gubernamentales sirias durante un encuentro con el presidente al-Assad.

El mandatario manifestó apoyo a todas las iniciativas presentadas para encontrar una solución a la crisis, reafirmando que la clave para el éxito de cualquiera de estas consiste en la sinceridad de las intenciones de ayudar a su pueblo.

Reiteró que su país está abierto a negociaciones que respeten la soberanía, la libertad de la decisión del pueblo y el rechazo a la injerencia externa.

En otras palabras, cualquier aproximación al problema que insista en su salida y esté preñada de injerencia externa, desconocimiento a la soberanía nacional y al derecho de los sirios a decidir su propio destino, parece encaminada al fracaso.

Habría que esperar si otra iniciativa o plan que siga el derrotero de Brahimi excluye las presiones sobre lo que debe hacer o no el Gobierno de Damasco.

El planteamiento del diálogo, reiterado por las autoridades locales, fue respaldado ya por más de 24 organizaciones políticas y personalidades opositoras que convocaron a una conferencia nacional de toda la oposición y los partidos dentro y fuera, para resolver la crisis.

Los participantes indicaron que el llamado aflora en vista de lograr un diálogo entre sirios, sin condiciones previas o preconceptos, y trabajando para detener el derramamiento de sangre y la preservación de la integridad territorial y la unidad nacional.

Esa es una de las máximas que planteó Brahimi aquí, pero hay que ver cuál es la reacción de factores externos que apoyan con financiamiento, armas y todo tipo de ayuda a las bandas irregulares, hasta ahora negados a dialogar. Si los armados lo hacen, ponen como condición la salida de al-Assad del gobierno.

Por otra parte, Occidente ratificó su intención de seguir "echando leña al fuego" con el envío de armas y mercenarios, según indicó una fuente rusa y denotan recientes noticias divulgadas por la prensa internacional.

Los que apoyan la violencia se preparan para enviar un importante lote de pertrechos bélicos a grupos armados sirios, rvelaron medios de prensa en Moscú.

El cargamento incluiría sistemas antiaéreos, lanzacohetes portátiles y ametralladoras de gran calibre, además de enviar mercenarios a través de países vecinos como Turquía, aseguró un alto funcionario ruso, citado por la agencia RIA Novosti.

Al respecto, el ministro británico del Exterior, William Hague, avanzó en una intervención ante el Parlamento que varias naciones occidentales se alistan para reforzar los suministros de pertrechos bélicos a las bandas irregulares en Siria.

Recientemente medios de prensa divulgaron la llegada al puerto turco de Iskanderun, en la costa este del Mediterráneo, de un alijo de 400 toneladas de suministros bélicos provenientes de Libia, los cuales fueron transportados en el barco "Victoria", con destino a los irregulares sirios.

Durante los últimos días, el Ejercito Árabe Sirio destruyó varios transportes de contenedores con armas, entre ellas diferentes tipos de cohetes, incluidos SAM-7, que tenían como destino las bandas armadas, calificadas de terroristas por las autoridades locales.

Bajo este difícil panorama, el Gobierno procura cortar las fuentes de suministros a las bandas, mientras estas y sus aliados persisten en la vía de las armas.

Por el momento nada indica una situación optimista para la solución de la crisis siria y detener la violencia, la cual, según dijo Mahatma Gandhi, "es el miedo a los ideales de los demás".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...