miércoles, 26 de septiembre de 2012

Hegel y el método científico

Olmedo Beluche (especial para ARGENPRESS.info)

Dialéctica hegeliana, captar el mundo en su movimiento.

"Contribuir a que la filosofía se aproxime a la forma de la ciencia -a la meta que pueda dejar de llamarse amor por el saber para llegar a ser saber real: he ahí lo que yo me propongo" (Hegel, 1993; pág. 9), declara Hegel en las primeras páginas de su Prólogo a la Fenomenología del Espíritu.

Este deseo hegeliano de conciliar la reflexión filosófica con la ciencia, y con un método científico, no constituye un capricho del autor, sino que representa el carácter de una nueva época abierta desde las postrimerías de la Edad Media. Hegel viene a representar la culminación de una revolución en el campo del saber que en el plano de la filosofía tuvo sus inicios con Renato Descartes.

Revolución filosófica que tenía como inspiración fundamental la reflexión respecto a la posibilidad de conocer el mundo que nos rodea, y con qué métodos nos acercamos mejor a la verdad.

Revolución en el plano de la filosofía que acompañaba una revolución que se estaba produciendo tanto en el campo social, como en el de las ciencias naturales.

Nacía una nueva sociedad, la capitalista, que revolucionaba completamente el mundo social y político conocido, a la vez que exploraba y conquistaba el planeta entero, inundándolo cada vez más de mercancías. Las ciencias naturales se constituían en elemento clave de esa conquista comercial del planeta. Para conquistar mares y continentes había que servirse de la astronomía y la geografía, y para dominar ambas eran imprescindibles las matemáticas, especialmente la geometría y el álgebra.

Esta época revolucionaria tenía que producir también una revolución en la manera de concebir la filosofía, dejando atrás la especulación escolástica característica de la Edad Media. Cambió la forma de reflexionar respecto al conocimiento y a los métodos para conocer. El empirismo y el racionalismo se disputaron respecto a la certeza de sus métodos para llegar a la verdad. El cielo dejó de ser el centro de la problemática filosófica, pasando a ocupar su lugar el hombre y la naturaleza.

En un principio, el Renacimiento significó un retorno al pensamiento y la cultura antiguas. Pero a medida que continuaban su marcha imparable los cambios sociales y políticos, y los avances científicos y técnicos, se fue haciendo evidente que la filosofía antigua, y su lógica aristotélica, eran insuficientes para expresar la nueva realidad.

En las postrimerías del siglo XVIII y comienzos del XIX dos hechos decisivos cambian la historia humana, profundizando las transformaciones iniciadas, influyendo severamente sobre los pensadores de su época, especialmente los filósofos alemanes, de los cuales Hegel es su máximo exponente. Estos hechos fueron la Revolución Francesa, en el campo de la vida social y política, y la Revolución Industrial en el de la técnica, que a su vez estuvo acompañada de nuevos avances en las ciencias naturales.

"La Revolución Francesa ,..., había sido preparada en el campo teórico e ideológico por los filósofos franceses. Pero no ha encontrado en Francia filósofos que examinaran y sacaran sus consecuencias. Desde el punto de vista moral, Kant fue el filósofo de la Revolución Francesa. El período revolucionario y napoleónico en tanto que sacudida histórica, en tanto que puesta en movimiento de la historia, encontró en Hegel el gran espíritu capaz de comprender esta sacudida y de inaugurar a la vez la filosofía de la historia y la historia considerada como filosofía, es decir, como progreso del conocimiento y del pensamiento" (Lefebvre, 1981).

La magnitud de las transformaciones ocurridas en la sociedad europea, en tan pocos años, llevó a Hegel a una concepción de la historia humana que estaba permeada por la idea del constante movimiento y progreso, como dice Lefebvre. Esta idea de un mundo en constante transformación, de un mundo social y natural en permanente movimiento, no sólo influyó en su filosofía de la historia, sino también su concepción de la ciencia y del método para conocer la verdad.

La filosofía de Hegel, es la de un mundo captado racionalmente mediante un método que permita verlo en su accionar y movimiento constante, que no lo congele (como una foto), sino que lo vea como realmente se mueve (como en un film, aunque en tiempos de Hegel estas dos metáforas no eran posibles). De ahí su método dialéctico, cuya esencia es captar la historia humana y a la naturaleza en su movimiento perpetuo. Aunque, como veremos luego, en Hegel este movimiento tiene su motor inicial en una concepción idealista.

Por eso, en el de la lógica, Hegel va a establecer una propuesta metodológica que supera a la lógica aristotélica, la lógica de le identidad, que había reinado por casi 2,000 años. Pero lo importante a recalcar en este momento, es que esa revolución filosófica y metodológica, no emanó de la cabeza de Hegel por su pura genialidad, sino que su genialidad consistió en poder racionalizar la esencia de los importantes cambios sociales, políticos y científicos de su época.

El aspecto negativo de la propuesta metodológica hegeliana es que parte de un punto de vista idealista, en la que el movimiento interno de la naturaleza y de la historia social, no son más que el desarrollo de la Idea Absoluta (variante racionalista de Dios). Ha correspondido a Carlos Marx, despejar a la dialéctica hegeliana de todo vestigio idealista para asentarla sobre una concepción materialista.

Pensamos que, pese a la costra idealista que rodea la propuesta metodológica de Hegel, ésta constituye una revolución que ha contribuido decisivamente al pensamiento científico de nuestra época. Rescatar ese aporte, reflexionando frente a un pedacito de la inmensa obra de Hegel, es nuestro objetivo.

En este trabajo, vamos a analizar la propuesta metodológica hegeliana, a través de del Prólogo a una de sus obras fundamentales, la Fenomenología del Espíritu. Mucho se ha escrito acerca de este libro, y no vamos aquí a detenernos en una reflexión sobre la publicación misma y del contexto en que fue escrita. Bástenos decir que este libro y su Prólogo constituyen parte de la obra de madurez de Hegel, ya con treinta y tantos años, y convertido en profesor de la Universidad de Jena. El libro fue concebido como parte inicial de la exposición del sistema filosófico hegeliano, y su Prólogo, que fue escrito de último, constituye un "gozne entre la Fenomenología y la Lógica".

La cosa no reduce su fin, se halla en su desarrollo

El primer criterio metodológico que se desprende de la filosofía hegeliana, y que es una derivación de su concepto de historia como una sucesión de etapas tendientes a un fin, es que un fenómeno natural e histórico se desarrolla por fases, pero el conocimiento cabal del mismo, su esencia, o su verdad, no está en una de las fases, sino en analizar el proceso en su conjunto.

Desde las primeras líneas del Prólogo Hegel señala que, por desenvolverse la filosofía en el terreno de lo universal, tiende a pensarse que lo esencial, "la cosa misma" se encuentra en el fin o los resultados. Este criterio, que es válido para estudiar la historia de la filosofía misma, considerando a los filósofos y a cada sistema filosófico como una fase de su evolución general, es aplicable a todo proceso natural.

Haciendo un símil entre la historia de la filosofía, y la evolución de un capullo a flor, y luego a fruto, Hegel señala que cada uno de sus momentos, aunque parezcan contradictorios entre sí, aunque "nieguen" el anterior, constituyen juntos partes de un todo que evoluciona. Y visto desde la perspectiva de ese todo, cada fase es justa y necesaria.

"En efecto, la cosa no se reduce a su fin, sino que se halla en su desarrollo, ni el resultado es el todo real, sino que lo es en unión con su devenir; el fin para sí es lo universal carente de vida, del mismo modo que la tendencia es el simple impulso privado todavía de su realidad, y el resultado escueto simplemente el cadáver que la tendencia deja tras de sí" (Hegel, Op. Cit., pág 8).

La verdad científica no está en un simple resultado final, "el cadáver", sino en el proceso mismo del desarrollo del fenómeno que se trate, ya sea un hecho social o natural. El método consiste en captar esa evolución de conjunto, no sólo el principio o el final, pues la vida, los hechos vivos, la esencia se encuentran en ese devenir. Y ya hemos dicho, captar ese movimiento es la propuesta de la dialéctica hegeliana.

Por ende, refiriéndose ahora a su propuesta filosófica, pero como evidente conclusión metodológica general, Hegel establece que lo importante es captar no sólo las conclusiones, sino el análisis del proceso de conjunto (el sistema): "La verdadera figura en que existe la verdad no puede ser sino el sistema científico de ella" (Ibidem, pág. 9).

Pero además existe una relación dialéctica (contradictoria pero unida) entre el todo y sus momentos. Y si bien, la verdad sólo se encuentra en el desarrollo de la totalidad, esto no quiere decir que se pueda menospreciar cada una de las fases históricas de su desarrollo. Antes bien, cada una debe ser vista como una pequeña totalidad, comprendiendo que su desarrollo es necesario para el todo.

Desde el punto de vista de su concepción histórica, como desarrollo del Espíritu, Hegel considera que éste se ve obligado recorrer cada fase histórica, el "espíritu" de cada época, hasta llegar a la cima, al espíritu que ha recobrado la plena conciencia de sí mismo. Pero a la vez, cada etapa singular del espíritu tiene que recorrer las fases precedentes, pero como etapas superadas.

"Puesto que la sustancia del individuo e incluso el espíritu del mundo han tenido la paciencia necesaria para ir recorriendo estas formas en la larga extensión del tiempo y asumir la inmensa labor de la historia del mundo, ..., el individuo, por exigencia de la propia cosa, no puede llegar a captar su sustancia por un camino más corto; y, sin embargo, el esfuerzo es, al mismo tiempo, menor, ya que en sí todo esto ha sido logrado: el contenido es ya la realidad cancelada en la posibilidad o inmediatez sojuzgada, la configuración ya reducida a su abreviatura, a la simple determinación del pensamiento" (Ibid., pág. 22).

Lo verdadero es el todo

Así como el conocimiento científico no se encuentra en sus conclusiones, mucho menos puede estar en sus inicios, en sus primeras manifestaciones. Aquí Hegel reflexiona sobre la ciencia y "de que vivimos en tiempos de gestación y de transición hacia una nueva época" (Ibid., pág. 12), pero con una incuestionable propuesta metodológica: la primera manifestación de una cosa (un mundo nuevo en este caso) es una forma velada por su simplicidad, pero que todavía esconde todo su posible desarrollo posterior, "la conciencia echa de menos en la nueva figura la expansión y la especificación del contenido;... el desarrollo completo de la forma".

Por ende, una ciencia en la que el contenido no aparece completamente desplegado, en la que no se puede captar el todo y sus partes, ni las fases de su evolución, carece de "inteligibilidad universal", es decir, no puede explicar de modo racional y comprensible dicho fenómeno. A la falta de conocimiento concreto de la naturaleza, es que se debe en gran medida el formalismo en que cae la ciencia muchas veces.

"Lo verdadero es el todo. Pero el todo es solamente la esencia que se completa mediante su desarrollo". "Es el devenir de sí mismo, el círculo que presupone y tiene por comienzo su término como su finy que sólo es real por medio de su desarrollo y de su fin" (Ibid., pág. 16).

En el marco de la lógica y de la ciencia, el desarrollo de ese todo presupone la superación de la diferencia entre sujeto y objeto, por eso, propone Hegel, que la verdad se exprese no sólo como "sustancia", sino como "sujeto". Para que esto se haga, es preciso no quedarse en meros enunciados generales, que sólo representan una intuición de la verdad, sino que hay que avanzar a proposiciones (mediaciones) que expresen el contenido de lo real, el "devenir". Y hacer esto, dice Hegel, inspira santo horror a muchos pensadores que prefieren divagar en abstracciones vacías.

La sustancialidad implica a la vez lo universal (la abstracción), como lo concreto (inmediatez). El pensamiento unifica la sustancia consigo misma, pero se trata de saber si éste recae en la simplicidad inerte o presenta la realidad misma de modo irreal. Por eso, dice Hegel, la sustancia viva es el ser que es sujeto, que es verdad real, pero sólo en cuanto es el movimiento de su devenir. Lo verdadero es solamente esta igualdad que se restaura, pero no en el primer enunciado (inmediatez), sino al cabo de su desarrollo (devenir), "el devenir de sí mismo". El círculo que presupone su comienzo y su fin, y que sólo es real por medio de su desarrollo.

Hegel cuestiona el criterio kantiano que separa contenido y forma, esencia y manifestación exterior, fenómeno y cosa en sí. Cuestiona este esquema metodológico de su otrora maestro, ya que no expresa el movimiento del objeto y separa mecánicamente forma y contenido. Según Hegel, no se puede separar la forma del contenido, pues ambas son partes integrales del todo y deben ser captadas por el razonamiento científico. Forma y esencia son necesarias la una para la otra. Más aún la esencia no se la puede concebir como tal, sin la forma.

"Pero este en sí es la universalidad abstracta, en la que se prescinde de su naturaleza de ser para sí y, con ello, del automovimiento de la forma en general. Precisamente por expresarse la forma como igual a la esencia constituye una equivocación creer que el conocimiento puede contentarse con el en sí o la esencia y prescindir de la forma, ...porque la forma es tan esencial para la esencia como ésta lo es para sí misma, no se la puede concebir y expresar simplemente como esencia..." (Ibid., pág. 16).

Lo negativo (contradictorio) como motor de progreso

En la filosofía de Hegel, el proceso de permanente movimiento, de devenir, que atraviesa tanto su concepto de la historia como su lógica, encuentra en la desigualdad, en lo negativo o contradictorio, el motor que incesantemente incita al progreso, al cambio, al desarrollo.

Contrariamente a la lógica formal, que ve en lo negativo o contradictorio el error y la falsedad, Hegel ve en estos elementos una esencia de veracidad y realidad que permite explicar las transformaciones. Para Hegel, lo negativo no debe ser confundido con lo falso. Es más, llega a negar la existencia de lo falso como algo absoluto y estático al proponer que de él mismo brota la verdad.

Hegel ataca la concepción formalista que considera a lo verdadero como contrapuesto a lo falso, en la que ambos son elementos estáticos de una contradicción insuperable, en la que ambos se excluyen mutuamente. Dicho en términos lógicos A es diferente de no-A. Y, en broma, afirma que lo malo y lo falso no son tan malignos como el diablo.

Por el contrario, la verdad surge de una realidad que es en sí misma contradictoria, en la que A es A y no-A al mismo tiempo. En la que los elementos contrapuestos conforman una unidad (dialéctica), contradictoria, pero unidad al fin. En la que uno se torna en el otro. Que no es explicable cabalmente sin expresar la contradicción.

"Decir que se sabe algo falsamente equivale a decir que el saber está en desigualdad con su sustancia. Y esta desigualdad constituye precisamente la diferenciación en general, es el momento esencial. De esta diferenciación llegará a surgir, sin duda alguna, su igualdad, y esta igualdad que llega a ser es la verdad. Pero no es verdad así como si se eliminara la desigualdad, sino que la desigualdad sigue presente de un modo inmediato en lo verdadero como tal, como lo negativo, como el si mismo" (Ibid., pág. 27).

Hegel califica de dogmatismo filosófico a la manera estrecha y esquemática de pensar, en que el conocimiento verdadero consiste en proposiciones que constituyen un resultado fijo, dado de un modo inmediato e invariable. Este esquema rígido no permite captar la realidad en su movimiento, tal y como es. Para llegar a la verdad científica son necesarios conceptos que expresen la realidad del todo, en su devenir, en sus partes y su forma, pero también en sus contradicciones. Pues la contradicción, o negatividad, es lo que permite el progreso y el cambio.

La oposición filosófica entre sujeto y objeto, nace de la esta contradicción lógica, y sólo se le puede superar en el marco de ella. La desigualdad entre el yo y la sustancia es lo negativo, su diferencia, pero ese "defecto", es "su alma o lo que los mueve a los dos".

"Ahora bien, si este algo negativo aparece ante todo como la desigualdad del yo con respecto al objeto, es también y en la misma medida la desigualdad de la sustancia con respecto a sí misma. Lo que parece acaecer fuera de ella y ser una actividad dirigida en contra suya es su propia acción, y ella muestra ser esencialmente sujeto. Al mostrar la sustancia perfectamente esto, el espíritu hace que su ser allí se iguale a su esencia; es objeto de sí tal y como es, y se sobrepasa con ello el elemento abstracto de la inmediatez y la separación entre el saber y el ser" ( Ibid., pág. 26).

Lo verdadero como “delirio báquico”

Hegel opina que la naturaleza de las verdades filosóficas difieren de la demostración matemática, o del conocimiento de hechos históricos (del tipo: cuándo nació Julio César). Respecto al último, se refiere a verdades que versan sobre la existencia singular, y que abordan su contenido bajo el ángulo de lo contingente y arbitrario, "sobre determinaciones no necesarias de él".

Respecto al conocimiento matemático dice que sus demostraciones son operaciones exteriores al objeto, por tanto, no constituyen un momento de su contenido real. "Como resultado, indudablemente, el teorema, es un teorema considerado como verdadero (está hablando del teorema de Euclides, nota OB). Pero esta circunstancia sobreañadida no afecta a su contenido, sino solamente a su relación con el sujeto; el movimiento de la demostración matemática no forma parte de lo que es el objeto, sino que es una operación exterior a la cosa" (Ibid., pág. 29).

Y ejemplifica con la naturaleza del triángulo para señalar que la misma es una construcción del pensamiento, una abstracción, pero que no necesariamente se ha producido en la realidad. Es más, señala Hegel, durante la demostración la figura original del triángulo se ha perdido, descomponiéndose en otras, para sólo volver a restaurarse al final. Es una operación exterior al objeto.

Hegel considera al conocimiento matemático, por la razón expresada, como "defectuoso", y atribuye este defecto a la "pobreza de su fin". Ya que el fin, o "concepto" de las matemáticas es la "magnitud", que es una "relación inesencial, aconceptual" porque no afecta al contenido del objeto. La materia acerca de la cual versan las verdades matemáticas se refieren al "espacio", pero lo real no es algo espacial a la manera como lo ve la matemática, según lo considera Hegel. El espacio matemático es una "irrealidad", una construcción mental. "Y en ese elemento irreal no se da tampoco más que lo verdadero irreal, es decir, proposiciones fijas, muertas".

Las proposiciones matemáticas se desarrollan unas desconectadas de las otras, y la relación cuando nace se hace por la "línea de la igualdad". De modo que, al no moverse por sí misma, no logra la "diferenciación de la esencia ni la contraposición esencial o desigualdad; no llega, por tanto... a lo inmanente, al automovimiento". Y agrega que las matemáticas puras tampoco analizan el tiempo frente al espacio. Las matemáticas aplicadas lo hacen, pero parten de principios sintéticos, de la abstracción de sus relaciones y aplica sus fórmulas a estos supuestos.

Hegel rechaza, por ende, el conocimiento matemático para la filosofía. El conocimiento filosófico se refiere no sólo a abstracciones mentales del sujeto, sino al objeto mismo, los contiene ambos, a diferencia de las matemáticas. O sea, el conocimiento filosófico abarca las leyes del pensamiento y de lo real, lo abstracto y lo concreto.

"También en el conocimiento filosófico tenemos que el devenir del ser allí como ser allí difiere del devenir de la esencia o naturaleza interna de la cosa. Pero, en primer lugar, el conocimiento filosófico contiene lo uno y lo otro, mientras que el conocimiento matemático sólo el devenir del ser allí, es decir, del ser de la naturaleza de la cosa en el conocimiento en cuanto tal. Y, en segundo lugar, el conocimiento filosófico unifica estos dos movimientos particulares... El movimiento es, de este modo, el doble proceso y devenir del todo, consistente en que cada uno pone al mismo tiempo lo otro, por lo que cada uno tiene en sí los dos como dos aspectos; juntos, los dos forman el todo, al disolverse ellos mismos, para convertirse en sus momentos" (Ibid., pág. 29).

Contrario a las matemáticas, el conocimiento filosófico debe captar la esencia del objeto real, debe ubicarse en las determinaciones internas, no las externas, de la cosa. Debe centrase en su esencialidad, en su concepto. El conocimiento conceptual debe captar el objeto real, tal como es, en el proceso de engendrarse, recorrer sus momentos y perecer. El conocimiento debe aprehender el movimiento interior de la cosa o esencia, para establecer las leyes de sus determinaciones internas. Pero debe captarlo, no de manera estática, sino en su movimiento.

La naturaleza del método científico, dice Hegel, consiste en no hallarse separada del contenido, de una parte; y en determinar su ritmo por sí mismo, de otra. Concebido de esta manera, el método viene a ser "la estructura del todo, presentada en su esencialidad pura". Por eso, el conocimiento científico debe entregarse a la vida del objeto, debe "expresar la necesidad interna de él". Y esto es lo contrario del pensamiento esquemático, que no expresa el contenido del objeto, sino que sólo aporta la indicación del contenido, pero no el contenido mismo.

El pensamiento conceptual, al captar la esencia del objeto, al identificarse con ella en su movimiento, supera las diferencias entre las leyes de lo real y del pensamiento, fusiona las leyes de la lógica con las de la realidad concreta. La figura concreta, moviéndose así misma, se convierte en determinabilidad simple, es decir, en forma lógica. De allí que sea innecesario introducirle un formalismo desde afuera, como sucede en las matemáticas. Porque en el concepto la "forma es ella misma el devenir intrínseco del contenido concreto".

"La manifestación es el nacer y el perecer, que por sí mismo no nace ni perece, sino que es en sí y constituye la realidad y el movimiento de la vida de la verdad. Lo verdadero es, de este modo, el delirio báquico, en el que ningún miembro escapa a la embriaguez, y como cada miembro al disociarse, se disuelve inmediatamente por ello mismo, este delirio es, al mismo tiempo, la quietud traslúcida y simple. Ante el foro de este movimiento no prevalecen las formas singulares del espíritu ni los pensamientos determinados, pero son tanto momentos positivos y necesarios como momentos negativos y llamados a perecer" (Ibid., pág. 32).

Los dos momentos del método científico

De los razonamientos hegelianos se desprende que el método científico se desenvuelve en dos momentos diferenciados, pero relacionados. Lo que hemos dado en llamar los dos momentos del método científico constituyen a la vez: tanto dos fases históricamente diferenciadas del desarrollo de la ciencia en general; como dos momentos diferenciados que se repiten ante cada nuevo saber, como dos pasos metodológicos subsecuentes.

En un primer momento, el objeto que deseamos conocer científicamente es descompuesto, analizado, en sus componentes esenciales, para establecer sus determinaciones internas. El objeto es despedazado, por así decirlo, para conocer las partes que lo componen. Este es el momento que parte de la "vida sustancial" para llegar al pensamiento de la cosa en general. Desde la conciencia sensible, el pensamiento se "eleva" hasta el pensamiento de la cosa en general, "aprehendiendo la rica plenitud con arreglo a sus determinabilidades".

En un segundo momento, son restablecidas las partes en el todo, ya establecidas las características esenciales de dichos componentes. Se vuelve a empatar las partes para conocer cómo encajan o funcionan en el todo u objeto del conocimiento. Para conocer cómo funcionan juntas, y cómo se determinan unas a otras, caracterizando ahora al conjunto o todo. Es el momento que parte de la cosa en general para llegar a la "experiencia de la cosa misma", a la "seriedad de la vida pletórica".

Es lo que posteriormente se ha dado en llamar el "círculo concreto - abstracto - concreto". Se parte de lo "concreto sensible", para establecer una serie de generalizaciones sobre él, es decir, hacer una "abstracción",a partir de la cual se reconstruye el objeto para observarlo en su movimiento interior, para llegar a un "concreto pensado".

En el plano de la lógica, el primer momento se corresponde con el imperio del principio de identidad, de la lógica formal, la lógica aristotélica; el segundo momento se corresponde con la lógica dialéctica. La primera capta determinaciones fijas e inmóviles, la segunda capta el movimiento interno del concepto.

En el plano de las ciencias naturales en general, el primer momento se corresponde con una fase primitiva e inicial, en la que el objetivo es precisar el objeto de estudio, sus partes integrantes (géneros, especies). El segundo momento se corresponde con una ciencia que ha logrado un alto grado de dominio sobre su objeto, y ahora trata de analizar el objeto en su dinámica interna, en su movimiento interior.

Para Hegel, el primer momento representa una fase superada del pensamiento científico, una fase arcaica. Hegel opina que el verdadero pensamiento científico moderno debe desenvolverse en el segundo momento que hemos mencionado.

"El análisis de una representación, tal y como solía hacerse, no era otra cosa que la superación de la forma de su ser conocido. Descomponer una representación en sus elementos originarios equivale a retrotraerla a sus momentos, que, por lo menos, no poseen la forma de la representación ya encontrada, sino que constituyen el patrimonio inmediato del sí mismo. Es indudable que este análisis sólo lleva a pensamientos de suyo conocidos y que son determinaciones fijas y quietas. Pero este algo separado, lo irreal mismo, es un momento esencial, pues si lo concreto es lo que se mueve es, solamente, porque se separa y se convierte en algo irreal. La actividad del separar es la fuerza y la labor del entendimiento..." (Ibid., pág. 23).

Pero el que lo concreto se convierta en una generalización, una abstracción, es sólo uno de los pasos de la "formación cultural completa", del desarrollo de la ciencia. Para Hegel, este pensamiento científico antiguo constituía el proceso de formación plena de la "conciencia natural".

"...Por el contrario, en la época moderna el individuo se encuentra con la forma abstracta ya preparada... He ahí por qué ahora no se trata tanto de purificar al individuo de lo sensible inmediato y de convertirlo en sustancia pensada y pensante, sino más bien de lo contrario, es decir, de realizar y animar espiritualmente lo universal mediante la superación de los pensamientos fijos y determinados... A través de este movimiento, los pensamientos puros devienen conceptos y sólo entonces son lo que son en verdad, automovimientos, círculos; son lo que su sustancia es, esencialidades espirituales" (Ibid., pág. 24-25).

Captar ese movimiento de las esencialidades puras es lo que, a juicio de Hegel, "constituye la naturaleza de la cientificidad en general". O sea, éste último momento viene a constituir la esencia del método científico moderno: el conocimiento conceptual, que capta el movimiento interno del objeto de estudio. Una aplicación magistral de criterio hegeliano de los dos momentos del método científico nos la da Carlos Marx, en su exposición del método de la economía política:

"Parece justo comenzar por lo real y concreto, ..., en la economía, por la población que es la base y sujeto del acto social de la producción en su conjunto. Sin embargo, si se examina con mayor atención, esto se revela (como) falso. La población es una abstracción si dejo de lado, por ejemplo, las clases de que se compone. Estas clases son, a su vez, una palabra vacía si desconozco los elementos sobre los cuales reposan, por ejemplo, el trabajo asalariado, el capital, etc., ... Si comenzara, pues, por la población, tendría una representación caótica del conjunto y, precisando cada vez más, llegaría analíticamente a conceptos cada vez más simples; de lo concreto representado llegaría a abstracciones cada vez más sutiles hasta alcanzar las determinaciones más simples. Llegado a este punto, habría que emprender el viaje de retorno, hasta dar de nuevo con la población, pero esta vez no tendría una representación caótica de un conjunto sino una rica totalidad de múltiples determinaciones y relaciones" (Marx, 1980; pág. 301).

Confirmando que el primer momento, la fase analítica, se corresponde con el estado incipiente de la ciencia, Marx explica que el primer camino fue el que tomó la Economía Política en sus inicios, durante el siglo XVII. Mientras que el segundo camino corresponde al de la Economía Política ya madura como ciencia.

"Una vez que esos momentos singulares fueron más o menos fijados y abstraídos, comenzaron los sistemas económicos... Este último es, manifiestamente, el método científico correcto (Subrayado, OB). Lo concreto es concreto porque es la síntesis de múltiples determinaciones, por lo tanto, unidad de lo diverso... En el primer camino, la representación plena es volatilizada en una determinación abstracta; en el segundo, las determinaciones abstractas conducen a la reproducción de lo concreto por el camino del pensamiento" (Loc. Cit.).

Conclusiones

De lo expuesto se desprende que para Hegel la esencia del método científico se basa en la captación de la realidad como un todo contradictorio. Importantes pensadores marxistas de nuestro siglo han debatido si en el método hegeliano prevalece la categoría de totalidad, Luckacs y Garaudy, o la de negación-contradicción, Marcuse (Moreno, N. 1981; pág. 89). Pensamos que no se deben contraponer y que, al menos en este Prólogo a la Fenomenología, se percibe la importancia de ambas categorías combinadas en la dialéctica hegeliana.

Su indudable aporte a la ciencia moderna es este método cuya esencia consiste en captar al objeto en su movimiento interior, de acuerdo a sus propias leyes internas. Este método hegeliano propone la reconstrucción del objeto en el pensamiento (mediante el concepto), pues no le basta quedarse en la mera disección del objeto, para llegar a categorías simples, pero muertas. La ciencia moderna debe, a partir de esas categorías que componen internamente el objeto, reconstruirlo en el razonamiento para captar el movimiento interior de las mismas, sus relaciones y jerarquizaciones, como se dan en la vida real del objeto.

Por supuesto, en Hegel este importante aporte metodológico aparece enmarañado por su falsa creencia de que era el método (la historia de la Idea Absoluta) el que originaba la realidad, cuando en realidad las cosas ocurren al revés. Por esto mismo, llega a creer que es posible superar completamente la diferencia sujeto - objeto, pues para él ambos llegan a fusionarse en el método. Finalmente, Hegel convierte su método en un sistema filosófico cerrado al que considera la culminación insuperable del espíritu humano, lo cual contradice evidentemente su propia propuesta dialéctica de la historia.

Bibliografía:
- Beluche, Olmedo. 1993. Diccionario de sociología marxista. Panamá: CELA.
- Engels, Federico. 1976. Ludwig Feurbach y el fin de la filosofía clásica alemana. En Obras Escogidas, Tomo III. Moscú: Editorial Progreso.
- Engels, Federico. 1976. Del socialismo utópico al socialismo científico. En Obras Escogidas, Tomo III. Moscú: Editorial Progreso.
- Hegel, G. F. W. 1993. La Fenomenología del Espíritu. México: Fondo de Cultura Económica.
- Lefebvre, Henri. 1981. Lógica formal, lógica dialéctica. México: Siglo Veintiuno Editores.
- Marx, Carlos. 1980. Contribución a la crítica de la Economía Política. México: Siglo Veintiuno Editores.
- Moreno, Nahuel. 1981. Lógica marxista y ciencias modernas. México: Editorial Xólotl.
- Walsh, W. H. 1974. Introducción a la Filosofía de la Historia. México: Siglo Veintiuno Editores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Foxconn y lucha de clases en China

Rolando Astarita

En su edición de ayer (25/09/12) La Nación informa sobre el estallido de un fuerte conflicto en la planta de 80.000 empleados que Foxconn posee en Taiyuan, China. Ocurrió durante el fin de semana del 22 y 23 de septiembre, y dejó un saldo de 40 trabajadores heridos y varios detenidos. “Detrás del nuevo iPhone5, la furia de los obreros chinos”, titula la periodista, Natalia Tobón, y escribe: “El esperado lanzamiento del iPhone5 fue todo un éxito de ventas, pero un estallido de furia en una fábrica china desnudó el lado más oscuro de los productos Apple”.

Según Tobón, varios trabajadores informaron a los medios chinos que un guardia de seguridad estaba golpeando a un trabajador, y más de 200 compañeros salieron a defenderlo. El enfrentamiento con el personal de seguridad habría durado unas cuatro horas. “La firma tiene un negro historial de suicidios, denuncias laborales, pésimas condiciones sanitarias y mal pago que motivan constantes protestas”, agrega. Lo sucedido en Foxconn se inscribe en un contexto de creciente resistencia de la clase trabajadora de China a la explotación. Vale la pena entonces ampliar un poco la información.

Explotación y suicidios

Con 1,2 millones de empleados en todo el mundo, Foxconn es el mayor fabricante de componentes electrónicos. De origen taiwanés, en 1988 abrió su primera planta en China, buscando bajar los costos, salariales en primer lugar. Desde entonces no dejó de expandirse; actualmente es la mayor empleadora privada en China, y también posee fábricas en Eslovaquia, Polonia, República Checa, India, México y Brasil, además de Taiwan. En 2011 la empresa informó que estaba considerando realizar una inversión en Brasil de 12.000 millones de dólares y también ampliar su inversión en México. Solo en su planta china de Shenzhen trabajan unas 270.000 personas; incluye dormitorios, negocios internos, restaurantes, hospital y lugares para hacer deportes.

Las denuncias sobre las condiciones de explotación en Foxconn tuvieron resonancia mundial a partir de la ola de suicidios ocurrida en la planta de Shenzen, en 2010. Ese año, 18 empleados intentaron suicidarse, y 14 lo lograron. Por entonces, los trabajadores recién ingresados recibían el salario mínimo de 130 dólares, más alojamiento y comida. Era más de lo que se pagaba en el resto de China, pero las condiciones de trabajo eran extenuantes y muchos no resistían. Según The Economist del 27/05/10, de manera regular los trabajadores de Foxconn están obligados a superar las 36 horas semanales de horas extras que son permitidas como máximo en China. De acuerdo a una investigación realizada por Apple, un tercio de los trabajadores de la planta de Longhua excedía las 60 horas semanales. Pero las historias individuales de algunos trabajadores son más reveladoras que las cifras globales. Tomemos el caso de Ma Xiangpian. Ma tenía 19 años, provenía de una aldea campesina empobrecida, y fue hallado muerto en frente de su edificio de dormitorios; compartía el dormitorio con otros nueve trabajadores. Su hermana también trabajaba en la empresa, pero renunció luego de la muerte de su hermano. La familia dice que Ma odiaba el trabajo, que había tomado unos pocos meses antes. Se trataba de un turno de noche, de 11 horas, siete noches a la semana, fundiendo plásticos y metal en partes electrónicas, entre humo y polvo. Luego de una discusión con su supervisor, Ma fue puesto a limpiar baños. En el mes anterior a su muerte Ma trabajó 286 horas, incluyendo 112 horas de sobretrabajo. Por todo eso, aún con la paga por trabajo extra, ganó un promedio de un dólar por hora. Ma se suicidó y fue encontrado muerto el 23 de enero. La familia pidió compensación a la empresa, pero ésta se negó (The New York Times, 6/6/2010).

Preocupada por la repercusión que habían tomado estas muertes, la empresa puso una línea de asesoramiento y consuelo, contrató sicólogos y monjes budistas, y abrió un centro para aliviar el stress, donde los trabajadores son invitados a golpear un saco con una foto con la cara de su supervisor. También elevó los salarios, que son empujados por una ola de protestas obreras en toda China. Pero las condiciones laborales siguieron siendo de intensa explotación. En 2011 The Mail of Sunday, de Inglaterra, envió periodistas a que entrevistaron trabajadores de la planta de Shenzen. Aquí un testimonio: “Tenemos que trabajar demasiado duro y siempre estoy cansado. Es como estar en el ejército. Nos hacen estar parados por horas. Si nos movemos, nos castigan haciéndonos estar parados todavía más tiempo… Tenemos que trabajar sobre tiempo si se nos dice y solo podemos volver a nuestros dormitorios cuando nuestro encargado nos da permiso… Si nos piden que hagamos sobre tiempo, debemos hacerlo. Después de trabajar 15 horas, hasta las 11,30 de la noche, nos sentimos tan cansados”. Otros trabajadores dicen que entre los castigos figura hacer leer a los trabajadores “autocríticas” en voz alta. Hay casos en que son presionados a trabajar hasta 13 días seguidos. La rotación es muy alta, se considera entre el 30% y 40%, porque la gente no aguanta, y sale de la empresa desmoralizada. Algunos trabajadores dicen que se sienten como robots. Un trabajador decía que sentía que su vida está vacía y que trabaja como una máquina. Una investigación realizada por Students & Scholars Against Corporate Misbehaviour (Sacom) sostiene que en la empresa hay condiciones de tipo militar donde los empleados están obligados a sentarse en líneas exactas, trabajando intensamente, y no son autorizados a hablar. Los trabajadores, sigue el informe, sienten el hostigamiento de los guardias y deben vivir en los dormitorios de la empresa. En su nota, Tobón transcribe el testimonio de un periodista chino que se infiltró en la planta de Taiyuan durante 10 días. Relata que trabajaban en turnos de 12 horas, sin descanso. “Nos pedían que siguiéramos trabajando, pues la línea de producción se basa en una cinta transportadora, y ninguno puede parar”.

Robots, arma del capital

En El Capital Marx sostiene que la máquina es un arma contra la clase obrera. “El capital proclama y maneja, abierta y tendencialmente, a la maquinaria como potencia hostil al obrero. La misma se convierte en el arma más poderosa para reprimir las periódicas revueltas obreras, las strikes (huelgas), etc., dirigidas contra la autocracia del capital” (t. 1, p. 530, Siglo XXI). En palabras de Ure, citado por Marx, con la máquina se trata de “restablecer los legítimos derechos” de los capitalistas, imponiendo la docilidad a la mano de obra rebelde.

La idea se aplica al siglo XXI. En agosto de 2011 diversos medios informaron del plan de Foxconn de incrementar el número de robots que utiliza en sus líneas de producción en China, de los actuales 10.000 a un millón para 2013. La “anticuada” tesis de Marx reaparecía en los comentarios que acompañaban la noticia. Según Reuters: “La movida de Foxconn evidencia una creciente tendencia hacia la automación entre las empresas chinas en la medida en que cuestiones laborales, tales como huelgas de alto perfil y suicidios de trabajadores afectan a las empresas en sectores que van desde autos a tecnología”.

“Huelgas de alto perfil” y “suicidios de los trabajadores”. La alternativa parece clara: enfrentamos al capital, o la vida no es digna de ser vivida. Esta es la maravilla del capitalismo chino (el carácter capitalista de China lo analizo aquí). Lo ocurrido en Foxconn la semana pasada no es un hecho aislado. Hace poco más de un año, The Economist del 31 de julio 2011 titulaba en tapa “The rising power of China`s workers”, y decía: “La inquietud laboral en China es más común de lo que usted puede pensar. Las cortes laborales trataron más de 280.000 disputas en 2008, de acuerdo a Outlook Weekly, una revista oficial. Es difícil saber si la inquietud está creciendo, pero al menos el gobierno parece pensar que sí. La misma fuente informa que las disputas en la primera mitad de 2009 eran 30% más altas que un año antes. Guangdong, una provincia preferida por las compañías extranjeras, sufrió al menos 36 huelgas entre el 25 de mayo y el 12 de julio, de acuerdo a China Daily, un periódico gubernamental”. La nota apelaba a Marx para explicar el fenómeno. “Al concentrar a la gente en un lugar, sostuvo Marx, las fábricas convierten a una multitud de extranjeros en una ‘clase’: conscientes de sus intereses, unidos unos con otros, y contra el patrón”. Los trabajadores de la costa “migraban desde todo el país, saltaban de una planta a otra, y se retiraban a sus pueblos cuando los tiempos eran malos”. Pero los huelguistas de empresas como Honda han cambiado, ya que tienen más educación que el trabajador inmigrante rural promedio, y “también se entrenaron juntos, lo que puede haberles dado el cemento social para organizar su protesta”.

Historia de un ascenso de luchas

Debería tenerse en cuenta que el ascenso de las luchas obreras se produce desde hace años. En 2004, y según el Ministerio de Seguridad Pública, los incidentes y demostraciones laborales habían sido 74.000, contra solo 10.000 una década antes, y 58.000 en 2003 (The New York Times, 24/8/05). En los siguientes años continuó incrementándose la conflictividad. Un hito fue la aprobación, en 2007, de la Ley de Contrato Laboral. Es que en China hay unos 130 millones de trabajadores que son emigrantes, y la mayoría no tenía contrato, y debía aceptar todas las condiciones que les imponían las patronales. La ley reconoció el derecho de los trabajadores a negociar su contrato por escrito, y estableció que fuera más difícil el despido. También se votaron leyes para el arbitraje de disputas, la promoción del empleo y contra la discriminación laboral. Esta legislación hizo a los trabajadores más conscientes de sus derechos. Pero una vez aprobada, las empresas empezaron a eludir algunas de sus disposiciones. El gobierno, por su parte, no puso empeño en hacerla cumplir, ni dio poder a los trabajadores para que defiendan sus derechos sobre una base colectiva. Los gobiernos locales raramente se ocupan en hacer cumplir la ley, en especial cuando entra en conflicto con sus intereses locales. La central sindical de toda China, ACFTU (su sigla en inglés), tampoco puso empeño. En 2008 seguía habiendo muchas violaciones a los derechos de los trabajadores. Por ejemplo, un estudio en Shenzhen demostró que 26,6% de los trabajadores no tenían contratos, y que 28% de los contratos ofrecían menores salarios que el mínimo legal. Casi dos tercios de los trabajadores entrevistados dijeron que debían trabajar más de las horas estipuladas en los contratos. De acuerdo al Ministro de Recursos Humanos de China, en 2008 unos 15,6 millones de trabajadores no tenían contratos.

Esta situación alimentó la conflictividad. Luego de la aprobación de la Ley de Contrato Laboral, las disputas se incrementaron, llegando a fin de 2007 a 693.000, e involucrando 1,2 millones de obreros. Los comités de arbitraje de disputas laborales aceptaron 350.000 casos, un aumento del 10,3% con respecto a 2006; comprendían en total 650.000 obreros. En muchos conflictos los trabajadores organizaron huelgas y protestas, pidiendo la intervención del gobierno; la mayoría de las veces tuvieron éxito. Los conductores de taxis hicieron huelga, y en decenas de ciudades obligaron a los gobiernos locales a recortar las tasas excesivas que imponían las empresas de taxis. En Dongguan, en el centro de la China manufacturera, miles de obreros despedidos de las fábricas aseguraron los pagos de sus salarios atrasados, luego de grandes manifestaciones frente al edificio municipal. Es importante destacar también que en casi todas estas manifestaciones estuvo ausente la Federación de Sindicatos de Toda China (All-China Federation of Trade Unions ACFTU), el único sindicato legal, es visto por la mayoría de los trabajadores como irrelevante para sus necesidades, y por lo tanto crecientemente toman las cosas en sus manos.

Durante la recesión, y después

La conflictividad continuó en 2008. De enero a septiembre las protestas por atrasos en los salarios comprendieron aproximadamente la mitad de los conflictos tratados oficialmente en Guangdong. En Dongguan, los incidentes de esta tipo en los cuales los trabajadores bloquearon caminos principales, representaron el 40,5% del total. En la última parte de 2008, y en 2009, la crisis se hizo sentir con fuerza. En las ciudades costeras, cerraron unas 670.000 empresas, que empleaban trabajo intensivo. Como consecuencia, 25 millones de trabajadores emigrantes perdieron sus empleos; a esto se agregaban los seis o siete millones de recién graduados que buscaban empleo por primera vez. Muchos trabajadores eran despedidos sin indemnizaciones, y los contratos laborales se convirtieron en letra muerta. Las empresas argumentaban que por la crisis no podían respetarlos. Muchas empresas redujeron bonificaciones, congelaron los salarios o los “flexibilizaron”, no pagaban las vacaciones, y algunas dejaron de pagar a la seguridad social. Según un estudio (Su Hainan), entre la segunda mitad de 2008 y la primera de 2009, los salarios en las empresas con orientación exportadora, de tamaño mediano o pequeño, fueron reducidos entre el 20 y 30%. El Gobierno, a su vez, congeló los salarios mínimos en noviembre de 2008. Algunos Gobiernos provinciales contribuyeron con el capital introduciendo el sistema “de tres flexibilidades”: utilización flexible de los trabajadores; flexibilidad en las horas de trabajo; y salarios flexibles.

A pesar del aumento de la desocupación, la conflictividad se mantuvo, e incluso pudo haber aumentado. En la primera mitad de 2009 se habían aceptado 170.000 casos de conflictos laborales en tribunales, un incremento del 30% con respecto al mismo período del año anterior. Muchos obreros industriales participaron en protestas de masas. En abril, más de 1000 obreros de una fábrica textil, en Baoding, Hebei, organizaron una marcha hacia la capital; en julio, trabajadores de la fábrica Wuhan realizaron tres bloqueos de caminos; en agosto, en una empresa siderúrgica, un directivo fue tenido cautivo por 90 horas; en noviembre, trabajadores de una empresa de maquinarias en Chongging fueron la huelga.

Con la recuperación económica, que se produjo a partir del segundo trimestre de 2009, los conflictos tomaron un carácter más ofensivo. La clase obrera buscó recuperar el terreno perdido con la crisis. China Daily, un diario del gobierno, informaba que solo entre el 25 de mayo y el 12 de julio de 2010, había habido al menos 36 huelgas en a provincia de Guangdong, donde están radicadas muchas empresas multinacionales (The Economist, 31/07/10). Los trabajadores exigían salarios mejores salarios y condiciones laborales; y en algunos casos, el derecho a formar un sindicato propio. En una importante huelga en la planta de Foshan de Honda, en 2011, los trabajadores formaron una organización separada del sindicato oficial, que eligió delegados de forma independiente para negociar con la dirección de la empresa. El éxito de los trabajadores de esta planta incitó a otros obreros de las plantas de Honda a encarar acciones, demandando las mismas condiciones que en Foshan. Se consiguieron importantes aumentos, del 30%, y en alguna de las plantas proveedoras, de hasta el 47%.

Por otra parte, en varias ciudades los salarios mínimos fueron aumentados un 20%. Las autoridades se ven obligadas a tener una actitud más conciliadora hacia las protestas obreras. De todas maneras los líderes obreros todavía son hostigados y detenidos; y no existe el derecho de huelga, o la libertad de asociación. Las conquistas laborales generan ánimo, y crean plataformas para nuevas luchas, como sucedió con la ley de del contrato laboral.

Naturalmente, los economistas dicen que las subas de salarios están erosionando la competividad de las empresas chinas. Según Dong Tao, economista en jefe del Credit Suisse de la región, los salarios de los trabajadores migrantes de Foxconn aumentaron entre un 30 y 40% en 2010, y esperaba que crecieran entre el 20 y 30% anualmente al menos hasta 2013 (Financial Times, 1/08/11). De ahí el programa de incrementar la robotización.

En conclusión, en China estamos asistiendo a un proceso que en sus líneas tendenciales ya era descripto por Marx y Engels a mediados del siglo pasado: “El progreso de la industria, cuyo agente involuntario y pasivo es la burguesía, sustituye, con la unificación revolucionaria de los obreros por la asociación, su aislamiento provocado por la competencia. Al desarrollarse la gran industria, pues, la burguesía, por consiguiente, produce sus propios enterradores” (El Manifiesto Comunista). No es casual que The Economist, con su habitual instinto de clase, cite a Marx. Retengamos la importancia del hecho: doscientos trabajadores de Foxconn salieron a defender a un compañero, abusado por la patronal. Esto se llama lucha de clases. Es el conflicto entre el capital y el trabajo, en su manera más pura y directa. Es el producto genuino del modo de producción capitalista. En medio de tanto cinismo burgués, de tanta adaptación al “establishment”, de tanto cortesano y de tanta obsecuencia, no puede haber mejor noticia para los socialistas. En una próxima nota me propongo examinar otro aspecto de este combate: el cuestionamiento y la crítica al trabajo alienado, e inhumano, bajo el modo de producción capitalista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Entrevista a Nora Cortiñas: “En el caso de Julio López hay una gran deuda”

ACTA

En vista que el día 18 de septiembre se cumplieron 6 años de la segunda desaparición física de Julio López, quien fue el testigo clave en el juicio al genocida Etchecolatz, en el programa radial “Ahora es Cuando” de la CTA Caleta Olivia, Nora Cortiñas, cofundadora e integrante del movimiento de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, expresó que “hay una gran deuda, quizás de no haberlo buscado en profundidad".

"La policía de la provincia, la policía federal, todo se ha llevada a cabo en un gran silencio de complicidad que no se condicen con todas las luchas que hay por los derechos humanos.”

En este sentido, Cortiñas remarcó: “hay situaciones que nos preocupan porque en este caso no fue buscado con toda la intensidad, los datos que daban sus compañeros y demás, bueno es toda una situación que nos duele, que nos preocupa y pensamos que no se iba a volver a repetir y se repitió con este hombre valiente, solidario que dio su testimonio por sus amigos que no estaban".

Y remarcó: "No hay terrorismo de Estado pero hay hechos que no tendrían que volverse a repetir, hay hechos que nos dicen que todavía hay que buscar caminos que cuando una persona desaparece no hay que dejar ni un minuto de buscarla. Hay que buscar la manera, faltan policías y tanto aparato que hay, que desaparezca nuevamente una persona es tan preocupante que no se lo haya buscado como tiene que ser. Tampoco se lo ha cuidado totalmente”.

Por esto, Nora declaró: “esperemos que no se vuelva a repetir, que lo encuentren a Julio López y que se castigue a los culpables, que no se permita que quede impune este crimen, esta desaparición, esta desgracia que ha ocurrido con Julio.”

Con respecto a la marcha desarrollada el jueves 13 de septiembre, Nora comentó:“no hay motivo de que se insulte a la Presidenta que fue elegida por el pueblo pero el pueblo tiene derecho a salir, a protestar; los 40 millones de argentinos tienen derecho de que si hay algo que no les gusta, que no están conformes, tienen todo el derecho de salir a protestar, yo creo además que en esa marcha no hubo desmanes, no hubo actos de vandalismo, fue una marcha pacífica que se hizo y creo que tenemos que ser respetuosos de que en la Argentina tenemos el derecho de disentir y que tenemos la oportunidad de que con Libertad y Democracia se pueda disentir y se pueda expresar ese desacuerdo, en lo que no estoy de acuerdo es que se hagan expresiones groseras y humillantes porque yo creo que se puede protestar sin atacar la figura presidencial. Uno puede protestar y no estar de acuerdo, uno puede seguir votando y formando la fuerza política para que si a uno no le gusta un gobierno pueda elegir otro que lo satisfaga en sus necesidades y sus pedidos, lo que no se puede tener es la grosería, inclusive, de tratar de humillar el propio pañuelo de las madres con escritos y cosas que no tienen porque hacerlo.

"Estamos en una Argentina sin dictadura militar que nos impida expresarnos, hay que hacerlo y aun con el enojo que se produce en los funcionarios, no importa, hoy podemos decir lo que sentimos y eso lo tenemos que ir valorando.”

En cuanto a las críticas fundadas por el Gobierno, Nora Cortiñas señaló “no concibo que el Gobierno conteste en los mismos términos de lo que fue atacado, hay que escuchar, tener más dialogo y lo que se puede modificar hay que modificarlo. Para eso hay Gobierno Constitucional, para eso se elige a un Gobierno, para que nos escuche.”

Finalizando y a modo de reflexión, Nora enfatizó “nosotras seguimos los juicios, queremos que se siga trabajando contra la impunidad, queremos que se hagan los archivos y que nos digan qué paso con todos los detenidos desaparecidos, queremos que a los jóvenes que les robaron su identidad la recuperen y que puedan estar con su verdadera familia, pero también queremos que se cumplan los sueños de nuestros hijos e hijas, que haya justicia social, queremos una Argentina con salud, educación, vivienda, sin hambre y pobreza, queremos que se respeten a las comunidades aborígene, que se les devuelvan las tierras que les fueron robadas, seguimos luchando por todo esto y pedimos que sigan luchando en todos los rincones del país y que piensen que la mejor manera de honrar a los que no están es seguir luchando para que aquellos ideales se cumplan para tener un país mejor".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

No olvidar, ni aunque se hayan muerto

Maria Cristina Caiati (especial para ARGENPRESS.info)

Hace pocos días, se cumplieron 36 años de la Noche de los Lápices, el raid represivo que se cobró la vida de varios adolescentes de entre 14 y 17 años, todos estudiantes comprometidos con la búsqueda de la transformación social. La fecha disparó recuerdos y convicciones; el recuerdo del principal responsable de ese episodio y la convicción de que la condena social -mucho más importante que la jurídica, por lo menos para mí- debe perseguirlo aún más allá de la muerte.

Casi 18 años después de aquel 16 de setiembre de 1976, cuando se debatía la reforma constitucional para posibilitar la re-elección del entonces presidente Carlos Menem, el 20 de marzo de 1994 moría el verdugo general Ramón J. Camps, el jefe de la policía bonaerense responsable de ese raid; un cáncer de próstata lo había dejado fuera de combate, a los 67 años de edad. Para entonces, Camps -que en su época de esplendor tenía al comisario Miguel Etchecolatz como sirviente y al cura Cristian Von Wernich para su tranquilidad espiritual-, disfrutaba del indulto que Menem había dictado en diciembre de 1990 y que lo incluía junto a Jorge Videla, Emilio Massera, Ramón Agosti, Roberto Viola y Armando Lambruschini. Cuatro años antes, la Cámara Federal lo había condenado a 25 años de reclusión, con degradación e inhabilitación absoluta perpetua tras hallarlo culpable de 214 secuestros extorsivos (47 de esas víctimas siguen desaparecidas), 120 casos de tormentos, 32 homicidios, 2 violaciones, 2 abortos provocados por torturas, 18 robos y 10 sustracciones de menores. El indulto menemista le devolvió la confianza.

Fue señor de la vida y de la muerte de todos los que tuvieron la desdicha de pasar por los numerosos campos de concentración que funcionaron en la provincia. Se desempeñó como jefe de la bonaerense desde abril de 1976 hasta diciembre de 1977, veinte meses en los que resultó difícil contabilizar las atrocidades cometidas por este nazi convencido y público; valen como ejemplo: la destrucción de la familia del entonces fiscal federal Antonio Bautista Bettini; el secuestro y asesinato de los periodistas Rafael Perrota y Edgardo Sajón; el secuestro y torturas de Jacobo Timerman; el bombardeo seguido de masacre a la casa de los padres de la nieta aún no restituida a Chicha Mariani; el secuestro y la desaparición del estudiante universitario y obrero metalúrgico Carlos Esteban Aleye, la malversación de Papel Prensa… la lista es muy larga, excede las líneas de este artículo. Cabe tener bien presente, por otra parte, que aún está vigente su influencia en la policía bonaerense.

Tuve ocasión de verlo por TV, en diciembre de 1980, cuando lo entrevistó el periodista Enrique Llamas de Madariaga quien, como buen hermano de militar, lo llamaba “mi general”; en esa oportunidad, Camps admitió haber sido responsable de 5.000 desapariciones y haber aplicado la tortura como método, pese a lo cual subrayó que su conciencia estaba “muy tranquila”. Huelga decir que el arrobamiento del anfitrión era total.

Seducido por los mimos de los medios de comunicación de la dictadura, no ocultó sus coincidencias con Adolfo Hitler y justificó las apropiaciones de niños porque la excesiva democratización del sistema familiar -dijo- no inspiraba confianza: “Era necesario impedir que esos niños fueran criados en las ideas de subversión de sus padres. Las llamadas madres de desaparecidos son todas subversivas. Lo son todos los que no se preocupan de hacer de sus hijos buenos argentinos”.

Su brutalidad era tan explícita que resultó impresentable hasta para los propios militares consustanciados con la doctrina de la seguridad nacional. Cuando Jacobo Timerman lo denunció, Camps tuvo que presentarse ante el consejo supremo de las fuerzas armadas, con el patrocinio letrado del general Osiris Villegas, un virulento antiperonista, funcionario de la Libertadora y del onganiato. Al tribunal militar no le quedó otra que disponer su prisión preventiva rigurosa.

Nunca ocultó características comunes a sus colegas y muy nítidas en él: era mentiroso, cobarde y servil con los civiles que fueron los verdaderos cerebros de la dictadura. Unos pocos ejemplos: En 1983 ante la revista la Semana, consideró legítimo el secuestro y desaparición de personas así como la necesidad de reprimir; subrayó: “Nadie murió, si es que murió, por ser español, sino por ser subversivo” y agregó “Asumo mi responsabilidad y la de los 30.000 hombres que conduje en la lucha. Y no temo sentarme en un banquillo de acusados. Estoy orgulloso de lo que hice”; cuando en enero de 1984 el juez federal de La Plata Héctor de la Serna se constituyó en Arana, en la sede del regimiento de infantería mecanizada cnel. Conde, para interrogarlo con respecto al secuestro y desaparición de Carlos Alaye, negó lo que dijo al semanario, no reconoció haber dirigido a los grupos de tareas y sostuvo la inexistencia de desaparecidos así como también la de campos de concentración bajo su mando.

Como muestra cabal de su servilismo baste señalar le nota enviada al actual miembro de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia y entonces secretario de programación económica Guillermo Walter Klein, a propósito del atentado que sufrió en setiembre de 1979, cuando era la mano derecha de “Joe” Martinez de Hoz. Interrogado por el juez Jaime Far Suau -que investigaba ese episodio-, sobre su relación con ese funcionario, Camps confirmó haber concurrido a su estudio, tras el atentado, ocasión en la que pudo comprobar “personalmente” -según dijo- la “valentía” del funcionario; lo visitó -subrayó- porque quiso interiorizarse de lo sucedido; admitió como suya una nota con la siguiente dedicatoria: “Doctor Klein, este es el primer borrador de un artículo que aparecerá en ‘La Prensa’. Ud, a quien respeto por su valor, lo pudo comprobar personalmente, le hago llegar estos papeles. Afectuosamente Camps”.

Huelga decir que, tras su desempeño como carnicero, se dedicó a escribir con verdadero ahínco. Entre otras cosas, ya en pleno periodo democrático, colaboró con cierta frecuencia en la revista ultraderechista Cabildo, y publicó un libro sobre el Caso Graiver, otra de sus “investigaciones” sobre el “peligro sionista”, y una supuesta trama financiera controlada por David Graiver.

Fue, como ya se dijo, columnista del diario La Prensa, desde cuyas páginas dio cátedra de “combate a la subversión”, lo que mostró con elocuencia los servicios que Camps, aún desde el llano, prestó a la oligarquía vernácula. Cualquiera que lea hoy esas crónicas, publicadas casi a diario entre 1979 y 1988, va a tener una noción de lo que pensaban el represor y los militares artífices del autodenominado proceso de reorganización nacional. Ellos estaban convencidos de que dirigían con mano firme a una ciudadanía que era en realidad, un rebaño de ignorantes, incapaces de pensar por sí mismos. Un pequeño ejemplo: ya en democracia, cuando se abrió el primer período preelectoral, Camps advertía desde La Prensa sobre las derivaciones que podría tener otorgarle el permiso de votar a un electorado que “carece de experiencia en los negocios públicos, de competencia política y de responsabilidad”. ¿Hace falta decir cómo suponía el verdugo el recambio de autoridades?

Lo dicho: la consigna es no olvidar, ni aunque se hayan muerto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Violencia institucional e impunidad en Chubut y Río Negro: "Sistema corrupto y perverso que se alimenta de pobres"

Liliana Giambelluca (AGENCIA WALSH)

Familias de la región patagónica viajaron a Buenos Aires para denunciar violencia, impunidad y corrupción institucional en la causa de los asesinatos de sus seres queridos. Patagónicos, bonaerenses y porteños que padecen la misma situación se hicieron presentes para dar su apoyo y solidaridad. Acompañó la CORREPI y el CELS. Se recibieron las adhesiones de Serpaj, APDH Argentina y APDH-La Matanza.

Un salón colmado de gente superó las expectativas de la conferencia de prensa y exposición de casos vinculados a la "Violencia institucional, abusos, corrupción e impunidad en las provincias de Chubut y Río Negro" que se realizó el viernes pasado en el Hotel Bauen, a iniciativa de César Antillanca, padre de una víctima de "gatillo fácil".

Expusieron Roberto Uriarte, María Angela Cabrera, Julieta Vinaya y César Antillanca. Susana Díaz habló en nombre de la Asociación Civil Proderechos del Niño de Comodoro Rivadavia y la doctora María del Carmen Verdú coordinó en representación de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI).

Un numeroso grupo de familiares de víctimas de "gatillo fácil" de la región patagónica, del conurbano y de la ciudad de Buenos Aires estuvo presente para dar su apoyo y solidaridad. En el mismo sentido también lo hizo el periodista Herman Schiller y representantes de diversos organismos defensores de derechos humanos.

Se recibieron las adhesiones del Servicio Paz y Justicia (Serpaj) que coordina Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz; de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) Argentina y Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) La Matanza.

"La tortura es una política de Estado"

La abogada Verdú abrió la conferencia señalando que "la Patagonia es un espejo de lo que ocurre a lo ancho y a lo largo del país". Agregó la existencia de una "línea histórica y sistemática de la justicia" en la Argentina, "capaz de meter los dedos en el enchufe antes de admitir que la tortura es una política de Estado". Dijo que "muere un chico por día torturado en una cárcel, o en una comisaría, en un instituto de menores o fusilado por el gatillo fácil".

La siguiente es una síntesis de la exposición de los oradores, quienes, entre otros, también mencionaron los casos de los jóvenes Guillermo "Coco" Garrido, asesinado en la Comisaría 12 de El Bolsón, el 13 de enero de 2011; de Iván Torres, detenido, torturado y desaparecido por policías de la comisaría 1° de Comodoro Rivadavia, el 2 de octubre del 2003; del asesinato del testigo "protegido" Bruno Rodríguez Monsalve, en marzo de este año, en Trelew, y de los hermanos Sergio y Denis Aballay, víctimas de vejaciones y apremios ilegales sufridos la misma madrugada de 2010, en la que asesinaron a Julián Antillanca.

"La justicia no existe"

Roberto Uriarte relató la desaparición seguida de muerte de su hija Otoño de 16 años de edad. El hecho ocurrió el 23 de octubre de 2006 cuando la joven regresaba a su casa luego de una actividad deportiva. A los seis meses fue encontrada muerta en un canal de riego cercano a Cipolletti, provincia de Río Negro.

Uriarte dijo que la investigación se llevó adelante con "una desidia total por parte de la Asesoría de Menores, de la Fiscalía, del Juzgado de turno y de la Policía". Se minimizó la situación, "decían que Otoño se fue por sus propios medios, que tenía problemas con su familia y la investigación se enfocó en nosotros". Luego el argumento oficial fue que se trataba de "un ajuste de cuentas".

El abogado de la familia de Otoño, José Gérez, a mediados de 2010 aseguró al medio 8300web de Neuquén que la joven fue "secuestrada" y "abusada sexualmente por al menos cuatro personas". Dijo que en la causa hubo "numerosas irregularidades" y que pidió un examen integral de los bellos púbicos hallados en el cadáver de la joven.

El padre de Otoño dijo que aún no se realizó la ampliación de peritajes de ADN que solicitó el abogado y que "hay 200 mil pesos para quien aporte datos pero no 100 mil para hacer las pericias que faltan". Concluyó que "la justicia no existe" y que "es necesario un cambio de sistema" para que haya "una política social que dé respuestas donde debe darlas".

Con otras familias del Valle de Río Negro, el primer miércoles de cada mes Uriarte realiza jornadas de concientización en la comunidad y pedido de búsqueda de justicia.

"La rueda de reconocimiento se hizo con los policías de espalda"

La causa de Jorge Pilquimán es otra muestra grosera de corrupción institucional en la región. María Angela Cabrera habló de su hermano de 21 años, a quien mataron el 6 de febrero de 2005 en Bariloche y luego lo tiraron en el Lago Nahuel Huapi.

"Según las pericias mi hermano se suicidó y tenía escoriaciones leves pero él estaba todo golpeado -relató María-. Cuando en el cajón tomé su cabeza, mi mano se hundió y a él no se la habían abierto durante la autopsia".

Luego aparecieron testigos que involucraban a policías. Por increíble que parezca, "la rueda de reconocimiento se hizo con los policías de espalda". Nadie reconoció a nadie y la investigación se estancó.

El juez de la causa tenía pruebas y testigos que desechó. En la ciudad tiene fama de dejar transcurrir el tiempo sin mover el expediente y cumplido el plazo lo archiva. María le pidió una entrevista: "Me dijo que si lo había matado la policía, yo contra ella no iba a poder hacer nada y cuando pasaran diez años me iba a tirar la causa a la basura. Así me dijo". También "le pedí una segunda autopsia y un análisis de sangre y me respondió que no se podía".

María Cabrera dijo sentirse "muy apenada" por su hermano. Su testimonio finalizó con un pedido: "Necesito que me digan qué tengo que hacer para reabrir la causa y no se tire a la basura como me dijo el juez. Necesito que me ayuden".

"El asesinato de mi hijo tiene vinculaciones con la noche, con la policía y el poder político"

Julieta Vinaya relató las circunstancias de la desaparición y posterior asesinato de su hijo Atahualpa Martínez Vinaya, ocurrido el 15 de junio de 2008, en Viedma. El joven de 19 años estaba en un bar con un amigo, éste va al baño y cuando regresa Atahualpa no estaba.

Nadie vio nada ni quería hablar a pesar que el gobernador ofreció una recompensa de 100 mil pesos. "Nos dimos cuenta que la gente le tenía miedo a la policía", dijo Julieta. Esa sospecha se confirmó cuando se enteró que una persona aseguró que a su hijo se lo llevó la policía y cuando fue a verla se desdijo: "Se rectificó porque tenía miedo".

La causa estaba paralizada hasta hace unas semanas que encuentran rastros de ADN en la prenda de un vecino. "A nosotros nos llama la atención porqué recién ahora", máxime cuando esa persona en un primer momento fue demorada junto con otras tres que viven juntas y enseguida los liberaron. Su desconfianza aumenta cuando el juez considera que el caso podría estar resuelto. "No. No está resuelto -resaltó Julieta- porque hay una persona con identidad reservada que dice que ellos trabajan para los punteros y que le dieron dinero a una persona para que fueran a ‘quebrarle las patas a alguien que estaba jodiendo'. Ese alguien era Atahualpa".

Julieta planteó sus conjeturas pero afirma que se desconoce el móvil del asesinato. "Nosotros seguimos en la lucha, golpeando puertas y diciendo que el asesinato de mi hijo tiene vinculaciones con la noche, con la policía y el poder político", finalizó.

"Estamos en un sistema corrupto y perverso que se alimenta de pobres"

César Antillanca dice que las circunstancias del asesinato de su hijo Gonzalo Julián no difieren demasiado de lo relatado por quienes lo precedieron en la palabra. En la madrugada del 5 de septiembre de 2010, la policía de la comisaría cuarta de Trelew asesinó a golpes a Julián. En marzo de este año, pese a pruebas contundentes y un testimonio clave, el crimen quedó impune porque los acusados fueron absueltos por la justicia.

Como en todos los casos, el punto de partida de la información fue inexacto. "La noticia en el diario fue ‘Muere joven por coma alcohólico'. (...) Al mes de haber empezado la investigación aparece una testigo que dice haber visto cuando arrojaron a Julián del patrullero y que podía reconocer al policía", expuso Antillanca.

También se peritaron los móviles policiales y en uno de ellos se encontraron rastros de sangre de Julián. No obstante, el tribunal absuelve a los policías acusados y a una testigo por encubrimiento.

"El fallo no sólo está corrompido, sino que es un fallo de clase porque Julián completa el perfil de personas vulnerables: joven, pobre y morocho. Estamos en un sistema corrupto y perverso que se alimenta de pobres, de desposeídos. (...) El Poder Ejecutivo avala este tipo de prácticas y el Poder Judicial lo retroalimenta", denunció Antillanca, a la vez que reclamó "la devolución inmediata de todos nuestros derechos y garantías constitucionales, que cada vez son menos".

"En el Cerro Chenque se hacían simulacros de fusilamiento"

Susana Díaz de la Organización Civil ProDerechos de los Niños de Comodoro Rivadavia contó que a la preocupación de los más pequeños, la institución sumó la defensa de los jóvenes que "denunciaban torturas y el ‘juego del gatillo' por parte de la policía en el Cerro Chenque, donde se hacían simulacros de fusilamiento".

En coincidencia con Antillanca, consideró que "los chicos más vulnerables son los de barrios humildes, blanco fácil de este tipo de prácticas represivas", que "recrudecieron" con el correr de los años.

Consideró necesario "visibilizar" esta situación sistemática de violencia institucional, continuar "reclamando justicia por todos" y "pedir la abolición de los métodos" que a lo largo de la conferencia se denunciaron.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Un grito Mapuche contra el gobierno nacional: Escrache al presidente del INAI

Dario Aranda (COPENOA)

El presidente del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), Daniel Fernández, fue abucheado en la audiencia por la reforma del Código Civil y abandonó la sala al grito de “mentiroso”.

“Está diciendo mentiras”. “No sos nuestro hermano”. “No nos representás”. “Yanakona (traidor)”. Fueron algunos de los gritos que se escucharon el jueves en Neuquén, en el marco de las audiencias públicas por la reforma del Código Civil.

El destinatario de las acusaciones fue el presidente del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), Daniel Fernández, máximo funcionario del gobierno nacional en materia de pueblos originarios.

Organizaciones indígenas de todo el país, y organismos de derechos humanos, denuncian que el proyecto de Código Civil rebaja de categoría a los derechos indígenas y, advierten, favorece a las industrias extractivas que avanzan sobre territorios ancestrales. 10 minutos y 50 segundos. Es lo que duró la intervención de Fernández en la ciudad de Neuquén, donde se desarrolló la audiencia por la reforma del Código Civil. Le habían precedido dirigentes indígenas y abogados de organizaciones que cuestionaron duramente el proyecto enviado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“El texto del proyecto es inconstitucional porque contradice el artículo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional y los tratados de derechos humanos. La incorporación de la regulación del derecho indígena en el Código Civil en los términos proyectados daría lugar a múltiples inconstitucionalidades”, denunciaron en agosto en un documento conjunto del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), el Observatorio de Derechos Humanos de Pueblos Indígenas (Odhpi), el Grupo de Apoyo Jurídico por el Acceso a la Tierra (Gajat) y la Asociación de Abogados de Derecho Indígena (AADI).

El 29 de agosto, en la audiencia en el Congreso Nacional, Ignacio Prafil, del Consejo Plurinacional Indígena, había denunciado que “el nuevo Código Civil enviado por la Presidenta será un retroceso enorme para los pueblos originarios. Los derechos ganados en años de lucha por nuestros pueblos, con éste proyecto quedarían reducidos a simples inmuebles rurales”. El Consejo Plurinacional fue acompañado por la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH), el Servicio de Paz y Justicia (Serpaj) y las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Daniel Fernández, del INAI, no acusó recibo de ninguna de las múltiples críticas de diversas organizaciones.

Ante una sala repleta, en la Universidad Nacional del Comahue y con numerosos dirigentes indígenas de Neuquén, el funcionario defendió el proyecto enviado por la Presidenta, remarcó que era “importante que la propiedad comunitaria indígena” esté en el Código Civil e hizo un repaso de las leyes aprobadas durante el kirchnerismo: Ley de Educación Bilingüe, Ley de Medios Audiovisuales (“que tiende a democratizar los medios, otorga participación indígena en el Afsca y legisla sobre el derecho a la comunicación”) y la Ley 26160 (de 2006), que debiera suspender los desalojos indígenas y realizar un relevamiento territorial de comunidades (acción tan atrasada que se debió prorrogar la ley).

Fernández apuntó a los tribunales de primera y segunda instancia por no implementar los derechos indígenas, entre ellos los vigentes en la Constitución Nacional y en el Convenio 169 de la OIT.

“El gobierno nacional, primero de Néstor Kirchner y ahora de Cristina Fernández, es el único Gobierno que ha sancionado leyes que implementan derechos indígenas (…). Esta inclusión (en el Código Civil) no debe ser visto como una obstrucción, no como una trampa para ver qué derecho puede limitar, sino como un camino progresivo para reconocer e implementar derechos”, dijo el presidente del INAI, en tono de campaña.

Luego abordó la cuestión histórica (recordó que el Código Civil vigente se escribió antes de la Campaña del Desierto) y recordó que la Constitución Nacional de 1994 reconoce derechos indígenas, pero también reconoce el dominio de los recursos naturales a las provincias. “Entonces se complica la cosa. Por eso es que la inclusión en el Código (de la propiedad comunitaria) viene a unificar la legislación en todo el país (…) Esto no se resuelve en la ONU, en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se resuelve en el ámbito nacional, en las discusión y en la correlación de fuerza social y política para avanzar en la implementación de derechos”.

No fue casual la mención de la ONU y de la CIDH. En ambas instancias internacionales se denunció al Estado Nacional por la violación de derechos de los pueblos indígenas. Incluso esta semana, el martes, la máxima autoridad de Naciones Unidas en materia indígenas (James Anaya) difundió un informe ante el Consejo de Derechos Humanos de ONU. Apuntó a la violación de derechos humanos básicos (salud, alimentación, educación) y a la avanzada territorial de empresarios y de industrias extractivas sobre los pueblos indígenas.

El titular del INAI, que proviene del sindicalismo y que carece de antecedentes en materia indígena, siguió: “Este es un Código con otra mirada. No es la mirada individualista ni privatista, tiene una mirada pluricultural. Este Código reconoce derechos colectivos”, señaló Fernández. Y fue interrumpido por una mujer mapuche: “Está diciendo mentiras”. Hubo varios chiflidos en desaprobación a Fernández. El funcionario intentó retomar: “Hermanos, con mucho respeto…”. Y se volvió a escuchar desde el auditorio: “No nos respetaste”.

Ya nada fue igual.

Fernández prometió que luego de la sanción del nuevo Código Civil se avanzará en la sanción de tres leyes especiales: de propiedad comunitaria indígena, una ley de consulta y participación indígena y en actualizar la Ley 23302 (que creó el INAI).

Recordó que, en el marco del Bicentenario, la Presidenta había firmado un decreto que convocó a una comisión para la reforma del Código Civil y –metió el dedo en la llaga– y argumentó que la participación estuvo dada por el Encuentro Nacional de Organizaciones Territoriales de Pueblos Originarios (Enotpo), donde sobresalen indígenas funcionarios del gobierno nacional (en el INAI y en la Secretaría de Ambiente, entre otros ámbitos oficiales).

“No hubo participación”, gritaron desde el auditorio. “No nos sentimos representados”, acusó otra dirigente mapuche.

Los coordinadores de la audiencia intentaron frenar los gritos, pero ya no pudieron.

Fernández intentó seguir: “Estoy hablando en nombre del Estado Nacional y del Gobierno”. Intentó calmar los ánimos: “Hermanos…”. Eran múltiples los gritos críticos. Y se escuchó: “No sos hermano”. El funcionario finalizó su exposición. Hubo algunos aplausos (estaban presentes funcionarios del INAI, dirigentes indígenas que forman parte del Gobierno y otros que adhieren al kirchnerismo), pero también hubo gritos y abucheos.

Fernández de inmediato recorrió el pasillo que llevaba hacia la puerta. “Entregador del pueblo”. “La presidente Kirchner manda a mafias como ese”. “Yanakonas” (traidores).

Los gritos de repudio no terminaban. Los coordinadores de la audiencia pidieron silencio. No lo lograron. Y levantaron la audiencia. Puños en alto de mapuches y un grito: “Marici Weu”, que en idioma mapuche significa “diez veces venceremos”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Hugo Moyano, tan lejos de La Falda y Huerta Grande

Irina Santesteban (LA ARENA)

El jefe de la CGT realiza hoy una reunión en la localidad cordobesa de La Falda, para dar a conocer un programa de 21 puntos con el que se lanzará a la arena política.

El 1° de mayo de 1968, en plena dictadura del general Onganía, la CGT de los Argentinos, dirigida por Raymundo Ongaro, del gremio gráfico, publicaba en el primer periódico de esa central obrera, los programas de Huerta Grande (1957) y La Falda (1962), marcando una clara diferencia con la CGT "colaboracionista" del metalúrgico Augusto Timoteo "Lobo" Vandor.

Más de medio siglo ha pasado desde aquellos programas de la clase obrera, mayoritariamente peronista, que incluían propuestas liberadoras que difícilmente serán tenidas en cuenta en la reunión que hoy convoca Hugo Moyano.

En efecto, en el punto "Comercio Exterior", el programa de La Falda proponía: "Control estatal del comercio exterior sobre las bases de la forma de un monopolio estatal; liquidación de los monopolios extranjeros de importación y exportación; control de los productores en las operaciones comerciales con un sentido de defensa de la renta nacional". Este último punto era mucho más duro que la módica Resolución 125 sobre retenciones a la exportación de la soja que el kirchnerismo no pudo aprobar en 2008, por el voto "no positivo" del vicepresidente Julio Cobos. Además la CGT planteaba la "integración económica con los pueblos hermanos de Latinoamérica".

En el orden interno, los gremialistas que adherían a los programas de La Falda y Huerta Grande proponían una "política de alto consumo interno; altos salarios, mayor producción para el país con sentido nacional; desarrollo de la industria liviana adecuada a las necesidades del país; incremento de una política económica tendiente a lograr la consolidación de la industria pesada, base de cualquier desarrollo futuro; política energética nacional; nacionalización de las fuentes naturales de energía y su explotación en función de las necesidades del desarrollo del país; nacionalización de los frigoríficos extranjeros, a fin de posibilitar la eficacia del control del comercio exterior, sustrayendo de manos de los monopolios extranjeros dichos resortes básicos de nuestra economía; soluciones de fondo, con sentido nacional a los problemas económicos regionales sobre la base de integrar dichas economías a las reales necesidades del país, superando la actual división entre "provincias ricas y provincias pobres"; contro
l centralizado del crédito por parte del Estado, adecuándolo a un plan de desarrollo integral de la economía con vistas a los intereses de los trabajadores".

El programa agrario propiciaba la expropiación del latifundio y la extensión del cooperativismo agrario, en procura de que "la tierra sea de quien la trabaja".

Toda una definición del pensamiento de los trabajadores en aquellos años, que signaron toda una generación de dirigentes obreros comprometidos con un proyecto de país independiente y soberano.

Y en cuanto a la consigna más cara al pensamiento peronista, la "Justicia Social", el programa de La Falda planteaba: "Control obrero de la producción y distribución de la riqueza nacional, mediante la participación efectiva de los trabajadores en la elaboración y ejecución del plan económico general, a través de las organizaciones sindicales; participación en la dirección de las empresas privadas y públicas, asegurando, en cada caso, el sentido social de la riqueza; control popular de precios".

Los 21 puntos, otra cosa

En referencia a los ingresos de los trabajadores, se proponía: "Salario mínimo, vital y móvil. Previsión social integral: unificación de los beneficios y extensión de los mismos a todos los sectores del trabajo. Reformas de la legislación laboral tendientes a adecuarla al momento histórico y de acuerdo al plan general de transformación popular de la realidad argentina. Creación del organismo estatal que con el control obrero posibilite la vigencia real de las conquistas y legislaciones sociales. Estabilidad absoluta de los trabajadores".

En cuanto a la concepción del Estado, el programa planteaba el "Fortalecimiento del estado nacional popular, tendiente a lograr la destrucción de los sectores oligárquicos antinacionales y sus aliados extranjeros, y teniendo presente que la clase trabajadora es la única fuerza argentina que representa en sus intereses los anhelos del país mismo, a lo que agrega su unidad de planteamientos de lucha y fortaleza".

Está claro que un programa radicalizado, de orientación antimonopólica y consignas obreras no es el que va a discutir hoy la central que dirige Hugo Moyano, aún cuando algunas de sus propuestas, como el reparto del 10 por ciento de las ganancias de las empresas, sea una medida progresista que propuso en 2010 su asesor y legislador Héctor Recalde.

Si los 21 puntos de Hugo Moyano pretenden guardar algún contacto con aquellos programas de Huerta Grande y La Falda, o con los llamados "26 puntos" de la CGT de Saúl Ubaldini, en los ochenta, sus alianzas políticas lo alejan mucho de esas propuestas, que tenían un contenido mucho más progresista.

Su acercamiento con gobernadores conservadores como José Manuel De la Sota o Daniel Scioli, y su alianza con sindicalistas amigos de las patronales rurales como el "Momo" Venegas, de UATRE, lo colocan en una franja más afín con la oposición bien derechosa a Cristina Fernández de Kirchner.

El abierto apoyo al caceroleo del jueves 13 de setiembre, que tuvo evidentes elementos políticos destituyentes y expresiones de sectores enemigos de la distribución del ingreso, ratifican que el jefe de Camioneros alienta un amplio frente contra la presidenta. En ese marco, adhirió al reclamo ante la Justicia para que se desarchive el caso Rucci, se lo declare imprescriptible y crimen de lesa humanidad, junto a la hija del sindicalista y actual diputada nacional, Claudia Rucci más todo el espectro peronista más conservador.

Los "Gordos", los peores del grado

A Facundo Moyano podrá parecerle un gran modelo sindical el lucifuercista cordobés Agustín Tosco, pero a Hugo Moyano le sigue pareciendo que el arquetipo de sindicalista es José Ignacio Rucci. Tosco y Rucci protagonizaron un inolvidable debate televisivo en febrero de 1973 donde quedaron contrastados el gremialismo combativo del cordobés y el burocrático del dirigente de la UOM.

Más cerca en el tiempo, la "CGT Brasil" que dirigió el cervecero Saúl Ubaldini, tenía un programa de "26 puntos". En el primero establecía el "No pago de la deuda externa". Una propuesta alejada hoy del moyanismo pero también del "modelo nacional y popular" que defienden los kirchneristas, pues primero Néstor Kirchner y luego Cristina Fernández, tras renegociar con los acreedores y pagar religiosamente la totalidad de la deuda con el FMI, han destinado todos los años, varios miles de millones de dólares a pagar una deuda externa que se ubica hoy en 180.000 millones. En el Presupuesto 2013 se prevén pagar 7.967 millones de dólares.

Más progresista fue el presidente ecuatoriano Rafael Correa, que con el asesoramiento del argentino Alejandro Olmos Gaona, realizó una auditoría de su deuda externa, que sobre algunas emisiones de bonos le permitió declarar que un 70 por ciento de la misma era ilegítima, y sólo negoció para pagar, el 30 por ciento restante.

Marcar esas diferencias con Moyano no lo convierte en el peor del grado. Esa categoría la ocupa nítidamente la CGT de los "Gordos", "sindicalistas empresarios" que están en las antípodas de los intereses de los trabajadores, aunque representen formalmente a los gremios mayoritarios de la producción. Este segmento es el que lamentablemente hoy cuenta con el aval de la presidenta Cristina Fernández y harán su congreso el 3 de octubre próximo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Documento de la Red Nacional De Medios Alternativos

RED ECO

Próximo a cumplirse 3 años de la sanción de la nueva Ley de Medios manifestamos que:

La lucha por el reconocimiento jurídico del sector y la legalización de los Medios Comunitarios, Alternativos y Populares que hoy funcionan en todo el territorio nacional lleva años sin soluciones concretas.

La falta de elaboración de un Plan Técnico (ordenamiento del espectro ocupado y del libre), que según la nueva ley debió realizar el Estado en forma previa a los llamados a concursos, provoca discrecionalidad en la entrega de las licencias.

Se entregan y concursan licencias sin hacer la reserva del 33 % del espectro que, por la nueva ley, debería ser destinada a las entidades sin fines de lucro.

Los pliegos de bases y condiciones para los concursos abiertos que se han publicado no contemplan, tal como exige la nueva ley, la diferenciación entre las entidades con y sin fines de lucro. Además no se adecuan a las características particulares de los medios comunitarios, alternativos y populares.

La desinversión que se iniciará el 7 de diciembre no garantiza la democratización del espectro. Las frecuencias que se liberen no serán devueltas al Estado sino que serán vendidas/transferidas (entre privados) a quienes puedan pagarlas; por lo tanto no se ampliará la disponibilidad del espectro.

La vigencia del decreto 527/2005 que congeló por 10 años los plazos de las licencias ya otorgadas, afectan la disponibilidad de espectro y neutralizan parte de los efectos desmonopolizadores que el Estado espera luego de la desinversión.

Ante la falta de respuestas para los medios Comunitarios, Alternativos y Populares, la Red Nacional de Medios Alternativos continúa denunciando las acciones dilatorias del Gobierno y la falta de políticas desde el Estado para la inclusión en el marco legal de este sector históricamente postergado.

La derogación de las Resol. 685/11 y 686/11 -que establecían los llamados a concursos, pliegos de bases y condiciones para Televisoras de Media y Alta Potencia- y la Resol. 1659/11 que promovía la solicitud de previsión técnica para Televisoras de Baja Potencia y la suspensión de las mismas a través de las Resol. 929/12 y 930/12, son indicios de la falta de viabilidad de las políticas del Estado para la inclusión de los medios Comunitarios, Alternativos y Populares. La promesa incumplida de nuevos pliegos a 30 días de esa derogación ratifican tal afirmación.

Si bien está vigente la Resolución 1465/2011 sobre el pliego de bases y condiciones para TV de Baja Potencia (categorías H,I,J,K) aún no se han definido plazos para los concursos ni costos de los pliegos.

Como declaramos en su momento, estas resoluciones eran excluyentes económicamente además de no corresponderse con las características, composición y formas de organización de los medios comunitarios, alternativos y/o populares que funcionan en todo el país.

A pesar de estar suspendidos los mecanismos para acceder a permisos y licencias que propone el AFSCA para televisión, vemos cómo a través del Ejecutivo se siguen entregando Permisos Experimentales de TV Digital y utilizando las plataformas digitales públicas de modo discrecional y en forma arbitraria beneficiando a sectores del poder económico concentrado y/o ligados políticamente al Gobierno. Son claros los ejemplos de las señales 360 TV, C5N, CN23 y CONSTRUIR TV (UOCRA) entre otros, mientras que el sector de los medios Comunitarios, Alternativos y Populares, sigue sin ser convocado en su conjunto.

En el caso de las radios, se han sancionado la Resoluciones 1655/11 y 1926/2011 que establecen los pliegos de bases y condiciones para todas las categorías en AM y FM. Se ha iniciado un proceso de concursos para FM de Baja Potencia en ciudades de provincias donde no existe conflictividad en la ocupación del espectro (Resolución 698/2012: Chaco, La Rioja, Catamarca, Neuquén, Río Negro, Chubut, Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, La Pampa, San Luis y San Juan).

Por Resolución 434/2012 se avanza además en la entrega de licencias, a través de adjudicaciones directas sin concurso, para medios de muy baja potencia según define el art.49 de la nueva Ley de Medios, siempre que haya disponibilidad de espectro (en zonas de alta vulnerabilidad social y/o escasa densidad demográfica).

Entendemos que los pliegos actuales, pensados con la lógica de medios comerciales y no del sector de los Comunitarios, Alternativos y Populares, serán un condicionante a futuro por las exigencias que traen aparejados pues parten del desconocimiento de las formas de organización, gestión y desarrollo de nuestros medios.

Desde la RNMA consideramos necesario reflexionar colectivamente como actores directamente afectados por la aplicación de la nueva Ley de Medios, a fin de resolver las problemáticas actuales y futuras específicas que deben afrontar el conjunto de los Medios Comunitarios, Alternativos y/o Populares. En base a ello exponemos:

A. AUSENCIA DE PLAN TÉCNICO.

1. Incumplimiento de la nueva Ley de Medios.

La AFSCA está cometiendo un grave incumplimiento ya que elabora pliegos y llama a concursos sin un Plan Técnico vigente (art.156 Ley 26.522). Esta tarea corresponde, por normativa nacional e internacional al Estado Nacional, por lo que es obligación -con carácter previo al llamado a concurso- la realización de un plan que organice el espectro, en función de las disponibilidades técnicas, definición y cantidad de categorías, así como la administración del espectro según el territorio.

La consecuencia directa para las televisoras es la imposibilidad de dar uso a los 69 canales por región, a cambio de entregar el espectro entero a empresas de cable, telefonía celular, radio taxis, etc. Tal falta de previsión imposibilita la adjudicación y su uso a medios de comunicación ya que sin plan nunca habrá espectro disponible, acción que también obligaría a la CNC a velar por el correcto uso de la banda de televisión.

Es importante destacar, que a diferencia de lo que ocurre en radios, el marco legal de regulación del espacio fue tercerizado en un ente llamado SATVD a través del Decreto 1148/09. Lo cual sitúa fuera de la esfera de AFSCA la negociación de las telefónicas y demás empresas que pretenden quedarse con el uso del espacio internacionalmente reservado para la televisión.

2. Reserva del 33% para las sin fines de lucro.

A lo arriba expuesto, agregamos que la AFSCA no respeta las reservas en la administración del espectro radioeléctrico, tal cual lo exige el Art.89 Ley 26.522, que asigna el 33% de las localizaciones radioeléctricas planificadas, en todas las bandas de radiodifusión sonora y de televisión terrestre, en todas las áreas de cobertura para personas de existencia ideal sin fines de lucro.

Desde la creación de la AFSCA hasta la actualidad, la autoridad ha emitido una serie de resoluciones en las que se autoriza por plazos renovables de 180 días -sin concurso abierto de licencias- a los canales 13, 9, 11 y 2, junto a una serie de emisoras como C5N y CN23 a hacer transmisiones experimentales de prueba de Televisión Digital Terrestre (TDT) y sin espacio para los medios Comunitarios Alternativos y Populares.

Así, sin resolver los modos de distribución del espectro, el Estado publicó los pliegos de bases y condiciones para llamado a concursos tanto para radios como de televisoras, sin realizar la reserva del 33%.

Por otra parte, tal como denunciáramos durante la discusión de la nueva ley, la persistencia del decreto 527/05 que congela los plazos de la licencias ya otorgadas afectan la disponibilidad de espectro mucho más profundamente que la resolución del art.161 de adecuación de inversiones. Este artículo, de cumplirse, no garantiza que se liberen espacios del espectro, ya que a lo que obliga es a la venta (de un privado a otro) de las licencias por encima de los límites que marca la nueva ley.

B. ASPECTOS ESPECÍFICOS.

1. Rechazamos la imposición de formas de organización.

La Ley 26.522, Art.4 define a las emisoras comunitarias, pero en el resto de su articulado no las diferencia del los prestadores sin fines de lucro. Su decreto reglamentario diferenció dentro de los actores con fines de lucro a las pequeñas y micro empresas; sin embargo, en el sector de los sin fines de lucro no hubo propuestas concretas destinadas a nuestros medios en cuanto a sus características específicas. Hasta ahora la normativa que establece cómo deben constituirse las "personas de existencia ideal", nos impone formas de organización; pero no existe una figura legal que enmarque a los medios Comunitarios, Alternativos y Populares, ante los organismos de control y fiscalización de las entidades sin fines de lucro (INAES, IGJ, etc). Tampoco AFSCA tuvo la voluntad de flexibilizar para estos medios las exigencias que esas formas legales imponen; ni siquiera de aceptar personería jurídica "en trámite" como con las entidades comerciales. En este sentido, la Red Nacional de Medios Alternativos apuesta a la co
nstrucción y sostenimiento de medios comunitarios, alternativos y/o populares respetando las formas de organización libremente elegidas.

2. Gestión y estructura administrativa.

Tanto las Resoluciones 1465/2011 (TV baja potencia) como las 1655/2011 (radios FM) y 698/2012 (radios FM baja potencia) exigen de manera excluyente los certificados de libre deuda ante las gestoras de derechos. Ante estas sostenemos que los medios comunitarios difunden músicas y culturas populares, muchas veces no registradas, y lo hacen sin fines de lucro, por lo que no es procedente ningún tipo de pago de derechos a asociaciones privadas de gestión de derechos (SADAIC, AADI; CAPIF; ETC). No desconocemos estos derechos sino que instamos al AFSCA a cubrirlos como forma de fomentar el sector. En este sentido, a pesar de estar planteado en la ley, no se estipulan mecanismos de fomento que permitan afrontar los costos de muchas de estas exigencias, dejando como única opción la generación de recursos en base a la publicidad, planteo que contradice los principios de muchos de los medios Comunitarios, Alternativos y Populares y de otra formar de ejercer la comunicación.

3. Multiplexado.

El Art. 36 de la Resolución 1465/2011 propone cómo se planificará el uso del espectro en TV Digital, primando como forma, el acuerdo entre privados. Acuerdo mediado por el pago de un canon de uso. El multiplexado es la forma en que un mismo canal contiene 4 o mas señales digitales. El AFSCA no sólo no regula los costos de multiplexación sino que obligará a todos los medios comunitarios, alternativos y populares (ya que son éstos siempre los mas faltos de inversión por no ser lucrativos) a pagar mensualmente a una emisora comercial con capacidad de "inversión".

Desde la RNMA creemos que la desregulación de la única responsabilidad que le compete al Estado (garantizar el uso del espectro democráticamente por todos los actores sociales) a través de una seudo-necesidad comercial, es suicidar la posibilidad de construir emisoras de televisión dentro del marco de no conflictividad con el Estado, y permitir mercantilizar aún más el acceso a emisoras populares.

A casi 3 años de sancionada la Ley 26522

y por todo lo expuesto, declaramos:

Los Medios Comunitarios, Alternativos y Populares somos una realidad y un actor social en todo el territorio de la República Argentina. Cumplimos un rol comunicacional fundamental en pos de la manifestación de las distintas expresiones culturales, sociales y políticas de la actualidad. Y continuamos en el aire a pesar de la ausencia de políticas para el desarrollo del sector.

Rechazamos los comunicados oficiales que utilizando la figura de los Medios Comunitarios, Alternativos y Populares justifican la suspensión de Resoluciones y Concursos que en su momento denunciamos como excluyentes y que no nos contemplaban.

Nos encontramos en alerta ante lo que pueda ocurrir con las cientos de radios FM que hoy en día están al aire en todo el país y no son contempladas en su especificidad como comunitarias, alternativas y populares a la hora de ser publicadas las resoluciones y llamados a concursos.

Exigimos el reconocimiento jurídico para el sector y la legalización de todos los Medios Comunitarios, Alternativos y Populares Censados a partir de la Res. 01/10 y 03/10.

Exigimos la elaboración del Plan Técnico y Ordenamiento del Espectro Radioeléctrico (Ley 26522, Art. 156) y reserva del 33% para las Sin fines de Lucro.

Exigimos concursos específicos y diferenciados para medios Comunitarios, Alternativos y Populares, planes de promoción y fomento para el desarrollo sectorial.

Exigimos la derogación del decreto 527/2005.

Setiembre de 2012

Red Nacional de Medios Alternativos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...