lunes, 12 de noviembre de 2012

La noticia más censurada N° 20: Destruir la educación pública beneficia al Complejo Prisión-Industrial

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Una modificación sistémica de las prioridades de educación otorga estructura oficial y permanente a una discriminación preexistente sobre la muy desfavorecida población pobre, comprendida en gran parte por personas de color criminalizadas. El aumento de escuelas autónomas corporativas y de prisiones privatizadas no se puede entender separado de las cifras del cierre de escuelas públicas en todo el país.

En otras palabras, en Estados Unidos está en marcha una política gubernamental y corporativa de extinción de la educación pública para todos y la conversión de los negros, marrones y latinos pobres en carne de presidio. La educación será para unos pocos privilegiados, mientras grandes corporaciones como el Bank of América y WalMart ingresan al negocio de la educación básica, a la vez que están en el rubro cárceles privadas, donde funcionan industrias que pagan hasta de 2 dólares por día de 8 horas de trabajo a la mano de obra esclavizada de los reos.


Foto: Los jóvenes protestan contra su destino más seguro, las cárceles

Más que el título de una noticia, “Destrucción de la Educación Pública Alimenta el Complejo Industrial de Prisiones” es un llamado a la reflexión de Adwoa Masozi, del Instituto de Estudios Políticos, publicado solamente por Inter Press Service, el 27 de febrero 2012, y rescatada por Proyecto Censurado como la 20ª noticia más censurada en el anuario Censored 2013. Lo que sigue es la traducción literal del trabajo de Masozi:

Estamos ante una redefinición sistémica de prioridades de la educación que da estructura oficial y permanente a una clase inferior preexistente compuesta en gran parte por gente pobre criminalizada, negro y marrón. A través de los estados de la Unión se están extirpando miles de millones de dólares de sus presupuestos de educación, como si el 22% de la población no fuera funcionalmente analfabeta.

De acuerdo a los estándares NAAL (sigla en inglés de Evaluación Nacional de Alfabetización de Adultos) del Centro Nacional de Estadísticas de Educación, 68 millones de personas están leyendo por debajo de los niveles básicos. El Centro de Presupuesto y Prioridades Políticas encontró que "casi todos los estados están gastando menos dinero (en educación) que en 2008 (después de la inflación), a pesar que el costo de la prestación de servicios será mayor". Además de reducir 4 mil millones de dólares de su presupuesto, Texas también ha eliminado los fondos estatales para programas de pre-kinder que sirven a alrededor de 100.000 niños, en su mayoría en riesgo. Carolina del Norte ha reducido casi 1.500 millones de dólares de la educación K-12 (suma de primaria y secundaria), que deriva en una pérdida del 80% de los fondos para libros de texto y un recorte del 5% para ocupaciones de apoyo, como consejeros y trabajadores sociales, entre numerosos otros recortes. Decisiones como éstas dejan pocas razones para preguntarse ¿por qué esos dos estados enfrentan un 27% de tasas de deserción?

Cerrar las escuelas públicas se ha convertido en un furor, que condujo incluso al estado de California a sacar una guía de buenas prácticas sobre la manera de cerrarlas y hacerlas aptas para otro giro. En su lugar, ¿por qué no promover una "guía de buenas prácticas para mantener una escuela viable"? ¿Por qué tomar estas decisiones cuando se sabe que la falta de educación reduce el acceso a oportunidades de empleo de calidad (y legítimo), aumenta la probabilidad de encuentros con el sistema criminal de (in)justicia, repercute negativamente en los resultados de salud y, en general, limita la capacidad para determinar su propio futuro?

Lo que estamos presenciando es una refundación sistémica de prioridades de la educación que da estructura oficial y permanencia a una clase inferior preexistente compuesto en gran parte de pobres criminalizados, negros y marrones. Ciertamente, tener una extensa clase baja no es nuevo en Estados Unidos, ya que hay bastante historial de negaciones a llenar los espacios vacíos de la gente y sus derechos. Sin embargo, los resultados materiales de este cambio son devastadores, comunitaria y económicamente, al igual que los resultados de los Códigos Negros de los años 1800 y las subsecuentes leyes de Jim Crow, que persistieron como totalmente legales hasta 1965, con la variación de su aplicación de estado a estado y que hasta hoy mantiene sus impactos en las comunidades.

La colusión entre este gobierno y los intereses privados no es nueva. No es una coincidencia que, al mismo tiempo, los vecindarios con una alta presencia de personas de raza negra estén siendo desestabilizados y desplazados por los desarrolladores empoderados por los municipios de los estados que están des-invirtiendo en la infraestructura de las escuelas públicas que les sirven, o por la vía rápida del acaparamiento de tierras urbanas, o la conversión de áreas pobres en ricas. Éste es un proceso insidioso para torcer la mano de las comunidades. La educación pública es algo más que un derecho, una libertad o un privilegio. Es una necesidad, tan básica y tan indiscutible como la tierra para caminar, alimentos para comer, el agua que debemos beber y el aire que se debe respirar para vivir. Porque absolutamente nada se hará, o se puede hacer sin ella en la sociedad humana. Entonces, ¿quién querría enviar a sus hijos a las escuelas que tienen adentro policías y detectores de metal en lugar de libros? ¿O a escuelas superpobladas con maestros en proporción de estudiantes de 1 a 30 y sin actividades extra curriculares o servicios de recuperación? Estas son las consecuencias materiales de la des-inversión en escuelas públicas. ¿Quién quiere enviar a sus hijos a escuelas en barrios que son mini-estados de la policía? Nadie, si se puede evitar.

Las “escuelas charter”, por definición, no son el problema real. Han sido soluciones prácticas y creativas para educar a los niños cuando las necesidades no son satisfechas. La formación de centros alternativos de educación ha sido una norma que se practica en las comunidades de todo el país desde 1800. Pero lo que tenemos hoy en día es algo muy diferente. Las “charters” ahora se han establecido como sustituto de las escuelas públicas, en parte o en su totalidad. Empresas como Wells Fargo, Bank of America, JP Morgan y Wal-Mart, los principales inversores en prisiones privadas y los actores de la reforma corporativa de la educación, tienen una extraordinaria influencia en la política educativa a nivel estatal y federal.

Los padres, estudiantes, maestros, y otros actores relevantes, son manipulados para hacer una elección falsa, dibujando una línea en la arena donde el grupo equivocado de personas está en el lado opuesto. Ya sea para las escuelas públicas o charters, ambas partes quieren los mismos resultados, estudiantes creativos y de pensamiento crítico que estén preparados para participar plenamente en su comunidad y la sociedad en general. Han sido cooptados. Ahora adoptan un rol antagónico hacia las escuelas públicas tradicionales, en lugar de que las charters sigan operando como soluciones creativas, especialmente para las comunidades en crisis, compartiendo los recursos públicos.

Mientras se libran estas guerras territoriales, los niños que no asisten a esas escuelas de primer nivel, porque no han ganado esa lotería, se quedan atrás y con sus propios recursos en sus escuelas mal administradas, con hacinamiento y recursos insuficientes.

46% de los 2,3 millones de personas encarceladas no tienen un diploma de escuela secundaria, ni las habilidades necesarias para competir en un mercado laboral cada vez más pequeño. Esto significa que alrededor de un millón de personas no conseguirá nunca nada más que empleos sin calificación, bajos salarios, beneficios empobrecidos, en trabajos socialmente ingratos y probablemente en un ambiente mental y espiritualmente sofocante.

Poco se necesita conjeturar sobre lo que va a pasar con esos millones no calificados y sin educación que han resultado fallidos por estas escuelas que continúan siendo erosionadas. Van camino a las prisiones, porque estos jóvenes son la carne preferida del sistema penal de la (in)justicia.

Es por esto que puede existir el cierre récord de escuelas públicas en todo el país y, al mismo tiempo, somos testigos del surgimiento de empresas respaldadas por las escuelas charter y las cárceles privadas. El mensaje a la gente es que los elegidos son unos pocos que serán educados, y el resto quedará bloqueado en la lucha contra su propia condición de primariedad. Por eso tenemos que seguir esta lucha.

Ernesto Carmona es periodista y escritor chileno

Foto: Acción masiva contra las cárceles y desplazar la educación en San Francisco (Foto de Brant Ward, SF Chronicle).

Citas y Referencias:
- Adwoa Masozi, “Stealing From The Mouth of Public Education to Feed the Prison Industrial Complex,” Institute for Policy Studies, February 27, 2012, http://www.ips-dc.org/blog/stealing_from_the_mouth_of_public_education_to_feed_the_prison_industrial_complex.
- http://www.mediafreedominternational.org/2012/03/13/stealing-from-the-mouth-of-public-education-to-feed-the-prison-industrial-complex/
Estudiante investigador: Annika Jaeger (Santa Rosa Junior College)
Evaluador académico: Susan Rahman (Santa Rosa Junior College).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La operación Obama y su anestesia: Otro agudo y crítico comentario del Profesor Emilio Cafassi

Seguramente difícil de refutar para los defensores de la “democracia” del Norte.

Solo una observación: la crisis se acentúa cada vez más en Estados Unidos y en el mundo, para el Profesor Cafassi, la reelección del Presidente Obama es una maniobra más de los “dueños” del mundo. Para el Presidente Chávez y el cineasta Michel Moore son expresión, débil, pero expresión al fin de una corriente de pensamiento que va creciendo en el seno de la sociedad estadounidense y que frente a las definiciones de la crisis (que no se van a demorar en el tiempo) deben tenerse en cuenta.

En el Uruguay un filósofo, cuya profesión es relatar fútbol, lo dice con mucha claridad en la expresión: “es lo que hay valor”.

Jorge Aniceto Molinari

La operación Obama y su anestesia

Emilio Cafassi 

El colegio electoral norteamericano proclamará presidente a Barack Obama por segundo período, opción de la que se privó la gran mayoría ciudadana, tanto por las particularidades del mecanismo indirecto de elección, cuanto por eludirlo como alternativa concreta en el ejercicio de sus derechos. No es que no se haya impuesto por mayoría de votantes, pero con una abstención de cerca del 45% y un ajustadísimo triunfo en una contienda completamente polarizada, no erraremos demasiado si en números gruesos afirmamos que contó con el apoyo de sólo la cuarta parte de la ciudadanía. El hecho de que guarismos de apoyo más o menos similares sean una constante en la historia electoral norteamericana, no le quita relevancia a la desnutrida legitimación ciudadana del máximo nivel de responsabilidad en la conducción de ese país, que tiene consecuencias globales dado su carácter de guardia pretoriana del –oligopolizado- mercado y la dominación universal. El consuelo que experimentamos los progresismos e izquierdas del mundo entero y particularmente latinoamericanos ante el resultado, no alcanza a opacar la inconsistencia cualitativa de los institutos y procedimientos de la autoproclamada “mayor democracia del mundo”. El espanto ante lo que podría haber sucedido ante un triunfo de Mitt Romney (por el que optó otra casi cuarta parte de la sociedad) resulta el único fundamento consistente para esta sensación de relativo alivio. Percibimos aquello de lo que “nos salvamos”, aunque el resultado nos confronte con la zozobra acerca de “lo que nos espera”.  

La esposa del candidato republicano, Ann Romney, consideró “maravilloso tener el primer presidente afroamericano, porque eso muestra que dejamos prejuicios atrás. Y espero que eso continúe si Mitt es elegido”, ya que “sería un símbolo de tolerancia religiosa y un avance social”, dada su fe mormona. Efectivamente lo sería, del mismo modo que si se tratara de cualquier integrante de minorías no sólo religiosas, sino de todo tipo y color, salvo por el hecho de que precisamente su esposo profesa una ideología muy poco tolerante, tal vez por razones más amplias que las de su perfil confesional aunque influido indudablemente por él. En los debates televisivos no se privó de exhibir un perfil misógino, homofóbico, racista y antiinmigrante en lo que a multiculturalismo refiere. Y sus orientaciones político-sociales no pasan de la exaltación del mercado desregulado, del recorte de gastos sociales y del guerrerismo, aspectos que Obama no desestima pero sobre los que se muestra más moderado. De hecho Obama expulsó “sólo” 1,5 millón de inmigrantes que resultan menos que los 3 millones que proponía su oponente. También recortó gastos sociales, pero en menor medida. En cualquier caso, no abundaré en las diferencias entre ellos y el mal menor que significa el triunfo demócrata ya que me interesa mucho más discutir algunas cuestiones cualitativas de la arquitectura institucional desde la que fue ungido Obama. 

En la noche del martes, cuando consulté la edición digital del diario argentino “La Nación”, destacaba el triunfo de Obama por una amplia mayoría de representantes en el colegio electoral, aunque por entonces el “ganador” estaba perdiendo por casi un punto en la contabilidad del total de votos emitidos. Hoy sabemos que finalmente superó también en ese plano por dos puntos a su oponente. Pero la conclusión no puede contentarse con que en esta oportunidad haya habido coincidencia entre la mayoría electoral y el resultado. No sólo es hipotéticamente factible que un candidato derrotado en las urnas sea proclamado por la instancia electoral definitiva, sino que fácticamente también se ha dado el caso, incluso muy recientemente. Y no sólo por las maniobras que todo sistema electoral indirecto potencialmente permite, sino por la negación plena del principio de proporcionalidad en la distribución federal de los electores. Ambos procedimientos son consistentes y coherentes entre sí -y éstos con otros institutos y componentes de la cultura política- con el fin de burlar la voluntad ciudadana. Pero el último probablemente sea un aliento al altísimo nivel de abstencionismo estructural de la historia política de Estados Unidos. Al haber un único partido ganador por estado al que se le adjudica la totalidad de los electores, se está negando tout court, aún en un mecanismo electoral indirecto, la voz, la voluntad, y hasta la propia existencia a las minorías políticas y con ellas a millones de ciudadanos. Rige en consecuencia un principio territorial del ciudadano que a los efectos de elegir la máxima autoridad en un sistema presidencialista, sólo registra y reconoce a la mayoría de cada circunscripción. Los electores resultantes de esa compulsa electoral, ya no representan a la totalidad de la ciudadanía, sino exclusivamente a la fracción triunfadora de cada estado, que dado el altísimo abstencionismo es siempre necesariamente una minoría ciudadana. Se trata de un inmenso filtro sobre la soberanía popular.

Cuando Schumpeter definió ya en 1942 a la democracia existente como un mecanismo de mercado donde los votantes funcionan como consumidores y los políticos como empresarios, sin duda estaba inspirado en el modelo estadounidense. Aunque en este caso, el mercado funciona al modo de un remate: el mayor postor colectivo, se queda con la mercancía indivisa. Sólo procesos de simplificación ideológica que reducen el carácter democrático al solo hecho de que el gobierno surja de un proceso en el que interviene el voto popular sin importar cómo pueden otorgarle legitimidad a este “dispositivo-remate”. Se trata de un funcionamiento pseudorrepublicano, sustentado exclusivamente en el voto periódico y definido suficientemente por ese solo mecanismo legal.

El diseño de la democracia indirecta en general y de esta variante en particular no es un efecto indeseado, sino precisamente una consecuencia claramente pergeñada y debatida por los “padres fundadores”. El politólogo y constitucionalista argentino Roberto Gargarella, en su libro “Nos los representantes”, analiza el proceso político de los Estados Unidos en el siglo XVIII (en especial la institucionalidad del sistema representativo) y su conclusión sintética es que el sistema representativo no fue erigido, tal como hoy normalmente se sostiene, frente a la imposibilidad de adoptar un sistema de democracia directa. Por el contrario, fue instaurado porque resultaba necesario corregir, purificar, o filtrar la voz de la mayoría, pasándola por el “tamiz de un grupo selecto de representantes”. Retomando a Edmund Burke subraya que los representantes del pueblo eran los médicos que debían indicar la cura a seguir, mientras que la población cumplía más bien el papel del enfermo, debiendo señalarle cuáles eran sus ‘dolencias’. Este pensamiento lleva implícito una profunda desconfianza hacia el resto de la ciudadanía y las masas, como explícitamente fue planteado por varios constructores del ideal democrático–republicano y principalmente resguardaba para estas elites la capacidad de poder determinar por ellos mismos las necesidades de la sociedad.

Los obstáculos y restricciones para la presentación de nuevos partidos políticos, como los centenares de miles de firmas requeridas y los procesos jurídicos, junto a las estrategias publicitarias del estilo de acción política condicionadas por los grandes massmedia y sus circuitos oligopólicos, configuran un bipartidismo oligárquico histórico. Por eso resultaron ninguneados los otros 4 candidatos presidenciales. Inducidos a captar electoralmente a la mayor masa que les posibilite acceder al gobierno (el modelo de partido catch all), homogeneizando ofertas bajo un formato de show performativo que satisfagan a todo o casi todo el mercado electoral, se han ido progresivamente desideologizando e interpenetrando mutuamente y puliendo diferencias, lo que se traduce en un tipo de discurso difuso y generalizador, orientado más hacia la estrategia seductiva del eslogan que hacia la construcción ideológico–programática de un proyecto de gobierno.

En Estados Unidos (no exclusivamente, sino en todas las democracias liberales-representativas pero en su máxima expresión allí) la contienda queda reducida a quién gobierna, desconociéndose por completo el qué o el cómo. De este modo, el contenido programático de las propuestas de gobierno de los partidos decae frente a la designación de la confianza en las personas, las estrategias de imagen y los discursos cosméticos. En este marco, los grandes oligopolios massmediáticos han sesgado el mecanismo interactivo con su gran capacidad de conformación o manipulación de la opinión pública, de la que ha surgido el término “living–room democracy”.

No negaré las contribuciones que el constitucionalismo norteamericano ha hecho a las libertades civiles, ni desconozco la multitud de plebiscitos que se realizaron simultáneamente en varios estados o la importancia de la elegibilidad de los jefes de policía. También el carácter optativo del voto que a grandes rasgos comparto y que no explica el abstencionismo, como quedó demostrado recientemente en Venezuela. La vida política estadounidense no se reduce a esta estafa general que comento, tanto como desconocerla le concedería un lugar que su contradictoria arquitectura institucional le niega. 

Tampoco es ajena a su cultura política la aceptación naturalizada de la violencia. El escritor Linh Dinh escribe entre el humor y el espanto que “la temporada universitaria de baloncesto comenzará con un partido en un portaaviones (…) y otro en un hangar de la Fuerza Aérea en Alemania. Los jugadores se pondrán uniformes de camuflaje diseñados por Nike. El monstruo corporativo militarizado ha infiltrado cada aspecto de la vida de Estados Unidos, por lo tanto no te sorprendas si te despiertas mañana junto a un héroe traumatizado y amputado, un cadáver o un millón de cadáveres”. 

Para ello la ciudadanía no sólo deber estar desestimulada, sino directamente anestesiada. 

Emilio Cafassi es Profesor titular e investigador de la Universidad de Buenos Aires, escritor, ex decano.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista a la guerrillera holandesa Alexandra Nariño: “A mi me encantaría ir a Holanda y explicar a la gente el por qué de la lucha en Colombia”

Entrevista Dick Emanuelsson - Cámara: Fabiola González (ANNCOL, especial para ARGENPRESS.info)

LA HABANA / NOVIEMBRE 2012: El gobierno de Juan Manuel Santos no lo quiso, pero no pudo impedirlo. La guerrillera holandesa Alexandra Nariño arribó al aeropuerto de José Martí el lunes 5 de noviembre y causó gran movimiento en la prensa internacional.

Muchos de los periodistas tocaron el portón donde están albergados los integrantes de la Delegación de Paz de las FARC en la Habana, sobre todo los reporteros holandeses que han sido enviados a Cuba, casi rogando para que pudieran entrevistar a la guerrillera que ha sobrevivido asaltos de los “Comandos Junglas” o fuertes bombardeos.



Ha sido víctima ella por las mentiras y manipulaciones de los mismos medios de comunicación holandeses o de otros países que ahora con la sonrisa ancha dicen que han sido siempre defensores de ella. La hipocresía florece ahora como nunca.

Delgada y con una contextura que impresiona, si tomamos en cuenta que la mochila contiene el mismo peso y contenido como para un paracaidista, todo lo necesario para poder sobrevivir en la selva. Y subraya que no es tanto el sacrificio físico que es lo duro, sino lo psíquico.

Con la llegada de Alexandra también comenzó el terrorismo mediático. El Tiempo de ayer domingo, ya tiene la primera entrega de esa guerra psicológica que tantas veces ha sido clave para sabotear un proceso de paz en Colombia.

Titula el diario de los Santos; “El lado oscuro de Tanja, la holandesa de las Farc”, sacudiendo el polvo de los viejos archivos de la inteligencia militar colombiana y de la CIA, intenta cuestionar esta guerrillera que se incorporó a las filas guerrilleras para combatir un estado reconocido mundialmente por su terrorismo de estado, aniquilando a toda oposición civil y legal.


Foto: Así comienza la guerra mediática, y hasta nos robaron la foto. . .

Como si fuera poco, el diario de los Santos incluso publica una foto de ANNCOL y de este reportero, que era el único periodista en la llegada de Alexandra a la Habana, cortando la foto para quitar el sello de “ANNCOL”, dando la autoría a la agencia francesa AFP.

Con Alexandra conversamos e invitamos para que veas y escuches una internacionalista que los mismos gringos quieren tapar la boca, y ella solo se ríe sobre esa amenaza.

Dick Emanuelsson (DE):

Estamos en La Habana siguiendo las conversaciones en este Diálogo para la PAZ en Colombia. Una, entre todos los guerrilleros, alcanzó mayor fama para la prensa nacional e internacional, estamos hablando de la compañera Alexandra Nariño.

No es colombiana, es internacionalista de origen holandés y su caso es como fue el de muchas delegaciones internacionales en la década del ’30, mediados del 30, que se fueron a España como brigadistas internacionales para defender a la República española del fascismo que estaba resurgiendo en todo el continente europeo. Fascismo italiano, alemán y claro, también el fascismo español representado por el generalísimo Franco.


Foto: Integrantes de las Brigadas Internacionales que venían de todo el mundo, también de Colombia, para luchar por la República española contra el fascismo y el general Franco.

¿Cómo te sientes, Alexandra, dejando la tierra, la selva colombiana, la montaña? Han pasado 10 años desde que tu te incorporaste a las filas guerrilleras y has sobrevivido, también de manera impresionante, a varios bombardeos de la aviación colombiana sobre campamentos guerrilleros.

Y a propósito, esta mañana leímos en el diario El Tiempo, de Santos, donde el propio presidente no habla de la paz sino que habla de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) en su aniversario 93 y que va a comprar más aviones de guerra. Más drones, aviones sin piloto y es un poco raro ya que estamos en los inicios de un proceso de paz.

Cuéntanos un poco cómo han sido estos 10 años de tu vida, cómo viviste este cambio brusco y cuáles son las razones que te impulsaron a integrarte en esa lucha.

Alexandra Nariño (AN): Yo vine a la guerrilla colombiana prácticamente por una coincidencia. Vine a Colombia a hacer una práctica para la universidad y escogí a Colombia casi por casualidad. Yo pienso que de cualquier forma, si no hubiera terminado luchando en Colombia, hubiera terminado luchando en Holanda, en España, en cualquier país del mundo. A todo el mundo le parece tan raro que una muchacha venga a Colombia y yo pienso que el mundo con sus países como tal ya no existe. Es un mundo globalizado gobernado por multinacionales, grandes corporaciones, entonces yo pienso que la lucha de los pueblos contra ese capitalismo globalizado también requiere eso. Pienso que yo no soy ninguna excepción aunque los medios quieran hacer creer que si, al irme a luchar a otro país. Creo que no importa adonde se nazca o adonde se muera, importa donde se lucha. Pienso que la consigna del CHE está hoy más vigente que nunca

DE: Se cuestionan que es una holandesa que viene a luchar a las selvas colombianas y eso es algo que también fue bastante cuestionado en la prensa holandesa.

AN: Si, yo pienso que eso corresponde a una agudización de la lucha y estoy hablando más que nada de la lucha mediática. Leyendo los diarios del Che o leyendo su biografía veo que tenemos muchas cosas en común.

DE: El Che era argentino pero se fue a luchar con Fidel y con Camilo Cienfuegos a Cuba y luego siguió su tarea internacionalista y se fue al Congo, en África y termina en Bolivia, pero sigue su lucha de forma interna en cualquier lado. Y se puede ver en todas partes como está encendida la cosa del Che.

AN: Si, pero yo pienso entre otras cosas que el Che ha sido atacado bastante. Hay páginas en Internet en contra de su lucha, o sea del Che como ejemplo de lucha revolucionaria. A lo largo también vemos que se ha convertido en algo comercial, lo cual no es justo.

Yo pienso que la lucha revolucionaria del Che es una cuestión internacionalista y los pensamientos que él tenía tan claros los llevamos todos los internacionalistas en el corazón.

El Diario de Alexandra

DE: En el primer bombardeo que tú viviste en los años 2004 ó 2005 dejaste también tu diario que luego fue manipulado y se convirtió en un arma psicológica contra el movimiento fariano. Cuéntanos un poco sobre eso, porque lo que salía en ese diario los militares empezaron inmediatamente a traducirlo.

AN: Primero que todo ese diario no fue cogido después de un bombardeo sino después de un asalto. Pero es cierto, allí quedó mi diario y yo en esa época ya tenía como dos o tres años en la guerrilla. Usted se imaginará que el proceso de una persona que viene de Holanda y que ingresa a la guerrilla colombiana no siempre es fácil, entonces yo todo lo escribía en mi diario, en holandés.

En ese diario yo digo 6 ó 7 frases negativas, de personas que no me caían bien o que hacían cosas que a mi no me gustaban. Esas 6 ó 7 frases, en todos los medios, les montaron una manipulación mediática y eso se convirtió en la punta de lanza de una gran campaña mediática. Yo pienso en esa época y recuerdo que fue para mí una época muy feliz, yo no puedo decir otra cosa.

En esa época tuve mis primeras experiencias militares, las primeras experiencias como guerrillera, no puedo decir que fue fácil, pero si, muy interesante el proceso.

DE: Si, porque algunos europeos tienen una interpretación bastante romántica de la vida guerrillera, pero la vida en la montaña no es nada fácil. Cuando uno pregunta a algunos compañeros que han ingresado a la guerrilla desde la ciudad dicen –¡Uy, eso es muy duro en verdad! Así lo aprendieron al caminar con la mochila de 20 ó 30 kilos, el fusil de 6 ó 7 kilos. Me imagino que viniendo de una vida como la de Holanda y empezar a hacer fila india allí en las trochas en la selva colombiana eso es duro ¿no?

AN: Si eso es duro, digo que la parte física es dura pero para mí no ha sido lo más duro. Yo pienso que uno con meterse en psicología y meterse en moral, con lo físico puede hacer de todo. Lo que para mí ha sido más difícil es que cometí el error de pensar que la guerrilla era perfecta. Una guerrilla campesina, comunista pero uno llega y se encuentra con pueblo. Ahí hay campesinos que llegan a la guerrilla con todos sus defectos y traen vicios de la sociedad civil y eso chocaba conmigo. Fue lo más difícil para adaptarme. Yo en esa época no tenía el entendimiento como para comprender a la gente, cómo había sido su vida antes de ingresar y para ese proceso de entendimiento he precisado varios años.

DE: Y cuando llegó la ruptura del proceso de paz, porque tú te incorporaste en San Vicente del Caguán mientras estaba el proceso con Pastrana y cuando llegó, en febrero de 2002, la ruptura de ese proceso de paz cuánto tiempo llevabas tú dentro de las filas. Y quizás hubieses tenido más tiempo para pensar en ese paso drástico.

AN: no, eso no es cierto, eso lo dicen todos los medios pero yo nunca he estado en el Caguán.

DE: yo pregunto. . .

AN: Yo nunca he estado en el Caguán, yo cuando vine por primera vez a Colombia se estaba dando el proceso de paz y escribí mi tesis sobre el proceso y sobre el gobierno y las FARC.

Luego volví a Holanda y tenía muchas ganas de conocer la zona del Caguán pero como ya estaba que se rompía decidí no ir por peligro, esas cosas que uno piensa.

Fue allí que cuando volví a Holanda, escribí mi tesis sobre las FARC que me ayudó bastante para conocer la historia, sus orígenes. Me quedé en Holanda y no estaba pensando en volver para Colombia, tenía ideas revolucionarias en la cabeza, quería luchar contra el capitalismo, el neoliberalismo, pero de alguna manera como había recibido educación política en Colombia yo no me hallaba en esa lucha política en Holanda.

No me hallaba porque, por ejemplo, nos poníamos a vender periódicos en la calle, a la gente en Holanda y eso es un poco como que no pega. La gente vive bien allá con su socialdemocracia. Entonces, pensaba que Latinoamérica es un centro de lucha en el mundo.

Colombia, dentro de ese centro de lucha tiene el movimiento más grande del mundo y ahí pensaba que me quería ir para Colombia, pero no pensaba en ingresar, ni en trabajar en la guerrilla. Pensaba “yo quiero ver como los colombianos van a hacer la revolución”. Fue allí que pensé en venir a Colombia.


Foto: En la llegada a la Habana, Cuba para integrarse con la delegación de las FARC-EP.

DE: Tu tenías un profesor en la zona cafetera, en Caldas o por allá que más tarde te diste cuenta que trabajaba en las milicias de las FARC. ¿Él te orientó bastante para que tuvieras más información, más conocimiento sobre el movimiento armado?

AN: Sí, pero yo tengo que decir en ese aspecto que aunque el no estuviera allí yo estaba buscando, de todas maneras, buscaba respuestas que no tenía. Antes de llegar a Colombia yo nunca me había interesado en política, ni por revoluciones, tenía, sí, sensibilidad social pero no iba más allá de eso. Pero cuando llego a Colombia y veo las noticias, la televisión, los ataques de la guerrilla, me empecé a interesar sobre el por qué de la intervención de la guerrilla. Empecé a hacer preguntas y las respuestas que me daba la mayoría de la gente en el colegio donde yo trabajaba no me satisfacía. Entonces, por suerte me encontré con ese personaje que sí supo darme contundentes respuestas que a mí sí, me satisfacían.

Yo me le iba acercando porque pensaba que esa persona me podía ayudar en las respuestas que yo necesito. Es una persona crítica de la realidad colombiana, no es una persona que solamente habla mal de las FARC sino que es una persona que sabe dar explicaciones sobre la existencia de la guerrilla, del porque de la lucha armada. Me ha ayudado bastante en el entendimiento.

DE: Entonces ¿en qué año te incorporaste a la lucha guerrillera?

AN: Empecé a trabajar con la milicia en Bogotá en diciembre del 2002 yo creo. Estuve unos 6 meses trabajando allí cuando después me dan la opción de quedarme estudiando en a la ciudad o que vaya al monte. Me dan un curso de 6 meses, eso habrá sido en abril de 2003 y yo dije que quería conocer el monte también. Porque entre otras cosas tenía muchas dudas todavía. Es muy difícil de un día para el otro cambiarle la visión a las cosas y no comerme el cuento de lo que dicen los medios.

Porque a usted siempre le queda un poco lavado el cerebro, entonces decía “yo quiero ir, ver como es y después, me vuelvo”.

Al llegar al monte, en abril 2003 fui comprobando que en la guerrilla había muchachos, enfermería, cursos, veía una guerrilla en pleno desarrollo, escuchaba las historias de la gente y fue cuando dije “yo aquí me quiero quedar”.

Tampoco fue de un momento a otro, pero fueron momentos claves y ahí fue cuando decidí que me quería quedar. Cuando yo decidí que me quedaría recuerdo que mucha gente me decía usted no se quede. No porque no estuvieran contentos conmigo, sino porque pensaban que para una extranjera eso sería muy difícil.



DE: Yo te escuchaba relatando que también, además de estar estudiando en la universidad, también trabajabas en Holanda como mesera. Un trabajo duro, con tacos altos, con una sonrisa hacia los clientes, o sea, un cambio demasiado brusco.
AN: Usted dice el cambio de ser mesera y profesora a ser guerrillera,

DE: Sí, claro, cambiar los tacos altos por los cauchos (botas guerrilleras).

AN: Si, pero me acuerdo esa primera época en la guerrilla, a mi me daban un machete y yo no sabía que hacer con eso. O debía lavar las botas y no sabía como hacerlo. No sabía nada, pelar un plátano o hacer un arroz pero de alguna forma el proceso fue muy natural. Mis primeras experiencias en la guerrilla, recuerdo que siempre tenía un grupo de guerrilleros al lado haciéndome preguntas. Pero el proceso fue natural no fue un choque tan brusco.

DE: ¿Y siempre te ayudaron?

AN: Claro, yo me acuerdo la primera ranchada (la cocina del campamento guerrillero), la primera vez que me tocó cocinar para toda la guerrillerada, esas son comidas para 30, 40, 50, 80 ó 120 personas. Éramos tres rancheros.

DE: Te tenías que levantar a las 3 ó 4 de la mañana.

AN: Ajá, primero me tocó que los guerrillero tuvieran que llevarme para la rancha porque yo me perdía en cualquier parte. Y después llegué a la rancha y no sabía qué tenía que hacer, entonces los otros guerrilleros rancheros me miraban y me acuerdo tanto. Me decían “usted mamita, que se viene de la ciudad y que mira todo delicada, vaya y siéntese ahí, solamente mira lo que hacemos nosotros y así vas aprendiendo”

Me acuerdo que me senté pero me sentía muy mal de verlos a ellos trabajando y yo que no sabía hacer nada. Era como inútil y me quedé dormida.

DE: Ahora tienes la rutina de ser la ranchera.

AN: Ahora soy una experta culinaria.

DE: ¿El machete lo manejas ahora como El Zorro?

AN: Si,

DE: ¿Había muchos combates? Se había roto el proceso de paz un año antes, en febrero de 2002 y en agosto del mismo año apareció el señor Uribe. El cambio entre Pastrana y Uribe que declaró guerra total contra la insurgencia ¿Se notó entonces ese cambio con el aumento de combates?

AN: Eso fue un cambio muy brusco dentro de la guerrilla, porque cuando yo ingreso todavía estábamos en un campamento estable. Estaba entre otras cosas dictando un curso de inglés, se podía en esa época, los alimentos llegaban en carros, todavía. Duramos unos meses así y cuando se declaró la guerra a la insurgencia yo me acuerdo todavía cuando empezaron los primeros bombardeos y me acuerdo cuando fue el primer asalto al campamento del “Mono Jojoy”, donde yo me encontraba.

Me acuerdo que eso fue dejar los carros a un lado, todo a un lado e irnos al monte. Eso fueron marchas, yo no conocía todavía esa vida, había hecho cursos básicos que de por si eran duros, pero vivirlo en la realidad no. Empezamos a marchar, tranquilitos nos fuimos saliendo de la zona y ahí empezó una vida completamente distinta. Combates, bombardeos, andar de un lado a otro, incluso se notó mucho la diferencia entre los bombardeos al principio y al final cuando ya fueron precisos, con una agresividad que antes no se veía.

DE: ¿El bombardeo donde murió el “Mono Jojoy” como fue? Nosotros hemos hecho entrevistas a otros guerrilleros que también estuvieron y contaban que eran bombardeos de 48 hs. bombas de media tonelada de explosivos.

AN: Si, eso fue el bombardeo más duro que yo haya vivido en la guerrilla, porque le dieron con todo. La cantidad de bombas que cayeron esa noche fue como el equivalente a la amenaza que representaba para ellos el “Mono Jojoy”; para el gobierno y para la clase gobernante. Ese bombardeo fue duro, no fueron 48 hs continuas, el primer bombardeo fue el más duro y era ya para matarlo con toda la saña del caso. Salimos, empezó el desembarco y de allí para adelante, porque nosotros no salimos de la zona, la guerrillerada empezó a pelear con los soldados que habían desembarcado y después empieza una pelea muy tenaz.

Porque los guerrilleros estábamos enardecidos por lo que había pasado y la gente peleó como nunca en medio de los bombardeos. Nosotros nos íbamos moviendo y en cada sitio hacíamos la trinchera para por la noche meternos. Ahí pasábamos la noche

DE: ¿Cómo se siente? Yo he pasado alguna vez ese sobrevuelo de helicópteros o aviones a 50 ó 100 metros y uno se siente, realmente muy temeroso, uno es reportero y no guerrillero. Me imagino lo que debe ser el miedo de la primera vez en el combate.

AN: De alguna forma, cuando uno ingresa está conciente de que lo que quiere dar es la vida para esa causa. En esos momentos no voy a decir que es una experiencia alegre, no, lo único que yo se es que siento la rabia por la forma cobarde en que ellos están llevando a cabo esa lucha. Porque uno está en la trinchera, obviamente uno no puede hacer nada, solo esconderse.

DE: Como los gringos en Vietnam bombardearon primero con los B 52, toneladas, miles de toneladas de bombas y después entraron las tropas gringas luego de hacer un desastre. Pero en la tierra misma, dicen que el militar, el soldado, es muy cobarde, pero el guerrillero conoce la zona, es la diferencia.

AN: El guerrillero conoce el monte, el ejército no, precisamente es por eso que ellos tienen que recurrir a ese tipo de métodos tan cobardes. Para mi son métodos muy cobardes esos de utilizar bombas de mil libras, soltar esas bombas por encima de las cabezas de alguna gente que no tiene con que defenderse en ese momento y después bajarse a recoger esos cuerpos. Eso es como usted dice, en Vietnam se ha dado eso y es demasiado cobarde.

DE: Todos los guerrilleros que uno entrevistan hablan de la familia, del lugar donde nacieron, las circunstancias económicas que padecieron, como fueron de niños, jóvenes hasta que crecieron y se integraron a las filas de las FARC o el ELN. Todos dicen “yo dejé mi familia biológica pero tengo una familia nueva”. ¿Tú lo sientes así también?

AN: Yo estoy de acuerdo con lo que dicen que es la segunda familia de uno, pero en realidad es algo más que eso. O sea, yo no quisiera hacer una comparación entre la familia de uno y los camaradas de las FARC. Es una relación muy diferente, uno convive 24 hs pero aparte usted vive unas experiencias muy duras, intensas, eso crea unos lazos que yo casi ni se explicar porque en la vida civil no se da ese tipo de relación.

DE: Los momentos difíciles, duros, en el combate o lo que sea, la falta de comida por ejemplo, porque están cercados por el ejército ¿Es ahí donde se sienten los lazos de hermanos?

AN: Si, los guerrilleros tienen una virtud muy grande, yo no se como hacen pero en los momentos más difíciles es donde les sale la chispa para hacer bromas, hablar de cualquier cosa para contentarlo a uno. Si uno tiene hambre, hacen cualquier chiste y uno se olvidó del hambre, eso es muy bonito del guerrillero, que no se deja achatar por nada.

DE: Como extranjera tu sabes también que el trauma de la guerra, la psicosis que tienen muchas veces los veteranos de guerra. Mira los gringos que llegaron de Vietnam, en la película 4 de Julio y que deja un ejemplo de las secuelas de la guerra, iguales los veteranos de la guerra en Afganistán, los veteranos de Iraq, llegan a EEUU y son miles los que se suicidan. Pero la impresión que uno tiene es que el guerrillero casi nunca se pone nervioso, en pánico. Yo en los 30 años como periodista en Colombia, nunca he visto que se pongan así, pero claro, en el momento debe ser también terrible porque son seres humanos.

AN: Si, hay momentos difíciles, pero es como le dije, no se como hacemos. Tal vez es la causa por lo qué hacemos, también es la camaradería, yo digo que hubiera sido muy diferente vivir toda esa experiencia sin el apoyo de la gente, sin la camaradería que hay. Yo creo que para los soldados norteamericanos que llegaron de Vietnam es difícil saber la realidad que ellos vivieron, pero por todo lo que uno leyó, vio, uno piensa que el ambiente entre ellos era muy diferente.

DE: Porque no era la guerra de ellos.

AN: No era la guerra de ellos, para nosotros si, es nuestra guerra. La estamos librando en legítima defensa en contra de una violencia que se ha desatado en contra del pueblo,

DE: Leímos, hace dos años en el periódico El Tiempo, Caracol y otros colombianos, que había aviones donde viajaba Jineth Bedoya, periodista de El Tiempo, Salud Hernández Mora, una falangista española columnista también en El tiempo, que tenía muy buenas relaciones con Castaño a quien le hizo el prólogo de un libro. También estaba tu hermana viajando y me imagino que también fue manipulada por estas señoras mientras viajaban en el avión del ejército, hablando por las emisoras, tratando de comunicarse contigo pidiendo que te entregaras para salir de la guerrilla. Uno imagina que habrás sentido rabia, impotencia escuchando ese mensaje que viene del enemigo en sus aviones y helicópteros, utilizando a tu hermana no solo contra ti, sino contra todo el movimiento armado.

AN: Yo pienso como usted, me he dado cuenta, por esas cosas que el gobierno, el ejército, la clase dominante no conocen límites éticos en la utilización de los medios para lograr los fines que quieran. De eso me di cuenta cuando pasó lo de mi hermana.

Pero claro, uno siente rabia pero yo no siento rabia con ella. Ella es mi hermana, ella me quiere, quería verme, a ella la manipularon diciéndole que yo estaba como rehén de las FARC, que yo me quería salir de allí, ella lo creyó y a partir de ahí hicieron todo el trabajo mediático.


Foto: Manipulada y engañada por una holandesa al servicio del Estado Colombiano, dos periodistas al servicio de la inteligencia militar, entre ellas Salud Hernández-Mora, íntima amiga y colaboradora de Carlos Castaño, jefe paramilitar, la hermana de Alexandra fue llevada en los aviones de guerra de la misma Fuerza Aérea Colombiana que bombardeaba el campamento donde se encontraba Alexandra, convirtiéndose así en herramienta para los sectores guerreristas.

DE: Claro, uno es un ser humano y no quiere que sus familiares estén en esa situación terrible en un caso como ese. Bueno, ya estás aquí, en La Habana, contra viento y marea y toda la manipulación mediática de todos estos años. Siendo integrante de la comisión de las FARC qué quisieras decir al mundo. ¿Qué vengan a La Habana para saber un poco más de este movimiento que ha luchado durante48 años para conseguir la paz? ¿Cuál será la tarea tuya acá, en este momento?

AN: Yo le quisiera decir a la gente del mundo que no se vengan todos para La Habana porque Cuba es una isla y porque de pronto se llenaría mucho –risas- Yo pienso que la gente del mundo debería coger mas conciencia sobre los problemas y la miseria en que vive el pueblo colombiano. En países donde existe libertad de expresión, la prensa se dedica a crear circos mediáticos alrededor de un acontecimiento o una persona, pero realmente dan muy poca información del trasfondo de los problemas que se viven en los diferentes países. Es muy importante que la gente sepa que es lo que se está jugando y porqué se dan ciertos procesos. Por ejemplo, por qué en Colombia hay una lucha armada. La mayoría de la gente no entiende el proceso histórico de Colombia y no entiende por que el pueblo tomó las armas.

Es importante ese detalle.

DE: ¿Sigues escribiendo tu diario?

AN: No, yo no volví a escribir, o sea, no es importante escribir sobre lo que siento o pienso, en las FARC nunca me han hecho reclamo, pero yo si me he sentido mal. Porque de alguna forma le di papaya al enemigo para que siga haciendo mala propaganda,

DE: Pero tienes una experiencia muy rica en estos 10 años, justamente como europea tienes un espacio que cualquier guerrillero campesino allí adentro no tiene. Me imagino yo, como periodista, estaría todo el día escribiendo para no perder detalles muy bonitos desde la experiencia que tienen ustedes. ¿No se te ha ocurrido la idea? Hay un libro que ha escrito el periodista Jorge Enrique Botero sobre tu vida también, pero tu autobiografía también sería muy valiosa.

AN: Pero creo que cuando yo sea una viejita de ochenta años voy a escribir mi biografía. Pero pienso que ahora hay tareas más importantes para hacer en Colombia y en el mundo también.

DE: El fiscal general de la nación colombiana, aparte la agenda ha tomado la decisión de forma atrevida de decir que cualquier integrante de las FARC que se va a otro país, inmediatamente se empieza a hacer vigente la orden de captura. ¿Te gustaría ir a Holanda a una gira por las universidades para dar charlas entre tus compatriotas, en forma relajada, de lo que ha sido tu vida en la última década?

AN: Claro, yo extraño muchísimo a mi país en los últimos años, yo escuchaba por la radio el himno de Holanda y a mi me daba nostalgia. Me encantaría ir unos quince días, entre otras cosas, como dice usted para explicarle a la gente el porqué de la lucha en Colombia, el porqué de esa situación, pero de momento no hay esa posibilidad. Y lo importante por ahora es estar aquí en La Habana y concentrarnos en el Proceso de Paz que se va a dar con el gobierno y ahí hay mucho trabajo por hacer.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Cuba, la Unión Europea y la retórica de los derechos humanos

Salim Lamrani (OPERA MUNDI, especial para ARGENPRESS.info)

Desde 1996, la Unión Europea impone una Posición Común a Cuba, oficialmente a causa de la situación de los derechos humanos. El último informe de Amnistía Internacional ilustra el carácter discriminatorio e ilegítimo de dicha política.

Desde 1996, la Unión Europea impone una Posición Común - la única en el continente americano- desde 1996 al Gobierno cubano. Ésta limita los intercambios políticos, diplomáticos y culturales por la situación de “los derechos humanos y de las libertades fundamentales”. La Posición Común constituye el pilar de la política exterior de Bruselas respecto a La Habana y representa el principal obstáculo para la normalización de las relaciones bilaterales.

En efecto, Estados Unidos justifica oficialmente la imposición de las sanciones económicas, en vigor desde julio de 1960 y que afectan a todos los sectores de la sociedad cubana, en particular a las más vulnerables, por las violaciones de los derechos humanos. De 1960 a 1991, Washington explicó que la alianza con la Unión Soviética era la razón de su hostilidad hacia Cuba. Desde el desmoronamiento del bloque del Este las diferentes administraciones, desde Georges H. W. Bush hasta Barack Obama, han utilizado la retórica de los derechos humanos para explicar el estado de sitio anacrónico, el cual lejos de afectar a los dirigentes del país, hace pagar el precio de las divergencias políticas entre las dos naciones a los ancianos, las mujeres y los niños.

Una Posición Común discriminatoria e ilegítima

La Posición Común, que oficialmente se justifica por la situación de los derechos humanos, es discriminatoria en la medida en que el único país del continente americano, desde Canadá hasta Argentina, que la Unión Europea estigmatiza de este modo es Cuba. No obstante, según el último informe de Amnistía Internacional (AI), la Isla del Caribe se encuentra lejos de ser el peor alumno del hemisferio en términos de violación de los derechos fundamentales.

La Posición Común es también ilegítima. En efecto, Amnistía Internacional presenta un balance severo y sin concesiones sobre la situación de los derechos humanos en el Viejo Continente. Así, para Cuba, y contrariamente a los países miembros de la Unión Europea, Amnistía Internacional no señala ningún caso

-de asesinato cometido por las fuerzas del orden (Austria, Bulgaria, Francia, Italia, Reino Unido, Suecia),
-de asesinato de menores por las fuerzas del orden (Grecia),
-de asesinatos de niños que padecen enfermedades mentales (Bulgaria),
-de responsabilidad en un genocidio (Bélgica),
-de actos de tortura y tratos inhumanos o degradantes por las autoridades (Alemania, Austria, Bélgica, Eslovaquia, España, Francia, Grecia, Italia, Portugal, Romania, Reino Unido),
-de actos de tortura y tratos inhumanos o degradantes por las autoridades contra menores (Bélgica, Bulgaria, Dinamarca),
-de actos de tortura por las autoridades con el apoyo al más alto nivel del Estado (Reino Unido),
-de impunidad para las fuerzas del orden culpables de asesinato (Bulgaria, Francia, Suecia),
-de impunidad para las fuerzas del orden culpables de tortura y otros malos tratos (Alemania, Bélgica, España),
-de uso de pruebas conseguidas bajo la tortura (Romania),
-de obstáculo a la justicia y a las indemnizaciones para las víctimas de tortura y de malos tratos cometidos por las fuerzas del orden (Alemania),
-de expulsión de personas, incluso de menores, hacia países que practican la tortura o donde hay riesgos de persecución (Alemania, Austria, Bulgaria, Chipre, Dinamarca, Eslovaquia, España, Italia, Malta, Países Bajos, Reino Unido, Suecia),
-de represión violenta de manifestaciones por parte de las fuerzas del orden (Alemania, Bélgica, Grecia),
-de brutalidades policiales con carácter racista contra extranjeros y miembros de las minorías étnicas (Austria),
-de detención secreta de presos y de transferencia hacia países que practican la tortura (Alemania, Bélgica, Lituania, Romania),
-de tráfico de seres humanos y de esclavitud (Chipre, España, Grecia, Italia, Reino Unido),
-de trabajos forzosos (Chipre)
-de suicidio de menores en prisión (Autria),
-de falta de asistencia médica, social o jurídica para los solicitantes de asilo (Bélgica),
-de discriminación legal hacia las minorías étnicas (Bélgica, España),
-de discriminación generalizada contra las minorías (Bulgaria, Dinamarca, Grecia, Hungría),
-de discriminación por parte de los tribunales de justicia hacia las minorías (Bélgica),
-de expulsión por la fuerza de miembros de minorías étnicas así como de destrucción de su vivienda por las autoridades (Bulgaria, Grecia, Romania),
-de agresiones racistas generalizadas (Bulgaria),
-de agresiones recurrentes contra las minorías sexuales (Bulgaria, Eslovaquia, Italia),
-de no reconocimiento de los derechos de las minorías sexuales por las autoridades (Chipre),
-de apoyo de las fuerzas del orden a movimientos de extrema derecha en manifestaciones (Chipre),
-de violencia recurrente contra las mujeres (Dinamarca, España, Finlandia, Malta, Portugal, Suecia),
-de violencia recurrente contra chicas y niñas (España, Finlandia, Portugal),
-de castigos físicos contra niños en los centros especializados para los menores (España),
-de impunidad jurídica para los responsables de violencias sexuales contra mujeres (Dinamarca, Finlandia, Suecia),
-de detención de menores en prisiones para adultos (Dinamarca),
-de detención de menores que solicitan el asilo (Finlandia, Países Bajos),
-de detenciones secretas (España),
-de prohibición de investigar crímenes de derecho internacional (España),
-de violación de la libertad religiosa de las mujeres (España, Francia, Países Bajos),
-de estigmatización de las minorías étnicas por parte del presidente de la República (Francia, Rumania),
-de discursos políticos discriminatorios por parte de las autoridades (Eslovenia, Francia, Hungría, Italia, Romania),
-de discriminación racial contra las minorías (Eslovenia, Italia, Portugal),
-de no acceso a la educación y a una vivienda decente para las minorías étnicas (Francia, Italia, Portugal),
-de condiciones de detención inhumanas (Grecia, Irlanda, Italia),
-de violencias con carácter racista (Grecia, Hungría, República Checa),
-de agresión de periodistas por las autoridades (Grecia),
-de violencias por las autoridades hacia las minorías y solicitantes de asilo (Grecia),
-de segregación racial en la enseñanza y de exclusión de niños de las minorías étnicas del sistema educativo (Eslovaquia, Eslovenia, Grecia, Hungría, Italia, República Checa, Romania),
-de escolarización de los niños procedentes de las minorías en instituciones para enfermos mentales (República Checa),
-de segregación racial en el acceso a la salud (Eslovaquia, Eslovenia, Hungría, Italia, Romania),
-de crímenes con carácter racista (Hungría, República Checa),
-de impunidad para los responsables de crímenes con carácter racista (Hungría),
-de crímenes con carácter antisemita (Hungría),
-de crímenes contra las minorías sexuales (Hungría),
-de violación de los derechos de los niños (Irlanda),
-de malos tratos contra niños (Irlanda),
-de fallecimientos de niños confiados a los servicios públicos de protección de la infancia por falta de atención médica (Irlanda),
-de no respeto de los derechos de las minorías sexuales (Irlanda),
-de violación de los derechos de los solicitantes de asilo (Irlanda),
-de condiciones de vida “totalmente inaceptables e inhumanas” en los hospitales (Irlanda),
-de violación del derecho al aborto (Irlanda),
-de prohibición legal del aborto (Malta),
-de negación de inscribir la tortura entre los crímenes sancionados por el Código Penal (Italia),
-de disposiciones legislativas discriminatorias hacia las minorías sexuales con una penalización de la homosexualidad (Lituania),
-de políticas y prácticas gubernamentales discriminatorias según el origen étnico (Países Bajos),
-de esterilización forzosa de mujeres procedentes de las minorías (Eslovaquia, República Checa),
-de personas eliminadas arbitrariamente de los registros de la población (Eslovenia) .

Conclusion

Al ver los informes de Amnistía Internacional, resulta difícil para la Unión Europea pretender que la Posición Común de 1996, todavía vigente, se justifique por la situación de los derechos humanos en Cuba. En efecto, las principales naciones del Viejo Continente presentan también graves violaciones de los derechos humanos, a menudo peores que las que se comenten en Cuba. Así, la autoridad moral de Bruselas se vuelve discutible.

La Europa de los 27 debe normalizar las relaciones con La Habana y demostrar que su política exterior no es tributaria de la de la Casa Blanca. Al abrogar la Posición Común y al adoptar una postura racional, constructiva e independiente, la UE dará un paso en la dirección adecuada. Bruselas entenderla especificidad de la idiosincrasia cubana. En efecto, el gobierno de la Isla está dispuesto a todo -menos la negociación de la soberanía y de la identidad nacionales- cuando las relaciones se basan en el diálogo, el respeto y la reciprocidad -como lo ha demostrado el acuerdo con la Iglesia Católica y España que ha desembocado en la liberación de todos los prisioneros llamados “políticos”. En cambio, se muestra resueltamente inflexible -sólo basta ver el estado de las relaciones entre Washington y La Habana desde hace medio siglo- cuando el lenguaje de la fuerza, de la amenaza o de la coacción toma el paso sobre la diplomacia convencional.

Salim Lamrani es Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor titular de la Universidad de la Reunión y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su último libro se titula Etat de siège. Les sanctions économiques des Etats-Unis contre Cuba, París, Ediciones Estrella, 2011, con un prólogo de Wayne S. Smith y un prefacio de Paul Estrade.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Economía y política detrás del 8N

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

Se produjo la anunciada protesta del 8N, y conviene comentarla desde un enfoque integrado de economía y política, o viceversa si se quiere, aunque por vocación y formación señalo que se trata, en definitiva, de un análisis a realizar desde la Economía Política.

¿Tiene intencionalidad política la manifestación? ¿Existen demandas económicas en la protesta? A ambos interrogantes contestamos afirmativamente.

Se salió a la calle con demandas políticas y económicas, asumiendo un formato instalado históricamente por el movimiento popular, que tantas críticas generaron en los mismos sectores que ayer obstaculizaron calles e imposibilitaron la circulación.

Pareciera que el piquete está bien en dependencia de quien lo lleve adelante. Habrá que recordarles a los manifestantes del 8N la situación de movilización y ocupación de calles y espacios públicos cuando a fines de mes salgan los trabajadores a protestar en la convocatoria de la CTA, la CGT, y otros agrupamientos para movilizarse contra la ley de riesgos del trabajo; la ley del impuesto a las ganancias sobre los trabajadores, entre otras cuestiones; e incluso reivindicaciones políticas, por la libertad sindical y en crítica a la intromisión del Ministerio de Trabajo en la disputa política sindical.

Las movilizaciones son políticas y/o por reivindicaciones económicas; pero no es lo mismo reclamar por la eliminación a las restricciones del dólar que demandar un salario mínimo de 5.000 pesos mensuales, aunque ambas protestas se orienten al Poder Ejecutivo. De igual modo, no es asimilable la demanda política por libertad de comercio (del dólar) que el reclamo por la libertad sindical (reconocimiento a la CTA y más de 2.000 organizaciones sindicales sin personería).

Pretendemos apuntar que existen diferentes tipologías de protestas sobre el gobierno, que economizando en el lenguaje señalamos que existen algunas planteadas por derecha y otras por izquierda, con lo que el espacio político no solo se define entre gobierno y oposición sistémica; sino que existe una política gubernamental que es cuestionada a dos puntas.

En definitiva, la disputa reconoce tres espacios, aún cuando sea menos visible la opción crítica de izquierda.

La derecha busca su base social

No hay duda que el 8N es una protesta por derecha contra el gobierno, aún cuando no todos los movilizados sean de derecha.

Es una iniciativa impulsada, en carácter de responsables ideológicos, por sectores sociales asociados a las clases dominantes (medios monopólicos de comunicación, fundaciones, partidos, y organizaciones sociales y culturales).

Se trató de una masiva movilización inducida y orquestada por ámbitos (políticos, ideológicos, económicos, sociales, culturales) que promueven un agrupamiento para hacer coherente una política de gobierno con los objetivos de liberalización económica según el imaginario hegemónico en la década del 90´.

Detrás de las movilizaciones están los principales medios de comunicación (empresas cuyo objeto es la rentabilidad y que se sienten afectadas por la legislación de medios y la descapitalización y desmonopolización promovida), y varios ámbitos políticos e ideológicos favorables a una política explícita de alineamiento con el poder mundial, sea la política exterior de EEUU, o el alineamiento sin reservas con los organismos internacionales, OMC, FMI, BM.

Es por ello que los reclamos se inspiran, por ejemplo, en la crítica a las restricciones a la compra venta de divisas, promoviendo la “libertad” de comercio. El libre cambio es la consigna por excelencia del régimen del capital desde la instauración de las políticas neoliberales.

Claro que la protesta arrastra a otros sectores sociales, no dominantes, ni socioeconómicamente hegemónicos, lo que le otorga masividad a la movilización y a la protesta. Insistamos que no todos los movilizados son adherentes a una política de derecha, y mucho menos sectores pudientes, pues de lo contrario nunca sería masiva. Lo que sí queremos enfatizar, es que esos sectores sociales son hegemonizados por una lógica política de las clases dominantes y sus instrumentos de mediación para el consenso.

Los argumentos que arrastran a estos descontentos son variados, y entre ellos se destaca la inflación, que afecta principalmente a los sectores de menores ingresos.

También aparece la cuestión de la inseguridad personal, algo que trasciende la coyuntura y se proyecta como tema estructural de un capitalismo cada vez más orientado a la extensión del delito como forma de producción de valor y plus-valor (negocios de drogas, armas, trata de personas, etc.).

Estos sectores sociales movilizados, que ganan la calle, lo hacen contra los valores políticos que difunde el gobierno mediante su relato (el denominado modelo).

Es una movilización con múltiples demandas, pero concentradas en la crítica al gobierno y a sus proyectos, más allá de los recientes acuerdos parlamentarios entre el gobierno y la oposición. Son acuerdos entre legisladores de los partidos de gobierno en la Nación y en la Ciudad de Buenos Aires, tal el caso de la ley de riesgos del trabajo, o la reorganización territorial de Buenos Aires para negocios inmobiliarios; o aun antes, la ley antiterrorista, o la reapertura del canje de la deuda.

Esos acuerdos no impiden la disputa de consensos sociales para la competencia electoral. Por ello Macri y sus seguidores y aliados se sintieron parte de la iniciativa, y el gobierno intentó minimizarla.

Todos saben que disputan política y orden económico social. Es que la protesta se afirma en un sesgo ideológico “por la libertad” (de mercado, por ejemplo) y que se expresa con algunos que manifiestan “aunque yo no tengo ahorros, pero si los tuviera quisiera poder invertir en lo que yo quiera, dólares o lo que sea”.

Es común escuchar estos comentarios instalados como valor ideológico por encima de la satisfacción de empleo, salario y condiciones de vida para más de un tercio de la población con problemas para resolver condiciones de vida adecuada.

La disputa es por la gestión del capitalismo en el país

El gobierno expresa un sentido y un proyecto de gestión del capitalismo en la Argentina. Aludimos a la “reconstrucción del capitalismo nacional” formulado por Néstor Kirchner en la asunción presidencial del 2003, como a las recurrentes referencias de Cristina Fernández al objetivo capitalista de su gestión.

Al mismo tiempo, vale destacar que se trata de un proyecto de gestión capitalista diferenciado del que expresa el gobierno porteño, más proclive a la lógica ortodoxa neoliberal.

Las acciones cotidianas, y entre ellas la movilización del 8N, como otras, son iniciativas para disputar consenso social y confrontar por la hegemonía de gobierno. Es la búsqueda por constituir el otro, el oponente al hegemónico que obtuvo el 54% hace un año.

Vale el comentario, más allá del dato nuevo en la coyuntura, que es el reconocimiento recíproco de las fuerzas relativas del kirchnerismo y el macrismo para negociar con beneficio mutuo, algo que se manifiesta en los acuerdos parlamentarios.

Todo pacto político constituye la búsqueda de tiempo para el logro de ventajas propias para renovar hegemonía en la gestión capitalista. Del mismo modo, las iniciativas como las del 8N, u otras, son acciones para consolidar base de masas en la confrontación política.

Esas iniciativas políticas, como la del 8N, o las negociaciones para la gestión capitalista, nada aportan al bienestar de los de abajo, más bien los perjudica.

Por todo ello es que pensamos que en el análisis de la coyuntura deben considerarse las diversas iniciativas políticas en curso, y no solo la del gobierno o la del agrupamiento del 8N. Una dualidad que le sirve a ambos, más allá de quien vence a quién.

Pretendemos señalar que no se debe analizar la realidad en la superficie de los acontecimientos y lo que los principales interesados quieren mostrar: la disputa por la hegemonía de la gestión del gobierno del régimen del capital.

El análisis debe completarse con la mirada orientada en la consideración de otras movilizaciones y acuerdos, que manifiestan voluntad por constituir procesos contra hegemónicos, es decir, más allá de la gestión capitalista.

En otras palabras, observar el tercero en discordia en la Argentina. No hay un solo otro y el gobierno; sino otros y el gobierno.

Porque, en definitiva, no es solo el capitalismo, su evolución y su gestión; sino también múltiples procesos socioeconómicos y políticos que piensan y ejercitan la capacidad de propuesta pensando en mejorar la calidad de vida de los trabajadores y otros sectores populares pugnando por el contenido y el sentido del orden económico y social, más allá del neoliberalismo o del capitalismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Apuntes, reflexiones y utopías: Ante la creciente polarización social y política

Bernardo Veksler (especial para ARGENPRESS.info)

Cuando las opciones que se plantean parecerían ser dos discursos únicos y existe una fenomenal presión para que te definas por una u otra postura. Cuando los argumentos de los que se encolumnan toman en cuenta sólo la parte de la realidad que más les sirve para sostener sus posiciones e ignorando todo aquello que puede debilitar o contradecir su prédica. Cuando veo como se reduce la realidad a simples ecuaciones donde el debate queda en el terreno del intercambio de epítetos y descalificaciones. Además de desaliento siento que cada vez estamos más lejos de encontrar un camino como sociedad para afrontar las verdaderas discusiones que pongan los problemas de las mayorías en primer plano y nos lleve a resolver las contingencias impostergables y dramáticas que afectan a millones de personas.

1- No soporto el discurso único de Clarín y sus adláteres, la distorsión descarada y amañada de la realidad. No creo en la convergencia entre el derecho a la información y el objetivo de maximizar el lucro empresario sin ningún tipo de escrúpulos, sin respeto a las leyes, en la búsqueda permanente de la connivencia con todo aquel que le resulte funcional, ya sea tránsfuga, corrupto, asesino o dictador.

Creo que la importancia que han adquirido los medios de comunicación debe plantear más tarde o más temprano que estos pulpos mediáticos deberán ser expropiados y puestos bajo administración de sus trabajadores, con la participación de distintos representantes sociales en los consejos editoriales. Además, se debería alentar la constitución de cooperativas y el desarrollo de organizaciones sin fines de lucro que brinden la mayor cristalinidad posible al tratamiento informativo y a la libertad de expresión.

Esto también debería hacerse extensivo a los medios públicos, para que en ellos puedan expresarse la mayor diversidad de opiniones y se produzca la tan saludable confrontación de ideas sin ningún tipo de restricciones, deberían funcionar fuera de la órbita de los gobiernos de turno y con un consejo editorial representativo de la sociedad.

Entonces los medios de comunicación van a estar al servicio de los grandes debates nacionales y el intercambio estará definitivamente despojado de intereses subalternos y será un vehículo por demás enriquecedor de la sociedad.

2- Tampoco me satisface el discurso único oficial, donde el monopolio excluyente y la única corporación a la que hay que atacar es al Grupo Clarín. Siento que mientras invertimos nuestras energías en estos enfrentamientos nos quedan en el camino infinidad de monopolios y corporaciones que siguen usufructuando sus posiciones dominantes alegremente sin que ni siquiera les prestemos interés al condicionamiento cotidiano que ejercen sobre la mayoría de los argentinos.

¿No se debería poner en el centro del debate a las multinacionales que controlan las exportaciones cerealeras y se quedan con la parte del león del negocio? ¿No se debería debatir sobre los pulpos que dominan la telefonía celular y que aplican aumentos e imponen condiciones desmesuradas a todos los habitantes que la utilizan crecientemente? ¿No se debería prestar más atención a la minería a cielo abierto y a considerar con mayor respeto a las poblaciones que resisten su instalación y desenvolvimiento? ¿No sería interesante poner en el debate al régimen de tenencia de la tierra y a los terratenientes que son los herederos del despojo a los pueblos originarios, y considerar el interés social que esas enormes extensiones puedan cobijar a cientos de miles de familias que hoy no encuentran un futuro digno en los márgenes de las grandes urbes? ¿No debería ponerse en el centro del debate el sistema de transporte, luego del desquicio consumado por el menemismo, la pasividad de sus sucesores y la desidia del tándem de funcionarios y empresarios que acumularon riquezas manchadas de sangre? ¿No sería prioritario que se abra un espacio para el esclarecimiento, el intercambio de opiniones y la búsqueda de un perfil industrial para nuestro país, que parece condenado a exacerbar el consumismo sin tomar en cuenta lo pernicioso del predominio de la industria automotriz y de electrodomésticos?

3- El desarrollo de los juicios a los genocidas y el espacio que se ha instalado para que la conciencia social incorpore a sus convicciones el reclamo no retórico de “Nunca Más”, es un saludable cambio que no se puede dejar de reconocer. Esta conquista de nuestra sociedad tiene como resultante que los que se atreven a cuestionar los procesos en curso, queden entre los más recalcitrantes elementos de la sociedad, cada vez más aislados y repudiados.

La incorporación de la agenda de los derechos humanos es una conquista incuestionable, como también lo han sido los cambios operados en la aceptación de ciudadanos que vivían marginados por sus inclinaciones sexuales. Resta aún que se impulse el tratamiento de la legalización del aborto y del consumo de marihuana, para que se termine de castigar a las mujeres pobres con la muerte por un embarazo no elegido y de dejar a merced del narcotráfico o de la persecución policial a quien quiera consumir.

No digiero tampoco la aprobación de la denominada ley antiterrorista.

A pesar de avances y contrastes, no se puede consentir la represión descargada contra los docentes santacruceños por el simple hecho de haber decidido traer su reclamo a Buenos Aires, a los camioneros por el hecho de haber dejado de ser oficialistas, a las poblaciones que se rebelan ante la instalación de la minería a cielo abierto en las inmediaciones de sus viviendas, a los muertos ocasionados por las habituales represiones a los Qom de Formosa o a los reclamantes de tierras para viviendas en Jujuy, y, sobretodo, la barbarie de someter a los trabajadores que cortaron la Panamericana por sus demandas a la inaceptable angustia de ser detenidos en Campo de Mayo, donde miles de argentinos fueron desaparecidos por la dictadura.

4- Si bien significaron avances considerables la asignación universal por hijo, la expropiación de las AFJP, el funcionamiento regular de las paritarias y la entrega de notebook a los estudiantes, a todas luces deben ser consideradas insuficientes para lograr condiciones de vida que permitan recuperar la cultura del trabajo y sacar de la marginalidad a millones de personas que no logran su inserción social. Ante los cientos de miles de jóvenes que no trabajan ni estudian, ¿no sería imprescindible que se dedique el Estado a desarrollar en las barriadas obreras una política de inclusión que logre capacitarlos, integrarlos a actividades deportivas y culturales, mejorar su autoestima y que puedan evitar la resignación de repetir las historias familiares?

Ante los miles de conciudadanos que tienen su hogar en calles, plazas y puentes; los que encuentran la subsistencia en la recolección de desechos y cartones, y en la mendicidad; ¿no sería imprescindible implementar un plan de emergencia para que no pasen una noche más en el desamparo?

El desarrollo de la inclusión y la cultura del trabajo son inversamente proporcionales a las magnitudes de violencia y delincuencia. Cuantas más personas se incorporen a la posibilidad de obtener un sustento regular y la posibilidad de poder planificar un futuro, mayores son las certezas que tiene nuestra sociedad para alcanzar una ciudadanía madura, politizada y participativa. Poder avanzar en esos caminos, sería una formidable herramienta para que millones puedan encontrar un camino que los aleje de las adicciones y de la delincuencia.

Una política de seguridad no puede pasar exclusivamente por la represión. Cada avance en lograr revertir estos nocivos índices sociales alumbraría una posibilidad cierta de mejorar las condiciones de vida de esos jóvenes, de los marginados e indigentes y de sus prójimos. Pero no abordar esa problemática, significa que para los miles de afectados por el delito, sólo surge la opción de los castigos, del aumento de las condenas y de la población carcelaria, y del gatillo fácil. ¿No debería hacerse una gran convocatoria a toda la sociedad, en primer lugar a los que se quejan de la inseguridad, a los universitarios y todos los que comprendan esta imperiosa necesidad de resolver con un criterio humanitario y racional estos dramas angustiantes, para que se sumen a una campaña solidaria que aporte soluciones a los jóvenes y a los marginados sociales? ¿No debería constituirse un fondo solidario con el aporte de los privilegiados para resolver esta acuciante problemática?

5- ¿No debería ponerse en debate cómo compaginar el perfil urbano de las ciudades de nuestro país para lograr condiciones de vida saludables? Hasta el momento las concentraciones humanas en las ciudades ha sido un proceso tan espontáneo como irracional. ¿Es ese el tipo de vida deseada por nuestra civilización con sus coquetos barrios cerrados linderos con la precariedad y el hacinamiento? ¿No debería comenzar a planificarse la constitución de unidades donde las familias puedan emprender una actividad productiva de autoabastecimiento, cooperativo, sostenido técnicamente y solventado por el estado, que permita la descompresión de las grandes ciudades y un poblamiento más racional del campo?

6- La expropiación de Repsol puso nuevamente el tema de la energía en el tapete. El desquicio patrocinado por los españoles, con la vista gorda oficial, ha llevado casi a la liquidación de las riquezas del subsuelo. También, el sistema eléctrico nacional entra periódicamente en crisis y el costoso paliativo al que se ha recurrido en los últimos años constituye una pesada mochila sobre las cansadas espaldas de la sociedad. Todo esto hace necesario tratar cómo resolver la dependencia cada vez más absoluta de la vida moderna con el suministro energético y, al mismo tiempo, la instrumentación de una salvaguarda para el ambiente que nos contiene.

El desarrollo de las energías limpias pasa a ser cada vez más una condición para preservar la vida futura. ¿No debería plantearse su impulso, teniendo las enormes extensiones de la Puna y de otras regiones semidesérticas aptas para la energía solar, o la meseta patagónica barrida por los vientos como un lugar excepcional para la energía eólica?

7- Si bien es un hecho positivo la ampliación del número de jubilados y los aumentos periódicos de sus remuneraciones, la situación angustiante a que se los condena con sus módicos ingresos, sus deteriorados servicios sociales y sus coberturas médicas afectadas por la enmarañada burocracia, hacen que la vida para los que dependen del sistema previsional sea cada vez más ingrata y su supervivencia más angustiante. Esta porción de la sociedad, que se merece el mayor de los respetos luego de una vida cargada de sacrificios, debe motivar el debate de cuáles son las propuestas que puedan revertir estos padecimientos para los actuales y los futuros beneficiarios del sistema previsional?

Estos puntos no pretenden ser una plataforma de gobierno ni de una nueva fuerza política, simplemente, son las preocupaciones que están más allá de la coyuntura. Creo que merecen ocupar un espacio mucho más voluminoso en las agendas cotidianas de funcionarios, políticos y comunicadores para lograr salir del fórceps que ha polarizado a la sociedad de una manera tan irracional como necia.

No voy a participar de movilizaciones con contenidos difusos y convocatorias dudosas, siempre terminan siendo un caldo de cultivo de oportunistas que cosechan desencantados para ponerlos al servicio de los mas poderosos.

Pero tampoco voy a descalificar en bloque a los que se movilizaron. una parte de sus demandas tienen su raiz en el desenvolvimiento de nuestra sociedad. si no se les brinda una respuesta, si se los desprecia, se facilita que sean convertidos en la base social de los enemigos del pueblo.

Me siento mas cerca de los que toman como hechos positivos las respuestas a las demandas populares y los que se esfuerzan por encontrar soluciones para los que sufren el desamparo. pero, frente a la magnitud de los problemas que continúan afectando a los seres humanos de este país, no me siento satisfecho, no puedo conformarme con la comparación con momentos desgraciados del pasado reciente, no me resigno a la logica posibilista ante la injusticia ni ante la desigualdad, que no ha cambiado radicalmente y sigue afectando a los que tratan de vivir de su trabajo.

Estos puntos, simplemente plantean una temática casi tan ausente como imprescindible de abordar para proyectarnos hacia una sociedad mejor. los escribí con la esperanza de que sean una humilde contribución a lograr una agenda que ponga a las necesidades humanas insatisfechas en la prioridad de nuestras preocupaciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Fondos buitres: Los costos de negarse a investigar la deuda

Eduardo Lucita (LA ARENA)

Hoy se están pagando los costos de la decisión de no investigar la deuda. Se debería realizar ese trabajo, comenzando por anular aquella que implica cesión de soberanía, y dejar de gastar enormes cantidades de recursos escasos litigando en los Estados Unidos.

El embargo de la Fragata Libertad y el fallo de la Cámara de Apelaciones de Nueva York favorable a los fondos buitres han puesto en problemas al gobierno nacional, que sin embargo muestra una relación Deuda/Producto Bruto Interno y de pagos sólida. En realidad se trata de los costos de haberse negado a investigar la deuda.

En febrero de este año el juez Thomas Griessa resolvió darle a los tenedores de bonos que no aceptaron el canje igual tratamiento que a los bonistas que ingresaron a los canjes del 2005 y 2010. El 3 de octubre pasado la Fragata Libertad quedó retenida en un puerto de Ghana a pedido del NML Capital Limited, un grupo liderado por el multimillonario Paul Singer, que representa a fondos de inversión, a lo que hizo lugar un juez del país africano. El 24 del mismo mes la Corte de Apelaciones de Nueva York confirmó la decisión del juez Griessa por medio de un fallo que por primera vez resultó favorable a los fondos buitres.

El precio de los bonos nacionales se derrumbó, el "riesgo país" un indicador que en realidad no indica nada, trepó fuertemente mientras que el costo de los seguros contra un eventual "default" creció al valor mas elevado desde el 2009.

¿Qué default?

Nadie cree posible una nueva cesación de pagos de Argentina, sin embargo la presidenta se vio obligada a ratificar que seguirá pagando religiosamente, como hasta ahora. Cierto es que la carga de los servicios sigue siendo pesada, según el presupuesto para el 2013 los vencimientos serán de 8.000 millones de dólares y se tomará nueva deuda por unos 15.000 millones de dólares más. Sin embargo la relación Deuda/PBI es de las más bajas del mundo, 41,5 por ciento, y en relación a las exportaciones es del 10 por ciento. La porción considerada exigible (que está en poder de tenedores privados) es de solo el 13 por ciento del PBI, ratio que será del orden del 8 por ciento a fines de año. Poco más de la mitad de la deuda pública nacional es interestatal (Anses, BCRA, Banco Nación) mucho más manejable en lo inmediato a futuro se verá. Conviene recordar que ningún país "defoltea" en su moneda.

Roces con el imperialismo

Si este es el cuadro, ¿qué es entonces lo que está pasando? Por un lado sin ser un gobierno antiimperialista, el gobierno K tiene cada vez mayores roces con los organismos internacionales. Es tal vez el único país que habiendo privatizado su sistema de seguridad social lo reestatizó. Por otra parte cuestiona al FMI y a las calificadoras de riesgo; a los Tratados Bilaterales de Inversión (TBI), aunque no los denuncia; se diferencia discursivamente en el G-20 y en la FAO; recibe cuestionamientos en la OMC y el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi); disputa con la justicia norteamericana por los fondos buitres; pone límites al giro de utilidades. En América latina tiene una política de relaciones que impulsa la Unasur y ha denunciado fuertemente los golpes en Honduras y Paraguay. Estas realidades pesan más que las prebendas que les otorga a las multinacionales, que haber tocado la campanita en Wall Strett, que pagarle al contado y por adelantado al FMI o aprobar a pedido la Ley Antiterrorista.

Desde que el Estado nacional reapropiara la acciones de YPF en poder de Repsol y que el representante en la ONU fuera uno de los pocos que no se retiró del recinto cuando tomó la palabra el presidente iraní, estos roces se han acrecentado. Mas ahora que reabrió negociaciones con Irán.

No se trata de visiones conspirativas, tan caras al peronismo, pero no es descabellado pensar que este ataque de los fondos, las acusaciones de gobierno "chavista" (algo difícil de sostener) o que las acciones legales se sucedieran -a la velocidad de un rayo- en el mes previo al 8N, no estén combinadas y que en realidad apunten al 7D.

El precio de no investigar

Pero también están pesando las consecuencias de no haber en su momento investigado o auditado la deuda. Por el contrario se optó por lo que la propia presidenta califica como " la reestructuración de deuda externa más importante de que se tenga memoria".

Sin duda el "default" argentino fue de los más grandes de la historia, como también lo fue la quita lograda, los bajos intereses y la extensión de los plazos obtenidos. Pero para hacer atractivo el "exitoso" canje, que alcanzó una aceptación del 93 por ciento, se incluyeron cláusulas verdaderamente nocivas, que quienes integramos "Economistas de Izquierda" criticamos duramente en su momento. El ajuste de intereses por el CER para bonos en pesos y la emisión de bonos con cupones atados al PBI han resultado sumamente onerosas. Pero si hay algo que al menos quién esto escribe no tuvo en cuenta en aquel momento, es la condición por la que los bonos del canje se emitieron aceptando tribunales de otros países. En lo que ahora vemos ha sido una clara cesión de soberanía jurídica.

Al 30 de junio pasado la deuda pública alcanzaba, según cifras oficiales, a 182.741 millones de dólares, este importe incluye la deuda con el Club de París, 6.467 millones, pero no los intereses devengados. Tampoco están incluidos los más de 11.000 millones de los bonistas que no aceptaron el canje (mayoritariamente fondos buitres) y los pagos que deben hacerse a fin de año por el cupón-PBI. Sumada, esta deuda es notablemente superior a los casi 150.000 en que quedó luego del canje.

Auditoría

Otro cantar hubiera sido si aprovechando el default, que duró 38 meses, se hubiera investigado la deuda, auditado todas sus partes, delimitando qué debía efectivamente pagarse y qué no. Suele argumentarse que luego de tanto canje y reestructuraciones las huellas de la deuda están borradas, hay que demostrarlo, pero si así fuera al menos se podría enjuiciar y meter presos, como en Islandia, a algunos funcionarios que comprometieron al país por muchas décadas. Así el gobierno hubiera ganado autoridad moral para enfrentar a los buitres de afuera y de adentro.

Con el Club de París es distinto porque esa deuda es virgen de todo canje, por lo tanto no hay excusas para no investigarla, más aún cuando hay serias dudas de que porciones de esos préstamos hayan ingresado efectivamente al país.

Recuperar soberanía

Hoy se están pagando los costos de aquella decisión. Argentina deberá más pronto que tarde investigar la deuda (comenzando por anular aquella que implica cesión de soberanía); denunciar los TBI ya vencidos y anular los restantes (como ya lo han hecho Bolivia, Ecuador y Venezuela, Brasil nunca adhirió); retirarse del Ciadi y dejar de gastar enormes cantidades de recursos escasos litigando en los Estados Unidos.

Se afectarán intereses muy poderosos, pero será un acto de soberanía.

Eduardo Lucita es integrante de EDI-Economistas de Izquierda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El CADTM apoya a Argentina contra los “fondos buitres” y la anima a retirarse del Tribunal del Banco Mundial

CADTM

Argentina es blanco de varios fondos usureros entre ellos el más conocidos es NML Capital, filial de Elliott Management, registrado en las Islas Caimán. Luego de haber embargado una fragata argentina en Ghana, estos fondos de inversiones especulativos acaban de ganar el proceso ante un tribunal neoyorquino que condenó a Argentina a pagarle la totalidad de su deuda, no obstante ser en gran parte ilegítima.

NML Capital se aprovechó del caos a inicios de los 2000, cuando 20 millones de argentinos vivían por debajo del umbral de la pobreza, para establecer la estrategia emblemática de los fondos usureros: en primer lugar, compró con un fuerte descuento, bonos emitidos en 1994 (Bonos Globales) considerados incobrables, con la expresa intención de especular, rehusándose a participar, posteriormente, de los canjes de bonos en 2005 y 2010. Finalmente, ha demandado al Estado ante diversas jurisdicciones, particularmente protectoras de los derechos de los acreedores, para forzarle a reembolsar la deuda al 100 por ciento más intereses, multas y diversos gastos de justicia. Hacemos hincapié que este no es el primer intento del NML Capital. Ya en 1999, obtuvo, por una sentencia del Tribunal de Apelación de Nueva York, el pago por parte del Perú, de 58 millones de dólares por una deuda que el fondo había comprado a sólo 11 millones de dólares.

Esta última sentencia contra Argentina es una nueva prueba de que la estrategia inmoral de los fondos usureros funciona ante los tribunales salvo que esta vez, el gobierno argentino se niega a pagar. El CADTM apoya esta decisión soberana de Argentina de no reembolsar al NML Capital y le anima a hacer frente a los demás acreedores rapaces de los que forman parte, también, los Estados miembros del Club de Paris.

En efecto, una gran parte de la deuda argentina es ilegítima. En una célebre sentencia (la «Sentencia Olmos») del 13 de julio de 2000, la Corte Suprema Argentina declaraba la nulidad de esta deuda que se infló durante la dictadura (1976-1983) y ha proseguido su crecimiento durante los gobiernos civiles de Raúl Alfonsín y más aún de Carlos Menem. La justicia argentina había censado al menos 477 delitos en la formación de esta deuda |1|. Argentina estaría por lo tanto en derecho de repudiar toda esta deuda ilegítima.

Para protegerse de los ataques judiciales de sus acreedores y recuperar su soberanía, el CADTM anima a Argentina a retirarse inmediatamente del tribunal del Banco Mundial: el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones). En efecto, este tribunal parcial, que no tiene en cuenta los derechos humanos, es la herramienta jurídica preferida de los «inversionistas» privados contra los Estados. La Argentina es el país con más juicios ante el CIADI, con 51 demandas contra ella. Este tribunal la ha condenado ya a pagar 912 millones de dólares: lo que equivale a los salarios anuales de 75 000 médicos en el hospital público. Los procesos en curso podrían hacerle perder 20 000 millones de dólares, es decir 6 veces el presupuesto de salud y 3 veces el de educación.

Rehusar someterse a los tribunales extranjeros, como el del Banco Mundial, cuyas decisiones van en contra de los derechos humanos y de la soberanía de los pueblos, es completamente posible. Es una cuestión de voluntad política. Bolivia, Ecuador y muy recientemente Venezuela lo han demostrado retirándose del CIADI.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Entrevista a la diputada Graciela Iturraspe (UP): “Hoy jubilarse es un castigo"

Marcelo Paredes (ACTA)

Graciela Iturraspe es diputada por la Unidad Popular (UP) e integra la Comisión de Previsión Social, entre otras. Trabajadora del ANSES, afiliada a ATE y la CTA, lleva adelante en el Congreso Nacional la esperanza de miles y miles de trabajadores pasivos que aspiran a que la jubilación deje de ser una condena.

No hace mucho, los jubilados que miércoles a miércoles se juntan en el Congreso te entregaron 200.000 firmas con todas sus expectativas. ¿Qué se siente cuando depositan en vos tantas esperanzas?

Se siente una responsabilidad grande, la misma que sentimos todos los que estamos comprometidos con su lucha. Pero lo que los compañeros tienen claro es que ningún proyecto se gana solamente juntando firmas, o discutiendo aquí dentro. La única posibilidad es generar conciencia en el conjunto de nuestra sociedad a lo largo y a lo ancho del país. Por eso queremos juntar un millón de firmas.

¿Qué piden esas firmas?

Presentamos un proyecto que fue un trabajo colectivo, no fue una creación individual de nadie. Prácticamente durante dos años, todos los miércoles nos juntábamos con Horacio González, el abogado previsionalista de ATE y la Central, con organizaciones de jubilados, con trabajadores del ANSES, del PAMI, de los institutos provinciales y de a poco fuimos pariendo nuestra Ley, que es como una ley marco, que le da estructura, que le da un formato legislativo a lo que son nuestros sueños.

El proyecto habla de un Instituto Nacional de Previsión social que separa el tema de la Seguridad Social –en su sentido más amplio– de los fondos previsionales. Para evitar esto que estamos viviendo hoy: el uso de los fondos del ANSES para cualquier fin menos los previsionales.

Sin duda es una cosa fantástica que todos los pibes del país puedan tener una netbook. Pero eso debería salir de las rentas generales, del Ministerio de Educación, pero no de los fondos previsionales. Ni hablar de los subsidios a las multinacionales o los planes de vivienda.

Este proyecto de ley también plantea el 82% móvil por cargo y función, para que ese valor sustitutivo realmente se mantenga. Plantea hacernos cargo como Estado de la desaparición del trabajo como lo supimos conocer, el trabajo sin adjetivaciones. En los últimos veinte años, diría yo, aprendimos a hablar del trabajo precario, del trabajo en negro, de pasantes, de becarios. Esa formas de explotación donde todos trabajan, pero no todos tienen la suerte de contar con servicios sociales, con aportes jubilatorios, con posibilidad de acceder a créditos.

¿Quién manejaría ese Instituto?

Lo revolucionario de esta ley es que cambia el sujeto que decide sobre esos fondos. Plantea que el Directorio que va a conformar este Instituto Nacional de Previsión Social estará compuesto mayoritariamente por trabajadores.

Son nueve los miembros del directorio y siete son representantes de los trabajadores en actividad y de los trabajadores jubilados. Esos siete tienen que expresar las distintas regiones del país y se eligen por voto directo y secreto, y le quedan solamente dos al Ejecutivo.

La decisión sobre lo que se hace con los dineros previsionales tiene que ser de sus legítimos dueños. Por eso digo que lo subversivo, lo revolucionario es cambiar el “quién decide”.

Lo mismo se puede aplicar al PAMI.

En el proyecto de ley que tenemos planteado con respecto al PAMI, también el tema es terminar con la intervención, normalizarlo y devolverles a los jubilados el control de su obra social.

El PAMI es un negocio infernal, es una cantidad de dinero que todos los jubilados y todos los trabajadores aportamos al sostenimiento del PAMI que nunca ha sido manejado por los trabajadores en forma mayoritaria, como lo dice su estatuto. Por supuesto no dice que tienen que ser elegidos por voto directo y secreto, eso lo ponemos nosotros en el proyecto; pero ya sería revolucionario solo volver a esa composición mayoritaria.

El actual funcionamiento permite esos nichos de corrupción, ese gran negocio que seguirá igual si no modificamos estructuralmente su conducción y sus fines. Y en este caso estamos hablando de la salud, de la vida y de la muerte, no solamente de los jubilados sino también de quienes tienen pensiones no contributivas, de los combatientes de Malvinas, de todos los desesperanzados que han ido a parar al PAMI.

El PAMI supo ser en una época una obra social de privilegio, porque tenía muy buenos servicios pero ahora nadie lo quiere porque la verdad es que también es una condena, otro castigo.

¿Y la asignación universal a la vejez?

La gente no llega a los 65 años sin haber trabajado pero a veces no puede demostrarque trabajó. Por eso nosotros planteamos que cualquiera que llegue a los 65 años tiene que tener un haber mínimo, equivalente al Salario Mínimo, Vital y Móvil. De ahí en más, planteamos para las personas que lleguen a la edad jubilatoria con menos de 30 años aportados, un 1% más por cada año trabajado hasta llegar a los que tienen los treinta años.

También planteamos que un trabajador que queda inválido, que tiene una enfermedad laboral que le impide seguir desarrollando sus tareas, va a poder tener la misma jubilación que si hubiera llegado a cumplir sus aportes jubilatorios.

Y también hay que recomponer la escala jubilatoria que supo haber en este país. En el año ‘93, antes de la reforma del menemismo y antes de la privatización del sistema, sólo el 25% cobraba la mínima. Hoy la cobra el 81 % de los jubilados. Esto sucede por mala liquidación del Anses y por la decisión de la Presidenta de aumentar sólo la mínima con lo cual ha quedado emparejada con los que tenían haberes más altos.

Aumentos que resultan insuficientes.

Claro, hoy existe una movilidad que son estos aumentos que dan dos veces al año –en marzo y en septiembre– sobre un cálculo bastante perverso que se basa en la recaudación. Toma dos índices de la recaudación y dice que el que dé menos es el que se va a aplicar para los aumentos jubilatorios. Nosotros planteamos en este proyecto de ley que la movilidad tiene que estar atada a la evolución de los salarios de los trabajadores en actividad.

Primero porque recupera la condición de trabajador del jubilado y segundo, porque sigue atado a las luchas de la clase trabajadora por tener un salario digno.

Para ello utilizamos, dos índices, uno es el del INDEC –que puede ser risible en este momento, pero nosotros aspiramos a recuperar el INDEC en algún momento– y el otro es el del Ministerio de Trabajo para medir la evolución de los salarios de los trabajadores en actividad.Y decimos, “el que dé más es el que será aplicado”.

¿Hay fondos para eso?

Si se aplicara el proyecto presentado por el compañero diputado Claudio Lozano de restitución de los aportes patronales que condonó Menem, sí habría fondos. El proyecto de Claudio plantea restituírselo sólo a las grandes empresas, a las que tengan más de cuarenta trabajadores y permitiría recaudar 77 mil millones de pesos más para el ANSES todos los años. El problema es que no lo quieren discutir.

Lo mismo con la imprescindible reforma tributaria que tampoco ha querido discutir este gobierno, ni los anteriores–, que grave realmente a los poderosos, que grave el juego, las transacciones financieras, la extracción minera, a los poderosos de este país. Es inconcebible que los trabajadores paguemos impuesto a las ganancias pero no lo hacen los que timbean en la bolsa con acciones.

Está también el Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Anses, que tiene actualmente 220 mil millones de pesos. Este fondo fue conformando con el aporte de los trabajadores en actividad, con lo que se recuperó de lo que había quedado de las AFJP pero se está haciendo uso discrecional de esos fondos para distintas políticas no previsionales.

No hay voluntad política.

Esto lo vimos muy claramente hace dos años, cuando se discutió el mal llamado 82% móvil. Digo mal llamado porque si bien era una mejora muy objetiva para los jubilados, estaba muy lejos de lo que proponemos nosotros. Era llegar al 82% del Salario Mínimo, Vital y Móvil, de eso hablábamos.

Cuando me toca hablar en una reunión, yo insistía con que el haber mínimo tenía que ser igual al salario mínimo, no el 82% del salario mínimo. Entonces el argumento del radicalismo era: “¿Sabés qué pasa? Nosotros pensamos que podemos llegar a ser gobierno nuevamente”. Claro, el botín político, que por ahora en este país se ha alternado entre el peronismo y el radicalismo, es para todos.

Todos se quieren apropiar de esa caja, porque históricamente fue así, desde que Perón creó las cajas de ahí se sacó la plata para financiar las políticas públicas. En esto hay un acuerdo de la corporación política, de los que piensan que pueden gobernar.

Esto tiene que ver con que ellos no creen en los derechos universales. Necesitan usar las políticas de premios y castigos, de transformar a los ciudadanos en clientes, de quitarles por un lado, la posibilidad de su propio protagonismo, pero por otro lado su dignidad: saber que pueden tener ese beneficio –sea cual fuere–, porque tienen derecho a tenerlo y que no es una dádiva que este gobierno u otro les da de acuerdo a su capacidad de genuflexión.

Entonces esto es un tema realmente estructural para nosotros, el tema de que los derechos sean derechos ciudadanos y no deben depender del manejo de nadie.

Por todo esto, como solés decir, jubilarse es un castigo.

Jubilación es “jubileo”, disfrute, es el momento del jolgorio después de haberle dedicado treinta o cuarenta años a la construcción de este país desde el lugar de trabajo u oficio que a cada uno le tocó, eligió o desempeñó.

Pero en la realidad hoy, llegar a la edad jubilatoria es un castigo. Hasta tal punto es un castigo que yo siempre digo que mientras estamos en actividad nos aferramos a los lugares de trabajo porque al día siguiente, pasaremos a cobrar un 40% menos de lo que cobramos el día anterior. Entonces el deterioro en la calidad de vida que uno tenía es brutal.

Nosotros creemos que no está escrito en ningún lado, que una persona cuando llegue a vieja necesita menos para vivir que cuando está en actividad. Por eso, en este sentido es absolutamente indispensable restablecer el valor sustitutivo que debe tener la jubilación respecto a la actividad que uno desempeñaba y al salario que uno cobraba cuando estaba en actividad.

Todas estas cosas están contempladas, nuestros compañeros jubilados lo han trabajado, lo han procesado, conocen esta ley más que cualquiera de nosotros, pero necesitamos que esto se conozca en todos lados. Y tan importante como que la conozcan es que sepan que se puede porque si no la desesperanza va ganando a nuestra gente, a nuestro pueblo. Hay que romper con el imposibilismo, hay que romper con el “no se puede”, no solamente tenemos derecho sino que es posible.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...