viernes, 14 de diciembre de 2012

ARGENPRESS hace una pausa

Estimados lectores:

Entre el lunes 17 de diciembre de 2012 y el lunes 14 de enero de 2013 hemos decidido hacer una pausa luego de diez años ininterrumpidos de labor.

La idea es volver con nuevas fuerzas para seguir paso a paso los acontecimientos argentinos, latinoamericanos y del resto del mundo.

Agradecemos la lealtad que han mostrado diariamente con ARGENPRESS los miles de suscriptores -más de 78000 al día de hoy- que reciben en forma gratuita nuestra información con material de análisis, noticias, resúmenes y periodismo de opinión.

Agradecemos también a nuestros columnistas y colaboradores que siempre han estado atentos para alertarnos ante hechos de última hora o enviándonos sus aportes en artículos de opinión o documentaciones.

Deseamos a todos nuestros lectores y colaboradores lo mejor para el año que pronto se inicia.

ARGENPRESS.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Venezuela sin Chávez

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

Plantearse cómo sería, por ejemplo Estados Unidos sin Barack Obama, o Alemania sin Angela Merkel; o si se quiere, extremando las cosas, cómo serían Bourkina Fasso o Turkmenistán sin sus actuales mandatarios (que seguramente los lectores de este opúsculo ni sabremos quiénes son), ya nos da una pista: lo más probable es que cualquiera de estos países, ricos y poderosos o pobres y olvidados, no sufrirán ninguna alteración con los jefes de Estado que sucederán a los actuales. No es lo mismo en el caso del país caribeño. Venezuela sin Chávez puede implicar cualquier escenario: guerra civil, guerra interna en las filas del PSUV, retroceso en las conquistas populares, quizá avance y profundización en el proceso socialista. Pero de lo que podemos estar seguros es que, sin Chávez, las cosas no van a continuar sin cambios.

Lo que viene sucediendo en la República Bolivariana de Venezuela desde hace casi una década y media no admite parangón; el proceso en marcha –una transformación de las relaciones político-sociales que, sin ser una revolución al estilo de los socialismos conocidos, permite un nivel de vida sustancialmente mejorado para las grandes mayorías populares–, sin que entremos a evaluarlo aquí en relación a otras experiencias socialistas conocidas, todo ello se liga indisolublemente a la figura de Hugo Chávez.

Sin la menor duda, la figura de Chávez es ya un ícono de fines del siglo XX e inicios del XXI. Fue él quien, luego de los terribles años en que se implementaron los planes de capitalismo salvaje eufemísticamente llamados “neoliberalismo” o “globalización neoliberal”, volvió a poner en agenda un actitud de protesta, desaparecida para entonces en cualquier gobernante. Fue él quien, a su muy particular modo, trajo nuevamente a escena las ideas de socialismo. Fue él quien, con sus políticas redistributivas, volvió a dar protagonismo a los sectores populares de su país natal, contribuyendo así, directa o indirectamente, a un resurgir del campo popular latinoamericano. Negar o subestimar su papel en todas estas nuevas dinámicas es imposible.

Es por todo ello, por su protagonismo, por su discurso contestatario e irreverente contra el imperialismo, por su apelación al socialismo, a un nuevo socialismo que tomara distancia de los errores del socialismo burocrático y centralista de muchas de las experiencias del siglo pasado, pero socialismo al fin –término que había sido anatematizado por el discurso oficial dominante–, es por todo esto, por haber contribuido a devolver las esperanzas en transformaciones sociales y desempolvar ideales que se suponían terminados, que su peso específico no es similar al de ninguno de los presidentes que mencionáramos más arriba. Si desaparece el primer mandatorio de Bourkina Fasso o de Estados Unidos, sin dudas nada de base va a cambiar, ni a lo interno de sus respectivos países, ni en la arena internacional. La desaparición de Chávez como figura central de la política venezolana por supuesto que va a traer cambios. En su país y, seguramente, también en la región (¿seguirán el proceso de paz las FARC en Colombia, por ejemplo? ¿Qué harán ahora los países del ALBA?)

¿Por qué tantos son los cambios que se avizoran entonces? El protagonismo de Hugo Chávez en el proceso en curso en Venezuela es total. Lejos está de ser un autócrata, un dictador, como la prensa de la derecha quiere presentarlo maliciosamente; pero sin dudas su presencia es omnímoda. “No puedes ser el alcalde de Venezuela”, fueron palabras de sana advertencia que le diera en alguna ocasión Fidel Castro; definitivamente, no se equivocaba. La vida política del país petrolero comenzó a depender cada vez más de la figura absoluta del comandante. Sin dudas, eso le confería una autoridad moral increíble, pero abría dudas que el proceso nunca se encargó de despejar: ¿puede una revolución asentarse enteramente en las espaldas de una sola persona? ¡Absolutamente no! Eso es un peligro, una terrible bomba de tiempo que, tarde o temprano, tiene que estallar.

Y lamentablemente parece que ahora está llegando ese momento. Ojalá el comandante Chávez supere este amargo trance de su enfermedad, que se reponga y que siga al frente de la Revolución Bolivariana. Vayan mis más profundos deseos en ese sentido. Pero al mismo tiempo de este acompañamiento moral, entiendo que es imprescindible abrirnos una genuina y profunda autocrítica en el campo de la izquierda. ¿Podemos seguir callados ante los mismos errores de siempre? ¿No es necesario plantearse los procesos de transformación social aprendiendo de las faltas cometidas anteriormente?

Quizá Chávez regrese pronto al ejercicio de su cargo de presidente. Lamentablemente, las cosas no parecen apuntar en esa dirección. Por lo pronto, ya ha nombrado “sucesor”. El solo hecho de esa designación debería abrirnos una pregunta: ¿sucesor? Pero, ¿no suena a monarquía eso? En Corea del Norte sucedió lo mismo, y por eso justamente, desde la izquierda, criticamos este tipo de cosas: ¿y el poder popular, el poder de las bases?

Puede entenderse la designación de Nicolás Maduro como un intento de aglutinar las fuerzas tras una persona nombrada por el líder a quien, por simple respeto, todos los sectores afines deberán apoyar. Podríamos entenderlo como estratégico quizá (beneficio de la duda, para ser bondadosos). Sin entrar en el análisis de los pormenores de los juegos de poder posibles a lo interno de las filas chavistas, esto mismo de un “sucesor” ya debería prender las alarmas: ¿se trata de recomposiciones palaciegas, de ver quién cuenta con más cuotas de poder, si Nicolás Maduro o Diosdado Cabello, de ver qué papel juegan las Fuerzas Armadas? ¿Y dónde está entonces la construcción de lo que se suponía debe ser la savia de una revolución socialista: el poder popular, desde abajo?

Hay quien dice, quizá desde un pronunciado optimismo, que ahora se abren las puertas para la verdadera profundización de la revolución socialista. Otros, por el contrario, avizoran un desmoronamiento del proceso como castillo de naipes. La derecha, por supuesto, se ha de estar restregando las manos, muy feliz, esperando la caída estrepitosa del “régimen”. Como sea, lo que se avecina no augura sino luchas, más sacrificios para el campo popular, probablemente situaciones de alta conflictividad.

Me sumo a las fuerzas que apoyan el pronto restablecimiento de Chávez y, en el peor de los casos, una continuidad del proceso sin su figura dentro de los marcos de la actual democracia, en paz, sin reaccionar a las provocaciones que vendrán de la oposición. Pero no dejo de mencionar que no podemos seguir repitiendo el mismo esquema de culto a la personalidad que puede llegar a resultar nefasto, aunque aparentemente pueda verse como una garantía de avance.

Quizá la angustia que en las filas del proceso bolivariano pueda estar provocando el probable alejamiento del líder dejan al desnudo las debilidades de un proceso que tenía mucho de montaje: una revolución genuina, aunque llene masivamente plazas con adeptos uniformados de rojo, no puede depender de un solo personaje. ¿Será cierto que, sin Chávez, se abren las posibilidades para comenzar a construir el socialismo?.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista a Marcelo Colussi: “El socialismo sigue siendo una esperanza abierta”

Liberto Asudem Ibaraden (especial para ARGENPRESS.info)

“El socialismo sigue siendo una esperanza abierta”, así manifiesta rotundo el psicólogo, profesor, escritor, periodista, activista a tiempo completo por la libertad, la justicia social y la dignidad global, aunque mejor persona, Marcelo Colussi.

Pregunta: Según ha manifestado usted en más de una ocasión, y después de revisar seria, rigurosa y profundamente lo que ha sido la historia de los seres humanos, concluye no sin cierto pesimismo (precisamente utiliza la cita del pensador e intelectual Antonio Gramsci en uno de sus últimos artículos que titula “Socialismo y poder” que dice: “hay que actuar con gran pesimismo en la inteligencia, junto a un férreo optimismo de la voluntad”), que en realidad las personas nos movemos en buena medida por un afán de poder, y que, por lo tanto, estamos irremediablemente condenados a seguir ese molde, incluso para apoyar esta tesis también cita al Premio Nobel de Literatura, José Saramago cuando manifiesta que “No nos merecemos mucho respeto como especie”; y llega a concluir que casi estamos tentados a afirmar que “esto no tiene arreglo” ¿Cómo es que si tiene esta “convicción” lo vemos siempre comprometido con las causas que apuestan precisamente por darle “otra” oportunidad al ser humano que lucha, que combate, comprometido, por construir un mundo más justo, más digno, más solidario, más libre; en definitiva, una comunidad socialista, es decir, la aspiración a un mundo más justo, pensamiento este que mantenía desde los años 70 la escritora canaria-cubana Nivaria Tejera, que llegó a manifestar que “…Todo apesta…” , refiriéndose a la condición humana que cuando llega a algun tipo de poder sobre los demás se transforma repugnantemente en una especie de semidios aunque por lo general suelen ser un@s complet@s “analfabet@s funcionales… inept@s … déspotas y terminan convirtiéndose en “presuntos” corrupt@s…. usurpadores de las riquezas colectivas, que , aunque exista la mayor crisis económica o financiera éstos jamás sufren sus consecuencias, mientras la inmensa mayoría apenas tiene para cubrir las necesidades básicas…. aunque trabaje —que se ha vuelto un imposible?

Marcelo Colussi: Que nuestra condición humana nos confronte con esas “mezquindades” (el afán de poderío que pareciera constituirnos tan estructuralmente, ese egoísmo tan enraizado que lleva a Saramago a perder las esperanzas), con esas características tan poco altruistas, tan faltas de solidaridad en muchos casos, no significa de ningún modo que no debamos seguir buscando siempre, con la más absoluta convicción, el mejoramiento de lo que somos. O si se quiere decir de otro modo: la aspiración a un mundo más justo –por el que uno puede estar dispuesto a dar la vida incluso– no riñe con este conocimiento que se pueda tener de nuestros límites. Efectivamente somos finitos, limitados, bastante mediocres, llenos de flaquezas, pero todo ello no significa que se deba abandonar la lucha por un mundo mejor, más justo, más equitativo. En todo caso es necesario saber qué somos, cómo somos, dónde está nuestro talón de Aquiles, saber de nuestros límites, para saber a qué podemos aspirar, para no hacernos ilusiones desmedidas. Pero una cosa no quita la otra. Por otro lado, si es cierto que hoy podemos ver ese tipo de sujeto humano lleno de mezquindades –eso somos, hay que reconocerlo, no lo neguemos– nada nos dice que estemos irremediablemente condenados a seguir ese molde. Cómo será el famoso “hombre nuevo” del socialismo, no lo sabemos; pero sin ninguna duda podemos y debemos seguir aspirando a algo mejor que esto que somos hoy día. En todo caso, el pesimista que cree que esto “no tiene arreglo” es Saramago. Yo soy un convencido radical que la historia humana es una perpetua búsqueda de mejoras, de avances. Es decir: una sucesión interminable de nuevas oportunidades. La historia nunca está escrita, la escribimos con nuevas oportunidades segundo a segundo. El socialismo, aún con todos sus errores, sigue siendo una esperanza abierta. Y si es cierto que la lucha en torno a los poderes vertebra toda nuestra vida (social, subjetiva, relaciones de pareja, etc., etc.), ello no significa que nuestro objetivo no sea tener claro eso y buscar más equidad en esas relaciones. En ese sentido tomaría las palabras de Martin Luther King cuando dijo, con una convicción radical, con una esperanza infinita que también hago mía: “aunque supiera que mañana vaya a ser el fin del mundo, hoy, de todos modos, plantaría un árbol”.

Pregunta: Usted afirma que “un sistema económico enfermo da como resultado un planeta enfermo”, en un lúcido artículo el que inicia con una cita de Adam Smith que mantiene que “no puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor parte de sus miembros son pobres y desdichados” ¿Cuál sería la alternativa a este sistema económico? ¿No cree que para cambiar de sistema económico, y que sea factible y duradero, habría que cambiar las estructuras educativas, sociales, culturales, políticas?

Marcelo Colussi: La alternativa abierta al sistema capitalista –hay que decirlo con todas las letras, aunque hoy, en el medio de la marea neoliberal de estos últimos años esto pueda haber pasado a ser una mala palabra– es el socialismo. Es decir: un sistema donde la estructura última de la organización social no sea la búsqueda del lucro económico. Si el motor de la sociedad, y consecuentemente la ideología de cada uno de los miembros que la componen, se ciñe solo al beneficio económico, estamos ante un absurdo. El capitalismo lo evidencia de modo patético: ese sistema no tiene salida. Un sistema que destruye el medio ambiente en el que vivimos en función de obtener ganancias económicas, que tiene las guerras como válvula de escape siempre presente para resolver sus problemas estructurales insolubles, que puede llegar a la descabellada noción de “poblaciones sobrantes”, que hace de los simples instrumentos para la vida un fetiche donde un teléfono celular o un automóvil –por poner algún ejemplo– pueden llegar a ser “lo más importante” de esa vida, todo eso tiene mucho de absurdo, de tragicómico. El proyecto socialista, del que conocemos solo los primeros pasos balbuceantes –los cuales, pese a enormes dificultades y con los errores del caso, han dado ya resultados infinitamente más justos que los siglos de acumulación capitalista– es un camino que aún prácticamente no se ha recorrido. La involución de la Unión Soviética o de la República Popular China no significa que el capitalismo sea la solución, el fin de la historia, la personificación de la perfección. Un sistema económico que destina tantos recursos a la muerte –condenando al hambre a tanta gente, con su industria bélica siempre en aumento, con el narcotráfico, con la autoagresión que significa el modelo industrial depredador que se ha generado– de ningún modo puede ser el punto final de llegada de la civilización humana. Cambiar ese modelo significa, sin lugar a dudas, un cambio enorme, monumental. Transformar una sociedad no es solamente tomar el poder político, asaltar la casa de gobierno. Un cambio profundo implica enormes transformaciones culturales, eso lo sabemos; y eso lleva generaciones y generaciones. Recién hoy día, con la globalización neoliberal de estos últimos años, puede decirse que el capitalismo se impuso realmente como sistema dominante por todo el mundo. Ese proceso implicó siglos, desde el Renacimiento europeo en adelante, con la destrucción de las poblaciones y las culturas de América y África. Cambiar el curso de esa historia, además de un cambio político, implica hondas modificaciones en la estructura subjetiva, lo cual no puede ser nunca algo fácil. Por el contrario, un cambio de esas proporciones se evidencia como algo sumamente complejo, nunca falto de mucho sufrimiento, de violencia, de terribles luchas. No sabemos si vamos hacia la destrucción de toda la civilización con una guerra nuclear, hacia una huída de los grupos dominantes de este mundo hostil y casi invivible que ha generado el capitalismo para instalarse en otros puntos del sistema solar dejando aquí el actual desastre para los que no puedan abandonar el planeta, o si vamos hacia un paraíso planetario de justicia y equidad con el triunfo del socialismo a nivel global. Esto último, en estos momentos, pareciera casi quimérico. Pero de lo que no cabe ninguna duda es que el sistema económico actual no puede tener salida: hay que cambiarlo de raíz y empezar algo nuevo. Es vergonzoso en términos humanos que, con todo el desarrollo de nuestra tecnología como especie inteligente, el hambre siga siendo la principal causa de muerte. Eso hay que cambiarlo de una buena vez.

Pregunta: De sus artículos y reflexiones publicados en diversos Medios de Comunicación Alternativos de La Internet, en webs como www.rebelion.org, www.argenpress.info y www.aporrea.org entre otros, se desprende que es un profundo conocedor de la realidad política, económica, social, cultural, no sólo de Latinoamérica, sino del mundo en general; además, ha sido testigo directo de algunos procesos “revolucionarios” que se han originado en países como Venezuela, donde fue miembro de la web www.aporrea.org que ofrecía una información alternativa a la que nos daban las grandes agencias de noticias americanas y europeas donde claramente había una manipulación de los sucesos y acontecimientos que ocurrían, no sólo en Venezuela, sino en toda Latinoamérica, en Bolivia, en Nicaragua, en Brasil… en los que, a pesar de tener presidentes salidos de las urnas, y por lo tanto votados por la mayoría del pueblo democráticamente, están constantemente atacados en la forma de gobernar, no sólo por elementos del interior de esos países, sino por países como Colombia o EEUU, ante el silencio vergonzante de la llamada “Comunidad Internacional”, ¿Cómo se vive desde el interior esta injusta injerencia de Países que no son precisamente modelos a imitar, a parte de su escasa, por no decir nula, autoridad moral para dar lecciones a nadie de cómo gobernar?

Marcelo Colussi: La injerencia de los más poderosos sobre los más débiles es una constante en las relaciones políticas entre países. En Latinoamérica, si algo significan los procesos de liberación –pensemos en Cuba, en la Nicaragua sandinista, en la “primavera democrática” que vivió Guatemala entre las décadas del 40 y del 50 del siglo pasado, en el Chile de Salvador Allende, en las propuestas nacionalistas de un Omar Torrijos en Panamá o en el actual proceso bolivariano que se vive en Venezuela con Chávez a la cabeza– es siempre un tomar distancia de la hegemonía de las grandes potencias dominantes, que para el caso en esta región del mundo es siempre la política imperial de Washington. Todos estos procesos que mencionábamos –que no son siempre, en sentido estricto, planteos socialistas con todas las letras, visiones marxistas con un apoyo conceptual en el materialismo histórico– tienen como común denominador el enfrentamiento con el imperialismo. En Latinoamérica, al igual que ocurre en los países de todo el Sur, si bien las luchas de clases a nivel nacional son el núcleo último que define la situación social, la contradicción país periférico-metrópoli tiene un peso muy considerable. Eso no explica todo, pero sin dudas es parte importantísima de la dinámica político-económica de estos países, y por tanto, también de la cultural. El antiimperialismo es algo siempre presente, pero al mismo tiempo se da un fenómeno complejo: Estados Unidos es el país invasor, el que marca el ritmo, el enemigo omnipresente, pero también la fuente de recursos, el lugar donde se mandan las exportaciones, el lugar donde se puede ir a trabajar y desde donde enviar remesas en dólares para las familias que aquí quedan, el punto que se mira como referencia obligada en lo político y cultural. La imagen que se tenga de esa relación depende de quién la observe: para las clases dominantes en general no se siente como opresión; es un dato natural, prácticamente parte del paisaje social cotidiano. Para buena parte de las aristocracias locales, Estados Unidos es el modelo a imitar, el lugar donde se va a estudiar, donde se hacen compras de lujo, el paraíso soñado, el referente a seguir. Para los sectores populares, en muchos casos es una mezcla compleja: causa de los propios males y enemigo por definición, pero también punto ansiado para ir a trabajar porque allí se “gana en dólares”. De todos modos, la conciencia antiimperialista está siempre presente, y cada vez que las situaciones políticas se tensan, eso se deja ver. Se podría decir que toda expresión progresista en nuestros países latinoamericanos tiene que ser, casi por definición, antiimperialista.


Pregunta: A parte de su labor como docente y periodista, usted también destaca como excelente escritor de libros de ficción. Uno de los más geniales que he tenido la oportunidad de leer ha sido el libro “Cuentos para olvidar”. (Algunos de estos textos se pueden leer en la web www.elguanche.net de los que destacaría “Decisión” “Telebasura: el show más inaudito de la televisión”….). ¿Tiene algún libro de ficción inédito o algún proyecto en marcha?

Marcelo Colussi: Proyecto editorial propiamente dicho no tengo ninguno ahora. Igual que tantos escritores desconocidos y siempre esperanzados en ganar algún concurso por ahí, en conseguir algún editor por allá, tengo dispersos cantidad de materiales por todas partes. Donde más publico es en internet, que si bien no es lo mismo que un libro en sentido estricto, también tiene una amplia difusión. Creo que en España están por aparecer algunos relatos míos en una publicación colectiva dentro de poco, en una antología de autores latinoamericanos, pero eso no constituye un proyecto editorial en el que yo esté directamente involucrado.

Pregunta: ¿Cómo y cuándo fue su primer contacto con la escritura, con la palabra?

Marcelo Colussi: Para ser sincero…., ni me acuerdo. Siempre he escrito, pero es más, muchísimo más lo que destruí que lo que conservé. Anteriormente lo hacía con la máquina de escribir, así que lo que eliminaba eran papeles. Años después vino la computadora, y eliminar pasó a ser sinónimo de borrar del disco duro. Pero si bien escribí desde siempre, publico regularmente artículos y ensayos desde hará unos 20 años, en revistas y medios de ciencias sociales y/o derechos humanos. Literatura –ni sabría decir por qué– recién me atreví a publicar hace unos pocos años, en el 2004, luego de haber obtenido una mención en un certamen internacional de relatos.

Pregunta: ¿Podría decirnos cuáles son los escritores que más le han marcado o cuáles han sido fundamentales en su vida?

Marcelo Colussi: Son tres: Dostoievski, Kafka y Borges.

Pregunta: A parte de “intentar” escribir bien ¿se le debe pedir al escritor que salga afuera para sacudir y atacar a la conciencia pública como sugería el francés Antonin Artud?

Marcelo Colussi: Creo que a un escritor no se le puede pedir mucho, como en general no se le puede pedir a un artista. La creación tiene algo de mágico, y cuando alguien crea, transmite algo que tiene necesidad de decir. Si eso tiene “compromiso” social, político, si ataca a la conciencia pública o no…, es bastante difícil de precisar. Sería deseable que todos los artistas tuvieran una posición política crítica frente a la realidad, pero también sería deseable que todo el mundo la tuviera. Y sabemos que en general eso no es lo más común. Podemos esperar que un escritor sea crítico, pero no tenemos ningún derecho a exigírselo. Y por supuesto, muchos de los más grandes escritores (ahí está Jorge Luis Borges por ejemplo) son reaccionarios políticamente, conservadores, grises y aburridos representantes del statu quo. Así como en un sentido también lo fue Sigmund Freud, un médico de clase media conservador, contrario a las ideas revolucionarias en términos políticos, pero quien, en cuanto a lo que legó como obra intelectual, es uno de los más osados revolucionarios en el orden conceptual, en el campo del pensamiento. Por último: ¿quién se tiene la suficiente autoridad moral para pedirle a un escritor que sea “comprometido”? ¿Desde dónde pedírselo?

Pregunta: Una cuestión que se le suele plantear a løs escritorøs es preguntarle por qué escribe. Algunos escritores irreverentes llegaron a responder que “porque me da la gana” ¿Qué nos diría usted?

Marcelo Colussi: Sin el más mínimo ánimo de ser irreverente en la forma de responder, creo que esa respuesta es la más exacta. Es más: creo que es la única respuesta posible. ¿Por qué alguien se dedica a la tarea de crear, de inventar ficciones, de hacer arte y transmitirlo a otros? Solamente porque así lo desea. Si alguien tiene esa pasión, lo hace pura y exclusivamente porque su deseo lo lleva allí, pues en principio nadie vive de la literatura (la gran mayoría de escritores vivimos soñando con el premio o la gran publicación que solo en contadísimas ocasiones llega para muy pocos). Por tanto, sí: uno escribe porque tiene ganas de hacerlo, y no hay mucho más que agregar. En términos psicológicos –y esto es algo muy de orden personal, privado se diría– cada escritor tendrá una particular historia que lo constituye como tal, historia marcada por un entrecruzamiento de causas: subjetivas, familiares, ideológicas, culturales, etc. Pero en definitiva podríamos decir que se escribe porque uno tiene ganas, así de simple. Al menos en lo tocante a literatura.
En lo referido a ciencias sociales, a lo politológico, la situación es distinta: se escribe porque hay un compromiso social, ideológico, porque quien escribe intenta generar debate en torno a ciertos temas, a despertar conciencia, a aportar soluciones en la construcción de alternativas. Que se consiga, es otra cosa, pero el motivo de base anida en el compromiso político.

Pregunta: Otra queja muy común entre una gran mayoría de escritores, al menos, en Canarias y en el Estado español, es que la industria editorial sólo apuesta a caballo ganador ¿Ocurre lo mismo, por ejemplo, en Guatemala, en particular, y en Latinoamérica en general?

Marcelo Colussi: La industria editorial, como cualquier negocio dentro del marco capitalista, se mueve por una pura lógica empresarial de lucro. Por tanto, la mercadería literaria se maneja como cualquier otro bien mercantil: si vende, es bienvenida; si no vende, se la deshecha. De ahí que para tantos escritores sea tan difícil abrirse paso en ese mundo editorial, ámbito marcado por todos los juegos económicos, codazos y zancadillas que pueden encontrarse igualmente en cualquier otra esfera del quehacer mercantil. Quizá uno no se sorprende tanto cuando se habla de las mafias de la industria de los armamentos, o del espionaje industrial entre, por ejemplo, los fabricantes de vehículos, o de computadoras, pero sí produce cierto escozor cuando vemos todo esto entre literatos y toda la industria editorial. Pero, más allá que la mercadería en juego en este ámbito es distinta a una ametralladora, un tractor o una motocicleta –yo prefiero un libro, aclaro– en sustancia, en términos empresariales, no hay muchas diferencias en los manejos propiamente mercadológicos. El monopolio, las mafias y las zancadillas también están aquí.

Pregunta: Después del llamado “boom” latinoamericano donde esa industria editorial apostó fuertemente y dieron a conocer a todo el mundo a escritores como Gabriel García Marqués, Mario Vargas Llosa, Juan Rulfo, Carlos Fuentes, Julio Cortázar, Álvaro Mutis, José Lezama Lima… con el llamado “realismo mágico” en el género novelístico (en el poético ya habían conquistado el “mercado” autores como Rubén Darío, César Vallejo, Alfonsina Storni, Pablo Neruda…), pareciera que ya no existiesen más y mejores autores ¿cuál es su opinión al respecto?

Marcelo Colussi: Comparto eso a medias. Siempre hay buenos autores. Sucede que hay momentos especiales, estelares. Las décadas pasadas, años mucho más movidos en términos políticos y culturales, dieron como resultado una gran creatividad rebelde, irreverente, novedosa, desafiante. Y la industria editorial supo transmitir (y hacer negocio) de todo ello. Para los años 70 y 80 del siglo pasado, en toda Latinoamérica hubo una clara involución política (fríamente calculada por los grandes poderes, por supuesto) que marcó un repliegue en todos los avances, en lo político, en lo ideológico, con dictaduras manchadas de sangre que produjeron un silencio generalizado. Por eso hoy día lo que más se produce y se vende son libros de autoayuda –principal rubro de la producción librera a nivel mundial, por otra parte–. Pero entiendo que es un poco exagerado, o quizá injusto, decir que hoy día ya no hay grandes autores en los países latinoamericanos. Preferiría decir que hay una situación distinta. En todo caso, la época de dictaduras y post dictaduras con democracias de baja intensidad como las actuales no favorece ese “boom” de años anteriores, pero no creo que se haya terminado la inspiración. Ya reaparecerá; o, en todo caso, no tendrá la misma forma. Lo que sí es evidente que años atrás hubo un momento de especial creatividad en la literatura latinoamericana, así como hay momentos de especial fertilidad en distintos órdenes, y luego pasan: la filosofía en el siglo V a.C. en Grecia, los pintores en el Renacimiento italiano, los pensadores en el idealismo alemán, los grandes jazzistas negros en las primeras décadas del siglo XX en Estados Unidos, etc., etc. Son momentos especiales, memorables. Es cierto que en Latinoamérica hubo en los 60 y 70 un despertar literario que ahora no se ve. Pero buenos escritores sigue habiendo.

Pregunta: La última cuestión la dejo siempre abierta para que el entrevistado tenga la oportunidad de expresar cualquier asunto, observación o tema que desee sugerir y que considere de interés.

Marcelo Colussi: Yo no sabría si definirme como proyecto de escritor –en sentido de narrador de cuentos– o de pensador –como alguien que intenta reflexionar sobre la realidad–. Quizá como pensador soy un divertido cuentista, y como narrador soy un aburrido filósofo. Pero eso no importa. Lo que creo realmente importante es estimular la reflexión, la creatividad, la imaginación, el espíritu crítico, la sana irreverencia. Y escribir me parece una importante, quizá vital, posibilidad para dar salida a todo eso. Escribir no es nada fácil, porque eso fuerza a poner en orden las ideas, a saber qué se quiere decir para que lo entienda el lector, a decir las cosas con precisión y calidad. Escribir constituye un hermosísimo ejercicio de creatividad, y eso es siempre algo portentoso, casi milagroso: ¿cómo hacer para que, a partir de una hoja en blanco –una pantalla en blanco podríamos decir hoy–, al cabo de un rato, y luego de dejar allí plasmados unos cuantos garabatos, alguien pueda encontrar en esos nuevos símbolos algo que lo conmueva, le transmita conocimiento, le abra una perspectiva nueva, le aclare cosas, lo agrade, lo haga reír o llorar, lo haga querer seguir leyendo más adelante?.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Premio nobel, la letrina de los imperios

Luis Arce Borja (especial para ARGENPRESS.info)

Un espectáculo miserable exhibieron los jefes de la Unión Europea al momento de recibir el premio Nobel de la paz concedido por el desprestigiado Comité Nobel Noruega, encargado de otorgar el galardón. El montaje, trasmitido en todos los canales de televisión de Europa, era una copia grotesca de las alegorías que se organizaban en la antigua Roma para recibir a sus jefes militares que habían dado muerte un mínimo de 5 mil guerreros enemigos y que habían logrado victorias y masacres en las guerras de conquista de territorios. Como señala un historiador, la “exhibición del triunfo era recorrer en desfile y procesión las principales calles de Roma, incluidos recintos gigantescos como el Circus Máximus, donde la plebe pudiera lanzar los loas y disfrutar del espectáculo”.

Ahora no fue la Roma imperial, pero si era Oslo City donde se habían presentado para recibir el premio Nobel de la paz los tres son dirigentes de la Unión Europea: José Manuel Barroso, Herman Van Rompuy y Martín Schultz. Pero junto a ellos se habían hecho presente la alemana Ángela Merkel, el Frances François Hollanda, el inglés Nick Clegg (número dos del gobierno británico) y otros mandatarios de los 27 países que conforman la UE. La propaganda ha dicho que estos dirigentes han sido premiados por sus incansables acciones para conservar la paz en esta parte de Europa y en el mundo entero. El belga Herman Van Rompuy presidente del Consejo Europeo, en forma grotesca dijo, “una nueva tarea histórica esta delante de nosotros: preservar la paz ahí donde ha estado ganada”.

¿La Unión Europea pacifista?

Sangrientas guerras para robar las riquezas de los países pobres. Guerra “antiterrorista” contra poblaciones que se defienden de los invasores europeos y norteamericanos. Campos de concentración para los refugiados e inmigrantes en los países de la Unión Europea. Europa de ahora configura un cuadro alarmante de sobre explotación, bajos salarios, eliminación de la jubilación y la seguridad social. Todo ello para enriquecer aun más a las transnacionales y organismos financieros. Los dirigentes de la UE en lugar de estar en Oslo, deberían estar frente a un tribunal popular que los juzgue por crímenes de guerra, genocidios y otros brutales actos contra diversos pueblos del mundo. La Unión Europea, no tiene conflictos con sus vecinos más próximos, pero lejos de sus fronteras hace la guerra y masacra a sus victimas para apropiarse sangrientamente de sus riquezas. La Unión Europea participa activamente con armas, tropas militares y dinero en las guerras imperialistas que encabeza Norteamérica.

La Unión Europea apoyó y participó junto con los Estados Unidas en la invasión militar contra Irak. Esta guerra, según un informe de de la Universidad estadounidense Johns Hopkins, ha dejado 600 mil iraquíes muertos en el periodo 2003-2006. Desde el inicio de la invasión al 2012 en Irak han muerto más de un millón de personas, sin contar las victimas por graves enfermedades a causa de la guerra y más de 5 millones de personas que tuvieron que refugiarse en países vecinos. La Unión Europa también ha estado presente en la invasión a Afganistán, y junto con las fuerzas de la OTAN contribuyó t participó en la guerra en Libia y en el asesinato de Gadafi.

Actualmente la Unión Europea exige a la OTAN y a los Estados Unidos concretar una invasión militar contra Siria e Irán sin tomar en cuenta el peligro de una tercera guerra mundial. ¿Por eso ha sido premiada con el premio Nobel de la paz?. La Unión Europea exige actualmente una intervención militar de la OTAN en Mali. Aquí no se trata de defender los derechos humanos, ni de la defensa de los tuaregs (pastores nómadas en el desierto). La exigencia de una intervención, como dicen Fatma Kassoul, Michel Collon y Mouâd Salhi (23/04/2012), controlar las riquezas de este país, sobre todo la producción de oro, algodón, carne de vacuno y posiblemente uranio.

Si afuera de sus fronteras la Unión Europea utiliza la fuerza militar para proteger y enriquecer sus transnacionales, en su interior “pacíficamente”, somete a sus asalariados a un sistema de trabajo de extrema explotación, de creciente pobreza, de suicidios, desocupación y desesperanza en el futuro. Los pueblos de Grecia, España y Portugal, son las victimas mas cercanas de una Europa que regresa en el tiempo y que vislumbra grandes conflictos sociales entre una clase social que se enriquece cada vez mas y el pueblo que desciende a un nivel de vida de antes de la segunda guerra mundial.

La Europa del premio Nobel de la paz 2012, es el emporio del “pacto de estabilidad” de la canciller alemana Angela Merkel que se traduce en mas cierre de fabricas, desocupación y bajos salarios. Este “pacto” de las transnacionales saquea a los pobres para financiar los bancos, las grandes empresas y las guerras de agresión en el mundo. Es la política contra los sindicatos y contra la seguridad social, contra las reivindicaciones de los trabajadores. La Unían Europea de ahora es el de la mutación de la social democracia hacia las posiciones mas extremas de la derecha. Esta Europa hace fecundar el alza de la derecha y nazi, fascista que ya se encuentra bien instalada en los parlamentos, en los gobiernos y en todas las instancias del poder público.

El premio Nobel, al margen de cómo lo institucionalizó el rico empresario y dinamitero Alfred Nobel en 1895 sirve mas para premiar canallas y criminales que reconocer verdaderos gestores de la paz. Antes de la Unión Europea, el premio Nobel de la paz recayó en Barack Obama quien al frente del gobierno de los Estados Unidos, ha continuado con la política criminal de George Bush. Otro de los Nobel de la paz fue Shimon Pérez, un verdadero criminal de guerra quien recibió el premio Nobel de la Paz en 1994. Ángel Kohan (Revista Tercer Camino) señala que para esa fecha, Pérez ya era un destacado asesino, y que tenía mucha responsabilidad en la consolidación del régimen criminal de Israel. En 1996, dice este periodista, este laureado premio Nobel, tuvo “responsabilidad directa como primer ministro en el bombardeo de la oficina principal de la ONU en el pueblo de Qana”. En ese ataque fueron asesinados 106 personas.

En 1988 el “premio Nobel” fue otorgado a las “fuerzas de paz” (cascos azules) de la ONU. Este ejército militar internacional al servicio de las potencias, ha sido acusado de crímenes de guerra, violaciones de mujeres y de sostener bandas paramilitares en el África, Haiti y otras partes del mundo. Es claro que el “premio Nobel” se ha convertido en un instrumento de las potencias mundiales. Su utilidad es psicosocial y cumplo el rol de distorsionar y manipular la realidad. Su objetivo es presentar públicamente verdaderos criminales, como si se tratara de mansas palomas mensajeras de la paz.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista a Carlos Ghioldi, dirigente sindical rosarino procesado por la justicia local

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

Seguiré acompañando la lucha de los trabajadores por más procesamientos que me hagan.

Mario Hernandez (MH): Estamos en comunicación con Carlos Ghioldi, referente de La Toma, en la ciudad de Rosario. Los últimos contactos que hemos tenido fueron para conversar de cosas agradables: un nuevo aniversario de La Toma y toda la actividad que desarrollaron en solidaridad con el intelectual colombiano Renán Vega Cantor. Hoy, lamentablemente, tenemos que referirnos a un hecho negativo ya que se ha confirmado tu procesamiento por homicidio en riña. Vas a juicio por una situación que tiene su origen en 2007. Me gustaría que les relataras a nuestros oyentes los motivos por los cuales sufrís esta acusación tan grave.

Carlos Ghioldi (CG): Es una de las tantas causas que se me ha sumado a lo largo de 35 años de militancia en el movimiento popular y más específicamente sindical. Es la más grave porque se origina a partir de un modelo de acción sindical que se plantea independiente de los patrones, a partir de una organización democrática y participativa, que nos ha generado un feroz enfrentamiento con las patronales a lo largo del tiempo, en particular con dueños de los medios de comunicación, constructoras, financieras, grandes supermercados, shoppings y establecimientos que tienen competencia con cadenas multinacionales.
En 2007 nos negamos a organizar un conflicto inter-gremial desde empleados de comercio, en ese momento éramos parte de la conducción del sindicato en Rosario, para pelearnos contra nuestros compañeros del gremio lechero con la excusa de una disputa por encuadramiento gremial fomentada por las patronales de Sancor y La Serenísima.
Lo que no lograron con nosotros, que nos movilizáramos en contra de los trabajadores del gremio lechero, sí lo hicieron a través del convenio firmado entre las empresas de la industria láctea y el gremio ATILRA a nivel nacional, declarando que en la zona de Rosario los trabajadores afectados a la distribución y reposición en supermercados tendrían un sueldo básico diferencial más bajo.
A partir del rechazo a ese “arreglo” por parte de la seccional Rosario de ATILRA, se produce un conflicto en el cual las empresas lecheras abrían las puertas de las plantas para que entraran manifestantes pertenecientes al gremio nacional y apalearan a los trabajadores que respondían a la conducción local.
Se hizo un acto de repudio a estos enfrentamientos entre trabajadores, fomentados e instigados por las patronales. En ese acto dijimos que la situación era gravísima porque enfrentarnos entre nosotros era un pésimo negocio para el movimiento obrero y solo ganancia para los patrones. En medio del acto nos enteramos que venía una manifestación de 500/600 personas del gremio nacional a invadir la sede sindical local, entonces se armó un cordón policial que en vez de separar a las facciones, nos lleva a un enfrentamiento terrible que nosotros ya habíamos repudiado y en el cual, en circunstancias altamente confusas, a dos cuadras del lugar, muere un trabajador lechero.
Este conflicto fue fomentado por los empresarios de la industria láctea con la complicidad de empresas de distribución de mercaderías y alimentos de los supermercados que propiciaban de base de operaciones para el traslado de la mercadería lechera, cuando los trabajadores locales venían sosteniendo el conflicto.
Este hecho terrible que repudiamos desde siempre, termina recayendo arbitrariamente por acción de la justicia en 4 compañeros, de los cuales uno de la Corriente Clasista y Combativa fue sobreseído y los otros 3, 2 directivos de ATILRA Rosario y yo, fuimos finalmente procesados.
Nosotros rechazamos el procesamiento porque fuimos los que repudiamos el enfrentamiento desde el primer momento y tenemos sobrado conocimiento que fueron las empresas las que fomentaron esta lucha terrible. Tanto es así que luego despidieron al 70% de los trabajadores lecheros de la zona de Rosario, trasladando las plantas y reduciendo los sueldos a la mitad. Es indiscutible que ese conflicto fue ganancia absoluta para los empresarios.
En segundo lugar, el fallo también oculta la responsabilidad de la policía que armó un cordón para que el enfrentamiento se produjera y fuera más violento de lo que podría haber sido si se evitaba la llegada de los manifestantes. Además, más tremendo aún, porque los integrantes del gremio local habían presentado a las autoridades gubernamentales provinciales una nota con 48 horas de anticipación, planteando la gravedad de la situación.

No se puede continuar con una justicia de espaldas a la sociedad y de cara a los empresarios

MH: Realmente conozco poco la problemática sindical rosarina, pero me llama poderosamente la atención que lo poco que conozco se refiera al papel que la justicia pareciera tener respecto de los trabajadores una actitud de clara condena. Digo esto porque hoy estamos hablando de tu situación y la de dos directivos de ATILRA Rosario, pero recuerdo que en alguna otra oportunidad también la justicia rosarina se había pronunciado en contra del proyecto autogestivo de La Toma que han estado llevando adelante los trabajadores del ex supermercado Tigre de Rosario.

CG: Efectivamente, nosotros con la lucha, la movilización y la solidaridad del pueblo, logramos en 2004 y 2008 dos leyes de expropiación votadas en forma unánime y a las 24 horas de promulgadas la justicia de la provincia de Santa Fe, las declara inconstitucionales y continúa con el trámite de desalojo que todavía no han podido concretar.
También en estos días quisieron desalojar otro emprendimiento, un tambo vecinal en la última zona rural que queda en Rosario para construir un barrio privado. Justamente ayer estuvimos en un acto llevándoles la solidaridad a estos vecinos y compañeros de la zona norte del Gran Rosario.
No me sorprende porque está quedando cada día más en claro el carácter casi oligárquico, aristocrático, cerrado del Poder Judicial. Te voy a contar una anécdota. Yo empiezo mi lucha sindical en 1982, mi primer procesamiento es bajo la excusa de una supuesta amenaza a un gerente de un supermercado en medio de una huelga en 1984. Luego tengo procesamientos por otros conflictos y han pasado no menos de 10 presidentes, 6 gobernadores, 8 Legislaturas distintas, diputados de todos los colores políticos, gobiernos de un signo y de otro, pero uno de los jueces que me juzga ahora ya lo había hecho en 1984.
Es un problema que tenemos. No puede ser que un poder niegue el accionar de los legisladores, por ejemplo, en el caso de La Toma o directamente en el caso de ATILRA, oculta responsabilidades criminales de empresarios o en el caso del tambo que te comentaba, donde oculta la irregular documentación de los desalojadores.
Nosotros vemos que es un problema recurrente que va a haber que abordar. No se puede continuar con un Poder Judicial de espaldas a la construcción de una sociedad aunque sea mínimamente democrática. Este problema lo debe abordar el conjunto del movimiento popular. No quiero entrar en más temas, como es el de la independencia de poderes, pero estamos hablando de jueces que a espaldas de la sociedad se encuentran con grandes empresarios que les financian viajes, prebendas, etc. ¿Esa independencia está controlada? ¿Qué mecanismos de control tenemos frente a esto?
Yo creo que la justicia debe ser independiente del poder político y hay que ser celoso en ese sentido, pero ¿qué mecanismos de control tenemos para evitar que a esta misma hora la cúpula gerencial de una empresa no esté en el mejor restaurante de Rosario invitando a una cena a un Sr. Juez para acelerar una causa contra los trabajadores? Es un problema que salpica por todos lados y debe ser abordado.

MH: El tema de la vinculación del poder judicial con los factores de poder económico que también sufrimos durante la última dictadura. ¿Tienen prevista alguna acción para enfrentar el procesamiento?

CG: Se acordó con el equipo jurídico del espacio “Juicio y castigo” una reunión esta semana que se realizará con otras organizaciones de Derechos Humanos de la ciudad de Rosario, el Movimiento Ecuménico, Madres de la Plaza 25 de Mayo, HIJOS, Familiares de detenidos-desaparecidos, APDH, LADH, todas las organizaciones asumen nuestra defensa y hemos tenido una comunicación con los compañeros del CELS en Buenos Aires para empezar a hacer una defensa porque se trata claramente de una persecución desde los sectores patronales más concentrados contra la acción sindical. Creemos que la única forma de poder enfrentar este procesamiento, que tiene una raíz de persecución, intentando meter miedo, es a partir de desarrollar la movilización, la solidaridad, de los pronunciamientos, lo mismo que hemos hecho en apoyo del compañero colombiano Renán Vega Cantor. Asimismo, los compañeros abogados tienen que empezar a definir qué es lo mejor e ir evaluando las cuestiones técnicas.
Por nuestra parte creemos que lo fundamental es no dar el brazo a torcer, seguir adelante acompañando las luchas. Tenemos la inmensa alegría de informar que nuestros compañeros del Supermercado Lorena-Eki, a pesar de la oposición de los patrones de Rosario y desentendimientos con algunos funcionarios, hoy empiezan a trabajar y eso fue parte de nuestra lucha porque no nos vamos a frenar por los procesamientos que nos hagan. Ese es el sentido de este juicio: mantenernos como rehenes para que nos desmoralicemos y la mejor forma de enfrentarlo es no dar el brazo a torcer y seguir adelante con la lucha de los trabajadores contra las injusticias que cotidianamente imponen las patronales.

MH: Vamos a seguir de cerca este proceso y nuestros micrófonos estarán abiertos para que puedan expresar todo lo que sea necesario.

CG: Muy agradecido y aprovecho para pedir la solidaridad a todas las organizaciones populares porque esta causa ya ha tomado un carácter de persecución muy grave y eso es un atentado contra las libertades democráticas de los trabajadores y el pueblo de la región.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Trata de Estado (Parte II)

Alfredo Grande (APE)
.

“no hay impunidad porque no se castiga el delito, sino que no se castiga el delito porque hay impunidad”
(aforismo implicado)

“La Justicia de Alperovich absolvió a los imputados por el caso de Marita VerónLa Sala II de la Cámara Penal de Tucumán realizó la lectura de la sentencia a los 13 imputados en el caso por el secuestro y sometimiento a la prostitución de María de los Ángeles "Marita" Verón: Todos los procesados fueron absueltos. Los trece acusados de secuestrar y someter a la prostitución a la joven tucumana María de los Ángeles Verón, conocida como "Marita", fueron absueltos hoy por los jueces de la Sala II de la Cámara Penal de la Provincia. El dictamen unánime de los magistrados Alberto Piedrabuena, Emilio Herrera Molina, y Eduardo Romero Lascano fue repudiado por la mayoría de los presentes en la audiencia y cientos de militantes de organizaciones sociales y partidos políticos que aguardaron la resolución frente a los tribunales de la capital tucumana, que estuvieron custodiados por agentes de la Guardia de Infantería. La sentencia se conoció tres días antes de que "Marita" Verón cumpla los 34 años, sin saber si está viva en algún lugar del país o del extranjero, ni si tiene motivos para festejarlos. 
Al lado de Trimarco estuvo en la audiencia su nieta, Micaela Catalán. Fuente: www.lapoliticaonline.com 12/12/12”

(APe).- Los últimos días de marzo de este año escribí Trata de Estado. Trabajo que estuve reenviando con el lacónico comentario: lamentable actualidad. En ese trabajo, publicado en esta misma Agencia de Noticias, intentaba analizar a la Trata como una complejidad que sólo es posible con la cobarde complicidad de algunos de los numerosos aparatos ideológicos y no tan ideológicos del Estado. Es decir: cualquiera puede robar una rueda de un auto. Digo: cualquiera que robe ruedas. Pero tener desarmaderos de autos para vender piezas robadas necesita varias complicidades. La Trata es una Industria que fabrica una forma bizarra de la sexualidad. No es un tema menor porque esa grosera adulteración de la sexualidad, que algunos llaman prostitución, es consumida, es buscada, es anhelada. ¿Patriarcado? También, pero no solamente. ¿Machismo? También, pero no solamente. La operación fundante para que la prostitución sea rentable, es colocar el deseo sexual de las mujeres en cárceles de oro. Que luego resulta que apenas tienen un enchapado en oro, y de muy pocos kilates. Eso en el mejor de los casos, porque en la enorme mayoría de los casos ni siquiera es enchapado. Apenas una mano de pintura dorada y a ver cuantas lluvias aguanta. Y digo el deseo sexual de las mujeres, porque el de los varones siempre tuve el “per saltum” de amantes, prostitutas, amigas con derecho a roce, etc. Pero confundir el “per saltum” erótico con un profundo deseo viril, es a mi criterio, resabio de reduccionismos moralistas. La prostitución es el analizador principal de lo que ya Wilhem Reich, discípulo “maldito” de Freud, llamó “la miseria sexual de las masas”. El mismo Freud escribió “La doble moral sexual cultural y la nerviosidad moderna” y eso que no había conocido a la Chancha Ale. “En San Miguel de Tucumán todos conocen a la Chancha. La Chancha es Rubén Ale, un hombre con fuertes vínculos con el mundo del fútbol y la política provincial, acusado de formar parte de redes de prostitución y narcotráfico. Como empresario, llegó a manejar una flota de más de 600 remises” denuncia Cosecha Roja. Para esta Chancha lo de doble moral le queda, digamos, chica de sisa. Maneja triples y cuádruples morales, claro que todas occidentales y cristianas, lo que seguramente lo ayuda bastante. El matrimonio monogámico, heterosexual, sacramental y reproductivo es el equipamiento perfecto de la sexualidad reprimida. La Chancha y sus chanchadas, el equipamiento perfecto de la sexualidad represora. Con la absolución de todos los imputados en el secuestro y reducción a esclavitud de Marita Verón, los tres jueces del Apocalipsis profanaron varios altares de la cultura: la justicia, la inteligencia, el honor, el amor, la maternidad (esto por partida doble) la familia, el deseo. Se han transformada en los heraldos de la cultura represora. Y no es fácil ser emblema de la cultura represora en las feudalizadas provincias de nuestra Patria. Ellos lo han logrado. Patriarcas cobardes que para cuidar sus hediondos traseros no vacilan en dejar impune delitos atroces. Podrían por lo menos ver La ley y el Orden, para entender en que consiste el tema de los crímenes sexuales. Siniestros. Malditos. Payasos que engendran terror. Escuchando la lectura de la sentencia que sentencia a la víctima a no tener ni las sobras de un banquete de los justos. Y esa sentencia que sentencia a una mujer, la leyó, imperturbable, una mujer. Claro mensaje maffioso. Sentencia que sentencia a sufrimiento perpetuo nada menos que a la madre y a la hija de la secuestrada. ¿Qué castigo sería adecuado para castigar tamaña y jurídica felonía? Ayer en la convocatoria para marchar a la sede de la Casa de Tucumán, casa donde no se celebra la independencia, sino donde se celebra el más atroz sometimiento, en esta Casa se reunieron sobre todo jóvenes. Partido Obrero, Marea Popular, y otros grupos corajeando frente a la ahora sí, decidida y policíaca defensa de la embajada provincial en la capital. Algunos desde la prensa amarilla, hablarán de los desbordes, los excesos, la desmesura. Incluso confundirán la convocatoria a la Casa de la provincia con la de los simpatizantes de Boca en el Obelisco. Curiosamente, las dos terminaron con represión. Cuando la represión es el punto de llegada, es necesario pensar que la represión es el punto de partida. ¿Y que es lo que está reprimido en esta Argentina de los derechos humanos? Lo que está reprimido es pensar las matrices de la impunidad. Tanto las jurídicas, como las políticas, religiosas, culturales, tradicionalistas, familiares, de clase, económicas. La impunidad es la espada flamígera del victimario. Tiene impunidad y por eso delinque. Y lo sigue haciendo, porque también es un sentimiento que no puede parar. La impunidad convierte a cualquier delincuente en serial. Ladrones, asesinos, secuestradores, esclavistas, prostituyentes, todos seriales. Lo serial es el efecto instantáneo de la impunidad. “El demonio es mi pastor, nada me pasará”, reza el victimario. Y un dios cobarde no enfrenta la crueldad letal de un “juan sin ropa”. Trata, pedofilia, prostitución, pornografía, son creaciones de una moral represora que no permite el aborto, ni las libertades sexuales, ni la plenitud del amor donde espíritu y carne se unen, en una unión que puede ser para siempre. Esa moral represora, donde la letra siempre entra con sangre, consagra la impunidad del verdugo. Siempre hay un “por algo será”, revoloteando en los cerebros ensuciados de tantas “señorías”. Estos inquisidores son lobos con la piel de un cordero judicial. Pero el tema no es jurídico. No es un Gobierno contra una Justicia. Falsa y soez antinomia. No me enternece la senadora Rojkes disculpándose ante Susana Trimarco. Ni tampoco, debo decirlo, bueno, escribirlo, las palabras de Trimarco con la senadora. El problema es político, en la más amplia acepción que los tiempos quieran darle. Hermoso el premio que le dio la Presidenta a la Madre contra la Trata. Pero el mejor premio hubiera sido que las reformas a la Ley de Trata no perdieran estado parlamentario. La mayoría oficialista tan diligente a veces, en este caso estuvo, digamos, distraída. Una mujer luchando diez años para encontrar a su hija y se encuentra con mas de 100 mujeres que rescata del horror. De esos campos de exterminio en democracia que algún cínico bautizó como “las casitas”. Por momentos, Susana Trimarco me recuerda la solitaria lucha de otra madre coraje, Olga Aredez, siempre marchando sola, recordando la noche del apagón en Ledesma. “Sol de Noche”, una película que produjo Eduardo Aliverti, refleja esa lucha conmovedora. A lo mejor las películas de muchos son el consuelo de los tontos. Seré en ese caso uno de ellos. Creo que el arte puede cambiar la vida y no faltarán los artistas que tomen, como ya tomaron, la masacre de una vida para hablar de tantas vidas robadas. ¿Los ladrones, donde están? ¿Los secuestradores, donde están? ¿Los esclavistas, donde están? Están demasiado cerca nuestro pero la impunidad los pone tan lejos, que quizá jamás podamos alcanzarlos. El llamado a sesiones extraordinarias, que me parece mas oportunismo que oportunidad histórica, insisten en la mirada jurídica del problema. Con la ley actual, tanto la de 2008 como la reformada de 2011, los delitos de Trata podrían ser castigados. Luis D Elia comparó la situación que produce este fallo fallado, con la derogación del servicio militar obligatorio por la muerte del conscripto Carrasco. Pésimo ejemplo. Menem, de él se trata, no derogó. Solo suspendió. Y además nunca le dio importancia a la lucha que desde el año 1982 sostuvo el Frente Opositor al Servicio Militar Obligatorio (FOSMO) que fundara Eduardo Pimentel. El cínico oportunismo político de Menem no debería servir ni de comparación. Insisto: el tema no es jurídico, es político. O sea: es el Estado el que tiene que ser juzgado y no solo uno de sus Poderes. Tanto el siniestro problema como las cobardes soluciones, convierten a la justicia en otro horizonte que se aleja cuando soñábamos con alcanzarlo. Ya se llevaron tantas flores que si no luchamos en valientes colectivos, que no son otra cosa que grupos con vocación de poder, alguna vez hasta podrán secuestrar la primavera. Entonces, ninguna lucha alcanzará.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El caso Marita y la justicia pampeana

LA ARENA

El fallo absolutorio a todos los acusados de la desaparición de Marita Verón provocó una generalizada indignación en la sociedad. Es un caso emblemático sobre trata de personas, ocurrido hace diez años, y que tiene detrás la lucha de una madre que ha recorrido el país peleado como nadie por encontrar a su hija.

La sentencia del tribunal tucumano, de la que recién la próxima semana se conocerán los fundamentos, sorprendió sobremanera porque hubo testimonios contundentes contra algunos de los imputados de parte de mujeres que fueron obligadas a prostituirse. Fueron relatos precisos en cuanto a detalles y situaciones vividas, pero los jueces los desoyeron y ni siquiera, al dar a conocer la parte resolutiva del fallo, trasladaron esas declaraciones a la fiscalía de turno para que investigue otros presuntos delitos.

Ahí parece estar la médula del conflicto instalado entre justicia y sociedad. Uno de los magistrados, al hablar públicamente, afirmó que quedó la duda de lo que pasó y, que al no saberse lo ocurrido, fue imposible dictar condenas. Sin embargo, no explicó el resto: porqué no dispusieron una pesquisa de oficio luego de oír las acusaciones directas contra la regente de tres whiskerías, sus hijos y otras personas que habrían participado de una red para captar víctimas.

En ese costado oscuro de esta historia aparece más claramente la presunta complicidad implícita de algunos integrantes del Poder Judicial con los dueños de ese negocio sucio. Incluso la frase de un abogado defensor fortalece ese contexto. Porque aún cuando Susana Trimarco se haya podido exceder en ciertas acusaciones, suena agraviante escuchar que "esa señora tiene que aprender a callarse un poco la boca" cuando se ha desangrado en la búsqueda de su hija.

Esas pocas palabras parecieron todo un mensaje de abierto desafío en una comunidad, como la del noroeste del país, donde el patriarcado todavía conserva fuerte influencia.

No obstante, vale hacer un ejercicio mental y preguntarse, frente a lo ocurrido, si esa conducta del Poder Judicial de no ir a fondo en los delitos de trata de personas es solamente una cuestión acotada a algunos lugares.

El interrogante no es antojadizo. La Pampa está geográfica y socialmente lejos de ese modelo patriarcal, pero aquí también hay sectores que son reticentes a investigar denuncias por trata de personas.

Recientemente desde la propia justicia federal se cuestionó duramente al juez federal de la provincia por su pasividad frente a casos que involucran a ese delito. Con cierta perplejidad y bronca, esas voces remarcaron que el magistrado ha eludido su responsabilidad a través de todos los atajos posibles. Primero declarándose incompetente -algo que fue revocado por la Cámara Federal de Bahía Blanca- y luego negándose a investigar las denuncias sobre el funcionamiento de cabarés en la provincia como parte de la trata de personas y estirando los tiempos procesales, para no aceptar los pedidos de la fiscalía de indagar a intendentes y funcionarios municipales sobre esos casos.

Sin dudas que estas conductas pasivas van a contramano de las nuevas legislaciones y de las miradas actuales que tiene la sociedad sobre un tema que ha sido -y en algún sentido sigue siendo- uso y costumbre por cientos de años. Y ya nadie puede hacerse el desentendido.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: ¿Dónde están los desaparecidos?

LAVACA

Nora Cortiñas presentó un hábeas corpus para que el Estado responda una pregunta antigua, sencilla y que todavía nadie ha amagado con responderle: “¿Qué pasó con mi hijo?”. Por qué lo hace ahora, la emoción en el juzgado y algunas ideas sobre los archivos nunca divulgados. Monopolios, gobierno y otras sorpresas.

“Quiero que me digan qué pasó con mi hijo Gustavo. Recurro al hábeas corpus como lo hice desde el mismo día en que se lo llevaron. Pero pasaron 35 años y hasta hoy no tuve respuesta. La diferencia es que hay un gobierno que sirve a los derechos humanos, con los juicios por ejemplo, y me parece un momento oportuno para presentarlo” dice Nora Morales de Cortiñas en el hall de Tribunales. A los 82 años sostiene que es “mínima, vital y móvil”. Va del brazo con Josefa “Pepa” Noia (92, también integrante de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora), que ha firmado junto con ella el pedido que debería obligar a las autoridades a decir dónde está una persona detenida, aunque se sabe que lo que hizo el Estado fue secuestrar y desaparecer personas como parte de un plan sistemático.



Por eso una de las más antiguas consignas de las movilizaciones por derechos humanos fue: “Los desaparecidos, que digan donde están”. En el escrito el planteo es similar: “tengo el derecho absoluto e imprescriptible a conocer la verdad sobre la suerte y paradero de mi hijo Gustavo y, como consecuencia, tengo derecho a que las autoridades me proporcionen la información sobre su paradero”. La presentación coincidió con dos símbolos: lleva fecha del 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, en el que además Nora fue nombrada Doctora Honoris Causa de la Facultad de Ciencias Económicas.

“Nosotros no torturamos”

El hábeas corpus resulta una interpelación al Estado, que como tal hizo desaparecer a miles de personas en tiempos de la dictadura, sin que se sepa muchas veces qué ocurrió en cada caso. Los militares y policías siguen guardando secreto sobre los archivos que, se estima, reúnen esa información: “Claro, nosotros no torturamos a los militares para que hablen. Depende de ellos. Y no hablan porque es parte de su culpabilidad y la demostración del crimen que cometieron”.

Nora agrega: “Lo mío es una pregunta sencilla y de madre. No tiene ninguna otra intención que saber dónde está mi hijo”.

Otro dato: “En otros gobiernos no hubiera hecho esto porque no tenía confianza. Ahora tengo confianza en que vamos a dar un paso importante. No es contra nadie sino a favor de que se sepa qué pasó”.

¿Existen archivos?

Ana Careaga acompañó a Nora a Tribunales. Ana fue secuestrada de adolescente, lo que llevó a su madre, Esther Careaga, a sumarse al grupo fundador de Madres de Plaza de Mayo. Esther pudo recuperar a Ana, pero siguió en Madres “hasta que encontremos a todos nuestros hijos”. La propia Esther fue desaparecida en el operativo en la Iglesia de la Santa Cruz –diciembre de 1977-, junto a Mary Bianco y Azucena Villaflor de Devincenti. Ana militó siempre en el movimiento por los derechos humanos, y dirigió estos últimos años el Instituto Espacio para la Memoria.

Dice sobre el tema de los archivos: “La desaparición forzada de personas fue el corazón del plan represivo, que perseguía generar terror en la sociedad para desarticular todo lazo solidario y crear las condiciones para implementar un modelo económico neoliberal. Pero esas fuerzas de seguridad en las que, como ellos mismos dicen, todos pusieron el dedito (la huella digital), no dan información, es un pacto de silencio que se perpetúa y es proporcional a la magnitud que tuvo la desaparición de personas. En los juicios me impactó el alegato de los fiscales Alejandro Alagia y Gabreila Sosti en el caso del Batallón 601 de inteligencia porque se explicó que allí se centralizaba la información, se abría un expediente o ficha de cada persona y todo en algún momento se microfilmó. Algo parecido pasó en la ESMA. Por eso creo que se puede investigar. No es lo mismo que las Madres y los actores sociales sostengan esa posibilidad, a que lo hagan los poderes actuales del Estado”.


Foto: Adolfo Mango y Ana Careaga acompañan a Nora Cortiñas

Justicia y monopolios

Además de Pepa Noia firmaron el hábeas corpus Mirta Baravalle (Madre Línea Fundadora) y Adolfo Pérez Esquivel (Premio Nobel de la Paz). Sus abogados son Verónica Heredia y Eduardo Soares.

Dice Nora sobre el tema de los archivos militares. “Hubo pruebas de que existen, y algunos se pudieron conocer. El tema es que se necesita una decisión política de que se presenten y se abran”. Esa decisión es del Poder Ejecutivo, que comanda las Fuerzas Armadas a través de la Presidente de la Nación. “Creo que si este pedido llega a la Presidente podremos saber dónde está Gustavo. Los juicios están caminando, pero no se aclara la situación y lo que ocurrió con los desaparecidos”.

En el hall de Comodoro Py el único medio presente fue lavaca, hasta que se acercó un movilero de TN. ¿Qué declaró Nora a dicho canal? “Le dije que queremos una justicia equitativa, aunque parezca una obviedad, y ética, le dije también que queremos que la Ley de Medios se instale definitivamente para que haya libertad y que no queremos que haya monopolios de ningún orden, ni de Clarín ni de los otros”.

El DNI y la lágrima

Por el sorteo judicial, hubo que ir desde Comodoro Py hasta el palacio de Tribunales en la calle Talcahuano. Por esas carambolas del destino, Nora presentó el hábeas corpus en el Juzgado de Instrucción n° 12 acompañada por el periodista de lavaca, ante el juez Ricardo Warley y la secretaria Miriam Halata.

El trato fue muy correcto, pero para Nora fue más que eso. “Nos trataron excelentemente. Estoy feliz” decía, en lo que quizás sea un reflejo de lo que era presentar hábeas corpus en tiempos de la dictadura. “Esos ni te dirigían la palabra, te hacían hacer cola, te maltrataban. Aquí nos podemos sentar y explicar” decía Nora, mientras la doctora Halata contestaba: “Es lo que corresponde”.

Le consultó por qué estaba presentando el hábeas corpus. “Es que sigo sin saber qué le pasó a mi hijo. Y yo quisiera que él, de algún modo…” La emoción hizo callar a Nora, que me miró con los ojos inundados haciendo un gesto con su mano, tipo “no puedo”. Hubo unos segundos de silencio. Nora se repuso: “Quisiera que él sepa que siempre lo buscamos”.

Luego Verónica Heredia daría esta explicación a tanta emoción: “Nunca vi llorar a Nora, pero creo que ella siempre puso delante lo colectivo, y ahora está con algo que es específico de Gustavo”. Cuando la secretaria Halata estaba sacando unas fotocopias Nora me dijo: “Nunca pensé que me iba a pasar esto en un juzgado. Yo ni siquiera sabía si nos iban a recibir. Mirá cómo son las cosas”. Hay cosas que no se piensan. Se sienten.

La doctora Halata quedó asombrada por el DNI de Nora: 0.019.538. Nora sonrió: “¿Viste? Fui de las primeras en la cola para sacarlo”.



Lo que contó Víctor Heredia

Acompañó también a Nora Adolfo Mango, del equipo de Derechos Humanos de la Iglesia de la Santa Cruz (donde desaparecieron tres Madres y dos monjas francesas tras un trabajo de infiltración realizado por Alfredo Astiz).

Adolfo: “Yo hubiera hecho lo mismo que Nora. No dejaría de buscar hasta el último momento de mi vida. La justicia se está abriendo a escuchar la inquietud del pueblo. Hubo gente que no estaba enterada, o no se animaba, y que con los años empieza a contar. El otro día vino a Santa Cruz Víctor Heredia y contó que después de tantos años apareció un testigo que vio dónde había estado secuestrada su hermana, y por eso también él iba a presentar un hábeas corpus”.

Lo que se traga la tierra

Ana Careaga: “La presentación que hizo Nora es algo que está madurando desde hace tiempo. Estuvo muy con movida y emocionada. Ella me decía que durante años se presentaron muchos hábeas corpus que caían como en un agujero negro, en medio de esa incertidumbre, como si se los hubiera tragado la tierra. Y lo quiso hacer ahora porque esta temática tiene otro lugar, otro espacio, y entonces apela a la sensibilidad oficial que hay sobre ese tema para volver a pedir una respuesta sobre el paradero de su hijo. Es un puente con su propia historia”.

En una de las esperas en los oscuros pasillos del palacio de Tribunales, Nora repasaba algunos no y algunos sí que luego plantearía al recibir el Doctorado Honoris Causa de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA: “No a la Ley Antiterrorista. No a Clarín ni a ningúntipo de monopolio. No a la megaminería a cielo abierto. No al glifosato, no a Monsanto. No a la discriminación a los pueblos indígenas. No al pago de la deuda externa inmoral, impagable y odiosa. Sí a la Justicia. Sí a la verdad. sí a la memoria.Sí al apoyo a los juicios hasta que se condene al último genocida. Sí a la recuperación de la identidad para todos los jóvenes que fueron niños apropiadospor el terrorismo de Estado. Sí a la reivindicación de la lucha de nuestras hijas, hijos, y del pueblo”.

Gustavo Cortiñas estaba casado, tenía un hijo pequeño. Militó en Juventud Peronista en la Villa 31 junto al padre Carlos Mugica. Cuando el sacerdote fue asesinado por la Triple A (1974), Gustavo pasó a trabajar socialmente en villas de Morón. Tenía 24 años cuando desapareció, el 15 de abril de 1977 a las 8.45, en la estación Castelar del Ferrocarril Sarmiento. Iba a su empleo en el INDEC, al que nunca llegó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

No hay dos demonios. Ni olvido, ni perdón

Hugo Blasco (ACTA)

Hay ocasiones en las que el esfuerzo de años pareciera que se va a derrumbar en un instante. Durante mucho tiempo hubo que luchar para desterrar la teoría de “los dos demonios”, una chicana cobarde del sistema para justificar lo injustificable.

Cuando desde la mayoría de los sectores populares se está bregando para sentar en el banquillo de los acusados a los principales responsables del terrorismo de Estado, es decir a los civiles y militares y al poder económico en particular, la Cámara de Diputados de la Nación aprueba un proyecto de ley por el cual se consagra indubitadamente la teoría que justifica los crímenes de lesa humanidad.

Es un proyecto tan miserable que ni siquiera tiene fundamentos. Simplemente porque es imposible sostenerlo.

El copamiento del Regimiento de Infantería de Monte de Formosa en 1975 no es de ninguna manera asimilable al genocidio llevado adelante en nuestro País.

Nuestro compromiso con los detenidos-desaparecidos no admite conductas “livianas” o de ocasión. Los responsables del Terror están utilizando esta media sanción para justificar lo que hicieron porque los iguala a las víctimas.

Los trabajadores tenemos memoria. Es difícil sostener la mirada ante las queridas Madres y las víctimas sobrevivientes del horror y a la vez tratar de explicar este proyecto de ley.

Esperamos que en el Senado no avance porque de lo contrario, estaríamos retrocediendo en materia de Derechos Humanos. Y eso dependerá de nuestro accionar.

El ex ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires entre 1976 y 1979, Jaime Smart se hizo eco de lo ocurrido en la Cámara Baja y basó su autoalegato en la teoría de los dos demonios en el juicio del Circuito Camps que tendrá sentencia en los próximos días en La Plata. ç Por aquellos años se adjudicaba haber incorporado a la Policía unos 30.000 efectivos para secuestrar personas, matarlas o desaparecerlas.

Conformaba junto al entonces gobernador Ibérico Saint Jean, quien murió este año sin haber sido condenado por sus crímenes, y al jefe policial Ramón Camps, el trío que abatía a los militantes y a sus allegados.

Saint Jean fue durante la dictadura, el autor de la triste frase: “Primero mataremos a los subversivos, después a sus cómplices, después a sus amigos, después a sus familiares, después a los indiferentes y por último a los tímidos”.

Si hay quienes piensan en la reconciliación que sepan que con la CTA no contarán.

Nosotros no olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos.

Hugo Blasco es Secretario de Derechos Humanos de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Día Nacional del Petróleo: "¿YPF mamará su futuro de Vaca Muerta?"

Carlos Saglul (ACTA)

La Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina, (FeTTERA-CTA) realizó ayer una Jornada de discusión, talleres, exposición y acto homenaje en conmemoración del Día Nacional del Petróleo. José Rigane, secretario adjunto de la CTA, volvió a reclamar la soberanía energética.

José Rigane, secretario general de FeTERA y adjunto de la CTA, evaluó con ACTA, lo sucedido con YPF a partir de la expropiación de acciones a Repsol, las dudas sobre una política basada en técnicas de obtención del petróleo y gas altamente contaminantes.

Argumentó que asociaciones con empresas como Chevrón, más que al servicio del desarrollo nacional, parecen dirigidas a la maximización de la ganancia de grupos trasnacionales, aquellos que supieron vaciar la otra pujante petrolera estatal.

-FeTERA, al igual que la CTA, siempre exigió durante años la nacionalización del YPF.

Convengamos que la medida se tomó cuando ya no se podría sostener la compra de combustible en el exterior. Hasta ese momento Repsol era "la mejor compañía del mundo" y se le permitía girar todas sus utilidades a su central. Es decir la decisión no fue parte de una política estratégica, sino que apareció tardíamente, cuando ya no queda otra alternativa.

- La concentración y extranjerización del sector va de la mano con el resto de la economía.

Hoy el setenta por ciento del petróleo sigue en manos de las multinacionales. Expresamos nuestras reservas respecto a que YPF quedará constituida como sociedad anónima. Exigimos que la empresa fuera totalmente estatal y con control obrero. Estas exigencias tienen una razón central. Pretendemos que la empresa esté al servicio del desarrollo del país, de un plan de desarrollo nacional con distribución equitativa de la riqueza, empleo, y no de la ganancia de las multinacionales, como hasta ahora.

-Usted objetó la sociedad con la norteamericana Chevrón.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, vino a la Argentina a pedir que se cumpla el fallo de la Justicia de su país contra esa empresa yanqui, que ordenó indemnizaciones por 19 millones de dólares a los pueblos originarios. Chevrón es central en la nueva estrategia de YPF de extraer combustible por fracking en Vaca Muerta. La técnica consiste en mandar agua a presión con elementos químicos altamente contaminantes para quebrar la roca y sacar el combustible a 2.500 metros de profundidad. El procedimiento al igual que la minería a cielo abierto se basa en la utilización de agua. Se necesitan entre 4 a 28 millones por excavación, además de 596 químicos que producen todo tipo de enfermedades, contaminación de las napas subterráneas.

- Mucha inversión, pero un negocio millonario al fin.

Sí, para las trasnacionales que vienen extraen el combustible y luego se van. Atrás nos dejan como en Ecuador tierra arrasada. Siempre pensamos en una YPF que recuperara el objetivo con el cual se creó, ser uno de los motores del desarrollo nacional. Y por supuesto, no al costo de devastar el medio ambiente. Financiamiento, como los bonos que la compañía sacó a la venta y se agotaron en horas demuestra que se puede utilizar el ahorro nacional. Y también, pueden existir asociaciones que no impliquen la entrega de la soberanía sobre los bienes públicos.

- Vaca muerta parece un negocio a la medida de Chevrón.

Lo que pasa es que los norteamericanos son los únicos que tienen este tipo de tecnología. Los yacimiento de Vaca Muerta hace rato que se conocen, no se explotaron hasta ahora, entre otras cosas por la dificultad que entraña utilizar un procedimiento tan contaminante y que además requiere de semejante cantidad de agua. Este tipo de explotaciones podría hacerse en Estados Unidos, China, no sólo en Argentina se puede aplicar con éxito el fracking. Pero en todas partes hay resistencia... El sistema es el equivalente a provocar un pequeño sismo bajo la tierra, fue prohibido por el Parlamento Europeo y muchas naciones. La empresa norteamericana tiene juicios por contaminación en Brasil, donde a su presidente se le negó la salida del país y Perú, entre otros países.

- Pues, que te vas con el fracking a otra parte...

En España, ante el anuncio del Gobierno Vasco de invertir varíos millones de dolares para obtener gas en Alava, mediante la técnica de fracking, la central obrera española Comisiones Obreras realizó un interesante informe: Bajo el título "Impacto ambiental del sistema de fracturación hidráulica para la extracción de gas no convencional", Comisiones Obreras explica la fractura hidráulica en estos términos: "Consiste en hacer una perforación vertical hasta la capa de pizarra; a esta perforación se le pone un tubo de acero, con un recubrimiento de cemento para proteger los acuíferos de los aditivos químicos que posteriormente se utilizan; una vez se alcanza la pizarra, se realiza una perforación horizontal, a través de la propia capa de pizarra; esta perforación horizontal tiene, como media, un kilómetro y medio de longitud, aunque puede llegar hasta los tres kilómetros; una vez se ha realizado la perforación horizontal en la capa de pizarra se utilizan explosivos para provocar pequeñas fracturas; y una vez provocadas estas fracturas se inyectan, por etapas, miles de toneladas de agua a muy alta presión, mezcladas con arena y aditivos químicos; este agua a presión fractura la roca liberando el gas que luego, junto con el agua, la arena y los aditivos retorna a la superficie (retorna entre un 15 y un 80% del fluido inyectado)".

Entre los mayores daños que causa la fractura hidráulica, las organizaciones ecologistas destacan las siguientes:

1. "Contaminación de aguas subterráneas. Tras la perforación, se fractura la roca inyectando a altas presiones una mezcla de agua y arena con gran cantidad de productos químicos muy tóxicos (léase Euskadi bipolar). Se estima que se recupera entre un 15% y un 85% del líquido inyectado, permaneciendo el resto en el subsuelo, con la posibilidad de contaminar los acuíferos.

2. Fuerte consumo de agua: este procedimiento requiere más de 19 millones de litros de agua limpia por cada pozo y operación, el equivalente al consumo anual de agua de 1.000 familias españolas, lo que crea dificultades en lugares con poca disponibilidad de este recurso. Además, se genera una gran cantidad de aguas residuales contaminadas con sustancias químicas, metales pesados y partículas radiactivas.

3. Contaminación del aire: parte de los tóxicos empleados son volátiles, por lo que pasan fácilmente al aire. Muchos de estos compuestos son tóxicos y carcinógenos.

4. Contribución al cambio climático: aunque el gas produce menos emisiones de CO2 que otros combustibles fósiles (como el carbón), la cantidad de metano que escapa a la atmósfera es el doble de la que se produce en la extracción del gas natural convencional. El metano produce 23 veces más efecto invernadero que el CO2".

Según la Comisiones Obreras, el "fracking supone seguir ignorando la enorme amenaza que significa el cambio climático al tiempo que socava el desarrollo de las energías renovables".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Crónica de un magnicidio

Sebastián Korol (REVISTA SUPERFICIE, especial para ARGENPRESS.info)

El gobierno de Juan Manuel Irrazábal y César Napoleón Ayrault fue el más progresista y popular que conoció la joven historia política de la provincia de Misiones. Pero duró apenas 190 días: un atentado aéreo, que en principio los familiares atribuyen a la organización terrorista de ultraderecha Triple A, acabó con la efímera primavera el 30 de noviembre de 1973.

-----
foto

A las 20.32 del viernes 30 de noviembre de 1973, una explosión enrojece el cielo de Puerto Iguazú. "¡Tengo fuego en la cabina!", oye el radioperador de la torre de control del Aeropuerto Cataratas (1). Serán las últimas palabras de Jorge Antonio Pirovani, piloto del avión Beechcraft-Queen-Air, en el que viajan nada menos que el gobernador de Misiones Juan Manuel Irrazábal y el Vicegobernador César Napoleón Ayrault, junto a sus esposas y la hija del primero.

Luego, cae al vacío una bola de fuego. Y una segunda explosión: el impacto con el suelo. De inmediato se declara la emergencia y comienza el operativo de búsqueda. Vecinos y personal de seguridad forman comisiones y avanzan hasta la cabecera de la pista de aterrizaje y los montes cercanos.

A las 21 un helicóptero de la Provincia despega con la orden de localizar la nave siniestrada. Ya es de noche. Desde el aire, el piloto visualiza fuego en medio del monte, en un perímetro aproximado de cincuenta metros, en el Puerto Península. Minutos después regresa. Comunica que se ha quedado sin combustible y asegura que el humo le impidió ubicar con exactitud el lugar.

Las estaciones de servicio de Puerto Iguazú no tienen combustible. Se suspende la misión aérea. Mientras tanto, la búsqueda por tierra es infructuosa.

Recién al amanecer del 1 de diciembre se encuentra el avión gubernamental. Sus pedazos están diseminados en una zona alta, similar a un cerro, en medio de palmeras y árboles frondosos. A solo mil quinientos metros de allí pasa la nueva ruta nacional 12. Las coordenadas, extrañamente, condujeron al camino más largo y difícil.

El primero en llegar es el Comisario Principal de Puerto Iguazú, Pedro Abdón Fernández. La escena que encuentra es desoladora: un inmenso árbol de guayubira se incendia entre los hierros retorcidos y ardientes de la nave, convertida en trozos de lata.

En el suelo, cinco cuerpos yacen inertes. Son los restos ya sin vida del gobernador Juan Manuel Irrazábal, su esposa Susana Claro de Irrazábal, el vicegobernador César Napoleón Ayrault, su esposa Ofelia Ruiz de Ayrault, y el piloto Jorge Antonio Pirovani.

Entre el humo, el fuego, el olor a muerte, se levanta una sobreviviente. María Susana Irrazábal, hija del primer mandatario, está en completo estado de shock, con graves quemaduras en diferentes partes del cuerpo. "Papá y mamá murieron, pero hay que tener fuerzas" (2), solloza. La auxilian rápidamente, improvisando una camilla con tacuaras y prendas de vestir. "Trátenme con cuidado porque me duele todo el cuerpo", ruega.

Con la claridad de la primera mañana se abre una picada en el monte. A toda velocidad, la joven es llevada hasta la ambulancia que aguarda a la vera de la ruta. La trasladan hasta un sanatorio de la Capital provincial, y de allí es derivada al Instituto del Quemado, en Buenos Aires.

Susana morirá dos meses después, en misteriosas circunstancias.


Foto: El lugar del siniestro, horas después de la tragedia. Fotografía diario El Territorio. 1 de diciembre de 1973.

Negrita

La versión oficial, "accidente", generó desconfianza desde el primer momento. Pero cuando los familiares de las víctimas buscaron explicaciones todas las puertas se cerraron.

La primera en movilizarse fue Estela María Coria, "Negrita", viuda del piloto Pirovani. Su hijo Pedro Pirovani -hoy abogado querellante de la causa- contó que "ella obviamente nunca se creyó. Se cansó de ir a Casa de Gobierno, pidiendo información, con carpetas que acreditaban cuestiones relacionadas con el hecho. Y era una 'quijota' contra los molinos de viento. Porque evidentemente, a la gente que quedó en el gobierno después del atentado no les interesaba la verdad. Pero a pesar de todo, ella no se cansó y siguió, a tal punto que después se puso en contacto con las hijas de Ayrault, iba con sus carpetitas... y si, efectivamente mi madre fue una pionera, pero no solo mi madre. Mucha gente estaba convencida de que eso había sido un atentado, pero nadie se animaba a hablar".

La Negrita quedó viuda, con cinco hijos pequeños, a los 36 años. Mantuvo a la familia con su módico salario de empleada bancaria, en la Caja Nacional de Ahorro y Seguro. Muchos la recuerdan de negro, porque llevó el luto hasta el día de su muerte, el 23 de junio de 1988.

María Beatríz Eugenia (Maia) Ayrault, hija del exvicegobernador, expresó: "Me acuerdo que iba a casa y siempre tenía bajo el brazo como un portafolio o una carpeta negra, que hacía juego con su vestido negro mangas largas, como con tablas, que contrastaba con su piel bien blanca. Y ella venía y nos decía 'chicas, miren esto, yo ando con el tema de mi marido'. Porque qué le pasaba: cuando murió Pirovani, ella accedió al dictamen de la Fuerza Aérea, ese despropósito de informe donde le incriminaban totalmente al piloto. Entonces ella luchaba, iba a todos los organismos, a Casa de Gobierno, a la Dirección de Aeronáutica, y nadie le atendía. Y como nuestra casa quedaba en el centro, me acuerdo que ella llegaba al mediodía y se sentaba con nosotras, toda transpirada, y contaba todo lo que le iba pasando: 'hoy me fui aquí, me fui allá y nadie me atendió'. Ella luchó hasta el final, para saber qué había pasado con su marido. Y lo hizo con una dignidad impresionante".

"Nos soltaron las manos"

En 2003, justo treinta años después de la tragedia, se produjeron en Argentina dos hechos significativos para esta historia. En agosto se anularon las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, que establecían la impunidad de los delitos cometidos en el marco de la represión sistemática (dos años después fueron declaradas inválidas e inconstitucionales por la Corte Suprema); y en diciembre el gobierno nacional anunció la apertura de los archivos secretos vinculados con la desaparición de personas durante la última dictadura.

Estas novedades fueron movilizadoras para dos de las hijas del exvicegobernador: "Yo escuché la noticia e inmediatamente llamé a mi hermana Mela [Amelia Eloisa]. Y le dije, 'mirá Mela, éste es el momento en que nosotros tenemos que meternos a investigar lo nuestro'. Porque el anuncio decía que no iban a prescribir los delitos de Lesa Humanidad. Hablaban de los crímenes de la dictadura, no los de la Triple A, pero nosotras igual nos sentimos incluidas", recordó Maia.

Empezaron intercambiando y anotando recuerdos propios. Apuntaron comentarios, conversaciones, situaciones. Releyeron cartas y comenzaron a escribir: un cuaderno, dos. "Cuando llegamos a los tres cuadernos dijimos 'ahora tenemos que hablar con otras personas, del peronismo, del MID, gente que había estado ahí, en todo ese meollo, porque nosotras fuimos hilando, leíamos lo que habíamos escrito, y le encontrábamos principio y fin, aunque por supuesto todavía faltaban un montón de eslabones", señaló la hija del exvicegobernador.

Luego de repasar sus memorias, las hermanas Ayrault elaboraron una nota tipo que enviaron a las policías Provincial y Federal, a Gendarmería, Prefectura, a la Dirección Aeronáutica y la Fuerza Aérea. Consultaban a esas fuerzas, como hijas del exvicegobernador, sobre si tenían registros o antecedentes del siniestro aéreo acaecido en 1973. "Y cuando empezaron a llegar las respuestas, nos sorprendió que nadie tenía nada. No había registro de nada", contó Maia.

Después fueron al único diario impreso de Misiones en la época, El Territorio, con sede en Posadas. "Y también fue un asombro ver que en ese diario la noticia del siniestro fue abordada solamente en los cuatro días siguientes al hecho, y después no se habló más del tema".

El siguiente paso fue convocar a las otras familias víctimas del siniestro aéreo: Irrazábal y Pirovani. Cuando se produjo el encuentro descubrieron que, de distintas maneras, todos desconfiaban de la versión oficial.

Al poco tiempo se sumaron a la causa Mariano Lucio "Canco" Irrazábal, hijo del exgobernador y Pedro Pirovani, hijo del piloto fallecido. Acordaron trabajar juntos y desde entonces permanecen unidos.

Señaló Maia: "Nos preguntamos, ¿cómo puede ser que de algo tan groso para la provincia, que marcó un antes y un después, no quedara nada? Y ahí con más razón dijimos que teníamos que movernos. Entonces enviamos una nota a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, al Doctor Eduardo Luis Duhalde. Le planteábamos nuestra inquietud, y le expresamos que queríamos concertar una entrevista".

La respuesta no tardó en llegar. Días después Maia viajó a Buenos Aires y mantuvo una reunión con Luis Alén, Subsecretario de Protección de Derechos Humanos. "Le llevé todo, a esa altura ya habíamos accedido al expediente de la justicia provincial, que solamente tiene 84 fojas, es decir, es como una revista paparazzi, no tiene nada y fue cerrada vergonzosamente con un informe en el que se echa la culpa de todo al piloto. Todo eso le entregamos a Alén. Fui muy bien recibida, él dijo que tenía conocimiento del caso, que recordaba perfectamente aquel episodio. La verdad nos quedamos muy esperanzados, porque la Secretaría nos había abierto las puertas -ellos estaban para eso- y quedamos en que a medida que fuéramos recabando mas información le iríamos enviando".

Prosiguió: "Nos pidió bajo perfil, nos dio sus motivos y cumplimos a rajatabla. Nuestra investigación fue avanzando, empezamos a mandarles más pruebas, testimonios escritos, entrevistas personales con gente que daba detalles de lo que era la interna peronista en ese momento, y el contexto histórico político, gremial, con la Triple A en el medio. Y de repente, nos soltaron la mano. No respondieron más. Me cansé de llamarles, de mandar mails. Nunca más nos dieron bolilla. Cuando no les convino mas, nos soltaron la mano. Esto sabemos que es por razones políticas", lamentó Maia.

Como reacción a la indiferencia gubernamental, los hijos de las víctimas decidieron redoblar esfuerzos y continuar con la investigación.

Desidia

De la época del sospechoso siniestro aéreo, que provocó la muerte de quienes ejercían la primera magistratura provincial y miembros de sus familias, solamente se conservan dos documentos.

El primero es un delgado expediente de 84 fojas tramitado ante la Justicia Provincial, a pedido del Dr. Pedro Warenycia, por entonces Presidente del Superior Tribunal de Justicia, del Poder Judicial de Misiones. Ese expediente, denuncian los familiares, está viciado de nulidad, ya que por la materia (accidente de aviación en espacio aéreo), debió instruirse en la Justicia Federal.

"La justicia ordinaria no tenía competencia para hacer lo que hizo. Y es muy llamativo que nadie hizo nada. En la provincia hay un procurador, un fiscal de Estado: ¡debieron saber que la competencia era exclusiva y excluyente en la materia a la Justicia federal! ¿Por que no pusieron en conocimiento y actuaron en ese sentido? ¿Cómo no va a saber el Presidente del Tribunal Federal de Justicia que esa investigación se tenía que hacer en la Justicia Federal? ¿Qué hizo el secretario general de Casa de Gobierno Jorge Yamaguchi, que tenía un conocimiento amplio de todo? Nada. Nadie hizo nada", manifestó el abogado Pirovani.


Foto: El avión gubernamental Beechcraft-Queen-Air. Fotografía diario El Territorio. 1 de diciembre de 1973.

El segundo documento es la disposición 147, de solo siete fojas, elaborada por la Junta de Accidentes de Aviación de la Fuerza Aérea Argentina y presentada ante el Director de Aeronáutica de Misiones Luis Espeche el 17 de octubre de 1974, la cual concluye: "atribuir el presente accidente -que se clasifica como grave- a choque contra obstáculos durante una aproximación nocturna realizada en condiciones meteorológicas visuales, debido a desorientación del piloto y por no efectuar el control del altímetro durante la operación". [Resaltado mío]

"Pedimos al Juzgado que solicite a la Fuerza Aérea que manden todos los antecedentes de esa investigación, carente completamente de consistencia técnica y científica, y lo único que remitieron fue un informe de quiénes fueron los cuatro que estuvieron en la investigación, de los cuales dos ya están muertos. Y la policía aeronáutica, en respuesta al oficio remitido por la justicia federal, confirmó que ese avión no se había peritado", comentó Pirovani.

En 2007, el Doctor Guillermo Negro, Fiscal Federal de la provincia de Misiones, observó en su requerimiento de instrucción: "Resulta asimismo 'sugerente', o cuanto menos extraño, la falta de Comisión Investigativa en el momento de producirse la caída del avión".

Pirovani concluye: "lo poquísimo que se hizo se hizo mal, se hizo para que nada se sepa".

Lesa Humanidad

En diciembre de 2006 el Juez Federal Norberto Oyarbide resolvió declarar delitos de Lesa Humanidad aquellos hechos cometidos en el marco de la actuación de la asociación terrorista Triple A. Con el fallo, los hijos de Ayrault, Irrazábal y Pirovani finalmente estuvieron habilitados para ingresar su caso a la Justicia Federal. En 15 de febrero de 2007 presentaron ante el Juzgado Federal la denuncia por Delito de Lesa Humanidad, en relación al siniestro ocurrido el 30 de noviembre de 1973. Semanas después, el Fiscal General Guillermo Negro dictaminó que estaban dadas las condiciones para dar impulso a la acción penal.

La causa cuenta hoy con más de tres cuerpos de expedientes, con decenas de testimonios, material periodístico, fotografías y otras documentales de suma importancia, resguardadas ya en cajas de seguridad de la Fiscalía de Cámara de la Justicia Federal.

Segundo atentado

Susana Irrazábal tenía 23 años y fue la única sobreviviente -y por lo tanto única testigo directo- de aquel oscuro vuelo. Pero murió 67 días después del siniestro, en el Hospital del Quemado, en Buenos Aires, por un supuesto cuadro de septicemia (infección generalizada).

En esos dos meses, la joven permaneció aislada en una sala especial, debido a la gravedad de sus lesiones. La acompañó en todo momento su tía Elsa Claro. Esta mujer alcanzó a escuchar en voz de Susana, lo que realmente había ocurrido con el avión aquella noche.

"Susana Irrazábal le había dicho, en forma reiterada, primero en su estado de lucidez en el sanatorio Noziglia de Posadas, -porque ahí fue internada previamente, antes de ser trasladada a Buenos Aires- que el avión había explotado en el aire. No que se había llevado puesto un árbol, no. 'El avión explotó en el aire'. Eso mismo. Y después, ya con más tranquilidad en Buenos Aires, en un estado de contención mayor, Susana Irrazábal le volvió a contar que el avión explotó en el aire. Así lo declaró en el expediente la señora Claro", manifestó el abogado Pirovani.

La exhaustiva investigación llevada adelante por los familiares sacó a la luz graves irregularidades en torno a los momentos posteriores al deceso.


Foto: Susana Irrazábal en el momento en que es socorrida. Fotografía diario El Territorio. 1 de diciembre de 1973.

En los primeros días de febrero de 1974, Susana mostraba un cuadro favorable. Su evolución clínica era satisfactoria: las quemaduras estaban prácticamente cicatrizadas y por ello los médicos ya habían anticipado el alta para continuar con el tratamiento de manera ambulatoria.

Pero repentinamente sufrió una fuerte decaída, y en cuestión de horas falleció. Canco Irrazábal recordó: "en los últimos días de enero mi tía, que la estaba acompañando en Buenos Aires, me dijo que había mejorado, a tal punto que me pidió que vea la forma de alquilar una casa, donde ella esté cómoda, para su rehabilitación. Pero de buenas a primera me dijeron que había empeorado, que había tenido una septicemia y que después falleció".

Apenas ocurrida la muerte llegó el médico forense del Hospital del Quemado, Oscar Boschi. Tras la revisión, notó con sorpresa que las quemaduras estaban cicatrizadas. No comprendió la causa del deceso, por lo que a las 22 solicitó que se le practique una autopsia. Llamativamente ésta no se realizó, y horas después el cuerpo fue entregado a los tíos de la joven.

Cuando el abogado querellante Pedro Pirovani accedió al acta policial y otras documentales, descubrió situaciones por demás extrañas:

"Entre gallos y medianoche, se comunican con el Juez Heriberto Schwazemberg a la casa -todo está en el Expediente- y se le informa de que, 'de acuerdo a lo dispuesto, el cadáver será entregado al señor Horacio Néstor Codeani', tío de Susana, pero sin que se le practique la necropsia indicada. El acta en cuestión no tiene hora. Dice '6 de febrero, siendo las....', y no le pusieron hora. Eso es muy subjetivo y vidrioso. ¿Por qué? Porque hacen una declaración donde le entregan el cuerpo. Esto fue hecho en la Comisaría Décima, está la firma del Comisario, es decir, es un instrumento público", se preguntó.

Relató luego: "El tema es que cuando viene a declarar Codeani, porque esta querella lo citó, se le hace una exhibición, y se le pregunta si sabía por qué no se practicó la autopsia, si así lo recomendaba el médico. Ante lo cual el testigo confesó que nunca nadie le dijo que existía un informe pericial que había aconsejado la autopsia. Y entonces le dijimos, '¿pero cómo, si acá está su firma?'. Y cuando se le exhibe el acta, el original, que dice 'en este acto recibe la nota correspondiente para retirar del hospital donde falleciera. Es todo, terminado el acto y leído que fuera la presente, se ratificó y firmó', él no reconoce como su firma. Codeani no reconoce esa firma como la suya. Eso es gravísimo, porque significa que estamos ante una falsedad de instrumento público. Eso es extremadamente delicado, porque de habérsele hecho la autopsia se hubiera determinado fehacientemente la causa real de la muerte".

"Este también es un tema oscuro. Los elementos que pudieron salir a la luz también conducen a un atentado", expresó Canco Irrazábal. El abogado Pirovani añadió: "Nosotros llamamos a esto el 'segundo atentado': el primero fue el 30 de noviembre y el segundo el 6 de febrero del 74".

Aires turbulentos

En la historia Argentina, 1972 es el año que marca la reincorporación del peronismo al terreno político, tras casi 18 años de proscripción y persecución. En el texto "Misiones entre la provincialización y la Dictadura" (3), las historiadoras Yolanda Urquiza y Norma Álvarez observan que en el caso de Misiones, "esta reincorporación está asociada a un hecho grave de violencia, el asesinato de Francisco Victorino Ripoll, el dirigente político con mayores posibilidades para representar al peronismo en las elecciones a gobernador". El crimen, ocurrido el 10 de diciembre de 1972 en pleno Congreso Partidario Provincial, ilustra que la convulsión interna que dividía a las distintas facciones del peronismo también se sentía con fuerza en la provincia.

Carlos Alberto Ripoll, hijo del dirigente asesinado, reseña en un artículo (4) que "el escenario político cambiaba drásticamente, ya que quienes no creían en el regreso del General y consideraban el trabajo reorganizativo del justicialismo provincial era 'pura engañifa', se daban cuenta que debían luchar para posicionarse en las candidaturas que hasta entonces habían menospreciado. El asunto iba en serio, y los aventureros de siempre más algunos recién llegados de buena fe, se sumaron en otra dura campaña, donde las mentiras y bajezas estuvieron a la orden del día".

Indica asimismo que "Perón desde el exilio, a partir de la publicación del documento 'La Única Verdad es la Realidad', firmado junto al Dr. Arturo Frondizi, propició la realización de frentes electorales con partidos de raigambre nacional. En Posadas apareció un grupo que hablaba del 'Peronismo Puro', y decían que no debían realizarse alianzas, fundamentalmente con el Movimiento de Integración y Desarrollo. Ese fue uno de los pretextos más difundidos por quienes en realidad, tenían otras intenciones".

Canco Irrazábal comentó que "el peronismo empieza a tener serios problemas internos, que también se suscitaron en Misiones. Por eso también, un sector importante del peronismo que no acató la orden de Perón, formó la llamada Tercera Posición".

Señalan Urquiza y Álvarez que en los días siguientes al asesinato de Ripoll, el Congreso partidario reanudó sus deliberaciones para elegir la fórmula a gobernador y Vice que representaría al peronismo. "Los seguidores del dirigente asesinado, manteniendo la posición aliancista, que dio origen a la Constitución del Frente Justicialista de Liberación (FreJuLi), sostuvieron la fórmula integrada por el peronista Juan Manuel Irrazábal como candidato a gobernador y César Napoleón Ayrault como candidato a Vicegobernador, en representación del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID)". (5)

El 11 de marzo de 1973 se cristalizaron en Argentina elecciones libres. En los comicios nacionales ganó ampliamente la formula peronista Cámpora-Solano Lima. Mientras que el 15 de abril, en segunda vuelta, triunfó en Misiones la fórmula Irrazábal-Ayrault.

En su discurso de asunción como Gobernador, el 25 de mayo de 1973, Irrazábal expresó que tras siete años de un régimen dictatorial, el pueblo de Misiones volvía a reencontrarse en un orden constitucional, "auténticamente representativo de la voluntad popular".

"Consciente de los peligros que nos acechan, quiero destacar que la institucionalización ha sido el fruto de los esfuerzos mancomunados de los sectores populares, que soportando viejas y perimidas antinomias, han logrado una histórica coincidencia en los postulados fundamentales a partir del trascendental documento que señala el advenimiento de la Hora del Pueblo", señaló (6).

No es casual que Irrazábal admitiera estar "consciente de los peligros". El reencuentro con el orden democrático y la representatividad de la voluntad popular no sería tarea fácil.

Intereses sombríos

"Crimen Político", tituló en su tapa del 2 de diciembre de 1973 el diario Noticias, órgano periodístico de la organización Montoneros. La nota recogía las "explosivas declaraciones" del gobernador de Chaco Deolindo Bittel, el Ministro de Economía de Misiones Ramón Martos y el Representante de Misiones en la Capital Federal Mario Juri, quienes atribuían las muertes de Irrazábal y Ayrault a un acto de sabotaje.

En Resistencia, antes de partir para Misiones, el mandatario chaqueño declaró: "es evidente que estamos frente a un atentado". "Es un hecho muy doloroso -dijo Bittel- y existen firmes sospechas de que no ha sido un accidente casual". Aseguró que "el avión estaba en perfectas condiciones", por lo que descartó fallas mecánicas. Y concluyó: "Es más que sospechoso".

Por su parte, el representante del gobierno misionero en la Capital, Mario Juri, afirmó categóricamente a Noticias que existió sabotaje. Y reveló que en la gobernación se habían recibido amenazas anónimas "que auguraban un futuro no muy tranquilo".

Desde el Aeropuerto Metropolitano de Buenos Aires, también antes de viajar hacia Posadas, el Ministro Martos puso en duda la versión del accidente, y detalló los poderosos intereses económicos que la breve gestión gubernativa de Irrazábal y Ayrault había afectado. Mencionó en primer término la intervención de la empresa Papel Misionero, "porque había muchas irregularidades en su administración. Así hirió muchos intereses, porque la fábrica comenzó a funcionar bajo control estatal y de los productores".

Prosiguió señalando que el gobierno del Frejuli "transformó el Banco de la Provincia en un ente social, orientando los créditos a los colonos y las cooperativas, y negándoselos a aquellos que trabajan en la especulación y en la intermediación".

Martos también dio cuenta de las progresistas políticas orientadas al sector productivo del te y la yerba mate. "El gobierno se hizo cargo de las plantas industriales y obligó a las empresas a pagar 80 pesos por kilo, según lo estableció el poder Ejecutivo". En cuanto a la yerba acotó que "teníamos a estudio medidas concretas que combatirían los negociados: el gobierno atacó a la Comisión Reguladora de la Yerba Mate, una entidad que había encubierto a un pequeño grupo que ilícitamente se enriqueció perjudicando a veinte mil productores".

Canco Irrazábal manifestó que en Misiones "hacía mucho tiempo la cuestión económica la manejaban cinco o seis personas, que eran los tributarios de los créditos del Banco Provincia. O sea, se tenía que producir una revolución también en Misiones. Es evidente que ese proyecto -que ya había comenzado en la provincia y que tocaba fuertes intereses-, suscitó que se generara ese atentado contra estos dos políticos, que traían aires de cambio y redistribución de la riqueza".

Las amenazas se daban también en el ámbito doméstico de las familia Irrazábal y Ayrault, por medio de llamadas anónimas e intimidaciones. Maia Ayrault reveló que "el mismo día que ellos asumieron se pudo una bomba en el despacho del gobernador. Eso ocurrió, nada más que nunca se hizo pública. Papá estuvo amenazado desde el primer momento. Eran tan fuertes las amenazas que 1973 fue el único año en su vida política que el gobierno federal le puso custodia. Y las amenazas no eran solamente para mi papá, sino para toda la familia, por eso un día nos llamó, nos hizo venir desde Corrientes -donde estábamos estudiando-, nos planteó la situación y también nos puso custodia. Él estaba muy preocupado, tengo cartas suyas y en algunas expresa su preocupación. Había una convulsión demasiado grande. Lamentablemente yo nunca alcancé a preguntarle de dónde venían esas amenazas".

Canco Irrazábal señaló que en el caso de su padre "las amenazas fueron permanentes. Yo no voy a dar los nombres porque han pasado muchos años. Pero hubo agravios, amenazas, solicitadas muy agresivas, desde adentro del peronismo, esa gente que después salió con Tercera Posición. Y después de la muerte de Ripoll, tras la asunción de Irrazábal quedaron esas rispideces. Hay realmente motivos para pensar que esto no fue un accidente sino un atentado. La época fue muy violenta, agresiva y difícil. Inclusive en solicitadas, con llamados a mi casa, presiones de todo tipo, amenazas de muerte. Lo que pasa es que esas cosas no quedan registradas, pero hubieron muchísimas amenazas".



Irrazábal y Perón

Dos meses antes del atentado, el gobernador Irrazábal realizó un viaje a Buenos Aires. Lo había mandado llamar el propio Juan Domingo Perón, para manifestarle que deseaba tenerlo a su lado como colaborador. Así lo testimonian allegados al entorno político más íntimo del exmandatario misionero.

"Él estaba muy contento porque había charlado con Perón, y le había propuesto trabajar a su lado. Le había dicho que la provincia estaba muy bien, pero que él lo necesitaba en Buenos Aires a su lado, porque entendía de su capacidad. Esto a Irrazábal le agradó mucho, y cuando vino lo contó a sus íntimos", expresó Pirovani.

De aquel encuentro, aquella invitación, solamente hubo un testigo. Era justamente quien se había convertido en la mano derecha del General:

"Cuando Irrazábal habló con Perón, al lado de Perón estuvo en todo momento el Ministro de Bienestar Social José López Rega. Nunca se separó de Perón, se quedó ahí. Evidentemente López Rega ya había puesto el ojo en Irrazábal", analizó el abogado querellante.

Denuncias graves

Irrazábal volvió a Buenos Aires en los últimos días de noviembre. Allegados al exmandatario misionero cuentan que fue para presentar una carpeta con antecedentes relacionados al contrabando. El propio Ministro de Economía Martos confirma esta versión en sus declaraciones del 2 de diciembre de 1973 al diario Noticias. Allí mencionó que poco antes de la tragedia, Irrazábal había rendido un informe sobre contrabando de harina, fideos y soja, que se realizaba desde Misiones hacia Brasil.

En ese último viaje a Buenos Aires, funcionarios de segunda línea anticiparon al gobernador que López Rega iría en los días siguientes a Misiones. Efectivamente estaba programada la visita del Ministro de Bienestar Social para el acto de transferencia del Hotel de Turismo de Iguazú a la Provincia, previsto para 1 de diciembre. Esa era la razón por la cual los mandatarios viajaban a Iguazú la noche anterior. "Pero López Rega en realidad nunca vino, y nunca iba a venir, porque ya estaba en cierta manera tramada la historia para que esto suceda", sostuvo Pirovani.

Canco Irrazábal manifestó que su padre había elaborado "un mapa de la corrupción en Misiones", en el que "los actores locales estaban interconectados con el poder central". Contó que "lo iba a presentar al Ministerio del Interior porque se iban a tomar medidas políticas drásticas. Se había puesto en marcha un proceso de revolución para revertir la historia de injusticia y de kapangas que manejaban la provincia. Eso fue así".

La sombra de las tres A

Ignacio González Janzen, en su ensayo "La Triple A" (7), analiza que aunque algunos autores insisten en que la Triple A recién comenzó a operar después de la muerte de Perón, "lo cierto es que la organización terrorista se manifestó públicamente en noviembre de 1973, asumiendo su responsabilidad en el atentado contra el senador radical Hipólito Solari Yrigoyen, uno de los abogados que intervinieron en el caso de [la masacre de] Trelew".

Entre los métodos y rituales de terror empleados, el autor menciona que: "La eliminación de familias enteras se practicó como forma brutal de 'escarmiento'. La Triple-A recurrió a la voladura con explosivos de sus víctimas, adoptando procedimientos cada vez más despiadados".

En tanto el historiador Richard Gillespie, en la ya clásica obra "Soldados de Perón" (8), reseña que hacia 1973, todos los gobiernos provinciales que mantuvieron una apertura o acercamiento a la Tendencia revolucionaria del peronismo "fueron eliminados", de diferentes maneras: "por una serie de intervenciones federales (Mendoza, Formosa, Santa Cruz); dimisiones forzadas (Buenos Aires, Catamarca); un misterioso accidente aéreo (Misiones); y un golpe policíaco de inspiración fascista (Córdoba)".

"Nosotros estamos convencidos de que la orden vino desde Buenos Aires, a través de López Rega. Evidentemente se bajó línea, y acá actuó en consecuencia gente ligada a la derecha, a intereses propios, mezquinos, gente del propio gobierno que no compartía las ideologías o políticas de Estado llevadas adelante por Irrazábal y Ayrault", enfatizó Pirovani.

El informe Jardón

El abogado Mario Luis Ovando fue Ministro de Gobierno de Misiones desde el 25 de mayo de 1975 hasta el 24 de marzo de 1976. Apenas asumió, varios pilotos de la Dirección Provincial de Aeronáutica le informaron de algunas extrañas circunstancias en torno al siniestro.

Entonces el funcionario ordenó a Benavente Perón, a la sazón Director de Aeronáutica (DA), dependiente de la Secretaría General de la Gobernación, realizar un informe acerca de la tragedia aérea.

Por primera vez se iniciaría una investigación seria sobre el hecho. Se designó al frente de tal misión al Ingeniero Aeronáutico Raúl Jardón, jefe del taller aeronáutico de la DA. El especialista asumió la tarea con seriedad, profesionalismo y compromiso. Pilotos que lo acompañaron recuerdan que trabajó en forma muy reservada. Recolectó datos y comentarios, estudió la mecánica de los restos de la nave y encaró la travesía del fatídico vuelo, siguiendo la pista del trayecto realizado.

¿A qué conclusiones arribó? De acuerdo con lo declarado por testigos, en su informe de siete páginas Jardón aseguró que el avión estaba bien mantenido y que en la noche del 30 de noviembre de 1973 las condiciones de vuelo eran muy favorables; por lo que -remarcó- era insostenible la versión que acusaba desorientación del piloto.

Pero además lanzó una advertencia grave, de que algo "raro" había sucedido. Y fue más allá: mencionó la posibilidad de un atentado.

Cuando Jardón terminó el informe, se lo presentó a Benavente Perón. El Director de Aeronáutica lo leyó detenidamente, luego guardó el documento en el escritorio y dijo: “¡Esto muere acá!” (9)

El "Informe Jardón" nunca habría llegado al Ministerio de Gobierno de Misiones. Se cree que fue enviado a a dos oficinas de Buenos Aires: la Secretaría General de Presidencia y el Servicio de Inteligencia del Estado (SIDE). Luego desapareció para siempre.

"Ese informe fue muy secreto, porque muy pocos tuvieron acceso. Tengo entendido que se remitió una copia a la Fuerza Aérea, la cual nunca apareció, y misteriosamente la que quedó acá tampoco apareció, porque en la Dirección de Aeronáutica (hoy Policía Aeronáutica) no hay nada", explicó el abogado Pirovani.

Apenas concluido el trabajo, Jardón fue trasladado a Salta, provincia signada por la "lucha antisubversiva". Allí falleció al poco tiempo, atropellado por un automóvil en un muy extraño "accidente".

Por la verdad y la justicia

El abogado querellante Pedro Pirovani expresó que "cada vez estamos más convencidos de que eso no fue un accidente. Y en la tarea titánica de demostrar al pueblo misionero que mi padre no fue el responsable, y limpiar su buen nombre, es que voy a seguir esto hasta las últimas consecuencias. No solo por la memoria de mi padre, sino porque el pueblo misionero necesita saber la verdad. La justicia es lenta pero llega. Ojala llegue y que gente que ha estado involucrado en el tema la pague. Cuando digo 'pague', digo que le caiga encima el peso de la Ley, con Jueces probos que resuelvan la cuestión a derecho. Hoy nos encontramos con más de tres cuerpos de expedientes, con material periodístico, recortes de diarios, fotografías, y otros elementos que nosotros entendemos son de importancia, que están resguardadas en cajas de seguridad del Juzgado Federal. No es fácil pero somos optimistas".

En 2013 se cumplirán cuarenta años de la tragedia. Y se cumplirán diez años del inicio de la valiente investigación y lucha de las hermanas Ayrault, en procura de la tan postergada verdad y justicia; lucha que desde hace seis años tiene en sus filas, además, al único hijo de Irrazábal y a los hijos del piloto Pirovani.

Los hijos de las víctimas se sienten cada vez cerca de la verdad definitiva. En breve, se producirá un hecho que podría terminar de confirmar la teoría del atentado. "Ya lo hablamos con la Fiscalía, pediremos la exhumación de los cadáveres, porque nosotros entendemos, a partir de esta declaración de que el avión explotó en el aire, que fue fruto de una bomba. Y si hubo una bomba tuvo que haber habido un explosivo, tuvo que haber habido pólvora. Y eso queda. Con estos estudios, se podrá detectar si existen restos de pólvora en los cuerpos. Aun necesitamos saber quiénes van a ser los peritos, porque eso lo define el Juzgado Federal, pero es una prueba que está por salir", anticipó el abogado Pirovani.


Foto: Las hermanas Ayrault y Canco Irrazábal frente al Juzgado Federal de Posadas. / Autor: Sebastián Korol

Notas:

1- Palabras reproducidas por el diario El Territorio en su edición del 1 de diciembre de 1973.
2- Palabras textuales reproducidas en el expediente policial.
3- URQUIZA, Yolanda, y ÁLVAREZ, Norma. "Misiones entre la provincialización y la dictadura" (1953-1976). Editorial Universitaria. Posadas, Misiones. 2010.
4- RIPOLL, Carlos Alberto. "A 33 años del asesinato de Francisco Victorino Ripoll". Diciembre de 2004. En http://www.lineacapital.com.ar/?articulo=58.
5- Ibídem.
6- Declaraciones reproducidas por el diario El Territorio. 26 de mayo de 1976.
7- GONZÁLEZ JANSEN, Ignacio. "La Triple A". Buenos Aires: Contrapunto, 1986.
8- GILLESPIE, Richard. "Montoneros. Soldados de Perón". Buenos Aires: Editorial Grijalbo, 1987.
9- Así lo declararon en el expediente judicial testigos directos del momento narrado.

Sebastián Korol es Co-director de la Revista SUPERFICIE.
Fecha de publicación: viernes 30 de noviembre de 2012.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...