jueves, 21 de marzo de 2013

Brasil: Suman voces contra el líder de la Comisión de Derechos Humanos en el Congreso

PL

Congresistas y magistrados se sumaron a los reclamos de destitución del presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, el pastor Marco Feliciano, por sus opiniones racistas y homofóbicas.

El máximo representante de la Cámara de Diputados, Henrique Eduardo Alves, se reunió anoche con Andrés Moura, jefe de la bancada del Partido Social Cristiano (PSC), para solicitar la dimisión de Feliciano, miembro de esa organización.

Eduardo Alves destacó que Moura prometió discutir este asunto con los demás legisladores del PSC y adoptar en los venideros días una decisión.

Van a alcanzar una solución "respetuosa" a la polémica generada en torno a la jefatura de Feliciano en la Comisión de Derechos Humanos (CDH), aseveró.

Esta declaración se registró poco después de que el pastor evangelista no pudiera celebrar una primera sesión de la CDH de esa Cámara, debido a la protestas de miembros de movimientos sociales y congresistas de partidos de tendencia de izquierda.

"Fuera, fuera, fuera", gritaron las personas presentes en el auditorio de la mencionada Comisión, lo cual provocó que Feliciano se levantara y abandonara el local.

En un comunicado, difundido en Brasilia, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Orden de Abogados de Brasil, Wadih Damous, calificó de "provocación al pueblo brasileño" mantener al frente de esa Comisión a Feliciano.

La permanencia del diputado al frente de la CDH fue criticada igualmente por el Procurador general de la República, Roberto Gurgel, quien solicitó al PSC revisar este caso y designar a otra persona en ese cargo.

"Creo que no hay duda de que hay una indicación apropiada", aseveró Gurgel, a señalar que la trayectoria de vida de Feliciano demuestra que él no es "mínimamente indicado" para presidir ese comité".

En este contexto, el magistrado del Supremo Tribunal de Justicia (STJ), Ricardo Lewandowski envió la víspera una notificación al pastor y diputado para preste declaración sobre un caso de malversación de fondos.

Feliciano está acusado de recibir unos siete mil dólares para realizar cultos religiosos en el estado de Mato Grosso do Sul, pero nunca se presentó a las ceremonias.

El Consejo Nacional de Iglesias Cristianas (Conic) se pronunció también en contra de que el legislador presida ese Comité y señaló en un comunicado que los pronunciamientos discriminatorios están lejos de hacer del pastor un presidente a la altura de una instancia tan importante para la población.

Además de sus declaraciones racistas y homofóbicas, el parlamentario dijo en un vídeo divulgado el viernes último por canales de televisión que "Satanás está infiltrado en el gobierno brasileño".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.