miércoles, 6 de marzo de 2013

Desaparición de Darío Jerez: Violencia Institucional en el banquillo

Nora Fresneda (Colectivo Radio Libre - ANRED)

El 25 de octubre de 2001, Darío se despidió a la mañana temprano de su mujer, Viviana Zubiaurre. Arreglaron que volvería al mediodía a su casa de Santa Teresita para almorzar y luego llevarla a ella al jardín de infantes donde era docente, y a su hijo menor al colegio. Pero Darío no regresó y nada se sabe de él desde entonces. En la causa judicial por su desaparición hay siete personas imputadas, tres pertenecían al gobierno de ese momento en la Municipalidad del Partido de la Costa. El viernes 1° de marzo comenzó el juicio para esclarecer su desaparición.

CRÓNICA DE LA PRIMERA JORNADA DEL JUICIO POR DARIO

Vamos por la ruta a Dolores en el auto de Beatriz Amor, con Juan Aguilar y dos adolescentes que duermen en el asiento trasero, (de la reciente gira, persuadidos…).

Tomamos mate, hablamos de trabajo y hacemos pequeños chistes.. la conversación va nutriéndose de pequeños silencios, me entra un malestar en el estómago.

Hoy comienza una nueva instancia, tan ansiada, etc..etc.., y de aquí en adelante..bla,bla…Silencio de radio…Nadie se la cree. Con el juicio no habrá justicia..a menos que todos entendamos que es AHORA, viernes 1 de marzo de 20013 que la tarea comienza. Hay que patearles las puertas, los escritorios y los traseros hasta que los Desaparecedores y Encubridores Vip paguen por lo que hicieron.

Llegamos al Juzgado tempranísimo; la llovizna se nos instaló. mientras instalamos la Radio Abierta; Comienzan a bajar de lujosos autos, unas caras, unos trajes y unas fragancias gansteriles acompañados de sus abogados y gatos platinados, en apretado grupo…, un ramillete de invitados acicalados para una ocasión más feliz. Los acusados desfilan hacia el interior de la minúscula sala, a la que no se permite entrar….Oral y público, man, no entendés?!?!

Un techo protector alberga los perfiles más discordantes: las compañeras de ATE, de rigurosa remera negra con el mensaje TODOS SOMOS DARIO JEREZ. Justicia para él. justicia para todos, con el semblante embrutecido por el desgaste, los once años, los réditos políticos, la banalidad del mal. Los personajes más abyectos del pueblo se interrogan con expresión inocente: “¿Por qué me habrán citado como testigo?”

Las leves sonrisas que cruzamos están cargadas de fatiga por la naturalización de los métodos de secuestro y desaparición con la que convivimos desde hace décadas, por tener que remar siempre con esta tormenta en la que se nos va la vida en la pelea por la dignidad, por el futuro en el que no creemos demasiado…

Dónde estás Darío?? Qué pasó? Qué viste? Qué denuncia atesorabas, qué salió mal? Qué aritmética mafiosa te suprimió de este pueblo donde las conjeturas y las falsas pistas se han constituido en leyendas urbanas? Llueve parejo acá afuera. Adentro, en la sala, está nuestra compañera Mariana Montenegro, elaborando información, miradas, caras y gestos, insistencias de los fiscales, toses, murmullos…Es el primer día de un mes de trajín y citas y pruebas y testimonios..

Los funcionarios de Gobierno entrevistados desgranan sus proverbiales discursos sobre garantías jurídicas y bla, bla… Los vecinos, nada, un silencio rencoroso, tenaz, como la lluvia. Pasan las horas y nadie se mueve. Bajo el alero del Juzgado somos muchos, estamos codo a codo con encubridores y oportunistas criminales, familiares y amigos de mercenarios…Es la lluvia que nos amucha? O estamos aglutinados en la inercia de los hechos?...Sale un cana, se acomoda la pilcha y nos mira…¿qué nos une a él, qué nos separa? ¿Cuántos desaparecidos en democracia serán necesarios para deslegitimar esta práctica del secuestro, tan argentina?

La fatiga que reina en la sala puede percibirse desde la vereda. El maltrato institucional durante estos once largos años, la eternización de una demanda esencial: DONDE ESTA DARIO JEREZ?

Bajo la lluvia se mezcla todo lo vivido, la conducta negadora y falaz de muchos medios de comunicación, el cariño y la solidaridad de tanta gente, la mentira y la manipulación, la certeza de que van a ser castigados los culpables, la tristeza y la impotencia por tener esta identidad: ser esposa o hijo o amigo de alguien desaparecido. La argentinidad al palo.

Esto no es la vida, carajo, pero debería parecerlo; estará pensando la compañera del MAS, que lava mates y afila la mirada vigilante, a ver qué pasa…

“HAY QUE HACERLE EL AGUANTE A LA FAMILIA!, AUNQUE NO NOS TRAGUEMOS NADA DE ESTO…” Este es el tono que se percibe. Y esto es, precisamente, lo que LOS DEBILITA!! Que nos organicemos, que sigamos viniendo durante un mes y después y siempre.

Pasaron siete horas ya. Salen: cuarto intermedio. Camarógrafos y cronistas buscan su nota bajo la llovizna con la premura y el desgano de la primera jornada.Viviana Zubiaurre y sus hijos Joaquín, Julian y Germán, con la deferencia de siempre, se apartan y responden. Es alentador que el reclamo de justicia por Darío esté en los medios, pero sabemos que la tarea alternativa es a largo plazo, que los desaparecidos en democracia son muchos, que la posibilidad de ser chupado en la Argentina de 2013 es tan real como la vida y la muerte.

En la entrevista al Secretario de D.D:H:H: Martin Poustis, la compañera Beatriz Amor le sale al cruce con Mara Matheu. Y en la que yo le hago a Inés García, presidenta de la A.P.D.H. le pregunto qué se hace con la violencia que, durante once duros años, el Estado ha ejercido contra la familia de Darío…

La compañera Norma, artesana de treinta años, aprieta los dientes…Sabe qué tan cercana es la posibilidad de que, en el momento en que el poder económico-político lo necesite, se tragará a cualquiera de nosotros con tal de mantener en funcionamiento la Máquina de Encubrir y Silenciar. Lo peor de nuestro pasado sigue ahí, agazapado, acechando nuestra vida cotidiana, impidiéndonos vivir. Somos una sociedad en estado de alerta permanente.

Se hizo la noche en Dolores, ciudad tan bella y tan antigua que dan ganas de quedarse. No llueve. (llueve, pero no nos importa) Esperamos en la galería durante horas. Que la familia de Darío nos vea al salir. Postergaremos la entrevista con ellos apenas un poco y estos días haremos el contacto de siempre. Apoyar a la familia, consigna que recorre sectores e ideologías diversas…Plantados acá, acaso la lluvia nos saque brotes y nos multipliquemos… Somos Santa Teresita, somos todos Darío. Somos todos los desaparecidos en democracia y exigimos verdad y justicia para ellos.

Volvemos al colectivo que nos regresa al mar. Un aire de tristeza en la cara de todos.

La vida sigue.

Llego a casa pasada la medianoche. Hoy cumplo años. Mi hijo me abraza. Nada que festejar con tantas ausencias, exilios eternos, desaparición y muertes.

Mis amigos reclaman, mi familia también. No Way. Nada que festejar. Me voy a la cama Estoy enojada. Me duele mucho el estómago. …………………………………………………………………………………………….

Amanece. Tomo un café y me voy en mi bici a la mejor luz del día. Pasaré por la esquina de 28 y 3 de Santa Teresita, donde el 25 de Octubre de 2001 desapareció Darío Jerez. Alzaré la vista, como siempre, para ver en su fotografía esa sonrisa que ilumina. Estamos todos tan serios…,el único que sonríe es Darío desde la foto. Su sonrisa es suficiente para seguir pedaleando.

Nora Fresneda
Colectivo Radio Libre 96.3 Santa Teresita
Mar del Tuyú. 3 Marzo.2013.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.