viernes, 22 de marzo de 2013

Desempleo juvenil, una forma para morir de hambre

Rafael Contreras (PL)

Dos fenómenos muy conocidos internacionalmente, el desempleo y el subempleo son también formas de morirse de hambre para millones de jóvenes que los sufren en América Latina y El Caribe, sin menospreciar el flagelo en otras partes del mundo.

El verde subcontinente está poblado por más de 520 millones de habitantes. Aproximadamente 145 millones forman lo que se conoce como la población económicamente activa (PEA).

Para muchos organismos como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), encontrar un empleo en la región no es tarea fácil. Más que nada, si se tiene entre 15 y 24 años de edad.

El famoso clasificado de prensa que profesa: "se busca joven con experiencia", va acompañado de largas colas para un único puesto, y después de pasar semanas de búsqueda constante y sin mucho éxito.

Así lo dice el último informe de la OIT sobre el empleo juvenil en el mundo, donde se destaca que uno de cada dos desempleados en América Latina y el Caribe son jóvenes de entre 15 y 24 años.

Según datos de este organismo, en 2011 el 18,7 por ciento de los jóvenes en el mundo está desempleado, es decir, buscan trabajo pero no lo encuentran.

En Latinoamérica, donde vive el nueve por ciento de la población joven del planeta, ésta representa el 29 de la población en edad de trabajar. La tasa promedio de desempleo juvenil se ubica en 18,7, y resulta casi tres veces mayor a la de los adultos.

Por debajo de la línea de la pobreza

Para los que sufren la agonía del desempleo, el problema va más allá de no encontrar una actividad física que le reporte dinero para vivir.

De acuerdo con datos de la OIT, unos 16,7 millones de jóvenes que han logrado encontrar trabajo en América Latina y el Caribe, todavía viven por debajo de la línea de la pobreza de un dólar diario.

Y lo que es más alarmante aún, estos representan el 36 por ciento de los jóvenes con empleo en la región, o uno de cada tres jóvenes trabajadores.

En pocas palabras, para los jóvenes que han logrado superar la dificultad de obtener un puesto de trabajo, éste no les alcanza para generar los ingresos necesarios a fin de enfrentar sus necesidades de alimento y vivienda.

Por otra parte, las exiguas remuneraciones por desempleo, inexistentes en gran parte de las naciones latinoamericanas, no cubren las necesidades hasta el punto de evitar la más completa miseria para el desempleado y sus familiares.

La pobreza, la insalubridad y la desnutrición son endémicas en el campo y en los barrios marginales de Perú, Chile, El Salvador, Costa Rica, México y otros, cuyos indicadores económicos básicos son uno de los más críticos de la región.

Si bien el informe de la OIT señala que el porcentaje de los jóvenes que viven en América Latina y el Caribe con menos de uno y dos dólares diarios no ha registrado grandes variaciones en la última década.

Según datos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en 2011, el 14 por ciento de los jóvenes en el mundo está desempleado, es decir, buscan trabajo pero no lo encuentran. Esa tasa de desempleo juvenil también duplica a la tasa general de 9,3 por ciento.

En pocas palabras, estos jóvenes han logrado superar la dificultad de obtener un puesto de trabajo pero, aunque lo tienen, éste no les alcanza para generar los ingresos necesarios a fin de enfrentar sus necesidades de alimento y vivienda.

A todo esto se le suma que el 13,3 por ciento de los jóvenes de la región que trabajan, viven en condiciones de extrema pobreza, es decir, sobreviven a duras penas.

Para la CEPAL el porcentaje de los jóvenes que viven en América Latina y el Caribe con menos de uno y dos dólares diarios no ha registrado grandes variaciones en la última década -13,8 y 35,6 por ciento respectivamente-, éstas tasas están muy por debajo de la media mundial de 2005

Según el experto de la CEPAL, Jorge Guerra, el sector de la economía que capta el mayor porcentaje de los jóvenes trabajadores es el de los servicios -el 62 por ciento-; el área agrícola, que alcanza el 18 por ciento, todavía sigue siendo importante a la hora de usarlo como estrategia para generar empleo juvenil y reducir los niveles de pobreza en los países de la región. Muchos de los jóvenes de la región no trabajan, pero estudian. La CEPAL llamó "inactivos" al grupo de jóvenes que ni trabajan, ni buscan trabajo. Entre ellos se encuentran los estudiantes.

La tasa de inactividad juvenil ha aumentado en un cinco por ciento en la última década. En este grupo, las mujeres ejercen el peso más grande. El 60,1 por ciento de las jóvenes de entre 15 y 24 años en la región ni trabajan, ni buscan trabajo.

Ni estudia, ni trabajan

En este entorno, la OIT, dio a conocer un preocupante aumento en el número de jóvenes que ni trabajan ni estudian.

En esa posición se encuentra el 21 por ciento de los jóvenes que viven en América Central, frente a un 36 en Europa Central y del Este, 28 por ciento en África Subsahariana y 15 de las economías industrializadas y de la Unión Europea.

El informe puntualiza que "la juventud ociosa es costosa". No sólo para el joven, al generar una sensación de vulnerabilidad, inutilidad y de estar de más, sino también a nivel de la economía y las sociedades, tales como la disminución de la tasa de ahorros, la disminución de las inversiones, y los costos sociales que se requieren para prevenir el crimen o las drogas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.