miércoles, 6 de marzo de 2013

Panorama económico de China

XINHUA

Moneda china está "muy cerca" del equilibrio, según banco central / China se centrará en el consumo doméstico e inversión en sector público / Crecimiento de ingresos fiscales de China se ralentiza en dos primeros meses de 2013 / Están en aumento precios de casas usadas en China, según informe.

Moneda china está "muy cerca" del equilibrio, según banco central
El valor del yuan o Renminbi, la moneda china, está muy cerca de alcanzar el equilibrio y su tipo de cambio continuará estable este año, señaló hoy miércoles el vicegobernador del Banco Popular de China (banco central), Yi Gang.
"El tipo de cambio del Renminbi será más equilibrado y flexible y se mantendrá básicamente estable este año", predijo Yi durante la sesión anual de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh), el máximo órgano asesor político del país.
El valor del yuan frente al dólar ha subido más de un 30 por ciento desde que China lanzó la reforma cambiaria en 2005.
La tendencia a la apreciación de la moneda china terminó el año pasado a causa del aumento de la presión de depreciación, provocado por la reducción del superávit comercial y la salida de capitales.
"El valor del yuan está muy cerca de alcanzar su equilibrio", aseguró Yi, quien expresó su deseo de que los diseñadores de las políticas monetarias de las principales economías del mundo cumplan con los consensos alcanzados el pasado mes de febrero durante la reunión del G20 para evitar la devaluación competitiva de las monedas.
"La oferta y la demanda del yuan están equilibradas generalmente y las autoridades monetarias no tendrán que intervenir demasiado", dijo Yi, que, además de dirigir el máximo regulador de divisas de China, también es vicegobernador del Banco Popular de China (BPCh), el banco central del país.
Las economías de la región Asia-Pacífico, sin embargo, están bajo una creciente presión para que devalúen sus monedas con el objetivo de mantener la competitividad de sus exportaciones, así como evitar la entrada masiva de fondos especulativos.
Esta preocupación se debe a la flexibilización cuantitativa en los países desarrollados, en particular por la política monetaria expansiva adoptada por el primer ministro japonés, Shinzo Abe, lo que ha elevado las preocupaciones por una próxima guerra de divisas en todo el mundo.
Zhou Xiaochuan, el gobernador del banco central, dijo hoy miércoles que los fondos pendientes de divisas están estrechamente relacionados con los mercados mundiales y el flujo de capital ante la incertidumbre en las economías desarrolladas.
"La cifra (de los fondos pendientes de divisas) no es estable, y necesitamos más tiempo para vigilar sus fluctuaciones", advirtió Zhou.
"En una guerra de divisas no hay ningún ganador", opinó Yi.
Los países miembros del G20 prometieron no desatar una guerra de monedas y acordaron que la política monetaria debe servir ante todo como una herramienta para la economía nacional.
China está preparada para hacer frente a cualquier guerra de divisas si realmente sucede, aunque es "evitable", sostuvo Yi.
"En cuanto a las políticas monetarias y otros mecanismos, China tendrá en cuenta las políticas de relajación cuantitativa aplicadas por los bancos centrales de los países extranjeros", indicó el vicegobernador del Banco Popular de China.

China se centrará en el consumo doméstico e inversión en sector público
China planea aumentar la demanda doméstica mediante el aumento de los ingresos y la inversión en las infraestructuras relacionadas con el bienestar social, dijo uno de los máximos funcionarios de política económica del país.
Incrementar la demanda interna constituirá el núcleo de la estrategia a largo plazo para el desarrollo de China, dijo Zhang Ping, jefe de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR), en una rueda de prensa celebrada paralelamente a la sesión anual legislativa actualmente en curso.
China estimulará el consumo doméstico y mejorará la eficiencia de la inversión gubernamental para expandir la demanda, anunció Zhang.
El consumo interno ha jugado un papel crecientemente importante en el desarrollo económico. En 2012, éste contribuyó en un 51,8 por ciento al PIB del país, superando al 50,4 por ciento aportado por las inversiones.
"Deberíamos aumentar la capacidad de consumo del pueblo mediante el incremento de sus ingresos", dijo Zhang.
En las ciudades, el gobierno se centrará en crear más empleo y subir los sueldos sin dañar la eficiencia de las empresas, mientras que en las áreas rurales, pagará un precio mayor por la adquisición estatal de productos agrícolas y facilitará los trámites para que sus residentes puedan trabajar en los núcleos urbanos, explicó el director de la CNDR.
Asimismo, asignar más fondos públicos a la educación, la seguridad social y la sanidad reducirá la necesidad del pueblo de mantener grandes sumas de dinero ahorrado en caso de imprevistos, permitiéndole consumir más, dijo Zhang.
En el presupuesto central del país para el año 2013 destaca el notable incremento de partidas destinadas a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en áreas como las ya mencionadas de sanidad, seguridad social y educación, pero también en las viviendas de protección social.
Zhang también desestimó los temores existentes acerca de un posible modelo de crecimiento basado en la inversión, insistiendo en que China aún debe seguir invirtiendo en sus infraestructuras
"La clave está en escoger la dirección adecuada", dijo.
Por ello, el gobierno se centrará en invertir en infraestructura que mejore las condiciones de vida de la gente, como las viviendas subvencionadas, los hospitales, las escuelas y la renovación de casas rurales en mal estado, según Zhang.
Asimismo, se destinarán más fondos a las instalaciones de irrigación, las carreteras, la red de abastecimiento de electricidad y agua en las áreas rurales, y a los servicios públicos en las ciudades.
En las regiones más subdesarrolladas del oeste de China, el gobierno continuará construyendo autopistas, vías ferroviarias y aeropuertos, añadió.
En el informe de trabajo del gobierno chino presentado ayer martes ante la sesión legislativa, el premier chino, Wen Jiabao, dijo que es imperativo estimular el vigor de las inversiones no públicas mediante una mayor flexibilización de su acceso al mercado inversor.

Crecimiento de ingresos fiscales de China se ralentiza en dos primeros meses de 2013
Los ingresos fiscales de China seguieron creciendo a un ritmo más lento en los dos primeros meses de 2013, arrastrados por la desaceleración económica y los recortes de impuestos, informó hoy miércoles el Ministerio de Hacienda.
Dichos ingresos registraron un incremento interanual del 7,2 por ciento en el período enero-febrero para situarse en 2,24 billones de yuanes (357.000 millones de dólares), en comparación con la tasa de crecimiento del 13,1 por ciento reportada en el mismo período del año pasado.
El ministerio atribuyó la ralentización del crecimiento a la debilitación de la economía, las reducciones tributarias estructurales y la desaceleración en las importaciones.
En los dos primeros meses del año, el gobierno central recaudó unos ingresos fiscales de 1,08 billones de yuanes, cifra superior en un 1,6 por ciento a la del mismo período del año pasado. Los gobiernos locales obtuvieron 1,16 billones de yuanes en ingresos fiscales, con un incremento interanual del 12,9 por ciento.
Los gobiernos locales recaudaron más impuestos por el aumento de las transacciones inmobiliarias, explicó el ministerio.
Del total de los ingresos fiscales, los ingresos tributarios alcanzaron 1,96 billones de yuanes, marcando un aumento interanual del 5,9 por ciento; sin embargo, la tasa de crecimiento fue de 3,6 puntos porcentuales menos en comparación con la del mismo periodo de 2012.
Los ingresos fiscales en China incluyen los impuestos, las tasas administrativas y otros ingresos gubernamentales, tales como multas e ingresos procedentes de los activos de propiedad estatal.
Los ingresos provenientes de los impuestos sobre el valor agregado subieron un 8 por ciento con respecto al año pasado para situarse en 481.200 millones de yuanes durante los primeros dos meses de 2013, mientras que los procedentes de los impuestos comerciales crecieron un 14,1 por ciento para llegar a 334.900 millones de yuanes.
Las recaudaciones por impuestos sobre la renta de las sociedades se elevaron en un 24,7 por ciento interanual y se ubicaron en 425.200 millones de yuanes.
Por otro lado, aquellas en concepto de impuestos sobre los ingresos individuales cayeron un 3,8 por ciento hasta los 135.600 millones de yuanes, dado que los impuestos sobre las bonificaciones y gratificaciones anuales, que se otorgaron principalmente en febrero con motivo de la Fiesta de Primavera (el Año Nuevo Lunar chino), se recaudarán en marzo, señaló el ministerio.
Mientras tanto, el total de los gastos fiscales del país se incrementó en un 15,7 por ciento interanual y se situó en 1,61 billones de yuanes entre enero y febrero pasados, de acuerdo con los datos oficiales.
El gasto en bienestar social registró crecimientos estables, con el asignado a educación subiendo un 12,7 por ciento para llegar a 229.800 millones de yuanes y el de salud pública y servicios sanitarios públicos haciendo lo propio en un 20,5 por ciento hasta los 75.300 millones de yuanes.
El gasto del gobierno central en materia de recortes tributarios y pagos por transferencia hacia los gobiernos locales entre enero y febrero fue de 949.700 millones de yuanes, lo que supone un ascenso interanual del 8,3 por ciento, mientras que los gobiernos locales incrementaron su desembolso en un 16,9 por ciento hasta 1,36 billones de yuanes, según las cifras del ministerio.
Afectada por el impacto de una economía global insegura y un mercado inmobiliario nacional a la baja, la economía china, la segunda mayor del mundo, registró en 2012 su tasa de crecimiento más baja desde 1999, un mero 7,8 por ciento.

Están en aumento precios de casas usadas en China, según informe
Los precios de las casas usadas en seis ciudades importantes de China siguieron creciendo durante febrero, de acuerdo a un informe publicado hoy.
El mes pasado, los precios de las casas usadas en Beijing, Shanghai (este), Guangzhou (sur), Shenzhen (sur), Chengdu (centro) y Tianjin (norte) experimentaron incrementos mensuales de más de uno por ciento, según el informe realizado por Centaline China, una subsidiaria de la agencia de bienes raíces con sede en Hong Kong, Centaline Group.
Hasta febrero, los precios de las casas usadas en las seis principales ciudades han estado al alza durante 11 meses consecutivos, agrega.
Beijing tuvo el mayor incremento mensual de 3,04 por ciento, mientras que el incremento interanual fue de 22,19 por ciento.
El informe pronosticó que las recién anunciadas medidas más estrictas para enfriar el mercado inmobiliario de China afectarán fuertemente al mercado de las casas usadas. La tendencia alcista en los precios en las mencionadas seis ciudades podría desacelerarse este mes.
El pasado viernes, el gobierno central de China indicó en un aviso en línea que los propietarios de casas que las vendan serán cargados con un impuesto de hasta 20 por ciento en las ganancias que hagan por la transacción.
Anteriormente, la tasa de impuesto sobre ingresos era de entre uno y dos por ciento del precio de venta.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.