jueves, 21 de marzo de 2013

Por un Sistema Nacional Ferroviario: Trenes que no arrancan, subsidios que aumentan

APN - ACTA

La fabricación de vagones comprados por el Estado sigue paralizada. Mientras tanto, aumentaron los subsidios a las empresas. Según la página sindical soyferroviario, la fabricación de los vagones adquiridos por el Gobierno para “la renovación total” de las líneas Mitre y Sarmiento, anunciada a principio del año está todavía rodeada de dudas.

Ante un pedido de información de acceso público, donde se solicitaba una foto o una imagen del modelo de los coches adquiridos, el Ministerio del Interior y Transporte no pudo proveer ninguna de las dos. Argumentó que “las formaciones se encuentran aún en etapa de diseñoA<” y que, por lo tanto, a pesar de que las especificaciones técnicas estén ya establecidas en el contrato “debe aclararse qué parte de las características de los coches podrían verse modificadas a lo largo del proceso de diseño de detalle”. El documento, que lleva la firma del subsecretario de Transporte Ferroviario, Raúl Barido, no especifica cuánto puede durar “el proceso de diseño”.

A las dudas sobre los tiempos de fabricación, se suman las contradictorias declaraciones del ministro Florencio Randazzo, que el 8 de febrero durante una videoconferencia con la empresa china CSR Corp. anunció el pago del 30% del monto del contrato, equivalente a US$ 167 millones, para “que comience la fabricación” de los coches. Pero evidentemente el proyecto sigue en etapa embrional, los coches no están en fabricación y, como revelaron desde el mismo Ministerio, todavía se está definiendo el diseño de los vagones.

Así, el Gobierno firmó un contrato y pagó una importante cuota sin conocer directamente ni poder ver el prototipo del modelo que iba a comprar, disponiendo solamente de las características técnicas, que además podrían estar sujetas a variaciones, como confirmó Barido.

Durante la videoconferencia de febrero, Randazzo había declarado que “a partir de ahora comienza a correr el plazo de 13 meses para comenzar a recibir las 25 formaciones de nueve coches cada una para el Sarmiento y las 30, de seis coches cada una, para el Mitre”.

La adjudicación del contrato se realizó en forma directa –o sea no abierta a distintas empresas– porque según las palabras de la Presidenta, la empresa china era la única en condición de garantizar la entrega de las 55 formaciones eléctricas para las líneas Mitre y Sarmiento en los tiempos exigidos. El costo total de la compra –que prevé además repuestos, herramientas, capacitación técnica– fue de 506 millones de dólares.

Polémica por los subsidios

Mientras los familiares de las víctimas de la tragedia de Once siguen aguardando la asistencia oficial que ordenó la Justicia, el Gobierno volvió a aumentar los subsidios al concesionario de los ferrocarriles Sarmiento y Mitre y ahora negocia con los gremios una millonaria indemnización para los empleados de esas líneas que fueron absorbidos por el Estado.

Sin haber cumplido plenamente con el fallo de la Cámara Federal que había dispuesto una “asistencia integral” a los familiares, el Ministerio de Interior y Transporte que conduce Florencio Randazzo elevó a $ 112 millones los subsidios mensuales que desembolsa para la operación de los trenes de las líneas Sarmiento y Mitre.

El nuevo monto mensual que recibe desde enero la UGOMS–la operadora privada que integran las empresas Metrovías (del grupo Roggio) y Ferrovías (del grupo Emepa)– supera en casi un 50% el subsidio operativo que el Estado le estaba pagando hace un año a la ex concesionaria TBA del grupo Cirigliano.

En marzo de 2012, TBA había cobrado una compensación tarifaria de $ 75 millones para cubrir los gastos salariales y operativos. Esa suma se mantuvo hasta junio, cuando el Gobierno decidió rescindir la concesión y adjudicar en forma directa el manejo de los servicios a la UGOMS. A partir de ese mes, los subsidios operativos se incrementaron a $ 100 millones mensuales y ahora saltaron a $ 112 millones. De mantenerse ese nivel mensual, el gasto proyectado para 2013 se ubicará en $ 1.354 millones, un 32% más que lo desembolsado en todo 2012.

En forma paralela a la actualización de los subsidios, las autoridades de Interior y Transporte están por cerrar un acuerdo con los gremios ferroviarios que implicaría para el Estado otro desembolso de fondos que, como mínimo, rondaría los $ 217 millones.

Se trata de una “indemnización especial por el cambio de empleador” que tuvieron los agentes de la ex TBA al pasar a la órbita del Estado.

El pago de la suma indemnizatoria beneficiaría a un total de 4.340 empleados y técnicos de la ex TBA que ahora trabajan para la UGOMS y cobran sus sueldos en las ventanillas del Estado.

Tras haber llegado a un preacuerdo con los directivos de la Unión Ferroviaria y de La Fraternidad –el sindicato de los maquinistas–, los funcionarios de Randazzo giraron las planillas de los empleados a la Secretaría de Transporte para que esta dependencia complete los trámites y eleve el expediente al Ministerio de Trabajo.

En principio, la intención del Gobierno es reconocer una suma promedio de $ 50.000 como indemnización a cada agente de la ex ferroviaria que controlaba el grupo Cirigliano. De esa manera, el total a pagar treparía a unos $ 217 millones que podría cancelarse en tres o cuatro cuotas. Los gremios no dieron todavía el visto bueno definitivo a ese esquema y no se descarta una embestida adicional para mejorar el resarcimiento en juego.

A cambio de ese pago extra –que en su momento también cobraron los empleados de las líneas San Martín, Roca y Belgrano Sur cuando fueron transferidos de la ex empresa Metropolitano al Estado–, los gremios acordaron con el Gobierno no impulsar por ahora las negociaciones salariales para 2013.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.