jueves, 21 de marzo de 2013

Preparan una propuesta para pedir la legalización del aborto en Brasil

PL

El Consejo Federal de Medicina (CFM) se pronunció por legalizar el aborto en Brasil y prepara una propuesta que defiende la autonomía de la mujer en este tema, informaron hoy fuente médicas.

El proyecto de otorgar a la mujer la opción de interrumpir el embarazo hasta la semana 12 recibió el respaldo de la mayoría de los asesores médicos federales y los presidentes de los 27 Consejos Regionales de Medicina (CRM), destacó un vocero del CFM.

Se prevé la presentación de una reforma del Código Penal, similar a la entregada al Senado el año pasado, según la CFM.

Elaborado por una comisión de juristas y expertos, la propuesta amplía las situaciones en que debe permitirse la interrupción de la gravidez hasta 12 semanas. Incluye los casos de anomalías fetales incompatibles con la vida, por la voluntad de la mujer.

"Defendemos la autonomía de la mujer; necesitaba decirle al Senado de nuestra posición", señaló Roberto D'Avila, presidente del CFM.

No es una cuestión religiosa, como médicos, sabemos que nuestro primer deber es con la vida y hay situaciones especiales que justifican esta práctica, subrayó.

El aborto inducido o interrupción voluntaria del embarazo es ilegal en Brasil, de acuerdo con el Código Penal vigente desde 1940, salvo en dos supuestos o circunstancias: si el embarazo pone en riesgo serio la vida de la mujer o si es resultado de una violación.

La corte máxima de Justicia brasileña aprobó en 2012 la realización del aborto en los casos cuando el feto sufre anencefalia, ausencia de parte del cerebro.

Si una fémina realiza o da consentimiento para la práctica de la interrupción inducida, cuando no se dan los supuestos establecidos, pueden ser condenados, tanto ella como el personal médico, a penas de prisión que oscilan entre uno y tres años.

En caso de que el aborto cause cualquier daño a la mujer, la pena puede ser mayor y si la paciente muere, la sanción es el doble para quien lo practique.

Según fuentes oficiales, el gobierno federal estima que en el país se realiza un millón las interrupciones inducidos por año.

Durante la campaña presidencial de 2010, Dilma Rousseff propuso liberar el aborto, pero retiró su propuesta tras una fuerte presión de grupos conservadores y de la Iglesia católica, que en este país tiene el mayor número de feligreses del mundo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.