martes, 5 de marzo de 2013

Se atrasa la primavera

Natalia Garzón (ACTA)

Caleta Olivia, Santa Cruz, viernes 1 de marzo, fallece Cristian M., edad 13 años, causa de la muerte; dos puñaladas, una en el cuello que atravesó la vena aorta, y otra en la espalda. Supuesta causa de las puñaladas: un cigarrillo. Individuos que lo ocasionaron, un chico y una chica. Estado de la causa, en investigación.

Las noticias en la sección policiales son en su mayoría robos, violencia y muertes producida por o de jóvenes. Cristian era un niño de tan solo 13 años. Por cosas de la vida en una decisión mutua, vivía con su abuela Claudia. Claudia salió en un medio radial de la localidad a contar cuál era la realidad de su nieto, cómo era él y la relación con ella.

Ella hablando de Cristian en presente, su llanto desgarrador me llegó al alma y me hizo escribir estas líneas. Escribo desde el dolor, la impotencia y la incertidumbre de no saber qué va a pasar si seguimos así, con nuestro presente y futuro.

Claudia contaba que Cristian era muy buen estudiante, que entraría a primer año de la secundaria, que era su compañero, que siempre estaba al lado de ella, ayudándola. Un día ella se dio cuenta que su nieto estaba metido en la droga, que consumía, ella lo quiso ayudar, averiguó adonde podrían hacerlo, pero se encontró con que le cobraban $4.000 pesos para internarlo.

Lejos estaba de su posibilidad económica. Hablar con él era la única solución a su alcance y cuando vio que el chico seguía en la misma, con todo el dolor le pidió que vuelva con sus padres, que se vaya de la casa, que ella no podía seguir. A los días él volvió con su bolsa de ropa pidiéndole que quería estar con ella, que lo deje vivir ahí. La abuela lo aceptó.

Qué podía hacer, si es mi nieto, como no lo voy a recibir, dice Claudia llorando, sintiendo su corazón roto a través del audio, -quiero la verdad, no lo mataron por un robo, ni por vandalismo, cómo puede ser que alguien mate a un niño por esa porquería, por un porro. Quiero justicia y verdad.

Una mezcla de otoño y de inviernos eternos no dejan que llegue la primavera: Las hojas secas tiradas en el piso, envueltas en la nieve, no dejan que florezcan las flores y sin flores no hay primavera y sin primavera no hay presente ni futuro.

A Cristian lo mataron antes de las dos puñaladas. Lo mataron cuando quiso recuperarse y le pidieron plata a cambio. Lo mató el negocio de los adictos de la ambición, la policía devaluada y corrupta, el gobierno cómplice, nefasto plagado de carencias de políticas de Estado, políticas públicas para nuestros pibes.

Lo mató el dedo juzgador de la sociedad, y terminaron con esa muerte, dos puñaladas, que parece que nos dijeran algo, en el cuello en la vena aorta, quitándole sus pensamientos, y en la espalda, un significado de cobardía, de traición. Ese parece ser el destino de los chicos pobres.

Caleta Olivia, Santa Cruz, viernes 1 de marzo, fallece Cristian M. edad, 13 años. Causa de la muerte; la ambición, la complicidad, la falta de políticas públicas, la droga, la criminalización y dos puñaladas. Una en el cuello atravesando la vena aorta, otra en la espalda. Causas de porqué lo mataron; un porro. Estado de la causa; en investigación. Edad de los que lo apuñalaron, jóvenes. Estado; ausente.

Natalia Garzón es militante de la CTA Caleta Olivia, provincia de Santa Cruz.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.