martes, 5 de marzo de 2013

Tráfico ilegal de migrantes: Necesidad de una visión continental

Wooldy Edson Louidor (especial para ARGENPRESS.info)

El tráfico ilegal de migrantes es transversal a casi todos los países del continente americano, de manera directa o indirecta. Es un problema hemisférico y global.

Guiados por traficantes y otros delincuentes, cada vez más flujos de seres humanos originarios de nuestro continente e incluso de África, Asia (China, Afganistán), atraviesan el hemisferio, de norte a sur, en condiciones de extrema vulnerabilidad.

Las redes, rutas y memorias del tráfico

En torno al fenómeno del tráfico, llamado delito de estafa migratoria en algunos países (por ejemplo en Ecuador), se han ido tejiendo redes, rutas e incluso “memorias”.

Los delincuentes buscan permanentemente nuevas trayectorias por tierra, mar y aire, para llevar a sus víctimas a los Estados Unidos de América o a Brasil.

Fortalecen sus redes, ampliando sus “contactos”, organizándose mejor y de manera cada vez más amplia.

Dicho tráfico se maneja como una auténtica industria, ensamblando, conectando, cobrando dinero, negociando, promoviendo en los países de origen y tránsito.

Por otro lado, los migrantes se organizan también cada vez mejor, buscando informaciones y usando estrategias para culminar con éxito sus viajes.

Incluso se habla de un “documento” que da instrucciones precisas a los migrantes, supuestamente a los cubanos que se dirigen hacia los Estados Unidos pasando por Ecuador, Colombia, Panamá, Centroamérica y México, según el diario colombiano El Tiempo (Cubanos y chinos, los más traficados por los 'coyotes' colombianos, Bogotá, 9 de febrero de 2013. http://www.eltiempo.com/justicia/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12587447.html ).

Las instrucciones informan de los itinerarios, los obstáculos más comunes, los precios de los servicios que se les exigirá e incluso estrategias para negociar con las autoridades fronterizas o migratorias de los países adonde llegan, de acuerdo a la misma fuente.

Falta mucho por hacer en el combate al tráfico

Organismos regionales como la Organización de los Estados Americanos (OEA), Estados y gobiernos, universidades, organizaciones de la sociedad civil, vienen sonando la alarma sobre la intensificación de las actividades ilegales de grupos de traficantes de migrantes en el hemisferio.

El caso de los migrantes que transitan por México para ingresar a los Estados Unidos de América es paradigmático de las peores atrocidades que sufren muchas mujeres, hombres y niños a manos de narcotraficantes, otros grupos criminales e incluso de las autoridades (ver artículo del SJR-LAC, México-EEUU: La dramática experiencia de migrantes mexicanos y centroamericanos, revelan los Jesuitas, 14 de febrero de 2013. http://sjrlac.org/campaign_detail?TN=PROJECT-20130215013423&L=3).

Ese caso habla del carácter complejo y trágico del fenómeno, así como de la necesidad de abordar con seriedad el problema.

Caso haitiano: ejemplo de avances y retrocesos en dicho combate

Otro caso es el tráfico de los migrantes haitianos hacia Sud América que representa un ejemplo elocuente de los avances y retrocesos de la lucha contra el tráfico en la subregión.

A inicios de este año 2013 el Estado chileno condenó a un ciudadano dominicano a cinco años de cárcel y a dos haitianos por el delito de tráfico de 18 haitianos (a tres años y 541 días de prisión respectivamente) que los tres delincuentes habían traído al país sudamericano entre marzo y junio del año pasado, a cambio de dinero.

Estos castigos sirven como señales claras que se envían a los delincuentes y sus organizaciones transnacionales con el objetivo de disuadirlos (más información sobre redes de tráfico de haitianos en Chile: http://ciperchile.cl/2012/10/05/las-redes-que-el-poli-extendio-en-chile-para-traficar-inmigrantes-haitianos/).

En cambio, el Estado de Ecuador enfrenta grandes dificultades para culminar los procesos judiciales contra los supuestos traficantes de migrantes haitianos y así desestructurar sus redes.

Otros países siguen mostrando indiferencia ante el problema.

También el caso haitiano nos muestra que el tráfico de personas en el hemisferio es cada vez mejor organizado, y los delincuentes disponen de recursos para defender sus casos ante los tribunales.

Se ha podido comprobar la existencia de organizaciones que estructuran la industria del tráfico desde Haití y a través de redes en varios países de la región. Mueven mucho dinero.

Sus métodos de reclutamiento están muy bien armados: incluso, firman contratos escritos con sus víctimas.

Vale subrayar que los migrantes que caen víctimas y llegan engañados a Sud América se encuentran muchas veces solos, sin ninguna red de apoyos, después de que los delincuentes los hayan abandonado. No siempre los Estados de llegada brindan toda la asistencia y protección necesaria a las víctimas en los países de acogida.

Necesidad de una visión continental

El tráfico de los migrantes haitianos sigue poniendo a la luz la necesidad para los Estados y gobiernos del continente de adoptar una visión hemisférica de esta problemática, en vez de penalizar a las víctimas retornándolos a su país de origen (Ecuador, Chile, República Dominicana, Estados Unidos) o cerrándoles las fronteras (Brasil, Perú, Bolivia, Islas del Caribe).

Una comprensión continental nos obliga a mirar los países de origen, tránsito y llegada, e incluso a mirar otros continentes de donde proceden algunos migrantes. Y a buscar mecanismos de cooperación conjunta para luchar contra esos hechos de criminalidad organizada transnacional.

Wooldy Edson Louidor es Coordinador de Comunicaciones del SJR LAC.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.