viernes, 26 de abril de 2013

Colombia: Disparos contra la paz

REVISTA INSURRECCIÓN

Hemos afirmado que son contradictorios los mensajes del gobierno respecto de la paz y entre los muchos ejemplos aparece uno patético: mientras el pasado 9 de abril, el presidente Santos llamando a la paz y le pedía a las fuerzas armadas respaldarla, su Ministro de Defensa, el señor Pinzón, acusaba a la Marcha Patriótica con elementos muy flojos, de ser financiada por las FARC y cuestionaba a Piedad Córdoba porque daba opiniones sobre las Fuerzas Armadas y aludía sus viajes a la Habana a hablar con las FARC.

¿Veta el Ministro Pinzón a quienes han ido a la Habana con motivo del proceso de diálogos entre el gobierno y las FARC?

El señor Pinzón hacía con sus declaraciones, una amenaza y ello es un disparo contra la paz, que se distancia del llamado que hacía Santos a respaldar el proceso de la Habana.

Todos sabemos lo grave del asunto, en un país donde las Ordaz paramilitares están muy activas, camufladas por el mismo Estado con el remoquete de BACRIM, mientras siguen asesinando, amedrentando y extorsionando luchadores populares, colocando en entredicho las perspectivas reales de paz.

Lo anterior exige coherencia de parte del gobierno, porque la paz son hechos claros y no con evidencias contradictorias de palos en la rueda y de grueso calibre.

Pero el asunto es más grave si se tiene en cuenta, que al frente del sector de extrema derecha, opuesto al proceso de paz, está el ex-presidente Uribe, siniestro personaje, que no tuvo el menor reato en realizar recientemente, una operación de espionaje contra las gestiones humanitarias, que el gobierno y la Cruz Roja Internacional desarrollaban, para reforzar la delegación de las FARC y darle nuevo impulso al Proceso de paz de la Habana.

La operación de espionaje de Uribe consistió en hacerse a las Coordenadas acordadas de manera discreta entre el gobierno y las FARC, para recoger a comandantes guerrilleros que se dirigían a la Habana Cuba y publicarlas, en un claro hecho de sabotaje al proceso de la Habana.

Llama la atención este delicado asunto, porque demuestra, la vulnerabilidad, en que se coloca a una de las partes del conflicto, que pueden echar a perder el proceso con muy graves consecuencias. No hay duda que dicha operación de espionaje, no es la única y que en ella están involucrados altos oficiales del ejército que conocieron de este secreto, lo entregaron a Uribe de manera desleal, contrariando instrucciones de la presidencia.

Esa operación siniestra del Ex presidente Uribe contra el gobierno y el proceso de la Habana, sí es una patética infiltración en la cúpula militar, que el Ministro Pinzón debe denunciar y conjurar porque es su misión constitucional.

Diversas, organizaciones y personas amantes de la paz, planteamos la urgencia de crear un Gran Movimiento Nacional por la Paz, que aglutine a todos lo que promovemos o nos identificamos con ella, para que se haga irreversible.

En ese esfuerzo debemos empeñarnos todas y todos los colombianos, así como los amantes de la paz de la comunidad internacional, como manera de serrarle el paso a las posturas guerreritas que pretenden seguir convirtiendo a Colombia en un laboratorio de guerra que no solo se ensaña con los humildes de la patria, sino que sigue extendiendo sus tentáculos a otras partes de la región.

Vamos todas y todos a vencer las dificultades que impiden avanzar hacia una paz verdadera, que es aquella que se traduce en soberanía, democracia, justicia y equidad social; solo así lograremos una sociedad reconciliada y en paz, que avance a su vez para hacer realidad en nuestra patria, la indispensable armonía entre los seres humanos y nuestra madre tierra.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.