martes, 23 de abril de 2013

Elevar la producción de alimentos: Prioridad del gobierno cubano

Masiel Fernández Bolaños (PL)

El Gobierno cubano prioriza desde hace varias décadas la producción de alimentos en un contexto marcado por el alza de los precios a nivel internacional, con el fin de reforzar y garantizar uno de los derechos esenciales de su pueblo: la seguridad alimentaria.

Adolfo Rodríguez, director general del Instituto Nacional de Investigaciones Fundamentales de la Agricultura Tropical (INIFAT), perteneciente al Ministerio de la Agricultura, afirmó que mientras más se logre obtener en el país es mejor, pues aunque no se pueda cultivar de todo por el clima, hay que luchar en la sustitución de importaciones.

Ninguna nación del mundo, remarcó, logra autoabastecerse de forma total de todos los renglones alimentarios.

Sin embargo, es importante tratar de alcanzar el mayor grado posible de abastecimiento en ese sentido.

Mientras más logremos ser autosuficientes en la producción de alimentos, tendremos mayor sustentabilidad de todo tipo: económica, social y ambiental, opinó el funcionario.

En tal dirección, agregó, laboran entidades como el Ministerio de la Agricultura que trabaja en pro de la sustentabilidad alimentaria, un tema complejo y que comprende diversas aristas.

Escenarios para organizar las acciones

Hay tres grandes escenarios en la agricultura cubana, precisó el también director del Programa Nacional de la Agricultura Urbana y Suburbana.

Por un lado, está la convencional que engloba a las grandes siembras con vista a garantizar, en la mayor medida posible, el suministro de los renglones fundamentales a las grandes ciudades y asentamientos poblacionales.

El directivo apuntó que una de las estrategias más importantes en esa modalidad es el correcto escalonamiento de las siembras para poder aprovisionar a la industria de manera gradual, un aspecto en el que se avanza.

Hay que potenciar ese escalonamiento a fin de evitar grandes picos de cosecha y lograr el abastecimiento a lo largo de buena parte del año, indicó.

Una modalidad recurrente

El segundo escenario es la agricultura suburbana, la cual persigue incrementar la producción de alimentos en torno a las ciudades y los poblados, empeño en el que se trabaja desde hace varios años.

Rodríguez explicó que de los 168 municipios de Cuba, 156 tienen organizados el programa de la agricultura suburbana en base a un proyecto de la Empresa Nacional de Proyectos Agropecuarios.

Es un proyecto a cinco o seis años vista, que tiene en cuenta las características del municipio: población, suelo, condiciones sociales, económicas, logísticas, entre otras.

Resaltó el optimismo existente al respecto, ya que priorizan la agricultura integralmente a través de 30 subprogramas que contemplan los reinos vegetal y animal, y el apartado de los suelos y los abonos orgánicos. El experto destacó que Cuba, si ha hecho algún aporte en este ámbito, es que ha avanzado algo en lo que denominan el modelo de gestión.

Lo que en otros países se conoce como agricultura familiar se parece bastante a la agricultura suburbana que desarrollamos en la isla, aclaró.

Algunos especialistas latinoamericanos, han elogiado el modelo de gestión en dicha materia, porque a veces lo que falta es el cómo, un aspecto en el que Cuba acumula una experiencia de 15 años.

El directivo se refirió al hecho de que el país apoya con asesores en algunas naciones del área como México y Uruguay.

Además, destacó la entrega de tierras en usufructo, lo cual ayuda también a cierto regreso al campo, teniendo en cuenta la tendencia mundial de migrar hacia las ciudades.

En las ciudades

Rodríguez expuso que el tercer escenario es la agricultura urbana, orientada a producir alimentos dentro de las ciudades, aunque en Cuba también se extiende a la periferia inmediata de las mismas.

Una gran parte de los vegetales que se producen hoy en el país, sobre todo los vegetales de hoja y los condimentos frescos, provienen de la agricultura urbana.

Ese tema, al que cada vez se le presta más atención en el mundo, también es muy importante porque llega a la mayoría de las familias cubanas a partir de diferentes variantes desarrolladas, subrayó.

Acorce con el funcionario, se trata de un escenario que vino para quedarse, porque no entra en contradicción con la modalidad convencional.

Hay que pensar un poco más hasta en el hecho de que los arquitectos presten mayor atención a la necesidad de tener ciudades más verdes, principalmente cuando vayan a ejecutar obras de remodelación y de reconstrucción, agregó.

Centros de enseñanza en la mira

Durante varias décadas el gobierno cubano ha brindado especial atención al abastecimiento de alimentos en todos los niveles de enseñanza.

En dicho sentido, continúan los trabajos para perfeccionar los huertos escolares, lo cual es apoyado por un fuerte movimiento que llega a todos los municipios del país, y valoró como indispensable elevar el consumo de vegetales y frutas.

Para incentivar la vocación en las guarderías, se instrumenta la siembra de la fresa porque es una planta que a los niños les llama mucho la atención, además de que es sabrosa.

Unido a ello, se fomenta un plan especial de 102 cooperativas agropecuarias especializadas en el tema de los frutales, cuya mayoría está en el ámbito geográfico de la agricultura suburbana.

Rodríguez precisó que con el objetivo de aumentar la expectativa de vida es esencial mejorar la dieta, lo que también es un problema social y educacional.

Manifestó que aunque han logrado que la gran mayoría del pueblo cubano consuma más vegetales, hay que trabajar para incentivar el consumo de algunos menos conocidos, pero que tienen muchas bondades nutricionales.

Reconoció el optimismo existente, pese a los obstáculos aún por enfrentar, caracterizados por la complejidad del panorama de la economía mundial y -en el caso de Cuba- con la agravante del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos desde hace más de medio siglo.

Pese a que falta camino por recorrer, aumentar la producción de alimentos y garantizar la seguridad alimentaria como un derecho humano básico es una prioridad para el país, reiteró.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.