viernes, 5 de abril de 2013

La catástrofe de La Plata, o la inviabilidad del capitalismo

Gustavo Robles (especial para ARGENPRESS.info)

Es tremendo lo que pasó en La Plata. Duele, indigna, subleva. Pero no puede sorprendernos. La tragedia de la capital de la provincia es una bofetada que nos muestra crudamente lo que los humanos estamos haciendo con el mundo. Todas las miserias saltan a la vista allí, para lastimar nuestras consciencias.

- Los fenómenos naturales nos afectan a todos, pero no a todos por igual. Generalmente, los que mueren son los más pobres en las inundaciones: son los que viven a la vera de los arroyos, riachuelos y ríos, en precarias casillas, hacinados, encima contaminados por los desechos provocados por el modo de producción capitalista. Nadie se acuerda de ellos, hasta que pasan cosas como la que nos ocupa hoy. Son parte del paisaje que algunos creen "natural", pero que en realidad es generado por las inequitativas fuerzas del sistema que privilegia a los patrones por encima de los asalariados.

- La miserabilidad de los políticos y funcionarios del sistema burgués, quienes tratan de sacar rédito político sobre los cuerpos de los muertos por el temporal. Macri y Bruera (uno "Pro" y otro "FPv", antes "menemistas" ambos, dos caras de la misma moneda), de vacaciones mientras la gente vive como estas cosas dejan expuesto... (Bruera hizo difundir una "foto" suya "ayudando" a la gente en La Plata, mientras descansaba en Brasil). CFK paseando su demagogia junto a los camisas pardas de la Cámpora y al carapintada Berni en algún barrio de La Plata, Scioli y su burguesa ineficacia, todos acusándose mutuamente pensando en obtener más votos en un año electoral... QUÉ ASCO. La gente debería poner más atención en estas cosas, porque después pone sus votos y su confianza en escorias como las mencionadas

- La inviabilidad del sistema burgués (capitalismo) como forma de organizar la sociedad. No sólo produce explotación, miseria y desigualdad, sino la polución que genera el calentamiento global y los desequilibrios ambientales que desatan estas catástrofes, y los conglomerados humanos gigantescos que son el caldo de cultivo para estas tragedias. La "civilización" va contra la naturaleza, en vez de armonizarse con ella: no puede haber concentraciones tan enormes de seres humanos. Cuando se pone la ganancia por encima de todo lo humano, pasan estas cosas

¿Tan difícil es darnos cuenta que esto así no va más?

¿Cuánta gente tiene que morir para que abramos los ojos de una vez?.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.