jueves, 18 de abril de 2013

Niños y niñas ven su infancia desvanecida por ser víctimas de la esclavitud

CERIGUA

En la actualidad alrededor del mundo millones de niños y niñas contemplan cómo su infancia se desvanece entre jornadas laborales de interminables horas, esfuerzos físicos no apropiados para su condición física; tratos vejatorios y responsabilidades ajenas a las de su edad, destaca la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

Según un comunicado de la entidad, en el marco del Día Mundial contra la Esclavitud Infantil, este flagelo aún existe y cualquier esfuerzo es escaso si todas las organizaciones, entidades y la población no se unen para erradicar esa práctica.

Para la PDH, cada 16 de abril debe constituirse en una jornada dedicada a denunciar el empleo de menores en trabajos precarios, incluida la prostitución infantil, así como situaciones relacionadas con el hambre y los malos tratos que reciben miles de infantes en el país.

Los niños, niñas y adolescentes conforman hoy una de las poblaciones más vulnerables y desprotegidas, muchos de ellos forman parte del mercado laboral y se constituyen sin duda en el punto del iceberg de los abusos de un sistema en el que los intereses económicos se anteponen a los valores éticos y a los derechos.

De acuerdo con la PDH, la esclavitud infantil es la causa de que muchos menores de edad dejen de disfrutar de su niñez antes de lo previsto, lo que la mayoría de las veces supone una condena que lleva consigo situaciones de extrema pobreza, marginación social e imposibilidad de acceder a la educación.

La entidad destacó que tener un día contra la esclavitud infantil significa unirse a la lucha del niño paquistaní Iqbal Masih, quien valientemente luchó contra este flagelo y en pro de la dignidad y los derechos humanos.

El 16 de abril se conmemora el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil y se recuerda a Masih y su heroica actitud ante la vida, pues fue vendido desde los cuatro años por su padre, para garantizar una deuda, la cual no pudo pagar, por lo que pasó toda su infancia trabajando.

El niño escapó de la fábrica a los 10 años y se convirtió en activista contra la explotación laboral infantil, hasta que el 16 de abril de 1995, a la edad de 12 años, fue asesinado mientras conducía su bicicleta, en su honor y como homenaje a su trabajo se estableció esa conmemoración.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.