lunes, 1 de abril de 2013

Panorama económico de Brasil

XINHUA

Eleva el Banco Central de Brasil para 5,7 por ciento proyección de inflación en 2013 / Gobierno brasileño mantiene incentivos fiscales a sector automovilístico.

Eleva el Banco Central de Brasil para 5,7 por ciento proyección de inflación en 2013
El Banco Central de Brasil elevó la previsión oficial de inflación en 2013 para 5,7 por ciento, según el Informe de Inflación divulgado trimestralmente.
La proyección se ubica 0,9 punto porcentual por encima de la previsión de diciembre.
Para 2014, la estimativa es que la inflación alcance 5,3 por ciento, ante 4,9 por ciento en la previsión anterior.
Los números son calculados tomando el escenario de referencia de la tasa básica de interés Selic en 7,25 por ciento (nivel actual) y un dólar a 1,95 real, poco más de 2 por ciento por debajo de la cotización vigente.
La proyección del BC para el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), por otra parte, es de 3,1 por ciento este año.
La política monetaria brasileña se rige formalmente por el sistema de metas de inflación, que es de 4,5 por ciento anual con dos puntos porcentuales de tolerancia.
En el acta de su última reunión, realizada los días 5 y 6 de marzo, el BC admitió una "eventual acomodación de la inflación en un nivel más elevado" debido a la dispersión de los aumentos en los precios al consumidor, presiones estacionales y presiones localizadas en el sector de transportes.
El documento apuntó que la dinámica indeseada de los precios puede "no representar un fenómeno temporario" por lo que la posibilidad de inflación más elevada debe ser considerada.
En una señal de que puede no pasar mucho tiempo sin que decida elevar la tasa básica, el Copom afirmó que las tasas de inflación elevadas "generan distorsiones que llevan al aumento de riesgos y deprimen las inversiones".
El presidente del BC, Alexandre Tombini, reafirmó que "no hay tolerancia con relación a la inflación" en la política del gobierno.

Gobierno brasileño mantiene incentivos fiscales a sector automovilístico
El gobierno brasileño continuará manteniendo hasta final de año los incentivos fiscales creados para beneficiar las ventas del sector automovilístico, impulsar la economía nacional y hacer frente a la crisis económica internacional, informó hoy la prensa local.
Según un comunicado divulgado por el Ministerio de Hacienda, los incentivos para la industria automotora -que cuenta con una reducción del Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI)- fueron prorrogados hasta el próximo 31 de diciembre.
La reducción del IPI ha venido estimulando las ventas desde mayo pasado, y terminaba mañana 1 de abril.
Tales beneficios fueron creador por el gobierno brasileño el año pasado con el fin de incentivar la industria automovilística del país, una de las más afectadas por la crisis económica internacional.
Inicialmente, la reducción del IPI operaría por tres meses, aunque ya ha sido prorrogada cuatro veces, pese a que las ventas alcanzaron números récord el año pasado (3,8 millones de vehículos).
Los descuentos en los tributos, que han consolidado a Brasil como el cuarto mayor mercado de automóviles del mundo, obligarán al Estado a renunciar a ingresos fiscales por cerca de 2.200 millones de reales (unos 1.100 millones de dólares) entre abril y diciembre de este año, según la nota del Ministerio de Hacienda.
Además de reducir el precio de los automóviles nuevos e incentivar sus ventas para impulsar la economía, la medida también tiene por objetivo frenar las presiones sobre la inflación, que en los últimos 12 meses, hasta febrero se ubicó en el 6,31 por ciento, próximo al techo de la meta del Gobierno (6,5 por ciento).
Según explicó el ministro de Hacienda, Guido Mantega, en el comunicado, la intención de la Presidencia con la medida es incentivar el crecimiento de un sector que responde por cerca del 25 por ciento de la producción industrial brasileña, y cuya expansión puede beneficiar a toda la economía del país.
"Con la medida, el gobierno no sólo estimula al sector automotor, uno de los principales motores de la economía, sino a toda la cadena productiva automovilística, y a las industrias de autopartes y accesorios", apuntó.
La intención del gobierno que preside Dilma Rousseff es que la economía nacional se expanda cerca de 4 por ciento este año tras haber sufrido una desaceleración en los dos últimos años.
Después de haber registrado un crecimiento de 7,5 por ciento en 2010, el Producto Interior Bruto (PIB) de Brasil apenas creció 2,7 por ciento en 2011 y 0,9 por ciento en 2012.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.