viernes, 5 de abril de 2013

Se estrenó la película “¿Quién mató a Mariano Ferreyra?”

RED ECO

Con la dirección de Alejandro Rath y Julián Morcillo, las actuaciones de Martín Caparrós, Lucía Romano, Enrique Piñeyro, Iván Moschner, entre otros, y basado en el libro homónimo de Diego Rojas, el largometraje ya puede verse en salas de la Ciudad de Buenos Aires y Rosario.

Los directores de la película, Alejandro Rath y Julián Morcillo, son integrantes de Ojo Obrero, y vienen registrando sucesos políticos y sociales del país desde 2001. No es casual entonces que en una entrevista realizada en el programa “Los locos de Buenos Aires” de FM La Tribu hayan contado que inmediatamente después de enterarse de la muerte de Mariano Ferreyra, el 20 de octubre de 2010, agarraron las cámaras y fueron al primer punto de movilización tras el asesinato: Avenida Callao y Corrientes en la Ciudad de Buenos Aires. Desde ese día, tomaron imágenes de las distintas marchas y festivales que se fueron desarrollando en las jornadas subsiguientes. En este sentido consideran que fue casi en la práctica que comenzó a surgir la idea de hacer algo sobre Mariano Ferreyra.

“En el camino nos encontramos con el libro de Diego Rojas – explicaron –, lo leímos y nos pareció que tenía una estructura muy adaptable a lo cinematográfico, porque tiene tres líneas narrativas que se van cruzando todo el tiempo. Ahí empezamos la idea de hacer este proyecto, que empezó siendo un documental y que después fue derivando a la mezcla de hoy, que tiene más de ficción”.

Un antes y un después en la realización de esta película es la jornada de filmación en la que recrearon la movilización que trabajadores tercerizados del ferrocarril e integrantes de agrupaciones políticas llevaron adelante aquel miércoles 20 de octubre de 2010: “Todos quisieron participar, tuvimos 180 extras, el ochenta por ciento eran compañeros de Mariano que habían estado en la movilización del 20 de octubre. Nosotros lo rodamos cerca de un aniversario por lo tanto había una carga emotiva mayor. Desde la primera toma que armamos vimos cómo se desempeñaban estos no-actores en sus funciones y nos miramos ya sabiendo que iba a quedar”, recordaron los realizadores.

Esta recreación fue el puntapié para plantear la película ya no como un documental sino como una ficción: “El libro de Diego Rojas fue un insumo muy importante, todos los elementos de la investigación periodística estaban volcados ahí. Pero hubo una adaptación que está en este elemento ficcional, que está en la línea que interpreta Martín Caparrós que hace de periodista que trabaja en una revista, en la que le piden que escriba una notita sobre el caso, y el periodista que es medio chapado a la antigua se pone a investigar y a profundizar cada vez más, esto lo lleva a un encontronazo con la línea editorial y con su jefe de redacción. Martín Caparrós estaba dentro del guión como uno de los periodistas que podía ser consultado como fuente. El trabajo con él fue impresionante porque nos reunimos una vez, hablamos del personaje en relación a lo que era nuestra idea, y no hablamos nunca más del tema. Le hicimos dos o tres indicaciones y el personaje lo armó él solo”, relataron Rath y Morcillo.

Respecto a las expectativas que tienen sobre la película, ambos directores coincidieron en que quieren ir más allá, romper el cerco de aquellos que ya conocen el caso y se han movilizado por Mariano. En este sentido, afirmaron: “queríamos presentar (el caso) de una forma que fuera lo más accesible posible para el espectador que no conoce esa realidad. Esa fue la idea de la creación del personaje de Martín. Pero después tenemos toda otra parte de la película que presenta cómo fue el ataque de la patota de la Unión Ferroviaria desde la perspectiva de los trabajadores tercerizados que estaban movilizados ahí. Hay una experiencia vivida desde ese lugar, y el espectador va a atravesar el conocimiento de los móviles políticos y económicos a través de la investigación de Martín y va a vivir y acompañar la experiencia de los que estuvieron ahí y fueron atacados por la patota. Es por esto que la línea de la reconstrucción está claramente posicionada, y la de la investigación tiene un recorrido que tiene que ver con el que nosotros queremos que haga el espectador, desde un desconocimiento a un ir metiéndose en el asunto, ir comprometiéndose con lo que Martín va investigando y que eso lo lleve a la conclusión de cuáles son los responsables de la muerte de Mariano”.

En cuanto al financiamiento para filmar la película, Rath y Morcillo especificaron que pudieron realizarla en parte porque era sobre el caso de Mariano Ferreyra, una causa que concitó mucha solidaridad, por parte de los actores, los extras, los técnicos que donaron su trabajo, personas que pusieron su casa para filmar, otras que hicieron el catering durante el rodaje “de onda”: “Una movilización colectiva muy grosa”, tal como la definieron los directores. También recibieron un subsidio por parte del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, pero eso merece una aclaración por parte de los realizadores: “Lo que recibimos del INCAA parte de una lucha no nuestra en particular sino de hace varios años de toda la comunidad de documentalista, nosotros formamos parte de DOCA (Documentalistas Argentinos), que nace sobre todo de gente que empezó a filmar después de 2001, que empezamos a producir y que en un momento comenzamos a empujar en el INCAA diciendo que nuestras realizaciones también tenían que tener un financiamiento. Cuando se inauguró el Polo Audiovisual, una de las resoluciones que la presidenta presentó ese día fue el aumento a tres millones y medio de pesos del presupuesto medio para un largometraje nacional. Nosotros hicimos esta película con un subsidio de 195 mil pesos del cual no cobramos aún la última cuota. Esas películas que tienen apoyo de tres millones y medio a su vez cuando son lanzadas al circuito comercial, cuentan con un apoyo extraordinario de lanzamiento de alrededor de 200 mil pesos, eso es lo que nosotros fuimos a pedir en virtud de que habíamos pasado de un documental hecho en digital para tener un circuito pequeño, a ser una película que apunta al gran público, no lo conseguimos e hicimos esta juntada de dinero por internet. Con el apoyo de amigos y compañeros de Mariano que pegaron los afiches que compramos gracias a los cien aportistas que conseguimos, se va a ver esta semana la ciudad empapelada de una peli que compite con otras que valen tres millones”.

Al hablar de aportistas, Rath y Morcillo se refieren a cien personas que depositaron dinero a través de la página web Ideame, un método por internet que permite financiar emprendimientos artísticos, y que en este caso fue utilizado para recaudar dinero para la difusión de la película.

A partir de hoy, “¿Quién mató a Mariano Ferreyra?” ya puede verse en los cines de la Ciudad de Buenos Aires: Premier, Cosmos-UBA, Espacio INCAA Gaumont, City General Paz, y Monumental. Además del Cine-Teatro Arteón de Rosario. Tal como dicen los realizadores, es muy importante concurrir a las salas durante la primera semana de exhibición: “el cine nacional en general está bastante ahorcado por el cine yanqui y darle un aire desde la concurrencia va a permitir continuar en las salas y eso permite abrir nuevas plazas para la peli en todo el país. A partir del lanzamiento de esta semana, vamos a intentar ir abriendo plazas en otras provincias donde incluso en algunos lugares tenemos intención de viajar con la película, como Córdoba, Salta, Tucumán, Neuquén”.

Más información: http://www.filmmarianoferreyra.com/

Fuente: Los Locos de Buenos Aires – FM La Tribu

Audio entrevista completa descargar http://www.mediafire.com/download.php?35jt1h1bf9o62o4

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.