jueves, 23 de mayo de 2013

Buscan culpar a gobierno peruano por escándalos

PL

Una campaña conservadora lanzada en las últimas horas busca darle un insólito vuelco a los escándalos de corrupción que sacuden a la opinión pública peruana, al atribuirlos a maniobras del gobierno.

En ese afán, iniciado meses atrás por el expresidente Alan García ante graves casos de corrupción registrados en su último gobierno, coincidieron seguidores del exgobernante Alejandro Toledo y otros personajes con ambiciones electorales.

El parlamentario oficialista Fredy Otárola denunció a su vez que las acusaciones pretenden lograr un "borrón y cuenta nueva" que garantice que los actos de corrupción investigados no se esclarezcan y queden impunes.

Juan Sheput, dirigente de Perú Posible, partido de Toledo, atribuyó a filtraciones del gobierno a la prensa, los informes que ponen en aprietos a su líder por compras millonarias de dos inmuebles por su anciana suegra belga.

Según Sheput, solo un organismo de inteligencia podría haber desatado una serie de ataques contra expresidentes y posibles candidatos en los comicios de 2016, como García y Toledo, orientados "a desprestigiar a la clase política".

Mauricio Mulder, parlamentario del Partido Aprista, de García, sostuvo que el presidente Humala promueve las denuncias contra García y Toledo para perjudicarlos electoralmente.

Según el congresista conservador, el objetivo sería supuestamente mostrar a todos los políticos como corruptos, con el objetivo de favorecer una supuesta candidatura de la primera dama, Nadine Heredia, en 2016.

Similar acusación hizo la también conservadora lideresa del Partido Popular Cristiano, Lourdes Flores, según la cual el presidente Humala orquestó las investigaciones por corrupción a García, Toledo y al exalcalde de Lima Luis Castañeda, también conservador para desacreditar a los políticos.

Otárola señaló que los dirigentes derechistas mencionados buscan el inaceptable objetivo de que los casos de corrupción por los que son acusados queden en nada e inventan para ello una supuesta candidatura de la influyente y carismática Heredia de la que nadie tiene pruebas.

"Acá se tiene que aclarar e investigar todas las denuncias, que no vengan a decirnos que eso es persecución política", enfatizó y emplazó en particular a García y su en torno a afrontar las acusaciones en su contra.

Otárola saludó el anuncio del expresidente Toledo, de que regresará en los próximos días de Estados Unidos, donde reside, para responder en la investigación abierta por el Ministerio Público por las compras de su suegra, que el exgobernante intentó sin éxito explicar el martes último.

Toledo, quien gobernó entre 2001-06, ha caído en contradicciones tras descubrirse que las compras culminaron una operación que incluyó crear empresas aparentemente de fachada en Costa Rica y Panamá y el respaldo financiero del millonario israelí Yosep Miaman, muy ligado a Toledo.

García por su parte enfrenta una investigación de la fiscalía de la Nación por no haber podido justificar plenamente el dinero que usó para comprar recientemente una residencia en Lima, y una comisión parlamentaria lo investiga por diversos casos de corrupción bajo su último gobierno (2006-11).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.