viernes, 31 de mayo de 2013

De la Calle destaca el papel de Venezuela en el proceso de paz colombiano

PL

El jefe del equipo gubernamental colombiano en las conversaciones de paz con la insurgente FARC-EP, Humberto de la Calle, destacó hoy el papel de Venezuela en ese proceso.

En declaraciones a la emisora Caracol Radio, señaló que ese país suramericano ha sido un conductor importante en las conversaciones instaladas en La Habana el 19 de noviembre de 2012. "Queremos seguir contando con Venezuela en la mesa de diálogo", subrayó.

De la Calle calificó de "muy preocupante" el anuncio del presidente Nicolás Maduro de reconsiderar y evaluar si su país sigue acompañando las conversaciones con sede en Cuba, tras las tensiones surgidas por el encuentro del político opositor venezolano Henrique Capriles con el presidente Juan Manuel Santos.

"Espero que esas diferencias se superen y que Venezuela siga acompañándonos en los diálogos, subrayó De la Calle.

Santos recibió a Capriles el pasado martes en su residencia privada de la Casa de Nariño, sede del Palacio Presidencial. Ese mismo día el opositor venezolano se encontró también con los presidentes del Senado y la Cámara de Representantes, Roy Barreras y Augusto Posada, respectivamente.

El hecho suscitó la reacción por parte del Gobierno venezolano.

"Lamento mucho que la oligarquía y el poder de Colombia se hayan cohesionado, en este momento, alrededor del objetivo de desconocer y derrocar el poder legítimo de Venezuela, que yo represento (...) "He perdido la confianza en Santos y dudo de sus intenciones para hacer la paz", manifestó el presidente Maduro.

La presencia de Capriles en Bogotá generó numerosas reacciones de protesta en sectores políticos y sociales colombianos, que consideraron su visita como una maniobra de su campaña para deslegitimizarar los resultados electorales y desestabilizar al Gobierno venezolano.

En opinión de la presidenta del Partido Polo Democrático Alternativo y candidata a la presidencia en los comicios electorales en 2014, Clara López, al recibir a Capriles -quien desconoce al gobierno legítimo de su país-, el presidente colombiano deshizo todo el esfuerzo de recomposición de las relaciones bilaterales.

Santos cayó en su trampa, aseveró.

López estimó que si bien Colombia debe mantener relaciones amistosas con sus vecinos, no debe terciar "a favor de fuerzas desestabilizadoras de los gobiernos a los que Estados Unidos no les ha dado su bendición".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.