miércoles, 8 de mayo de 2013

El Salvador: Analizan demandar al Estado salvadoreño por “omisión” en caso de Beatriz

Beatriz Castillo (COLATINO)

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y otras organizaciones podría demandar al Estado salvadoreño por “omisión” en el caso de Beatriz, por no acatar las medidas cautelares que emitió hace una semana la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La CIDH ordenó al Estado salvadoreño “interrumpir el embarazo” de Beatriz a fin de salvaguardar su vida.

Beatriz es una joven de 22 años que ha solicitado se le practique un aborto terapéutico ante la Sala de lo Constitucional, por las complicaciones de salud que padece y porque el feto presenta anencefalia, que es la carencia de la corteza cerebral funcional.

Sin embargo, a pesar de la solicitud de Beatriz y las medidas dispuestas por la CIDH, que debía cumplirse en menos de 72 horas, la joven no ha sido intervenida.

Marcia Aguiluz, directora regional de la CEJIL, dijo esta mañana que la prioridad es qué Beatriz reciba el tratamiento.

“No quisiéramos recurrir a otras instancias. Nuestro llamado en este momento es para las autoridades, que paren el sufrimiento que tiene Beatriz en este momento y que le apliquen el tratamiento y que se logre salvar su vida”, explicó Aguiluz.

Beatriz tiene un cuadro complejo de salud por los padecimientos de lupus e insuficiencia renal, que se agrava por su estado de embarazo.

Los médicos del hospital de Maternidad recomendaron practicar un aborto a la joven, cuando tenía 19 semanas de gestación, a fin de no poner más en riesgo su vida. Se presentó en ese lapso de tiempo una demanda ante la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), aunque fue aceptada, no hay una sentencia.

La CEJIL en conjunto con la Colectiva Feminista y la Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto, instaron a la Sala y a las autoridades a cumplir con lo solicitado.

Las organizaciones criticaron que han pasado 54 días, desde que el caso de Beatriz se presentó y hasta la fecha no se ha hecho nada.

Ante la pasividad, las organizaciones y la CEJIL han tomado la iniciativa de impulsar una campaña de presión a las autoridades para que respondan.

Aguiluz reveló que si en un lapso de dos semanas no se avanza, se presentará la demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El Estado salvadoreño debe de cumplir con las sentencias de estos organismo internacionales, al ser parte de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Morena Herrera, de la Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto, explicó que no es válido que se piense que al cumplir 22 semanas de gestación a Beatriz se le puede inducir el parto, porque esa es una disposición clínica y no legal.

“La legislación salvadoreña no establece de cuantas semanas es un aborto, y de hecho, lo consideran hasta cuando una mujer tiene ocho semanas y media de embarazo, y en otros menos. Esa diferencia es clínica”, dijo Herrera.

Según los médicos, Beatriz cumplió 22 semanas ya, pero en su condición de salud tampoco sería prudente inducirle el parto, sino hacerle una cesárea con el agravante que el “riesgo es mayor”.

Las organizaciones piden que se agilice tanto la resolución que pueda emitir la Sala de lo Constitucional o el Estado salvadoreño acatando la solicitud de la CIDH.

Beatriz pide ayuda Presidente Funes

“Soy Beatriz. Tengo 22 años y soy de Usulután y le pido al Presidente Mauricio Funes, que me ayude…. a que la Sala acepte interrumpir mi embarazo”, dice Beatriz en un breve video casero realizado el pasado cinco de mayo.

Las manos de Beatriz, que son la única parte que se muestran en el video, visibilizan su padecimiento. Las manchas propias del Lupus han cubierto buena parte de ellas. Sus uñas también están descalcificadas.

“Yo no me siento mal. Porque no quieren hacerlo (inducción) sabiendo que no va a vivir el niño al nacer, yo creo que sería lo mejor que lo hicieran, por salvar mi vida, pues”, dice con voz suave la joven, en el video, que dura cerca de dos minutos y en el que la joven repite su deseo de “vivir”, por lo que pide a la Sala resolver.

Además pide que no “metan presos a los médicos, por hacer lo que van hacer...”

Margarita Posada, del Foro Nacional de Salud, aseguró antes de ver el video de Beatriz, que lo que se está haciendo con la joven es “una tortura”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.